Forofilo

DISCUSION GENERAL => Area de Discusión => Mensaje iniciado por: Dr. Alberto Roteta Dorado en Agosto 16, 2021, 06:43:28 pm

Título: EL 11 DE JULIO EN CUBA Y LA OPINIÓN INTERNACIONAL.
Publicado por: Dr. Alberto Roteta Dorado en Agosto 16, 2021, 06:43:28 pm
                     EL 11 DE JULIO EN CUBA Y LA OPINIÓN INTERNACIONAL.
                                              Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


“Cuba merece ser libre, merece democracia. Porque la falta de libertades básicas y derechos políticos constituyen la auténtica causa de las penas que sufren los ciudadanos” (...) “Hago un llamado al Gobierno cubano para que se inicie un proceso democrático que traiga paz y libertad a su pueblo". Guillermo Lasso, Presidente de Ecuador.

Santa Cruz de Tenerife. España.- Las marchas pacíficas del pueblo cubano que tuvieron lugar este 11 de julio han puesto al descubierto como nunca antes, al menos en los últimos años, la realidad del régimen castrista. Antes del 11 de julio algunos se mostraban con cierto escepticismo respecto a la declaración del castrismo como dictadura, como régimen o como gobierno autoritario; sin embargo, luego de la orden del criminal mandatario de la isla, Miguel Díaz Canel, para que se enfrentaran los “revolucionarios” contra la oposición, este escepticismo de unos, la indiferencia de otros, y la incredulidad de los menos, se fue quedando atrás, toda vez que el sentido de la percepción acerca del castrismo experimentó un giro rotundo. Ahora no hay dudas acerca de tales calificativos: el sistema sociopolítico de Cuba es definitivamente de carácter dictatorial. El cambio radical del término gobierno por el de régimen resulta patente como nunca en la comunidad internacional.
 
La despiadada represión de las fuerzas policiales y los cientos de agentes del régimen  – encubiertos como civiles "gente del pueblo"–, así como la intervención de las tropas especiales (boinas negras) demuestra de lo que es capaz de hacer el castro-comunismo. La incitación del presidente del país al enfrentamiento entre los cubanos quedará para la historia como el más terrorífico acto que se ha cometido en los últimos tiempos.

Los recientes hechos del 11 de julio ya forman parte de la triste historia del pueblo cubano. Su repercusión va más allá del terreno nacional. Desde diferentes partes del mundo, líderes políticos mundiales, gobiernos democráticos, instituciones sociales y políticas, intelectuales e historiadores se han pronunciado en apoyo al pueblo cubano; sin olvidar a los miles de cubanos de la diáspora que marcharon en apoyo a sus hermanos de la isla en diferentes países del mundo.   
 
El respaldo a los cubanos por parte de varios gobiernos de la región no se hizo esperar. Guillermo Lasso, el actual presidente de Ecuador, fue el primero en solidarizarse con la causa de los cubanos: “Cuba merece ser libre, merece democracia. Porque la falta de libertades básicas y derechos políticos constituyen la auténtica causa de las penas que sufren los ciudadanos” (...) “Hago un llamado al Gobierno cubano para que se inicie un proceso democrático que traiga paz y libertad a su pueblo".

(https://images2.imgbox.com/a0/5d/VDpzHTeu_o.jpg) (https://imgbox.com/VDpzHTeu)

“Hago un llamado al Gobierno cubano para que se inicie un proceso democrático que traiga paz y libertad a su pueblo", expresó Guillermo Lasso, el actual presidente de Ecuador.

Varios expresidentes de América Latina, convocados por el Instituto Interamericano para la Democracia, IID, participaron en un conversatorio para buscar soluciones a la crisis en Cuba tras las recientes protestas. Eduardo Duhalde, expresidente de Argentina; Miguel Ángel Rodríguez, expresidente de Costa Rica, y los expresidentes ecuatorianos Osvaldo Hurtado y Lenín Moreno, participaron como expositores en el evento que fue moderado por el académico argentino Guillermo Lousteau y que contó con las conclusiones de Carlos Sánchez Berzaín, director del IID, con sede en Miami.

¿Qué podemos hacer por el pueblo de Cuba? Fue el título del conversatorio. Eduardo Duhalde, expresidente de Argentina expresó: “Hay que ayudar a Cuba, va a salir del comunismo, no tengan ninguna duda... Estoy convencido de ello porque ya ese sistema no tiene sentido”. Mientras que el expresidente ecuatoriano Osvaldo Hurtado precisó: “En la isla casi todos los cubanos son pobres... Los cubanos no han podido protestar porque se lo han prohibido, no han podido votar en elecciones libres, viven en un régimen de poder absoluto que impide que las libertades democráticas y que los derechos humanos puedan exigirse”. Por su parte Lenín Moreno, expresidente ecuatoriano dijo: “Hay un campo de acción, es un camino que hay que transitar; esperamos que esto vaya creciendo y que el pueblo cubano siga reaccionando y que de forma libertaria en el campo de batalla se manifiesten contra los enemigos de la libertad”.

Sin embargo, a otros líderes del mundo les faltó fuerza en sus pronunciamientos a pesar de haber asumido actitudes de respaldo al pueblo cubano. En este sentido vale hacer mención a Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, quien hizo referencia a la triste realidad del pueblo cubano después de un silencio sepulcral de casi una semana de haberse iniciado las protestas.

