Forofilo
Julio 05, 2015, 01:19:20 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas Martianos.

                                              DEL PENSAMIENTO DEL APÓSTOL.
                                 Selección y comentario por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


El 19 de mayo de 1882, José Martí publicó en <La Opinión Nacional>, en Caracas, Venezuela, su ejemplar ensayo dedicado al filósofo, poeta y escritor norteamericano Ralph Waldo Emerson por  motivo de su muerte. En dicho ensayo se percibe el respeto y la devoción que sentía el Apóstol cubano hacia esta destacada figura de las letras y del pensamiento americano. 

En 1836, de forma casi simultánea, en Inglaterra y en los Estados Unidos de Norteamérica, se establece el Trascendentalismo como corriente filosófica y al mismo tiempo literaria; esta peculiaridad se debió en gran medida, a que sus representantes más prominentes incursionaron en la literatura, ya fuera a través del ensayo o de la poesía. El trascendentalismo estadounidense nació con   la  fundación   del   Club   Trascendental  en  Boston  en 1836. Entre los líderes del movimiento figuraban el ensayista Ralph Waldo Emerson, el predicador Theodore Parker, el pedagogo Bronson Alcott y el escritor  y naturalista Henry David Thoreau.

José Martí, se refirió a todos sus miembros, particularmente a Emerson, a quien menciona en su extensa obra de manera reiterada; aunque lo que más se ha conocido – y con razón muy merecida – es su colosal ensayo dedicado a su muerte, ocurrida  en 1882, y a Bronson Alcott, dedicó un pequeño; pero muy valioso artículo, también ante su muerte, en 1888, en el que lo compara a Plotino.

Las citas que a continuación ofrezco están tomadas del ensayo antes mencionado. José Martí hace gala de su sabiduría y de su arte en este género. Sin duda, este trabajo ha trascendido a través del tiempo como uno de los más extraordinarios escritos martianos, como ejemplo de ensayo literario y como modelo de disertación filosófica. Espero que podáis analizarlo con atención. Para profundizar os invito a que consultéis el artículo completo que aparece en el tomo XIII de sus obras completas, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

“Emerson ha muerto: y se llenan de dulces lágrimas los ojos. No da dolor sino celos. No llena el pecho de angustia, sino de ternura. La muerte es una victoria, y cuado se ha vivido bien, el féretro es un carro de triunfo. El llanto es de placer, y no de duelo, porque ya cubren hojas de rosas las heridas que en las manos y en los pies hizo la vida al muerto. La muerte de un justo es una fiesta, en que la tierra toda se sienta a ver como se abre el cielo y brillan de esperanza  los rostros de los hombres, y cargan en sus brazos haces de palmas, con que alfombran la tierra, y con espadas de combate hacen en lo alto una bóveda para que pase bajo ellas, cubierto de ramas de roble y viejo heno, el cuerpo del guerrero victorioso. Va a reposar, el que lo dio todo de sí, e hizo bien a los otros.” 

“Tiembla a veces la pluma, como sacerdote capaz de pecado que se cree indigno de cumplir su ministerio. El espíritu agitado vuela a lo alto. Alas quiere que lo encumbren, no pluma que lo taje y moldee como cincel. Escribir es un dolor, es un rebajamiento: es como uncir cóndor a un carro. Y es que cuando un hombre grandioso desaparece de la tierra, deja tras de sí claridad pura, y apetito de paz, y odio de ruidos. Templo semeja el Universo. Profanación el comercio de la ciudad, el tumulto de la vida, el bullicio de los hombres. Se siente como perder de pies y nacer de alas. Se vive como a la luz de una estrella, y como sentado en llano de flores blancas. Una lumbre pálida y fresca llena la silenciosa inmensa atmósfera. Todo es cúspide y nosotros sobre ella. Está la tierra a nuestros pies, como mundo lejano y ya vivido, envuelto en sombras.”

Fue uno de aquellos a quien la Naturaleza se revela, y se abre, y extiende los múltiples brazos como para cubrir con ellos el cuerpo todo de su hijo"

 “Vivió faz a faz con la naturaleza, como si toda la tierra fuese su hogar, y el sol su propio sol, y él patriarca. Fue uno de aquellos a quien la Naturaleza se revela, y se abre, y extiende los múltiples brazos como para cubrir con ellos el cuerpo todo de su hijo. Fue de aquellos a quienes es dada la ciencia suma, la calma suma, el goce sumo. Toda la Naturaleza palpitaba ante él, como una desposada.”

 “No obedeció a ningún sistema, lo que le parecía acto de ciego y de ciervo; ni creó ninguno, lo que le parecía acto de mente flaca, baja y envidiosa. Se sumergió en la naturaleza, y surgió de ella radiante. Se sintió hombre, y Dios, por serlo. Dijo lo que vio; y donde no pudo ver, no dijo. Reveló lo que percibió, y veneró lo que no podía percibir. Miró con ojos propios en el Universo y habló un lenguaje propio. Fue creador, por no querer serlo. Sintió gozos divinos, y vivió en comercios  deleitosos y celestiales. Conoció la dulzura inefable del éxtasis. Ni alquiló su mente, ni su lengua, ni su conciencia. De él, como de un astro, surgía luz. En él fue enteramente digno el ser humano.” 


A 0 personas le gusta este mensaje


*****

 Mensajes: 1057
 Temas en blog: 1278

    

 Categorias


 Vistas

278536