Forofilo

Los descubrimientos científicos más destacados del 2016 - Tercera Parte (última)

Desconectado FOROFILO

  • *****
  • 406
  • Sexo: Masculino
  • No confíes en nadie.
    • ForoFilo
En 2016 los científicos revelaron sorprendentes descubrimientos en diferentes áreas.

Muchos de estos son ignorados por los medios masivos de comunicación.

Si usted no estuvo al tanto durante este año de los avances más importantes, este es un buen resumen que vale la pena leer para estar bien informado. Al final de cada tema usted podrá encontrar los links para investigar por su propia cuenta.






Kepler detecta una Mega Estructura Extraterrestre


La misión Kepler fue iniciada por la NASA en 2009 para buscar planetas análogos a la Tierra fuera de nuestro Sistema Solar que se encuentren en «zonas habitables». Lo hace con un fotómetro que supervisa la luz emitida por miles de estrellas de nuestra galaxia. La información que recibe es tanta, que la Agencia Espacial Estadounidense recurre a un equipo de «científicos civiles» para analizar gran parte de estos datos. Estos colaboradores fueron los primeros en detectar algo raro en la estrella KIC 8462852.

Cuando una estrella tiene algún planeta que órbita a su alrededor, se detectan pequeñas alteraciones en la luz que emite. Este es el recurso utilizado por el satélite Kepler para detectar potenciales planetas de interés. En general, estas alteraciones son de unas horas o unos días, dependiendo de la órbita del planeta. En KIC 8462852, sin embargo, las alteraciones eran diferentes y más irregulares, algo muy distinto de lo detectado en otras estrellas.

Esto llamó la atención de científicos como Tabetha Boyajian, de la universidad de Yale, que en un principio pensó que las irregularidades debían deberse a alteraciones en el satélite. Pero cuando se confirmó su veracidad, se empezaron a manejar otras hipótesis más intrigantes.

Las señales recibidas de KIC 8462852 coinciden con las detectadas en algunas estrellas jóvenes, producto de escombros espaciales que las rodean y obstruyen la luz que emiten, pero KIC 8462852 no es una estrella joven. Boyajian barajó otras tantas posibles explicaciones en una publicación reciente, pero ninguna terminó de convencerla.

A los expertos les ha resultado difícil encontrar una explicación verosímil para estas anomalías, al punto de que han tenido que decir en voz alta lo que muchos evitan por temor a ser tildados de locos... son estructuras alienígenas


KIC 8462852, fué monitoreado por Kepler durante cuatro años.


El informe


Download / Descarga:
Planet Hunters X.
KIC 8462852 – Where’s the flux?

(Formato: PDF)



Michio Kaku habla sobre la mega estructura extraterrestre descubierta

Michio Kaku opina sobre el descubrimiento de una mega estructura extraterrestre alrededor de la estrella KIC 8462852 a 454 pársecs (1500 años luz) de la tierra.


¿Quién es Michio Kaku?

Michio Kaku (加來 道雄 Kaku Michio, San José, 24 de enero de 1947) es un físico teórico estadounidense profesor de física teórica en la City University de Nueva York, especialista destacado de la teoría de campo de cuerdas, una rama de la teoría de cuerdas. Además, es futurólogo, divulgador científico, es anfitrión de dos programas de radio, aparece frecuentemente en programas televisivos sobre física y ciencia en general y es autor de varios best-sellers.








Una Segunda estrella con estructuras gigantes de origen extraterrestre

Recreación de un enjambre cometario alrededor de una estrella.

Astrónomos del Instituto Max Planck han descubierto otra estrella que se comporta de forma similar a la ya famosa KIC 8462852 o estrella de Tabby (en honor a su descubridora).
Esta vez el astro recibe el nombre de EPIC 204278916 y su curva de luz ha llegado a disminuir hasta en un 65% en los 78 días que el equipo estuvo observándola a través del telescopio espacial Kepler.

Teniendo en cuenta que el tránsito de un planeta extrasolar produce un 1% de caída en el brillo de una estrella,… sabiendo que la estrella de Tabby ha registrado disminuciones de hasta un 22% sin tener la comunidad científica ninguna explicación clara de qué puede originar este inusual fenómeno,… a ver quien explica la disminución de hasta un 65% de EPIC 204278916, una estrella del mismo diámetro que nuestro Sol pero con la mitad de su masa. 
La teoría de un enjambre de cometas orbitando la estrella está prácticamente rechazada, un reciente estudio indica que para disminuir un 20% la curva de luz de un astro en el transcurso de 100 años se necesitarían unos 648.000 cometas de, al menos, 200 kilómetros de diámetro… algo muy improbable dentro de los modelos que conocemos hasta ahora.

También se habla de estrellas que giren sobre su eje a velocidades muy altas, esto provocaría una forma achatada al astro con un radio mayor en el ecuador que en los polos. La temperatura y el brillo emitido podría ser mayor en los polos, quedando la zona ecuatorial más “oscura”. Según la orientación que presentara con respecto a nosotros podrían medirse cambios muy acusados en su brillo.


Curva de luz observada durante 78 días de la estrella EPIC 204278916 (Scaringi et al)

Otra posibilidad es que un disco protoplanetario esté orbitando la estrella y dé la casualidad que se esté interponiéndose justo entre la estrella y nosotros. EPIC 204278916 sólo tiene entre 5 y 11 millones de años de antigüedad, por lo que no sería extraño que un enorme disco de polvo y gas la rodeara.

Y luego está la explicación que menos esfuerzo y trabajo de investigación requiere… las esferas de Dyson construidas por civilizaciones muy avanzadas que tapan el brillo de una manera artificial… para eso no escribas un artículo de investigación, solo lo sugieres y sobra…

El hecho es que ya hay dos ejemplos de estrellas cuyos patrones de luminosidad son difícilmente explicables. Nuestros instrumentos mejoran su sensibilidad a pasos agigantados, somos capaces de captar sutiles cambios en objetos situados a cientos de años luz y, como siempre ha sucedido en la historia de la ciencia, nos vemos obligados a buscar nuevas teorías que expliquen lo que observamos.


Esfera de Dyson








Científicos detectan 234 señales de 'vida extraterrestre'

Un grupo de astrofísicos canadienses ha detectado extrañas señales parpadeantes originarias del espacio que podrían indicar la existencia de formas de vida alienígena.


El estudio analizó los cambios en la intensidad luminosa de 2,5 millones de estrellas sobre la base de datos recolectados por Sloan Digital Sky Survey, un proyecto de investigación del espacio realizado por un telescopio ubicado en el observatorio Apache Point de Nuevo México (EEUU) que viene desarrollándose desde el año 2000.

Los científicos han observado 234 señales parpadeantes procedentes de diferentes estrellas. Tales "metamorfosis estelares" pueden ser una prueba de que hay seres extraterrestres altamente desarrollados, capaces de cambiar conscientemente la luminosidad de las estrellas de los sistemas que habitan con el fin de enviar una señal de su existencia.

Sin embargo, aunque los parpadeos estelares fuesen verdaderamente señales alienígenas, sería imposible responderles de igual manera, ya que los humanos todavía no han alcanzado ese nivel de desarrollo tecnológico. Anteriormente, el famoso astrofísico británico Stephen Hawking alertó de los peligros de intentar comunicarse con una hipotética inteligencia extraterrestre.









Científicos detectan seis misteriosas señales de fuera de la galaxia.
¿Los extraterrestres quieren contactar con la Tierra?


El pasado mes de marzo investigadores de la Universidad de Cornell, Nueva York, detectaron una misteriosa señal de fuera de la galaxia. Según los científicos, la señal de radio procedía de un “objeto de gran alcance”. Y lo más sorprendente es que descubrieron una “explosión cósmica repetitiva” oculta en algunos datos archivados del radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico, con una duración de unos 10 milisegundos cada una.

Los científicos llegaron a la conclusión de que las explosiones de radio eran algo nunca visto antes. Desde entonces, han surgido todo tipo de teorías para explicar su origen. Y ahora, en medio de tanta confusión, han detectado otras seis señales de radio, ráfagas rápidas de radio que duran unos pocos milisegundos. Pero que asombrosamente producen tanta energía como el Sol en un día.

¿La evidencia definitiva de seres extraterrestres inteligentes?

Según la revista científica ScienceAlert, desde su descubrimiento en 2007 se pensaba que estas particulares señales de radio eran eventos puntuales, procedentes de diversos lugares en el espacio. Y como no parecía haber un patrón, los científicos no pudieron determinar cuál era su origen. Además, no se trataba de un fenómeno extraño ya que hay 2.000 señales similares procedentes del Universo cada día.

Pero todo esto cambió con el descubrimiento de 10 señales de radio repetitivas en marzo, y sobre todo porque los científicos las pudieron detectar estos acontecimientos en tiempo real. Pero las seis nuevas Ráfagas Rápidas de Radio (FRB en inglés) que acaban de ser detectadas por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico ocurrieron dentro de los 10 segundos. Después de eso, durante este mes se descubrieron cuatro más de estas señales, y todas desde el mismo lugar.

Cuando los científicos empezaron a buscar en los datos que tenían, también encontraron otra señal de radio que se remonta al año 2012 desde el mismo lugar también. Esto hace que hasta el momento sean 11 señales diferentes en total procedentes del mismo lugar en el espacio.

Después de este nuevo descubrimiento, los científicos de la Universidad McGill, Canadá, han publicado sus hallazgos en The Astrophysical Journal.