La exmandataria chilena, de conocida historia en la izquierda continental, pidió al régimen cubano la liberación de todos los prisioneros participantes en las protestas del 11 de julio; aunque a sus palabras les faltó la fuerza necesaria para poder estremecer a la dictadura cubana. Si su postura fuera la de una verdadera defensora de los derechos humanos, con una visión no parcializada por su visión política, hubiera sido mucho más convincente; sin embargo, prefirió ser más protocolar con la tiranía castrista si le compara con sus planteamientos contra el régimen venezolano.

Joe Biden, el actual mandatario estadounidense, de quien la élite castrista esperaba una respuesta que les beneficiara respecto a la férrea actitud de su predecesor, Donald Trump, dijo: “Expresamos nuestro apoyo al pueblo cubano y su clamor por libertad y alivio ante las trágicas consecuencias de la pandemia, y las décadas de represión y padecimiento económico a las que ha sido sometido por el régimen autoritario de Cuba” (…) “Esos derechos, incluido el derecho a la protesta pacífica y el derecho a determinar libremente su propio futuro, deben respetarse”. (Comunicado publicado en el Portal Oficial de la Casa Blanca). El pronunciamiento de Biden culmina con un llamado al régimen de Cuba “para que escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital en lugar de enriquecerse”.

(https://images2.imgbox.com/ab/1b/xhUgGAFj_o.jpg) (https://imgbox.com/xhUgGAFj)

Joe Biden, el actual presidente de Estados Unidos, pudo haber sido mucho más enérgico en sus planteamientos respecto a las manifestaciones pacíficas de Cuba. No obstante, condenó al régimen castrista por la represión y lo llamó régimen autoritario.

Biden, como la Bachelet, se quedó por debajo de las expectativas de muchos. Téngase presente que los cubanos, ya sean los de la isla como los de la diáspora, han pedido una intervención humanitaria en Cuba, acción que deberá protagonizar el gobierno estadounidense, y que, independientemente de lo que representa y significa una acción de este tipo, todos sabemos que es la única vía que logrará derribar definitivamente al régimen comunista de la isla. Recordemos que los militares ya tuvieron la oportunidad de unirse al pueblo –lo que también pudiera ser una solución– y no lo hicieron.

Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México, de conocida trayectoria en la izquierda de la región, hizo un llamado "a que no intervengan gobiernos, grupos de intereses creados, en la situación interna de Cuba", sino "que se respete la autodeterminación del pueblo cubano, que sean ellos los que enfrenten sus asuntos de manera pacífica, pero que no haya intervencionismo" (…) "Deseo con toda sinceridad que no haya violencias y que sin injerencias del extranjero los cubanos resuelvan sus discrepancias".

Habría que preguntarle a AMLO a qué se refiere en realidad cuando hace referencia a la autodeterminación del pueblo cubano: a los que Díaz Canel considera los revolucionarios, o sea, las turbas castristas o a los miles de opositores que protagonizaron las recientes marchas pacíficas. ¿Cómo van a resolver los cubanos sus discrepancias en medio de la más terrible represión por parte del régimen comunista de la isla?

En España, su presidente, Pedro Sánchez, también de posición izquierdista, al ser interrogado de manera reiterativa acerca de su visión respecto a la actual situación política de Cuba, se mostró cuasi indiferente. Para Sánchez en Cuba definitivamente no existe una democracia; sin embargo se resiste a definir al gobierno cubano como régimen, como dictadura. Vale preguntarle entonces al señor Sánchez: ¿Y si no es una democracia entonces qué demonios es?
 
A esta actitud de indiferencia del socialista Pedro Sánchez se ha enfrentado Rosa Díez, una política española cofundadora del partido Unión, Progreso y Democracia y exdiputada al Parlamento Europeo."Hay que señalar a los que nos avergüenzan cada día como el Gobierno de España porque los cubanos tienen que saber que no somos el Gobierno de España, que nos controla y destruye, pero que no representa ni el sentimiento y ni la voluntad de los españoles de luchar por la libertad no sólo dentro de nuestras fronteras" (…) "Callar cuando se está asesinando a los que gritan libertad es complicidad con los verdugos" (…) "el Gobierno de España está con los verdugos que están masacrando al pueblo cubano" (…) "honrar y defender a nuestros amigos los demócratas cubanos, solidarizarse activamente, no sólo con palabras", ha dicho la exdiputada al Parlamento Europeo.

El Papa Francisco merece un aparte, y no porque su puesto al frente de la Iglesia Católica Romana lo haga un personaje ante el cual debamos inclinarnos, sino porque el actual Papa muestra una simpatía enfermiza hacia los principales dictadores comunistas del mundo. Don Francisco, al igual que la Bachelet, demoró casi una semana para dedicar unas pocas palabras al pueblo cubano. Su mensaje durante el rezo del Ángelus, en el Vaticano, no pudo ser más breve y frío: "Estoy también cerca del querido pueblo cubano en estos momentos difíciles, especialmente de las familias que más sufren"; pero ni una sola alusión a la represión del régimen castrista, la verdadera causa del sufrimiento de las familias.