Forofilo
Mayo 07, 2022, 05:42:38 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                ASÍ ES EL PATRIARCA KIRIL, LÍDER DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA Y
          "METROPOLITANA DEL TABACO", QUE VE A PUTIN COMO UN "MILAGRO DE DIOS"

 
Kiril, cuyo padre supuestamente bautizó al de Putin, dice que Rusia "solo ha defendido sus fronteras".


El Patriarca Kiril, líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, quien considera la elección de Vladimir Putin como un milagro de Dios.
El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), Kiril, es un pilar clave y defensor a ultranza del sistema creado por el presidente ruso, Vladímir Putin, y ahora candidato a las sanciones de la Unión Europea (UE) por su apoyo a la invasión rusa a Ucrania.

"No queremos combatir con nadie, Rusia nunca ha atacado a nadie. Maravilla que un poderoso y gran país no haya atacado a nadie, solo ha defendido sus fronteras", ha dicho el jerarca ortodoxo en plena marcha de la campaña militar en el territorio ucraniano.

Kiril, cuyo padre supuestamente bautizó al de Putin, tiene todas la papeletas para convertirse en el primer cabeza de una Iglesia con decenas de millones de feligreses sometido a sanciones internacionales.

Una familia perseguida

"El Patriarca tomó personalmente la decisión de ser uno de los ideólogos del sistema político creado por Putin", ha dicho el teólogo Serguéi Chapnin, que trabajó durante quince años para el Patriarcado de Moscú.

En su opinión, Kiril se ha convertido en uno de sus principales aliados del jefe del Kremlin "hasta el punto de justificar la guerra en Ucrania".

"Quisiera recordar a los autores de la iniciativas sancionadoras que el patriarca de Moscú y toda Rusia Kiril proviene de una familia que durante decenios fue perseguida por su fe durante la beligerante herejía comunista", afirmó Vladímir Legoida, uno de los portavoces de la IOR, en su canal de Telegram.

Agregó que "hay que desconocer totalmente la historia de la Iglesia ortodoxa para intentar intimidar a su clero y sus creyentes con la inclusión en ciertas listas", en relación con las presuntas sanciones que podrían serle impuestas.

Un camino de escándalos

Nacido el 26 de diciembre de 1946 con el nombre secular de Vladímir Gundiáyev, Kiril fue entronizado en 2009.

Su trayectoria no ha estado exenta de escándalos: en 1997, cuando a la sazón era metropolita de Smolensk y Kaliningrado, el periódico Moskovski Komsomoletsk publicó un artículo sobre la licencia concedida a la IOR para importar libre de impuestos tabaco y alcohol, en el que se llamaba a Kiril el "metropolita del tabaco".

El futuro patriarca no se querelló ni contra el diario ni contra el periodista para evitar, según afirmó el metropolita Iliarión, entonces obispo de Viena y Austria, un escándalo que dañaría aún más a la Iglesia.

La importación libre de impuestos de tabaco y alcohol fue un privilegio que concedió a la IOR el Gobierno del primer presidente la Rusia postviética, Boris Yeltsin, para compensarle las pérdidas que sufrió durante el período comunista, del que finalmente se beneficiaron numerosos intermediarios.

Un reloj de 30.000 €

Un regalo, un reloj de pulsera que había recibido hacía unos años, volvió a situar a Kiril en 2009 en el foco de la prensa por motivos ajenos a los religiosos. Durante una visita pastoral a Ucrania la prensa local reveló que se trataba de un Breguet que cuesta la friolera de 30.000 dólares.

Kiril, quien hizo votos de pobreza cuando tomó los hábitos de monje, insistió en que la fotografía publicada por la prensa ucraniana fue un montaje y que con su indumentaria no puede usar reloj de pulsera durante los servicios religiosos.

Pero la misma imagen, con el reloj de marras, fue publicada en a página web oficial del Patriarcado de Moscú. Nada más difundirse la fotografía, esta fue retirada por los administradores de la página.

La polémica quizás no hubiera ido más allá si no hubiera sido por que volvieron a publicar la imagen, en esta ocasión retocada: sin el reloj, pero se observaba claramente su reflejo en el barniz de la mesa donde el patriarca apoyaba su brazo.

Putin, un "milagro de Dios"

El año pasado, Putin, que se confiesa creyente ortodoxo, impuso a Kiril la orden de San Andrés, la mayor distinción del país.

"Somos conscientes de que vivimos en un país feliz (...). Hoy Rusia avanza por su senda histórica con una gran reserva de solidez", dijo la cabeza de la IOR al agradecer la distinción.

Kiril nunca ha escatimado elogios para Putin: en 2012 calificó la elección de Putin como un "milagro de Dios" y al propio mandatario como "el único defensor del cristianismo en el mundo".

Tomado de:
https://www.20minutos.es/


 [Comentar este tema

Abril 15, 2022, 07:17:00 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                  LA GUERRA RUSIA-UCRANIA. ENTREVISTA REALIZADA AL ANALISTA POLÍTICO,
                                               DOCTOR ALBERTO ROTETA DORADO.
                                                           Segunda Parte.
                          Por: Guillermo Milán, director de Cuba democracia y vida.




Estocolmo. Suecia.- Cuba democracia y vida presenta la segunda parte de una entrevista al analista político y colaborador especial de esta página, Doctor Alberto Roteta Dorado, cuyos escritos son siempre muy bien recibidos por los lectores de nuestro sitio, así como por los cientos de seguidores de su Blog personal en Forofilo.net, y otras páginas como Patria de Martí, Baracutey Cubano, etc.

(GM) ¿Cree usted que el ejército ruso, bajo el mando de Vladimir Putin, esté cometiendo crímenes de guerra y de lesa humanidad? ¿Los hechos de Mariúpol, Bucha y Makariv pueden ser considerados como genocidios?

(Dr. ARD) Vamos a tratar de manera separada las dos preguntas; aunque ambas tienen un denominador común, lo que no significa precisamente que desde el punto de vista conceptual sea lo mismo un crimen de guerra que un genocidio. Sin duda Vladimir Putin al frente del ejército ruso está cometiendo crímenes de guerra y de lesa humanidad. No solo lo creo yo, sino casi la totalidad de la comunidad internacional. En este tema, como sucede con lo de los supuestos triunfos de Rusia, hay una campaña de desinformación dentro de la propia Rusia, cuyo régimen totalitario ejerce el control sobre los medios de comunicación y ha arremetido violentamente contra los que se han pronunciado como defensores de la paz y cese de la invasión a Ucrania. Más del 80% de las edificaciones de Mariúpol están destruidas por los bombardeos rusos; los residentes que quedan en ella, cuya estimación se encuentra entre 100.000 y 160.000, no disponen de agua, gas, electricidad, ni productos de primera necesidad. En esta ciudad fantasma yacen más de 1.200 cadáveres. Estas cifras solo se limitan al caso de Mariúpol. Con estos elementos podemos referirnos a la categoría de crímenes o delitos de lesa humanidad, toda vez que, conceptualmente, en dicha categoría se incluyen aquellos delitos en los que el perjuicio se inflige como parte de un ataque que puede ser generalizado o sistemático contra una población civil o un extenso grupo poblacional de la misma. Los perjuicios incluyen la muerte, las violaciones, deportaciones, desapariciones, sometimiento a formas de esclavitud, etc. Creo que en el caso de Mariúpol se puede aplicar sin temor a equivocarnos el término delito o crimen de lesa humanidad, toda vez que tenemos a un grupo poblacional civil extenso que ha sido atacado, y no solo atacado, sino que se ha conseguido el exterminio de más de mil personas, así como el sometimiento forzado a la inmovilidad y la supresión de las necesidades elementales con el agua, la alimentación y la protección del frío. Esta población civil ha sido atacada por razones de naturaleza política, esencialmente, aunque si profundizamos en los móviles de Putin podemos vislumbrar algo más allá de este hecho. Téngase presente que se trata de un odio desencadenado por motivos de tipo étnico, racial, histórico y cultural. Lo que el asesino de Putin está cometiendo contra el pueblo ucraniano va más allá que la supuesta “defensa” por lo que el cree puede ser una amenaza a la seguridad nacional rusa. Esta es una idea descabellada, carente de sentido, es tan solo el pretexto para volcar toda su maldad y su odio acumulado. Es por estos motivos, o sea, las cuestiones étnicas, culturales y raciales, por lo que en la primera pregunta que me ha hecho traté de ahondar en los antecedentes históricos. Putin, y muchos que como el se creen superiores, consideran al resto de las naciones que otrora integraron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, parte inseparable de Rusia, y no solo esto, sino que las consideran inferiores desde el punto de vista étnico, histórico y cultural. Esto es aplicable no solo a Ucrania, que es la nación del momento, sino a todas las naciones que integraron la URSS, de modo muy especial aquellas que como Ucrania, Letonia, Lituania, Estonia, etc. asumieron dignamente el verdadero sentido de su independencia al desprenderse definitivamente de Rusia, al abrirse al mundo occidental y alejarse de Rusia, a no depender de las limosnas de Rusia, y considerando todos estos elementos podemos concluir que, efectivamente, se trata de delitos de lesa humanidad, de modo particular los que han tenido lugar el Mariúpol, aunque al finalizar la contienda, y se puedan determinar con exactitud muchas más acciones similares, se pudiera extender la aplicación de dicha categoría a otros puntos del país. Los 132 cadáveres con huellas de torturas encontrados recientemente en la ciudad de Makariv, en las cercanías de Kiev, es otro ejemplo concreto en este sentido. El Ministerio de Defensa de Ucrania se ha referido a ellos como crímenes de guerra, una categoría que tiene muchos elementos en común con la anterior, o sea con delitos de lesa humanidad, pero que es más específica para asuntos bélicos propiamente dichos, en este sentido, de acuerdo con el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, podemos considerar que los actos cometidos en estas dos ciudades ucranianas, a las que me he referido, son al propio tiempo crímenes de guerra, por cuanto fueron acciones dirigidas de modo intencional contra bienes civiles que no pueden ser bajo ningún concepto objetivos militares, además de haber atacado y exterminado a miembros de la población civil. Si a esto se añade que se encontraron pruebas de torturas en los 132 cadáveres de Makariv estamos en presencia de otro elemento incluido en el amplio acápite de crímenes de guerra del Estatuto de Roma, esto es, la tortura y los tratos inhumanos; aunque la tortura por definición se incluye también en las definiciones de delito de lesa humanidad. Hace apenas unas horas Karim Khan, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, CPI,  durante su visita a la ciudad de Bucha, aseguró que existen motivos razonables para creer que se hayan cometido crímenes de guerra en Ucrania, igualmente expresó de modo categórico que “las evidencias hablarán por sí solas”. También el canciller de Austria, en discusión directa con Vladimir Putin hace unos días, se refirió a los serios crímenes de guerra de Bucha y otras localidades. Recordemos que hasta el presente, según declaraciones de la fiscal general de Ucrania, hay más de 1.200 personas muertas solo en la región de Kiev, igualmente hizo énfasis en las 5.600 investigaciones abiertas por presuntos crímenes de guerra, incluida la barbarie de Bucha. El empleo de sustancias químicas durante uno de los ataques a la población de Mariúpol es otro elemento en discusión actualmente, lo que, de demostrarse, pasará también a la lista de acciones consideradas como crímenes de guerra según las definiciones de Estatuto Romano de la CPI.


Las destrucciones de edificaciones civiles, masacres humanas, torturas y hasta la posible utilización de agentes químicos en diversos puntos de Ucrania serán hechos investigados por la Corte Penal Internacional.