“Informamos sobre las observaciones de rayos X de las ráfagas rápidas de radio, conocidas como FRB 121102”, escribieron los científicos en el informe del The Astrophysical Journal. “Hemos detectado seis ráfagas desde la misma ubicación: cinco con el Green Bank Telescope a 2 GHz, y la otra a 1,4 GHz con el Observatorio de Arecibo, para un total de 17 señales de radio de esta fuente.”

En este momento, los científicos no pueden determinar la ubicación exacta de FRB 121102, pero están convencidos de que procede de fuera de la Vía Láctea. También encontraron que estas señales de radio son toda una contradicción con lo que sabemos hasta ahora acerca de las Ráfagas Rápidas de Radio que se producen dentro de nuestra propia galaxia. En un principio se creía que podrían ser la colisión de dos estrellas de neutrones cuando forman un agujero negro. Esto se produce porque cuando las dos estrellas de neutrones chocan, se envían grandes cantidades de energía de radio al espacio.

Sin embargo, puesto que estas Ráfagas Rápidas de Radio procedentes de fuera de nuestra galaxia se han repetido y todas vienen del mismo lugar, hay que descartar que se trate de la colisión de dos estrellas de neutrones, de acuerdo con los científicos que estudian este fenómeno. Pero la controversia no acaba aquí. Normalmente cuando los científicos han detectado señales similares, solicitan ayuda a los expertos del SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) para que den su opinión sobre la posibilidad de que se trate de un mensaje enviado por alguna civilización extraterrestre inteligente.

Pero los investigadores de la Universidad McGill no han dejado claro si han pedido ayuda al SETI. Por lo que los teóricos de la conspiración no han tardado en hacer públicas sus propias conclusiones. Todos ellos han llegado a la conclusión de que las nuevas Ráfagas Rápidas de Radio son la evidencia definitiva de que algún tipo de civilización extraterrestre está intentando enviar algún mensaje, aunque muy posiblemente no sea de amistad.

Para demostrar sus afirmaciones mencionan a Stephen Hawking, quien cree que estamos jugando a un juego peligroso al tratar de ponernos en contacto con cualquier forma de vida extraterrestre inteligente. El reconocido físico lleva tiempo advirtiendo que, si los extraterrestres descubrieran la Tierra, es probable que desearan conquistar y colonizar nuestro planeta. A lo mejor es este el motivo por el cual los científicos no dan a conocer el verdadero origen de estas ráfagas rápidas de radio. Todo puede ser posible.








Astronautas del Apollo 10 escucharon sonidos extraños en la luna

La NASA reveló una grabación que escuchó el equipo del Apollo 10 en mayo de 1969 durante su sobrevuelo a la cara oscura del satélite natural de la Tierra.

El comandante del vuelo Thomas Stafford, el piloto del módulo de comando John Young y el del módulo lunar Eugene Cernan realizaron el recorrido durante una prueba general antes de su primer alunizaje el 21 de julio de 1969, cuando, en la misión Apollo 11, Neil Armstrong fue el primer hombre en pisar la Luna.

La grabación de unos silbidos agudos -con un total de una hora de duración- fue presentada la noche del domingo en la serie "Los documentos inexplicables de la Nasa", del canal por cable Discovery.

Los sonidos fueron grabados y transmitidos al centro de control en Houston (Texas, sur), donde fueron transcritos y archivados. El audio surgió en 2008 y pudo ser escuchado por el público sólo ahora.

"¿Escuchas eso? Ese silbido...", dice Eugen Cernan en la grabación. "Es realmente una música rara", continúa el astronauta, mientras su nave sobrevolaba el lado oscuro de la Luna a 1.500 metros de altitud, sin ningún contacto de radio con la Tierra.

Los tres astronautas juzgaron el fenómeno muy extraño y debatieron si debían informarlo a sus superiores en el centro de control, por temor a no ser tomados en serio y comprometer sus oportunidades futuras de hacer vuelos espaciales, según Discovery.

Por más raros que puedan haber sido esos sonidos, no tienen un origen extraterrestre, insistió la NASA.

Un ingeniero de la agencia espacial entrevistado durante el programa explicó que "las radios en las dos naves, el módulo lunar y el módulo de comando (que estaban anclados) crean interferencias entre ellas".

Esta explicación fue puesta en duda por el astronauta Al Worden, comandante del módulo de comando del Apollo 15. "La lógica me dice que si algo se registró allí, debe haber algo allí", señaló en el programa.

John Young llegó a hacer una caminata lunar como comandante de la misión Apollo 16 y Eugene Cernan, comandante del Apollo 17, fue el último hombre en pisar la Luna. En total 12 astronautas han caminado sobre la superficie del satélite de la Tierra.

Observe los vídeos










Stephen Hawking presentó su plan para llegar a Alpha Centauri en unos 20 años

El plan más ambicioso de la historia de la exploración espacial: enviar sondas a Alpha Centauri.

Junto al magnate ruso Yuri Milner, el físico presenta una nano-nave capaz de viajar a un 20% de la velocidad de la luz que enviarán a Alfa Centauri.


La sonda impulsada por un haz de luz podría llegar a podría llegar a Alfa Centauri en 20 años

"Me llamaron Yuri por Yuri Gagarin", ha dicho hoy en una esperada comparecencia Milner, acompañado del famoso físico británico. El ruso, que a principios de este año anunció junto a Hawking una inversión de 100 millones de dólares para encontrar vida extraterrestre, ha presentado las tres fases en que consiste el proyecto Starshot, que en inglés se traduce como 'disparo a las estrellas'.


Hawking ha intervenido también para preguntar al aire "¿qué hace únicos a los seres humanos? Algunos dicen que el lenguaje, otros que la capacidad de razonar... obviamente no han conocido a muchos humanos", bromeó el físico. "Creo que lo que nos hace únicos es la capacidad de trascender nuestros límites: yo perdí la voz, pero la he recuperado gracias a un sintetizador".

Según Hawking, "trascendemos los límites con nuestras mentes y con las máquinas, y el límite al que nos enfrentamos ahora es un gran vacío entre nosotros y las estrellas, y ahora, con rayos de luz, el Starchip y el Lightsail alcanzaremos Alfa Centauri en una generación, estamos a punto de acometer el próximo gran salto hacia el cosmos".

Su compinche en este fascinante reto, Milner, ha recordado que cuando nació, en plena Guerra Fría, "estábamos en mitad de una carrera espacial, y ahora sin embargo estamos en un esfuerzo colaborativo que dirá tanto de nosotros como de Alfa Centauri. Por primera vez en la historia de la humanidad podemos hacer algo más que mirar a las estrellas, podemos alcanzarlas".

Este es el plan para enviar sondas a Alpha Centauri

¿Cómo pretenden Milner y Hawking llegar a Alpha Centauri? Con la tecnología actual, cualquier sonda tardaría 30.000 años en llegar al sistema vecino, tal es la escala de la que estamos hablando. Así que si la tecnología actual no vale, habrá que inventar una nueva, ¿no?




Suena simple, y no lo es, pero el proyecto Breakthrough Starshot hace que lo parezca. Cada sonda tendrá el tamaño “de una galleta” y será tan fina como un sello postal, según Milner. En la parte inferior tendrán espejos, contra los que impactará un enorme láser que impulsará a las sondas por el espacio.

Sí, el concepto que ha presentado Milner implica crear un enorme láser que dispare a las sondas desde la Tierra y las haga avanzar.



Aunque existe la posibilidad de crear un satélite, la idea que en estos momentos tiene más fuerza es la de crear varios láseres pequeños dispersos y que todos disparen a la misma dirección, formando un gran rayo que sea capaz de impulsar las sondas poco a poco, con una aceleración de 30.000 G.

Una vez que lleguen, algo que puede tardar varias décadas, las sondas tomarían fotos de Alpha Centauri, sus planetas (o planeta, no está claro) y estrella binaria, y las mandaría de vuelta, algo que tardaría varios años más.

¿Se hará realidad el concepto de  Breakthrough Starshot? Es muy pronto para decirlo, por ahora sólo es eso, un concepto que no se ha hecho realidad aún. Se espera que un proyecto semejante acabe costando miles de millones de dólares, y por ahora Milner ha aportado 100 millones de dólares de su bolsillo para conseguir una prueba de concepto antes de seguir adelante.

Puede que Alpha Centauri esté hoy más cerca que ayer, pero el verdadero viaje acaba de comenzar.


Alfa Centauri (también conocido como Rigil Kent) es el sistema estelar
más cercano al Sol que está a unos 4,37 años luz (41,3 billones de kilómetros)
 de distancia. Considerada desde la antigüedad como una única estrella y con
gran importancia mitológica (Centauro), la más brillante de la constelación del
Centauro. Descubierta en 1752 por el astrónomo francés Nicolas Louis de Lacaille.


Michio Kaku on reaching another Star in 20 Years using Lasers | Project Breakthrough StarShot[/b








Crean óvulos fértiles en laboratorio a partir de células de la piel

Científicos japoneses han logrado que nazcan 26 ratones sanos por medio de una técnica experimental que teóricamente podría usarse en humanos en el futuro

Óvulos madurados en el laboratorio que en
origen eran células de la piel - K.Hayashi, Kyushu Univ.

Científicos japoneses han logrado transformar células de la piel de ratones en óvulos sanos capaces de generar descendencia, tal como se ha anuncaido este lunes en un artículo publicado en Nature y dirigido por Katsuhiko Hayashi. Esta es la primera vez que se ha podido reproducir todo el ciclo natural de maduración de los óvulos en un laboratorio, lo que sugiere que la nueva técnica podría servir para combatir la infertilidad humana por medio de la producción de óvulos artificiales.

