FOROFILO

Cristina Fernández, la expresidenta y senadora más acusada de Latinoamérica.

Desconectado Dr. Alberto Roteta Dorado

  • *****
  • 573
  • ¡Usuario Nuevo!
Cristina Fernández, la expresidenta y senadora más acusada de Latinoamérica.
                                           Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Néstor Kirchner se las agenció para montar una estructura gubernamental que le permitiera hacer de las suyas durante su mandato, y no solo esto, sino que preparó las condiciones para que su sucesora y compañera en la vida las mantuviera como garantía de un continuismo no solo político, sino de inigualable corrupción.


             


Cristina Fernández de Kirchner, la mujer más acusada del momento en la región, en breve deberá comparecer a tres juicios orales, de los que no deberá salir impune.

Santa Cruz de Tenerife. España.- Un juez puede equivocarse, al fin de cuentas es un hombre, y el error es propio de los humanos, como también les es inherente la capacidad de intentar superar aquello en lo se ha errado. Las calumnias sobre líderes, artistas u otros personajes sobresalientes han estado presente desde los inicios mismos de la historia de la humanidad. Con frecuencia tras el posible error de la justicia y tras la calumnia se suele esconder una verdad, que tarde o temprano podrá ser descubierta, con lo que no quedará lugar para errores y difamaciones, toda vez que la realidad de los hechos se hace patente con demostraciones convincentes.

Se pueden hacer valoraciones a priori sin las pruebas convincentes que demuestren la culpabilidad del sentenciado; pero no creo que todos los tribunales y jueces que se pronuncian contra varios mandatarios de la izquierda continental americana estén equivocados como sostienen los defensores del socialismo del siglo XXI, los que lejos de asumir su derrota definitiva en la región se ponen a emitir juicios incoherentes acerca de tratos políticos con otros países de cierta influencia, a percibir campañas mediáticas en su contra, y como ya es costumbre, a culpar al “poderoso enemigo” de un supuesto imperio solo existente en la retorcida mentalidad de los “progresistas” de estos tiempos.

Por estos días vuelve a ser noticia Cristina Fernández de Kirchner, la política y abogada argentina que presidiera esta nación entre el 2007 y el 2015. La exmandataria más acusada de la región vuelve a ser el centro de los medios de prensa por los más recientes cargos relacionados con fraude y asociación ilícita, así como por presunto encubrimiento agravado, obstrucción a la justicia y abuso de autoridad.

Como sería interminable este escrito si me detengo en los pormenores de los sucesos que han conducido a la expresidenta argentina a ser la mujer más acusada de la región en el actual momento, he de limitarme solo a algunas anotaciones que puedan darnos la medida de las fechorías de la defensora del socialismo del siglo XXI en Argentina.

Asociación ilícita y fraude en la concesión de obra pública.

A principios de marzo un juez decidió elevar a juicio una investigación en la cual se acusa a Cristina Fernández de asociación ilícita y fraude en la concesión de obra pública durante su mandato, en lo que sería la primera vez que rendirá cuentas por concepto de corrupción cuando se presente en juicio oral. El juez Julián Ercolini hace lugar a la posición del fiscal Gerardo Pollicita, quien había pedido abrir el juicio oral de la causa en la que se investiga el presunto direccionamiento de contratos de obras públicas a favor del Grupo Austral durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Según la investigación judicial, se creó un plan estratégico para manipular de manera fraudulenta los fondos estatales en favor de las empresas de Lázaro Báez, en la sureña provincia de Santa Cruz, tierra natal del fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y de la que este fue gobernador. Dichas empresas resultaron adjudicatarias de casi la totalidad de las obras viales licitadas en este estado durante los doce años en que se extendieron los gobiernos kirchneristas.

Néstor Kirchner se las agenció para montar una estructura gubernamental que le permitiera hacer de las suyas durante su mandato, y no solo esto, sino que preparó las condiciones para que su sucesora y compañera en la vida las mantuviera como garantía de un continuismo no solo político, sino de inigualable corrupción. El mentado expresidente montó la estructura institucional de su gobierno con distintas personas de su confianza, quienes en su mayoría formaron parte de diferentes áreas gubernamentales de la provincia de Santa Cruz, a las que ubicó en cargos estratégicos, lo que ha sido destacado por las autoridades judiciales.

Encubrimiento a terroristas causantes de 85 muertes en Argentina.

Pero no solo es acusada de fraude y asociación ilícita, sino que se ha retomado el controversial caso del criminal atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que en 1994 causó 85 muertos y más de 400 heridos. Fernández Kirchner deberá responder por presunto encubrimiento agravado, obstrucción a la justicia y abuso de autoridad. El juez Claudio Bonadio quiere que la expresidenta de Argentina explique ante un jurado si tramó un “plan criminal” para dar impunidad a los sospechosos del atentado contra la mutual judía Amia.