Vamos a la segunda parte de la pregunta, una pregunta en sí, aunque en relación directa con esta primera parte, me refiero a la idea de si los hechos de Mariúpol, Bucha y Makariv pueden ser considerados genocidios. El análisis político se debe hacer siempre sustentado en bases sólidas, dejando a un lado las preferencias, simpatías, etc. de lo contrario vamos directo a la posibilidad de sesgos. No me corresponde afirmar si se trata de genocidios lo que hasta el momento se tiene demostrado en Ucrania; pero tampoco me corresponde ser demasiado conservador y esperar a que las autoridades encargadas de definir estas cosas lo hagan. Voy a remitirme a las palabras de Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, quien recientemente utilizó por primera vez desde el inicio del conflicto el término genocidio y no crímenes de guerra, como ya lo había hecho de manera reiterada. Biden afirmó que se trata de un verdadero genocidio lo que está teniendo lugar en Ucrania; aunque aclaró que la última palabra la tendrían las cortes para determinar su las acciones de Rusia constituyen un genocidio, lo que me parece muy acertado, o sea, ha dado su criterio con firmeza, y luego se muestra más conservador en este sentido, sin dejar de afirmar la idea del genocidio. Yo creo firmemente que se trata de un verdadero genocidio. Según el Estatuto de Roma de 1998, el genocidio consiste en cometer actos orientados a destruir total o parcialmente un grupo nacional, étnico, racial o religioso. Los actos que pueden constituir genocidio son matanzas, lesiones graves a la integridad física o mental, someter a las víctimas a unas condiciones que puedan destruirles físicamente —por ejemplo obligándoles a abandonar sus casas o negándoles el alimento—, impedir el nacimiento de miembros del grupo a través prácticas como la esterilización forzosa, y trasladar a niños a otro grupo. Sucede que esta definición conceptual resulta un tanto ambigua, toda vez que es difícil trazar los límites de destrucción parcial, así como el sometimiento de las víctimas a ciertas condicionantes. Esto ha originado que el término se emplee de manera inadecuada por políticos, organizaciones, activistas, etc., y al propio tiempo que la Corte Penal Internacional sea demasiado conservadora acerca de iniciar procesos en los que se incluyan a líderes políticos como responsables directos o indirectos de acciones que en realidad las podemos percibir como verdaderos genocidios. Si analizamos detenidamente el concepto de genocidio veremos que lo sucedido en la ciudad de Mariúpol es un ejemplo clásico de lo que podemos definir como genocidio. Se trata de un grupo nacional al que se ha agredido despiadadamente, con premeditación y alevosía. Se trata de una verdadera matanza a un sector poblacional, y luego a los sobrevivientes se les ha forzado a permanecer refugiados sin posibilidad de acceso a alimentos, agua, electricidad, y de demostrarse, también a la acción de agentes químicos, como ya comenté antes. Aquí se cumple la idea del sometimiento grupal a condicionantes que los pueden destruir físicamente, independientemente del efecto que desde el punto de visto psicológico están siendo sometidas las miles de personas que aún permanecen en estas precarias condiciones. Esto es solo un ejemplo, téngase presente los actos criminales en la ciudad de Bucha, los que, por definición, son crímenes de guerra, cuando se analiza el fenómeno de manera aislada, esto es, de manera específica para este sitio, para este espacio. Sin embargo, no se puede descontextualizar lo que forma parte de un todo, de un fenómeno de carácter nacional, y Bucha, Mariúpol y otros pueblos en menor medida, forman parte de esa gran nación que es Ucrania, en la que se están cometiendo los más terribles crímenes. Estoy convencido que Vladimir Putin será juzgado y sentenciado, en su momento, será sentenciado como lo que realmente es: un criminal, un asesino sin escrúpulos, un ser que ha perdido sus principios, si es que los tuvo alguna vez. Ya sabes que no soy de palabrotas e insultos, eso se lo dejamos a los “famosos” influencer que tanto gustan en la actualidad; pero en estas últimas palabras mías va el mensaje de lo que realmente es este señor y que usted, como director-editor me dio luz verde para decir lo que quisiera, incluida alguna palabrota contra Putin.

Sé que me he extendido demasiado, pero su pregunta se las trae. Incluir en un mismo punto temas tan polémicos y difíciles como Crímenes de guerra, delito de lesa humanidad y genocidio es todo un reto.

(GM) A través de la historia siempre se ha tenido muy presente la opinión y la actitud en sí de la Iglesia Católica, mediante su máximo representante, la figura del Papa. Francisco, el Papa actual, es un personaje demasiado controversial dadas las múltiples muestras de su simpatía con líderes y gobiernos de izquierda. ¿Cómo ve usted la participación del Papa Francisco en este grave conflicto?

(Dr. ARD) Francisco se está comportando como suele hacer casi siempre ante los grandes conflictos políticos. Se remite a la idea de la oración necesaria, según su opinión, y dedica unas frías y breves palabras en alguna de sus homilías o sermones. En el caso de la guerra Rusia-Ucrania no ha sido diferente. En su reciente homilía, durante la celebración del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro, propuso una tregua durante la Pascua, pero no para retomar los combates, sino para que llegue la paz. Con esto queda bien con los seguidores de la iglesia. Muy lírico, muy poético, pero al final tengamos presente que ha evitado referirse a Rusia, y aún más, de emitir algún juicio contra Vladimir Putin; independientemente de que se ha ofrecido para las negociaciones en torno a la paz. Hace algunos años, cuando vivía en Estados Unidos, hacia el final del 2016 se publicó en CubaNet un escrito mío con el título: “comunistas y cristianos, la nueva utopía del Papa”. En este escrito cité textualmente las palabras de Francisco para una entrevista en una revista italiana, en la que se le preguntó acerca de su posible comunión con las ideas de tipo marxistas. Para asombro de todos el Papa expresó que su respuesta siempre había sido que, en todo caso, eran los comunistas los que pensaban como los cristianos. “Cristo habló de una sociedad donde los pobres, los débiles y los excluidos puedan decidir. El pueblo, los pobres que tienen fe en el Dios trascendente son los que tienen que ayudar a lograr la igualdad y la libertad”, citando parte de las palabras del Sumo Pontífice. Es cierto que las palabras atribuidas a Jesús, el Cristo, según el evangelio de Mateo, demuestran la grandeza de aquel que, despojado de las trivialidades terrenales, supo ofrecer un mensaje edificante, muy distinto a los conceptos de los comunistas y cristianos actuales: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”; pero esto es una cosa y otra bien diferente es que se asocie el mensaje del Cristo Redentor, que por estos días rememoramos durante la Semana Santa, a las disparatadas y aberradas concepciones de los comunistas. Después que conocí el pensamiento de Francisco, y específicamente mediante esta idea de que“son los comunistas los que piensan como los cristianos”, supe que cualquier cosa sería posible si de Francisco se trataba. No expreso nada más en torno al asunto porque no me corresponde juzgar, ni herir susceptibilidades, ni atacar a quien, se supone, sea el “representante” de Dios en la tierra. Creo que con mi silencio queda dicho todo.    

(GM) ¿Por qué precisamente Ucrania y no Moldavia, Lituania, Letonia o Estonia?

(Dr. ARD) Esta pregunta está en relación directa con la primera interrogante de la primera parte que ya se publicó antes. Hay que ir a los antecedentes dentro de un  contexto histórico que, lamentablemente, ha pasado por momentos muy duros, hasta el punto de hacer depender a Ucrania de la desaparecida URSS, de la que fue parte mientras se mantuvo el comunismo soviético. Pero, independientemente de esto, Ucrania es la joya ambicionada por Putin. Su situación geográfica es favorecedora para acceder directamente a Rusia, y esto es algo que tiene a Putin con los nervios de punta. Su obsesión ha llegado a límites, la idea de posibles ataques al actual imperio ruso, al parecer, ha pasado demasiado por la enfermiza mente de Putin, y Ucrania es el sitio estratégico para esas imaginativas escenas de ataques del mundo occidental. Es el lugar por donde se han logrado concretar varias invasiones que han pasado Rusia, desde los tiempos de Napoleón, hasta los nazis. Por otra parte, en Ucrania se concentra la mayor población ruso-parlante fuera de Rusia, algo que tiene sus orígenes en un pasado convulso, muy anterior a la etapa comunista. Con la caída del Hetmanato en 1764, la mayor parte de la actual Ucrania (norte, sur y este) quedó bajo el dominio del Imperio ruso, y el idioma ucraniano fue discriminado sobremanera, experimentando luego un ligero y breve renacer tras la independencia de Ucrania. No obstante, con la etapa de rusificación cultural emprendida durante la época del comunismo, nuevamente el ucraniano sufrió persecución, quedando degradada su condición, y esto, aunque parezca absurdo, es otro elemento más que hace que una mente maligna y enferma como la de Vladimir Putin, considere a los ucranianos parte de su actual imperio, hasta por el simple hecho de que el 30% de la población del país hable el ruso como lengua nativa, cifra que alcanza récord en Crimea con más de 77% de su población hablando el ruso. A estos elementos históricos y geográficos hemos de añadir sus riquezas naturales. No por gusto le llaman el granero de Europa. Ucrania se sitúa, junto a Rusia, entre los cinco mayores productores de cereales del mundo, según la FAO. Es el cuarto exportador mundial de maíz y el cuarto de trigo. El 40% de las ventas internacionales de aceite de girasol procede de empresas ucranianas. Téngase presente, además, que parte del propio ejército ucraniano formaba la nómina del gran ejército de los tiempos de la URSS, amén del arsenal de armas nucleares, las que, junto al ejército, y hasta la limpieza de Chernóbil, tuvieron que ser repartidas a la hora de la separación definitiva de Ucrania en los inicios de los noventa del pasado siglo XX.

El Doctor Pablo de Orellana, experto en temas sobre Rusia, considera que Putin practica un tipo de nacionalismo llamado de exclusividad étnica. Según el, “ahora, con esta invasión, esto se vuelve más grave, porque ha caído en una clásica trampa nacionalista. Está forzado a utilizar cualquier método para ganar porque si no quedará deslegitimado ante su propia gente”. Según Orellana, Putin cree firmemente que los rusos solo estarán seguros si están bajo su control, a lo que yo añado: y con el dominio de Ucrania, por el momento, toda vez que su mentalidad imperialista no podrá detenerse. La trilogía de Lituania, Letonia y Estonia, cuyos gobiernos democráticos han desafiado las temerarias amenazas de Rusia, una vez disuelta la URSS, pudieran ser candidatas para complacer sus inquietudes expansionistas; pero con esto tendrá que ir con mucho cuidado porque estas naciones integran la OTAN desde marzo de 2004. Ucrania sufrió entre 1921 y 1923 una de las más crueles represiones por parte de Lenin, amén de una terrible hambruna cuyas cifras de muertos se estiman entre 300.000 y un millón de personas. Luego se repitió la historia entre 1932 y 1933, lo que se conoce como el Holodomor (muerte por hambre) de Ucrania, cuya responsabilidad máxima corresponde a Stalin, las investigaciones más recientes han llegado a un consenso de una cifra cercana a los 3,9 millones de muertos en Ucrania. De los cuales, 3,5 millones se produjeron en zonas rurales y 400.000 en ciudades. Ahora Putin pretende replicar la matanza de sus predecesores. Se trata de una misma ambición en circunstancias contextuales diferentes; pero con estrategias similares, cuyo fin último es aniquilar al pueblo ucraniano.

Por estas razones, y por otras tantas, considero muy justas las sendas sanciones económicas que han logrado aislar completamente a Rusia y dejarla devastada desde el punto de vista económico. Igualmente me ha parecido muy justo, y necesario, que Rusia fuera suspendida como parte del Consejo de Derechos Humanos por parte de la ONU, en una votación que contó con la aprobación de Estados Unidos, los países miembros de la UE, varias naciones latinoamericanas, entre otros, y que lamentablemente, contó con la oposición a dicha suspensión de la crema de la maldad del mundo: China, Cuba, Irán, Nicaragua y Siria, entre otros.  

Final.
   
 









 [Comentar este tema

Abril 15, 2022, 04:36:25 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                  TRAS VISITAR LA CIUDAD DE BUCHA, EL FISCAL DE LA CPI ASEGURÓ QUE
                                     “LAS EVIDENCIAS HABLARÁN POR SÍ SOLAS”


El organismo explicó que “hay una variedad de acciones militares” en el país y su oficina tiene que “separar las que son legales de las que podrían no serlo según el Estatuto de Roma”
14 de Abril de 2022



El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, y la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, recorrieron Bucha

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, dijo hoy que “existen motivos razonables para creer que se han cometido crímenes” en Ucrania “que entran bajo la jurisdicción del tribunal” con sede en La Haya.

“Las evidencias hablarán por sí solas. Cuando las hayamos mirado, analizado y verificado, al final unos jueces independientes decidirán sobre la solidez de lo que encontremos”, indicó Khan en Ucrania en una rueda de prensa conjunta con la fiscal general de ese país, Iryna Venedíktova.

Khan mantiene su segunda visita a Ucrania desde que la Fiscalía de la CPI abriese el pasado 2 de marzo actividades de recopilación de pruebas para una investigación.

El fiscal jefe del tribunal internacional explicó que “hay una variedad de acciones militares” en el país y su oficina tiene que “separar las que son legales de las que podrían no serlo según el Estatuto de Roma”, dijo en referencia a la carta fundacional de la corte.

Añadió que “toda persona con un arma, con un cohete o con acceso a un avión o un misil tiene responsabilidades con las que cumplir, como no apuntar a civiles o infraestructura civil”.


“Hay una variedad de acciones militares” en el país y su oficina tiene que “separar las que son legales de las que podrían no serlo según el Estatuto de Roma”.

Khan explicó que tiene previsto mantener el contacto con los fiscales de Ucrania y seguirá “intentando contactar con las autoridades de la Federación de Rusia” porque no tiene “otra agenda más allá del derecho”.

Preguntado por si tiene como objetivo sentar en el banquillo de los acusados a altos mandos militares rusos, respondió que “ningún investigador profesional puede empezar con un objetivo, sino con evidencias”, y que “cuando se vean esas evidencias, se verá hacía dónde llevan”.

Respecto a si no sería más conveniente establecer un tribunal “ad hoc” para juzgar los crímenes de guerra cometidos en Ucrania, Khan respondió que “mucha gente ha tenido buenas ideas” al respecto, pero que el tribunal con sede en La Haya “tiene jurisdicción” y que “123 Estados son parte” de la CPI.

En su visita a Ucrania, Khan visitó la ciudad de Bucha, al este de Kiev, desde donde dijo que “Ucrania es la escena de un crimen”.

“Estamos aquí porque tenemos motivos razonables para creer que se están cometiendo crímenes que recaen bajo la jurisdicción de la CPI. Tenemos que atravesar la niebla de la guerra para llegar a la verdad”, dijo Khan en un tuit publicado este miércoles en la cuenta verificada del tribunal.

Por otro lado, la fiscal general de Ucrania explicó que antes de la celebración de un hipotético juicio en La Haya “primero necesitamos encontrar evidencias concretas”, porque su país quiere “hacerlo todo bajo el imperio de la ley”.     