Sin embargo, los datos publicados en el propio estudio mostraron que el método es aún peligroso y muy ineficiente. Aunque a lo largo de los experimentos los científicos produjeron un total de 1.348 embriones, solo consiguieron que nacieran 26 ratones. Tal como informaron los autores, muchos de los fetos mostraron problemas de desarrollo y anormalidades en los cromosomas. Además, esta técnica plantearía problemas éticos si se aplicara a humanos, puesto que requiere usar células de embriones.

A pesar de todo, varios científicos coincidieron en destacar el valor de este estudio: «Es un avance tremendo», ha explicado en New Scientist Azim Surani, investigador de la Universidad de Cambridge. «Es realmente sorprendente», ha declarado en Nature Jacob Hanna, biólogo en el Instituto Weizmann de Ceincia en Rehovot, (Israel).


Producir óvulos fuera del cuerpo

La técnica de Hayashi consiste en extraer células de la piel a hembras de ratón y «reprogramarlas» para devolverlas a un estado «primitivo», la etapa totipotencial, desde el que pueden convertirse en cualquiera otra célula. Luego añadieron células de embrión y productos químicos para que estas se convirtieran en óvulos. Al final, estos fueron fecundados in vitro e implantados en hembras para la gestación.

Aunque parte del trabajo ya se hizo antes, en anteriores ocasiones fue necesario contar con el apoyo de animales vivos. Pero en esta ocasión, se ha logrado completar toda la maduración de los óvulos en una placa de laboratorio. Eso sí, contando con la ayuda de células embrionarias como base para soportar a las células madre obtenidas a partir de la piel.

Hayashi ha asegurado que el procedimiento es robusto, aunque ha reconocido que supone un reto a nivel tecnológico. Actualmente, está tratando de sustituir a las células embrionarias de soporte por agentes artificiales para hacer más simple y barato el proceso.


¿Posible en humanos?

Tratará de investigar más el proceso de desarrollo de los óvulos, ahora que puede reproducirlo por entero en una placa de laboratorio, pero no intentará crear óvulos humanos (las leyes japonesas no lo permiten). Sin embargo, tal como ha dicho Jacob Hanna, investigador en el Instituto Weizmann, es probable que el protocolo no sea mucho más complicado en humanos.

En este sentido, Katsuhiko Hayashi ha explicado en Nature que es posible que en 10 años su metodología sirva para producir óvulos humanos, aunque aún «es demasiado pronto usar oocitos artificiales con fines clínicos». El motivo es que muchos de los óvulos que él produjo eran de mala calidad y pueden producir embriones con anormalidades genéticas y deformidades.

Si la técnica mejorase a nivel experimental, en teoría podría servir para producir óvulos humanos a partir de cualquier célula no relacionada con la reproducción, como las de la piel, lo que tendría aplicación para luchar contra la infertilidad. También en teoría, podría servir para producir óvulos a partir de células procedentes de un varón.

«Este es el momento para involucrar al públigo general en las discusiones éticas y tecnológicas relacionadas, en caso de que este procedimiento pueda ser aplicable en humanos», ha propuesto Azim Surani.

Este mismo año, científicos españoles crearon precursores de espermatozoides humanos a partir de célula de la piel, e investigadores chinos consiguieron criar ratones a partir de espermatozoides cultivados en laboratorio.








Un Cono solar genera 20 veces más energía que panel tradicional

Las células solares giratorias de V3Solar generan 20 veces más electricidad que las planas convencionales


Si hay una constante entre la gran mayoría de los diseños de paneles solares, es que son planos; mientras que algunos paneles solares pueden inclinarse para seguir la trayectoria del sol conforme va pasando el día, todavía hay limitaciones relacionadas con la eficiencia muy significativas con este diseño básico. Los conos de células fotovoltaicas de V3Solar pretenden abordar ese problema, y su prototipo actual ha sido capaz de generar “20 veces más electricidad que un panel plano estático con el misma área de células fotovoltaicas.


Los conos de un metro de diámetro disponen de una capa de cientos de células fotovoltaicas triangulares posicionadas en un ángulo de 56 grados, encerradas en un “concentrador estático herméticamente sellado.” El cono fotovoltaico gira con la ayuda de una “pequeña cantidad” de su propia energía solar generada que alimenta un sistema de levitación magnética, destinado a reducir el ruido generado por los conos, así como cualquier tipo de mantenimiento requerido.

Estos conos reducen drasticamente el espacio necesario para generar la misma cantidad de energía, reduciendo el coste económico de las granjas solares, necesitando menos espacio para generar la misma energía.




Aún es un prototipo pero dados sus grandes resultados en los test se espera llegue pronto al mercado.

Según afirma el fabricante, el costo del kWh producido con su sistema sería de sólo $ 8 centavos de dólar.








Confirman que el Universo es uniforme y no tiene dirección

Investigadores británicos dicen que el Cosmos no rota alrededor de un eje, ni se está extendiendo hacia un punto concreto

Mapa de la radiación de fondo de microondas (CMB) del Universo, del satélite europeo Planck - ESA

El Universo no está rotando alrededor de un eje, ni se está extendiendo en ninguna dirección concreta. A esta conclusión ha llegado un equipo de investigadores del University College y del Imperial College, de Londres, tras someter la hipótesis de que el Universo es uniforme al test más estricto de cuantos se han utilizado hasta ahora. El estudio, recién publicado en Physical Review Letters, revela que apenas si existe una posibilidad entre 121.000 de que el Universo no sea uniforme en todas partes.

Si alzamos la vista al cielo, veremos un Universo en el que la uniformidad parece brillar por su ausencia: los planetas giran alrededor de las estrellas y las estrellas se juntan en galaxias, que a su vez se unen para formar enormes cúmulos galácticos, entre los que hay descomunales vacios. Pero los cosmólogos creen que eso es es solo una impresión, un simple efecto local que se desvanece si observamos el Universo desde una perspectiva más amplia. A la escala suficiente, en efecto, veríamos que el Universo es completamente uniforme, igual en todas partes.

La inmensa mayoría de los cálculos hechos sobre el Universo en que vivimos parten precisamente de asumir que el Universo es idéntico en cualquier lugar, independientemente de dónde estemos y de hacia qué dirección miremos. Si no fuera así, y el Universo se extiendera preferentemente en una dirección, o girara sobre un eje de forma similar a la que lo hace la Tierra, esa hipótesis fundamental y todos los cálculos que dependen de ella estarían equivocados.

Por eso, Stephen Feeney y Daniela Saadeh han querido someter la idea de la uniformidad del Universo a un test exhaustivo. Y han hallado que existe solo una probabilidad entre 121.000 de que no sea así.

El fondo de microondas

Para llevar a cabo su tarea, los investigadores utilizaron los mapas disponibles de la radiación de fondo de microondas (o CMB, del inglés Cosmic Microwave Background) que es lo que queda de la primera luz emitida por el Universo, muy poco tiempo después del Big Bang. Dichos mapas se hicieron utilizando mediciones de la CMB tomadas entre 2009 y 2013 por el satélite Planck, de la Agencia Espacial Europea, y proporcionan una "instantánea" de la intensidad y de la polarización (la orientación) de esa radiación de fondo en todo el Universo.

Antes de eso, los científicos se afanaban en buscar patrones en los mapas de la CMB que dieran alguna pista sobre una posible rotación del Universo. Pero el nuevo estudio no deja lugar a dudas. Mediante simulaciones informáticas, los investigadores determinaron qué tipo de patrones se crearían en la CMB en una amplia gama de posibles universos en rotación o que se estiraran en alguna dirección concreta. Por ejemplo, un Universo que rotara sobre un eje crearía patrones en espiral, mientras que otro que se expandiera a diferentes velocidades en zonas diferentes dejaría en el mapa de CMB áreas calientes y frías de formas muy alargadas.

Feeney y Saadeh buscaron después esa clase de patrones en los mapas de CMB, y no encontraron ninguno, lo que les llevó a la conclusión de que el Universo no tiene un rumbo determinado. En palabras del propio Feeney, "este trabajo es importante porque pone a prueba una de las hipótesis fundamentales y sobre la que se basan casi todos los cálculos cosmológicos: la idea de que el Universo es uniforme en cualquier dirección. Si esta hipótesis estuviera equivocada, y nuestro Universo rotara o se extendiera en una dirección más que en otra, tendríamos que reconsiderar todas nuestras ideas básicas. Hemos sometido la hipótesis al examen más riguroso hasta ahora, probando con una enorme variedad de posibles Universos en rotación o estirándose en direcciones concretas. Y al comparar nuestras predicciones con las últimas medidas tomadas por el satélite Planck, encontramos pruebas abrumadoras de que el Universo es el mismo en todas las direcciones.

Para Daniela Saadeh, "Nunca se puede descartar algo completamente, pero hemos calculado que las probabilidades de que nuestro Universo prefiera una dirección concreta a las demás son de una contra 121.000. Estamos orgullosos de que nuestro trabajo confirme lo que muchos cosmólogos ya pensaban. Por ahora, la Cosmología está segura".








