Forofilo

El circo del futuro ha llegado

Desconectado FOROFILO

  • *****
  • 406
  • Sexo: Masculino
  • No confíes en nadie.
    • ForoFilo
El circo del futuro ha llegado
« en: Febrero 25, 2015, 03:48:07 pm »
El circo del futuro ha llegado


Los tiempos avanzan y el espectáculo debe continuar. Esta premisa, presente en el mundo de las lentejuelas, los domadores y los equilibristas, se ha mantenido fiel al circo durante sus 3000 años de existencia. En su primera etapa, según narran los antropólogos Blanchard y Cheska, acróbatas de la cultura mesopotámica "competían consigo mismos, con las fuerzas de la naturaleza y con sus compañeros de la tribu". Después llegaron los gladiadores, moles humanas a las que no les importaba acabar como merienda de las fieras. Superada esta cruel fase de 'circobasura' romana, y especialmente en el Renacimiento, artistas de todo tipo se asociaban en su itinerancia para tomar pueblo tras pueblo al grito de ¡Pasen y vean!

Hasta la llegada del conocido Circo del Sol, que trastocó nuestros conceptos circenses por su fabulosa elegancia, la carpa blanca y roja en la entrada del pueblo siempre nos había parecido bien. Los años pasaban, el pueblo se convertía en ciudad, pero el tenderete bicolor seguía allí sin que a nadie le extrañase. Excepto a Johnny Deep, coulrofobo sin remedio, los colores, las caras de los payasos, los domadores de leones, los trapecistas y los malabaristas siguen siendo artistas de los que ni nosotros ni la tradición queremos despedirnos. Dada la imposibilidad de competir con seres tan entrañables y respetados, los artistas de las nuevas tecnologías han tenido que esforzarse mucho para hacerse un hueco en el gremio circense. Y el resultado parece bastante espectacular.



AIR 2015: El primer circo mundial de drones

Ámsterdam ha sido la elegida para acoger el primer circo mundial de drones. El espectáculo ha sido bautizado como AIR 2015 y tiene previsto su estreno el próximo otoño. El látigo del domador será sustituido por un control remoto que manejará a la 'bestia' no tripulada para deleite de los espectadores. Un ejército de un centenar de drones se desplegará ante los ojos curiosos acompañados de música, proyecciones y todo tipo de efectos especiales. Según la declaración de intenciones de la web oficial del evento: "AIR permitirá experimentar una gran variedad de bailes y batallas, carreras y láseres, circos, ilusiones y, sobre todo, la magia de cientos de drones".


El espectáculo podrá disfrutarse en el Amsterdam Arena. Allí, los drones serán escoltados por las fuerzas aéreas holandesas, que velarán por la seguridad del show. Asimismo, las aeronaves tendrán totalmente prohibido volar por la zona exterior del recinto.

Con esto, nadie puede negar que la moda de los drones ha venido para quedarse. Primero fueron las carreras de competición. Después llegaron las ideas de usarlos como mensajeros o, incluso, camareros. Saltaron al mundo del porno y también del cine, llegando a tener su propio festival cinematográfico. Son bien vistos como compañeros robóticos por equipos de emergencias o cuerpos de seguridad y tienen aterrorizado a medio planeta por si un día les da por sublevarse y aniquilarnos. Estaba claro que su entrada en el circo era solo una cuestión de tiempo.



Una cadena de restaurantes utiliza drones a modo de camareros

Los establecimientos de Timbre Group en Singapur planean utilizar drones para servir la bebida y la comida en todos sus locales para finales de 2015


La cadena de bares y restaurantes musicales Timbre Group, de Singapur, ha empezado a utilizar drones voladores para servir platos y bebidas, según ha informa la publicación International Bussiness Times (IBT).

Según fuentes de la compañía, con la decisión pretenden que su personal dedique menos tiempo a repartir comida y bebida, y se centre en la interacción con los clientes. La utilización de los drones respondería a las dificultades para contratar a personal extranjero en Singapur.

"Nos dimos cuenta de que estábamos gastando un montón de tiempo en la distribución de alimentos y había un embudo que estaba afectando a la experiencia del cliente", ha declarado a IBT el director general de Timbre, Edward Chia.



Timbre ha recurrido a los drones Infinium-Serve de la start-up Infinium Robotics, unos robots voladores controlados de forma centralizada, capaces de cruzarse en espacios reducidos sin chocar entre ellos.

Los drones vuelan a una altura superior al de una persona de pie, pero sin sobrevolar las cabezas de la clientela para evitar accidentes como el sucedido hace unos meses en Nueva York [link en inglés], cuando un dron impactó contra el rostro de una mujer provocándole cortes en la nariz.

En Singapur está regulado el uso de drones en espacios abiertos, pero no así en locales con techo. "El gobierno de Singapur está promoviendo e invirtiendo en tecnologías como esta, que podría dar lugar a un aumento de la productividad", ha declarado Chia.

Según el artículo de IBT el director general de Timbre estima que el uso de drones voladores ofrecerá a la compañía un 25 % de aumento de la productividad, aunque su objetivo no sería ahorrar costes en mano de obra, sino optimizar el rendimiento de la que ya tiene.

Está previsto que Timbre utilice camareros-dron en todos sus restaurantes en el último trimestre de 2015.



“Drone boning”, una película porno de arte hecha con drones (NSFW)

El porno es filmado por robots voladores para tener tomas aéreas hermosas. :)


Hay veces en que la tecnología eleva un género a una siguiente dimensión en cuanto a su capacidad de expresión estética –y si bien en ocasiones ahoga su narrativa suplantándola por la mera aparatosidad técnica, cuando se trata de una forma que carece totalmente de narrativa, como el porno, el efecto es altamente bienvenido. Este es el caso del porno filmado con drones que estrena la productora Ghost Cow: Drone boning, una épica y sutil seguidilla de actos sexuales en la naturaleza filmados desde las alturas con hipnóticos acercamientos y alejamientos que nunca llegan al explícito close-up al cual nos tiene acostumbrados la industria del porno. Poesía erótica filmada por robots voladores.

Drone boning nos muestra una versión más elegante de una corriente del porno que busca llevar a la audiencia la fantasía del retorno a la naturaleza, una cópula entre divina y animal, donde el tálamo erótico son las flores, las montañas, el mar, a su vez aumentados por las tomas aéreas que evocan la estética de las imágenes satelitales de planos abstractos o de gran simetría geométrica. Los cuerpos sin rostro se pierden en la inmensidad con el acto apenas reconocible pero poderoso de su cópula. Y sí, el amor (aunque sea filmado por drones) es un acto político.

Según el director Brandon LaGanke, la inspiración de este majestuoso corto que lo mismo entra en la clasificación de “earthporn” con los videos de National Geographic o algo así, es explorar la noción de que los drones pueden ser usados para “hacer porno y no la guerra”, con una aplicación artística y conceptual más interesante que sólo violar la privacidad de los ciudadanos o invadir de manera deshumanizada con sus ataques aéreos. Sin duda, una excelente idea; sólo faltó hacer como el proyecto de porno eco-consciente Fuck For Forest, que utiliza sus ganancias para salvar el bosque.

Por cierto, las parejas que aparecen en Drone boning no son actores; son voluntarios que respondieron a una convocatoria.