Forofilo
Ayer a las 03:17:56 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                     LÍDERES POLÍTICOS VERDADEROS VS. “INFLUENCER” IDIOTIZADORES
                                           Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-


La desmotivación, el servilismo, la incultura política, la sumisión, la carencia de principios
y valores éticos resultantes de la marginalidad y el ostracismo forzado, entre otros aspectos,
por parte de las multitudes oprimidas, constituye una barrera bien difícil de vencer,
lo que unido a esa falta de capacidad para asumir con decoro un liderazgo óptimo hace
que resulte más difícil aún la efectividad de la llamada lucha pacífica.




Santa Cruz de Tenerife. España.- Los métodos de lucha pacífica han resultado ser útiles en varios países del mundo, aún cuando sus contextos sociopolíticos han sido bien diferentes y distantes en el tiempo. Estas modalidades de lucha tuvieron sus precedentes en ciertos movimientos desde la remota antigüedad. Uno de los primeros referentes data del año 494, antes de la era cristiana, con la Huelga de los Plebeyos en el Monte Aventino, durante el imperio romano. En el año 26 de nuestra era el pueblo israelita protagonizó una protesta no violenta contra Poncio Pilato, cuando este gobernante intentó poner imágenes de las águilas de Júpiter en el Templo de Jerusalén. Recién comenzado el siglo XX los finlandeses lograron cierta independencia de la Rusia Zarista a través de acciones no violentas y de no cooperación.

Posterior a Gandhi, el líder político de la India cuyas acciones en este sentido son un verdadero paradigma, adquiere gran relevancia  la campaña encabezada por Martin Luther King a partir de 1955 contra el segregacionismo racial, con lo que logró resultados positivos respecto a la situación de las comunidades afroamericanas de los Estados Unidos. En 1974 el pueblo y el ejército se alzaron pacíficamente en Portugal contra la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar,  lo que se conoció como la revolución de los claveles. En 1980, Lech Wałęsa junto con el sindicato Solidaridad, inicia en Polonia una huelga a la que luego se sumarían todos los sindicatos independientes, lo que derivó en una campaña por la no violencia activa, que puso fin al régimen comunista polaco.

Derrocar a un determinado sistema social, generalmente regímenes dictatoriales totalitarios, no es una tarea fácil, no solo por la resistencia que se ofrece por parte del sistema imperante que teme ser derrocado y lucha por impedirlo, sino porque las oposiciones no siempre cuentan con un liderazgo de verdadera estirpe, cuyo poder aglutinador en pos de la causa sea lo suficientemente fuerte para atraer y movilizar a las multitudes, que se supone sean favorecidas a partir del advenimiento del cambio, y al propio tiempo, las que deben llevar las riendas de las acciones encaminadas a lograr cambios.

Por otro lado la desmotivación, el servilismo, la incultura política, la sumisión, la carencia de principios y valores éticos resultantes de la marginalidad y el ostracismo forzado, entre otros aspectos, por parte de las multitudes oprimidas, constituye una barrera bien difícil de vencer, lo que unido a esa falta de capacidad para asumir con decoro un liderazgo óptimo hace que resulte más difícil aún la efectividad de la llamada lucha pacífica.

Recordemos que la mayoría de las dictaduras han impuesto a las naciones dominadas un excesivo adoctrinamiento, con lo que logran someterlos de manera muy sutil bajo su dominio exclusivo. Las multitudes adoctrinadas pasan a ser parte de sus propiedades, algo que de modo cuasi misterioso se hace de una manera voluntaria, sin resistencia, toda vez que no logran ser conscientes de que son manipulados. De ahí que la fuerza no sea necesaria en las etapas iniciales del prolongado proceso de adoctrinamiento. La efectividad de los mensajes sutiles y de las “compensaciones” y estímulos materiales a que son sometidos han resultado ser eficaces en la batalla por lograr la total sumisión de las masas ignorantes, que deben responder a sus amos por la eternidad.

Cuando se expropian las industrias y los grandes y pequeños negocios mediante la imposición de las nacionalizaciones, además de apoderarse de los bienes ajenos, los líderes políticos prometen a sus súbditos ciertos beneficios como resultado de sus terroríficas acciones de expropiación. Ofrecer a los desposeídos una exigua cantidad de lo saqueado mediante los procesos de nacionalización es algo que ha funcionado para los regímenes que han abrazado la tendencia socialista. Esto explica, en cierta medida, el apoyo de los desposeídos hacia los movimientos de este tipo.

La gratitud, la sumisión y la lealtad hacia aquel que aparentemente les ofreció entran ahora a jugar su rol. A las multitudes se les manipula desde la parte emotiva de sus personalidades, toda vez que su capacidad analítica del pensamiento suele ser limitada, de lo contrario no serían multitudes.

Como ya sabéis, al final del ciclo los desposeídos pasan de la pobreza a la pobreza extrema, del hambre y la miseria a la hambruna y la desesperación por la supervivencia; mientras que los que prometieron grandes reformas sociales se enriquecieron sobremanera con lo que saquearon a los supuestamente ricos.

Y así las cosas, llega el momento en que el paraíso prometido jamás llegó, y lejos de lograrse la ansiada satisfacción generalizada de las masas, se inicia un descontento popular que la oposición debe considerar siempre como elemento determinante para poner en marcha los métodos de la lucha pacífica, los que, cuando son bien encausados pueden ser muy eficaces. La independencia de la India constituye un irrefutable ejemplo en este sentido, y no creo que los millones de hindúes tuvieran cultura política ni conceptos claros de la sumisión, el servilismo y la emancipación. Un líder político de la estirpe Gandhi, muy similar al ideal de perfección que soñó Platón, influyó sobremanera en el despertar y la toma de conciencia del pueblo hindú. La desobediencia civil a través de la no cooperación (Satyaagraha) y la no violencia alcanzó celebridad como método de lucha a partir de lo alcanzado por Gandhi.



Los métodos de lucha pacífica han resultado ser útiles en varios
países del mundo, aún cuando sus contextos sociopolíticos han
sido bien diferentes y distantes en el tiempo.


Es justamente esto lo que se necesita en el actual momento y en circunstancias contextuales bien diferentes. Hay una abismal diferencia entre aquel minúsculo hombre que apenas alzaba su voz y que evitó por todos los medios posibles la violencia, y muchos de los que son considerados líderes políticos en algunas naciones latinoamericanas donde aún prevalecen sistemas totalitarios. La ignorancia y el deseo insaciable de protagonismo no pueden estar presentes en un líder político si es que se quiere lograr el restablecimiento de una democracia verdadera.
         
Para que una acción en pos de una causa tenga un mínimo de efectividad debe ser creíble y estar sustentada en un argumento de peso. De no ser así la supuesta acción en breve se desvanecerá y caerá en el olvido y sepultada para siempre, independientemente de cualquier campaña mediática y del efecto que están teniendo las llamadas redes sociales por estos tiempos.

La reiteración de una misma acción por parte de seres insignificantes ante el mundo, toda vez que no son en sí líderes políticos de relieve nacional, no conduce a ese “llamar la atención”, primer propósito de modalidades como la huelga de hambre. La reiteración de una misma acción sin que logre la repercusión deseada contribuye al descrédito de los huelguistas, suponiendo que en realidad cumplan con el rigor que presupone la asunción de esta forma de lucha. No todos los días nace un Gandhi, cuyo poder mediático despertó la atención de la comunidad internacional, amén de lograr la independencia de la India.   

Una gran diversidad de “líderes” con posiciones aparentemente similares, aunque en realidad bien distintas y distantes, no conduce a nada útil en el orden práctico, amén del estado de confusión que desde el punto de vista teórico esto puede ocasionar en las masas – ya me referí antes a sus limitaciones en relación con el poder analítico del intelecto–. Gene Sharp, el gran teórico de la lucha pacífica de nuestro tiempo, sostiene que “es necesario tener poder para poder controlar el poder del contrincante que amenaza”.

Es justamente de este poder de lo que carecen muchos líderes en la actualidad. Poder, debilitado no solo por la enorme represión a que son sometidos constantemente por parte de los regímenes totalitarios imperantes, sino por la carencia de capacidad de liderazgo per se en aquellos que, bien distantes del ideal platónico, se lanzan a la oposición sin el conocimiento y la cultura política necesarios para asumir su rol.

Es por esto que con frecuencia vemos, lamentablemente, a ciertos personajes que aparecen en la escena política de determinado país con un discurso incoherente y carente del necesario sustento teórico, elemento indispensable en todo aquel que pretenda llegar a los que finalmente llevarán a cabo las acciones. Resulta muy difícil poder creer en aquellos cuya desfachatez alcanza niveles inusitados, a pesar de la enorme popularidad que tienen entre las masas ignorantes –siempre dispuestas a aceptar la diversión, el chiste, el chisme, la farándula, la polémica carente de sentido, o cualquier otra descabellada “idea”, en vez de enfatizar en la rigurosidad teórica como sustento del contenido de las ideas en torno a los cambios a los que se aspira alcanzar mediante la lucha no violenta–.

Este es el caso concreto de cierto influencer – hay varios, aunque el tipo de los turbantes es el de mayor alcance– que está haciendo más daño que beneficio en determinada comunidad demasiado adoctrinada por un régimen de tipo comunista, y que ahora, se enfrenta también a la despiadada manipulación de un malvado ser, cuyo gigantesco ego y total ignorancia le impiden ver “con ojos de más luz” para poder ahondar en la esencia del verdadero problema de su patria, y sobre todas las cosas hacerlo de otra forma – no tiene como ni con qué hacerlo, esto es, ni talento, ni cultura, ni inteligencia–. Pero así andan las cosas por estos tiempos, y el excéntrico personaje tiene miles de seguidores, lamentablemente, capaces de dar su vida por alguien que no representa para nada el prototipo de liderazgo político que se requiere para provocar verdaderos cambios mediante el pacifismo. 
   
Hasta hace unos pocos años la información a la que se podía acceder era proporcionada por profesionales, o al menos entendidos en el arte y oficio de hacer llegar con un mínimo de decoro, exactitud y vigencia el acontecer del mundo, de una zona determinada o de una localidad. Actualmente esto ha cambiado a partir de las posibilidades que ofrece internet y de los procesos de informatización. En esencia, ahora cualquiera puede “subir” un vídeo, publicar una “noticia”, rendir culto a determinados personajes o agredir deliberadamente a otros.

Las redes sociales llegaron para quedarse y también para contribuir a la idiotización de la gente que prefiere el sensacionalismo, el amarillismo, la pseudoinformación, la banalidad y superficialidad y toda la carroña que les venga bien según sus intereses y motivos. Esto no es lucha pacífica, sino desfachatez y burla mezclada con cierto matiz político basado en el amarillismo mediático y no en el análisis político contextual. No se tiene lo que se tiene que tener para asumir el debate desde una perspectiva seria basada en el fundamento teórico del análisis político. Esto debe quedar bien precisado.

Cuando no se posee el don del liderazgo, el conocimiento sólido, el poder aglutinador a partir del convencimiento y no mediante la manipulación, el don de la palabra, y hasta la presencia, la clase y el estilo, entonces es preferible dejar de ser líder – si en realidad alguna vez lo han sido– y ocupar su lugar entre las multitudes. Tal vez entre la farándula, las congas vulgares, las palabrotas, los ademanes excesivos, en choteo constante, encuentren una forma de poder sentirse realizados. 

¡Al César lo del César! ¡Cada cual a su oficio!


 [Comentar este tema

Mayo 09, 2021, 01:28:25 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.


            POR QUÉ VOLTAIRE CALIFICÓ LA OBRA DE LOS JESUITAS EN SUDAMÉRICA COMO
                                            "UN TRIUNFO DE LA HUMANIDAD"


El filósofo francés, que no solía emocionarse con nada que tuviera
que ver con religión, quedó perplejo ante lo conseguido en este continente
por la orden fundada por Ignacio de Loyola en 1540.




Un hermoso ejemplo del barroco guaraní que brotó del encuentro
entre los indígenas y los jesuitas en Paraquaria. – Foto: Getty Images


El filósofo de la Ilustración Voltaire (1694-1778), normalmente un gran crítico de la religión organizada, estaba tan enamorado de un extraordinario periodo de 159 años de historia de América del Sur que se sintió impulsado a describirlo así:

“El asentamiento en Paraguay, realizado solo por los (jesuitas) españoles, parece, en algunos aspectos, un triunfo de la humanidad. Parece expiar las crueldades de los primeros conquistadores. Los cuáqueros en América del Norte y los jesuitas en América del Sur… le dieron una nueva luz al mundo”.

Ese “triunfo de la humanidad” eran unas misiones fundadas por los jesuitas en la extensa zona del Paraná, en el sureste de América, conocidas como “reducciones”, que en el castellano de los siglos XVI y XVII significaba “comunidades”.

Voltaire no fue el único en resaltar sus méritos.

Otro de los patricios de la Ilustración, el filósofo francés Montesquieu (1689-1755), las definió como “la curación de una de las más terribles heridas infligidas por hombres contra otros hombres”.

Y, más tarde, el yerno de Karl Marx, Paul Lafargue (1842-1911), las declaró el primer Estado socialista de todos los siglos.

Quizás, pero con un origen profundamente arraigado en la religión.

El mejor mal

Para cuando los jesuitas llegaron a las tierras de los guaraníes, que ya pertenecían a la corona española, había pasado un siglo de aquel “encuentro de culturas” con toda su conquista y colonia.

A los aborígenes en esas tierras que hoy son parte de los modernos Paraguay, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Uruguay no les quedaban más que dos opciones:

Trabajar bajo el sistema de las encomiendas para los terratenientes españoles, quienes los explotaban a cambio de “salvarlos” a través del cristianismo, “educarlos” para que hablaran español y “protegerlos” de los enemigos o…

Arriesgarse a ser presa de los bandeirantes, o cazadores de esclavos, también llamados paulistas (pues tenían su base en São Paulo, la frontera en esa época), que con frecuencia organizaban incursiones para atrapar indígenas y venderlos como esclavos.

Los miembros de la Compañía de Jesús, una orden más nueva que el Nuevo Mundo al que habían llegado, traían otras ideas. Ignacio de Loyola, el fundador de la orden jesuita, recibió la aprobación del Papa Pablo III en 1540. – Foto: Getty Images

La orden jesuita había recibido la bendición formal del papa Pablo III en 1540 y sus sacerdotes y hermanos se fueron a los confines del mundo conocido a predicar el evangelio cristiano.

A América del Sur llegaron en 1549, con la intención de implementar la bula de 1537 de ese mismo Papa, Sublimis Dei, que prohibía expresamente la esclavitud de los pueblos indígenas y buscaba proteger su libertad y derecho a la propiedad.

Con eso en mente, en 1604 se formó una nueva provincia jesuita llamada Paraquaria, para comenzar la labor misionera entre los indios guaraníes, que habitaban en pequeños asentamientos bajo la autoridad de caciques.

2 jesuitas, 10 caciques

La primera incursión de los jesuitas en la región selvática del río Paraná fue emprendida en diciembre de 1609 por dos sacerdotes, Marcelo de Lorenzana (1565-1632), el superior en Asunción y su joven asistente, Francisco de San Martín.

Un cacique local, Arapizandú, que demostró estar bien dispuesto a aprender sobre el evangelio cristiano, invitó a los dos jesuitas a celebrar sus misas navideñas en una rústica choza en su asentamiento.

A los pocos días, nueve caciques más de la zona acudieron al lugar. Se habían enterado de que los jesuitas estaban a punto de fundar una reducción, un paso que parecía ser una opción menos mala que las que tenían.

«(Era) ya el único espacio de libertad posible que les restaba a los
indígenas y a él se acogieron mayoritariamente fue la reducción»


Aunque eso no quiere decir que todos les dieran la bienvenida.

El sacerdote jesuita, misionero y escritor peruano Antonio Ruíz de Montoya, autor de “Conquista espiritual hecha por los religiosos de la Compañía de Jesús en las provincias del Paraguay, Paraná, Uruguay y Tape”, relata por ejemplo que…

“Los chamanes encabezaron la resistencia contra los jesuitas. Los demonios nos han traído a estos hombres -decía uno de estos dirigentes a su gente- pues quieren con nuevas doctrinas sacarnos del antiguo y buen modo de vivir de nuestros antepasados, los cuales tuvieron muchas mujeres, muchas criadas y libertad en escogerlas a su gusto y ahora quieren que nos atemos a una mujer sola”.

No obstante, durante 1610 se desarrolló la primera reducción jesuita de San Ignacio Guasu en territorio guaraní.

El esfuerzo fue tan exitoso que los misioneros jesuitas fundaron muchas más reducciones entre 1610 y 1707.

De éstas, un total de 30 sobrevivieron finalmente a la extensa destrucción causada por repetidas incursiones bandeirantes, que obligaron a algunas reducciones a tener que mudarse de ubicación varias veces.

Mano a mano

Una reducción comprendía normalmente a dos jesuitas y hasta 5.000 hombres, mujeres y niños guaraníes; cuando uno de los existentes crecía demasiado, se formaba un nuevo asentamiento.