Primera simulación con ordenador cuántico de un proceso de física de partículas

El experimento, llevado a cabo por científicos austriacos, demuestra la posibilidad de realizar simulaciones y la utilidad de estas técnicas para conocer el mundo subatómico


Cuatro iones de calcio o qubits atrapados formando una cadena y controlados por campos electromagnéticos han permitido a científicos austriacos realizar la primera simulación cuántica de física de partículas. Aunque este ‘ordenador cuántico’ aún es muy básico, podría ser la base para futuros experimentos que desvelen, por ejemplo, el estado de la materia en el interior de las estrellas de neutrones. Los resultados obtenidos han aparecido publicados en ‘Nature’.

El campo de la física teórica existen problemas que no tienen una solución matemática sencilla, y por tanto se resuelven haciendo un cálculo numérico con ordenadores, lo que permite alcanzar soluciones aproximadas.

Pero hay problemas que no se pueden afrontar de esta manera, y para los que es necesario utilizar otros métodos, sobre todo cuando no tenemos una forma directa de estudiarlos experimentalmente, como en el caso de las partículas elementales o subatómicas.

En estos casos se realizan simulaciones, es decir, se buscan sistemas que se puedan controlar con total precisión en laboratorio y que de alguna forma imiten o se comporten como el sistema que queremos estudiar (análogos).

Otra opción es crear una secuencia de operaciones en un sistema de laboratorio, que genere una dinámica equivalente al sistema de partida (simulación digital).

Simulaciones para resolver los misterios de las partículas

En el caso de la física de partículas, esta disciplina analiza los elementos constitutivos de la materia y sus interacciones; unas interacciones que están mediadas por lo que se denomina campos gauge (como el campo electromagnético o la interacción nuclear fuerte).

Pero, a día de hoy, aún existen muchas cuestiones en física de partículas que no se entienden o no han podido probarse. Por ejemplo, el confinamiento de unas partículas llamadas quarks (son, junto con los leptones, los constituyentes fundamentales de la materia), que tienen interacción fuerte entre ellas, lo que hace que no se puedan aislar individualmente sino que siempre se encuentren formando protones o neutrones.

En la actualidad, se cree que el reto del cálculo de la dinámica de esas interacciones entre partículas elementales podría resolverse mediante simulaciones.

Simulando sistemas cuánticos

El físico Rychard Feynman, sugirió que para simular un sistema cuántico (como el de los quarks), lo que se necesita es otro sistema cuántico.

Para hacerlo, se utilizarían sistemas que funcionan a modo de “ordenadores cuánticos” de pequeña escala, formados por unos pocos qubits, es decir, bits cuánticos. Los qubits están constituidos, al igual que los bits, por dos estados (1 y 0), pero toman valores continuos en lugar de discretos, y se pueden encontrar en estados de superposición, además de entrelazarse cuánticamente unos con otros.

Estos sistemas cuánticos suelen ser atómicos, formados por iones fríos que están atrapados en campos electromagnéticos y que se utilizan para simulaciones en muchas áreas de la física, desde materia condensada hasta efectos gravitatorios.

En los últimos años, también el desarrollo de simulaciones para física de partículas es un área en crecimiento, aunque, hasta el día de hoy, sólo se postulaba de manera teórica.

Primera simulación de física de partículas
 
Pero, recientemente, investigadores de Innsbruck (Austria) han realizado la primera simulación experimental de un proceso de física de partículas. Este grupo de investigadores ha simulado la creación de pares de partículas y antipartículas en el vacío.

Para la realización de este experimento utilizaron un sistema cuántico compuesto de cuatro iones de calcio atrapados formando una cadena, y controlados por campos electromagnéticos.

Cada uno de estos iones constituía un qubit, cuyos correspondientes estados eran dos niveles de energía de los mismos. Estos estados representaban la presencia o ausencia de materia y se manipularon utilizando láseres.

Los iones realizaron así operaciones lógicas que simulaban la evolución temporal del sistema. Al observar dichos iones con una cámara digital, se puede ver si durante la evolución se han creado partículas o antipartículas, partiendo del vacío.

Resultados obtenidos

En el experimento realizado, los científicos observaron la creación de dos pares de partícula y antipartícula, algo que concuerda perfectamente con la teoría. Además, midieron el entrelazamiento entre partículas y antipartículas, y vieron así su relación con la creación de pares.

Este experimento demuestra la posibilidad de realizar simulaciones y la utilidad de estas técnicas. Constituye así el primer paso en esta disciplina, que permitirá entender algunos procesos físicos fundamentales, mucho más complicados que el realizado y que no pueden estudiarse con métodos clásicos ni con observación directa, como la mencionada interacción fuerte entre quarks.

En un futuro, la técnica podría ayudar a comprender qué sucede durante la colisión de dos núcleos atómicos a alta velocidad o el estado de la materia en el interior de las estrellas de neutrones. Aunque para ello sea necesario implementar simulaciones en sistemas mucho más complejos que una cadena de cuatro qubits, de momento lo logrado es un paso importante en esa dirección.








El motor de un sólo átomo


La aparición de los motores de calor fue en su momento un descubrimiento revolucionario de la ingeniería.

Y es que gracias a su forma de transformar el calor en movimiento se pudo hacer viajar grandes vehículos como locomotoras o barcosy, del mismo modo, se consiguió hacer trabajar un gran número demáquinas, dando con ello el inicio de la que fue conocida como la Revolución Industrial.

Sin embargo, la ciencia nunca deja de avanzar y lo que en un momento dado supone un hallazgo sin parangón difícilmente superable, unos años después puede ser relegado a un segundo o tercer plano gracias a la aparición de máquinas con objetivos similares pero funcionamientos mucho más eficientes y novedosos. Éste es el caso del motor recientemente descubierto por un grupo de investigadores que funciona simplemente conun solo átomo, de modo que se convierte en el motor más pequeño del mundo.


¿En qué consisten los motores térmicos?

Los motores de calor o térmicos no son más que máquinas capaces de transformar elcalor en trabajo mecánico, produciendo con ello un desplazamiento en un tiempo determinado.

Para ello, se aprovecha el gradiente de temperatura que tiene lugar entre una fuente de calor, que será el foco caliente, y un sumidero de calor, que supondrá el foco frío. Así, en el camino que realiza entre ambos focos, una parte del calor se transforma en trabajo mientras que es transportado a través de un fluid oque puede ser un gas o el vapor de un líquido, como el agua.

Sea como sea, está claro que este gas, cualquiera que sea su procedencia, estará formado por un gran número de átomos.


¿Cómo funciona el motor con un sólo átomo?

Para la creación del motor; estos científicos, que han publicado sus resultados en Science, se valieron de un sólo átomo de calcio cargado. Para poder capturarlo, utilizaron una técnica conocida como trampa de Paul, unatrampa iónica cuadrupolarbasada en la capacidad dedos electrodos positivos y dos negativos para atrapar una partícula empujándola hacia el centro y tirando de ella hacia fuera al mismo tiempo (se atrae y se repele).

Por otro lado, este comportamiento eléctrico originaría calor, dando lugar al foco caliente, mientras que el frío se consigue gracias a la acción de un láser.

De este modo, se pudo comprobar que, efectivamente, el movimiento de la partícula en el interior de la trampa generaba energía con una potencia de entre 10 y 22 vatios y un 0’3% de eficiencia.

Lógicamente, esto es muy poco, pero si se escala a la masa del átomo,equivale a los resultados obtenidos con el motor típico deun vehículo. Además, estos científicos también piensan que se puede llevar a cabo el proceso en dirección contraria, consiguiendo con ello un poder de refrigeración que podría usarse en el enfriamiento de nano sistemas acoplados.

Lógicamente, aún queda mucho por investigar, pero estos científicos son optimistas en el papel de estos motores cuánticos en la mejora de la potencia de los motores térmicos convencionales. Y es que, como se suele decir, lo bueno siempre viene en frascos pequeños.








El primer paso para crear espermatozoides a partir de la piel

Varios experimentos habían mostrado que era posible en otros mamíferos pero es la primera vez que se demuestra en la especie humana


El camino para generar espermatozoides humanos de forma artificial nunca ha estado más despejado. Científicos de la Fundación Instituto Valenciano de Infertilidad (FIVI) y del Centro de Investigación Príncipe Felipe, en colaboración con la Universidad de Stanford (EE.UU.) han publicado la primera prueba de concepto de que se puede «fabricar» esperma para hombres infértiles con técnicas de medicina regenerativa. Solo se necesitaría contar con una muestra de piel de un varón para conseguir en el laboratorio los gametos necesarios con los que realizar una fecundación in vitro.

A partir de una muestra de piel, los investigadores reprogramaron estas células adultas mediante un cóctel de seis genes que son imprescindibles para la formación de gametos hasta transformarlas en espermátides o espermatozoides inmaduros. Estas células, con marcadores compatibles con células germinales, son el primer paso para obtener espermatozoides maduros y fértiles. Aunque, en teoría, estos espermatozoides inmaduros ya tendrían capacidad para fecundar un óvulo.

Esta fórmula de reprogramación directa ya ha sido utilizada para fabricar células cardiacas (miocardiocitos), neuronas o células de Leydig (del testículo), por ejemplo. Pero es la primera vez que se logran células germinales de la especie humana, explica a ABC Carlos Simón, director científico del IVI. Los detalles se publican en la revista «Scientific Reports».

