Forofilo

Quienes más temen a las enfermedades son más propensos a elegir el autoritarismo

Desconectado FOROFILO

  • *****
  • 407
  • Sexo: Masculino
  • No confíes en nadie.
    • Ver Perfil
    • ForoFilo

Aquellos que más temen a las enfermedades son más propensos a preferir regímenes autoritarios



El covid-19 ha desencadenado una pandemia de medidas restrictivas en la población. Los confinamientos y los mandatos de enmascaramiento se están generalizando. Los libertarios han denunciado a viva voz las estrategias de contención del covid-19 como draconianas. Sin embargo, los psicólogos evolucionistas sostienen que las reacciones a favor de las restricciones gubernamentales son la norma en ambientes donde el público teme la contaminación. Según la teoría del estrés parasitario popularizada por Randy Thornhill y Corey Fincher, las sociedades con alta prevalencia de enfermedades apoyan más las políticas autoritarias. Esto no es sorprendente porque para prevenir las transmisiones los expertos suelen recomendar que se limite el movimiento. Debido al miedo, los ciudadanos tendrían un interés personal en promover políticas que afirmen disminuir las infecciones. Asimismo, la aversión a contraer covid-19 ha obligado a muchos a abogar por políticas histéricas. Para los antropólogos interesados en analizar la teoría del estrés parasitario, el covid-19 es un caso de estudio perfecto.

Murray, Schaller y Suedfeld (2013), en su debate sobre la relación entre los patógenos y el autoritarismo, aclaran la importancia de los mecanismos de control de enfermedades en las sociedades ricas en gérmenes. «Debido a que muchos parásitos causantes de enfermedades son invisibles, y sus acciones misteriosas, el control de enfermedades ha dependido históricamente de manera sustancial de la adhesión a prácticas de comportamiento ritualizadas que redujeron el riesgo de infección. Por lo tanto, los individuos que disienten abiertamente de estas tradiciones de comportamiento, o que simplemente no se ajustan a ellas, representan una amenaza para la salud propia y la de los demás». Desafortunadamente, como ha demostrado el covid-19, la gente está dispuesta a someterse a los rituales aunque no tengan un impacto discernible en la disuasión de las transmisiones. Uno debe aparentar que está cumpliendo con la multitud o se enfrenta a la expulsión. Los humanos son criaturas emocionales, y por lo tanto dan primacía a los gestos simbólicos. Por ejemplo, recientemente los investigadores señalaron que «no hay pruebas directas que indiquen que el uso de una máscara pública proteja al portador o a los demás». Sin embargo, a pesar de la escasez de pruebas a favor del uso de máscaras, los investigadores abogaron por su uso en nombre de la solidaridad de grupo: «Dada la gravedad de esta pandemia y la dificultad de control... sugerimos apelar al altruismo y a la necesidad de proteger a los demás».

La conformidad ciega con la opinión pública también es evidente cuando los analistas recomiendan los mandatos de enmascaramiento después de admitir que «pueden estar lejos de ser suficientes para evitar un aumento de nuevas infecciones». Aunque la evidencia no apoya las medidas de contención como los mandatos de enmascarar y los confinamientos, siguen siendo bastante populares entre la intelectualidad.

Sin embargo, este patrón es consistente con la teoría del estrés parasitario. Para algunos, los costos de tolerar la disidencia en un ambiente compatible con las enfermedades son demasiado onerosos, por lo que los contrarios suelen ser vistos como una amenaza para la sociedad. Por lo tanto, en la era de los covid 19 las ideas contrarias a la ortodoxia imperante serán castradas.

Por ejemplo, escribiendo en The Spectator, Fraser Myers expone a Google por censurar la Gran Declaración de Barrington:

La declaración de Great Barrington fue encabezada por Martin Kulldorff de la Facultad de Medicina de Harvard, Sunetra Gupta de la Universidad de Oxford y Jay Bhattacharya de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. La declaración estaba destinada a causar controversia por ir en contra del consenso político mundial, que sostiene que los cierres son la clave para minimizar la mortalidad de Covid-19. En cambio, los firmantes sostienen que los jóvenes, que corren un riesgo mínimo de contraer el virus, deberían poder vivir sus vidas sin impedimentos, mientras que los recursos se dedican a proteger a los más vulnerables. Pero por hacer este argumento, la declaración ha sido censurada. El gigante de la tecnología Google ha decidido que el punto de vista de estos científicos debe ser encubierto. La mayoría de los usuarios de países anglófonos, cuando busquen en Google la «declaración de Great Barrington», no serán dirigidos a la declaración en sí misma, sino a artículos que son críticos con la declaración, y algunos que equivalen a poco más que una difamación de los firmantes.

Además, numerosos ejemplos sugieren que el covid-19 se está aprovechando como justificación del autoritarismo. Considere la perspicaz observación de Steven Simon en un artículo para la revista Survival:

Al iluminar la utilidad de COVID-19 para los que se dedican a la captación de poder, los observadores han tendido a señalar tres casos: Israel, Hungría y Filipinas. En Israel, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu ha sido acusado de manipular los temores de pandemia para retrasar su enjuiciamiento por cargos de corrupción, cerrando los tribunales, frenando a su oponente centrista, Benjamin Gantz, e intensificando la vigilancia electrónica de la sociedad israelí. En Hungría, el Primer Ministro Viktor Orbán ha citado la crisis para extraer de una legislatura de tendencia derechista poderes notablemente amplios para reprimir la disidencia. Y en Filipinas, el Presidente Rodrigo Duterte, tras haber manejado mal la respuesta a la pandemia, ha pasado a anular las críticas y ha impuesto duramente las normas de cuarentena y toque de queda, ordenando que los infractores sean asesinados a tiros.

Del mismo modo, como nos recuerdan Zmigrod y otros (2020), los cambios provocados por las pandemias suelen ser a largo plazo: «La prevalencia histórica de los patógenos todavía predice las actitudes ideológicas contemporáneas, por lo que si el Covid-19 eleva el atractivo de las ideologías autoritarias, los efectos podrían ser duraderos». El Covid-19 ha alimentado los sentimientos autoritarios, y los residuos permanecerán mucho tiempo después de que hayamos descubierto una vacuna. Basándose en el entorno actual, las medidas pueden ser más estrictas. Por lo tanto, la única opción disponible para los defensores de la libertad es ser un baluarte contra la tiranía oponiéndose firmemente a las violaciones de los derechos humanos en nombre de la prevención del Covid-19.

Author:
Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).


Fuente: https://mises.org/es/wire/aquellos-que-mas-temen-las-enfermedades-son-mas-propensos-preferir-regimenes-autoritarios
« Última modificación: Diciembre 14, 2021, 08:33:23 pm por FOROFILO »