Aunque la mayoría de los guaraníes que vivían en las reducciones buscaban el bautismo cristiano, ninguno estaba obligado a hacerlo. Sin los conocimientos de los guaraníes, los jesuitas habrían logrado poco.

La genialidad de las reducciones radicaba en su desarrollo como empresa genuinamente colaborativa jesuita-guaraní.

Los jesuitas nunca habrían tenido éxito en sus esfuerzos sin el conocimiento de los guaraníes, que podían identificar lugares adecuados para nuevos asentamientos con abundante suministro de agua, abundante piedra para la construcción y tierra fértil para el cultivo; y los guaraníes no podrían haber prosperado materialmente sin la experiencia técnica de los jesuitas, que incluía el trabajo del hierro.

Únicamente los jesuitas más capaces eran seleccionados para este exigente trabajo misionero, y las solicitudes de puestos en Paraquaria excedieron con creces las plazas disponibles.

Los que eran enviados a Sudamérica aprendían rápidamente la lengua guaraní y, liderados por hombres como el padre Ruíz de Montoya, publicaron los primeros diccionarios guaraníes, y les enseñaron a los indígenas a leer y escribir su, anteriormente no escrito, idioma.

Además de alcanzar elevados índices de alfabetización en guaraní, según algunos historiadores, los pobladores de las reducciones tenían buenos conocimientos del latín, español, alemán, aritmética y música.

Alrededor de la plaza

Aunque cada reducción tenía un diseño diferente, todas seguían un patrón común: el asentamiento siempre se basaba en una plaza mayor central, que tenía en un extremo una iglesia muy grande capaz de albergar a toda la comunidad, un cementerio comunal adyacente y un colegio donde se impartía educación y junto al cual vivían los jesuitas. Todas las reducciones seguían un mismo patrón.
(Ilustración del Códice Zwettler del padre jesuita Florian Baucke 1749-1767). – Foto: Getty Images

En los talleres próximos a la iglesia, cada reducción desarrolló sus propias áreas de especialización, que incluían trabajos en hierro y platería, carpintería, dorado, tejido y fabricación de instrumentos musicales.

En tres lados de la plaza había viviendas para familias guaraníes individuales. Cada reducción tenía un koty guasu o albergue separado para viudas, huérfanos y mujeres solteras.

Todo ello estaba construido al estilo barroco guaraní, el único barroco autóctono de América.

El agua corriente y el saneamiento completo estaban disponibles para toda la comunidad, y todas contaban con un hospital.

Prosperidad y envidia

La justicia estaban en manos del cacique, que ocupaba el cargo parokaitara o poro puaitara, o ‘el que da órdenes’ en guaraní.

Notablemente, no había pena de muerte así que es probable que haya sido la primera sociedad occidental en abolirla, si se tiene en cuenta que el primero en hacerlo en Europa fue el ducado de Toscana en 1786.

Bajo el cacique o corregidor, estaban los alcaldes o vírayucu -que significa ‘el primero entre los que llevan vara’-, quienes velaban por las buenas costumbres, castigando a los holgazanes y vagabundos.

Y es que se mantenía un cuidadoso equilibrio entre trabajo y ocio, con jornadas de trabajo comunal de 6 horas, la mitad que en las encomiendas pero mucho más productivas. El éxito del experimento jesuita, particularmente su elevada productividad, empezó a verse como una amenaza para los intereses de la economía colonial… ¡hasta las ruinas de esta reducción jesuita en Paraguay son magníficas! – Foto: Getty Images

Para cumplir, los indígenas tuvieron que marchar al ritmo de un aparato traído de Europa, el reloj mecánico, que dictaba lo que antes sólo sus costumbres y la naturaleza les había indicado, desde cuándo despertar hasta cuándo volver a descansar, y todo entre medias.

Cada reducción operaba una economía de trueque y, con muchas posesiones en común, era una comunidad autónoma y autosuficiente.

Existía la propiedad privada -parcelas que le pertenecían a los indígenas y les proporcionaban su sustento familiar- y la tierra de Dios -comunal, en la que todos trabajaban por turnos y cuyos beneficios se invertían en gastos, mejoras o el fomento de la economía de la reducción-.

A través de métodos de cultivo eficientes, la variedad y el volumen de productos cultivados en una reducción, incluida la yerba mate, y la cantidad de ganado y caballos criados en ellas a menudo excedían las normas prevalecientes.

En tamaño y escala, las edificaciones de muchas de las 30 reducciones, que en conjunto llegaron a albergar a más de 120.000 guaraníes, igualaban a los grandes monasterios de la Europa medieval. Para tener una idea de los logros, estas ruinas de la misión jesuita guaraní de San Ignacio Mini, en Misiones, Argentina… – Foto: Getty Images …o las pinturas religiosas en el techo con el Sol dentro de la nave de la reducción jesuita en San Miguel, en Bolivia. – Foto: Getty Images ¿Qué tal esta escultura de las Misiones Jesuíticas de la Santísima Trinidad de Paraná y Jesús de Tavarangue, Itapua, Paraguay? – Foto: Getty Images ¿O esta imagen de madera policromada del Cristo resucitado en estilo mestizo-barroco en el altar principal de la misión jesuita de Concepción, departamento de Santa Cruz, Bolivia? – Foto: Getty Images

Tantos logros, que incluyeron la producción de magníficas esculturas, arte y música barroco guaraníes, despertaron los celos de ciertos pobladores que deseaban la expulsión de los jesuitas y la imposición el control colonial.

El principio del fin

Pero por más obedientes y exitosos que fueran, el destino de los guaraníes que vivían en las reducciones nunca estuvo en sus manos. Estaba amarrado al de los jesuitas y a merced de la política internacional.

La corona española se benefició durante varias décadas de la existencia de las misiones que le servían de barrera contra la expansión portuguesa, e incluso contribuyó a armar y entrenar una milicia guaraní para protegerse de las incursiones de los vecinos del norte.

No obstante, cuando llegó la hora de poner las cosas en orden y regularizar las fronteras, España y Portugal firmaron el Tratado de Madrid de 1750. Soldados hispanoamericanos dispuestos a luchar contra los indios, dibujados por el jesuita Florian Baucke. – Foto: Getty Images

Siete reducciones al este del río Uruguay fueron trasladadas a territorio portugués; sus 29.000 habitantes y los jesuitas recibieron la orden de trasladarse a la orilla occidental.

Los jesuitas obedecieron, pero los guaraníes se sublevaron. Y esa milicia que la corona española había patrocinado tuvo que enfrentarse contra los ejércitos de ambos poderes coloniales.

La sangrienta guerra culminó en 1756 con la batalla de Caiboaté en la que murieron más de 1.500 guaraníes, incluido su carismático líder, Sepe Tiaraju.

Las demás
Sobrevivían, sin embargo, las reducciones en territorio español. Pero, nuevamente, su destino se vio truncado por eventos ajenos a su voluntad.

Con el correr de los años, la Compañía de Jesús había sido desde el brazo derecho de los papas en la lucha de la Iglesia contra el protestantismo hasta la fuente de brillantes eruditos y teólogos, así como misioneros que difundieron la fe en Asia y América del Norte y del Sur.

Para mediados del siglo XVIII, los jesuitas eran un formidable ejército espiritual, que contaba con unos 23.000 miembros, tenía 800 residencias, 700 colegios y universidades y supervisaba 300 misiones. Además, eran los confesores de los gobernantes católicos en toda Europa y educaban tanto a los hijos de los nobles y de la creciente clase media, como a los de las masas.

Dado su éxito, tenían muchos y poderosos enemigos, que los acusaban -justa e injustamente- de toda clase de fechorías. El marqués de Pombal, en este retrato mostrando a los jesuitas siendo expulsados de Portugal, marcó el destino de las reducciones guaraníes. – Foto: Getty Images

Uno de sus principales enemigos fue Sebastião José de Carvalho e Melo, el marqués de Pombal en Portugal, quien culpó a los jesuitas de la rebelión de los guaraníes del nuevo territorio portugués y empezó una campaña para acabar con ellos.

Los acusó de estar detrás de un complot para asesinar al rey en 1758; los expulsó de Portugal; los acusó de haber establecido un reino independiente en América del Sur donde, según él, habían esclavizado a los indios y se habían enriquecido con su trabajo. Voltaire mismo repitió esas historias en su novela “Cándido”.

Las acusaciones no cayeron en oídos sordos. Otros, incluidos colonizadores de las ciudades aledañas a las reducciones amargados al verlas prosperar más, habían inventado rumores similares.

Varios gobiernos empezaron a tomar medidas activas contra la Compañía de Jesús, entre ellos el rey Carlos III, quien la desterró de España y de sus colonias en el extranjero en 1767.

A partir de entonces, sin el ímpetu de los jesuitas, las reducciones fueron abandonadas gradualmente y algunos guaraníes comenzaron a trasladarse a las zonas urbanas.

Epílogo

El 21 de julio de 1773, el papa Clemente XIV suprimió la Compañía de Jesús.

Las fabulosas construcciones y obras de arte que los guaraníes habían creado en esas tierras parecían destinadas a no ser más que despojos hasta que en el siglo XX se inició un esfuerzo de recuperación y conservación.

Hoy en día, las impresionantes ruinas de las reducciones de la que fue Paraquaria son un recordatorio perdurable de algo que, a pesar de sus defectos, fue un “triunfo de la humanidad”.

Un triunfo que la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad.

Fuente:

https://www.semana.com/cultura/articulo/por-que-voltaire-califico-la-obra-de-los-jesuitas-en-sudamerica-como-un-triunfo-de-la-humanidad/202123/

Esta entrada fue publicada en Miembros de la REF el 9 mayo, 2021 por antonioguerrero.


 [Comentar este tema

Mayo 09, 2021, 12:38:07 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                          LA HISTORIA ABSORBERÁ A IGLESIAS
                                                     Por: Cristina Lozada.


Iglesias ha construido su dimensión histórica sobre la falsificación de la Historia.
La falsificación de la historia de España, especialmente de la Transición,
la falsificación de la historia del comunismo y la de cualquier otra que
le sirviera para dotar a su proyecto político y a su persona de un aura mítica.




Dirigentes políticos ha habido que, perfectamente conscientes de su papel histórico, no se ufanaron de haberlo tenido. No necesitaban jactarse de la trascendencia de lo que habían hecho. Era evidente, y resultaba cuando menos de mal gusto andar por ahí presumiendo de la dimensión histórica de la propia figura. Hacerlo empequeñece. El caso de Pablo Iglesias es, en este sentido, sintomático. En el Corriere della Sera, el pasado día 2, se comparaba con Enrico Berlinguer. Para superarlo. Ni siquiera Berlinguer, líder del principal Partido Comunista de Occidente, había logrado llegar adonde había llegado él, dijo. El logro era que hubiera un marxista en un Gobierno de la OTAN. Nada menos que al Corriere fue a decir que ha llegado a metas que resultaron inalcanzables para Berlinguer. ¿Por quién nos toma?

Merece la pena detenerse en esta ficción política de Iglesias. Es característica: no ya plenamente ficticia, sino enteramente falsa. En nada es comparable la entrada de un marxista "en un Gobierno de la OTAN" hoy con lo que hubiera sido la entrada de un comunista en un Gobierno de la OTAN en vida de Berlinguer, cuando aún existía y era una amenaza la Unión Soviética. De hecho, las innovaciones políticas por las que Berlinguer ha pasado a la historia se gestaron para sortear el problema que representaba la URSS para que un partido comunista participara de algún modo en un Gobierno de Europa Occidental. Iglesias, fantasma donde los haya, coloca la mercancía averiada como si la Guerra Fría siguiera ahí. Por eso habla de la OTAN y no de la UE, que hoy es el referente lógico.

Iglesias ha construido su dimensión histórica sobre la falsificación de la Historia. La falsificación de la historia de España, especialmente de la Transición, la falsificación de la historia del comunismo y la de cualquier otra que le sirviera para dotar a su proyecto político y a su persona de un aura mítica. Alguien capaz de decir que ha superado los logros de Berlinguer, un político a cuyo entierro en 1984 –murió a los 62 años– asistió más de un millón de personas, es capaz de cualquier cosa. Si acaso podría presumir de cómo él, un oscuro profe de Políticas, consiguió ser vicepresidente de un Gobierno. Por poco tiempo, sí, pero en todo caso gracias a la extrema debilidad y al inveterado oportunismo de Pedro Sánchez.

No quisiera quitarle méritos tampoco. En demagogia, lo suyo fue meritorio. Su ascenso habla de una situación excepcional, en la que muchos, y muchos jóvenes, en lugar de reformar el sistema político existente, apostaron por destruirlo. Su habilidad fue aprovechar aquella endiablada poscrisis y aprovechar la cobertura que, en parte por razones inconfesables, le dieron muchos medios. Poco o nada de innovador ha tenido Iglesias: copió de aquí y de allá. Ni lo de arremeter contra "la casta" es suyo. Fue un plagiador manifiesto, y como tal, ciertamente, logró su objetivo. Engañó a unos cuantos millones de neófitos de la política, y a algunos viejos izquierdistas que creyeron rejuvenecer al son de su mitología. Pero el mismo motor que impulsó su ascenso –el rechazo a los políticos, piedra angular de los indignados– ha propulsado su caída. Su derrota en Madrid frente a los errejonitas es indicio de que la mayor aversión a Iglesias se da entre sus ex votantes.

Su partido, que se sabe malherido después del 4-M, intenta apuntalar el mito heroico en la despedida. Un héroe que se retira a las primeras de cambio, que no resiste el vértigo y la presión de la política. Hasta en su adiós copió Iglesias. Lo hizo en las mismas circunstancias que Albert Rivera, en la propia noche electoral, sin esperar ni unas horas. Puso Echenique en Twitter que la dimensión histórica de Iglesias no cabe en un tuit. Lo que no cabe en ninguna parte es su dimensión histriónica. En cuanto a cómo va a tratar a Iglesias la Historia, yo lo tengo claro: lo absorberá, simplemente.

Tomado de: Libertad Digital.
https://www.libertaddigital.com/opinion/firmas.html?utm_source=Opini%C3%B3n&utm_medium=Firmas&utm_campaign=menu


 [Comentar este tema

Mayo 09, 2021, 12:21:21 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                          Francia prohíbe oficialmente el lenguaje inclusivo en la escuela



El ministro de Educación Nacional, Juventud y Deportes francés, Jean-Michel Blanquer, ha prohibido el lenguaje inclusivo en los colegios franceses, informa 'Le Figaro'. A principios de este mes de mayo ya indicó que la lengua no debía ser dañada y este jueves ha publicado una circular en el Boletín Oficial del Estado en la que sostiene que este tipo de escritura «constituye un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura».

En el documento publicado, Jean-Michel Blanquer se dirige a los rectores de la academia, a los directores de la administración central y personal del Ministerio de Educación Nacional y señala que «debería prohibirse el recurso a la denominada escritura inclusiva, que utiliza notablemente el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en masculino cuando se usa en un sentido genérico».

Este tipo de escritura es «un obstáculo para la lectura y la comprensión de la escritura», según el ministro, que añade que «la imposibilidad de transcribir textos verbalmente con este tipo de escritura dificulta la lectura en voz alta y la pronunciación, y en consecuencia el aprendizaje, especialmente para los más pequeños». Finalmente, indica en el escrito que esta ortografía puede evitar que los niños que padecen ciertas «discapacidades o problemas de aprendizaje» accedan al francés.

Sin embargo, sí fomenta la feminización de las profesiones. «La elección de ejemplos o afirmaciones en una situación docente debe respetar la igualdad entre niñas y niños, tanto a través de la feminización de términos como a través de la lucha contra las representaciones estereotipadas», explica.

Tomado de ABC



 [Comentar este tema

Mayo 09, 2021, 11:52:00 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                         PABLO IGLESIAS, EL COLETA, ENTRE DIMISIONES Y FRACASOS
                                              Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-


El cobarde coletas sabía de manera anticipada lo que ocurriría
en las elecciones municipales madrileñas, aún así, acude a una aparente
inmolación para aparecer ante sus pocos simpatizantes como un héroe.




Santa Cruz de Tenerife. España.- Pablo Iglesias, el vicepresidente de España hasta hace poco, tenía muy bien pensado su plan estratégico. El tipo podrá ser desagradable, comunista, desaliñado, oportunista, o lo que sea, pero nadie puede negar que es inteligente. De lo contrario no hubiera llegado a ser el segundo de España, con lo que le faltó solo un peldaño para situarse a la cabeza de un país que aún está en peligro, toda vez que la ineptitud de su gobierno lo ha llevado a una crítica situación política que muy pocos logran percibir en su real dimensión: el totalitarismo ha estado a punto de imponerse, y con su instauración los proyectos de nacionalización de los socialistas y podemitas se hubieran concretado en el orden práctico.

En fin, una España socialista con rumbo definitivo hacia el comunismo ha estado a pocos pasos de establecerse, lo que, de haber tenido lugar hubiera sido el fruto de la “genial” creación de Pablo Iglesias, un español chavista, sin escrúpulos, capaz de todo – hasta de incitar a la violencia y atentar contra el orden constitucional del país–  por lograr su objetivo final, esto es, tomar las riendas del poder absoluto para llevar a cabo su proyecto de tipo comunista.

