Forofilo

La historia Secreta del MI6 1909-1949

Desconectado FOROFILO

  • *****
  • 406
  • Sexo: Masculino
  • No confíes en nadie.
    • ForoFilo
La historia Secreta del MI6 1909-1949
« en: Diciembre 14, 2015, 06:25:15 pm »
La historia Secreta del MI6 1909-1949
The Secret History of MI6 1909-1949

(Descarga al final del post)

El británico Keith Jeffery fue el primer historiador en tener acceso irrestricto a cuatro décadas de archivos del MI6, oficialmente conocido como el Servicio Secreto de Inteligencia.

La única restricción que tuvo el académico para investigar su libro "MI6: La Historia Secreta del Servicio Secreto de Inteligencia 1909-1949", fue que no mencionara a algunos agentes que habían cometido traición.


Según el investigador, de la Queen's University de Belfast, los archivos del Servicio Secreto de Inteligencia son una verdadera mina en cuanto a material histórico.

Una parte sustancial de los archivos ha sido destruida con los años, pero Jeffery cree que hay suficiente información para contar historias reales, de gente común y corriente que ha llevado a cabo acciones realmente valientes.


"La realidad es más compleja que la ficción. Al estar tratando con personas de verdad, te das cuenta de que tienen sus debilidades y sus grandezas".

Revela que la agencia británica de espionaje estudió asesinar a líderes nazis, cuenta una historia de complots, papeleos, duplicidad y acciones arrojadas, temores de un ataque nazi con ántrax, agentes secretos vestidos de mujer, preocupaciones por la leche del primer ministro, y experimentos con archivos metálicos explosivos, pero también batalló con otros departamentos del gobierno y tuvo que sobrevivir en ocasiones con presupuestos mínimos.



Historias extraordinarias

Los orígenes del MI6 fueron sin embargo modestos. Mansfield Cumming, su primer jefe conocido únicamente como "C", describía así su primer día de trabajo, el 7 de octubre de 1909: "He ido a la oficina y me he quedado todo el día. Pero no he visto a nadie y tampoco había nada que hacer".

El investigador dio con un informe que afirma que agentes del MI6 sabotearon barcos que debían transportar a refugiados judíos al entonces Mandato Británico de Palestina, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. En esos días, el Reino Unido todavía gobernaba sobre Palestina y los políticos ordenaron al servicio de inteligencia detener el flujo de refugiados.

Jeffery también descubrió el caso de un agente conocido como TR16, quien trabajó para el servicio secreto durante la Primera Guerra Mundial y que proporcionó inteligencia naval desde el interior de Alemania. "El agente trabaja hasta casi el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Tiene más de sesenta años y se le está acabando la energía. Quiere retirarse", dice el profesor Jeffery."Las señales nos indican que un día, de repente, no llega a una reunión. No sabemos qué pasó con él. Todo lo que tenemos es un timbre: "se presume muerto". Es un momento extraordinario hallar algo así en una carpeta".

Entre otras cosas, destruye la idea de que los agentes tenían "licencia para matar", pues, aunque portaban armas y recibían entrenamiento para su uso, sólo las llevaban como defensa propia, si bien por entonces el espionaje era un trabajo peligroso y muchos agentes perdían la vida. El MI6 sólo estuvo implicado en ese periodo en sólo dos asesinatos ilegales.

También es un mito que el MI6 no anticipase la amenaza del nazismo porque estaba obsesionado con el auge del comunismo. En 1935, el entonces jefe del MI6, Hugh Sinclair, escribía: "Está claro que, en el futuro, Alemania, Japón e Italia tendrán que ser considerados como posibles enemigos, igual que la Rusia soviética".

Sobre algunas operaciones en América del Sur, el libro hace referencia en particular a la búsqueda de agentes nazis en el continente.

En el año 1941, en plena posguerra española, el espía inglés Dudley Clarke fue detenido por la policía franquista, en Madrid, vestido de mujer. Iba disfrazado "hasta con un corpiño", según reportó la embajada británica a Londres. La Gestapo, que tenía una amplia red de informantes, lo identificó como un agente enemigo, pero la policía española creyó que simplemente era un travesti, uno de esos ingleses raros a los que les gustaba ir por ahí con ropas femeninas y lo liberó.