El anuncio de Kallistem

Hace un par de años un grupo de científicos de la Universidad de Lyon y el centro Kallistem presentaron un método para crear espematozoides humanos en el laboratorio a partir de tejido testicular. Pero aquel avance, que nunca se llegó a publicar en ninguna revista científica, quedó en el aire. El anuncio despertó entonces muchas suspicacias entre los investigadores que trabajan en este campo y sus sospechas se han confirmado con el tiempo porque aquel avance anunciado a bombo y platillo fue imposible de reproducir. En ciencia solo es cierto lo que se publica y, sobre todo, lo que se puede reproducir en otros laboratorios. Así que hasta este último estudio solo se podía afirmar que era posible fabricar esperma de roedor.

El pasado mes de febrero, investigadores chinos anunciaron el nacimiento de la primera prole sana y fértil concebida con esperma creado en el laboratorio. Fue el último paso en una carrera científica que intenta acabar con la infertilidad masculina. Entonces anunciaron que era posible generar gametos masculinos en un proceso que íntegramente se podía realizar «in vitro», sin interferencias.

Una realidad en cinco años

Aunque se trataba de un protocolo experimental, con ratones, este estudio sentaba las bases para que en un futuro cada vez más cercano se cuente con un sistema seguro para generar espermatozoides humanos.

Los investigadores valencianos han dado el siguiente paso, al trasladar este avance al modelo humano. Sin embargo, esta investigación aún requiere un largo recorrido de cinco años hasta que se logre un sistema seguro para llevar a la práctica, advierte Simón.

Un dilema ético

La creación de células germinales (óvulos y espermatozoides) no está exenta de dilemas éticos. Pocos cuestionan la capacidad de la medicina regenerativa para crear células cardiacas o renales que reparen corazones y riñones. Otra cosa es la creación de gametos artificiales que podrían dar lugar a otra vida. Numerosas voces se han alzado en contra de este tipo de experimentos y reclaman alternativas que curen la infertilidad sin buscar este tipo de atajos.








Un fármaco regenera los dientes sin necesitar implantes

Demostrada la eficacia de la estimulación de las células madre de la pulpa dental para restaurar las cavidades dejadas por las caries


Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Scientific Reports», describe un nuevo método para estimular las células madre que se encuentran en el interior del diente y producir dentina en las grandes caries, reduciendo así, cuando menos potencialmente, la necesidad de empleo de amalgamas.

Como explica Paul Sharpe, director de la investigación, «dada su simplicidad, nuestra estrategia, que posibilita tanto la protección de la pulpa dental como la restauración de la dentina, se presenta como un producto clínico dental ideal para el tratamiento natural de las grandes caries».

Reparación natural

Una vez se produce una caries y, en consecuencia, se abre una cavidad en una pieza dental, la pulpa queda expuesta a las infecciones. Por ello, el organismo produce una capa de dentina –material mineral comúnmente conocido como ‘marfil’ que se sitúa entre la pulpa y el esmalte– para sellar la pulpa y protegerla frente a las bacterias. El problema es que esta capa de dentina es muy fina y, por tanto, insuficiente para cubrir toda la cavidad provocada por la caries.

Entonces, ¿qué se puede hacer para rellenar el hueco dejado en el diente? Pues, simple y llanamente, empastar la pieza dental. Sin embargo, los empastes no tienen en la mayoría de las ocasiones un carácter definitivo, pues los materiales de relleno pueden infectarse o deteriorarse, por lo que deben ser eliminados y reemplazados. Y dado que para su extracción se requiere la eliminación de un área mayor de la propiamente afectada, el proceso puede, a la larga, conllevar la pérdida del diente.

Por el contrario, el nuevo método descrito en el estudio ofrece al paciente una reparación totalmente natural de sus caries. Y para ello, los autores emplean esponjas de colágeno biodegradables empapadas de fármacos capaces de estimular la actividad de las células madre de la pulpa dental para que ‘renueven’ el diente. Además, y según se va degradando, la esponja es reemplazada por la nueva dentina, con lo que se completa el proceso.

Y exactamente, ¿cuáles son estos fármacos o ‘pequeñas moléculas’ utilizadas en el estudio? Pues entre otros, el ‘tideglusib’, inhibidor de la glucógeno sintasa quinasa 3 (GSK-3) ya evaluado en investigaciones para el tratamiento de distintas enfermedades neurológicas, caso de la enfermedad de Alzheimer. Y como destaca Paul Sharpe, «el empleo de un fármaco que ya ha sido analizado en ensayos clínicos sobre la enfermedad de Alzheimer supone una oportunidad para que este tratamiento dental sea introducido rápidamente en la práctica clínica».

Es más; las esponjas de colágeno utilizadas en el estudio ya se encuentran aprobadas para su uso en la práctica clínica, lo que podría acelerar la introducción del nuevo procedimiento en las consultas de odontología.







Un nexo cannabinoide entre mitocondrias y memoria

Estructura celular de las neuronas, donde se aprecian las mitocondrias (“mitochondrion”)

Desde hace tiempo se sabía que los extractos de la planta Cannabis, al igual que los cannabinoides sintéticos y los producidos por el propio cerebro, se unen a los receptores de cannabinoides tipo 1 (CB1) localizados en las terminales nerviosas de las neuronas, causando una inhibición de la liberación de mensajeros químicos (neurotransmisores) en las zonas de comunicación entre las células nerviosas.

El conocimiento de este modo de acción de los cannabinoides se ha visto ampliado en los últimos años al demostrarse que el receptor CB1 también se localiza y funciona en las mitocondrias de las neuronas –las mitocondrias son los orgánulos encargados de la producción de la energía celular-. Ahora, una nueva investigación, que se publica en Nature, da un paso más al descubrir que la amnesia inducida por cannabinoides requiere de la activación de los receptores de cannabinoides CB1 localizados en las mitocondrias del hipocampo –el hipocampo es la estructura cerebral implicada en la formación de memoria-.

Para la obtención de los resultados de esta investigación, liderada por el grupo del Dr. Giovanni Marsicano, de la Universidad de Burdeos, ha resultado crucial la contribución de las doctoras Nagore Puente, Leire Reguero, Izaskun Elezgarai y el doctor Pedro Grandes, neurocientíficos del Departamento de Neurociencias de la Facultad de Medicina y Enfermería de la UPV/EHU y del Achucarro Basque Center for Neuroscience, quienes también participaron en el hallazgo anterior sobre la localización y funcionamiento del receptor CB1 en las mitocondrias. En esta nueva investigación, los investigadores emplearon un amplio abanico de técnicas experimentales de vanguardia y observaron que la eliminación genética del receptor CB1 de las mitocondrias del hipocampo previene la pérdida de memoria, la reducción del movimiento mitocondrial y la disminución de la comunicación neuronal inducidas por los cannabinoides.

Además, esta investigación ha desvelado que la amnesia causada por los cannabinoides y los procesos celulares relacionados están vinculados a una alteración aguda de la actividad bioenergética mitocondrial debida a la activación directa de los receptores CB1 en las mitocondrias. Dicha activación causa la inhibición de la cascada de señalización cannabinoide dentro de la mitocondria y, a consecuencia de esa inhibición, disminuye la respiración celular. Esta reducción de la respiración celular por cannabinoides no queda restringida al cerebro, ya que un fenómeno similar ocurre en el músculo esquelético y cardiaco, como acaba de publicar en otra investigación el grupo del doctor Grandes.

“Un mal funcionamiento mitocondrial puede tener serias consecuencias en el cerebro. Por ejemplo, la disfunción mitocondrial crónica interviene en la patogenia de las enfermedades neurodegenerativas, el ictus o los trastornos asociados al envejecimiento. Sin embargo, se desconocía la implicación de la variación aguda de la actividad mitocondrial en funciones cerebrales superiores, como es la memoria”, ha apuntado el Dr. Grandes. En definitiva, esta investigación ha puesto de manifiesto que los receptores de cannabinoides CB1 en las mitocondrias regulan los procesos de memoria a través de la modulación del metabolismo energético mitocondrial.

Por otra parte, aunque los derivados cannabinoideos tienen un potencial terapéutico bien conocido, su utilización queda limitada por los importantes efectos adversos que presentan al actuar sobre los receptores CB1, entre ellos la pérdida de memoria. Los resultados de la presente investigación sugieren que “una intervención selectiva sobre determinados receptores de cannabinoides CB1 localizados en el cerebro en determinados compartimentos específicos de las neuronas podría ser de interés de cara al desarrollo de nuevas herramientas terapéuticas basadas en los derivados cannabinoideos más eficaces y seguros en el tratamiento de ciertas enfermedades cerebrales” explica el doctor Grandes. “Esta investigación es el resultado de 6 años de trabajo en el que hemos participado 28 investigadores. En nuestro caso no hubiera sido posible sin la financiación recibida de la UPV/EHU, el Gobierno Vasco e instituciones estatales, que han confiado en nosotros incluso en estos años de tremendas estrecheces para la investigación, lo que reconozco y agradezco”, termina Pedro Grandes.








Transmisión de voz con cifrado cuántico a larga distancia

El cifrado, cualquier método que permita aumentar la seguridad de un mensaje o de un archivo mediante la codificación del contenido, de manera que sólo pueda leerlo la persona que cuente con la clave de cifrado adecuada para decodificarlo, es crítico en muchos aspectos de la vida moderna. Solo hay que pensar, por ejemplo, en los millones de transacciones que se realizan todos los días con tarjetas de crédito. Sin embargo, una comunicación perfectamente segura solo puede conseguirse usando uno de los fenómenos más misteriosos de la mecánica cuántica, el entrelazamiento entre partículas. Al menos en teoría.

