Forofilo

Kasparov vs. Deep Blue - La conflictiva relación hombre máquina

Desconectado FOROFILO

  • *****
  • 406
  • Sexo: Masculino
  • No confíes en nadie.
    • ForoFilo
La disputa Kasparov vs. Deep Blue
La conflictiva relación hombre máquina
Iván Adaime

Dígame si era de verdad o si lo creó usted.
Nathaniel Hawthorne


Confesemos humildemente que la invención no
consiste en crear algo de la nada, sino del caos;
hay que contar ante todo con los materiales,
porque la invención puede dar forma a
sustancias confusas, amorfas, pero no puede
producir la sustancia misma.

Mary W. Shelley


1 INTRODUCCIÓN. PROPÓSITOS DEL TRABAJO

El objetivo del presente trabajo es tratar de dar cuenta de la relación entre el
hombre y las máquinas a partir de un hecho puntual: la victoria de Deep Blue
sobre Kasparov.

Cuando, en mayo de 1997, Deep Blue le ganó un match de ajedrez al
campeón mundial Garry Kasparov se empezaron a agitar viejas discusiones en
todos los ámbitos sociales, tanto académicos, científicos o en la vida cotidiana.
Cuestiones como la superioridad o no de las máquinas, el control sobre la
propia creación, lo propio o distintivo del hombre o los alcances de la
inteligencia ganaron la tapa de los diarios y las discusiones especializadas.
¿Por qué provocó tanto revuelo la victoria de este programa? ¿Qué
fantasmas agitó? ¿Por qué, por ejemplo, la victoria del automóvil sobre el
hombre, en términos de velocidad, no provocó titulares catástrofe en los
diarios? ¿Qué significa para el hombre ser vencido en un juego de ajedrez?

Hay principalmente dos cuestiones alrededor de este hecho que generaron
la discusión. La primera hace referencia a la ya clásica pregunta: ¿Pueden
pensar las máquinas?. Esta problemática de importancia tiene un arraigo que
trasciende al nacimiento de la cibernética y a su desarrollo técnico1.
Se trata deuna cuestión que alcanza status filosófico y cognitivo (Dreyfus, 1993; Dennet,
1993; Gardner, 1988).

Hay otro posible eje de disputa y es aquél que hace referencia al temor que
provocan las innovaciones tecnológicas que el hombre crea. Se trata, ni más ni
menos, del Mito de Frankenstein. En este terreno, la relación hombre máquina
se transforma en una relación delicada e inestable que pone en discusión el
papel del hombre en el mundo. ¿Hasta dónde puede llegar el hombre en su
afán creador? ¿No estará infligiendo una ley no escrita?. Esta cuestión también
supone un tiro por elevación al papel de la ciencia y su rol transformador2.
Sin embargo, a la par de las críticas y de los temores que provocan los
cambios tecnológicos, también surgen posturas opuestas, que buscan
profundizar y extender la fusión hombre-máquina. Un representante extremo
de esta postura es Hans Moravec, para quien las máquinas representan una
forma evolutiva superior a la del homo sapiens. La fusión del hombre y la
máquina supone la génesis de una forma de vida posthumana o más que
humana (Dery, 1998; Piscitelli, 1996). Este nuevo eslabón en la cadena
evolutiva, que implica el abandono del cuerpo en busca de la longevidad y la
sabiduría, está presente en las premoniciones y trabajos de Moravec tanto
como en el movimiento Extropy. ¿Será, como afirma despreocupadamente
Marvin Minsky (1994), que nos iremos transformando, por decisión propia, en
máquinas?

A favor o en contra, con deseo o con temor, la reacción a la tecnificación
creciente se trata de un fenómeno cultural que puede decirnos mucho acerca
de la manera en que nos relacionamos con las máquinas y sobre la forma en
que impactan los cambios tecnológicos en la vida cotidiana. El análisis de
estos temores y deseos, muchas veces manifestados a partir de una
herramienta doméstica como la computadora, puede ser uno de los aspectos
de relevancia para tratar de dar cuenta de la relación hombre máquina a fin de
siglo y del impacto cultural de tecnología —las maneras en las que la
tecnología se imaginó, representó, se deseó y/o resistió—.

El enfrentamiento entre Kasparov y Deep Blue, será tomado como un hecho
sintomático y catalizador de buena parte de estas discusiones. Para analizarlo
será preciso partir de un marco teórico que dé respuestas a la relación
antropológica y cultural que se establece entre el hombre y la tecnología. Por
supuesto hay otros posibles ejes de análisis que son de gran interés como, por
ejemplo, el epistemológico3. Sin embargo tomar este aspecto sería exceder los
 límites y objetivos del presente trabajo. Además de los planteos teóricos, será
de gran utilidad considerar la representación social de la tecnología en algunas
manifestaciones de la literatura y la cultura popular, por su valor paradigmático,
explicativo y cristalizador de representaciones.

Los cambios tecnológicos actuales pueden servir para un análisis
retrospectivo del significado cultural de tecnología. Estamos en medio de una
transición económica, política, y cultural que puede tener un alcance tan vasto
como la Revolución Industrial y tan a largo plazo como la emergencia de la
imprenta. Al contrario de estas transiciones tecnológicas más tempranas, la
presente amenaza con producirse en un menor lapso temporal —aunque de
amenazas no concretadas está plagada la historia humana—, y tal vez por ello
sea necesario desarrollar algunos intentos de comprensión teórica.

Apropiándonos de lo expresado por Mark Dery (1998) en el prólogo de
Velocidad de escape, podemos asegurar que el presente trabajo “trata menos
de tecnología que de las historias que nos contamos a nosotros mismos sobre
tecnología y las ideologías que se ocultan en esas historias: la política del
mito”.




« Última modificación: Febrero 21, 2015, 07:14:29 am por C1R »