La agencia no fue nunca un organismo independiente fuera del control político, ya que desde su creación ha estado bajo la supervisión del Ministerio de Asuntos Exteriores británico.

Los servicios de espionaje empezaron bajo el liderazgo de Mansfield Cumming, quien creía de manera casi obsesiva en el secreto. "Creo que estaría sorprendido de verme aquí presentando este libro sobre su servicio", dijo Scarlett, quien insistió en que el MI6 "dependía y depende de mantener secretos los secretos".




Modelo para James Bond

Una historia que aparece en la obra de Jeffery es la del agente "Biffy" Dunderdale, considerado por muchos inspiración del personaje de James Bond creado por Ian Fleming, ya que le gustaban los autos veloces y pasar mucho tiempo en el "pub" y era amigo del novelista. Sin embargo, el historiador británico se encargó de constatar que "si se quiere encontrar al verdadero James Bond, con verdadero coraje, están todos aquí, en este libro".

"Los James Bond reales son más interesantes que el James Bond de ficción", dijo el autor Keith Jeffery
"Son mujeres y hombres, personas reales, con debilidades y valor reales".

Son, a menudo, figuras de dimensión legendaria, como Wilfred "Biffy" Dunderdale, un agente del MI6 en París entre las dos guerras, que Jeffery dice tenía una "conocida afición por mujeres hermosas y coches deportivos, y un increíble savoir-faire".

Dunderdale era amigo de Ian Flemming, el creador de James Bond, y posiblemente modelo para el personaje. En su vejez dijo muchas veces que reconocía sus aventuras en las historias de 007.
 
Otro fue Pieter Tazelaar, desembarcado en la costa junto a un casino holandés durante la Segunda Guerra Mundial, "vestido con un esmoquin y oliendo a alcohol, y encima un traje de buzo especialmente diseñado para no mojarse al aterrizar". Una vez en la playa, un colega "le roció con coñac Hennessy XO para darle más imagen de 'fiestero"'.



Escritores y un filósofo trabajaron para el servicio secreto británico

Los escritores Graham Greene, Somerset Maugham o Arthur Ransome y el filósofo A.J. Ayer trabajaron en algún momento para los Servicios de Inteligencia Secretos Británicos (SIS), conocido comúnmente como MI6. El MI6 se fijó en los escritores porque tenían acceso a personas y lugares importantes, y su extenso conocimiento de áreas exóticas del mundo

En el caso de Greene, el SIS desarrolló en 1941 un programa especial de formación en vísperas de su viaje a Freetown con visitas a las secciones política, aérea, naval y del Ejército y la de contraespionaje, que debían exponerle lo que se esperaba de él en la visita a esa zona de África, detalla el libro basado en archivos oficiales.

Somerset Maugham convirtió en ficción sus experiencias en una colección de cuentos cortos titulada “Ashendeen o el agente británico”.

Greene y los otros escritores Compton Mackenzie y Malcolm Muggeridge se han referido a su trabajo clandestino para el SIS, pero han dejado claro que fueron espías a regañadientes, con gran riesgo para sus vidas.

Otros datos curioso, sucede que el que fuera jefe adjunto de la agencia de inteligencia Claude Dansey fue seducido por Robbie Ross, supuestamente el primer amante del escritor homosexual irlandés Oscar Wilde.




La espía británica que cautivó a la élite chilena en plena II Guerra Mundial

Amy Thorpe, la señora Pack, vivió en Chile entre 1938 y 1941. Convertida en socialité y disfrazada de periodista, era una agente del servicio secreto británico que operaba bajo el alias de "Cynthia". Trabajó además en Estados Unidos, Francia, España y Polonia, y era conocida por su belleza y por su gran arsenal de técnicas para sacar información de hombres poderosos.

Ignacio Bazán Amy Thorpe, la señora Pack, era una mujer que no pasó inadvertida entre la élite chilena a finales de los años 30 del siglo pasado. Fue un mito viviente. Los hombres, de hecho, terminaron acuñando dos frases que tenían relación directa con ella. "Es tan linda como la señora Pack", señalaban haciendo alusión a su belleza anglosajona de pelo trigueño y ojos verdes de fuego. Para ilustrar el comportamiento desfachatado de alguna persona también la invocaban: "Es tan liberal como la señora Pack".