Un grupo de investigadores, encabezado por Hua-Lei Yin, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China, ha demostrado experimentalmente que un protocolo seguro conocido como distribución de clave cuántica independiente del dispositivo de medida (MDIQKD, por sus siglas en inglés) funciona en una distancia de 404 kilómetros. Este resultado dobla la plusmarca anterior para una transmisión MDIQKD y apunta a que puede pensarse en él como una forma de asegurar las comunicaciones cuánticas seguras entre ciudades.
Uno de los puntos fuertes del MDIQKD, un protocolo propuesto en 2012, es que funciona incluso cuando se usan detectores de fotones que distan de ser ideales y que, por ejemplo, tienen una eficiencia de detección baja. Otro es que permite superar los llamados bucles de seguridad en las comunicaciones cuánticas, lo que vulgarmente llamaríamos rastrear la presencia de espías, ya que puede enviar pulsos de luz como señuelos con los que detectar intentos de escucha no deseados.

Yin y sus colaboradores enviaron pulsos de fotones infrarrojos a través de fibras ópticas con longitudes de entre 102 y 404 km. Ajustando el número promedio de fotones por pulso, entre otros parámetros, los investigadores consiguieron optimizar el esquema MDIQKD. Tras todas las pruebas se encontraron con que el protocolo era seguro también en la distancia más larga.

Para cada longitud los científicos también determinaron la velocidad máxima a la que las claves criptográficas podían ser distribuidas de forma segura. En comparación con experimentos anteriores, la velocidad que midieron era 500 veces superior, lo que significa que la tasa de distribución de claves sería lo suficientemente alta como para asegurar una transmisión de voz con cifrado cuántico por teléfono.








Materia oscura entre nubes intergalácticas

Bosque Lyman-alfa

Es un mantra muy repetido que una correlación no implica causalidad. Sin embargo, hay correlaciones que merecen ser investigadas en busca de causalidades, sobre todo cuando no tenemos prácticamente ni idea de ante qué estamos: es el caso de la materia oscura y las nubes intergalácticas de gas.

No todas las frecuencias de la luz que emite un cuásar, esas regiones compactas alrededor de los agujeros negros supermasivos que emiten cantidades ingentes de radiación, llegan a la Tierra. Sobre todo si el cuásar se encuentra muy alejado. Y es que la luz se va viendo despojada de las frecuencias que corresponden a las que el hidrógeno es capaz de absorber cuando atraviesa las nubes intergalácticas ricas en este elemento. Esto se traduce en lo que se llama un “bosque” (el bosque Lyman-alfa) de líneas oscuras dentro del espectro de todas las frecuencias de luz posibles. Las mediciones de las características de este bosque pueden servir para poner de manifiesto las características de las nubes que ha atravesado la luz y, con esta información, comprobar la validez de los distintos modelos cosmológicos.



Ahora, un grupo de investigadores encabezado por Cyrille Doux, de la Universidad París – Diderot ha demostrado que puede obtener nueva información astrofísica correlacionando las líneas Lyman-alpha con los efectos de lente gravitatoria en el fondo cósmico de microondas. Y esta correlación lo que podría poner de manifiesto es una relación entre las nubes intergalácticas de gas y la materia oscura.

Tanto el espectro Lyman-alfa como los efectos de lente gravitacional en el fondo cósmico de microondas dependen de la densidad de materia que existe en la línea de visión del observador. Si bien las señales Lyman-alfa pueden relacionarse fácilmente con la densidad de átomos de hidrógeno, los efectos de lente gravitacional son una aproximación muy buena a la presencia de materia oscura, cuyo único efecto conocido es el gravitatorio.

Los investigadores han empleado los datos del fondo cósmico de microondas recopilados por el satélite Planck y los espectros de cuásares recogidos en el Sloan Digital Sky Survey y comprobado que existe una correlación entre los dos conjuntos de datos. En concreto, han encontrado direcciones en las que las que la densidad de materia oscura es alta y en las que las fluctuaciones de las señales Lyman-alfa son también mayores que el promedio.

La detección de esta correlación tiene dos implicaciones fundamentales. La primera es que ayudará a los investigadores a caracterizar los efectos de los procesos astrofísicos en las fluctuaciones del bosque Lyman-alfa. Y la segunda es que puede poner de relieve la influencia de la materia oscura en la distribución de la materia visible (bariónica) en el espacio intergaláctico: un dato que puede ser precioso para afinar los modelos cosmológicos.








Crean una molécula de sólo 2 átomos de cesio


La nanotecnología lleva ese prefijo, nano, porque trata de cosas cuyo tamaño es del orden del nanómetro o, lo que es lo mismo, la milmillonésima parte de un metro. Este tamaño se corresponde con el de las moléculas más sencillas. Así, por ejemplo, una molécula de oxígeno, O2, mide mucho menos de un nanómetro de extremo a extremo, su radio de van der Waals es del orden de 0,152 nanómetros. Las moléculas más grandes pueden llegar a los cientos, si no decenas de miles de nanómetros. El ADN humano del cromosoma 1 (el más largo) si se desmadejase mediría 85 milímetros, pero el ancho de la cadena sería tan solo de 2,6 nanómetros.

Con estos números en mente comprenderemos lo chocante que es el logro de Heiner Saßmannshausen y Johannes Deiglmayr del Instituto Politécnico Federal de Zúrich (Suiza) y que publican en Physical Review Letters. Estos investigadores han conseguido crear una molécula de solo 2 átomos de cesio que tiene un tamaño del orden de la micra, esto es, casi como una bacteria de grande. Estos macrodímeros (macro, por grandes, y dímeros por son una agrupación de 2 cosas iguales) podrían resultar muy útiles en computación cuántica.

El interés en estas macromoléculas surge porque desafían los planteamientos convencionales de como se forman moléculas y enlaces químicos. A principios de siglo varios físicos predijeron que era teóricamente posible crear moléculas con distancias interatómicas del orden de la micra usando un par de átomos que estuviesen en estados de Rydberg. Los átomos (en estado) de Rydberg son átomos normales en los que un solo electrón de su capa externa ha sido excitado hasta un estado cuántico tan alto que está muy lejos del núcleo. Para visualizarlo podemos imaginar dos rascacielos iguales en el que el mismo número de vecinos tiende a ocupar los pisos más bajos; un rascacielos (en estado) Rydberg sería aquel en el que el vecino del tercero, si este es el piso más alto ocupado en el otro rascacielos, se fuese a vivir al piso 44.

Si bien los átomos de Rydberg son inestables, pueden vivir decenas de microsegundos, lo que es mucho en términos prácticos. Los investigadores han tenido éxito creando el macrodímero, confirmando su existencia indirectamente porque al destruirse deja firmas espectroscópicas características. El procedimiento ha permitido confirmar que la vida de los macrodímeros de cesio también es del orden de las decenas de microsegundos. Los cálculos teóricos previos han llevado además a descartar otros macrodímeros como imposibles, que cálculos previos sugerían que podían existir, y a predecir la existencia de otros nuevos.

Ya existían propuestas para emplear los macrodímeros de Rydberg como la base de puertas lógicas de ordenadores cuánticos. Si dos bits cuánticos se almacenasen en los estados de un par de átomos de Rydberg que formen parte de un macrodímero, la ausencia de cualquier fuerza neta entre los átomos, como ocurre en los macrodímeros, podría aumentar la precisión de las operaciones que se llevasen a cabo conjuntamente en esos qubits.

Es cuestión de tiempo que veamos el uso de los macrodímeros de Rydberg en óptica cuántica y en otras aplicaciones de la información cuántica.








Los supermateriales aumentan la sensibilidad 10.000 veces en los detectores de materia oscura

El efecto de onda gravitacional permite deducir la distribución
de un anillo de materia oscura en esta imagen de un cúmulo
de galaxias, a la que se ha incorporado como un halo de color azul.

La materia oscura constituye alrededor del 27 % de la masa y energía de nuestro universo. Y, sin embargo, no sabemos lo que es, de ahí su nombre. Sí sabemos que no es materia ordinaria (bariónica para los científicos), ni es energía oscura, ni son neutrinos. No es nada conocido. También sabemos que no emite, ni interactúa con, ningún tipo de radiación electromagnética, por lo que es invisible en todo el espectro electromagnético. Deducimos que existe por sus efectos gravitatorios que se revelan en el movimiento de la materia ordinaria de las galaxias, porque distorsiona el espaciotiempo creando lentes gravitacionales, porque influye en la estructura a gran escala del universo y porque sus efectos se perciben en el fondo cósmico de microondas.

El hecho de que todos los intentos de detección directa de materia oscura siempre lleven a resultados negativos es muy frustrante. Una razón posible puede ser la propia masa de esta materia: a pesar de que cada vez se usan equipos con mayor sensibilidad, los detectores actuales, desarrollados sobre las distintas hipótesis de su composición, no podrían detectarla, aunque alguna hipótesis fuese correcta, si las partículas constituyentes son extremadamente ligeras.

Ahora Kathryn Zurek, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (EE.UU.), en distintas colaboraciones, ha presentado dos ideas que permitiría construir detectores con sensibilidad suficiente para detectar partículas extremadamente ligeras.