Tomado de:
https://www.infobae.com/america/             


 [Comentar este tema

Abril 15, 2022, 04:09:15 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

        PUTIN VA A POR TODA LA EUROPA DEMOCRÁTICA, SEGÚN LA PRESIDENTA DE KOSOVO
                                         EFE NOTICIA15.04.2022 - 12:12H


Serbia, Bosnia Herzegovina y Kosovo son los únicos países de la región que no forman parte de la OTAN.


Edificios residenciales en la ciudad ucraniana de Borodianka, al noroeste de Kiev-EUROPA PRESS

El presidente de Rusia, Vladímir Putin , buscará utilizar Serbia para desestabilizar los Balcanes y, con ello, toda Europa occidental, en un ataque contra los valores democráticos de la Unión Europea (UE).

Así lo advierte la presidenta de Kosovo, Vjosa Osmani, en una entrevista telemática desde Pristina, en la que hace un llamamiento para que su país, una antigua provincia serbia, sea reconocido por todos los países europeos y latinoamericanos.

Kosovo se independizó en 2008, tras de una década administrada por la ONU después de la intervención de la OTAN contra Serbia, que bajo el presidente autoritario Sloboban Milosevic había reprimido a la población kosovar de origen albanés.

Esa intervención de la Alianza, sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU, es utilizada ahora por Rusia para justificar su invasión de Ucrania, donde pretende "desnazificar" el país y parar un supuesto "genocidio" de la población rusoparlante.

Osmani califica esa comparación rusa como mera "propaganda" y recuerda que en Kosovo fueron asesinadas unas 13.000 personas antes de la intervención de la OTAN, con la mayoría de la población desplazada ante la amenaza de una limpieza étnica.

"Si hay algo que comparar en estas dos guerras son las acciones de Milosevic con las acciones de Putin"

"Si hay algo que comparar en estas dos guerras son las acciones de Milosevic con las acciones de Putin", dice Osmani, de 39 años y presidenta de Kosovo desde 2021.

Así, de la misma manera que Milosevic llegó a ser conocido como el "carnicero de los Balcanes", "Putin es ahora el carnicero de la democracia", porque no sólo busca dominar Ucrania, sino "destruir nuestro modo de vida democrático", advierte.

La mandataria se muestra alarmada por el posible aumento de las tensiones en los Balcanes, donde Serbia es un aliado de Rusia.

Desestabilizar los Balcanes

"Sin duda, Putin tratará de utilizar a Serbia para desestabilizar nuestra región porque a través de nuestra región quiere llegar a Europa", señala.

Serbia, la vecina Bosnia Herzegovina y Kosovo son los únicos países de la región que no forman parte de la OTAN. En Bosnia y en Kosovo hay contingentes de la Unión Europea y de la Alianza para garantizar la estabilidad.

Mantener la paz y estabilidad en los Balcanes "significa mantener la paz y la estabilidad en todo el continente europeo", asegura Osmani, y recuerda que Serbia realizó en los últimos meses decenas de ejercicios militares con Rusia.

"Seguimos con bastante preocupación que Serbia haya aumentado la cantidad de armas que está comprando y esto muestra sus intenciones en la región", dice en alusión a la reciente llegada a Belgrado de un moderno sistema antiaéreo chino.

Para poder garantizar su seguridad, Kosovo cuenta con casi 4.000 soldados internacionales en su territorio, la mayoría de la OTAN, aunque el pequeño país, con sus menos de dos millones de habitantes, espera poder entrar pronto en la Alianza.

Entrada en la OTAN

"Creo que pertenecer a la OTAN es crucial. Quiero hacer un llamamiento a los cuatro miembros de la OTAN que aún no han reconocido a Kosovo para que lo hagan, porque no debemos seguir viendo esto sólo desde el punto de vista de la política interior", señala en referencia a España, Grecia, Eslovaquia y Rumanía.

Un total de 117 países han reconocido a Kosovo como estado independiente hasta ahora, aunque entre ellos faltan no solo cinco países de la UE, sino también China, Rusia, India y la mayoría de países latinoamericanos, como Argentina y Brasil.

"Ha llegado el momento de que los países que han dudado hasta ahora tomen esa valiente decisión y demuestren a los autócratas de todo el mundo que los países democráticos se mantienen unidos frente a la tiranía y la autocracia", afirma Osmani.

"Cuantas menos perspectivas tengan los Balcanes Occidentales de entrar en la UE, más influencia tendrá Putin". "Kosovo no supone un precedente peligroso para nada ni para nadie, sino todo lo contrario", agrega.

Osmani recuerda que España argumentó que iba a reconocer a Kosovo sólo si la Justicia Internacional avalaba la independencia del país, lo que sucedió en 2012, pero Madrid sigue sin aceptar la soberanía kosovar.

"Creo que no hay ninguna razón para que España tema que el caso de Kosovo pueda servir de precedente", asegura.

"Es hora de que España haga una clara distinción entre las cuestiones internas que pueda tener, por un lado, y lo que hizo Serbia, Milosevic, por otro. No debería compararse con un régimen genocida, porque lo que ocurrió en Kosovo son décadas de represión y un régimen similar al 'apartheid'", recuerda Osmani.

Posición "neutral" de Serbia

En cuanto a la posición "neutral" de Serbia frente a la agresión rusa contra Ucrania, la presidenta kosovar exige que la UE tome nota de la postura serbia.

"No pueden decir que son proeuropeos, pero, al mismo tiempo, con sus acciones, son pro-Putin. No pueden andar por dos caminos a la vez. Tienen que elegir uno, ya sea la UE o Rusia", asegura Osmani sobre las aspiraciones serbias de entrar en el bloque comunitario.

Serbia negocia desde 2012 sobre su entrada en la UE, aunque el proceso se encuentra estancado y Belgrado no parece dispuesta a alinear su política exterior con la de la UE.

La mandataria reitera los planes del gobierno kosovar de solicitar este año, como lo acaban de hacer Georgia y Moldavia, entrar en la UE, pese a que en el pasado varios países del bloque pidieron frenar las ampliaciones.

"Cuantas menos perspectivas tengan los Balcanes Occidentales de entrar en la UE, más influencia tendrá Putin", concluye.

Tomado de:
https://www.20minutos.es/


 [Comentar este tema

Abril 15, 2022, 03:03:37 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

         POLONIA ACELERA LA ELIMINACIÓN DE SIMBOLOGÍA SOVIÉTICA EN TODO EL PAÍS

Coincidiendo con la invasión de Ucrania, el país ha decidido trabajar para la eliminación total de los vestigios de simbología soviética



Polonia trabaja para eliminar totalmente los símbolos relacionados con la URSS que aún quedan en el país. Según el director del Instituto de la Memoria Nacional de Polonia (IPN, por sus siglas en polaco), Karol Nawrocki, aún quedan hasta 60 espacios públicos donde se luce simbología soviética.

"Tenemos una lista de alrededor de 60 municipios donde estos símbolos deberían ser eliminados", ha informado el director del organismo, quien ha apuntado que las primeras retiradas se llevarán a cabo en las provincias de Gran Polonia y Silesia.

Ante posibles reticencias de las autoridades municipales, Nawrocki ha reiterado que, en virtud de la legalidad vigente, la eliminación de estos símbolos "es responsabilidad de todos los gobiernos locales" y se ha mostrado dispuesto a visitar los lugares donde surjan conflictos. "Tal vez tengan argumentos que me puedan convencer de que la estrella roja, el símbolo del sistema que asesinó a cien millones de personas, debe estar en el espacio público", ha señalado, según recoge el portal Samorzadowy.

El director también se ha referido al carro de combate T-34, de fabricación soviética a mediados del siglo pasado, presente en la ciudad costera de Gdansk y que las autoridades de dicha localidad quieren mantener como monumento en la vía pública.

Nawrocki ha reconocido que el tanque es, precisamente, un claro ejemplo de la "complejidad" del asunto de la memoria histórica, pues existen organizaciones de veteranos de guerra que defienden que siga instalado en las calles de la ciudad. Sobre ello, ha destacado que al menos "está desprovisto de los símbolos que más pican a los ojos", como puede ser la estrella roja.

Tomado de:
https://www.libertaddigital.com/


 [Comentar este tema

Abril 14, 2022, 05:07:42 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

               LA GUERRA RUSIA-UCRANIA. ENTREVISTA REALIZADA AL ANALISTA POLÍTICO,
                                       DOCTOR ALBERTO ROTETA DORADO.
                                                      Primera Parte.
                         Por: Guillermo Milán, director de Cuba democracia y vida.




Estocolmo. Suecia.- Cuba democracia y vida presenta una entrevista al analista político y colaborador especial de esta página, Doctor Alberto Roteta Dorado, cuyos escritos son siempre muy bien recibidos por los lectores de nuestro sitio, así como por los cientos de seguidores de su Blog personal en Forofilo.net, y otras páginas como Patria de Martí, Baracutey Cubano, etc.

Estimado Doctor Alberto, ante todo, un saludo cordial de Cuba democracia y vida, y sin preámbulos vamos directamente a tratar algunos puntos de interés en relación con el grave conflicto del momento, me refiero, como es lógico, a la guerra Rusia-Ucrania.

Usted solo ha publicado dos escritos que tratan el tema de la guerra entre Rusia y Ucrania, en ambos usted insiste en los antecedentes históricos que, según su opinión, han sido decisivos para que se desencadenara este grave conflicto actual. ¿Pudiera profundizar en este asunto?

Agradecido, una vez más, y sin rodeos y excesos de presentaciones y formalidad vamos directamente al álgido tema de la guerra Rusia-Ucrania. Imposible ver el actual conflicto como un hecho aislado de un contexto que tiene sus precedentes siglos atrás. Los que quieran profundizar en estos elementos históricos pueden remitirse a estos dos escritos publicados y a otros que, sin ser de mi autoría he difundido. Esencialmente hay un hecho: Rusia siempre ha considerado a Ucrania como parte de sí misma, y esto no es solo de los tiempos del comunismo leninista-estalinista, sino que tiene sus raíces en el lejano pasado de ambas naciones. Hacia final del siglo XVIII la emperatriz rusa Catalina la Grande había acabado con los últimos remanentes de la autonomía de los cosacos de Ucrania, y un siglo después, su bisnieto Alejandro II prohibió los libros de no ficción en ucraniano y firmó un decreto secreto que impedía cualquier publicación o representación en ucraniano, el idioma oficial de esta nación, por solo citarte dos ejemplos que demuestran esa “autoridad” que siempre Rusia ha querido ejercer, y ha ejercido sobre Ucrania. Como ya he expresado un par de veces: cuando Rusia no era nada ya Ucrania era Ucrania. Recordemos que con el establecimiento de la federación de tribus eslavas orientales, conocidas como la Rus de Kiev, hacia el final del siglo IX, se inicia la historia de esta enorme nación de la Europa Oriental. Enorme no solo en su extensión geográfica, sino en sus riquezas económicas, sus grandes recursos naturales, y su fuerte tradición cultural. Ucrania llegó a ser en el siglo XI el mayor, y también el más poderoso, Estado de Europa, algo que jamás los rusos le han perdonado. Luego, en los tiempos de la etapa comunista, ya todos sabemos que el régimen soviético en su afán expansionista se adueñó de un grupo de naciones, entre las que estaba Ucrania, la joya de Europa oriental, con lo que el poderío comunista se incrementó gracias a la grandeza de Ucrania. Perderla, desde los inicios de la desintegración de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, fue un duro golpe para Rusia, que ya se creía – y lo llegó a ser– dueña de Ucrania, y es esto justamente lo que pretende actualmente Vladimir Putin, esto es, recuperar territorios perdidos; aunque ya sabemos que ha utilizado cualquier pretexto para su invasión premeditada al territorio ucraniano. La idea de esa gran amenaza que representa para Rusia la existencia de un ejército fuerte, amén de las aspiraciones del gobierno ucraniano de integrarse a la Unión Europea, UE, con lo que se abre directamente a Europa y se aleja cada vez más de Rusia, y lo peor para Putin, a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, es solo el pretexto para que un psicópata asesino como Vladimir Putin descargue todo su odio sobre un territorio que ambiciona sobremanera. Unos meses antes del inicio de la guerra Putin redactó un documento sobre la “unidad histórica de los rusos y los ucranianos”, en el que afirma categóricamente que la verdadera soberanía de Ucrania solo es posible en asociación con Rusia. No es una coincidencia, sino un hecho concreto, que luego, las amenazas del ejército ruso con las exhibiciones de su poderío mediante sendas maniobras militares en lugares cercanos a la frontera con Ucrania se hicieron cada vez más fuertes, hasta que, como se sabe ahora muy bien, se produjo la brutal invasión el pasado 24 de marzo.

La propaganda del Kremlin hace referencia a un éxito de lo que ellos consideran una acción militar especial en el territorio ucraniano. ¿Comparte usted esa opinión?