Pero una cosa es pensar y definir una estrategia, y otra, bien diferente, es poder hacer realidad lo que de manera ideal se ha proyectado. Por suerte para los españoles, y para el mundo, el terrorífico plan de Iglesias no se podrá concretar, no porque renunciara en sus ambiciones marxistas y chavistas, sino porque los españoles lo han impedido. Iglesias no ha renunciado, a Iglesias lo hemos expulsado los españoles, como muy bien ha afirmado una afamada comentarista de la televisión madrileña. 

La no aceptación del partido Unidas Podemos, la debilitada fuerza política que dirige Pablo Iglesias, es la mayor prueba de que con los españoles no se juega, algo que el exvicepresidente percibió desde hace un buen tiempo, aunque prefirió guardar silencio hasta hace unas pocas semanas, cuando bajo el pretexto de irse como aspirante por Unidas Podemos a las elecciones municipales de Madrid, dejó su puesto de segundo en el Gobierno de España.

Esto visto desde la distancia y sin conocimiento de causa pudiera parecer un acto de inmolación en pos de una causa: era necesario salvar a los podemitas que sin su presencia no hubieran alcanzado representatividad para aparecer en la Asamblea de Madrid. Sin embargo, los que hemos estado siguiendo muy de cerca los pasos del malvado tipo del moño, nos dimos cuenta, desde el instante en que se conoció su renuncia al Gobierno, que se trataba de una verdadera dimisión. Iglesias – ya dije antes que puede ser cualquier cosa, pero tiene inteligencia–  sabía de manera anticipada lo que ocurriría en las elecciones municipales madrileñas, aún así, acude a una aparente inmolación para aparecer ante sus pocos simpatizantes como un héroe.

                                           
                   
                                     

En las recientes elecciones municipales de Madrid UP (de color morado, en el borde inferior de la izquierda del gráfico) solo obtuvo el 7.21% de los votos, lo que le confiere a este partido 10 escaños en la Asamblea. Si se le compara con los resultados del PP se podrá comprobar la abismal diferencia toda vez que Isabel Díaz Ayuso alcanzó 65 escaños con el 44.73% de los votos (color azul, en el centro-izquierda del gráfico). El número 136 representa la totalidad de escaños de la Asamblea de Madrid y los colores verde y rojo de la izquierda a Más Madrid y PSOE, mientras que con el verde del borde inferior derecho se representa al partido de derecha Vox.

                [/URL]

Con los resultados obtenidos este pasado 4 de mayo UP no logró triunfar en ninguno de los municipios madrileños. El PP (de azul) se alzó con la total victoria, exceptuando en solo dos municipios donde logró el triunfo el PSOE (de rojo).

El triunfo de Isabel Díaz Ayuso, por el PP, era algo esperado a pesar de las posibilidades de que la sumatoria de los partidos de izquierda pudieran alcanzarla, y el podemita no estaba ajeno a esto. De modo que la salida del Gobierno para dar fuerza a su partido, a cuya cabeza se pondría como aspirante a la presidencia de la Comunidad de Madrid, fue solo un pretexto para no declarar abiertamente su dimisión al comprender que estaba perdido, algo que el propio presidente, Pedro Sánchez, tenía que saber, pero como todos sabéis, siempre guarda silencio ante las canalladas del coletas. De modo que su primera dimisión no es la renuncia a la presidencia de Unidas Podemos y otros cargos y funciones partidistas, esto es, la que hizo pública no más supo el triunfo definitivo y contundente del PP el pasado día 4 de mayo en Madrid, sino su retirada “justificada” del Gobierno de España.

El deterioro de Unidas Podemos y las ambiciosas aspiraciones de Iglesias acaban de ser comentadas en el semanario británico The Economist, independientemente de que los principales diarios españoles se han hecho eco hasta el cansancio de las desatinadas acciones del coleta, aunque prefiero citar la fuente británica, bien apartada del habitual amarillismo de la prensa de España. En este sentido se precisa que “esperaba desplazar a los socialistas, tal y como lo hizo Syriza en Grecia” (haciendo referencia a cuando Iglesias presentó a Podemos) y que “alcanzó su punto máximo en 2016″ cuando las encuestas le daban un 21% de los votos. Luego concluyen diciendo: “desde entonces ha ido cayendo mientras Iglesias apartaba despiadadamente a sus compañeros de partido e imitaba al Partido Comunista, con el que se alió”. 

Es esa caída, a la que hace referencia el semanario británico The Economist, lo que determinó la salida del tipo del moño de la política española. Es justamente este aspecto el que hemos de ver como factor desencadenante de la crisis emocional de Iglesias que lo llevó a una dimisión inteligente, con lo que se burló, una vez más, de las multitudes incapaces de percibir más allá de la apariencia. No obstante, una exigua minoría hemos sido capaces de adentrarnos de lleno en ese terrorífico mundo interior del podemita y concluir que su gesto del pasado 4 de mayo no fue más que la continuidad de su premeditada acción de renuncia al Gobierno.
 
No haré mención a una serie de acontecimientos increíbles que tuvieron lugar en torno a la vida de este fracasado ser en los días previos a los comicios madrileños. Para eso está la prensa española, especializada en chismes e intimidades de las personalidades del mundo de la política, el arte o la monarquía. No obstante, trataré de resumir la esencia del fenómeno coletas a través de la valoración más reciente que hizo José María Aznar, expresidente de España y exlíder del PP: “Es el fracaso de sus grotescas alertas antifascistas, de la impostura permanente de líderes como Pablo Iglesias” (…) “verdadero depredador de la política democrática que busca hacerse pasar por víctima”.

Luego Aznar se detiene a analizar la reacción de la izquierda tras su reciente derrota: “Desde Podemos se echa mano del apolillado análisis marxista sobre la conciencia alienada que lleva a cientos de miles de trabajadores a votar al PP. Desde el PSOE, la vicepresidenta primera del Gobierno no solo ha ido pregonando unos delirantes análisis electorales, sino que se refiere a los votantes del PP como gentes alucinadas sin contacto con la realidad porque, de haberla tenido, habrían votado sin duda a los socialistas”.

Y así las cosas, entre fracasos y dimisiones – porque no solo ha sido la que declaró de manera pública este 4 de mayo, sino también su renuncia al puesto en el  Gobierno–, el coleta, el tipo del moño, la rata, o como se le quiera decir, nos deja por un tiempo. Ya lo veremos aparecer con nuevos bríos impregnados de su anquilosado marxismo y temerario chavismo; pero los españoles, una vez más, lo impediremos. Recordemos que esta gentuza de Podemos “rompieron más de lo que lograron construir”.




 [Comentar este tema

Mayo 07, 2021, 06:56:52 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

         CUBA EN UNA LARGA ESPERA PARA EL COMIENZO DE LA VACUNACIÓN ANTI-COVID.
                                           Por el Doctor Alberto Roteta Dorado
.

Solo una vacunación eficaz podrá detener el curso de la pandemia.
Esto lo sabe muy bien el régimen castrista, aún así, permanece en la
pasividad extrema negando la vacunación al pueblo
en la eterna espera de sus candidatas.




Santa Cruz de Tenerife. España.- Alrededor de 624 millones de personas han recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas oficiales contra la infección originada por el coronavirus. De esas personas afortunadas por haber iniciado su proceso de inmunización, solo una exigua minoría son cubanos, y no precisamente cubanos que viven en Cuba, sino cubanos que viven en otros países del mundo, la mayoría por una migración necesaria para poder evadir los efectos del régimen comunista cubano.

Convine precisar que esos más de 624 millones de personas vacunadas han recibido esa modalidad de asistencia médica de manera gratuita, y como es lógico, todos los cubanos residentes fuera de la isla que han sido vacunados, están incluidos en esa gratuidad que los sistemas sanitarios de la mayoría de los países del mundo han adoptado para enfrentar la pandemia desatada por el coronavirus.

Mis lectores se preguntarán que idea exacta pretendo transmitir, o a donde quiero llegar con esto de las cifras de vacunados, y si los cubanos exiliados, o los que simplemente decidieron vivir fuera de la isla se vacunan de manera gratuita o no. Pues la respuesta solo puede ser una: el régimen castrista sigue sin dar inicio a su campaña de vacunación, campaña verdadera desde el punto de vista conceptual como término médico, y no como campaña política, algo que si siguen haciendo entre bombos y platillos con la propaganda de sus candidatos vacunales.

Pero los encargados de difundir las “hazañas” de la dictadura comunista de la isla siguen ofuscados con la idea de la gratuidad de la vacuna cubana, y por si fuera poco, son capaces de afirmar que se les pondrá por igual a todos, a los de “patria o muerte”, a los de “patria y vida”, y lo peor, a “los sin patria”. La desinformación, la falta de información precisa y confiable, y la tergiversación de la información – que en mi concepto, son categorías similares, pero diferentes– a que se encuentran sometidos los cubanos es el factor fundamental capaz de hacer creer a las multitudes poco instruidas – e informadas– los disparates que aparecen en los pocos medios de difusión oficialistas de Cuba.

¿Es que acaso en otras naciones del mundo la vacunación contra el coronavirus está siendo administrada previa contribución monetaria de los inmunizados? ¿Se establece en otras partes del mundo una delimitación entre simpatizantes de la derecha, de la izquierda, de centro-izquierda, ateos, marxistas, católicos, musulmanes, protestantes, comunistas, etc., para proceder a la aplicación de la vacuna contra el coronavirus?

Cada vez que los medios oficialistas del régimen hacen referencia a la idea de la sanidad cubana, como ejemplo de “humanismo” por su sentido de gratuidad, no hacen otra cosa que cumplir su misión adoctrinadora, amén de penetrar en la fibra sensible de los adoctrinados que les siguen creyendo acerca del agradecimiento, la lealtad y la fidelidad por tan “noble labor”. Vale precisar que la mayoría de los países del mundo tienen hospitales y clínicas privadas a los que hay que pagar para recibir sus servicios; pero de igual modo existen hospitales, centros de salud y consultorios, en igualdad de condiciones respecto a las calidades de su asistencia, que son gratuitas y disponibles para todos por igual.

Retomando el tema de la vacunación contra el coronavirus resulta necesario mostrar algunos datos en relación a los resultados de la vacunación en algunos países del mundo. Me limitaré al continente americano, toda vez que Cuba pertenece a dicha región, independientemente que por ser un país tercermundista, y uno de los pocos autoproclamado de manera oficial como comunista, en el orden práctico no se debe comparar con naciones europeas del primer mundo y bien distantes de las tendencias comunistas.     

En América son 41, entre ellos grandes países como Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Chile, Perú, Argentina, Panamá, Ecuador o Bolivia, las naciones que se encuentran en plena campaña de vacunación, cuyos porcentajes han variado sobremanera, en la mayoría, en solo un par de semanas. En América del Norte: Estados Unidos (población con pauta completada 33.3%, población con una dosis 45.5%) Canadá (población con pauta completada 3.2%, población con una dosis 36.6%), México (pauta completada 6.9%, una dosis 10.4%). En América del Sur: Brasil (con pauta completada 7.1%, población con una dosis 14.9%), Chile (pauta completada 36.9%, una dosis 43.8%), Perú (población con pauta completada 2%, población con una dosis 3.8%), Argentina (pauta completada 2.7%, población con una dosis 16.5%), Ecuador (población con pauta completada 1.5% población con una dosis 5.1 %), Bolivia (población con pauta completada 2.1%, población con una dosis 5.5%), Paraguay (pauta completa 0.2%, primera dosis 1.9%), Colombia (pauta completada 3.5%, primera dosis 6.9%), Uruguay (pauta completa 19.2%, dosis única 33.6%). Guyana (pauta completada 0.4%, primera dosis 15.8%). Las naciones de Centroamérica, exceptuando Panamá y Costa Rica, presentan una situación crítica. Honduras y Guatemala se mantienen en desventaja respecto al resto de los países del continente, toda vez que apenas alcanzan el 1% de los vacunados con  solo la primara dosis.

Cuba, Venezuela y Nicaragua, la trilogía de naciones cuyos regímenes políticos  se caracterizan por su totalitarismo, no ofrecen datos acerca del desenvolvimiento de sus campañas de vacunación. Con certeza se conoce que Cuba no ha comenzado su vacunación. Sus “famosas” candidatas vacunales siguen siendo “candidatas” por los siglos de los siglos. Los pocos cubanos de la isla que recibieron vacunación de la llamada Soberana 02 fueron “voluntarios”, en su inmensa mayoría trabajadores del sistema de salud, en condición de ensayo experimental, esto es, para ver qué pasaba con la Soberana; lo que no se puede considerar como un comienzo de vacunación masiva, sino como parte de las investigaciones que tienen lugar en la isla para la obtención de sus vacunas.



Gráfico que muestra el número de casos diagnosticados con coronavirus por día en Cuba. Se podrá apreciar el incremento significativo de casos a partir de la segunda quincena de abril con una cifra que supera los 1.000 casos cada día.
 
Así las cosas, el tiempo pasa y ya Cuba suma 113.876 positivos, al registrar este viernes 1.162 nuevos casos, cifra que no alcanzaba desde el 23 de abril, de los cuales 713 corresponden a pacientes fallecidos, 50 enfermos en estado crítico y otros 65 graves,* según el balance oficial del Ministerio de Salud Pública de Cuba, MINSAP. Sin embargo, el régimen sigue obsesionado con sus candidatos vacunales que por ahora se mantienen en una larga espera, toda vez que renunció al reconocimiento de la COVAX** – organismo cuyo fin es garantizar que las personas en todos los rincones del mundo tengan acceso a las vacunas COVID-19 una vez que estuvieran disponibles– para gestionar vacunas y garantizar la protección de la población cubana.

El final, ya todos lo saben, ni vacunas cubanas, ni vacunas mediante la gestión de la COVAX. El coronavirus diseminándose por toda Cuba y la dictadura en la espera de sus “famosas” candidatas que, al parecer, no tienen para cuando quedar aprobadas de manera oficial al no existir reportes, ni publicación de resultados en sitios científicos de prestigio, y por lo tanto se sigue desconociendo su aplicabilidad, sus posibles efectos adversos, reacciones secundarias, etc., elementos que deben ser validados para poder ser reconocidas de modo oficial.

Las medidas de aislamiento, los confinamientos, los estimulantes del sistema inmune, entre otras cosas, solo son un paliativo ante la agresividad de un virus que no se detiene y que ya se ha llevado a más de tres millones de personas (3,2 millones de fallecidos).

Solo una vacunación eficaz podrá detener el curso de la pandemia. Esto lo sabe muy bien el régimen castrista, aún así, permanece en la pasividad extrema negando la vacunación al pueblo y en la eterna espera de sus candidatas.

--------------

*Datos tomados de “Cuba registra 1.162 nuevos casos de coronavirus en 24 horas”, publicado en Europapress, con fecha de 7/5/2021.-

**COVAX es uno de los tres pilares del Acelerador de acceso a herramientas COVID-19 (ACT), que fue lanzado en abril por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Comisión Europea y Francia en respuesta a esta pandemia. Reunir a gobiernos, organizaciones de salud global, fabricantes, científicos, sector privado, sociedad civil y filantropía, con el objetivo de brindar acceso innovador y equitativo a los diagnósticos, tratamientos y vacunas de COVID-19. El pilar COVAX se centra en este último.



 [Comentar este tema

Mayo 06, 2021, 03:58:32 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

              ISABEL DÍAZ AYUSO TRIUNFA EN LOS COMICIOS MUNICIPALES MADRILEÑOS.
                                           Por Dr. Alberto Roteta Dorado.-


Ayuso, verdadera defensora de la libertad de España, le ha dado un giro
a la política imperante en esta nación: la derecha recupera el protagonismo
 que jamás debió perder. El Partido Popular vuelve a ocupar su espacio,
y esto se lo debemos, sin duda, a Isabel Díaz Ayuso. 

 


Santa Cruz de Tenerife. España.- Los principales medios de prensa del país reseñan el gran triunfo de la candidata por el Partido Popular, PP, en los recientes comicios que han tenido lugar este 4 de mayo en Madrid. Las últimas estimaciones, según las encuestas, auguraban con seguridad la victoria a la joven política; pero de cualquier modo, las estimaciones son justamente esto, esto es, estimaciones, y una estimación es solo una probabilidad hasta el punto que a veces se podía poner en duda el arrollador triunfo de la Ayuso, toda vez que algunas encuestas, muy pocas por cierto, le ofrecían cierta ventaja a la sumatoria de las organizaciones políticas de la izquierda española (Más Madrid, PSOE y UP) respecto al porcentaje exclusivo del PP, y aún más, a la sumatoria de este último con Vox.
 
De modo que hasta el último momento teníamos un mínimo de inseguridad respecto a la idea de un triunfo definitivo de la derecha española. Recordemos que los españoles se suelen identificar demasiado con la izquierda, sobre todo con el PSOE, algo que ya he comentado en otras ocasiones. La huella del franquismo en un pasado reciente, por un lado, y los escándalos de corrupción del PP hace muy poco, por otro, han influenciado de manera muy negativa en la toma de decisiones acertadas de los españoles.

