Forofilo
Julio 17, 2015, 10:52:38 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas Martianos.

                              JOSÉ MARTÍ. LA GESTACION DE SU PENSAMIENTO FILOSOFICO.
                                         Por: Dr. Alberto Roteta Dorado. Quito. Ecuador.


En el artículo anterior analizamos algunas ideas expresadas por el autor de <Versos Libres> respecto a su visión de la Deidad Suprema, sus valoraciones acerca del alma, así como las influencias recibidas de diversas tendencias filosóficas durante sus estudios de filosofía en territorio español. La última de las citas presentadas fue la siguiente:

El alma post-existe. Y si post-existe, y no nacemos iguales,  pre-existe, ha pasado por distintas formas. -¿Aquí o allá?- Es inútil preguntarlo, pero ha pasado.”    

Ahora su pensamiento nos recuerda de nuevo la enseñanza de Platón respecto al alma, según Platón, el alma preexiste al cuerpo, lo que permite la reminiscencia o anamnesis, es decir, traer de nuevo o recordar lo pasado. En su <Menón> nos dice al respecto: < no hay nada que no haya aprendido y no es extraño que sea capaz de recordar lo que sabe sobre la virtud y sobre otras cuestiones, que ya conocía anteriormente> . Platón insiste también en la inmortalidad del alma, y dicha inmortalidad solamente es posible si puede existir independientemente del cuerpo que la aprisiona, <el alma del hombre es inmortal, y que unas veces le llega el fin -a lo que llaman morir- y otras nace de nuevo; pero que jamás se destruyen>.   Este renacer del alma en sucesivos cuerpos defendido por los grandes filósofos y místicos de la antigüedad aparece expresado en la enseñanza del Apóstol en la siguiente idea:

Allá, en otros mundos, en tierras anteriores, en que firmemente creo, como creo en las tierras venideras, - porque de aquella tenemos  la intuición pasmosa que puesto que es conocimiento previo de la vida revela vida previa-y a estas hemos de llevar este exceso de ardor de pensamiento, in empleada fuerza, incumplidas ansias y desconsoladoras energías con que salimos de esta vida; - allá en tierras anteriores, he debido cometer  para con la que fue entonces mi patria alguna falta grave, por cuanto está siendo desde que vivo en mi castigo, vivir perpetuamente desterrado de mi natural país, que no sé donde está, - del muy bello en que nací, donde no hay más que flores venenosas , de ti y de él.-

Sin duda, nuestro héroe está haciendo una declaración irrefutable acerca de su creencia en la reencarnación, asumida como ley de la evolución natural, no solo del hombre, sino como ley universal, aplicable a todo el Universo, y en escala descendente a nuestro sistema solar y a todas las criaturas en el expresadas. Su idea acerca de otros mundos y de aquellas tierras pretéritas y venideras es colosal, solo comparable al pensamiento de Platón, quien fue un verdadero reencarnacionista, como también lo fueron sus seguidores, así como a Giordano Bruno, quien expresa sutilmente el mensaje desde la perspectiva de lo ilimitado del Universo, y que el Apóstol cubano trató como el concepto de <no límites>, más reciente la rusa Blavatsky hizo sendas exposiciones en su inmortal <Doctrina Secreta>, abordando la reencarnación como una de las grandes leyes que rigen los designios del Universo y del hombre. La mística y venerada maestra del siglo diecinueve, que fue admirada y elogiada por el propio José Martí, se refirió a al paso de toda la fuerza, vitalidad y energía desde de un centro evolutivo determinado hacia otro futuro centro, llamados por ella <centros virtuales de fuerza>, se mantenía de esta forma una fluir divino de manera continua, aunque expresado indistintamente en uno u otro centro de evolución. De esta forma, nuestro sistema solar es la resultante de otros sistemas precedentes, los que ofrecieron su energía y sus <principios> al actual.

La idea expresada por José MARTÍ es en relación con el hombre y en nexo directo con otras de las leyes divinas del Universo: la ley del Karma, <a estas - refiriéndose a otras tierras- hemos de llevar este exceso de ardor de pensamiento, in empleada fuerza, incumplidas ansias y desconsoladoras energías con que salimos de esta vida>. Ley de acción y reacción, de redistribución infalible, de ajuste retributivo en orden a tus actos cometidos para bien o para mal, pero siempre tratando de lograr el equilibrio y la unidad de todo lo expresado en el Universo. Me estoy refiriendo a cosas universales, a leyes, a enseñanzas ancestrales tratadas y asumidas con seriedad por grandes místicos y filósofos de todos los tiempos. La posesión de solo una parte de este conocimiento adulterado, vulgarizado y llevado a las masas ignorantes por parte de unos lunáticos personajes de determinadas sociedades fraternales, trajo consigo que estos conceptos se vieran con una óptica distinta, camino intermedio entre el fanatismo y la ignorancia. Tratar de llevar ciertas enseñanzas que siempre fueron reservadas a través del esoterismo para unos pocos a todos, es peligroso. Se corre el riesgo de la posibilidad de adulteración. Es preferible ser incomprendidos por las multitudes que malinterpretados.   