En realidad hay mucha desinformación, o mejor aún, tergiversación de la información. No es menos cierto que el ejército ruso es poderoso y que su arsenal militar es enorme. Vladimir Putin hace un derroche de alarde en este sentido mediante sus extravagantes desfiles militares en la Plaza Roja, cuyo nombre no tiene nada que ver con el simbólico color rojo de los comunistas, sino que es mucho más antiguo y se refiere a un término ruso, Krásnaya, que traducido literalmente al castellano significa hermosa o bella. No obstante, a pesar de ese poderío militar, ha habido fallos graves desde el punto de vista estratégico desde los inicios mismos de la guerra –no de la operación militar especial como señala el Kremlin y como repiten sus satélites de Cuba y Venezuela–. Según las estimaciones de ciertos analistas serios, Rusia hubiera podio vencer la contienda actual en apenas cinco días. Esto era en realidad lo que se esperaba. Sin embargo esto no ha sido así. La guerra se extiende por más de un mes y medio y todos sabemos que el régimen de Vladimir Putin se ha visto obligado a cambiar su estrategia. Su fracaso en la toma de la capital de Ucrania, Kiev, ha sido su mayor derrota en este sentido. Con la toma de Kiev el ejército ruso se hubiera posesionado de toda la nación; pero, por suerte para Ucrania, los acontecimientos tuvieron un giro inesperado y Rusia tiene que dejar Kiev a un lado y centralizar sus esfuerzos en la región del Donbás, otro de sus grandes puntos estratégicos, que, junto a Járkov, está siendo bombardeado en este momento. Lo lógico hubiera sido que se lanzaran a atacar esta región después de tener el control sobre la capital de la nación; pero insisto, la toma de Kiev fue un fracaso, el mayor fracaso del ejército ruso en este complicado y grave conflicto. No creo que Rusia pueda vanagloriarse de supuestos triunfos con los alarmantes datos que demuestran todo lo contrario.

El Ejército de Ucrania ha cifrado este martes en 19.600 los militares muertos en combate desde el inicio de la guerra. Además, según la actualización publicada por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania, las fuerzas ucranianas han destruido 157 aviones rusos, 732 tanques y un total de 1.946 vehículos blindados. Asimismo, han precisado que han logrado destruir 140  helicópteros, 7 barcos, 76 tanques de combustible y 124 drones. Independientemente de esto, no podemos anticiparnos, toda vez que el desenlace de los acontecimientos pudiera variar. Suponiendo que Rusia se saliera con las suyas, algo que personalmente no creo, lo cierto es que el ejército de Ucrania, y de manera muy especial su presidente Volodímir Zelenski, así como el pueblo ucraniano de manera general, han demostrado su fuerza, su patriotismo, su capacidad de resistencia y un poderío militar más allá de lo que muchos, incluido yo, no creíamos. No obstante, si nos guiamos por lo que se difunde desde Rusia se pudiera tener una percepción completamente diferente, bien distante de la realidad, esto es lo que, por desgracia se está haciendo en Cuba y Venezuela, dos de las naciones aliadas a Putin, cuyos regímenes dictatoriales se han pronunciado abiertamente a favor de la invasión rusa. Según la propaganda rusa se ha realizado una “limpieza” al haber eliminado casi todo el arsenal militar de Ucrania.   


Volodimir Zelenski tiene muy bien definida su postura respecto a no ceder un ápice de territorios ucranianos a Rusia, lo que quiere Putin en última instancia, amén de alejar a este país de la influencia de la Europa occidental, y por encima de todo, que no integre la OTAN.   

¿En el momento actual, teniendo en cuenta las numerosas naciones involucradas en el contexto del conflicto Rusia-Ucrania, podemos hablar de una posible tercera guerra mundial?

Dadas las circunstancias contextuales del momento hacer referencia a una tercera guerra mundial no es una lejana idea, un concepto apresurado o una imagen utópica. Lamentablemente, todo lo contrario, toda vez que los países miembros de la OTAN, hasta el momento, han mantenido una actitud demasiado conservadora, precisamente para evitar una conflagración de esta naturaleza; pero todo tiene un límite, y Vladimir Putin ha demostrado no tener escrúpulos. El hecho de encontrarse totalmente aislado, solo en el mundo – las narcodictaduras de Cuba, Nicaragua y Venezuela, así como sus aliados de Bielorrusia, no cuentan para nada si se le compara con la casi totalidad del mundo en su contra y a favor de Ucrania– es demasiado peligroso, independientemente de que beneficie a Ucrania desde el punto de vista moral. Peligroso, porque al sentirse acorralado es capaz de cualquier cosa, incluida la posibilidad de emplear sus armas nucleares, algo con lo que ha amenazado desde los inicios mismos de la invasión a Ucrania. Para seres como el no importa el mundo, y ya ha llegado a un punto en que la categoría límite dejó de existir para el. Ahora se trata de Ucrania, después pudiera ser Moldavia, luego la trilogía de Lituania, Letonia y Estonia, las naciones bálticas que desde los inicios de la desintegración de la URSS supieron distanciarse definitivamente del régimen ruso, estas tres últimas, miembros oficiales de la OTAN desde 2004, y ante posibles invasiones las cosas serían muy diferentes a lo que ocurre respecto a Ucrania en la actualidad, toda vez que dicha nación no forma parte de la OTAN.    

Personalmente creo que la idea de una tercera guerra mundial no se materializará. Esto sería el fin de una parte considerable de la población de Europa, independientemente de los efectos a largo plazo que tendrían lugar como resultado de las devastadoras acciones de las radiaciones; pero esto es solo mi opinión, opinión basada en análisis contextuales. Esperemos que antes de que este señor, un verdadero criminal, responsable máximo de los cientos de asesinatos colectivos a los civiles ucranianos, no solo del poblado de Bucha, que ha sido lo más comentado en los últimos días – aunque Putin se empeña en desmentir con su absurda teoría de que se trata de falsificaciones y montajes de las principales potencias de occidente–, sino de aquellos que han muerto tras los terribles ataques a instituciones y edificaciones civiles, incluidos hospitales y centros escolares, decida ejercer todo su dominio, surja del seno de su propio ejército alguien capaz de acabar de una vez con su existencia. Hay testimonios de multitudes de soldados rusos negados a agredir a sus hermanos ucranianos, hechos poco difundidos por la prensa a pesar de su trascendental significado. Téngase presente, además, que los asesores políticos de Putin le han ocultado – o tergiversando–  una buena parte de lo que en realidad ha estado ocurriendo, por lo que la posibilidad de un plan en su contra desde lo más alto de su cúpula militar no pude ser descartada.

Zelenski acaba de afirmar que está dispuesto a sentarse cara a cara con Putin para tratar el tema del cese al fuego. De lograrse un acuerdo se pondría fin, al menos por ahora, a la tensión extrema que existe para la mayoría de las naciones del mundo ante el peligro de una inminente guerra mundial. Creo firmemente que el fin del conflicto se acerca; aunque Volodimir Zelenski tiene muy bien definida su postura respecto a no ceder un ápice de territorios ucranianos a Rusia, lo que quiere Putin en última instancia, amén de alejar a este país de la influencia de la Europa occidental, y por encima de todo, que no integre la OTAN, la gota que colmó la copa.  

Continuará…



 [Comentar este tema

Abril 14, 2022, 04:42:16 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                   UCRANIA DESCUBRIÓ UNA NUEVA MASACRE DE LAS TROPAS RUSAS:
                     HALLÓ 132 CADÁVERES CON SIGNOS DE TORTURA EN MAKARIV


El descubrimienro se produjo en la región de Kiev, la misma donde está Bucha



El ministerio de Defensa ucraniano reveló una nueva masacre en los territorios recuperados. “Todos los días descubrimos monstruosos crímenes de guerra”, afirmaron las autoridades”.

“A medida que los rescatistas ucranianos avanzan en el territorio liberado de los ocupantes rusos, se descubren nuevos y monstruosos crímenes de guerra. La ciudad de Makariv, en la región de Kiev, está medio arruinada. Ya se han encontrado 132 cuerpos atormentados de ciudadanos torturados y asesinados”, informó el ministerio de Defensa de Ucrania .

Las noticias sobre Makariv recuerda alarmantemente a Bucha, la ciudad donde la semana pasada se destapó el horror de las ocupaciones rusas con decenas de cadáveres tirados en las calles y sinetos enterrados en fosas comunes.

Para documentar las atrocidades rusas, el Ministerio de Exteriores ucraniano anunció hoy la creación de un archivo en línea para documentar los crímenes de guerra cometidos por Rusia en Ucrania con pruebas, agregó, que contribuirán a que sus autores no escapen de la justicia.

”Documentamos minuciosamente cada atrocidad, cada crimen. Hemos creado un archivo especial en línea de estos crímenes para que el mundo conozca la verdad y para que los rusos rindan cuentas por cada gota de sangre ucraniana que derraman”, señaló el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, en un comunicado.Este archivo “garantiza que los rusos no puedan ocultar la verdad sobre sus terribles crímenes en Ucrania”, aseguró.

”Castigaremos a los criminales de guerra rusos por las atrocidades que están cometiendo en Ucrania, no sólo a los ejecutores, sino también a los comandantes que dieron las órdenes y a toda la cúpula político-militar de la Federación Rusa”, afirmó.

Agregó que miles de ucranianos han sido asesinados, torturados y abatidos por soldados rusos, que civiles han sido ejecutados con sus manos atadas a la espalda en las calles de Bucha y que mujeres y niños han sido violados y asesinados.

El ejército ruso ha bombardeado maternidades, hospitales, escuelas, guarderías y corredores humanitarios y que personas han sido deportadas a Rusia por la fuerza, añadió.

Los crímenes de guerra cometidos por el ejercito ruso en Ucrania desde el comienzo de la invasión el pasado 24 de febrero recogidos en este archivo se dividen en siete categorías: asesinato de inocentes, ataques a civiles o a infraestructuras civiles, destrucción de núcleos poblacionales, rehenes y tortura, deportación ilegal, ataques a la religión y la cultura y violación.

El comunicado agrega que el portal “sumerge a los visitantes en la horrible atmósfera de esta guerra” para “experimentar sólo una fracción de cómo los ucranianos se han visto obligados a vivir por más de seis semanas”, para “escuchar los sonidos de las sirenas antiaéreas, los aviones de guerra y los ataques con misiles” y para “leer los terribles testimonios de los supervivientes”.

El archivo, que ya se puede consultar a través del enlace https://war.ukraine.ua/russia-war-crimes, será actualizado constantemente por el ministerio en cooperación con los organismos policiales ucranianos, organizaciones internacionales y misiones de monitoreo.

Tomado de:
https://www.infobae.com/america/


 [Comentar este tema

Abril 14, 2022, 04:25:40 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                          LAS NUEVE FALLAS QUE OBLIGARON AL EJÉRCITO RUSO
                                 A REPLANTEAR SU ESTRATEGIA EN UCRANIA




WASHINGTON.- La ineptitud que mostró el ejército ruso en su intento inicial de invadir Ucrania asombra a los militares de carrera. Desde las primeras horas de la invasión, el segundo ejército más poderoso del mundo falló en casi todos sus movimientos. Ahora, después de siete semanas de una guerra que tanto Rusia como Occidente esperaban que durase apenas unos días, los ucranianos llevan las de ganar. Obligaron a los rusos a una retirada humillante desde el norte del país y detuvieron o revirtieron sus avances en la mayoría de los demás frentes.

Mientras Rusia redirige sus recursos para capturar la región oriental de Ucrania, la pregunta crucial es si su ejército podrá corregir las fallas del asalto inicial. Estos son los nueve errores más determinantes que identificaron los expertos militares.

1. Prejuzgar a los ucranianos

El peor error de todos fue subestimar tanto la voluntad como la capacidad de resistencia de los ucranianos. Rusia había planeado una victoria rápida y fácil, y esperaba que sus soldados fueran recibidos como libertadores. En vez de eso, los ucranianos se defendieron ferozmente, con la ayuda del armamento de Occidente.

Y el ejército no fue el único que se defendió. Los civiles comunes también tomaron la iniciativa de frustrar el avance ruso, como los habitantes del poblado agrícola de Voznesensk, que se armaron con rifles de caza y lanzaron ladrillos para ayudar a detener a los soldados rusos en la costa sur del país.

Muchos de los contratiempos con los que se encontró Rusia surgieron de este error inicial de cálculo, aunque no todos.

2. No preparar a sus tropas

De los testimonios de los soldados rusos capturados se desprende que a muchos no les habían dicho que iban a invadir Ucrania. Algunos cuentan que les dijeron que estaban participando de un ejercicio de maniobras, otros que nada más iban a enviarlos a la región oriental de Donbass. Eso implica que no estaban psicológicamente preparados para que les dispararan y los hicieran volar por el aire, como ocurrió casi desde el momento en que pusieron pie en Ucrania, lo que enseguida afectó la moral de las tropas, según señala Jack Watling, del Royal United Services Institute, con sede en Londres.

La enormidad de bajas que Rusia sufrió a partir de entonces terminé de hundirles la moral, dice Watling. Hace más de dos semanas, la OTAN estimó en 15.000 el número de muertos rusos, más que en la guerra de una década de la Unión Soviética en Afganistán. A pesar de que Rusia asegura que solamente perdió 1351 soldados, las autoridades ucranianas afirman haber recogido 7000 cadáveres rusos del campo de batalla.

3. Invadir sin contar con suministros suficientes o adecuados

Las unidades rusas no parecían estar preparadas en absoluto para las condiciones y circunstancias con las que se encontraron. Las unidades que esperaban entrar sin oposición alguna en Kiev y otras ciudades apenas llevaban suministros para dos semanas, y se les agotaron con rapidez. Enseguida surgieron videos que mostraban soldados rusos varados en las rutas al lado de sus vehículos sin combustible, o desesperados de hambre, saqueando comercios y robando gallinas.

Increíblemente, esas tropas también carecían de algunos elementos claves en una guerra moderna, como equipos de visión nocturna. Gracias a ese equipamiento, los ucranianos tomaron el control de la guerra nocturna, lanzando ataques y emboscadas al amparo de la oscuridad contra un enemigo que estaba a ciegas.

