FOROFILO

EL CORONAVIRUS Y LAS CALUMNIAS DEL CASTRISMO (I)

Desconectado Dr. Alberto Roteta Dorado

  • *****
  • 754
  • ¡Usuario Nuevo!
EL CORONAVIRUS Y LAS CALUMNIAS DEL CASTRISMO (I)
« en: Febrero 18, 2020, 08:18:12 am »
                  EL CORONAVIRUS Y LAS CALUMNIAS DEL CASTRISMO (I)
                                       Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.-

             


Santa Cruz de Tenerife. España.- Las enfermedades infecciosas están descritas desde tiempos muy remotos. Tal vez las condiciones higiénico-sanitarias en el pasado no eran las mejores – como lo siguen siendo, lamentablemente, hoy día en muchos países del llamado tercer mundo–, lo que facilitaba la aparición cíclica de epidemias por doquier. Recordemos en este sentido la peste bubónica, la terrible epidemia que azotó al continente europeo ocasionando la pérdida de un tercio de su población durante el siglo XIV, y más recientemente, en el siglo XIX las miles de muertes ocasionadas por la tuberculosis infecciosa.
 
El mejoramiento de las condiciones higiénicas a partir del conocimiento de las diversas vías de transmisión de las enfermedades infecciosas, así como el descubrimiento y la puesta en marcha de los antibióticos, determinaron un radical viraje en el curso de la historia de la humanidad en este aspecto. No obstante, no todos los procesos de esta naturaleza han podido ser controlados, y mucho menos erradicados toda vez que contra las enfermedades causadas por virus se ha podido avanzar relativamente poco, al menos si se le compara con el vertiginoso éxito logrado con las infecciones originadas por bacterias, hongos y parásitos.

Por estos días llegan continuamente a nosotros noticias y reportes acerca de lo que promete convertirse en el suceso médico más trascendental en lo que va de siglo. Me refiero a la infección por Orthocoronavirinae, más conocido por su forma abreviada y más popular de Coronavirus – por el hecho de que su estructura recuerda a una corona real–, enfermedad infecciosa respiratoria, altamente contagiosa, que hasta el presente ha costado la vida a más de 1.700 personas en el mundo, según los más recientes reportes de este lunes 17 de febrero.

En toda China continental se han registrado 3.399 nuevas infecciones confirmadas, lo que eleva el número total a 31.774, según reporte del 7 de febrero; aunque en las últimas 24 horas (reporte del día 13 de febrero) el coronavirus se ha cobrado en China otras 254 muertes; mientras que 15.152 personas han sido confirmadas como infectadas, elevando el total de muertes por la epidemia a 1.621 y el de casos a 67.678, según la Comisión Nacional de Salud de este país asiático; cifras que varían continuamente dada la propagación acelerada de la enfermedad. Los últimos datos difundidos confirman la infección en más de 70.550, solo en China.

Pero no es un análisis estadístico o una disertación científica de la enfermedad causada por el terrible virus lo que trataré en este escrito. Para estos asuntos hay ya muchos expertos del área de la ciencia médica encargados de mantenernos al tanto del progreso de la epidemia, así como de las posibles medidas a tener en cuenta desde el punto de vista preventivo.
 
Mi análisis va encaminado a abordar, al menos, dos aspectos en relación con la infección por coronavirus y las implicaciones políticas del régimen cubano, cuyos principales líderes y sus serviles lacayos ya empiezan a hacer de las suyas.

Un maligno titular del medio oficialista Granma reza así: Coronavirus, ¿otra acción de terrorismo biológico? El escrito va firmado por Orfilio Peláez Mendoza, premio nacional de Periodismo Científico 2015 por la obra de toda la vida, y presidente del Círculo de Periodismo Científico de la Unión de periodistas de Cuba (UPEC). Dicho escrito ha sido replicado en varios medios oficialistas provinciales y muchos de los seguidores del régimen se han encargado de colocarlo en las redes sociales.

Destaqué lo del periodismo científico porque a pesar del perfil en esta esfera que decidió asumir el reportero de Granma, quien es hijo del oftalmólogo y científico cubano Orfilio Peláez Molina, su escrito es la antítesis de lo que podemos considerar como ciencia, aunque si un ejemplo de servilismo y sumisión al castrismo, de idolatría y adoración al dictador Fidel Castro, y una excusa politizada para atacar, una vez más, al mal llamado imperialismo yanqui.

Veamos pues, el porqué de mi afirmación. Orfilio Peláez utiliza como referencia una cita del periodista español Patricio Montesinos, quien maneja de una manera demasiado antiética y anticientífica la idea de que el gobierno estadounidense pudo haber creado en sus laboratorios el germen causante de la enfermedad, amén de haberla utilizado como arma biológica de la llamada guerra comercial de Washington contra China. Cito a continuación las palabras de Montesinos:
“¿No es muy sospechoso que haya aparecido el coronavirus en China y que Washington lo haya introducido para debilitar a lo que muchos ya consideran la primera potencia económica mundial, por encima del hasta ahora imperio del mal liderado por Trump?”