Pero no es precisamente este escrito un análisis acerca de la génesis de la preferencia izquierdista de este pueblo, sino un comentario acerca de la victoria del Partido Popular, expresada a través de Isabel Díaz Ayuso, su joven candidata, devenida presidenta de la Comunidad de Madrid desde anoche (ya lo era desde el 2019; se trata de una reelección), así como de la repercusión que esto tiene para el restablecimiento del curso adecuado y lo más acertado posible de la política de España. 

Lo que acaba de ocurrir en Madrid ayer, 4 de mayo, ha sido histórico. Una mujer, joven, atacada constantemente por la crápula de la izquierda española, envidiada por las “mamarrachas” feministas, incomprendida por las multitudes, pero firme en sus principios, y ante todo, verdadera defensora de la libertad de España, le ha dado un giro a la política imperante en esta nación: la derecha recupera el protagonismo que jamás debió perder. El Partido Popular vuelve a ocupar su espacio, y esto se lo debemos, sin duda, a Isabel Díaz Ayuso.



Diversos medios españoles hacen referencia a la victoria de
Isabel Díaz Ayuso, así como a su papel en el fracaso político de Pablo Iglesias.
Foto del autor, tomada en la Rambla de Santa Cruz de Tenerife.


La candidata por el PP logró alcanzar 65 escaños, de los 69 requeridos para gobernar de manera absoluta, 35 más que en el 2019 (30 escaños con el 24,25% de los votos en aquellos comicios municipales), lo que unido al ascenso de Vox con sus 13 escaños, 1 más que en 2019 (12 escaños con un 7,67% de los votos en 2019), le confiere a la derecha un triunfo bien merecido, toda vez que han tenido que soportar la brutal y terrorífica embestida de  la izquierda más radical protagonizada por los putrefactos de Unidas Podemos, UP, y de manera muy especial de su líder, Pablo Iglesias, quien acaba de renunciar a la política ante su irremediable fracaso.

A modo de resumen, los resultados finales de los recientes comicios municipales son los siguientes: 65 diputados del PP, 24 de Más Madrid, 24 del PSOE, 13 de Vox y 10 de Unidas Podemos. Ciudadanos se queda sin representación al no lograr el 5% de los votos. Esto significa que Isabel Díaz Ayuso, por el PP, logró sola, sin Vox, sobrepasar en 7 escaños a la sumatoria de las tres fuerzas políticas de la izquierda, esto es, a PSOE, Más Madrid y UP, y de manera individual superar en creces a los candidatos del PSOE y Más Madrid con 41 escaños por encima de ambos partidos, y 55 escaños por encima si se le compara con UP.



Comparación de los resultados de los comicios municipales
de Madrid en 2021 y 2019. Obsérvese el rotundo triunfo del PP
y la situación decadente del PSOE.
 

La victoria del PP en la Comunidad Autónoma de Madrid debe ser un reflejo de lo que podría ocurrir en las próximas elecciones para el Gobierno, lo que se logrará siempre que se pueda mantener el sentido de la unidad y tolerancia en el seno de dicho partido, amén de estrechar aún más sus vínculos con Vox, partido que se ha mantenido con lealtad al PP en esta dura contienda. Su principal líder, Pablo Casado, es un hombre muy medido y protocolar, lo que favorece el desempeño de la organización triunfadora como unidad, y no como figuras aisladas, y esto no se debe perder jamás si es que en realidad se quiere lograr la restauración de la verdadera democracia en España.

Madrid es España y España es Madrid, y esto no se debe tomar tan a la ligera. Llevar la experiencia de Madrid con el triunfo del PP a España, esto es, a las futuras elecciones del Gobierno, es una necesidad, toda vez que durante más de un año la estabilidad política de esta nación ha estado, y aún no deja de estarlo, bajo una gran amenaza, aunque muchos se resisten a aceptarlo y otros, los más, no tienen una verdadera percepción del peligro al que han estado sometidos por un largo período de desgobierno. 

Por un lado, Pedro Sánchez, su presidente, un tanto más medido que el podemita, que cual terrorífica sombra se mantuvo a su lado hasta hace poco, pero que no deja de ser un socialista, y como socialista al fin, no se puede confiar en sus determinaciones. Recordemos que siempre trató de atenuar los desatinos del “coleta”, aunque de modo muy sutil. Le faltó el valor para enfrentarlo y adoptar una postura acorde a sus funciones como jefe de Gobierno. Su pacto con el tipo del moño para conformar una coalición que le permitiera gobernar –su mayor aspiración en la vida– lo ató demasiado a ese engendro monstruoso que, como muy bien lo definiera Isabel Díaz Ayuso hace muy poco, es la representación del propio mal.

Por la otra parte, Pablo Iglesias, a quien le dedicaré un escrito aparte, dada la trascendencia de su súbita renuncia ayer, ha sido el ser más cínico, prepotente, equivocado, y hasta desaliñado que ha pasado por las cumbres de la política española en los últimos tiempos. Por suerte, no más supo de la victoria oficial de Isabel Díaz Ayuso renunció a la política, algo que está por ver en el orden práctico. Ya se sabe como son los comunistas como el. Ya lo veremos reaparecer en cualquier momento con nuevos bríos tratando de imponer sus payasadas marxistas y chavistas. Por ahora descansaremos un buen tiempo del coleta moñudo.
 
Pero retomemos de nuevo a nuestra gran triunfadora y dejemos a un lado al socialista de Sánchez y al comunista de Iglesias. Ayuso prepara para los madrileños una rebaja de impuestos, la aprobación de nuevos presupuestos, eliminación de trabas burocráticas; amén de una reducción de 13 a 10 de las consejerías, sin que descartare incorporar como gestores a políticos de Ciudadanos y de Vox, y lo mejor, que le ha advertido a Pedro Sánchez que va “a seguir recordando al Gobierno de España que está pasando por el aeropuerto de Barajas y le voy a seguir diciendo que no podía permitir que se toquen los bolsillos de todos los ciudadanos que pagan muchos impuestos en Madrid todos los días, con gran sacrificio”.

Y así las cosas, Doña Isabel Díaz Ayuso le ofrece una buena lección a todos; pero sobre todo a los miserables comunistas que pretenden imponer sus aberradas ideas marxistas, algo demasiado absurdo en un país europeo en pleno siglo XXI. Su triunfo ha exterminado la “carrera” política del comunista Pablo Iglesias (el del moño), y esto siempre se le tendrá que agradecer.

Felicitaciones para esta gran mujer, para el Partido Popular y para todos los madrileños que tuvieron el discernimiento para decidir por la libertad, la democracia y el respeto de los derechos de sus ciudadanos, dejando muy mal parada a una decadente izquierda que inevitablemente irá a las profundidades abismales.
 
¡Esto es Madrid, esto será España!



 [Comentar este tema

Mayo 03, 2021, 12:48:57 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                            ELECCIONES MADRILEÑAS, LIBERTAD O COMUNISMO.
                                          Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-


Santa Cruz de Tenerife. España.- Este 4 de mayo tendrá lugar las elecciones a la Asamblea de Madrid para su XII legislatura, lo que, sin duda, será determinante no solo para el presente de la Comunidad Madrileña, sino para el futuro – por suerte bastante cercano ya– de España. España es Madrid y Madrid es España. Esto significa que lo que ocurra mañana será el reflejo de lo que muy pronto podrá ocurrir en el Gobierno Nacional. Un necesario, y a su vez, inminente cambio de gobierno se aproxima. El líder de Vox, Santiago Abascal, el más enérgico crítico del Gobierno de Sánchez, acaba de hacer un llamado en Madrid para iniciar el fin del Gobierno Socialista en esta nación, en lo que ha llamado “el principio del fin”.

Las cosas, por esta parte del mundo, llegaron a su límite. Las constantes contradicciones entre gobierno y oposición, lejos de enriquecer la dinámica de gobernabilidad, conducen a unos enfrentamientos que no llegarán a nada bueno. La violencia se ha puesto de manifiesto por estos días en que las calles son tomadas por la gentuza de la izquierda reaccionaria que está dispuesta a todo, a matar si es preciso, para esto son comunistas y marxistas. Esta es su condición y haciendo gala de su “noble” ideal arremeten contra todo lo que se les oponga. Los matones de Pablo Iglesias han arremetido contra la Guardia Nacional y hasta el momento Sánchez se muestra indiferente ante las provocaciones de este partido de la izquierda radical inspirado en el "ideal" socialista de Venezuela y Cuba.

Al frente de esta oleada de violencia está la presencia de Pablo Iglesias, quien según la opinión de Isabel Díaz Ayuso, actual presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la misma por el Partido Popular, PP, representa el mal, ha vivido de lo público para perpetuarse, “nació con unos discursos radicales, bebió del chavismo” y que “su partido desde lo ético, desde lo político y desde lo económico se nutrió de las peores dictaduras que quedan en el mundo”. De ahí que la candidata por PP insista tanto en la idea de que los madrileños han de decidir entre la libertad o el comunismo.



Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978) es una política española del Partido Popular, presidenta de la Comunidad de Madrid desde 2019, en un gobierno de coalición con Ciudadanos. Periodista licenciada en Ciencias de la Información de la UCM está especializada en comunicación política. Dentro del PP de Madrid ha dirigido el área online y ha participado en diversas campañas regionales y nacionales. Diputada regional en la IX y X legislatura, dirigió la campaña digital de Cristina Cifuentes en 2015.

Lamentablemente, muchos madrileños entusiasmados por las ideas socialistas proclamadas por el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, organización que con un diabólico pacto con los podemitas de la ultraizquierda, logró conformar una coalición para poder gobernar el país, siguen apoyando (21.2% según los más recientes sondeos) a una izquierda que con frecuencia se torna temeraria, y lo peor, que otro tanto, por suerte una exigua minoría (solo un 7,1%, según los últimos sondeos), aún se deja arrastrar por el discurso comunista de Unidas Podemos, UP, el engendro de partido, cuyo líder es Pablo Iglesias, y que representa, y es, ese mal al que se refiere Isabel Díaz Ayuso.

Pero no todo es engendro monstruoso, acciones temerarias, o seres nacidos con el mal y desde el mal. Los madrileños también están demostrando tener discernimiento para apoyar al Partido Popular, cuya imagen se va recuperando gracias al talento de Pablo Casado, quien desde una posición un tanto conservadora, y siempre bajo la óptica de una protocolar medida, ha sido capaz de duplicar en breve tiempo a los simpatizantes de su organización partidista.

Pablo Casado es la contrapartida necesaria para Pedro Sánchez, cuyas limitaciones son bien conocidas por todos, y que en el momento actual pasa por su peor momento de crisis política. El PSOE cada vez pierde más seguidores, y estos no se van a UP, sino a Más Madrid, organización de línea izquierdista bien definida, aunque no tan temeraria como los podemitas, y hasta para el Partido Popular de línea de derecha.

Veamos entonces que nos dicen las encuestas acerca del panorama madrileño respecto a sus comicios parlamentarios del 4 de mayo.

Este miércoles, 28 de abril, a menos de una semana de los comicios, se publicaron los últimos sondeos que podrán esperarse sobre las elecciones en la Comunidad de Madrid del 4 de mayo. Esas encuestas mantienen primero al PP (que ronda el 41% de los votos), seguido de PSOE (21%), Más Madrid (16%), Vox (9%-10%), Unidas Podemos (7%) y Ciudadanos (4%).

Según los sondeos de las encuestas difundidas, se produce un ligero descenso de Ciudadanos, con lo que se aleja más del 5% requerido para figurar en el Parlamento, y por lo tanto desaparecerá como representación. Mientras el PSOE pierde desde marzo entre 5 y 6 puntos. Sin embargo, Más Madrid se eleva del 11% hasta un 16%.

Esto, en síntesis, y a modo de resumen, no significa que la izquierda esté en pique – ya sabemos que los españoles tienen una enfermiza preferencia por la izquierda–, sino que quien decae es el PSOE, algo que se veía venir, toda vez que la imagen del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está demasiado dañada a partir de las múltiples críticas que cada día recibe ante el supuesto mal manejo de la pandemia, su postura en relación con la política exterior, su aparente frialdad ante los ataques del vicepresidente Pablo Iglesias a la Monarquía y a la democracia española, entre otros tantos aspectos.

Por otro lado, y mientras el PSOE se debilita, Más Madrid, la más joven de las representaciones – solo dos años de creación (febrero de 2019)–, de orientación centro izquierdista, aunque la balanza se inclina más hacia la izquierda que hacia el centro, asciende, y es justamente en este punto donde hemos de percibir el peligro de un posible empate. Téngase presente que, según los últimos sondeos, en 1 de 25 veces se producirá un empate. Como la asamblea reparte un número par de asientos, puede pasar que PP-Vox y PSOE-MM-UP empaten a 68 escaños, y aunque parece algo un tanto distante ante el evidente posible triunfo del PP, existe una de cada 25 veces de que se produzca un empate de fuerzas, no así de partidos políticos de manera individual, toda vez que existen marcadas diferencias porcentuales entre cada uno de los partidos representados.



Los colores verde y azul situados a la izquierda del gráfico representan a las dos fuerzas políticas de derecha, esto es, Vox, de color verde (9,4%), y Partido Popular, PP, de color azul (40,9%). Como podrá apreciarse la sumatoria de ambas fuerzas determinará el triunfo de la derecha en las elecciones a la Asamblea de Madrid. Mientras que hacia el lado derecho del gráfico se representan las tres fuerzas de la izquierda, esto es, el PSOE con el color rojo (21,2%), Más Madrid de verde claro (16,3%) y Unidas Podemos de morado (7,3%). Lo que significa que la sumatoria de fuerzas tiende a igualarse con la derecha; aunque si se analizan de modo separado cada uno de los partidos, el PP siempre está por delante de cada uno de los partidos de la izquierda. 
 
Lo más posible es que el triunfo definitivo recaiga sobre Isabel Díaz Ayuso, la representante del Partido Popular, una joven política que, a diferencia de las muchachas de la izquierda española, tiene clase, firmeza y mantiene una postura bien definida. Ayuso ha sido capaz de soportar el peso de la Comunidad de Madrid a pesar de las constantes agresiones de sus adversarios. Es demasiado envidiada por sus colegas políticos del momento, y es lógico que ante la aceptación de esta mujer, que sin detenerse en las tonterías del feminismo español – por desgracia tan de moda por la terrible influencia de las tontas de la izquierda radical – es capaz de mover a los madrileños hasta lograr el 40,9% de acuerdo con las últimas estimaciones de voto.

Pero esta preferencia bien merecida de la representante del PP no le resultará suficiente para el triunfo absoluto, toda vez que con esta estimación del 40,9% de los votos no lograría el necesario 69 de los diputados necesarios para poder gobernar como fuerza política per se el PP. Según los más recientes y confiables cálculos el resultado más probable del PP son 59 escaños, pero su intervalo de 90% de probabilidad va desde 49 a 69 asientos. Es decir, que una de cada 20 veces veríamos al PP por encima (o por debajo) de esa franja.

Vox (voz en latín), el Partido de derecha, así de sencillo, esto es, de derecha y no de ultraderecha como se le suele decir de manera despectiva por la gentuza de la izquierda, es la fuerza política dispuesta a apoyar a Isabel Díaz Ayuso en su batalla por mantener a la Comunidad de Madrid bajo el mando de la derecha. Su representante nada menos que una mujer nacida en España, aunque de origen cubano, algo en lo que está insistiendo sobremanera por estos días de campaña.

Rocío Monasterio es una de las figuras más polémicas de la campaña madrileña. Esta joven arquitecta fue capaz de expulsar al bufón de Pablo Iglesias de uno de los recientes debates para la cadena de televisión de la Cadena Ser: “Levántese y lárguese de una vez, me alegro, es lo que estamos deseando los españoles”, y el podemita se retiró del debate, y no solo esto, sino que no tuvo valor para presentarse en el acto por la conmemoración del 2 de mayo en Madrid, toda vez que sabía que allí estaba doña Rocío Monasterio, la valiente señora que lo reta y lo expulsa como bien se lo merece el podemita, conocido también como la rata o el del moño.
 
Por desgracia, la señora Monasterio, representante de Vox, no tiene suficientes votos porcentuales según las estimaciones recientes (solo el 9,4%, lo que representa una estimación media de 13 escaños); sin embargo, los suficientes para que unidos a los del PP, que conquista Isabel Díaz Ayuso, sumen los más de 69 escaños requeridos para que la derecha pueda alcanzar el control de la Comunidad de Madrid, con lo que se impediría la penetración absoluta de la izquierda en la Asamblea, y como consecuencia, el preámbulo de una nueva posible victoria para las próximas elecciones del Gobierno.



Rocío Monasterio, arquitecta y empresaria (Madrid, 1974) es la actual presidenta de VOX Madrid, portavoz del Comité Electoral y responsable del área de Asuntos Sociales del dicho partido, así como candidata de VOX en el Ayuntamiento de Madrid para estos comicios a la Asamblea. 