De hecho, hasta es posible que Rusia ni siquiera tenga suficientes armas convencionales para equipar a todas las fuerzas que está enviando al campo de batalla. Según testigos, algunos soldados recién reclutados en el frente oriental recibieron rifles fabricados en el siglo XIX, y que dejaron de producirse hace décadas.

4. No reconocer su mala logística

Los expertos militares describen una masiva falla logística: después de que el plan inicial salió mal, cuando las tropas se quedaron sin alimentos y demás pertrechos, los superiores no tenían planes para reabastecerse. Los tanques quedaron varados y los camiones mal mantenidos que les habían mandado se averiaron o perdieron las llantas, lo que terminó con el famoso convoy de 65 kilómetros convertido en embotellamiento.

“Los aficionados hablan de estrategia, los profesionales de logística” es un cliché que se repite en los círculos militares y al que los rusos no parecen haberle prestado atención.



5. No eliminar las defensas antiaéreas de Ucrania

Los expertos militares esperaban que los rusos lanzaran una campaña de bombardeos para destruir los sistemas de defensa antiaérea, las bases y los aviones ucranianos antes de que las tropas cruzaran la frontera. En vez de eso, las tropas irrumpieron sin apoyo aéreo. Quizás esto también pueda explicarse por el error de cálculo inicial de los comandantes al pensar que iban a encontrar poca resistencia. Pero que la fuerza aérea ucraniana siga volando siete semanas después confunde a los observadores militares.

6. Atacar desde demasiados frentes

La fuerza rusa —la más grande reunida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial— resultó demasiado chica para luchar por el vasto arco de territorio del que Rusia intentó apoderarse, y mucho más para mantenerlo. La invasión inicial se lanzó desde cuatro frentes: el norte hacia Kiev, el noreste hacia Kharkiv, el este y el sur desde la península anexada de Crimea.

Una vez que la primera ofensiva encontró resistencia, las tropas se dispersaron a lo largo de las fronteras del país, tendiendo líneas de aprovisionamiento que ya no eran adecuadas. De acuerdo con la regla de “relación de fuerzas” que emplean los tácticos militares, una fuerza invasora necesita 20 soldados cada 1000 habitantes de un país. Para un país del tamaño de Ucrania, ese cálculo significa 880.000 soldados, dijo Michael Clarke, profesor de Estudios Bélicos del King’s College de Londres.

7. Uso de comunicaciones inseguras

Sorprendentemente, los rusos se embarcaron en una gran guerra utilizando teléfonos celulares y radios anticuadas para comunicarse. Los ucranianos tuvieron la posibilidad de interceptar mensajes sobre los movimientos rusos en el campo de batalla y acecharlos con emboscadas. Según un funcionario occidental, al menos algunos de los siete generales rusos caídos en el campo de batalla murieron porque los ucranianos interceptaron mensajes acerca de su ubicación.

Las comunicaciones militares rusas son tan accesibles que radioaficionados pueden escucharlas y retransmitirlas.

8. Proceder sin líneas de mando claras

Según los expertos, el ejército de Rusia —altamente centralizado— no faculta a las tropas que están en el terreno para tomar decisiones ni emitir órdenes. Los batallones que tuvieron dificultades de inmediato no pudieron cambiar de rumbo para adaptarse a sus nuevas circunstancias porque tenían que esperar las órdenes de sus superiores en Moscú (como se acaba de señalar, a través de líneas de comunicación inseguras).

A diferencia de los ejércitos de Estados Unidos y de otros países de Occidente, el ejército ruso no tiene suboficiales. Cuando las órdenes originales no dan resultado las tropas se tambalean, dijo a la CNN el teniente general retirado Mark Hertling, excomandante del ejército de Estados Unidos en Europa.

9. No tener un plan B

Es evidente que los rusos no estaban preparados para un escenario en el que encontraron resistencia. Cuando lo hicieron, al parecer no tenían ningún plan de respaldo. Por el contrario, las tropas siguieron adelante tal como se les había ordenado, cayendo en emboscadas constantemente y siendo abatidas por los ucranianos. Se enviaron convoyes blindados sin apoyo de la infantería, lo que los convirtió en objetivos fáciles para los ucranianos armados con antitanques portátiles, como los Javalin que les suministró Estados Unidos.

Según los expertos militares, todo el plan en general estuvo mal concebido desde un principio, desde el tamaño de la fuerza hasta su preparación y su capacidad para adaptarse a circunstancias cambiantes.

Por Liz Sly
Traducción de Jaime Arrambide

Tomado de:
https://es-us.noticias.yahoo.com/


 [Comentar este tema

Abril 14, 2022, 03:56:39 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

             FINLANDIA Y SUECIA PREVÉN ENTRAR A LA OTAN EN JUNIO Y RUSIA RESPONDE:
                        "NO TRAERÁ SEGURIDAD ADICIONAL AL CONTINENTE EUROPEO"




Tanto Finlandia como Suecia continúan su avance hacia la adhesión a la OTAN, que podría hacerse realidad el mes de junio. Rusia, que comenzó la invasión a Ucrania ante la amenaza de que el país se uniera a la Alianza Atlántica, recibe esta noticia a través del diario británico The Times y advierte que el ingreso de estos dos países "no traerá seguridad adicional al continente europeo".

Los parlamentos sueco y finlandés han abierto sendos debates para estudiar la solicitud de ingreso a la alianza, según ha confirmado el ministro finlandés de Exteriores, Pekka Haavisto, que ha hecho referencia a la coordinación que existe entre Helsinki y Estocolmo para este objetivo.

A su llegada al Consejo de Exteriores en Luxemburgo, ha confirmado que el Parlamento nacional finlandés comenzará esta semana los debates sobre el ingreso en la OTAN en base a una propuesta de seguridad planteada.

Hay que tener en cuenta que el país comparte 1.300 kilómetros de frontera con Rusia, y a pesar de que, igual que Suecia, mantiene una relación estrecha con la organización militar, el ingreso, que se prevé para este verano, es un añadido importante a las tensiones geopolíticas desencadenadas por el conflicto ucraniano.

"La alianza en sí misma es más bien una herramienta para la confrontación"

El diario británico The Times ha señalado la posibilidad de que ambos países se adhieran a la organización en la cumbre ordinaria que se celebrará a finales de junio en Madrid, y la respuesta de Rusia ha llegado rápidamente. "Hemos dicho en reiteradas ocasiones que la alianza en sí misma es más bien una herramienta para la confrontación. No es una alianza que garantice la paz y la estabilidad, y su mayor ampliación, por supuesto, no traerá seguridad adicional al continente europeo", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

Garantías de seguridad

Uno de los puntos clave para Finlandia es conseguir garantías de seguridad por parte de la OTAN para el periodo que va entre la solicitud de ingreso y la ratificación de todos los países aliados, cuando aún no estaría cubierta por la cláusula de defensa colectiva (el artículo 5 de la Alianza).

La semana pasada el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg afirmó que los miembros de la OTAN estarían dispuestos a brindar esas garantías y señaló que si Finlandia decide incorporarse "encontrarán una forma de abordar este asunto".

Tomado de:
https://www.20minutos.es/


 [Comentar este tema

Abril 14, 2022, 03:44:45 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                       VLADIMIR PUTIN PURGÓ A 150 ESPÍAS DEL FSB TRAS EL FRACASO
                             DE LA TOMA DE KIEV DURANTE LA INVASIÓN A UCRANIA


Pertenecían al Quinto Servicio, una división encargada de desestabilizar al gobierno de Zelensky mediante el apoyo a figuras políticas prorrusas. Su ex jefe Sergei Beseda fue arrestado y trasladado a una cárcel usada durante la Gran Purga de Stalin



El presidente ruso, Vladimir Putin, purgó a más de 150 agentes la Oficina Federal de Seguridad (FSB), la agencia de inteligencia sucesora de la KGB, y envió a prisión al jefe del departamento responsable de Ucrania.

En una señal de la furia del mandatario ruso por los fracasos de la invasión, unos 150 oficiales de la Oficina Federal de Seguridad (FSB) han sido despedidos, incluidos algunos que han sido arrestados, según informó el diario británico The Times este lunes.

Los agentes expulsados pertenecían al Quinto Servicio, una división que Putin –entonces director del FSB– creó en 1998 para realizar operaciones en los países de la ex Unión Soviética, con el objetivo de mantener a esos países en la órbita de Rusia.

Las autoridades pusieron a Sergei Beseda, ex jefe del Quinto Servicio, bajo arresto domiciliario el mes pasado. Desde entonces ha sido trasladado a la prisión Lefortovo administrada por el FSB en Moscú, informó The Times. El NKVD, el predecesor de la KGB, usó la prisión para interrogatorios y torturas durante la Gran Purga de Stalin en la década de 1930.

La purga fue informada por Christo Grozev, director ejecutivo de Bellingcat, la organización de investigación especializada en Inteligencia militar.

El oficial había sido despedido por “informar información falsa al Kremlin sobre la situación real en Ucrania antes de la invasión”, dijo.

“Puedo decir que, aunque un número significativo de ellos no ha sido arrestado, ya no trabajarán para el FSB”, dijo Grozev a Popular Politics, un canal de YouTube sobre la actualidad rusa.

Beseda, que sigue siendo investigado, está detenido bajo la acusación oficial de malversación de fondos. En realidad, sin embargo, la base de su detención es la invasión fallida, de la que se ha culpado a la mala información sobre la situación política en Ucrania.

Se cree que ha sido sustituido por su adjunto, Grigory Grishaev, de 58 años.

Según Andrei Soldatov, un experto del Centro para el Análisis de Políticas Europeas (CEPA), la purga de Putin busca enviar un “mensaje muy fuerte” a otras élites en Rusia.

“Me sorprendió esto”, dijo Soldatov a The Times. “Putin podría haberlo despedido muy fácilmente o haberlo enviado a algún trabajo regional en Siberia. Lefortovo no es un lugar agradable y enviarlo allí es una señal de cuán en serio Putin se toma estas cosas”.

Soldatov dijo que el Quinto Servicio representa “el departamento más sensible del departamento del FSB, que está a cargo del espionaje en Ucrania. Y ahora parece que Vladimir Putin finalmente entendió que la inteligencia que le dieron antes de la invasión no era extremadamente precisa. Y él ha comenzado a buscar a su alrededor tratando de encontrar a alguien a quien culpar”.

Soldatov también sugirió que las autoridades rusas pueden sospechar que Beseda pasó información a la CIA, la agencia de Inteligencia estadounidense.

Antes de hacerse cargo del Quinto Servicio, Beseda trabajó en contrainteligencia, un papel que implicó un estrecho enlace con la estación de la CIA en Moscú. Si fuera un agente doble, explicaría las sospechas del Kremlin sobre cómo la inteligencia estadounidense había sido tan precisa en la preparación de la invasión.

Soldatov dijo que no creía que Beseda fuera un agente doble, pero dijo que era conveniente para los propósitos de Putin sugerirlo.

“Es bueno poder culpar a un traidor. Es algo muy ruso”, dijo.

En los años previos a la invasión, el Quinto Servicio había estado activo tratando de desestabilizar Ucrania mediante el apoyo a figuras políticas prorrusas e intentos de fomentar el malestar entre los grupos de extrema derecha en el oeste de Ucrania.

Grozev dijo que creía que los servicios de seguridad rusos habían desperdiciado “miles de millones de dólares” en intentos fallidos de asegurar el apoyo de la “clase política turbia” en Ucrania en el período previo a la guerra.

Tomado de:
https://www.infobae.com/america/


 [Comentar este tema

Abril 14, 2022, 01:24:23 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

         RUSIA INVADE UCRANIA: "PUTIN ES LA EXPRESIÓN DE UNA MENTALIDAD IMPERIALISTA
                          QUE BUSCA DESTRUIR LOS CIMIENTOS DEL ORDEN MUNDIAL"
                                                      Por: Lioman Lima


El orden global, tal y como lo conocemos, está en vilo. En la madrugada del jueves (24 de marzo) Rusia lanzó una invasión masiva contra Ucrania, en una escalada de agresiones militares que no se veían en el mundo desde 1945.

Cuando los tanques y los misiles de Rusia cruzaron hacia suelo ucraniano, mientras Naciones Unidas imploraba a Putin no iniciar el ataque, los principios del derecho y las relaciones internacionales que costaron dos guerras mundiales e innumerables vidas parecieron echados por tierra.

"Hechos como los que estamos viendo ahora se volvieron muy extraños desde 1945", dice a BBC Mundo Pablo de Orellana, experto en Rusia y académico de relaciones internacionales y conflictos bélicos de la universidad King´s College, en Londres.


Pablo de Orellana, experto en temas sobre Rusia, considera que Putin practica un tipo de nacionalismo llamado de exclusividad étnica: cree firmemente que los rusos solo estarán seguros si están bajo su control.

"Lo que fue una práctica a través de los siglos, invadir a tu vecino, se volvió casi imposible en la segunda mitad del siglo XX. Salió mal. Mira lo que le pasó a Sadam Hussein", comenta.

El experto recuerda que anexiones violentas, desde 1945, solo ha habido tres: Tíbet, Sahara Occidental y Crimea, la más reciente, en 2014.

"Es muy poco para tan largo periodo de tiempo. Y casualmente, o quizás no tan casualmente, Crimea y ahora Ucrania han sido orquestadas por la misma persona: Vladimir Putin", dice.

