FOROFILO

LOS FUNERALES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN ECUADOR - I.b -

Desconectado Dr. Alberto Roteta Dorado

  • *****
  • 572
  • ¡Usuario Nuevo!
LOS FUNERALES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN ECUADOR - I.b -
« en: Agosto 27, 2018, 04:28:21 pm »
       LOS FUNERALES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN ECUADOR - I.b -
                                             Dr. Alberto Roteta Dorado.

 
Santa Cruz de Tenerife, España.-

3. Adiós a la represora Ley Orgánica de Comunicación.

“La libertad de expresión es un derecho que no debe ser objeto, ni de control, ni de vigilancia, sino de protección por parte del Estado”, expresó Lenín Moreno, quien fuera capaz de consumar en la práctica su pensamiento al intervenir para modificar la conocida Ley de Comunicación. En aquella histórica tenida de Moreno con los medios de prensa del país a solo unos días de haber sido elegido presidente, los participantes con sumo respeto le pidieron que hiciera una revisión de la llamada Ley de Comunicación, impuesta por el régimen del dictador Rafael Correa para asegurar el control absoluto de los medios de prensa, y por consiguiente de aquellos que trabajan la noticia, la opinión y el debate del acontecer nacional y del mundo en la nación andina.

Pasó más de un año para que se hiciera pública la noticia de la determinación definitiva de la presidencia del país en relación con la Ley de Comunicación -considerada por muchos periodistas y medios como inconstitucional y violatoria de derechos humanos- que tanto ha afectado el desempeño de los profesionales de la comunicación ecuatoriana. El proyecto de reforma a la Ley Orgánica de Comunicación fue enviado el viernes 18 de mayo del presente año para su trámite en la Asamblea, y no solo esto, sino que el presidente Moreno decidió vender las acciones de los medios incautados por el gobierno anterior.

En sus casi cinco años de existencia la ley de comunicación ha generado observaciones y cuestionamientos respecto a su aplicación, sobre todo relacionados a la actuación de la Superintendencia de la Información y Comunicación (Supercom), organismo que también decidió suprimir definitivamente de acuerdo al proyecto de reforma. Supercom frenó la libertad de expresión y pensamiento durante los últimos años de la administración de Correa mediante la imposición de restricciones, numerosas multas y demandas que condujeron a la reducción de personal e incluso al cierre de distintos medios independientes.

Según un informe de la ONG Fundamedios, desde que entró en vigor dicha ley, hasta la llegada de Moreno a la presidencia en mayo de 2017, la Supercom procesó 1.081 casos en contra de medios y periodistas, de los que 675 terminaron en sanciones, y se recaudaron en multas al menos unos 531 mil dólares. La nómina de Supercom pasó de 21 a 325 empleados en solo 5 años. De acuerdo a las más recientes declaraciones del diario El Universo, en el 2013 gastó $793.124, en el 2014 y 2015 entre $18 y $17 millones respectivamente, en el 2017, bajó a $10’389.608 millones, hasta que en este año recibió $10’113.970. En total, el Estado invirtió $ 68’909.313 en su mantenimiento. Esta entidad tenía cinco atribuciones, entre ellas vigilar el trabajo de unos 1.200 medios de comunicación registrados en el país, y resolver las denuncias formuladas por la ciudadanía. Así, sustanció 1.344 procesos, según sus informes de rendición de cuentas, de los que más de 550 se hicieron de oficio, y por multas a la prensa se cobraron $754.690.

El régimen dictatorial de Rafael Correa se apropió de algunos medios de comunicación, los que hoy se encuentran en quiebra toda vez que resultan insostenibles por el estado. Gamavisión fue al abismo y TC Televisión, según la valoración de Andrés Michelena, gerente de Medios Públicos, dejó de ser un canal rentable. De ahí que el nuevo gobierno determinó vender los paquetes accionarios de estos medios.

             


Los canales antes mencionados han tenido pérdidas de alrededor de 23 millones de dólares en los últimos diez años -la década dictatorial de Rafael Correa quien se apropió de estos medios. Desde octubre de 2017 el directivo denunció la pérdida de 17 millones en Gamavisión desde 2008 y de 6 millones en TC Televisión. Las llamadas Sabatinas, enlaces que Rafael Correa realizaba los sábados -al estilo de las antiguas tribunas antiimperialistas de Cuba- originaron pérdidas estimadas en más de 5 millones de dólares. "¿Quién fue el responsable de tomarse la pantalla de Gamavisión todos los sábados durante diez años?", se cuestionó Michelena haciendo alusión al excéntrico exmandatario Rafael Correa.

Lenín Moreno declaró que “estos medios no pueden seguir en manos del Estado porque, además, fueron un instrumento de confrontación y ataque a la ciudadanía crítica” (…) “Salimos de un Estado de propaganda a un Estado de comunicación bidireccional, de diálogo, a un Estado democrático” (…) “La libertad de expresión es un derecho que no debe ser objeto, ni de control ni de vigilancia, sino de protección por parte del Estado”, lo que demuestra la apertura que está teniendo lugar en Ecuador y los pasos que se dan continuamente para lograr el restablecimiento de la democracia luego de una década de represión que dejó al país no solo devastado desde el punto de vista económico -téngase en cuenta su enorme deuda y sus elevados índices de pobreza y desempleo (los reales, y no los que declaró Rafael Correa)- sino demasiado polarizado en lo político, amén de una incertidumbre sin límites ante la marcada represión ejercida por el régimen correísta.