Por desgracia, Vox, el Partido de derecha, cuyo líder es Santiago Abascal, a pesar de consolidarse como la tercera fuerza política de España, no es bien visto por una parte considerable de la población española. La ignorancia política de esta nación solo les permite ver en Abascal y en Vox el retorno de la era franquista y la instauración de un fascismo sacado de la ultratumba. Nada más distante de la realidad. Abascal y su fuerza política representan el lado conservador de España, la derecha bien definida – que no significa en modo alguno la extrema derecha–, la necesaria oposición a la instauración de un régimen comunista – el objetivo y fin último de Pablo Iglesias (la rata del moño) y su engendro monstruoso de Unidas Podemos.

De acuerdo al Barómetro ABC-GAD3 Ayuso supera a las tres izquierdas juntas y consolida la mayoría con Vox. Según esta fuente:

“Isabel Díaz Ayuso llega a los últimos días de la campaña electoral en Madrid muy fuerte, con una estimación de voto superior a la que suman las tres izquierdas juntas, según el último barómetro de GAD3 realizado para ABC. Con una participación histórica, del 76 por ciento, el PP casi dobla el resultado de las autonómicas de mayo de 2019, pero no alcanza ahora mismo la mayoría absoluta, por lo que necesitará los votos de Vox. Este barómetro, el último antes del plazo marcado por la ley en el que se prohíbe publicar encuestas, se realizó entre el 23 y el 26 de abril, con 1.000 entrevistas, y recoge el impacto de la ola de amenazas, los efectos del debate fallido de la Ser el viernes pasado (23 de abril) y la escalada de tensión que se ha vivido en la campaña en los últimos días”.

Y así las cosas, este 4 de mayo será decisivo. Los madrileños deberán elegir entre la libertad o el comunismo; algo que visto desde la distancia parece inconsistente, toda vez que es penoso, además de inconcebible, que en pleno siglo XXI un país europeo esté bajo la amenaza del comunismo, justamente porque sus ciudadanos eligieron al PSOE en los últimos comicios.

Sin embargo, los españoles no saben lo que es una dictadura de izquierda, al menos en el orden práctico, no han pasado por la terrible experiencia de apropiación masiva de los bienes individuales por parte del gobierno en sus intentos de instaurar la propiedad colectiva sobre los medios de producción, la eliminación de la libertad de pensamiento y de expresión, entre otros males propios del comunismo. Su experiencia fue otra, el franquismo lo marcó sobremanera y ahora ven en la derecha y en sus principales líderes una puerta abierta hacia el retorno del franquismo, de ahí la incomprensión y la repulsión hacia Vox, esa nueva Voz que los españoles deberían escuchar en vez de rechazar.

En breve se decidirá el presente de Madrid, que es el futuro de España.
¡Libertad o comunismo!


 


 [Comentar este tema

Mayo 02, 2021, 06:20:14 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                        Día Internacional de los Trabajadores. ¿Festividad comunista?.
                                          Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


En nuestros tiempos el homenaje a los hombres de Haymarket va quedando como elemento cada vez más simbólico y carente de sentido práctico toda vez que las necesidades de los trabajadores – que era el principal motivo por el cual se reunían y marchaban con pancartas y proclamas– se tratan de resolver por otras vías y otros medios más eficaces y acorde a estos tiempos.



Santa Cruz de Tenerife. España.- Este día en muchos países del mundo se está celebrando – porque es una celebración festiva a pesar de los sanguinarios hechos que dieron lugar a esta efeméride– el Día Internacional de los Trabajadores.

Lamentablemente en la actualidad estamos inmersos en una rara sensación, mezcla de apatía política, ignorancia, trivialidad, y lo peor, en un dogmatismo acérrimo que conduce a muchos a ver sombras de posibles enemigos políticos con pretensiones de dominar al mundo con una expansión que, a modo de plaga se difunde por todas partes, llevándolos a adoptar posturas enfermizas con un permanente estado defensivo que los torna coléricos y agresivos.
 
Cuando se llega a la decepción generalizada, estado más allá de situaciones concretas aisladas, sin que seamos capaces de identificar la verdadera causa de nuestros males, entonces surge de manera cuasi refleja un mecanismo defensivo que consiste en culpar a otros, y esto nos hace caer en estados de delirio en los que el enemigo imaginario nos asecha continuamente.

Dejando a un lado aspectos conceptuales sobre globalización, populismo, izquierdismo, centro-derechismo, tendencias progresistas, etc., detengámonos en unas pocas ideas para no hacer extremadamente extenso este comentario y no apartarnos demasiado de su idea eje en torno al primero de mayo.

Vivimos en un mundo polarizado desde el punto de vista político, y aunque algunos filósofos y teóricos de nuestros días consideran que el gran dilema socialismo versus capitalismo perdió su vigencia, no creo que esto sea cierto. La polarización se mantiene. La instauración de gobiernos de tipo socialista en varios países latinoamericanos a pesar del conocido fracaso del antiguo bloque socialista europeo y el desmoronamiento de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, así como las tendencias actuales para hacer renacer el socialismo en algunas naciones de dicha región, lo demuestran.

Recientemente Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía Política e investigador Ikerbasque en la Universidad del País Vasco, con sobradas razones expresó: “La política ha entrado desde hace algún tiempo en una zona de señalización insuficiente como cuando un conductor se adentra en una ruta desconocida, en transformación o en lugares no transitados antes por nadie. A partir de ese momento las señales binarias confunden más de lo que orientan, donde antes había una evidencia ahora tenemos una paradoja, aumentan las zonas sin cartografiar, proliferan las cosas que no son lo que parecen y todo se llena de efectos secundarios”.

En medio de la incertidumbre política, y con esta tendencia a ver la sombra enemiga por todas partes, es lógico que nos preguntemos entonces: ¿Es una festividad comunista el día de los trabajadores?

Muchos podrán responder afirmativamente a esta interrogante, en su mayoría aquellos que suelen dar opiniones de todo y sobre todos sin conocimiento de causa, y asumiendo las cosas muy a la ligera.

Lo primero que se impone para tener una idea clara y precisa acerca del primero de mayo – fecha de carácter universal toda vez que en una gran cantidad de países se celebra el día del trabajo en esta fecha– es ir no solo a los orígenes de esta efeméride, sino a algunos de sus elementos precedentes. Esto nos permitirá comprender el porqué se le ha asociado a aquello que tenga que ver con ideas de tipo socialista como enfrentamiento de clases sociales, reformas proletarias, Internacional Comunista, entre otras cosas, que de manera un tanto superficial algunos suelen encasillar dentro de las modalidades de este tipo. 

Es cierto que los movimientos socialistas tuvieron a través de los años una participación muy activa en relación con esta festividad, lo que no significa precisamente que este día sea una celebración comunista, aunque todo parece indicar que de manera inevitable se le seguirá asociando a estas corrientes.

El hecho de que la exigencia de una jornada de trabajo no superior a las ocho horas fuera propuesta veinte años antes de los hechos de Haymarket – acciones de protestas protagonizadas por trabajadores estadounidenses el primero de mayo de 1886 en Chicago, los que terminaron con una gran represión, y con la aplicación de la pena de muerte a cinco de sus líderes, cadena perpetua a dos de ellos, mientras que otro se suicidó en prisión– por el Congreso de la Internacional celebrado en Ginebra en 1866, y repetido en 1889 por el Congreso Obrero de París, no significa que el sentido de esta fecha sea eminentemente comunista.



El origen del día de celebración se remonta a 1886, por la sangrienta historia acaecida en Chicago, Estados Unidos, a raíz de las manifestaciones obreras. Los trabajadores habían iniciado una lucha para lograr una jornada laboral de ocho horas, bajo el convencimiento de que las 24 horas del día, ocho horas deberían ser para trabajar, ocho para dormir y ocho para el hogar.

De cualquier modo jamás podrá separarse el hecho de que fuera durante la celebración de la Segunda Internacional, en 1889, que se estableciera el primero de mayo como Día de los Trabajadores por acuerdo del Congreso Socialista de dicha Segunda Internacional, y que esta última adoptara a partir de 1893 una orientación socialista y marxista toda vez que fueron expulsados los anarquistas de su seno. (Los líderes de las acciones de Chicago han sido ubicados dentro de la tendencia filosófica sociopolítica anarquista; aunque tal vez solo por el hecho de su rebeldía y no tanto por su verdadero sentido de militancia). 

El ambiente de la Segunda Internacional estuvo matizado por el antagonismo entre sus dos polaridades más extremas. Por un lado su grupo más radical, compuesto por los marxistas ortodoxos que eran partidarios de una revolución como fórmula para destruir el capitalismo y cambiar la sociedad, lo que asumirían los líderes socialistas de la antigua URSS a partir de 1917 con el establecimiento del primer imperio socialista en el mundo.

Por otra parte se encontraba el grupo más conservador, cuyos integrantes eran partidarios de reformas sociales y políticas, de ahí que se les llamara revisionistas, por cuanto hacían especial énfasis en revisar algunos puntos de las teorías marxistas, entre los que se destacaban la lucha de clases y el materialismo histórico propuestos por el alemán Karl Marx. Su principal líder, Eduard Berstein, era partidario de poder llegar al socialismo a través de una vía pacífica con la participación de los trabajadores en el parlamento.

En 1890, Federico Engels destacó en el prefacio a Manifest der Kommunistischen Partei, conocido como El Manifiesto Comunista, a las fuerzas del proletariado, se refirió a un ejército de proletarios, y retomó la célebre frase “proletarios de todos los países están unidos”, (así de esta forma en que aparece escrita ahora) que en realidad no le pertenece ni a él, ni a Marx como se cree, sino al también alemán Karl Shapper: “Proletarier aller Länder, vereinigt euch!“, cuya traducción es “proletarios de todos los países uníos”, ahora como una exhortación y no como una referencia como la escribiera Engels en El Manifiesto Comunista.

Así las cosas, el primero de mayo está estrechamente vinculado al socialismo, por cuanto su proclamación oficial como festividad de los trabajadores fue hecha en un evento socialista y en medio de un ambiente de reclamos y proclamas de este tipo.

No obstante, ya los tiempos de Berstein, Luxemburgo y Marx pasaron, y lo cierto es que los que trabajamos y encontramos en el trabajo no solo la forma de ganarnos el sustento, sino la posibilidad de ser útiles y de cumplir con nuestro rol como entidades sociales, hemos de ser abiertos de mente y no rechazar dicha festividad, la que al fin de cuentas, se instauró – dejando a un lado la postura política de sus autores– en memoria de aquellos que defendieron una noble causa en beneficio de los representantes del noble mundo del trabajo.

¿Es que acaso no es justo que los trabajadores tengan un limitado número de horas dedicadas a la realización de sus labores, se acojan a seguros sociales que los beneficien cuando por enfermedad o accidente quedan incapacitados, o que existan campañas educativas para la prevención de accidentes laborales y enfermedades profesionales, entre otros tantos aspectos que pueden contribuir a su bienestar?

No se trata de ser capitalistas, socialistas, apolíticos, marxistas, materialistas, socialdemócratas, comunistas, ateos, o cualquier otra invención, sino de reconocer a aquellos que trabajamos y somos útiles, cada cual a su manera, como sabe y como puede hacerlo, aunque en nuestros tiempos el homenaje a los hombres de Haymarket va quedando como elemento cada vez más simbólico y carente de sentido práctico toda vez que las necesidades de los trabajadores – que era el principal motivo por el cual se reunían y marchaban con pancartas y proclamas– se tratan de resolver por otras vías y otros medios más eficaces y acorde a estos tiempos, en los que ese marcado antagonismo entre explotadores y explotados en el que insistieron los socialistas en el pasado ha ido quedando solo como leyenda, lo que no significa que en nuestros días trabajar sea el reino de los cielos, ni que todas sus necesidades estén resueltas, sino que las vías y métodos para su solución adquieren otras dimensiones en el contexto de nuestra contemporaneidad.   


 [Comentar este tema

Mayo 02, 2021, 06:00:46 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                        PENSAR DESDE UN PRINCIPIO: LUDWING WITTGENSTEIN

Se cumplen 70 años sin Ludwig Wittgenstein, uno de los mayores filósofos del siglo XX.
Continúan apareciendo escritos desconocidos.




Wittgenstein (1889-1951) legó dos escritos esenciales, «Tractatus logico-philosophicus» e «Investigaciones filosóficas».

Sostenía que los jardineros no recibían los honores que merecían. Y hablaba con conocimiento de causa, porque había desempeñado ese oficio en un monasterio de su Austria natal durante unos meses, cuando todavía boyaba de una profesión a otra –ingeniero aeronáutico, arquitecto, soldado– mientras se buscaba a sí mismo, sin clemencia, acaso intentando esquivar el destino suicida que le tocó a tres de sus cuatro hermanos.

A Ludwig Wittgenstein lo atraían los invernaderos, especialmente el de un jardín botánico como el de Dublín, donde se sentaba a escribir. Es evidente que la compañía de naturaleza y silencio le resultaba propicia a quien también los buscó en paisajes prácticamente deshabitados del norte de Irlanda y en Skjolden, un fiordo noruego. Quizá esos entornos le permitían ejercer un rol más prepronderante a la autosugestión que se vislumbraba indivisible de sus apasionadas obsesiones: “Dite a ti mismo una y otra vez (al filosofar): es una seducción la que te hace que concibas el pensamiento como un proceso misterioso”. En esos parajes remotos ponía literalmente en escena la pregunta que tarde o temprano se hace todo filósofo: dónde está uno cuando piensa. Todavía hoy, en ese precipicio escandinavo, se ven los restos de la cabaña que él mismo construyó, equivalentes a lo que dejó en su obra: fragmentos y ruinas.

En esa radiante soledad de acantilado practicaba a sus anchas su método de cabecera: hablar solo, en voz alta. (Cierto es que también perfeccionaba ese vicio en sus habitaciones del Trinity College de Cambridge, antes y después de clases en las que a su vez monologaba casi ininterrumpidamente). Este método de composición, no obstante, no dejaba de descolocarlo, y acaso fuera ese desconcierto lo que volvía fecundo el mecanismo: “Nos han enseñado a hablar pero, ¿nos han enseñado a hablar con nosotros mismos? Hablar con uno mismo lo hacen todos, pero Dios sabe de qué se trata”.

Como en sus diarios más íntimos, ese careo consigo, en el que actuaba de inquisidor e imputado a la vez, lo trasladaba a su trato con alumnos. De tono y modo riguroso y afable, la suya era una voz vital, presente, tanto en los apuntes transcriptos de sus clases como en sus divagaciones seriales a solas. A veces es como si sus anotaciones es supusieran implícitamente la pregunta imaginaria de un oyente.

El soliloquio maquinal a lo Hamlet no cejaba pero solo podía operar por párrafos, fracciones, astillas. Para quien la utiliza, la estructura atomizada es muy frágil y muy promisoria a la vez, y en el caso de Wittgenstein significó –excepto en el Tractatus, lo único que publicó en vida– la imposibilidad en él de encontrar el libro, un formato. En una ocasión anotó: “Es curioso ver cómo cierto material se resiste a una forma”. A cambio, le fueron concedidas miles de oraciones brillantes, huérfanas, en tránsito, migrantes sans-papiers.

Proceder por unidades mudables era ideal para quien desea llegar hasta las discriminaciones y distinciones más ínfimas. De allí que montara una auténtica comedia de cuadernos. Pasajes que se trasplantan de unos a otros, retrabajados, resecuenciados, la publicación dilatada indefinidamente. Un día la matemática, para la que tenía un genio precoz, vino a socorrerlo; no es improbable que parte de la autoridad del Tractatus se deba a su desovillarse por medio de una enumeración y sus subdivisiones.

Este melómano estricto no carecía de sentido del humor pero era un hombre de milímetros, sea para reenmarcar una fotografía o para bajar el cielorraso de un cuarto dos pulgadas. Era de otra pieza de Shakespeare que quería tomar prestado su dogma: “Te enseñaré las diferencias”, amagaba el rey Lear. Remero aficionado, peatón presuroso, Wittgenstein pasaba días y noches en su mesa de montaje y jugaba a armar versiones diversas, nuevas, demencialmente nuevas, con casi los mismos contenidos. (Lo hacía con la ubicación de fotos que se tentaba con pegar en libros contables).

Lo que le estaba proponiendo al lector era un vértigo provisoriamente definitivo, el de tener entre manos una obra inestable, de estatuto vacilante, suspendida en su propia prehistoria: Los cuadernos azul y marrón, Aforismos, Ocasiones filosóficas, Lecciones y conversaciones, Observaciones sobre los colores. Son títulos póstumos, ajenos, invitantes. Por algo se habría anticipado: “Excepto en casos extraños, ‘esto parece ser un libro’ no tiene sentido”. Legar una potente obra desarmada es otra manera de garantizarse que discípulos y lectores siempre encontrarían en ella refugio y campo fértil, como si su credo hubiera sido: “Yo me encargo de las instantáneas, ustedes encárguense del montaje final”.