Pero ¿qué ha llevado a Putin a tratar de subvertir el orden que ha regido el mundo durante las últimas décadas? ¿Qué busca y qué hay detrás de sus decisiones? ¿Qué quiere de Ucrania y de Occidente?

Las respuestas no están del todo claras todavía, pero De Orellana tiene claro que sus consecuencias pueden poner en jaque al mundo tal y como lo conocemos.

"Estamos viviendo sin dudarlo un retroceso de esas reglas y sobre todo de los derechos iguales de los estados. Y esto, si no se responde con contundencia, puede tener resultados catastróficos", dice.

Pese a las advertencias y sanciones de Occidente, Putin ha lanzado finalmente una invasión a gran escala contra Ucrania. ¿Cómo puede entenderse esta decisión? ¿Qué hay detrás?

Desde hace años Putin buscaba imponer su presencia a nivel internacional y poco a poco se ha ido preparando para esto. Anteriormente, ya había tomado pedazos de territorios a otras naciones, como lo hizo con Abjasia y Osetia, en Georgia. Y para preparar sus tropas para estas incursiones y levantar su moral, no solo remodernizó el Ejército ruso, sino que lo llevó a campañas como la guerra de Siria, donde fueron bien preparados para acciones posteriores.

Lo que vemos ahora, sin embargo, es otro nivel. No ha sido como esas pequeñas anexiones en las que Putin decía que iba a proteger a una minoría rusa en partes de Georgia o Ucrania.

Ahora está buscando mucho más: controlar todo un país independiente y democrático.


Para justificar la invasión, Putin ha utilizado todo tipo de argumentos, desde la seguridad nacional, por la aspiración de Ucrania de unirse a la OTAN (que es remota) hasta la existencia de un supuesto "genocidio" o de "neonazis" en Ucrania. ¿Qué hay realmente detrás de la invasión?

Hay dos partes en esos argumentos.

Lo de la OTAN, como estrategia diplomática, fue genial, porque le exigió a EE.UU. y Europa algo que ni Washington ni la OTAN pueden prometer, que es que Ucrania no se uniría a la alianza, porque va contra sus principios.

Era en realidad una trampa: Putin sabía que nunca se le hubiese podido dar lo que quería. Pero le sirvió para justificar ante la opinión pública rusa la invasión: quedar bien ante su pueblo y atribuir la culpa a Occidente.

Esta misma mañana decía en la televisión rusa que esta era una guerra que les habían impuesto, lo cual es un sinsentido.

El otro punto es que Putin practica un tipo de nacionalismo llamado de exclusividad étnica: cree firmemente que los rusos solo estarán seguros si están bajo su control.

Para él, Ucrania y Rusia son parte de una misma etnia, de ahí el argumento para invadir Ucrania: proteger a esa población de habla rusa.

Ese es un argumento similar al que utilizó Hitler en 1938 para invadir parte de Checoslovaquia: la protección de una minoría étnica alemana.


Es la misma lógica y viene de la idea de que las etnias son razas, animales luchando por la supervivencia. Y si hay gente de otras razas en otro país, lo van a matar, porque toda raza busca sobrevivir una a costa de las otras.

Es por eso que le viene muy fácil y muy lógico a su propaganda asegurar que estos rusos están en peligro porque no están protegidos por nosotros. Esa es la idea detrás del argumento del supuesto genocidio, que es totalmente falso, pero que es válido dentro de la lógica de Putin en la cual asumes que vas a ser destruido si no destruyes antes tú.

¿Cómo se puede entender la visión del mundo y de la política de Vladimir Putin?

Putin lleva 20 años buscando reconstruir lo que él llama la esfera de influencia exclusiva en Europa del Este. Es un gran admirador de Stalin y de esa idea estalinista de que la Unión Soviética nunca estaría segura a menos que controle Europa del Este, lo que obligó a los aliados a darle Europa del Este después de la II Guerra Mundial.

Él quiere salvar a Rusia de la misma manera que Stalin salvó a la URSS. Lo que en Rusia llaman la Gran Guerra Patriótica es lo que conocemos como la II Guerra Mundial. Y por eso ahora está usando de nuevo para referirse a Ucrania este discurso de la Gran Guerra Patriótica o de llamar sin fundamento, nazis a los ucranianos.

Putin ha reinventado el nacionalismo ruso sobre la base de las mismas teorías nacionalistas del zarismo y de la Unión Soviética. Es un nostálgico de ese pasado y se ve a sí mismo como su continuador y en ese sentido, Ucrania es un lugar especial para la continuidad entre ese pasado y la Rusia de ahora.

Ahora quiere cambiar el gobierno en Ucrania porque le exaspera que no está bajo control ruso. En cierto sentido es una patética demostración de debilidad, de que no le queda otro remedio, porque ha tratado de controlar Ucrania, pero que no ha podido.


Y ¿por qué Ucrania es tan importante para Putin?

Ucrania es vital por varias razones. Una de ellas es geográfica: si está obsesionado con la idea de que le van a destruir, Ucrania, al estar en gran parte llanura, es un lugar de acceso favorable a Rusia. Es, de hecho, el lugar por donde muchas invasiones a Rusia han pasado históricamente, desde Napoleón, hasta los nazis.

También es donde vive la minoría rusoparlante más grande en el exterior. También por el simbolismo histórico: Ucrania fue la gran conquista de los nacionalistas del 1800. Pasó a manos de Catalina la Grande de manos de su gran general Potemkin.

De hecho, fue en esa época cuando conquistaron el Dombás y le dieron el nombre de Nueva Rusia y se volvió una colonia.

Pero también hay un hecho político: ha dicho tantas veces a su pueblo que la seguridad de Rusia depende de Ucrania, que no lograr controlarla, le hace quedar mal.

Ahora, con esta invasión, esto se vuelve más grave, porque ha caído en una clásica trampa nacionalista. Está forzado a utilizar cualquier método para ganar porque si no quedará deslegitimado ante su propia gente.

Y ¿qué consecuencias puede tener esto para el resto de los países?

El impacto a nivel internacional ya lo estamos comenzando a ver, con las respuestas de China de que Occidente está exagerando. Y es que China, como Rusia, es un país que también busca ese revisionismo y que está mirando atentamente cuál es la respuesta internacional, porque de ella dependerá también qué sucede si China se lanza sobre Taiwán.

China, como Rusia, ha declarado muy abiertamente su aspiración a gobernar Asia, sobre todo el sudeste asiático. ¿Por qué? Porque puede hacerlo. Y Putin lo ve igual. Cree que Occidente no le está dejando gozar los frutos del poder militar de Rusia.

¿En qué medida esto supone un fin del orden internacional que ha regido durante los últimos 70 años?

Si la comunidad internacional no logra detener esto, si no tomamos conciencia de todo lo que está en riesgo, el actual orden internacional va a caer.

Porque estas normas internacionales son como las reglas de una casa o entre amigos: solo existen y son válidas en la medida que la gente las practica. Y Rusia ya ha demostrado que no quiere hacerlo.


El orden internacional ya estaba muy débil después de los años de Trump y esto nos pone en una situación espantosa.

Pero hay que decir que Trump vino a dar el tiro de gracia a un orden que ya estaba marcado por muchas hipocresías y contradicciones.

El problema de este orden internacional es que no ha sido llevado con coherencia. Piensa, por ejemplo, la guerra de Irak y otros tantos eventos en los cuales potencias occidentales cambiaron los gobiernos de otros países a la fuerza: Afganistán, o tantos en América Latina.

El hecho de que Occidente haya creado excepciones para sí mismo del mismo orden, ya fue debilitando mucho este orden, durante la Guerra Fría y aún más en los años 90.

Muchísimos nacionalistas occidentales, desde Orban, Trump o Salvini, cada uno a su manera, llevan exigiendo las mismas excepciones y la destrucción total de las reglas internacionales.

Por eso, las viejas izquierdas, por ejemplo, miran ahora a Putin como el mesías que tiene el coraje de destruir esas reglas e ir a la guerra.

Es el caso de países latinoamericanos, como Cuba, Nicaragua o Venezuela. ¿Cómo se explica ese apoyo de gobiernos que se presentan como de izquierda a un nacionalista de derecha como Putin? ¿Es solo una cuestión económica o de hacer contrapeso político a EE.UU.?

Ha sido muy interesante cómo Putin ha logrado usar a la vieja izquierda occidental al punto que a veces da la impresión que no se han enterado que la Rusia de hoy no es la Unión Soviética y que aunque estos países se declaran comunistas, la Rusia de hoy no lo es.

Lo cual es particularmente trágico porque Putin no es un comunista. Me parece obsceno que logre jugársela a viejos comunistas.

En América Latina, lo que sucede es que Rusia ha sabido meterse en ese espacio político que estaba vacío y ha logrado repetir su eco en esos países, ya no solo con RT en español, sino con la propia Telesur, la cadena de televisión que apoya Venezuela y que reproduce los patrones de la maquinaria de propaganda rusa.

¿Cómo se puede entender que en pleno siglo XXI, un país lance una invasión a gran escala contra otro basado en mitos y reescrituras históricas del pasado? ¿Es esto acaso una nueva forma de imperialismo?

Putin es la expresión de una mentalidad imperialista de nuevo orden que busca destruir los cimientos del orden mundial actual. Es por así llamarlo, un ´imperialismo posimperialista´. Es un tipo de imperialismo sin dudas, pero va mucho más allá.

Lo que está promoviendo es una reversión total de la historia y de los los acuerdos y tratados que tanto costaron, desde un punto de vista histórico y humano.


Tomado de:
https://www.bbc.com/mundo


 [Comentar este tema

Marzo 27, 2022, 09:33:59 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                  RUSIA VS. UCRANIA, A UN MES DEL GRAN CONFLICTO DEL MOMENTO.
                                            Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-




Santa Cruz de Tenerife. España.- La guerra entre Rusia y Ucrania se extiende ya por más de un mes. El infausto 24 de febrero quedará para la historia, no solo como el inicio de la invasión del ejército ruso a Ucrania, sino como el comienzo de una nueva etapa de la historia de estos tiempos, etapa marcada por los malvados propósitos expansionistas del régimen ruso para retornar a la era de la desaparecida Unión Soviética bajo el poderío del comunismo. La recuperación de los territorios perdidos tras su independencia parece ser uno de los objetivos primordiales del régimen de Putin. Las persecuciones, desapariciones forzadas, secuestros y encarcelamientos a quienes se oponen a los cánones del mandatario ruso son una prueba innegable de ese lamentable retroceso en la historia de Rusia.   

Las conversaciones entre ambas partes para llegar a un acuerdo que ponga fin al mayor desastre de esta naturaleza en Europa, desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, no han sido para nada satisfactorias. Las sendas sanciones económicas  – muy bien merecidas y necesarias a pesar de los detractores en este sentido– per se no pondrán fin al conflicto; aunque han funcionado por encima de las expectativas: el régimen ruso está aislado y su economía devastada en solo unos pocos días; algo que merece ser destacado y sobre todas las cosas considerar el encomiable papel del Gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea, UE. 

El megalomaníaco del Kremlin cree estar en lo cierto y sigue en su obstinada ofensiva contra el territorio ucraniano. Las tropas del ejército ruso están en Kiev, la capital añorada de Putin, lo que es definitorio para el desenlace final de los acontecimientos. Exigen la entrega de Mariúpol, la hermosa ciudad costera a orillas del mar de Azov, sitiada desde hace varios días. El ejército ucraniano sigue dando muestras de una heroica resistencia digna de destacar, aún cuando sabe con certeza que se enfrenta al gran poderío de las tropas rusas. Las pérdidas de miles de soldados del ejército ruso – se estima que entre 7.000 y 15.000 soldados rusos han muerto en la contienda (datos de la OTAN), así como de varios de sus más grandes militares, incluidos más de cinco generales, nos dan la medida de la preparación de las tropas ucranianas.

Mientras tanto, y desde la distancia, surgen las más absurdas especulaciones. La prensa sensacionalista, y también la más moderada y objetiva, en su afán de estar en “la última”, han creado una atmósfera que va desde el pesimismo derrotero hasta las entrevistas a generales retirados de otras naciones, los que muy poco han podido aportar, toda vez que no se dispone de la información necesaria para poder predecir acerca de movimientos tácticos de ambos ejércitos; aún cuando se tienen las estimaciones acerca de los avances de los rusos por territorio ucraniano, sus numerosas bajas y la capacidad de resistencia de Ucrania.

De ahí que los esfuerzos quedan reducidos a desatinadas especulaciones en torno a vencedores y derrotados, al añorado cese al fuego, a las preparaciones militares de ambas partes, entre otras tantas hipótesis y conceptualizaciones bien distantes de lo que en realidad pudiera suceder en los próximos días; aunque el pronóstico es sombrío y aterrador. Sombrío ante la incertidumbre y esa posibilidad objetiva de que las tropas rusas se estén reorganizando para asumir una feroz ofensiva que, lamentablemente, pudiera ser debilitante para Ucrania. Aterrador, por las continuas amenazas de Putin respecto al empleo de sus recursos nucleares para lograr sus objetivos e intimidar al mundo occidental, que como se sabe, apoyan cuasi en su totalidad a Ucrania.   

Para no caer en la especulación carente de sentido, ni en supuestas predicciones sin objetividad – lo que no es digno del análisis teórico en materia de política– me limitaré en este, mi segundo comentario en relación con el conflicto Rusia-Ucrania, a algunos aspectos en torno a la desinformación y tergiversación de la información acerca del principal suceso del momento.