Confieso que es uno de los más grandes disparates que he leído en los últimos tiempos. Al parecer el académico español, quien llamó a su Blog personal “Antiimperialista y luchador de la Patria Grande” – refiriéndose a Latinoamérica–, así como el periodista cubano antes citado, desconocen, o prefieren desconocer, que el Gobierno de Estados Unidos destinará más de 100 millones de dólares a China y a otras naciones afectadas por la enfermedad, amén de colaborar con el país asiático en acciones conjuntas encaminadas a detener el avance de la epidemia, algo que acaba de afirmar el Secretario de Estado, Mike Pompeo. Además el propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se refirió a los esfuerzos del gobierno chino en la dura campaña para enfrentar al coronavirus.

             

Una vacuna contra el nuevo coronavirus (2019-nCoV) podría estar lista para la etapa inicial de pruebas en humanos en breve. Científicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos trabajan actualmente para lograrlo. 

También han preferido ignorar que científicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID) consideran que una vacuna contra el nuevo coronavirus (2019-nCoV) podría estar lista para la etapa inicial de pruebas en humanos en tan solo tres meses (dato del 24 de enero), lo cual, contradice la absurda idea de que el gobierno estadounidense esté detrás del inicio de la actual epidemia a partir de una creación in vitro del coronavirus, y según las últimas informaciones (12 de febrero) un laboratorio de San Diego asegura estar ya muy cerca de la obtención de dicha vacuna. Lo que pudiera aplicarse al inicio del verano toda vez que se encuentra en fase experimental con animales de laboratorio.
 
No existe ningún escrito científico publicado hasta el presente (13 de febrero de 2020), al menos de los tantos consultados por quien redacta este escrito, que haga referencia a semejante disparate, y por el contrario, si hay múltiples reportes acerca de la colaboración conjunta entre los gobiernos de ambos países, esto es, Estados Unidos y China, en relación a acciones para poner fin a la neumonía de Wuhan, COVID-19 o 2019-nCoV. 

Resulta anticientífico, además, por el hecho de que lo afirmado por el español Montesinos es asumido literalmente por el cubano Peláez como una teoría. En este sentido cito a Peláez: “Un artículo publicado en su blog personal por el periodista español Patricio Montesinos maneja la teoría de que el coronavirus pueda ser un germen creado en laboratorios de Estados Unidos, como arma bacteriológica de la guerra comercial desatada por Washington contra China”.

Le recuerdo a Orfilio Peláez que desde el punto de vista científico hay dos categorías parecidas, pero diferentes. Una cosa es la hipótesis, esto es, la posibilidad, la suposición de la que debe partir cualquier investigación, y otra es la teoría, esto es, cuando lo asumido de manera hipotética se ha podido comprobar mediante evidencias científicas irrefutables y demostradas mediante la investigación sistemática.

De modo que esta estúpida idea solo podrá tener cabida en las desequilibradas mentes de los fanáticos de la izquierda que ven por doquier al fantasma “imperial” haciéndoles sombra.

Nada de hipótesis, y mucho menos teorías, respecto a la creación in vitro del virus del coronavirus por parte del gobierno estadounidense, que, lejos de crear y difundir al agente causal de la epidemia actual, está contribuyendo mediante la ciencia y la investigación a detener la propagación de lo que hasta el presente constituye una grave amenaza para la humanidad.

Sucede que, ni los españoles – que lamentablemente simpatizan demasiado con la izquierda–, ni los cubanos,* han hecho nada en pos de poder erradicar, o al menos atenuar, lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este 30 de enero como un riesgo de salud pública de interés internacional.

Finalmente Peláez se contradice – lo que hace aun más anticientífico su escrito– cuando afirma que no hay demostración alguna respecto a la participación del gobierno de Estados Unidos en lo que han llamado una acción terrorista:
“No existen evidencias en este momento de que el coronavirus forme parte de una acción terrorista biológica de Estados Unidos, pero la práctica de ese país y las declaraciones de algunos de sus más altos funcionarios lleva al periodista Patricio Montesinos en su enjundioso artículo a preguntarse: «¿No es muy sospechoso que haya aparecido el coronavirus en China y que Washington lo haya introducido para debilitar a lo que muchos ya consideran la primera potencia económica mundial, por encima del hasta ahora imperio del mal liderado por Trump?»”.

De la propaganda del régimen comunista de Cuba respecto a la utilización del Interferón Alfa-2b en China, como tratamiento contra la infección por coronavirus trataremos en una segunda parte de este trabajo.   


------------------
*Como es lógico me refiero a los gobiernos de ambos países, a las comunidades científicas y a las autoridades sanitarias, que son, quienes en última instancia pudieran contribuir a la detención de la infección por el coronavirus.