Además, quedó oficializado poder realizar una detallada investigación para precisar todas las amenazas hechas contra los periodistas. Para esto se contó con una misión conformada por miembros del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) y la Universidad de Columbia de Estados Unidos, los que han llegado a Ecuador para iniciar dicha investigación.

4. Restablecimiento de relaciones cordiales entre Estados Unidos y Ecuador

Los vínculos y la militancia del expresidente Rafael Correa en relación con la izquierda latinoamericana hicieron que las relaciones entre Ecuador y Estados Unidos se debilitaran, a tal punto que apenas hubo intercambio comercial con este último país durante la tenebrosa etapa de su mandato, en el que China ocupó un protagonismo más allá de lo habitual dentro de los protocolos de intercambio.

Ante el nuevo panorama ecuatoriano, que incluye un sentido de apertura en todo, además del llamado cordial a los sectores de la oposición, así como la recuperación de los vínculos diplomáticos y comerciales con otras naciones, muchos hemos estado en la espera de lo que pudiera ocurrir a partir de la nueva perspectiva del gobierno actual.

Habían transcurrido más de sesenta años desde que un mandatario de la altura de un vicepresidente estadounidense visitara el país. Fue Mike Pence, el vicepresidente de Estados Unidos, quien rompió las barreras para acercarse al nuevo Ecuador y ser bienvenido por el actual presidente, hecho que marcó un hito dentro del proceso recuperativo de la patria de Alfaro.

Pence se sintió agradecido de la reunión con el presidente de Ecuador, y expresó su aprobación respecto al fortalecimiento de las relaciones entre ambas naciones. “La libertad siempre fue la base de nuestras relaciones. Estamos comprometidos a renovar la relación para el beneficio mutuo de las naciones”, expresó en su discurso pronunciado en el Palacio de Carondelet de Quito.

Pero lo más significativo de este primer encuentro fue la disposición del gobierno de Estados Unidos para apoyar a Ecuador en la lucha contra el narcotráfico y los grupos irregulares, lo que se concretó con un gesto inicial al ofrecer 1.5 millones de dólares para luchar contra la corrupción, campaña promovida desde el inicio del mandato de Moreno, y 3.5 millones de dólares para la lucha contra el narcotráfico, seguridad y defensa, medida necesaria en el actual contexto ante el gran conflicto regional en la zona fronteriza con Colombia, donde han tenido recientemente enfrentamientos entre miembros de grupos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, y las autoridades policiales ecuatorianas, acciones donde han muerto varios hombres de ambas naciones.

Según Todd Chapman, embajador de Estados Unidos, ahora Ecuador es un aliado de este país, y al propio tiempo cree que la visita de Mike Pence abrió un nuevo capítulo en la relación entre ambos países. Respecto a la consecución de un macroacuerdo comercial con Ecuador, Chapman dijo que siempre ha existido interés de Estados Unidos, pero que algunas iniciativas fueron rechazadas en el pasado -haciendo alusión al régimen correísta. “Ahora con el gobierno del presidente Moreno hay un nuevo interés de ampliar las relaciones comerciales; pero antes de tener un macroacuerdo comercial es importante que resolvamos los desacuerdos actuales”.

Para el gobierno ecuatoriano, y para muchos empresarios del país, Estados Unidos es uno de los principales mercados, de ahí que se pretenda construir un acuerdo comercial que va más de la cooperación económica, por cuanto incluirá acciones protectoras en las fronteras para la erradicación del narcotráfico, algo por lo que el gobierno norteamericano muestra una gran preocupación.

5. Al fin Lenín Moreno dejó su actitud conservadora, y lejos de refugiarse en la gastada retórica de no intervención en los asuntos internos de otros países, se pronunció contra el régimen de Daniel Ortega y advirtió de manera enérgica a los mandatarios de Venezuela y Bolivia

“Somos un país de paz, somos un país tolerante, estamos actuando reactivamente con respecto a temas internacionales, por respeto y tolerancia, pero la tolerancia tiene un límite y, por favor, que no lo rebasen”, afirmó el presidente Lenín Moreno recientemente por motivo de las provocaciones del dictador Nicolás Maduro toda vez que se pronunciara en defensa de Rafael Correa sobre su presunta participación en el secuestro e intento de asesinato del legislador opositor Fernando Balda, punto que luego trataré detenidamente. 

Moreno, que hasta entonces había asumido una actitud conservadora respecto al polémico asunto de la situación venezolana, fue enérgico en esta ocasión. A pesar de que el mandatario ya había mostrado preocupación por los prisioneros políticos de Venezuela, siempre ha sostenido la idea de la no injerencia en los asuntos internos de otros países cuando se le ha interrogado sobre el asunto venezolano.