Vladimir Putin, único culpable

En primer lugar es necesario dejar bien precisado que los culpables de la agresión e invasión al pueblo ucraniano  –toda vez que desde el inicio de la guerra las tropas rusas han atacado a poblaciones civiles e infraestructuras que no tienen nada que ver con la actividad militar– no es ni el Gobierno de los Estados Unidos, cuyo presidente Joe Biden ha tenido una participación destacada en oposición a las criminales acciones de Rusia, ni la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, entidad que no ha hecho más para evitar que el conflicto adquiera un carácter universal, ni la Unión Europea, UE, como se pretende difundir en algunas partes del mundo, cuyos regímenes totalitaristas han apoyado desde el inicio del conflicto al régimen de Vladimir Putin.

Solo hay un culpable en todo el conflicto, y este es el presidente ruso Vladimir Putin, cuyas acciones serán investigadas y sentenciadas en su momento, por cuanto constituyen crímenes de guerra y de lesa humanidad. Recientemente el Gobierno de Estados Unidos y la UE denunciaron que Rusia ha cometido crímenes de guerra en Ucrania. El fiscal del Tribunal Penal Internacional anunció el 2 de marzo la apertura inmediata de una investigación sobre situaciones en Ucrania por posibles crímenes de guerra, algo que reafirmó Antony Blinken, secretario de Estado estadounidense.

Ningún gobierno del mundo tiene derecho a hacer uso de la fuerza e invadir cruelmente ningún territorio por considerar que sea una “amenaza” para su nación, el principal fundamento que ha estado utilizando Putin para justificar su invasión a Ucrania; aunque se sabe que sus pretensiones van mucho más allá de esto. El viejo agente de espionaje en los tiempos del comunismo soviético aspira a reconformar la URSS, y Ucrania es su más preciado tesoro, toda vez que no solo es el granero de Europa, sino que parte de su propio ejército formaba la nómina del gran ejército de los tiempos de la URSS, amén del arsenal de armas nucleares, las que, junto al ejército, y hasta la limpieza de Chernóbil, tuvieron que ser repartidas a la hora de la separación definitiva de Ucrania en los inicios de los noventa del pasado siglo XX. 


Imágen desoladora que muestra los estragos de los bombardeos a infraestructuras civiles. El discurso político de Putin cambia, toda vez que se resiste a admitir su fracaso estratégico. Ahora el objetivo, más que derrocar a Zelenski y adueñarse de Kiev, se concentra en limitar la intervención para controlar el Donbás.

Ucrania es una nación independiente, y retomo la frase con la que comienza mi primer escrito dedicado al tema: cuando Rusia no era nada, ya Ucrania era Ucrania. Como república fundadora de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, Ucrania poseía la capacidad teórica de abandonar la Unión Soviética, algo que parecía imposible que sucediera. Recordemos que Mijaíl Gorbachov quería reformar la URSS, no disolverla. En 1991, cuando el grupo fuerte del Kremlin dio un golpe de Estado contra Gorbachov, el Parlamento ucraniano, elegido democráticamente, se adelantó sobremanera a declarar la independencia en una sesión de emergencia y a convocar a los ucranianos a las urnas para que decidieran si ratificaban la decisión. En dichas elecciones votó el 84% de la población ucraniana, y el 90% determinó separarse de Rusia. En 1994, Ucrania se convirtió en la primera ex-república soviética en transferir el poder pacíficamente a través de una elección, y pasó al capitalismo durante la próxima década.   

Sin embargo esto no es lo que se dice, al menos abiertamente y en la plenitud de sus detalles, en algunas naciones del mundo cuyos regímenes totalitaristas las mantienen en una total desinformación. Recientemente el diario Granma, medio de prensa oficialista de Cuba, y como ellos mismos se autoproclaman, es el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó un escrito basado en las opiniones del “investigador” Mario Antonio Padilla Torres. Según el: “Occidente vio un peligro en el despertar de ese país e incentivó a que antiguos países socialistas y exrrepúblicas soviéticas se incorporaran a la OTAN para desarrollar un cerco en torno a Rusia. A ello se añade el incumplimiento de los acuerdos de Minsk I y II, los trágicos acontecimientos en la región del Donbass y la permanente petición del Gobierno de Ucrania de adherirse al bloque militar”.

Con lo que crea las bases teóricas para que los cubanos vean a los Estados Unidos, al mundo occidental y a la OTAN como los verdaderos culpables del asunto. No hay tal cerco en torno a Rusia. Téngase presente que, al igual que Ucrania, el resto de las naciones que integraban la antigua URSS son libres e independientes, y por lo tanto, tienen el derecho de pertenecer a las instituciones, instancias y organismos que consideren oportuno. En todo caso es Rusia quien penetra deliberadamente en las acciones de los gobiernos de naciones como Ucrania, a quien siguen viendo como parte de Rusia – ya ocurría mucho antes de la llegada del comunismo–. Países como Bielorrusia, cuyo gobierno está siendo presionado para que intervenga directamente en la guerra contra Ucrania, Kazajistán (la gran reserva de petróleo después de Rusia), Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, han mantenido regímenes totalitarios con represión absoluta hacia la oposición y estrechos lazos con
Rusia, de quien reciben no solo el apoyo económico, sino el asesoramiento político y militar.


Sin embargo esto no lo trata Padilla Torres, quien solo ve el lado “oscuro” del asunto en el supuesto peligro que representan las naciones que, como Estonia, Lituania  –la primera república soviética en declarar su independencia en marzo de 1990–, Letonia, Armenia, Georgia (firmó acuerdo de unión a la UE) y Moldavia, han asumido una posición bien diferente, toda vez que se han abierto al occidente y dejado a un lado la maléfica influencia del imperio ruso. El considerado especialista en temas de Europa del Este acude, una vez más, al polémico tema de la rusofobia, para finalizar el escrito, al insistir en que se ha agredido el libre flujo de la información “a conveniencia de quienes han provocado la actual crisis europea, es decir, EE. UU. y la OTAN. La compañía Cogent, que brinda servicios de internet, había informado a las firmas rusas la interrupción de sus servicios a partir del 4 de marzo. Como si no fuera suficiente, han aplicado a Rusia restricción de visibilidad y posicionamiento mediático en los buscadores, que mantienen un oligopolio casi absoluto, todos manipulados desde San Francisco”.

Con lo que reafirma no solo su posición defensiva respecto a Rusia y su premeditada acusación hacia los gobiernos occidentales y la OTAN en el grave conflicto del momento, sino que es el portavoz del diario oficialista cubano y del régimen castrista, cuyos mandatarios se han pronunciado a favor de Rusia, ya sea por conveniencia política y económica con dicho país, por maldad comunista, propia de todo sistema totalitario, o por ir en contra del Gobierno de Estados Unidos y de la mayor parte del mundo, como suele suceder desde los viejos tiempos del dictador Fidel Castro. Téngase presente que estamos ante una guerra, ante una verdadera invasión del ejército ruso al territorio libre e independiente de Ucrania, y no de una simple "operación militar especial", como refiere el Kremlin y repiten los satélites de Latinoamérica: Cuba y Venezuela. 

La rusofobia y las falsedades en torno al conflicto Rusia-Ucrania

Se ha estado empleando el término rusofobia de manera deliberada y con premeditación y alevosía. Se pretende insistir en un acoso hacia el régimen ruso por parte de las principales naciones occidentales y del gobierno de Estados Unidos. Nada más absurdo que esta ridícula hipótesis. El aislamiento total en que se encuentra Rusia no es más que la resultante de las desatinadas acciones de Vladimir Putin y sus seguidores. Las sendas sanciones aplicadas desde el inicio de la invasión han jugado su papel en este sentido, si bien, como ya afirmé antes, por si solas, y como elemento aislado, no pondrán fin al conflicto armado. Unirse a favor del pueblo ucraniano y en contra de los invasores rusos es un acto de justicia y no una rusofobia. No se trata de un rechazo hacia el pueblo ruso, hacia la grandeza de la cultura, el arte y la literatura rusa, hacia sus tradiciones, su arquitectura, sus grandes templos ortodoxos, sino de repulsión hacia un cruel mandatario que pretende apropiarse de territorios liberados de las garras del comunismo hace varias décadas.

La propaganda rusa miente y trata de alejar al pueblo ruso de la realidad del grave problema. Ahora califican la “operación” como un éxito, aún cuando todos sabemos acerca del fracaso estratégico de la invasión rusa, así como al uso indiscriminado de los bombardeos contra objetivos civiles, algo que las autoridades del Kremlin niegan a pesar de las evidencias. El Kremlin se resiste a aceptar la realidad de la situación, en la que llevan estancados semanas sobre el terreno soportando numerosas bajas humanas y materiales. El ejército ruso está siendo destruido –según las afirmaciones de Dimitro Kuleba, ministro de exteriores de Ucrania–, a pesar de que el régimen de Putin solo reconoce la pérdida de 1.351 soldados rusos, y otros 3.825 heridos.

Y así las cosas, ha pasado más de un mes. El discurso político de Putin cambia, toda vez que se resiste a admitir su fracaso estratégico. Ahora el objetivo, más que derrocar a Zelenski y adueñarse de Kiev, se concentra en limitar la intervención para controlar el Donbás y ayudar a las facciones prorrusas de Donetsk y Lugansk.




 [Comentar este tema

Marzo 27, 2022, 07:10:42 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

             LA OTAN ANUNCIA NUEVOS BATALLONES DE COMBATE EN ESLOVAQUIA, HUNGRÍA,
                                 RUMANÍA Y BULGARIA ANTE LA AMENAZA RUSA


Lo ha anunciado el secretario general de la OTAN en una rueda de prensa previa a la cumbre extraordinaria que reunirá este jueves al presidente de EE.UU.. Joe Biden, con los socios europeos por primera vez desde la invasión


Jens Stoltenberg, durante la rueda de prensa este miércoles - EFE

La OTAN aprobará el despliegue de refuerzos militares en la frontera oriental en la cumbre extraordinaria que se celebra el jueves en Bruselas con la participación de todos los presidentes aliados, incluido el estadounidense Joe Biden. La organización militar prepara el despliegue de más unidades en cuatro países de su flanco oriental, Bulgaria, Hungría, Rumanía y Eslovaquia, con tropas multinacionales al mando directo de la OTAN. Actualmente, ya están situadas otras cuatro unidades de combate en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia.

La reunión que se celebra el jueves por la mañana en la sede de la organización tiene como objetivo subrayar la cohesión en ambas orillas del Atlántico ante la situación creada por la invasión rusa de Ucrania.

Según fuentes oficiales norteamericanas, «el presidente viaja a Europa para reforzar la unidad que hemos construido con nuestros aliados y socios en respuesta a la invasión brutal de Rusia a Ucrania y consultar sobre los siguiente pasos» que se necesitan dar para afrontar una situación que no va a terminar a corto plazo.

La OTAN querrá ofrecer su respaldo no solamente a Ucrania, sino a otros países asociados que, en palabras del secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, «tienen que hacer frente al riesgo que representa la presión de Rusia», y entre los que ha mencionado a Georgia y a Bosnia y Herzegovina. «Estamos decididos a hacer todo lo posible para apoyar a Ucrania. Pero tenemos la responsabilidad de garantizar que la guerra no se intensifique más allá de Ucrania y se convierta en un conflicto entre la OTAN y Rusia», añadió Stoltenberg.

El dirigente aliado también dijo que el uso de armas nucleares o químicas, como había evocado Biden, «cambiará fundamentalmente la naturaleza del conflicto. Y Rusia debe entender que nunca se debe librar una guerra nuclear, y nunca se puede ganar una guerra nuclear», por lo que lo mejor sería que «Rusia abandone sus amenazas nucleares, porque es peligroso e irresponsable». En todo caso, «la OTAN tiene planes para proteger a todos los aliados contra cualquier amenaza. Que no quede ninguna duda sobre nuestra preparación para proteger y defender a los Aliados contra cualquier amenaza, cualquier ataque y, por supuesto, tenemos planes para hacer exactamente eso», en caso de que Rusia amenazase con utilizar armas nucleares.

El factor de incertidumbre que supone la posición ambigua de China también será evocado en la reunión, puesto que el gigante asiático «ha brindado apoyo político a Rusia, incluso mediante la difusión de mentiras descaradas y desinformación, y a los aliados les preocupa que China proporcione apoyo material a la invasión rusa». Por ello, desde la cumbre hará «un llamamiento para que cumpla con sus responsabilidades como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y se abstenga de apoyar el esfuerzo bélico» de Rusia.

Reunión del G-7

Además de la reunión en la OTAN, Biden tiene previsto verse con los dirigentes del G-7 y de hablar por la tarde en una sesión del Consejo Europeo. Su objetivo es «coordinar la siguiente fase de la asistencia militar a Ucrania» y debatir sobre las posibles sanciones adicionales a Rusia.

Además, el presidente estadounidense, según fuentes oficiales, «anunciará una acción conjunta para mejorar la seguridad energética europea y reducir la dependencia de Europa del el gas ruso». Biden tiene previsto también explicar sus planes sobre la ayuda humanitaria a Ucrania «para aliviar el sufrimiento de los civiles» en la zona de guerra. Desde Bruselas, el presidente Biden viajará a Polonia, donde se verá con las tropas estadounidenses allí desplegadas como elemento disuasivo contra posibles agresiones por parte de Rusia.