Lo que ahora se conoce como Escrito a máquina, bisagra y puente entre el Tractatus y las Investigaciones filosóficas, es menos epigramático y opaco que el primero y empezaba a trazar un radio más abierto y extenso para cada cavilación; esa deriva desembocaría en el segundo. Escrito a máquina fue redactado en 1933 y mecanografiado en las vacaciones navideñas de ese año en Viena, durante su visita familiar anual. (Ya que estamos: Wittgenstein sabía de memoria Un cuento de Navidad de Dickens).

Queda claro que la semilla autobiográfica de no pocas de sus líneas fue imprescindible para la suerte de su apuesta: “La manera de escribir es una especie de máscara detrás de la cual el corazón hace caras a gusto”. Príncipe de lo impredecible, su procedimiento era el de una especie de psicologización técnica del pensamiento, que elevó el autoanálisis al nivel de una ciencia. En parte, Wittgenstein era capaz de pensar como pensaba porque se estaba examinando continuamente, de una manera extrema y aun riesgosamente extremista. Acaso estuviera enseñando un subterfugio para que luego nadie lo necesitara, ni a él ni a nadie. Se puede estar poco con él (de a ratos, dosis, ráfagas, igual que como ordenaba sus meditaciones), tal es la intensidad de su prosa, y así debe haber sido, según todos los testigos, con su persona.

Su grafomanía era indisociable de su filosofar sin fin, de su tanteo y avance por repetición y diferencia. En esa fuga de matices, las variaciones lo dominaban (como otro ilustre matemático, John Nash, era un gran silbador de piezas clásicas) porque lo que le quitaba el sueño era el enunciado, la lógica y la lírica del lenguaje y sus mil noches en vela. Es uno de los motivos por los que se pasó la vida dando ejemplos. Creía que casi todos los que se le ocurrían eran válidos para averiguar cosas. Una y otra vez, lo salvó una imagen. Esa compulsión comparativa tenía socios fieles, los colores y las piezas de ajedrez: “Es posible que alguien olvide el significado de la palabra ‘azul’. ¿Qué es lo que olvidó?”.

Este auspiciante de lectores solícitos, atareados, simultáneamente noctámbulos y madrugadores, halló una definición elemental, elástica, modular, de la relación simbiótica entre una página impresa y quien la recorre: “Leer este libro es un juego que debe ser aprendido”. Maniático de la puntualidad que se fue antes de tiempo, encontró un rato perdido para sembrar un acertijo zen, una clave traviesa del acto de la lectura: “¿Quién lee hace que lo que lee dependa de lo que está escrito?”. De inmediato, este simulacro de duda ocasiona otro interrogante que, setenta años después de su muerte, sigue respondiéndose solo: ¿para qué salir de Wittgenstein?

Escrito a máquina, Ludwig Wittgenstein. Trad. J. Padilla Gálvez. Editorial Trotta, 694 págs.

Fuente: https://www.clarin.com/revista-enie/literatura/pensar-precipicio-ludwig-wittgenstein_0_uBUsNmv6c.html

Esta entrada fue publicada en Miembros de la REF el 2 mayo, 2021 por antonioguerrero.


 [Comentar este tema

Mayo 02, 2021, 05:23:01 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                          LUISMA, EL ALMA DE SAN ISIDRO NO SE NOS PUEDE IR.
                                      Por el Doctor Alberto Roteta Dorado.-


Es justamente a esto a lo que más le teme el régimen de La Habana,
y mucho más si este estallido lo genera un pobre joven que yace en su
humilde lecho en estado de inanición autoprovocada. El líder de San Isidro
tiene más poder que la hambruna generalizada de todo un pueblo.
 



Santa Cruz de Tenerife. España.- Luisma, de Luis Manuel. Así le dicen muchos a este muchacho que por estos días vuelve a ser noticia. Esta vez no se trata de una de las tantas detenciones arbitrarias que ha tenido que enfrentar, ni tampoco alguna de sus escandalosas instalaciones que utiliza como forma de expresión para denunciar al régimen castrista. Esta vez las cosas han ido demasiado lejos ya. Luis Manuel, el alma de San Isidro está en huelga de hambre y su acción ha sido capaz de conmocionar a miles de cubanos que como el sufren el desprecio, la marginación, el ostracismo, la indiferencia y la calumnia de una de las tiranías más crueles y sanguinarias del planeta.

Da igual si lo que hace es arte o no. No somos quienes para ponernos a juzgar a estas alturas, en que su vida corre el riesgo de extinguirse, la autenticidad de sus performances. No siempre se tiene la oportunidad de pasar por la academia, algo imprescindible en el arte de todos los tiempos, ya sea el de las antiguas tradiciones o las obras más renovadoras, revolucionarias y vanguardistas. Ya podrá realizarse como artista mediante el estudio y la dedicación, algo que ahora resulta demasiado utópico, toda vez que la tiranía lo considera un marginal, un antisocial y un contrarrevolucionario. 

A Luis Manuel le ha tocado vivir en una Cuba demasiado degradada desde todo punto de vista. El comunismo no solo destruye las economías de las naciones, sino la individualidad humana. El llamado daño antropológico es una realidad, y como Luisma hay miles de jóvenes, cuya educación ha sido el resultado del engendro castrista. Téngase presente que la barriada de San Isidro, como otras tantas de la capital cubana, es considerada como marginal; aunque en estos tiempos resulta bien difícil la definición y delimitación de la categoría marginalidad, toda vez que en Cuba se llegó a su más insólita expresión en este sentido. Es como si todo fuera ya marginal.

Los corruptos seguidores del régimen castrista le han atacado sobremanera. El Noticiero de la Televisión Cubana, NTV, se encargó, mediante su “nuevo Mesías”, un tal Humberto López, de difamar, no solo a el, sino de manera general a todo el Grupo de San Isidro. La misma retórica obsoleta que solo ellos se pueden creer. La intención es dar una imagen de calma, como si en realidad no pasara nada en las calles cubanas, mientras se le culpa de provocar un desorden capaz de desencadenar un estallido social.



Luis Manuel Otero Alcántara mediante performances e instalaciones como forma de expresión es capaz de denunciar al régimen castrista. Su actual huelga de hambre en pos de sus derechos ha sido capaz de conmover a miles de cubanos de todas partes.(Foto tomada del sitio Artists al Risk Connection).

Es justamente a esto a lo que más le teme el régimen de La Habana, y mucho más si este estallido lo genera un pobre joven que yace en su humilde lecho en estado de inanición autoprovocada. El líder de San Isidro tiene más poder que la hambruna generalizada de todo un pueblo. 

Es cierto que solo una exigua minoría se ha decidido a lanzarse a las calles. Esto es mucho más que nada. Más de sesenta años de una total represión y de un adoctrinamiento impuesto con premeditación y alevosía han lacerado demasiado la conducta del cubano como individualidad y como grupo, como pueblo. Las reacciones que de manera aislada han tenido lugar en La Habana en las últimas horas, sobre toda la manifestación pacífica de la calle Obispo, es una muestra de ese anhelado y necesario despertar, y esto se debe, sin duda, a Luis Manuel Otero Alcántara.

Los medios oficialistas a través de su vocero del momento, Humberto López, a quien se le paga y se le ofrece reconocimientos para su labor de desacreditación a los opositores cubanos, pretenden ofrecer al pueblo de Cuba – a los que aún ven su NTV– una contrapartida capaz de embestir al joven de San Isidro. Acudiendo al recurso de la emotividad – lo que se suele usar cuando se ha perdido una considerable parte de la capacidad analítica y reflexiva del pensamiento– se introduce muy sutilmente la idea de que mientras todo un pueblo está entregado a una gran lucha por la pandemia, y hasta se mezcla con la ridiculez de la tarea ordenamiento, una persona intenta llamar la atención para desestabilizar al pueblo…. y de nuevo la misma decadente retórica, la serie secuencial de insultos y calumnias, y como colofón, las desafiantes amenazas.

Lo que no dice el desacreditado oficialismo castrista es que sus agentes asaltan la morada de Luis Manuel, sede del Movimiento San Isidro, cada vez que quieren, que allanan su hogar, que lo tienen sitiado, que impiden que su familia pueda llegar hasta el, y que en muchas partes del mundo hay una verdadera respuesta de apoyo al líder cubano y de rechazo al régimen comunista de Cuba.

Y así las cosas, y aunque aún no se tiene mucha información al respecto, los represores de la dictadura irrumpieron en su casa esta madrugada para llevarlo contra su voluntad hacia alguna institución de salud. En breve se reanudará la campaña de descrédito contra Luisma y el Movimiento San Isidro – ya han anticipado que no sufre daños de desnutrición–, a lo que ya nos tienen acostumbrados. Así se actúa cuando se siente muy de cerca la hora del fin. Están pedidos y son demasiado conscientes de su actual momento crítico. Ya el pueblo cubano está despertando, y en esta toma de conciencia ha jugado un papel determinante este joven que se les enfrenta cada día.

¡No lo podemos perder!      





 [Comentar este tema

Mayo 02, 2021, 11:01:18 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                          ASÍ CIERRAN LAS ENCUESTAS EN MADRID:
                               LAS OPCIONES DE GANAR DE DERECHA A IZQUIERDA. 
                                                           Kiko Llaneras
                                             Madrid - 30 abr 2021 - 9:54 CEST


Una mayoría de PP y Vox es el resultado más probable.
Pero la suma de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos
mantiene 1 de cada 6 opciones


Estimación de voto según las encuestas. Las columnas representan el promedio; cada punto es una encuesta individual
 


Este miércoles se publicaron los últimos sondeos que podrán publicarse sobre las elecciones en la Comunidad de Madrid del 4 de mayo. Esas encuestas mantienen primero al PP (que ronda el 41% de los votos), seguido de PSOE (21%), Más Madrid (16%), Vox (9%-10%), Unidas Podemos (7%) y Ciudadanos (4%). A continuación ofrecemos la última predicción de EL PAÍS a partir de las encuestas difundidas.

Antes, conviene fijarse en las tendencias de los últimos días. En la derecha, el único movimiento es un ligero descenso de Ciudadanos —que se aleja más del 5% y reduce sus opciones de lograr representación—, pero en la izquierda hay uno más claro: el PSOE ha perdido 5 o 6 puntos desde marzo, mientras que Más Madrid se eleva del 11% al 16%.

Evolución de voto. Las líneas representan el promedio; cada punto es una encuesta individual.



El resultado de las elecciones depende de un duelo entre dos porcentajes: la suma de votos de PP y Vox (que ronda el 50%) y la de PSOE, Más Madrid y Podemos (45%). La diferencia se ha reducido de seis a cinco puntos en los últimos días, pero la izquierda todavía necesita sorprender a los sondeos para imponerse. Esos tres puntos que tienen que cambiar de bloque, en esencia, determinan las probabilidades de victoria de cada uno.

La predicción de escaños

El gráfico siguiente representa nuestra estimación de escaños a partir del promedio de sondeos. El PP rondaría los 59 diputados, seguido de PSOE (30), Más Madrid (23), Vox (13), Unidas Podemos (9) y Ciudadanos (0 de resultado probable; 2 de media).

Estimación de escaños. Resultado de 25.000 simulaciones a partir de encuestas. La línea horizontal es la media; la vertical es el intervalo de 90% de probabilidad



Para hacer esta estimación usamos un modelo estadístico y simulamos las elecciones 25.000 veces, tal y como explica la metodología al final del texto. El modelo se alimenta de sondeos e incorpora una pieza clave de información: su acierto histórico. En España los sondeos se desvían del resultado unos dos puntos por partido, de media, y no es raro que cometan errores de tres o más puntos con alguno. Por eso es importante conocer su grado de precisión a la hora de hacer predicciones.

Es fácil ver la incertidumbre que todavía rodea estas elecciones. Por ejemplo, según nuestros cálculos el resultado más probable del PP son 59 escaños, pero su intervalo de 90% de probabilidad va desde 49 a 69 asientos. Es decir, que una de cada 20 veces veríamos al PP por encima (o por debajo) de esa franja. También es llamativo el caso de Ciudadanos: la probabilidad de que logre escaños es solo del 20%, pero si lo hace se llevará siete asientos, de manera que de media logrará dos (aunque ese resultado exacto es imposible).

La clave: quién alcanzará la mayoría

La principal ventaja de tener un modelo de predicción es que permite atribuir probabilidades a diferentes resultados, algo que los sondeos no pueden hacer por sí mismos. Eso nos permite responder la pregunta fundamental de estas elecciones: ¿Qué partidos tienen opciones de sumar los 69 diputados necesarios? El gráfico muestra el resumen:

¿Qué probabilidad tiene cada mayoría? Resultados de 25.000 simulaciones a partir de encuestas. La altura es la probabilidad del resultado exacto



    7 de 10 veces (71%) habrá una mayoría de derechas (PP y Vox). En las 25.000 simulaciones, esa es la frecuencia con que los dos partidos suman los 69 escaños que necesitan. La mayoría en solitario del PP ocurre 1 de cada 20 ocasiones (6%).
    1 de 6 veces (16%) habrá una mayoría de izquierdas (PSOE, MM y UP). Es la probabilidad de que las encuestas se equivoquen en esa dirección y lo suficiente como para que haya un vuelco.
    1 de 10 veces (9%) Ciudadanos será decisivo. Es la probabilidad combinada de dos sucesos: (1) que Cs supere el 5% de votos (20% de probabilidad), y (2) que sus escaños los necesiten derecha e izquierda.
    Y… en 1 de 25 veces se producirá un empate. Como la asamblea reparte un número par de asientos, puede pasar que PP-Vox y PSOE-MM-UP empaten a 68 escaños.

¿Qué significan estos datos? Las cifras anteriores son probabilidades: las que tiene cada mayoría de producirse. Dicen que una mayoría del PP y Vox es el resultado más probable, pero es importante no confundir eso con una certeza. Al contrario, este tipo de pronósticos pueden interpretarse como una advertencia: las encuestas dicen que la derecha es favorita, pero cuando en el pasado estuvieron tan seguras como ahora sobre algo, acabaron equivocándose un 20% o 30% de las veces.

Otra forma de verlo es imaginar un árbol de alternativas. De cada 100 futuros posibles, los números de arriba dicen en cuántos gana la derecha y en cuántos la izquierda. Lo que no sabemos es cuál de esos futuros será el nuestro.

Por último, he calculado la probabilidad de otras situaciones variadas, como que Más Madrid quede delante del PSOE, que el PP tenga mayoría absoluta o que Vox no logre escaños.



Metodología

Las predicciones las produce un modelo estadístico basado en sondeos y en su precisión histórica. El modelo es similar al que usamos en las elecciones de abril y noviembre de 2019, en México, Francia, el Reino Unido, Andalucía o Cataluña. Funciona en tres pasos: 1) agregar y promediar las encuestas, 2) incorporar la incertidumbre esperada, y 3) simular 15.000 elecciones para repartir escaños y calcular probabilidades.

Paso 1. Promedio de encuestas. Nuestro promedio tiene en cuenta decenas de sondeos para mejorar su precisión. El promedio está ponderado para dar distinto peso a cada encuesta según tres factores: el tamaño de la muestra, la casa encuestadora y la fecha.

Paso 2. Incorporar la incertidumbre de las encuestas. Este es el paso más complicado e importante. Se necesita estimar la precisión esperada de los sondeos. ¿De qué magnitud son los errores habituales? ¿Cómo de probable es que se produzcan errores de 2, 3 o 5 puntos? Para responder esas preguntas se estudian cientos de encuestas en España y miles internacionales.
Calibrar los errores esperados. Primero se estima el error de las encuestas en España. Se construye una base de datos con todas las elecciones desde 1986. El error absoluto medio (MAE) de los promedios de encuestas ha rondado los 2 puntos por partido. Eso significa que fueron habituales desviaciones de 3 o 4 puntos y que el margen de error (al 95%) se acerca a los siete puntos para partidos alrededor del 30% de votos. Esos errores dependen al menos de dos cosas: del tamaño del partido y de la cercanía de las elecciones. Para tener en cuenta esos dos factores se recurre a la base de datos de Jennings y Wlezien, publicada en Nature. Se han analizado los errores de más de 4.100 encuestas en 241 elecciones de 19 países occidentales. Así se construye un modelo sencillo que estima el error MAE del promedio de votos estimado por las encuestas para cada partido, teniendo en cuenta: 1) su tamaño (es más fácil estimar un partido que ronda el 5% en votos que uno que supera el 30%), y 2) los días que faltan hasta las elecciones (porque las encuestas mejoran al final).
Elección del tipo de distribución. Para incorporar la incertidumbre al voto de cada partido en cada simulación se utiliza una distribución multivariable. Se usan distribuciones t-student en lugar de normales para que tengan colas más largas (curtosis): eso hace más probable que sucedan eventos muy extremos. Las ventajas de esa hipótesis la explica Nate Silver: "El nivel de curtosis lo he estimado con la base de datos. Luego defino la matriz de covarianzas de estas distribuciones para que la suma de los votos no sobrepase el 100% (una idea de Chris Hanretty). La incertidumbre la incorporo con 53 distribuciones, una a nivel nacional y otra en cada provincia. La primera distribución introduce errores iguales para el voto de un partido en toda España. Es importante hacerlo así porque en general los errores de las encuestas son sistémicos e iguales en todos los territorios. Si los asumimos independientes, los errores se cancelan entre provincias y el modelo falla por exceso de confianza. Esto pasó con algunos modelos de las elecciones de EE UU en 2016. La segunda parte de la incertidumbre la incorporo sobre cada provincia. Por último, hay que escalar la amplitud de las matrices de covarianza para que las distribuciones de voto que resultan al final tengan el MAE y la desviación estándar esperados según la calibración".