Recordemos que hace más de 23 años, un coche bomba detonó frente a la sede de la AMIA, en el centro de Buenos Aires. Argentina acusó formalmente al Gobierno de Irán de planificar el ataque, y al partido-milicia chií libanés Hizbullah de la ejecución. Más de 20 años después, el fiscal federal Alberto Nisman apareció con un disparo en la cabeza, justo cuando solo faltaban unas horas para comparecer ante el Congreso, en lo que sería la denuncia que se había presentado contra Cristina Fernández de Kirchner por supuesto encubrimiento de los terroristas, y cuatro días después de haber hecho la acusación formal contra la entonces presidenta de Argentina.

Este hecho se ha retomado, y ahora, tres años después de la muerte de Nisman el juez Claudio Bonadio, que en el 2015 fuera separado de la llamada causa AMIA, según se dijo, por "falta de imparcialidad" y por haber mantenido un “papel doble de magistrado y sospechoso”, ha procesado a la exmandataria solicitando su desafuero para poder llevar a cabo su detención; aunque como es sabido no fue a la cárcel por tener fueros parlamentarios. La causa AMIA es, sin duda, la que resultará más controversial, por cuanto el memorando con Irán nunca entró en vigor por el rechazo que mereció en Teherán.

La senadora nacional por la provincia de Buenos Aires también deberá comparecer oralmente en juicio por la llamada causa “dólar futuro”, basada también en una decisión de su Gobierno, en este caso la venta de dólares a menor precio para evitar que la cotización suba más de la cuenta; pero como ya dije antes, solo pretendo hacer mención a algunos puntos para no hacer interminable este escrito.   

Cristina Fernández de Kirchner Vs. Mauricio Macri.

La exmandataria, de postura más que izquierdista, yo diría que indefinida o enmascarada, toda vez que no podemos dar por sentado la existencia de una modalidad socialista propiamente dicha durante su mandato, ha declarado recientemente que quisieran verla callada, pero que no lo lograrían. Y efectivamente, ya salió de su mutismo – al parecer un silencio forzado por orientaciones de sus asesores como elemento estratégico para reaparecer atacando a Macri, cuando los ánimos estuvieran aparentemente más calmados tras el clímax de la crisis económica actual, justo cuando el macrismo perdía imagen positiva e intención de voto cada día – arremetiendo contra el presidente Mauricio Macri a través de una carta pública en la que lo llama “traidor a la patria”. En el texto la senadora cuestionó el rumbo económico de la Alianza Cambiemos y se mostró enérgica contra el pedido de ayuda al Fondo Monetario Internacional.

La Kirchner para poner freno a las especulaciones en torno a su sarcástico silencio sobre el asunto que implica a Macri de manera protagónica, decidió dar un giro inesperado con su crítica a la actitud del presidente y de la Coalición Alianza Cambiemos al solicitar ayuda al Fondo Monetario Internacional. En sus últimas declaraciones afirmó: “El gobierno de Mauricio Macri y la Alianza Cambiemos llega a la conducción del Estado nacional sólo con un plan para sus propios negocios y con un sinnúmero de prejuicios políticos y culturales que, sumados a la ignorancia de la historia y el contexto global, los llevó a creer que su sola llegada al gobierno y sus buenos modales provocarían, entre otras cosas, una lluvia de inversiones”.

De cualquier modo, e independientemente de posibles inexactitudes e ineptitudes para manejar el asunto por parte del actual presidente Mauricio Macri y su gabinete asesor, creo que la exmandataria ha perdido la noción de las cosas, toda vez que no le corresponde a alguien que está acusada por asociación ilícita, lavado de dinero, y por encubrimiento del peor atentado terrorista de la Argentina en toda su historia, amén de haber dejado al país sin reservas, en default, y con un 30% de pobres, hacer valoraciones críticas sobre las actuaciones de otros.

No creo que sea obra del azar que Lula Da Silva esté prisionero, que Dilma Rousseff esté destituida, que Cristina Fernández esté siendo procesada actualmente por varios cargos, y que a pesar de que aun no están en proceso de enjuiciamiento Rafael Correa, Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Raúl Castro, al menos ha habido denuncias por parte de instituciones e instancias de todas partes del mundo para que igualmente sean procesados por sus múltiples crímenes, algunos de lesa humanidad.

Esperemos que Cristina Fernández, ya sea callada – como no querían verla–, desde un premeditado mutismo, o haciendo declaraciones comprometedoras como su concepto acerca de una "persecución política orquestada desde el gobierno de Macri" –según ha dicho de manera reiterada–, pueda unirse a los líderes de la izquierda regional que ya se encuentran tras las rejas, y prepare el camino para aquellos que muy pronto la seguirán en su nueva morada.