FOROFILO

Huelgas de hambre Vs. utilidad real de la acción.

Desconectado Dr. Alberto Roteta Dorado

  • ****
  • 313
  • ¡Usuario Nuevo!
Huelgas de hambre Vs. utilidad real de la acción.
« en: Abril 01, 2017, 01:42:14 pm »
                                         Huelgas de hambre Vs. utilidad real de la acción.
                                                     Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                               
Naples. Estados Unidos.- ¿Están dando resultados concretos las huelgas de hambre que practican cada vez con mayor frecuencia los opositores cubanos? ¿Qué se persigue o se pretende realmente y cuál es el verdadero propósito al asumir una acción de esta naturaleza?

Con toda sinceridad, y aunque resulte chocante para muchos, no le veo ningún sentido exponer nuestra vida de esta forma en pos de lograr un objetivo. Resulta paradójico que mientras una exigua minoría ha asumido este tipo de acciones en son de protesta muchos que dicen ser disidentes – y no me refiero a aquellos que a través de muchos años han demostrado su firmeza y su lealtad incondicional a la causa de la democratización de la nación cubana; sino a los improvisados que surgen día a día sin un rumbo determinado y con muchas ansias de protagonismo: “artista” que se autopropone para presidente sin que el pueblo la conozca, histéricos que son entrevistados y se les llama artistas, excolaboradores del régimen que ahora pretenden ganar su espacio desde la contra, etc.-, están viajando continuamente, reciben distinciones y condecoraciones, son entrevistados por los medios, y ante todo se alimentan bien, y desde su comodidad convocan, dan firmas, apoyan y organizan; pero no están en las selvas de América con sus hermanos, ni en las cárceles cubanas, ni son golpeados brutalmente cada domingo como las “Damas de Blanco”, ni marginados y saqueados como los miembros de UNPACU.   
 
¡A comer pues hermanos! Se necesita ánimo y fuerza para hacer cosas útiles. El ayuno es para los místicos, y no creo que ninguno de los huelguistas haya alcanzado estos estados de plenitud de conciencia y de autorealización espiritual.
 
Las huelgas de hambre carecen de sentido y de utilidad en el actual contexto político de Cuba. Al régimen le es indiferente que mueran multitudes, de hecho ya han muerto miles de cubanos como consecuencia del régimen comunista, ya sea en las guerras africanas a donde fueron enviados centenares de jóvenes, en las profundidades de los mares intentando atravesar hacia Estados Unidos, en las pésimas condiciones de las prisiones de la isla, mediante fusilamientos masivos, y en las selvas de Centroamérica más recientemente.

Si el régimen de La Habana se mostró indiferente cuando la prolongada huelga de Guillermo Fariñas - quien estuvo a punto de morir-, una figura reconocida internacionalmente y con respetables distinciones de organismos e instituciones de la comunidad internacional, no creo que le pueda interesar el desenlace de ninguno de los que actualmente están en esta condición, los que son, como se dice ahora, “cubanos de a pie”.

                                         
Cada cual es libre de hacer lo que entienda que sea correcto, por eso desde el punto de vista filosófico está el libre albedrío humano, categoría en relación directa y supeditada al predeterminismo y a las leyes kármicas, y que le ofrece al hombre esa libertad para emprender responsablemente acciones, ya sea para su bien o para su mal. De modo que toda acción genera una reacción, ya sea positiva o negativa para sí o para los demás.

En este sentido es cierto que sus acciones están generando reacciones, cuyo resultado concreto no es otro que llamar la atención, una vez más, de la comunidad internacional en torno a la compleja y dramática situación del pueblo cubano y hacia su despótico régimen, pero esto ya es un hecho innegable, esto lo consiguió triunfalmente Fariñas, quien estuvo a punto de ser mártir.
Ya no hay nada nuevo que mostrar al mundo que no esté mostrado y que el mundo no sepa. No es necesario arriesgar sus vidas para reafirmar la existencia de un régimen dictatorial, la ausencia de libertades, la violación de derechos humanos y el historial criminal de sus líderes.

¿Qué falta pues? Unirnos y demostrar nuestra aversión al régimen comunista a través de la no cooperación en ninguno de sus proyectos. Recordemos que Mahatma Gandhi* paralizó a la India a través de la resistencia pacífica y la no violencia, y este es el llamado que han hecho algunos de nuestros principales líderes opositores, de manera particular José Daniel Ferrer, Guillermo Fariñas y Oscar Elías Biscet, los que si sufrieron prisión, han experimentado el ostracismo en su propia patria, y como líderes se han estado exponiendo continuamente a los efectos de la fuerte oleada represiva del sistema comunista cubano.

Son tiempos de unión, de pensar bien nuestras acciones y decisiones, y también de comer. Ojalá este mensaje llegue oportunamente a aquellos que están en inanición voluntaria. Hagamos cosas útiles que logren verdaderos resultados concretos sin exponer nuestras vidas, por cuanto, se nos necesita a todos como hombres de acción y no como mártires. 

Estamos en el siglo XXI, al parecer los tiempos de mártires que se inmolaban por un ideal quedaron en la historia. Nuevas modalidades de lucha se imponen en el actual contexto de estos duros tiempos, y no creo que el ayuno prolongado esté entre ellos – al menos ocupando un papel protagónico- para lograr transformaciones sociopolíticas definitorias y contundentes capaces de acabar con el peor de los males de la contemporaneidad, el comunismo.

*El líder político de la India protagonizó varias huelgas de hambre, las que  son reconocidas como verdaderos paradigmas. Pero no es justamente lo que pretendo destacar de Gandhi, sino sus métodos colectivos de resistencia pacífica