FOROFILO

CORONAVIRUS, EPICENTRO Vs. EPICENTRO.

Desconectado Dr. Alberto Roteta Dorado

  • *****
  • 777
  • ¡Usuario Nuevo!
CORONAVIRUS, EPICENTRO Vs. EPICENTRO.
« en: Marzo 31, 2020, 07:35:47 am »
                     CORONAVIRUS, EPICENTRO Vs. EPICENTRO.
                                 POR: DR. ALBERTO ROTETA DORADO.-


               


Santa Cruz de Tenerife. España.- Cuando digo que actualmente el epicentro de la pandemia es Estados Unidos, me refiero, como es lógico, a la idea de asumir que es esta nación la que más casos tiene en el mundo, esto es, 164.620, según los últimos datos consultados la mañana de este 31 de marzo – independientemente a sus características demográficos, a su extensión territorial, y sobre todas las cosas, a que tal vez los estadounidenses realizan mas test a su población con manifestaciones respiratorias y contactos de casos positivos como no lo hacen otras naciones, cuyos protocolos difieren en cierta medida–, y no precisamente como región. Si de región se trata, el epicentro entonces es Europa, donde al menos cuatro de sus países muestran cifras alarmantes de casos con positividad para el coronavirus.

Me refiero a Italia (101.739), España (94.417), Alemania (66.885, y Francia (45.170). Como se podrá comprobar, Italia superó a China hace varios días, y de qué manera; nada menos que con más de 19.000 casos diagnosticados por encima de China, la primera nación del planeta donde apareció el coronavirus en esta modalidad; pero no solo la supera en cuanto a casos diagnosticados, sino que, también, en cuanto al número de muertos toda vez que las autoridades italianas reportan un total de 11.591 defunciones, esto es, cuasi cuadruplica a China en relación con los fallecidos por coronavirus. No obstante, el número de nuevos casos ha descendido ligeramente respecto a los del sábado, 5.217 frente a 5.974, e igualmente, el incremento de lunes para martes fue menos significativo respecto a días anteriores, lo que sugiere esa tendencia a estacionarse de manera moderada como ya me había anticipado a afirmar hace unos días. Igualmente se mantiene la tendencia a la baja de los casos positivos con un 5% más que el sábado, pero menos del 7% del viernes con cinco días de bajada de los infectados.

Mientras redactaba ayer un escrito breve de corte similar a este, la cifra de España cambió bruscamente de 80.110 a 85.195, con lo que también superaba ahora a China, ocupando el tercer lugar en el mundo, solo superada por Estados Unidos de América y por Italia. En España el número de muertes ahora es de 8.189, con lo que casi triplica a los fallecidos de China, para situarse en el segundo lugar del mundo, si de número de muertes se trata. En el caso de España no podemos referirnos a un estacionamiento del número de contagios toda vez que se siguen diagnosticando miles de casos cada día, siendo ahora su cifra de 94.417 casos contagiados, de ahí el pronóstico sombrío para esta nación peninsular. ¿Superará a Italia? De continuar con este ritmo, e Italia lograr el “control”, es posible que la alcance en breve, posiblemente en menos de 48 horas. 

Estas situaciones tan dramáticas de estos dos países hacen que dejemos a un lado a dos naciones europeas que también ocupan sitios preferenciales en la pandemia. Me refiero a Alemania y Francia, cuyas alarmantes cifras de contagiados las presenté antes, mientras que sus muertos ascienden a 645 y 3.030 respectivamente, lo que resulta llamativo si los comparamos con Italia y España toda vez que estas dos naciones tienen 0,9% y 6,7% de mortalidad, respectivamente, en relación con el 8.6% de España y el 11.3% de Italia.

De ahí que, sin duda, el epicentro de la pandemia es Europa, por cuanto solo con estas cuatro naciones, antes citadas, se sobrepasan los 300.000 casos positivos confirmados; pero si de países por separado se tratase, es Estados Unidos, con alrededor de 164.620 contagiados, quien ocupa el primer lugar en el mundo, y el país que, como afirmé hace unos días está destinado, lamentablemente, a seguir en aumento en cuanto a cifras de casos diagnosticados.
Por suerte, y como algo positivo para el país más desarrollado del mundo, su mortalidad sigue siendo baja, con solo un 1.9% de los casos, algo que he estado observado cada día y que se mantiene de manera estacionaria; algo que distingue a E.U. de países como España, Italia y Francia, cuya mortalidad es mayor.
 
Y así las cosas, y para no saturar a mis lectores con tantas cifras y datos, EL CORONAVIRUS NOS ASECHA. Ya les he expresado a quienes están cerca de mí en esta contienda la idea de una sensación de estar en guerra. El número de fallecidos representa el número de bajas de los ejércitos que se enfrentan, y donde Estados Unidos, como enorme potencia ocupa un lugar cimero; aunque su poderío hace que apenas tenga bajas.

Ojalá sucediera igual con las naciones de Europa (España, Italia y Francia, principalmente) cuyas tropas cada vez se tornan más diezmadas ante las enormes bajas causadas no por los efectos de explosivos, misiles y drones, sino por una rareza de virus mutado, creado in vitro, surgido de la nada, o como sea, pero haciendo de las suyas por doquier y cuyos responsables, tarde o temprano tendrán que pagar por el daño infligido a la humanidad.

Los chinos nos jugaron una mala pasada al ocultar lo que ya era un grave problema nacional. Sus aliados comunistas del régimen de Cuba en vez de atacarlos decidieron defenderlos haciendo referencia a los “esfuerzos” de su gobierno para enfrentar la situación. Ahora el castrismo aprovecha las circunstancias contextuales de la gran pandemia, y dejando a un lado ese gran “humanismo” y “solidaridad” que intentan mostrar al mundo, tratan de expandir su negocio de la medicina cubana como “potencia médica mundial”. La solidaridad verdadera y el humanismo altruista no admiten cifras millonarias de pagos por los servicios realizados, y mucho menos que el desgobierno de la isla se quede con más del 75 a 80% de lo devengado.

Destino, dirán los religiosos occidentales. Karma, los filósofos y pensadores del lejano oriente. Lo cierto es que toda acción genera una reacción, y que el universo que intenta poner todo en estados armónicos y equilibrados hace un esfuerzo por restaurar el orden en uno de sus tantos centros de evolución, nuestra tierra, centro que pasa por un difícil momento, del cual, sin duda, saldremos adelante.