Simplificando mucho los detectores de materia oscura están diseñados para funcionar de la siguiente manera: las partículas de materia oscura llegan al detector; al hacerlo empujan con suavidad los núcleos atómicos y los electrones de los átomos que componen el detector; estos escasos y leves desplazamientos generan pequeñas cantidades de energía en forma de luz o calor, que el detector registra. Pero la capacidad de detectar partículas de una determinada masa depende de las propiedades del material del detector, como la masa de sus núcleos: si quiero detectar pelotas de pin-pong es mejor usar pelotas de tenis que pelotas de billar, ya que es más fácil para la pelota de pin-pong desplazar las primeras que las segundas. Los detectores actuales, hechos de materiales semiconductores o de xenón líquido, son sensibles solo a partículas con una masa superior a los 10 millones de electronvoltios o 1.783 · 10-29 kg

Zurek y sus colegas proponen construir detectores de aluminio superconductor o de helio superfluido, un estado del helio que se consigue a apenas décimas del cero absoluto de temperatura y cuyo descubrimiento valió un premio Nobel. En el primer caso las partículas de materia oscura interaccionarían con pares de electrones del semiconductor separándolos. En el segundo las partículas rebotarían en los ultraligeros núcleos de helio y éstos se moverían de forma apreciable. Según calculan los investigadores estos métodos aumentarían la sensibilidad unas 10.000 veces, detectando partículas mayores a mil electronvoltios.








Nuevo límite superior a la masa de los neutrinos de Majorana

La física de neutrinos es una de las más activas actualmente en física de partículas. Uno de los aspectos que se investiga es, precisamente, qué son, en el sentido de qué características tienen, los neutrinos. Y una de estas características es saber si los neutrinos son su propia antipartícula, a diferencia, por ejemplo, del electrón, cuya antipartícula es el positrón.

KamLAND-Zen Collaboration

La idea de que los neutrinos y los antineutrinos, ambos neutros eléctricamente, son la misma cosa fue una hipótesis lanzada por Ettore Majorana en 1937. Wolfgang Pauli había postulado en 1930 la existencia de unas partículas neutras para hacer cuadrar la energía y el momento lineal en un tipo de desintegración radiactiva llamado beta. Si la hipótesis de Majorana es correcta podría explicar por qué los neutrinos tienen masa y por qué el universo tiene más materia que antimateria, uno de los grandes misterios de la cosmología.

Existen varios experimentos actualmente funcionando para intentar determinar si los neutrinos son partículas de Majorana, uno de ellos, NEXT, en España. La colaboración KamLAND-Zen, que lleva a cabo el experimento en Japón, acaba de publicar los datos más precisos hasta la fecha de un proceso que se llama desintegración doble beta sin neutrinos (abreviado 0νββ), una de las formas en las que se puede confirmar la hipótesis de Majorana. Si bien los resultados no son concluyentes, sí imponen condiciones muy estrictas a las posibles características de los neutrinos de Majorana.

La desintegración doble beta normal (2νββ) es un proceso nuclear en el que dos neutrones se transforman en dos protones (o viceversa) emitiendo 2 antineutrinos. Pero si los neutrinos fuesen fermiones (partículas con espín no entero, en este caso ½) de Majorana, los dos neutrinos emitidos en 2νββ se aniquilarían entre sí, con el resultado de que no se emitirían neutrinos (0νββ). Sin embargo la desintegración con neutrinos se cree que es extremadamente rara, en el sentido de que hacen falta o enormes cantidades de material radiactivo o enormes cantidades de tiempo, o ambas cosas, para poder observarla. Los experimentos que buscan la desintegración 0νββ emplean grandes cantidades de los 35 isótopos conocidos que pueden sufrir la desintegración 2νββ, hasta el momento sin éxito.

La colaboración KamLAND-Zen ha aumentado su sensibilidad a la desintegración 0νββ combinando una serie de factores. Por un lado los detectores, que tienen muy poco ruido de fondo. Y, por otro, lo más importante, una cantidad ingente de xenón-136, uno de los isótopos en los que puede tener lugar la 2νββ, purificándolo hasta librarlo de cualquier contaminante radiactivo, especialmente plata, que pudiese producir señales indeseadas en los detectores.

La combinación de datos recogidos durante varios años ha permitido mejorar 6 veces los límites de la probabilidad de la desintegración 0νββ establecidos por búsquedas anteriores. Como decíamos más arriba la rareza de una desintegración se mide en tiempo, en concreto con un parámetro conocido como período de semidesintegración, que es el tiempo necesario para que se desintegren la mitad de los núcleos de una muestra inicial de un radioisótopo. Pues bien, KamLAND-Zen ha establecido que el período de semidesintegración de 0νββ es mayor que 1,07 · 1026 años.

Este cálculo también ha permitido establecer un límite máximo a la masa de los neutrinos, que deben ser más livianos que el rango 61-165 meV. Hace tan solo dos años este rango se medía en eV en vez de meV.








El Mesenterio: Descubren un nuevo órgano en el cuerpo humano


"La descripción anatómica que se estableció hace unos 100 años era incorrecta. Este órgano está lejos de ser fragmentario; es una estructura simple, continua y única", señaló J. Calvin Coffey, investigador de University Hospital Limerick, en Irlanda, líder del equipo que realizó el descubrimiento.

La reclasificación fue publicada en un artículo de la prestigiosa revista médica The Lancet de Gastroenterología y Hepatología, firmado por Coffey y su colega Peter O'Leary.

"En el estudio, que ha sido revisado y aprobado por colegas, decimos que ahora tenemos un órgano en el cuerpo que hasta la fecha no se había reconocido", señaló el médico cirujano.

El flamante órgano es un doble pliegue del peritoneo -como se llama al recubrimiento de la cavidad abdominal- que une el intestino con la pared del abdomen y permite que se mantenga en su lugar.

En 2012, Coffey y sus colegas mostraron los resultados de sus estudios con microscopio en los que se sugería que el mesenterio tiene una estructura continua, necesaria para que un órgano sea considerado tal.
Desde entonces, se han dedicado a recoger evidencia para sostener que su reclasificación era justificada.
El artículo final que han publicado ahora es la validación de esos hallazgos.

Y aunque el funcionamiento del aparato digestivo no cambia, la confirmación de que esta porción de tejido es efectivamente un órgano "nuevo" abre la puerta de una nueva disciplina de estudio.


En verde, el sector del aparato digestivo donde se aloja el nuevo órgano.

¿Sirve para algo?

Sin embargo, ahora que han detallado su estructura y características anatómicas, es hora de focalizarse en la funcionalidad: los científicos aún no saben demasiado sobre las funciones específicas del mesenterio, más allá de proporcionar sostén y llevar irrigación a las vísceras.

"(Es) el próximo paso... Si entendemos su función podemos identificar las anomalías, y establecer que entonces tienes una enfermedad (cuando el funcionamiento es anormal)", apunta Coffey, en el comunicado de prensa de la Universidad de Limerick que acompañó a la publicación en The Lancet.

El estudio, señalan los expertos, puede ser clave para entender mejor algunas enfermedades abdominales y digestivas y para revisar los tratamientos vigentes.

Puede dar lugar, por ejemplo, al desarrollo de nuevas técnicas quirúrgicas menos invasivas, con menos complicaciones o con una mejor tasa de recuperación del paciente.








Posibles primeras señales en el espacio vacío de una extraña propiedad cuántica

Observaciones de una estrella de neutrones, llevadas a cabo con el VLT, podrían confirmar una predicción de hace 80 años sobre el vacío

La polarización de la luz emitida por una estrella de neutrones

Utilizando el VLT (Very Large Telescope) de ESO, un equipo de astrónomos, que ha estudiado la luz emitida por una estrella de neutrones extraordinariamente densa y fuertemente magnetizada, puede haber encontrado los primeros indicios observacionales de un extraño efecto cuántico predicho por primera vez en la década de 1930. La polarización de la luz observada sugiere que el espacio vacío que hay alrededor de la estrella de neutrones está sujeta a un efecto cuántico conocido como birrefringencia de vacío.

Un equipo dirigido por Roberto Mignani, de INAF Milán (Italia) y de la Universidad de Zielona Gora (Polonia), utilizó el VLT (Very Large Telescope) de ESO, instalado en el Observatorio Paranal (Chile), para observar la estrella de neutrones RX J1856.5-3754, a unos 400 años luz de la Tierra [1].

A pesar de estar entre las estrellas de neutrones más cercanas, su extrema oscuridad hizo que los astrónomos sólo pudieran observarla en luz visible utilizando el instrumento FORS2, instalado en el VLT, en los límites de la tecnología de telescopios actual.

Las estrellas de neutrones son los densos núcleos remanentes de estrellas masivas (al menos 10 veces más masivas que nuestro Sol) que han estallado como supernovas al final de sus vidas. También tienen campos magnéticos muy extremos, miles de millones de veces más fuertes que los del Sol, que impregnan su superficie exterior y sus alrededores.

Estos campos son tan fuertes que incluso afectan a las propiedades del espacio vacío que hay alrededor de la estrella. Se cree que, normalmente, el vacío está completamente vacío, y que la luz puede viajar a través de él sin sufrir ningún cambio. Pero en la electrodinámica cuántica (QED, por sus siglas en inglés), la teoría cuántica que describe la interacción entre fotones de luz y partículas cargadas, como electrones, el espacio está lleno de partículas virtuales que aparecen y desaparecen todo el tiempo. Los campos magnéticos muy fuertes puede modificar este espacio, lo que afecta a la polarización de la luz que pasa a través de él.

Mignani, explica: "De acuerdo con la QED, un vacío altamente magnetizado se comporta como un prisma lo hace con la propagación de la luz, un efecto conocido como birrefringencia de vacío".


