FOROFILO

CINISMO CASTRISTA Y MÉDICOS CUBANOS EN BRASIL. Segunda parte.

Desconectado Dr. Alberto Roteta Dorado

  • *****
  • 591
  • ¡Usuario Nuevo!
CINISMO CASTRISTA Y MÉDICOS CUBANOS EN BRASIL. Segunda parte.
« en: Diciembre 05, 2018, 02:33:03 pm »
                ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                          Dr. Eugenio Yáñez, Estados Unidos


                 


                             CINISMO CASTRISTA Y MÉDICOS CUBANOS EN BRASIL.
                                                         Segunda parte.

 
Lo que La Habana se ocupa de que el pueblo no conozca

El supuesto orgullo herido del régimen por exigencias “inaceptables” contra la dignidad de sus profesionales esconde, cuidadosamente, otros detalles que resultan escandalosos para la dictadura y que la desnuda ante el mundo.

El más importante es que el futuro presidente ofreció asilo en Brasil a todos los médicos cubanos que desearan permanecer en el país, y dijo que trabajarían en su profesión con el sueldo correspondiente una vez que vencieran los requisitos de reválida. Quienes por alguna razón no revalidaran sus títulos podrían trabajar como enfermeros, técnicos o alguna otra especialidad acorde con sus calificaciones, o incluso en algún otro tipo de actividades, sin ningún tipo de discriminación, basados solamente en sus calificaciones demostradas y con los sueldos establecidos en el país para los trabajos que lleven a cabo, sin ningún tipo de discriminación.

El Vicepresidente electo ha considerado que aproximadamente la mitad de los médicos que en estos momentos se encuentra en Brasil estarían dispuestos a acogerse a la oferta de asilo disponible para ellos. Sin embargo, cualquier cifra que se maneje sería especulativa en estos momentos, y habría que tener en cuenta que independientemente de las opiniones, intereses y deseos de los galenos cubanos en Brasil, no puede subestimarse la larga mano represiva del castrismo y todas las presiones y las coacciones que realizará sobre “sus” médicos y familiares para obligarlos a regresar a la isla. De manera que la cifra real de los que finalmente decidirán no regresar solamente podremos conocerla dentro de algún tiempo y no en estos momentos.
Ya se sabe que junto al tratamiento de héroes con que reciben a los que ya comenzaron a “regresar a la patria”, como el primer contingente de 200 galenos recibidos directamente por el tarugo presidencial Díaz-Canel, los jenízaros del régimen están visitando las casas donde residen familiares de médicos que todavía se encuentran en Brasil, para “explicarles” por qué deberían regresar sus seres queridos y los supuestos “peligros” a los que se exponen en caso de no hacerlo. Simultáneamente, y con poco disimulo, se hace saber a todos en Cuba que los que no regresen serán considerados “desertores” y automáticamente recibirían una sanción de ocho años sin poder regresar a su país, como una muestra más de la “libertad” de esos médicos en Brasil y del carácter “voluntario” de su regreso a la finca de los hermanos Castro.

Pero es que la dictadura rompe marcas de desvergüenza “indignándose” cuando el presidente electo brasileño señala que los médicos cubanos están en el gigante suramericano en condiciones de esclavos y que él no está dispuesto a permitir tal abuso. Y entonces el libelo “Granma” publica continuamente en primera plana maravillas desinformativas como esta:

“Cuba ofrece médicos dispuestos a luchar contra la muerte. A pocos días de que Cuba decidiera no participar más del programa Más Médicos en Brasil, luego de que su presidente, Jair Bolsonaro, colocara en tela de juicio la profesionalidad de los galenos cubanos e impusiera condiciones a la Isla para la continuidad de este servicio, Granma comparte fragmentos de discursos del Comandante en Jefe sobre la Salud en nuestro país, una de las mayores conquistas de la Revolución”.

Según el surtidor de mentiras del Partido Comunista cubano, ha sido el presidente electo brasileño quien “colocara en tela de juicio la profesionalidad de los galenos cubanos” y que además “impusiera condiciones a la Isla para la continuidad de este servicio”. Sin embargo, habría que preguntarse: ¿dónde existe una sola frase del presidente electo brasileño en que se coloque en tela de juicio la profesionalidad de los médicos cubanos? ¿O que exija que se retiren del país y que abandonen el programa “Mais Medicos”?

Y además, ¿cuáles son esas supuestas condiciones inaceptables planteadas por el presidente electo? Pedirles que venzan los exámenes de reválida, como están obligados a hacer todos los médicos extranjeros que laboran en Brasil, no es ninguna condición abusiva ni discriminatoria, sino un proceso normal de validación de conocimientos y capacidades, que no resulta “indignante” para ningún médico extranjero que labora en Brasil, sino solamente para la dictadura cubana que teme que se pueda saber si los médicos que envía a ese país están realmente calificados o no para las labores que desempeñarían o si fueron formados a la carrera como parte de una gigantesca “misión” para cobrar por sus servicios.

Si pedir que se pague a los médicos cubanos los salarios establecidos en el país para su actividad, sin que la dictadura se apropie de buena parte de ese dinero, es una condición “inaceptable”, lo será para la dictadura, pero no para los propios médicos a los que el régimen esquilma hasta un 75% del sueldo que les corresponde. Si es inaceptable  facilitar que los médicos puedan estar en Brasil con sus familiares todo el tiempo que deseen y no solamente por tres meses como máximo, lo será para la dictadura que quiere a esos familiares de rehenes en la isla, pero no para los médicos que desarrollan su trabajo en ese gigantesco país.

Si decir que los médicos cubanos que trabajan en Brasil como parte del programa “Mais Médicos” están prácticamente en condiciones de esclavitud moderna en el país resulta inaceptable, lo será para la dictadura cubana, que representa a los esclavistas, no para los médicos cubanos que sufren tal esclavitud, les roban su salario, les imponen condiciones onerosas y humillantes, les vigilan como si fueran presidiarios y controlan sus movimientos y sus actividades.

Continuará....