Paso 3. Simular. El último paso consiste en ejecutar el modelo 15.000 veces. Cada iteración es una simulación de las elecciones con porcentajes de voto que varían según la distribución definida en el paso anterior. Los resultados en esas simulaciones permiten calcular las probabilidades que tiene cada partido de lograr cierto número de escaños, alcanzar la mayoría, quedar primero, etcétera.

Por qué encuestas. Este modelo se basa por entero en encuestas. Existe la percepción de que los sondeos no son fiables, pero lo cierto es que las encuestas no lo han hecho mal últimamente. En los últimos dos o tres años han sido bastante precisas en España, aunque con excepciones, como las elecciones andaluzas de 2018. Las encuestas raramente son perfectas, pero no existe ninguna alternativa que se haya demostrado mejor.

1. Barómetro ABC-GAD3: Ayuso supera a las tres izquierdas juntas y consolida la mayoría con Vox. Isabel Díaz Ayuso llega a los últimos días de la campaña electoral en Madrid muy fuerte, con una estimación de voto superior a la que suman las tres izquierdas juntas, según el último barómetro de GAD3 realizado para ABC. Con una participación histórica, del 76 por ciento, el PP casi dobla el resultado de las autonómicas de mayo de 2019, pero no alcanza ahora mismo la mayoría absoluta, por lo que necesitará los votos de Vox. Este barómetro, el último antes del plazo marcado por la ley en el que se prohíbe publicar encuestas, se realizó entre el 23 y el 26 de abril, con 1.000 entrevistas, y recoge el impacto de la ola de amenazas, los efectos del debate fallido de la Ser el viernes pasado y la escalada de tensión que se ha vivido en la campaña en los últimos días.


 [Comentar este tema

Mayo 01, 2021, 02:47:50 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                           PHILIPP MAINLÄNDER: UN CAMINO HACIA LA NADA.



El filósofo y poeta alemán Philipp Mainländer. Imagen distribuida por Wikimedia Commons bajo licencia Creative Commons CC BY-SA 4.0.

Ha publicado Alianza Editorial una extensa antología que nos acerca a la obra más relevante de Philipp Mainländer, radical y muy original discípulo de Arthur Schopenhauer: la Filosofía de la redención (1876). La edición incluye dos completos estudios preliminares de los especialistas en pesimismo filosófico Manuel Pérez Cornejo y Carlos Javier González Serrano, además de textos de Mainländer nunca antes publicados en español.

Philpp Mainländer (1841-1876) es aún un pensador poco conocido en el ámbito académico hispanohablante, si bien, gracias a la labor de sus editores y traductores en español, Manuel Pérez Cornejo y Carlos Javier González Serrano, su producción va cobrando un papel cada vez más relevante. Ambos investigadores ofrecieron al público, hace unos años y por vez primera, la obra cumbre de Mainländer, su monumental Filosofía de la redención, en su versión íntegra. Y tiempo después han vuelto a la carga con la publicación de una más que necesaria antología (Alianza Editorial) en la que, a través de dos extensos prólogos, los lectores podrán acercarse al meollo del pensamiento mainländeriano.

Visto en retrospectiva, hay quien no ha tenido duda en referirse a Mainländer como un «nuevo mesías» filosófico que adelantó, desarrolló e inspiró algunas de las nociones más relevantes del siglo XIX que, más tarde, serían recogidas por autores como Nietzsche (quien leyó con fruición a Mainländer), Freud, Albert Caraco, Akutagawa Ryunosuke, Thomas Ligotti, Eugene Thacker, David Benatar, Ray Brassier o Cioran, entre muchos otros. Por ejemplo, la «muerte de Dios». Esta expresión, usualmente atribuida a Nietzsche, ya la pudo leer este en Mainländer, cuya Filosofía de la redención había adquirido el 26 de abril de 1876, recién publicado el libro, habiéndola estudiado intensamente durante su célebre estancia en Sorrento, en los últimos años de ese mismo año. La lectura de este libro cambió por completo el destino de Nietzsche… y el de toda la filosofía posterior.

Fue Philipp Mainländer un pensador intempestivo, extraña y radicalmente alejado de las corrientes ilustradas que ya hacían aguas definitivamente en una época, el siglo XIX, abocada a trastocar todos los —hasta el momento— seguros fundamentos que, algunos decenios antes, había cimentado con no pocos esfuerzos el idealismo de los Kant, Fichte, Hegel y Schelling. Mainländer rompió con —y quebró— los estandartes más sólidos de la Ilustración, período que, para las inquietudes del hombre decimonónico, fragmentado en su alma por gracia de una capciosa e insidiosa enfermedad ontológica (precisamente, la de falta de fundamento, Grund en alemán), precisaba de nuevos valores y razones que dieran consistencia a una consciencia escindida, a un espíritu roto en mil pedazos tras el aluvión romántico y la entrada definitiva en escena de la Lebensphilosophie, propiciada por los escritos de quien el propio Mainländer reconoció en no pocas ocasiones como su auténtico inspirador filosófico, a pesar de criticarlo en diversos aspectos de su doctrina: Arthur Schopenhauer (1788-1860).

Además de la faceta filosófica, Mainländer también cultivó la literaria. Fue en su larga y prematura estancia en Italia, en su época de juventud, en la bella costa amalfitana, lejos de la oscura e industrial ciudad que lo vio nacer (Offenbach am Main), cuando comenzó a ensayar sus primeros intentos poéticos, de los que surgió su Diario de un poeta (Aus dem Tagebuch eines Dichters, obra traducida al español por Carlos Javier González Serrano y Manuel Pérez Cornejo). Tras volver de Italia, encuentra un panorama que le parece, y probablemente así fuera, desolador: un lastimoso desengaño amoroso, el apremiante avance del capitalismo más férreo, la desemejanza entre el cálido clima de Amalfi, Capri y Sorrento y el lóbrego y frío propio de su natal Alemania… Contrapuntos, hechos, circunstancias que delimitan, confeccionan y marcan a fuego desde entonces la vida del joven filósofo que, como hiciera su maestro Schopenhauer, estaba destinado (no vocacional, pero sí familiarmente) a dedicar su vida a los negocios. Muchas de estas enfrentadas y arrebatadoras vicisitudes fueron, además de su carácter —que tendía a la soledad y al recogimiento—, las que lo condujeron al suicidio en 1876.

En Mainländer, la muerte de Dios es el acontecimiento metafísico fundamental, que va más allá de cualquier «interpretación» del mundo, como sucede en el caso de Nietzsche. En la filosofía mainländeriana, Dios ha muerto, pero no porque lo hayan matado los seres humanos, sino porque Él mismo eligió libremente morir. Todo se ciñe, así, a una ley del debilitamiento que nos conduce, a través de una voluntad de morir, hacia la nada de manera progresiva.

En la filosofía mainländeriana, Dios ha muerto, pero no porque lo hayan matado
los seres humanos, sino porque Él mismo eligió libremente morir


El pesimismo filosófico está de moda. El abrumado individuo actual comienza a entrever que el filón pesimista no se limita al admirable y genial Schopenhauer, sino que tiene vetas muy ricas, de las cuales cabe extraer quizá no la verdad, pero sí jugosas enseñanzas. En un mundo en el que todo —incluido el propio planeta— amenaza con derrumbarse, el pensamiento de Mainländer nos muestra que ese derrumbe forma parte del curso de los acontecimientos; que haber esperado otra cosa es soñar en vano, pero que, a pesar de todo, cabe enfrentarse al eclipse generalizado con serenidad. En los maestros del pesimismo hay una suerte de neoestoicismo que no está exento de grandeza, sublimidad y de una buena dosis de humor (al contrario de lo que suelen sostener los optimistas, pesimismo y humor suelen ir de la mano).

La nuestra está llamada acaso a ser la época que Mainländer llamó del «heroísmo sabio», característico de alguien que afronta la existencia, el sufrimiento y la muerte sin hacer la más mínima ilusión, pero con humor y de forma activa, para evitar que la caída sea aún más catastrófica. El mundo, al igual que sucede en la obra principal de Mainländer la Filosofía de la redención, se mantiene en perpetuo movimiento por la perenne destrucción a la que está sujeto: de ahí, al fin, el incesante desear, que se traduce en última instancia en un inmutable deseo de posesión de la redención, del descanso en la nada. El ser humano siente las cosas como suyas «en cuanto útiles para su continuación», en la «actualidad de su afirmación».

Los caminos hacia el nacimiento de lo que Mainländer llamó «el hijo de la luz», de quien busca la redención en la nada, están, más que nunca, abiertos para quien se acerca a las enseñanzas de este filósofo, pues, en sus palabras:

«El sabio elige solamente el estremecimiento, la aniquilación, al considerar las ventajas de la nada absoluta, y renuncia al placer; pues tras la noche, llega el día; tras la tormenta, la dulce paz del corazón; tras el cielo tormentoso, la pura cúpula etérea, cuyo brillo muy rara vez turba la más pequeña nubecilla (el desasosiego producido por el impulso sexual), y luego la muerte absoluta. ¡La redención de la vida y la liberación de sí mismo!».


Filosofía de la redención

El mundo se mantiene en perpetuo movimiento por la perenne destrucción a la que está sujeto: de ahí el incesante desear, que se traduce en un inmutable deseo de posesión de la redención, del descanso en la nada.

La lectura de Mainländer nos hace sentirnos más lúcidos y emancipados en esta época de pandemias y nuevos males: será, quizá, la prueba de que el tiempo del «nuevo mesías» del ateísmo ha llegado. El tiempo de Mainländer. El tiempo del héroe sabio (weise Held), el fenómeno «más puro y noble que hay en el mundo», en contraposición a quien decide afirmar, demoníacamente (en el sentido de maníaca o fanáticamente), la vida.

Fuente: https://www.filco.es/philipp-mainlander-camino-hacia-la-nada/
Esta entrada fue publicada en Miembros de la REF el 27 marzo, 2021 por antonioguerrero.




 [Comentar este tema

Abril 29, 2021, 04:26:10 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                           ARENDT Y ZAMBRANO: EL DERECHO DE UN PENSAR LIBRE



Izda., Hannah Arendt, 1963 (1906-1975) (Levan Ramishvili, Flickr, dominio público). Dcha., María Zambrano (1904-1991) (davide vizzini, Flickr, licencia CC BY 2.0).

Hannah Arendt* y María Zambrano** representan dos de las cumbres del pensamiento filosófico del siglo XX. Un periodo histórico que sintieron y pensaron en y desde lo más íntimo. Olga Amarís Duarte, doctora en Filosofía y traductora, publica un libro fundamental para acercarse a ambas figuras a través de la dolorosa, pero también enriquecedora, vivencia del exilio que ambas sufrieron.

Por: Carlos Javier González Serrano***

«El exilio es, pues, creador», dejó escrito María Zambrano (1904-1991). Tanto la pensadora malagueña como Hannah Arendt (1906-1975) padecieron, de primera mano, los horrores de tan problemática experiencia, alienadora como pocas pero también rica en contrastes. Una experiencia que Olga Amarís Duarte toma como centro neurálgico de su nuevo libro, Una poética del exilio. Hannah Arendt y María Zambrano, publicado por Herder, redactado con una prosa muy fluida y con profundo conocimiento del pensamiento de sendas mujeres, cualidades que invitan a cualquier lector, lego o especializado, a inmiscuirse en los complejos y apasionantes vericuetos del pensar de ambas.

Escribe la autora en el prefacio que «todo exilio tiene una faceta de conquista y todo exiliado es un conquistador en potencia que irrumpe con su conspicua diferencia en una sociedad que, en principio, no cree necesitarle». Por eso, continúa, «la gran proeza del exiliado consiste en hacerse imprescindible por insustituible». Y, desde luego, Arendt y Zambrano se hicieron imprescindibles como conocedoras de primera mano de un tiempo de oscuridad (como Arendt lo denominó), en el que los totalitarismos y los señalamientos se convirtieron en moneda corriente de una Europa que naufragaba en términos políticos, sociales y antropológicos.

Es además nuestro tiempo, como recuerda Duarte, «el de los setenta millones de desplazados forzados»; un tiempo en el que la experiencia del destierro, del exilio y de la errancia vuelven a estar tristemente en boga. Fundamentalmente porque, a fin de cuentas, constituye una vivencia común: el exilio lo sufre quien lo experimenta en sus propias carnes, pero también el espectador que asiste a él. Por eso, se apunta en este libro, se hace urgente «pensar y repensar el exilio como lo hicieron María Zambrano y Hannah Arendt, sin escatimar en los sinsentidos y en el horror, para llegar, finalmente, a comprenderlo en su totalidad poliédrica».

«La gran proeza del exiliado consiste en hacerse imprescindible por insustituible»
escribe Olga Amarís Duarte. Arendt y Zambrano se hicieron imprescindibles como
conocedoras de un tiempo de oscuridad en el que los totalitarismos y los señalamientos
se convirtieron en moneda corriente de una Europa que naufragaba en términos
políticos, sociales y antropológicos»


Ello por una razón muy clara, que Arendt expresa con dureza teórica y retórica en el prólogo de Los orígenes del totalitarismo (1951), en un fragmento que Olga Amarís Duarte recoge en su obra y que supone el pistoletazo de salida de su libro:

La comprensión no significa negar el horror, deducir de precedentes lo que no tiene igual o explicar los fenómenos mediante tales analogías y generalidades que no se sientan ya ni el impacto de la realidad ni el choque de la experiencia. Significa, más bien, examinar y soportar de forma consciente el fardo que nuestro siglo ha puesto sobre nosotros sin negar su existencia ni someterse dócilmente a su peso. La comprensión, en suma, implica un enfrentamiento no premeditado, atento y resistente con la realidad, cualquiera que ésta sea.



Carlos Javier González Serrano es director editorial, filósofo, profesor y asesor de comunicación. Con una amplia y sólida formación que abarca desde la Filosofía y la Literatura pasando por la Psicología, el Derecho, los Recursos Humanos y las Ciencias Políticas. Está considerado como un especialista en la obra de Schopenhauer, preside la Sociedad de Estudios en Español sobre Schopenhauer y dirige Schopenhaueriana, Revista española de estudios sobre Schopenhauer.
 
Duarte expresa de una forma sencilla lo complejo. Con la habilidad del escultor experimentado, este imperdible volumen muestra cada pormenor con suavidad, sin perder con ello ningún detalle por el camino. Es un libro que se lee con gusto literario, con el que se aprende y se viaja a hombros de Arendt y Zambrano: sintiendo, padeciendo, educándonos con ellas. Porque si en algo creyeron ambas autoras fue en esa antigua paideia (formación) griega, que cincela el espíritu no tanto para contar con las herramientas intelectuales necesarias como para tener el valor suficiente para no sortear la realidad.

Tanto Zambrano como Arendt, desde sus particulares y tan distintos estilos, trascendieron su propia realidad, mas no para soslayarla, sino para poder convivir con la inquietud que les suscitaba, en una labor constructora del exiliado. Como apunta Duarte, en ambas pensadoras «el exilio se convierte en un acontecimiento propiciatorio e iniciático que, en complicidad con los tejemanejes de la historia, logra aquello que el místico sólo consigue empezar a vislumbrar tras arduos ejercicios ascéticos», de manera que «alcanza en el salto abismático hacia lo desconocido un estado total de desarraigo».
Tanto Arendt —con su concepto de «vida desnuda»— como Zambrano —con la experiencia descarnada del exilio— reivindican más justamente «la posición privilegiada del límite que se abre en toda crisis para empezar a poner los cimientos de un modo alternativo de expresión y de intelección capaz de comprensión total de la realidad, incluyendo aquellas regiones desterradas». En esto fueron maestras y, casi se puede decir, guías espirituales.

«Una poética del exilio es uno de los ensayos más relevantes publicados
en nuestro idioma en los últimos años. Un viaje detallado y agradable por el corazón
 y las vivencias de dos pensadoras que se dejaron la vida en el desarrollo
de su propio pensar: pensaron porque vivieron y vivieron porque pensaron»


Pero no. Ni en Zambrano ni en Arendt el pensamiento queda petrificado en las zonas etéreas de la filosofía. Ambas pujan por tocar el suelo de la realidad, de su realidad, para pensarla y, a partir de ese contacto filosófico, emerger en y con la acción. Hay que comprenderlo todo y del todo, aunque no por un gusto fatuo por lo teórico, sino, más bien, con la mente puesta en la acción que, también y por supuesto, se traduce a veces en el pensar. Pero un pensar sin acción resulta inoperante y vacío.

