Forofilo
Julio 22, 2015, 01:37:12 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas Martianos.

                            JOSÉ MARTÍ. Algunas de sus reflexiones filosóficas en sus cuadernos de apuntes.                                                             
                             Por: Alberto Roteta Dorado. El Puyo, capital de la provincia de Pastaza, Ecuador.


Os doy gracias a aquellos que se acercan a este sitio y específicamente a mi Blog para leer, estudiar o solo para ver de qué se trata, de cualquier forma os agradezco su gentileza por llegar hasta aquí y poder acercarse a este tipo de enseñanzas, lamentablemente un tanto olvidadas en estos tiempos de hipermodernidad, de grandes espacios, de redes sociales, de entretenimiento a través de juegos, novelas absurdas, comerciales y otras tantas cosas, que sin duda, han distanciado al hombre actual de la filosofía y de la verdadera religiosidad.

Una lectura de este tipo de artículo siempre podrá ser edificante, pero un verdadero estudio será mucho mejor, luego la reflexión detenida sobre lo que se ha estudiado, y así,  hasta que su mente se cuestione con juicio crítico y sincero la idea de como surge lo diverso desde lo Uno, de cómo es posible que lo Uno se exprese a través de las múltiples unidades de vida-conciencia manifestadas en el Universo, y otras grandes abstracciones, que han sido los principales puntos polémicos de la filosofía a través de los siglos.

Los artículos que os he estado presentando desde el pasado 23 de febrero de este año, han sido en su mayoría, el fruto de mis reflexiones sobre ciertos estudios de filosofía y religión que desde hace alrededor de veinticinco años he venido realizando. Algunos son fragmentos de ensayos pertenecientes a determinada etapa de mis estudios, y que los he retomado y agregado algunas valoraciones nuevas, otros han sido redactados para publicar, otros son fragmentos de charlas y conferencias que dicté en Cuba y de mis libros de ensayos que permanecen inéditos.

Sorprendido por haber sido visitado en mi Blog por casi un centenar de lectores en menos de un día, os dejo a su consideración nuevas propuestas con la seguridad de que podáis estudiarle y analizarle detenidamente, al propio tiempo, que os sirva de punto de partida para el estudio ulterior de los autores y las obras que con frecuencia cito.

Gracias a todos: 
Dr. Alberto Roteta Dorado

José Martí en su cuarto cuaderno de apuntes  se refiere a las limitaciones de la ciencia del conocimiento humano, y del propio hombre, para conocer con exactitud su verdadera naturaleza,  al sentido del deber; a la relación entre el deber como ley y el sacrificio, así como, a la esencia que subyace detrás de cada religión y de cada filosofía.

La vida humana es una ciencia, a cuyo conocimiento exacto no se llegará jamás. Nadie confesará jamás completamente sus desfallecimientos y miserias, los móviles ocultos de sus actos, la parte que en sus obras ejercen los sentidos, su encorvamiento bajo la pasión dominadora, - sus horas de tigre, de zorra y de cerdo.- Y como cada hombre es un dato esencial para esta ciencia - el hombre mismo estorbará perpetuamente que sea conocido el hombre. Y, sin embargo, aunque nada es en apariencia más descompuesto - nada es en realidad más metódico y regular, más predecible y fatal, más incontrastable y normal que nuestra vida.” 

Los dos primeros cuadernos de apuntes se caracterizan por el marcado interés del Apóstol hacia aspectos relacionados con el origen del Universo, con las concepciones acerca de la Divinidad o Deidad manifestada, con sus visiones  del alma y otras ideas en torno a la especulación filosófica, de marcado sentido metafísico. El hombre siempre ha estado presente en su pensamiento filosófico a través de <la idea de sustancia creada>,  o de la imagen del <hombre que camina hacia Dios>. Ahora el hombre ocupa el centro de su atención, ya no se trata de ahondar en nuestro misterioso origen divino, ahora se lanza hacia la búsqueda de los móviles de la actuación humana en el contexto de la sociedad; por cuanto, una acción en el orden individual ejerce una influencia en multitudes, a la vez que los actos de multitudes inciden en el orden individual humano. No podemos decir que en sus dos primeros cuadernos el tema del hombre le fuera ajeno; resulta, que las preocupaciones cosmogónicas, cosmológicas y metafísicas adquieren una mayor dimensión en el pensamiento del Apóstol.

Ahora su aforismo donde relaciona al hombre y al universo, perteneciente al noveno cuaderno, nos permite comprender, que el hombre ocupa el centro de su reflexión: <El hombre es el Universo Unificado. El Universo es el hombre varificado>  ,  lo que recuerda la antigua enseñanza atribuida a Hermes de <cómo es lo interno así es lo externo, como es arriba así es abajo>, presentada en la filosofía contemporánea como la idea del hombre como microcosmos reflejo del macrocosmos, es decir, del Universo.  El hombre es el propio universo, o sea, su expresión o reflejo en una escala menor. Si en el hombre se expresa todo el  universo, el hombre es, en cierta medida el propio Universo, como afirmó  el Apóstol, cuando se refirió a la idea de lo uno y lo múltiple:

De lo uno se deriva lo múltiple, que en cada una de sus manifestaciones representa en sí todo lo uno. El yo es el universo mismo, y el universo mismo no es más que el yo. En lo más pequeño, el todo, y en el todo lo más pequeño”.

Pudiéramos referirnos a un enfoque de carácter antropológico en el pensamiento filosófico martiano, considerando el sentido esencial de estas reflexiones. En la primera idea seleccionada, el maestro considera que la vida del hombre es una verdadera ciencia; pero su total conocimiento, no tendrá lugar, por cuanto, las limitaciones de esta propia ciencia del conocimiento humano lo impiden, y además, por las limitaciones inherentes en el hombre, desde el punto de vista sensorial y del razonamiento para poder llegar a comprender su verdadera naturaleza esencial y fundamental en su total y real dimensión, no limitado a su aspecto corporal, esfera en la que, aún en nuestros días existen múltiples enigmas que imposibilitan el conocimiento de todas las funciones, estructuras e integraciones que tienen lugar a este nivel, sino considerando también sus aspectos intelectuales, con todos los misterios de la mente, y el lado espiritual humano -aún más desconocido todavía en nuestro tiempo- con la grandeza de la evolución monádica o espiritual -, desconocida completamente para la ciencia, -  y este no es precisamente, su objeto y su campo de estudio y desenvolvimiento -,y por lo tanto negada al no poder comprobarla;  tergiversada en su totalidad por la religión que a través de los siglos ha impuesto sus dogmas ortodoxos; y aunque en los últimos años ha intentado abrir un tanto su horizonte, sus ignorantes fieles, jamás se aproximarán ni siquiera un ápice a la comprensión de dicha evolución. 

                                        (Continuará)

A 0 personas le gusta este mensaje


*****

 Mensajes: 1057
 Temas en blog: 1278

    

 Categorias


 Vistas

278570