Tomado de:
https://www.abc.es/#vca=logo&vmc=abc-es&vso=noticia.foto.internacional&vli=cabecera-sticky


 [Comentar este tema

Marzo 27, 2022, 07:01:25 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

RENUNCIA A KIEV Y SE CONCENTRARÁ EN EL DONBÁS
EL KREMLIN DA UN VOLANTAZO MILITAR EN UCRANIA: LAS CINCO CLAVES DE LA 'DESESCALADA' RUSA


El alto mando del Ejército de Rusia ha explicado que la primera etapa de la "operación militar especial" en Ucrania está casi terminada y pasa a centrarse en el Donbás, el verdadero objetivo ruso


Manifestantes contra la guerra en la capital de Georgia. (Reuters/Irakli Gedenidze)

Por K. A. P.

Cuando se acaba de cumplir un mes del inicio de la invasión rusa a Ucrania, el Kremlin acaba de dar un volantazo militar que, de confirmarse, cambia por completo las perspectivas de la guerra y comenzaría, 'de facto', una desescalada de la ofensiva en gran parte del país. El viernes, el jefe de la Dirección Principal de Operaciones del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, el general Sergei Rudskoy, dio un inesperado discurso en el que aseguró que, cumplidos los objetivos de la "operación militar especial", las tropas dispersas por varios frentes en el país se concentrarán ahora en una única meta: el Donbás.

Su intervención, publicada posteriormente en la página del Ministerio de Defensa de Rusia, está cuajada de propaganda orientada el público doméstico —al que la censura apenas ha dejado ver la realidad de la guerra— y apunta directamente a los elementos que utilizará Moscú para vender una victoria. "El curso de la operación confirmó la validez de esta decisión" —asegura el alto militar al comienzo de su alocución— "y está siendo conducida por el Estado Mayor en estricto cumplimiento del plan aprobado, llevando las acciones a cabo para minimizar las pérdidas de personal y el daño a civiles". Pero también da indicios de lo que puede suceder en las próximas semanas. Estos son las cinco claves del discurso de Rudskoy para comprender cómo impacta esta nueva estrategia en el escenario bélico.

1. Un cambio gradual de narrativa

General Rudskoy: "La opinión pública y los expertos se preguntan qué estamos haciendo en las áreas de las ciudades ucranianas bloqueadas. Estas acciones se llevan a cabo con el objetivo de causar tal daño a la infraestructura militar, el equipo y el personal de las Fuerzas Armadas Ucranianas. Como resultado, no solo golpeamos sus fuerzas y no les damos la oportunidad de fortalecer su reagrupamiento en el Donbás, sino que no les permitimos hacerlo hasta que el Ejército ruso haya liberado completamente los territorios de Donetsk y Lugansk".

Moscú ha ido modificando, gradualmente, la narrativa de la invasión. La guerra, cuyo principal objetivo era derribar al Gobierno de Volodímir Zelenski para instalar un presidente títere que mantuviera a Ucrania en la órbita rusa, ha sido limitada a una intervención para ayudar a las facciones prorrusas de Donetsk y Lugansk a controlar el territorio —en disputa desde 2014—. En este relato, los sitios de Kiev, Járkov, Chernígov, Sumi y Nicolayev —así como la toma de Jersón— tan solo habrían sido una táctica para evitar el ataque ucraniano al Donbás, y no fallidos asaltos a las principales ciudades del país.

"Tenía la hipótesis de que el objetivo mínimo de Moscú podría ser en este punto tratar de tomar control de todo el Donbás, buscar un acuerdo político y después girar su discurso y asegurar que eso era de lo que iba realmente esta operación en un esfuerzo para salvar los muebles y declarar victoria", valoró Michael Kofman, director del programa de estudios rusos en el grupo de análisis CNA, en su cuenta de Twitter.

2. Nuevos objetivos militares

General Rudskoy: "Inicialmente, no planeamos asaltar las ciudades para evitar destrucción y minimizar pérdidas de personal militar y civiles. Y, aunque no descartamos esa posibilidad; sin embargo, según los grupos completen sus tareas —y lo están haciendo exitosamente— nuestras fuerzas y medios se concentrarán en el asunto principal: la completa liberación del Donbás".

Uno de los escenarios contemplados desde el principio de la invasión apuntaba a que Rusia podría tratar de replegarse y buscar hacerse fuerte en el sur, un movimiento con dos posibles pasos. Primero, con la toma del enclave portuario de Mariúpol —que lleva desde el principio de la invasión bajo fuerte asedio enemigo—, un punto que les permite establecer un corredor terrestre entre la península de Crimea (anexionada ilegalmente por Rusia en 2014) con los territorios bajo control prorruso en Donetsk y Lugansk, en el Donbás. El discurso de Rudskoy incluye la mención específica a que la liberación de Mariúpol continúa. El segundo incluiría la toma de la ciudad costera Odesa, la capital del sur, ampliando ese pasillo terrestre hasta Transnistria, una región prorrusa en Moldavia.

"El texto no descarta retornar a la tarea del 'asalto' de las principales ciudades ucranianas una vez que haya completado su objetivo principal. Esto hace que nos preguntemos, qué había estado tratando de hacer en las últimas semanas (sugiere que derrotar a la fuerza aérea y naval ucraniana)", tuiteó Lawrence Freedman, profesor emérito de Estudios de la Guerra en el 'King's College' de Londres. "También hace que no preguntemos qué planea hacer con las sustanciales fuerzas que tiene lejos del Donbás. ¿Las va a dejar en sus posiciones para ofensivas posteriores, en cuyo caso necesita abastecerlas y serían vulnerables a contraofensivas ucranianas? ¿O las retirará para apoyar la tarea principal? Eso parecería una derrota y crearía vulnerabilidades en la retirada y permitiría a Ucrania mover sus fuerzas al sur", agregó.

3. Desmilitarización ¿completada?

General Rudskoy: "La desmilitarización de Ucrania es conseguida tanto con bombardeos de alta precisión en infraestructuras militares, localización de formación y unidades militares, aeródromos, puntos de control, arsenales y depósitos de armamento y equipo militar, y por la acción de las tropas derrotando a grupos enemigos". El general ruso hace un balance —no verificado— de las bajas infligidas a sus adversarios, incluyendo la destrucción casi completa de las fuerzas navales y aéreas, la voladura de 16 aeródromos principales y 38 depósitos y arsenales con el 70% de su equipo militar, y más de 14.000 soldados enemigos muertos y otros tantos heridos. Al mismo tiempo, reconoce la pérdida de 1.351 soldados rusos, y otros 3.825 heridos, unas cifras considerablemente más bajas a las estimadas por los servicios de inteligencia occidental.

Pese a que las bajas y pérdidas de equipo militar de cada bando no pueden ser comprobadas, desde el comienzo de la guerra Ucrania ha estado recibiendo cada vez más ayuda militar, tanto equipos ofensivos como defensivos. La UE ha aprobado al menos 1.000 millones de euros para apoyar la compra de armas, equipos de protección y otros suministros bélicos. Además, los países individualmente han proporcionado armas al frente ucraniano. EEUU ha proporcionado más 2.000 millones de dólares en armamento, incluyendo misiles antiaéreos y antitanque, munición y otros artículos al frente. Washington está preparando un nuevo paquete de armas por valor de 800 millones de dólares, que espera enviar "en los próximos días". Una situación que reconoce y lamenta el general ruso, que asegura solo servirá para "retrasar el conflicto, e incrementar las víctimas sin poder influenciar el resultado de la operación".

Pero, en realidad, la 'desmilitarización' de Ucrania que perseguía Putin consiste en asegurarse de que Ucrania no albergará tropas o sistemas armamentísticos extranjeros y, especialmente, que Kiev no será aceptada como miembro de la OTAN. Este punto sería el que más avanzado estaría en las negociaciones que se han llevado a cabo hasta la fecha, donde se han barajado varias posibles soluciones potencialmente aceptables para ambas partes.

4. ¿Y la 'desnazificación'?

General Rudskoy: "El curso de las hostilidades, los testimonios de civiles que huyeron de las ciudades bloqueadas y de los soldados ucranianos capturados muestran que, a día de hoy, la habilidad de resistir de las Fuerzas Armadas de Ucrania está basada en el miedo a represalias de los neonazis. Sus representantes están en todas las unidades militares. El grueso del regimiento de Kiev son formaciones nacionalistas como Azov, Aidar, Right Sector y otras identificadas por Rusia como organizaciones terroristas".

La 'desnazificación' de un país liderado por un descendiente de judíos era otra de las grandes metas propagandísticas del Kremlin, un punto en el que ha insistido permanentemente y que no abandona en este mensaje. Sin embargo, Rusia ya renunció hace dos semanas a derrocar a Zelenski, cuyo Gobierno ahora reconoce. Así que este objetivo podría ser ahora centrado en la toma de Mariúpol, donde está basado el polémico batallón Azov, una unidad militar frecuentemente vinculada a movimientos neonazis, y la ocupación del Donbás, donde los rusos denuncian que los ucranianos "estaban cometiendo un genocidio durante los últimos ocho años" (una afirmación sin ningún respaldo o evidencia).

5. Un paseo militar

General Rudskoy: "En general, los principales objetivos de la primera fase de la operación han sido logrados. Las capacidades de combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania ha sido reducida significativamente, lo que nos permite, de nuevo, concentrar nuestros esfuerzos en conseguir la liberación del Donbás".

La propaganda rusa no ha cedido ni un milímetro y ha pintado la operación como un éxito sin paliativos, pese al fiasco de la guerra relámpago y el uso indiscriminado de los bombardeos contra objetivos civiles —algo que Rudskoy niega varias veces en su discurso, pese a las numerosas evidencias— para lograr avances militares que no se produjeron. La cuestión es si el Kremlin asumirá el trasfondo real de la situación, en la que llevan estancados semanas sobre el terreno soportando ingentes bajas humanas y materiales, o si entramos en otra fase de la guerra que libra Vladímir Putin en su propia cabeza. "Sería cauto con proyectar (estas conclusiones). Hasta cierto punto, uno asumiría que Putin comprende la situación militar, la ve de forma pesimista y asume los límites de lo que el uso de la fuerza podría conseguir dado su pobre desempeño militar. Pero eso no está claro en este caso", concluye Kofman.

Tomado de:
https://www.elconfidencial.com/


 [Comentar este tema

Marzo 27, 2022, 05:58:53 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


             JOE BIDEN DICE QUE VLADIMIR PUTIN “NO PUEDE PERMANECER EN EL PODER”,
                                      AL DAR EMOTIVO DISCURSO EN POLONIA


El mandatario estadounidense consideró la resistencia de Ucrania contra las fuerzas rusas como parte de una “gran batalla por la libertad”.


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso en el Castillo Real de Varsovia, Polonia, el 26 de marzo de 2022. Polonia es la segunda parada de la visita europea de Biden. El presidente estadounidense voló el 23 de marzo a Bruselas, donde el 24 de marzo participó en una cumbre extraordinaria de la OTAN, la cumbre de líderes del G7 y la cumbre del Consejo Europeo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó este sábado 26 de marzo que Vladimir Putin “no puede permanecer en el poder” y consideró “un fracaso estratégico” la invasión de Ucrania, que resiste desde hace más de un mes al asedio y los bombardeos ordenados por el presidente ruso.

Tras hablar con refugiados ucranianos en Varsovia, Biden calificó a Putin de “carnicero” y afirmó que “no puede permanecer en el poder”.

La Casa Blanca se apresuró a explicar que Biden no estaba incitando a un “cambio de régimen” en Rusia, sino a actuar para impedir que ejerciera algún “poder sobre sus vecinos o en la región”.

Biden abordó ese tema en su discurso en el castillo real de la capital polaca, al advertir a Moscú que no debía ocurrírsele ni por asomo pisar “una pulgada” de tierra de países de la OTAN, vinculados por la “obligación sagrada” de la defensa colectiva.

El conflicto, incluso limitado a territorio ucraniano, no tiene visos de terminar pronto, según el presidente estadounidense, para quien la batalla “entre democracia y autocracia” “no se ganará en unos días o meses”. Por lo cual, afirmó, “debemos armarnos para un largo combate”.

Putin ordenó el 24 de febrero la invasión, con los objetivos de destruir las capacidades militares de esta exrepública soviética y de derrocar al gobierno prooccidental de Volodimir Zelenski.

Pero más de un mes después, las tropas rusas suman magros avances, no han logrado capturar prácticamente ninguna ciudad importante y los ataques contra civiles son cada vez más letales.

El viernes, un alto oficial ruso anunció que en adelante la ofensiva se centraría en la “liberación” del Donbás, en el este del país, ya dominado parcialmente por grupos separatistas prorrusos.

El cambio se debería a que “los principales objetivos de la primera fase de la operación fueron alcanzados” y que “las capacidades de combate de las fuerzas ucranianas fueron reducidas de manera significativa”.

Biden, que durante el día el sábado se reunió con dos ministros ucranianos, puso en duda que Moscú hubiese variado de estrategia. “No estoy seguro de que hayan cambiado”, dijo al ser interrogado en Varsovia sobre las implicaciones de ese cambio.

Biden no tiene en cambio “duda alguna de que esta guerra ya es un fracaso estratégico de Rusia”, según afirmó en su discurso posterior.

Tomado de:
https://www.eluniverso.com/


 [Comentar este tema


Páginas: 1 2 [3] 4 5 6 7 8 ... 86

*****

 Mensajes: 1057
 Temas en blog: 1278

    

Categorias


Vistas

278569