Wide field view of the sky around the very faint neutron star RX J1856.5-3754

Sin embargo, hasta ahora, de entre las muchas predicciones de la QED, la birrefringencia de vacío carecía de una demostración experimental directa. Los intentos de detectarla en el laboratorio no han tenido éxito en los años 80 desde que se predijo en un artículo por Werner Heisenberg (conocido por formular el principio de incertidumbre) y Hans Heinrich Euler.

"Este efecto puede detectarse solamente en presencia de campos magnéticos enormemente fuertes, como los que hay alrededor de estrellas de neutrones. Esto demuestra, una vez más, que las estrellas de neutrones son laboratorios de un gran valor para el estudio de las leyes fundamentales de la naturaleza", afirma Roberto Turolla (Universidad de Padua, Italia).

Tras un cuidadoso análisis de los datos del VLT, Mignani y su equipo detectaron polarización lineal (en un grado significativo de alrededor del 16%) debida probablemente, según los investigadores, al efecto impulsor de birrefringencia de vacío en el área de espacio vacío que rodea  a RX J1856.5-3754 [2].

Vincenzo Testa (INAF, Roma, Italia), comenta: "Es el objeto más débil en el que se ha medido nunca la polarización. Requiere uno de los telescopios más grandes y más eficientes del mundo, el VLT, y técnicas precisas de análisis de datos para mejorar la señal de una estrella tan débil".

"La alta polarización lineal que medimos con el VLT no puede explicarse fácilmente con nuestros modelos, a menos que incluyamos los efectos de birrefringencia de vacío predichos por QED", agrega Mignani.

"Este estudio del VLT es el primer apoyo observacional para las predicciones de este tipo de efectos QED que emanan de un campo magnético extremadamente fuerte", comenta Silvia Zane (UCL/MSSL, Reino Unido).

Mignani está emocionado ante las mejoras en este área de estudio que podrían dares gracias a los telescopios más avanzados: "Las mediciones de la polarización con la próxima generación de telescopios como el E-ELT (European Extremely Large Telescope)de ESO, pueden jugar un papel crucial a la hora de poner a prueba las predicciones de los de efectos de birrefringencia de vacío de la QED alrededor muchas más estrellas de neutrones".

"Esta medición, realizada por primera vez ahora en luz visible, también allana el camino para que puedan llevarse a cabo mediciones similares en longitudes de onda de rayos X", añade Kinwah Wu (UCL/MSSL, Reino Unido).

Notas
[1] Este objeto forma parte del grupo de estrellas de neutrones conocidas como Las siete magníficas. Son estrellas de neutrones aisladas (INS, isolated neutron stars), que no tienen compañeras estelares, no emiten ondas de radio (como los púlsares) y no están rodeados por material de la supernova progenitora.

[2] Hay otros procesos que pueden polarizar la luz de las estrellas mientras viaja a través del espacio. El equipo revisó cuidadosamente otras posibilidades — por ejemplo, la polarización por dispersión provocada por granos de polvo—, pero parece poco probable que produzcan la señal de polarización observada.


image of the area around the very faint neutron star

Información adicional

Este trabajo de investigación se present en el artíuclo científico titulado “Evidence for vacuum birefringence from the first optical polarimetry measurement of the isolated neutron star RX J1856.5−3754”, por R. Mignani et al., que aparece en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

El equipo está formado por R.P. Mignani (INAF - Instituto de Astrofísica Espacial y Física Cósmica de Milán, Milán, Italia; Instituto Janusz Gil de Astronomía, Universidad de Zielona Góra, Zielona Góra, Polonia); V. Testa (INAF - Observatorio Astronómico de Roma, Monteporzio, Italia); D. González Caniulef (Laboratorio Mullard de Ciencias Espaciales, University College London, Reino Unido); R. Taverna (Departamento de Física y Astronomía, Universidad de Padua, Padua, Italia); R. Turolla (Departamento de Física y Astronomía, Universidad de Padua, Padua, Italia; Laboratorio Mullard de Ciencias Espaciales, University College London, Reino Unido); S. Zane (Laboratorio Mullard de Ciencias Espaciales, University College London, Reino Unido); y K. Wu (Laboratorio Mullard de Ciencias Espaciales, University College London, Reino Unido).

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de dieciséis países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con el país anfitrión, Chile. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Además, cerca de Paranal, en Cerro Armazones, ESO está construyendo el E-ELT (European Extremely Large Telescope), el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.









El mapa más detallado del cosmos creado hasta ahora


La foto (arriba) del cielo estático es una imagen comprimida de todo el universo visible, según lo registró el telescopio desde su ubicación privilegiada en la cima del volcán dormido Haleakala, en la isla de Maui, Hawai.

Basada en medio millón de exposiciones de 45 segundos cada una, la imagen está hecha a partir del valor promedio de cada atributo de cada objeto celeste: esto es, un promedio de sus datos de ubicación, brillo y color.

El arco amarillo es la Vía Láctea y los remolinos rojizos son sus nubes de polvo molecular. ¿Por qué la extraña forma oval? Según los expertos, es el resultado de aplanar la esfera celeste en una imagen bidimensional, del mismo modo que dibujar un mapa 2D de la Tierra distorsiona su forma original, y deja fuera de cuadro a aproximadamente un cuarto del extremo más austral.

Si se imprimiera a su máxima resolución, tendría un ancho de 2,4 kilómetros.


El Pan-STARRS está equipado con la mayor cámara astronómica del mundo, que alcanza una resolución de 1,4 gigapixeles (1400 megapixeles). Durante cuatro años, "barrió" el cielo numerosas veces, a diferentes longitudes de onda de luz tanto del rango visible como del espectro infrarrojo, para generar detallados registros de grandes porciones del espacio.

Buscó, además, cualquier objeto en movimiento, transitorio o variable: en particular, se pensó para detectar asteroides que representaran un potencial riesgo de colisión con la Tierra.

"Ha hecho descubrimientos de objetos cercanos a la Tierra y objetos del Cinturón de Kuiper del Sistema Solar a planetas solitarios entre las estrellas", detalló Ken Chambers, director de los Observatorios Pan-STARRS.

Y en ese plazo, el avanzado dispositivo acumuló una cantidad colosal de información: 2 petabytes de datos (el equivalente a mil millones de selfies, según la comparación que hizo el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai en un comunicado de prensa).

Esos datos están almacenados en el Archivo Mikulski de Telescopios Espaciales (MAST, por sus siglas en inglés), en Baltimore, que contiene detalles de misiones e iniciativas de la NASA desde la década de 1970. Desde diciembre, esos datos se han hecho de acceso libre y están disponibles por primera vez para el público.

Y aunque es un gigante en su tipo, el Pan-STARRS no será el responsable del mayor relevamiento cósmico: ya el mayor telescopio del mundo, ubicado en Chile, superará sus logros cuando se encargue de estudiar 37 mil millones de galaxias y estrellas y acumular 15 terabytes de datos, cada noche y por 10 años, una vez esté terminado en 2022.









Hallan río de hierro líquido bajo la tierra


Los científicos lo describen como una especie de "corriente en chorro" que fluye hacia el oeste y está bajo Alaska y Siberia.
Se trata de un río de hierro líquido que se esconde en el núcleo externo de la Tierra y, tal y como fue anunciado en la conferencia anual de la Unión Geofísica de EE.UU. en San Francisco, California, influye y altera el comportamiento del campo magnético de nuestro planeta.

"Esta corriente se mueve unos 50km al año", le dijo a la BBC Chris Finlay, del Instituto Nacional del Espacio de la Universidad Técnica de Dinamarca.

"Quizás no suene a mucho en la superficie de la Tierra, pero hay que recordar que se trata de un metal líquido muy denso y requiere de grandes cantidades de energía para moverse, así que este es probablemente el movimiento más rápido que tengamos dentro de la Tierra sólida", agregó.



Esta masa de metal se deduce a partir de las mediciones hechas por tres satélites europeos Swarm que están mapeando el campo magnético de la Tierra a fin de entender su funcionamiento.

La mayoría de personas pueden estar familiarizadas con la corriente atmosférica, ese cinturón de aire que fluye rápidamente a grandes altitudes y que los aviones aprovechan para llegar más rápido a su destino.
Chris Finlay compara esta corriente con lo que ocurre en el centro de la tierra, pero en vez de aire es metal y se mueve a 3.000km bajo nuestros pies.


Hace cientos de millones de años

Expertos estiman que el chorro es de unos 420 km de ancho y rodea la mitad de la circunferencia del planeta.
Su comportamiento es crítico -según los científicos- para la generación y mantenimiento del campo magnético global.

"Es muy probable que este chorro haya estado ahí durante cientos de millones de años", comentó Phil Livermore, de la Universidad de Leeds, Reino Unido, y jefe del estudio.
Para los especialistas, esta masa líquida probablemente se alinea en la frontera de dos regiones diferentes del núcleo de la Tierra.

Estos límites se conocen como "cilindro tangente", porque imaginan que es un tubo que rodea el núcleo interno sólido que hay funcionando a lo largo del eje de la rotación de la Tierra.

"Por supuesto, se necesita una fuerza para mover el fluido hacia el cilindro tangente", dijo el profesor Rainer Hollerbach, también de Leeds y coautor del artículo.

"Esto podría ser proporcionado por la flotabilidad, o quizás producirse a partir de los cambios en el campo magnético dentro del núcleo."
Aunque el equipo cree que entiende qué tan ancha y larga es esta corriente, la profundidad a la que desciende es incierta.





Fin.