En este sentido apunta muy certeramente Olga Amarís Duarte que no debemos creer, sin embargo, que «la experiencia del exilio es concebida por ambas autoras como un estado pasivo de aceptación y de sublimación de los acontecimientos de la época». En Arendt, por ejemplo, «el refugiado se convierte en partícipe de la vita activa, influyendo y conformando la esfera pública mediante sus actos y sus palabras»; en Zambrano, se resurge a una vida nueva que «va instituyendo una patria tras otra, porque todas las ciudades han sido fundadas un día por un extranjero que vino de lejos con la sola intención de crear, de dar sin más».

Un libro necesario, de prosa excelente y cautivadora, y sin duda uno de los ensayos más relevantes publicados en nuestro idioma en los últimos años. Un viaje tan detallado como agradable por el corazón y las vivencias de dos pensadoras que se dejaron la vida en el desarrollo de su propio pensar: pensaron porque vivieron y vivieron porque pensaron. Quizá en esta doble direccionalidad se encuentre su mayor hondura: en la decisión de existir en la tensión del pensamiento que se implica con los retos de su tiempo. Inexcusablemente.

La búsqueda conjunta de un sentido al sinsentido en los que el ejercicio de pensar anduvo en cuarentena, el descubrimiento y el desarrollo de una línea de pensamiento muy singular y personal, en crítica abierta contra el canon y porosa a fuentes de conocimiento más alternativas y de carácter tan subjetivo como los sueños, la imaginación y la tradición religiosa, son algunos de estos puntos de conexión en dos discursos que se dan la mano, aun en la distancia (p. 305, Olga Amarís Duarte).

Fuente:
Arendt y Zambrano: el derecho de un pensar libre
antonioguerrero | March 14, 2021 at 7:50 pm | URL: https://wp.me/p5OYFZ-1qcO   

------------------

*Hannah Arendt (Alemania,1906- Estados Unidos,1975) fue una filósofa y teórica política alemana, posteriormente nacionalizada estadounidense, de religión judía y una de las filósofas más influyentes del siglo XX. La privación de derechos y persecución en Alemania de judíos a partir de 1933, así como su breve encarcelamiento ese mismo año, contribuyeron a que decidiera emigrar. El régimen nacionalsocialista le retiró la nacionalidad en 1937, por lo que fue apátrida, hasta que consiguió la nacionalidad estadounidense en 1951. Trabajó, entre otras cosas, como periodista y maestra de escuela superior. Publicó obras importantes sobre filosofía política, pero rechazaba ser clasificada como «filósofa» y también se distanciaba del término «filosofía política»: prefería que sus publicaciones fueran clasificadas dentro de la «teoría política». Arendt defendía un concepto de «pluralismo» en el ámbito político: gracias al pluralismo, se generaría el potencial de una libertad e igualdad políticas entre las personas. Importante es la perspectiva de la inclusión del otro: en acuerdos políticos, convenios y leyes deben trabajar a niveles prácticos personas adecuadas y dispuestas. Como fruto de estos pensamientos, Arendt se situaba de forma crítica frente a la democracia representativa y prefería un sistema de consejos o formas de democracia directa.

El pensamiento de Hannah Arendt  nace en un contexto histórico sumamente convulso, el totalitarismo, y lleva la huella de su vivencia personal. A pesar de eso, no queda encerrado en su situación, sino que se plantea preguntas que siguen preocupando al hombre actual. La vigencia de sus ideas se hace patente por la gran cantidad de estudios que se han publicado y siguen publicándose sobre ella. La filósofa formada en la fenomenología de Heidegger y el pensar existencial de Jaspers busca la creación y mantenimiento de un espacio público de aparición que garantice el derecho a tener derechos. En esta voz se presentará someramente su biografía y más ampliamente algunos de los temas centrales de su obra. De ahí que se aborde el estudio de la tradición oculta y de los orígenes del totalitarismo, la distinción entre vida activa y vida contemplativa; las diferentes actividades de la vida activa; su noción de política y sus condiciones: la pluralidad y la libertad; la revolución como acto fundacional junto con el problema del mantenimiento del novus ordo saeculorum; y, por último, la vida del espíritu: el papel de la filosofía y del juicio.

**María Zambrano (Málaga, España,1904-Madrid, España, 1991) fue una intelectual, filósofa y ensayista española. Su extensa obra, entre el compromiso cívico y el pensamiento poético, no fue reconocida en España hasta el último cuarto del siglo XX, tras un largo exilio. Ya anciana, recibió los dos máximos galardones literarios concedidos en España: el Premio Príncipe de Asturias en 1981, y el Premio Cervantes en 1988.

Para María Zambrano la filosofía empieza con lo divino, con la explicación de las cosas cotidianas con los dioses. Hasta que alguien se pregunta ¿Qué son las cosas? entonces se crea la actitud filosófica. Para Zambrano existen dos actitudes: la actitud filosófica, que se crea en el hombre cuando se pregunta algo, por la ignorancia, y la actitud poética, que es la respuesta, la calma y en la que una vez descifrada encontramos el sentido a todo. Una actitud filosófica comunicada con un lenguaje muy peculiar y una exposición creativa de su forma de pensar, que determinan su estilo literario, y que, en definitiva, constituirían la base de lo que ella misma llamará su "método". La cuestión y su método. La establece bajo dos grandes cuestiones: la creación de la persona y la razón poética. La primera de ellas presentaría, digamos, el estado de la cuestión: el ser del ser humano como problema fundamental para el ser humano. Y se constituye como problema para el ser humano lo que el ser humano sea, porque se presenta su ser en principio como anhelo, nostalgia, esperanza, y tragedia. Si la satisfacción fuera su lote, ciertamente no se propondría su propio ser como problema. El tema de la razón-poética, por otra parte, sin haberse expuesto especial y sistemáticamente en ninguna de sus obras, subyace no obstante en todas ellas hasta el punto de constituir uno de los núcleos fundamentales de su pensamiento. La razón-poética se construye como el método adecuado para la consecución del fin propuesto: la creación de la persona. Ambos temas abordados con amplitud, aglutinan como adyacentes todas las demás cuestiones tratadas. Así, la creación de la persona se relaciona estrechamente con el tema de lo divino, con el de la historia y con los sueños, y la razón-poética con la relación entre filosofía y poesía o con la insuficiencia del racionalismo.

***Carlos Javier González Serrano es director editorial, filósofo, profesor y asesor de comunicación. Con una amplia y sólida formación que abarca desde la Filosofía y la Literatura pasando por la Psicología, el Derecho, los Recursos Humanos y las Ciencias Políticas, es conocido como divulgador cultural en redes sociales, donde miles de seguidores descubren cada día a través de él autores/as como Arthur Schopenhauer, Rosalía de Castro, Miguel de Unamuno, María Zambrano, Sylvia Plath o Hannah Arendt entre muchos otros. Su agenda siempre está repleta con conferencias en España y en el extranjero, clases, investigaciones y ponencias, además de constantes colaboraciones en medios de comunicación de televisión y radio.– Considerado un especialista en Schopenhauer, preside la Sociedad de Estudios en Español sobre Schopenhauer y dirige Schopenhaueriana, Revista española de estudios sobre Schopenhauer. Sobre este filósofo nos dice:

“Aunque he de reconocer que, en lo teórico (y sobre todo en lo social), cada vez estoy más alejado de las tesis schopenhauerianas, sí es verdad que vivimos tiempos que pueden ser analizados muy bien por su doctrina pesimista. Esa voluntad de la que él habló como motor insaciable del mundo, que nos devora al tiempo que se devora a sí misma, está más viva que nunca: superproducción, desigualdades crecientes, narcisismo enfermizo, etc. Pero Schopenhauer no plantea vías sociales de redención, sino sólo individuales, para escapar de ese atolladero. En esto me encuentro más cercano a las tesis “socialistas” de Philipp Mainländer, que, a pesar de su descarnado pesimismo (terminó suicidándose), fue un gran baluarte de la defensa de los derechos de los trabajadores y en la creación de uniones humanas y sociales para hacer frente al “despiadado y frío poder del capital”, como él mismo lo llamó. He traducido y trabajado mucho su pensamiento junto a uno de mis maestros, el profesor Manuel Pérez Cornejo, referencia internacional en los estudios sobre pesimismo filosófico y estética, además de amigo y excelente persona".

 


 [Comentar este tema

Abril 27, 2021, 07:57:24 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                      MADRID DEBERÁ DECIDIR ENTRE SU LIBERTAD DEMOCRÁTICA O EL
                                                  COMUNISMO TOTALITARIO.
                                                Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.




Santa Cruz de Tenerife.- Los españoles son gente de izquierda con preferencia política por las tendencias socialistas, y esto, sin duda, es lamentable, sobre todas las cosas, porque estamos en el siglo XXI, porque solo un grupúsculo de naciones en el planeta se autoproclaman comunistas – que para el caso es igual que ser socialista, y ninguna variante del socialismo es buena– y porque el devenir histórico en su curso natural demostró la ineficacia de un sistema putrefacto, carente de sentido, inconsistente y muy apropiado para la práctica del gran mal de la corrupción. La extinción del llamado Campo Socialista, integrado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, y varios países de Europa Oriental y parte del Este, luego del hundimiento total de sus economías y de haber caído en un atraso significativo respecto al resto de Europa, es el mejor ejemplo para demostrar lo que afirmo.

Resulta inconcebible que en el actual contexto sociopolítico de Europa una nación esté gobernada por un gobierno de izquierda, el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, aunque digan que se separaron de las tendencias marxistas o cualquier otra idea, sacada no se sabe de dónde, para atenuar un tanto el mal de los socialistas españoles y justificar la presencia y aceptación de esta entidad dentro de la vida política del país.
 
¿Por qué los españoles lejos de rechazar a los socialistas se sienten atraídos por este sistema político tan fracasado en el mundo, y cuyo destino es el inevitable fin de su existencia?

La respuesta está en el pasado político de España, nación que se mantuvo aislada del resto de sus vecinos del occidente y sin vínculos con los del oriente. El franquismo dañó sobremanera a los españoles y la contrapartida la han  encontrado militando en la izquierda, algo que asumen como una vía de escape más que por una convicción política propiamente dicha.
 
Al final jamás han pasado por la experiencia de una dictadura comunista y si por un franquismo de orientación derechista, de ahí que su sentido de la percepción sea diferente si se les compara con aquellos que tuvieron que soportar los totalitarismos socialistas de la URSS y gran parte de Europa. Ellos lo vivieron bajo el dominio del totalitarismo franquista y esta es su experiencia.
 
Han pasado más de cuatro décadas y no logran desprenderse de esa percepción que los transformó en seres descontextualizados respecto al resto de Europa y del mundo. Mientras parte de Europa avanzaba con pasos firmes y seguros en la edificación de sus sistemas de gobierno y el sostenimiento y progreso de sus economías la España franquista se detuvo en el tiempo.

Francia, Reino Unido, Italia, Alemania Federal, Portugal, entre otras naciones próximas al territorio español, consolidaban sus economías reafirmándose como gobiernos capitalistas sin penetración comunista, así como el grupo de países del antiguo campo socialista se hundían en una crisis económica y un atraso de décadas respecto a sus vecinos del occidente, España permaneció enajenada bajo el mando del general Francisco Franco por más de treinta años (1939-1975). El caudillo, con una visión demasiado arcaica y una ideología poco definida – excepto su marcado nacionalcatolicismo– convirtió a la otrora poderosa nación en algo demasiado sui generis para su tiempo.

No todo fue negativo durante la dictadura franquista, toda vez que su aislamiento y su rigor político extremo – según algunos con marcados rasgos de carácter fascista– impidieron la maligna injerencia comunista ante el poder expansionista de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, aunque al propio tiempo trazó límites demasiado rígidos respecto a tolerancia y principios éticos, amén de ese fanatismo religioso extremo que recordaba los lejanos tiempos de la edad media.

En fin, la España de estos duros tiempos, se caracteriza por esa tendencia a simpatizar y militar en la izquierda, así como por un materialismo y un ateísmo sin medida, y esto está en relación directa con el rechazo hacia el franquismo. Asocian cualquier tendencia de derecha con un posible retorno del franquismo. Es como si hubiera quedado por siempre jamás en el ADN de los españoles y esto, sin duda, repercute negativamente en el desenvolvimiento sociopolítico de muchos que, guiados por una izquierda radical y extremista, y con verdaderos estigmas de tipo fascistas, intentan conducirlos hacia el absolutismo comunista.



Isabel Díaz Ayuso, la representante del PP, y candidata para presidir la comunidad de Madrid, cuenta con el 41,3% de apoyos, lo que representa 59 escaños, frente al 7,8%, 11 escaños, de UP, según últimas encuestas, lo que no le permitiría su gobierno de manera absoluta; sino con el apoyo de Vox, el partido de Santiago Abascal, cuya representante es Rocío Monasterio.

Pero lo que hay que hacerles comprender, de una vez y por todas, a esta gente que sigue demasiado aferrada a su desventurado pasado reciente es que estamos en el siglo XXI, que ya pasaron los tiempos del franquismo y que la existencia de una monarquía y de una Iglesia Católica no los afecta para nada. Esto presupone que la presencia de partidos de derecha, como es el caso del Partido Popular, PP, y de Vox (voz en latín), no significa el intento del regreso del franquismo y mucho menos de un fantasmal fascismo que muchos se empeñan en hacer creer; algo que algunos, aprovechando la enorme incultura política de las mayorías, pretenden imponer con el afán de instaurarse o mantenerse en el poder político. El comunismo marxista les hará más daño que la existencia de una monarquía simbólica para cumplir un protocolo de tradicionalismo o un catolicismo que no interviene para nada en los designios políticos del país.

Las malignas intenciones de Pablo Iglesias, el líder de Unidas Podemos, UP, formación de extrema izquierda, si constituye una verdadera amenaza para la democracia de España. Un gobierno de tipo comunista es lo peor que puede ocurrir a cualquier país del mundo; pero los simpatizantes del tipo del moño, devenido en especie de bufón del gobierno, no son capaces de analizar – los comunistas pierden el poder analítico por los efectos devastadores del adoctrinamiento excesivo que los conduce inevitablemente a condiciones de estatismo mental inducido– las nefastas consecuencias que pudiera tener la comunidad madrileña bajo el mando de un desvergonzado ser que se declara abiertamente admirador de las doctrinas marxistas y defensor de las dictaduras terroristas de Cuba y Venezuela.

El comportamiento de Pablo Iglesias es demasiado patológico. Su enfermiza idea de exterminar a la monarquía y de ver fascistas por todas partes demuestran el estado de delirio al que se llega bajo los efectos hipnóticos del comunismo marxista, que cual verdadero opio de los hombres, los conduce de modo inevitable a una distorsión perceptiva de su realidad contextual. Este ser desalmado parece que no logra ser consciente de que es rechazado por la mayoría de los españoles y que su “carrera” política está perdida.

Su reciente salida estratégica del gobierno como vicepresidente para intentar tomar el mando de la comunidad madrileña es un fracaso más en su penosa existencia. Iglesias sabe bien que jamás alcanzará aproximarse a la aceptación popular de Isabel Díaz Ayuso, la candidata por el PP, (41,3% de apoyos, lo que representa 59 escaños, frente al 7,8%, 11 escaños, de UP, según últimas encuestas), aún así montó su show para no tener que dimitir de su puesto en el gobierno de España, lo que hubiera resultado demasiado escandaloso. Esta fue su vía de escape, y también la manera con que Pedro Sánchez, el presidente de Gobierno, del PSOE, se pudiera deshacer del rechazado y burlado comunista de UP.

No hay tal fascismo, hay representantes de la derecha que intentan salvar a España del comunismo. No hay ningún retorno del franquismo, hay líderes capaces de enfrentarse al despreciable coletas, y de decirle las verdades de frente en cualquier sitio. Hay damas distinguidas – no mujerzuelas feministas idiotizadas– que lo expulsan de las tenidas televisivas para que abandone sus arrogantes posturas desafiantes y amenazantes.  
 
El pacto PSOE-UP no funcionó jamás, como era de esperarse. Las ambiciones de poder de Pedro Sánchez por un lado, y la maligna influencia del despreciable tipo del moño por otra, han llevado al país a una de sus peores crisis políticas. De hecho, ya existía una crisis antes del pacto de unión de dichas fuerzas políticas, toda vez que no existió gobierno durante meses. Ambos se utilizaron a su conveniencia. Ya no se necesitan y lejos de permanecer unidos, se desprecian mutuamente.   

Los madrileños tendrán la oportunidad este próximo 4 de mayo de decidir entre la libertad democrática o el degradante comunismo. La capacidad de discernimiento – lamentablemente un tanto dispersada en la nada para algunos que siguen apoyando a los socialistas, y lo peor, a UP– de los madrileños será determinante, no solo para el presente de la capital española, sino para el futuro de un país que se pierde ante un inepto gobierno que necesariamente debe ser reemplazado en los próximos comicios.






 [Comentar este tema


Páginas: [1] 2 3 ... 70

*****

 Mensajes: 829
 Temas en blog: 1042

    

Categorias


Vistas

178441