Retomando sus nuevas concepciones sobre la Deidad en esta etapa nos encontramos en sus cuadernos de apuntes:

“Una sola cosa no ha de morir. El Dios conciencia, la dualidad sublime  del amor y del honor, el pensamiento inspirador de todas las religiones, el germen eterno de todas las creencias, la ley irreformable, la ley fija, siempre soberana de las almas, siempre obedecida con placer, siempre noble, siempre igual, - he aquí la idea poderosa y fecunda que no ha de perecer, porque renace idéntica con cada alma que surge al la luz; he aquí la única cosa verdadera, porque es la única cosa por todos reconocida; he aquí el eje del mundo moral; - he aquí a nuestro Dios  omnipotente y sapientísimo” .

El Dios Conciencia, que es el hijo del Dios que creó, que es el único lazo visible unánimemente recibido, unánimemente adorado, que une a la humanidad impulsada con la divinidad impulsadora.- (…) Este Dios, y el Dios Patria, son en nuestra sociedad y en nuestra vida las únicas cosas adorables.”     

La existencia de dos deidades en diferentes peldaños; pero una en relación directa con la otra y como consecuencia o efecto del impulso descendente de la primera - del Dios que creó -, recuerda las concepciones filosóficas más abstractas dentro del vasto pensamiento filosófico de la antigüedad; así como  las antiquísimas enseñanzas del oriente, ante todo de la Escuela de filosofía  Vedanta de la India, con su concepto de la Deidad Omnisciente y Omnipotente, causa de la existencia y disolución de un universo. El Dios que creó ocupa un lugar más elevado que el Dios Conciencia, mientras que la humanidad permanece sin el conocimiento de esta primigenia causa,  que se nos revela y por tanto, se nos muestra como el Dios Conciencia,  que al mostrársenos parcialmente,  como resultante de la impulsadora fuerza de la Divinidad Suprema - el Logos Cósmico Inmanifestado, precursor del manifestado -, la humanidad puede reconocerle; por cuanto es su propia expresión. Su concepto del deber patrio es tan enorme, que compara la adoración divina con la adoración a la patria. La parte del pensamiento que analizamos nos presenta la concepción martiana de Dios como idea eternal, un concepto de la Divinidad diferente al concepto habitual predicado por todas las religiones en su sentido exotérico y que Martí nunca asimiló, un Dios reunidor de todas las grandes y nobles verdades por ser él, la Verdad Suprema y Absoluta.

Cuando el apóstol   hace referencia a una dualidad de Dioses: un Dios Conciencia y un Dios que creó, reconoce al Dios Conciencia como hijo del Dios que ha creado, situándolo en un peldaño inferior, sin que jamás pierda su sublimidad y omnipotencia inherentes. Al estar situado en un plano más cercano al hombre, éste puede adorarle, venerarle y redimirse a través de él; por cuanto representa al Verbo hecho carne, habitando entre nosotros, es el Logos de los antiguos pensadores griegos, que se aproxima a los hombres y llega a habitar entre ellos, para ofrecer un mensaje de esperanza, cuando cíclicamente, la fe tiende a extinguirse. Los hombres de la antigua Palestina siguieron hace más de dos mil años al Cristo-Jesús, símbolo del Logos manifestado y expresado entre los hombres y lo han hecho los tibetanos inspirados en Padmapani- Avalokitechvara.  Para Martí el Dios Conciencia está incluido en el Dios creador y subordinado respecto a él, de igual forma que Orígenes , el célebre doctor de la Iglesia percibió en el Logos  una posición subordinada respecto a la Trascendencia Divina de Dios. Para Orígenes, solamente el Padre es plenamente Dios, al ser  absolutamente inengendrado. No obstante, aunque destaque el carácter unitario de Dios, da gran importancia a las relaciones de subordinación del Hijo o Verbo y  del Espíritu Santo. Para Orígenes, el Logos es la imagen y reflejo de este Dios. Es diferente del Padre por <la esencia y el sustrato>. Es por su naturaleza subordinada que el Logos ha podido entrar en el proceso de la creación, o sea en la gran obra de formación del Universo, cual Demiurgo, según la enseñanza de Platón, o la segunda de las  hipóstasis de la mística emanatista de Plotino. 

Dentro de esta etapa, de fecunda asimilación, merece una especial atención sus concepciones cosmogónicas influenciadas por lo mejor del Renacimiento filosófico: el  pensamiento de Giordano Bruno. Martí hace definiciones muy particulares del Universo, de su significado, de la posición de la Tierra como un centro más de la evolución del Universo y no como único centro en el que se desarrolla la vida - ideas similares a las del monje italiano que fuera llevado a la hoguera, concepciones que analizaremos luego, al tratar las influencias de algunas corrientes de pensamiento y escuelas de filosofía en el pensamiento  filosófico martiano. Espero que esta parte poco conocida, difundida y estudiada del colosal hombre que se entregó por entero al noble ideal, os sirva para tener una visión más completa e integradora del Apóstol continental.

A 0 personas le gusta este mensaje


*****

 Mensajes: 1057
 Temas en blog: 1278

    

 Categorias


 Vistas

278564