Eso era: bella y liberal. Y ocupaba ambas cualidades para espiar.

Su nombre completo de soltera era Amy Elyzabeth Thorpe (1910), ciudadana norteamericana que adquirió también la nacionalidad inglesa al casarse con Arthur Pack, un diplomático británico apostado en Washington. Pack era 20 años mayor que ella cuando se casaron (ella tenía 21). Pero el matrimonio, que en un principio se basó en una fuerte atracción entre una mujer menor y un hombre mayor, fue deteriorándose.

Por la naturaleza de la carrera de su marido, Amy Pack empezó a viajar. Fue de esa manera que comenzó a sentir atracción por trabajar en los servicios británicos de inteligencia: el legendario MI6

Madrid, mediados de la década del 30. En los albores de la Guerra Civil Española, Amy Pack se tienta a realizar labores de espionaje. Ayuda a transportar suministros de la Cruz Roja al ejército franquista y coordina la evacuación de diplomáticos ingleses de la ciudad. Sus actividades terminan cuando se le acusa de ser espía de los republicanos, una falacia que se les atribuye a los celos de algunas mujeres al ver el arrastre de la señora Pack con los hombres.

En abril de 1937 se une oficialmente al servicio secreto británico partiendo en una misión a Varsovia, Polonia. El hecho de que su esposo Arthur le dijera que estaba enamorado de otra mujer le dejó un gran margen de acción para comenzar relaciones extramaritales, especialmente con oficiales de alto rango polaco. Estos vínculos le permitieron acopiar una gran cantidad de información política. Luego, en Praga, logra que un oficial alemán le entregara las nuevas fronteras de Europa que Adolf Hitler tenía en su cabeza.


La misión en Santiago

En mayo de 1938, el matrimonio Pack es trasladado a Chile. Arthur Pack es designado Agregado Comercial para la Embajada Inglesa, posición desde la cual el matrimonio puede acceder a los secretos de la élite chilena. Amy empieza a trabajar de periodista, escribiendo artículos en castellano y en su idioma materno. En su adolescencia había vivido algunos años en Santiago asistiendo a un colegio inglés de la élite.

A pesar de que Chile era un país pequeño y alejado para los ingleses, su influencia política para el resto de América Latina era vital para los intereses de los Aliados. El objetivo de Amy Pack era espiar a las embajadas alemana, italiana y japonesa, además de inmiscuirse con hombres de poder. La idea era saber cuáles eran las intenciones de apoyo del gobierno chileno en relación a los dos bloques que participaban en la guerra. En Chile había una relativa simpatía por el nazismo, ya que se le veía como una ideología que podía contrarrestar el comunismo, además de promover importantes avances económicos. La misión de Pack era también conseguir información sobre las eventuales intenciones de apoyo del gobierno chileno. En Inglaterra se temía que un apoyo de Chile a Hitler gatillaría una reacción en cadena pro nazi en América Latina.

Debido a los métodos usados por la señora Pack, los círculos de élite chilenos estaban impresionados con esta pareja liberal. Pero a esas alturas la unión era sólo una fachada para las actividades de inteligencia desarrolladas por Amy Pack.

A mediados de 1941, de hecho, ella parte sola a Washington, alertada de que el almirante italiano Alberto Lais se encontraba en esa ciudad. La mujer y el almirante se habían conocido en la capital norteamericana cuando la señora Pack era una adolescente, estableciendo una suerte de relación platónica. La idea era que Pack reflotara esos sentimientos para obtener los códigos secretos de la marina italiana. El éxito de la misión logró darle varias victorias a la armada británica en el Mediterráneo.

También se infiltró entre los personeros de la embajada francesa en Washington, que representaba al gobierno de Vichy, la parte de Francia que respondía al nazismo. Sacó gran cantidad de información del agregado de prensa, Charles Brousse, quien paradójicamente era anti-nazi. Con su ayuda pudo obtener los códigos de la marina francesa.

