Forofilo

ELECCIONES DE ECUADOR. ¿CONTINUIDAD O FIN DEL CORREÍSMO? Segunda parte.

                                                                                    Cubanálisis El Think-Tank

                                                        ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                      ELECCIONES DE ECUADOR. ¿CONTINUIDAD O FIN DEL CORREÍSMO? Segunda parte.
                                                                           Dr. Alberto Roteta Dorado.


http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20ELECCIONES%20DE%20ECUADOR.htm

                                           
                                 
                                           El oficialismo desacreditado. Los escándalos de Petroecuador y Odebrecht
 
Los movimientos de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador, (Petroecuador), han provocado un verdadero escándalo, lo que se ha considerado el peor caso de corrupción en la última década, según ha reconocido el propio presidente.
 
Recientemente, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló que en Ecuador la empresa Odebrecht pagó USD 33,5 millones como sobornos a funcionarios del Gobierno. De acuerdo con los informes de los expedientes judiciales, la compañía se benefició por más de USD 116 millones como resultado de sobornos o multas entregadas entre el 2007 y el 2016, justamente durante toda la década que lleva Rafael Correa en el poder. ¿Coincidencia?
 
Los documentos oficiales del Departamento de Justicia de EEUU no detallan nombres de los funcionarios ecuatorianos, de lo que se ha aprovechado Correa para pasar por alto este nuevo escándalo de corrupción, según él, carente de valor y con fines geopolíticos para perjudicar el proceso eleccionario que se avecina.
 
Jorge Glas -actual vicepresidente y candidato a la vicepresidencia en los próximos comicios- ha estado al frente de importantes proyectos en la última década, específicamente en los relativos a “cambio de la matriz productiva” y “sectores estratégicos”, los que han sido fuertemente cuestionados respecto a una desmedida corrupción, lo que ha sido denunciado por varias fuentes e instituciones internacionales.
 
El analista José Ayala Lasso acaba de publicar en El Comercio, el diario más popular de Quito, un excelente análisis en relación con las acusaciones al actual vicepresidente, y de manera general, al corrupto gobierno socialista con su proyecto de revolución ciudadana: “Si se siguieran los normales procedimientos de investigación que se llevan a cabo en países en donde impera la norma del derecho, habría que esperar el pronunciamiento de la justicia para que se conozca la realidad de los hechos, desaparezcan las sospechas y triunfe la verdad. Pero los procesos de fiscalización e investigación están muy desprestigiados en el Ecuador y la justicia no siempre funciona movida por los principios de severidad e imparcialidad. Sería aventurado e injusto afirmar a priori que el señor Glas -refiriéndose al vicepresidente de la república, Jorge Glas, que aspira a su reelección en febrero-  está sumergido personalmente en las corruptelas denunciadas. Eso tendría que ser decidido en los tribunales de justicia, después de llevado a cabo el debido proceso, lapso durante el cual debería gozar de la presunción de inocencia”.
 
                                                            La guerra de la amazonia ecuatoriana
 
El pasado 16 de diciembre varios helicópteros de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, múltiples tanques de guerra, decenas de militares en las calles, y un grupo de camiones de la Fuerza Terrestre acompañados de personal policial invadieron las comunidades de San Juan Bosco y Limón Indanza, con lo que quedaba aislada la provincia de Morona Santiago, ahora convertida en una zona sitiada, lo que algunos han llamado “la guerra en la amazonia ecuatoriana”.
 
La operación militar se dio luego de que el 14 de diciembre un grupo de indígenas de la etnia Shuar, que reclaman el respeto ancestral de sus territorios en Nankints, invadieron  un campamento minero y se enfrentaron a uniformados que custodiaban la zona,  sede del proyecto minero Panantza-San Carlos, coordinado por la empresa china Explorcobres S.A.
 
La declaración de un decreto de excepción en Morona Santiago, que restringe varias libertades, entre ellas las de asociación, información, opinión, de transitar libremente; allanamiento de viviendas; advertencias de movilizaciones de diversos grupos indígenas, entre otros, ha provocado el rechazo total de las comunidades indígenas de la nación al gobierno dictatorial de Rafael Correa, que acaba de extender el estado de excepción por treinta días más.
 
                                                                              La iglesia católica
 
Finalmente quiero destacar un trascendente hecho que han protagonizado los líderes de la religión católica en Ecuador en relación con el proceso eleccionario que se aproxima.
 
La Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) ha tenido que pronunciarse ante el crítico panorama de corrupción en Ecuador. Hace solo unos días han difundido una carta pastoral en la que precisan la postura de la Iglesia Católica respecto a la corrupción y el proceso electoral, cuya asociación de temas resulta llamativa en el momento de tensión que vive el país.
 
En el documento afirmaron que el Ecuador necesita “un pacto por el bien común” y exhortaron a “elegir a aquellos que más se acercan al ideal de sociedad que desde nuestros principios y valores tenemos y deseamos”. De igual modo, insistieron en la necesidad de que se tenga en cuenta los principios morales y los comportamientos democráticos y éticos de los candidatos.
 
En una parte de la misiva, que trata “el compromiso ético”, las autoridades católicas hicieron un llamado a la responsabilidad: “La ética política nos pide a todos, pero muy especialmente a los que rigen los destinos de los pueblos, una conducta moral intachable, especialmente en el ejercicio de la función pública”, lo que está en relación con las sospechas y acusaciones a miembros del actual gobierno y candidatos en las elecciones por el partido oficialista. De igual forma los religiosos insistieron en que “no deja de ser especialmente escandaloso que la corrupción se dé en tiempos en que miles de personas viven en el desempleo, y las familias humildes experimentan graves necesidades”.
 
Pero lo más trascendental, independientemente de la denuncia a la corrupción, ha sido la valentía al expresar de manera tan directa su inconformidad con el gobierno dictatorial de Rafael Correa. En este sentido expresaron: “Una educación de discurso ideológico único y obligatorio contradice la libertad educativa propia de un estado democrático”.
 
Así andan las cosas por estos días en la pequeña y bella nación andina. Salir del correísmo es una necesidad inminente que no solo resultaría beneficioso para un país que ha quedado endeudado, con elevados índices de desempleo y subempleo y con una crisis económica preocupante, entre otros tantos males, sino para Latinoamérica, que sumaría un nuevo país a la lista que ha recuperado sus libertades democráticas y constitucionales al salir del dominio del socialismo del siglo XXI.