Luego de unos meses de silencio Lenín Moreno afirmó que la “democracia” en Venezuela resulta ser “estrambótica”, por cuanto no puede hablarse de democracia "sin la participación de la oposición, con una posibilidad limitada de la observación internacional" (…) "Eso no está dentro de lo que nosotros consideramos la norma de la democracia", lo que ha trasladado como preocupación a foros internacionales; aunque se ha mantenido firme en su oposición a cualquier intento de intervención militar en Venezuela con la intención de modificar la situación que atraviesa aquel país bajo el mando de Nicolás Maduro.

Lenín Moreno llamó a consulta  a los embajadores de Venezuela y Bolivia y aplazó la partida del embajador ecuatoriano en Caracas, lo que tuvo lugar en medio de un ambiente de tensiones, toda vez que el presidente de Bolivia, Evo Morales, se refirió a una actitud injerencista por parte del gobierno de Estados Unidos para encarcelar a Rafael Correa -haciendo mención a la acusación formulada contra el exmandatario ecuatoriano por su participación en el secuestro del opositor Fernando Balda.

El representante del gobierno de Ecuador se abstuvo durante la votación para el no reconocimiento de la reelección de Nicolás Maduro en las últimas elecciones, a pesar de la mayoría alcanzada -19 votos a favor, 4 en contra y 11 abstenciones- para  pronunciarse contra su legitimidad al frente de Venezuela, lo que ocurrió durante el encuentro de la Organización de Estados Americanos, reunidos en Washington.

No obstante, resulta llamativa la propuesta que hizo durante su alocución el vicecanciller ecuatoriano Rolando Suárez, quien anunció que Lenín Moreno sugería que Venezuela desarrollara una consulta popular para decidir si se deben refrendar los resultados de la elección del 20 de mayo, en la que resultó reelecto Nicolás Maduro, o si convoca a elecciones en un plazo cercano.

Moreno se ha referido igualmente a "la situación de miles de venezolanos que se ven forzados a abandonar su país", miles de ellos actualmente en territorio ecuatoriano en condiciones infrahumanas -se estima que diariamente llegan alrededor de 4,200 venezolanos a Ecuador-, lo que ha originado una verdadera crisis humanitaria que ha forzado a las autoridades del país a exigir la presentación de pasaporte como identificación para poder entrar al país, algo que acaba de decidir igualmente el gobierno de Perú ante el masivo éxodo de venezolanos a varias naciones de América Latina.

El 4 de julio el Gobierno ecuatoriano presentó notas formales de protesta a Bolivia y Venezuela por las declaraciones realizadas por los presidentes de estas naciones respecto al caso de los delitos del expresidente Rafael Correa. A continuación cito de manera textual las declaraciones que aparecen en la Página del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana:

“El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, informa que frente a la campaña internacional de desprestigio a la Función Judicial del Estado ecuatoriano, el canciller de Ecuador José Valencia, convocó hoy al cuerpo diplomático de Bolivia y Venezuela, acreditado ante el Gobierno del Ecuador, a fin de informar que el caso de plagio y asociación ilícita que se sigue en la Corte Nacional de Justicia, en contra del ex presidente Rafael Correa Delgado, investiga delitos de la acción penal pública.

Vemos con inquietud los pronunciamientos de los presidentes de Venezuela y Bolivia en relación a la orden prisión preventiva dictada por la justicia ecuatoriana en contra del ex presidente. Por esto hemos presentado notas formales de protesta y hemos convocado a sus embajadores en nuestro país para que expliquen la postura de sus gobiernos con respecto a la problemática interna de nuestro país.

La Corte Nacional de Justicia informó que el proceso judicial se desarrolla apegado al ordenamiento jurídico ecuatoriano y observando todas las garantías constitucionales y procesales, sin ningún tipo de injerencia de terceros”.

Lenín Moreno no solo se ha pronunciado contra los mandatarios de Venezuela y Bolivia, sino que por primera vez el 27 de junio, apartándose de la actitud de confraternidad que se había tenido en el pasado correísta, Moreno condenó de manera enérgica el clima de violencia  en Nicaragua e instó a que se reanude el diálogo entre el gobierno y la sociedad civil. En un comunicado oficial la Cancillería precisó que Ecuador “condena los actos de violencia suscitados en Nicaragua que han ocasionado numerosas víctimas mortales y cientos de heridos, al tiempo de requerir el inmediato cese del clima de beligerancia”. El comunicado añadió que el gobierno ecuatoriano reitera “la urgencia de retomar el proceso de diálogo en Nicaragua como única vía para resolver las diferencias”, al tiempo que hace un llamado a “garantizar el pleno respeto a los derechos humanos de la población”.

Ecuador se incorporó, a partir del 9 de agosto, como miembro del Grupo de Trabajo para Nicaragua creado por el Consejo Permanente de la OEA. El Grupo de Trabajo, que cuenta también con la participación de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guyana, México, Panamá y Perú, aportará al proceso de diálogo nacional en el país centroamericano y podrá articular medidas de apoyo, acompañamiento y verificación, en coordinación con los esfuerzos en curso de la OEA y de otros actores regionales e internacionales.

Continuará