El seducido francés terminaría convirtiéndose en su marido. Poco antes, en 1945, la agente del MI6 se había enterado de que Arthur Pack se había suicidado. Terminada la guerra decide casarse con Brousse, con el que se va vivir a un castillo medieval en Francia, donde muere en 1963 de cáncer a la garganta.

"¿Avergonzada? No, en lo más mínimo", dijo la señora Pack una vez que sus días como espía habían terminado. "Mis superiores me dijeron que mi trabajo salvó a miles de vidas americanas y británicas... Me metí en situaciones de las que una mujer 'respetable' trata de abstenerse, pero las guerras no son ganadas por métodos respetables".




El MI6 usaba semen como tinta invisible durante la Primera Guerra Mundial

En junio de 1915, Walter Kirke, encargado de la inteligencia militar en Francia, ecribió en su diario que Mansfield Cumming, citado en el diario como 'C', el jefe del servicio de inteligencia británico estaba haciendo 'varios descubrimientos para conseguir tinta invisible en la Universidad de Londres'.

En octubre, anotó en su diario que 'había oído al jefe decir que la mejor tinta invisible era el semen', fluido que no reaccionaba a los métodos de detección usuales en la época. Además, el semen tenía la cualidad de que podía ser leído perfectamente.

Un miembro cercano a Cumming, Frank Stagg, aseguró que nunca vio a su jefe tan contento como cuando le dijeron que el semen no reaccinaba a los vapores de iodo.

Pero no todo fueron ventajas en este descubrimiento, ya que el agente que lo llevó a cabo tuvo que trasladarse porque se convirtió en el objeto de las burlas de sus compañeros.

A otro agente se le rogó que no almacenara "tinta" en una botella sino que usara esperma fresco "para cada carta", después de que sus colegas se quejaran del "olor pestilente" que desprendían sus cartas escritas con un "producto" rancio.




¿Por qué no se publican los nombres de los agentes?

Jeffery afirma que no puede entregar los nombres de los agentes involucrados en los casos que narra debido a que éstos aceptaron su trabajo en el entendido de que sus nombres quedarían protegidos a perpetuidad. Jeffery explicó que muchos documentos fueron destruidos, más por necesidad de espacio físico que por temor a que algunos secretos pudieran salir a la luz con el tiempo.






Acerca del autor: Jeffery Keith

Keith Jeffery, MRIA (Members of the Royal Irish Academy) es un historiador de Irlanda del Norte se especializa en historia Británica, y la historia de Irlanda. Después de haber obtenido su licenciatura, maestría y doctorado (1978) de la universidad de St. John's College, Cambridge, este último bajo la supervisión de John Andrew Gallagher, actualmente es el profesor de la historia británica de la Universidad Queen de Belfast.
En 1998, Jeffery Se desempeñó como profesor Lees Knowles en el Trinity College, Cambridge, y en 2003-4 del becario Parnell en Estudios Irlandeses en el Magdalene College de Cambridge.
También ha ocupado posiciones de visitante en la Universidad Nacional de Australia, la Australian Defence Force Academy y la Universidad de Deakin.
En 2005, fue comisionado por el Servicio Secreto de Inteligencia Británico (MI6) para escribir la historia autorisée para el centenario de la organización. Este trabajo está programado para su publicación en 2010.

Obras:
States of Emergency: British governments and strikebreaking since 1919 (London, 1983) (co-editor with Peter Hennessy)

The British Amy and the crisis of Empire, 1918–1922 (Manchester, 1984).

Northern Ireland since 1968 (Oxford, 1988) (co-author with Paul Arthur)

Men, Women, and War (Dublin, 1993) (co-editor with T. G. Fraser)

A military history of Ireland (Manchester, 1996) (co-editor with Thomas Bartlett)

An Irish empire? Aspects of Ireland and the British Empire (Manchester, 1996) (editor)

Ireland and the Great War (Cambridge, 2000)

The GPO and the Easter Rising (Dublin, 2006)

Field Marshal Sir Henry Wilson: a political soldier (Oxford, 2006)

The Secret History of MI6 (Penguin Press, 2010)




Download / Descarga:

The Secret History of MI6 1909-1949

Formato: Epub
Idioma: Inglés
Tamaño: 2.13 MB