FOROFILO
Febrero 10, 2018, 10:04:16 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                        Escribir por deber, siendo consecuente, olvidando los like
                                    y dejando a un lado los comentarios.

                                       Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Santa Cruz de Tenerife. España.- "Cuba libre digital", el sitio que dirige Jorge Hernández Fonseca en Estados Unidos, aunque con un marcado acento latinoamericanista  – ver sus secciones Fidelochavismo, Latinoamérica y Brasil, esta última traducida al portugués–, ha tenido la gentileza de incluir en su sección Fidelochavismo mi último escrito por motivo del triunfo definitivo del presidente Lenín Moreno con su Consulta Popular en Ecuador, lo que presupone al propio tiempo la exclusión definitiva del dictador de tendencia izquierdista Rafael Correa, quien durante 10 años pretendió imponer un socialismo muy a su manera en la nación andina.

Este SI rotundo, no solo es un triunfo para los ecuatorianos, sino una verdadera lección para todas las naciones de América Latina, algunas de las cuales se encuentran aun dominadas por aquel engendro que determinaron llamar Socialismo del siglo XXI, pero que como ya sabéis, independientemente de cualquier siglo, jamás ha funcionado. El desastre total en que se encuentran sus economías y los serios problemas que en el orden social están enfrentando dichas naciones son ejemplos muy precisos en este sentido.   

Podéis encontrar en dicha sección un grupo de escritos de mi autoría dedicados al tema latinoamericano. Muchos se preguntarán por qué teniendo un origen cubano apenas abordo los polémicos temas de Cuba, y sin embargo suelo recurrir casi de modo reiterativo a la situación política y social de ciertas naciones de América Latina, y de modo particular de países como Ecuador, Venezuela y Colombia.

No tengo una respuesta definitiva, no me he preocupado mucho por cuestionarme el origen o las motivaciones del por qué escribo sobre una u otra cosa, la idea es compartir algo de lo que pienso, de lo que como idea está siempre en el trasfondo de mi pensamiento, y unas veces se llega a materializar como acto a través de la escritura, siendo así como llegan a mis lectores solo algunas de las cosas que escribo y que considero dignas de enviar a algunos sitios serios, cuyos directores-editores tienen la gentileza de publicarme, y les agradezco infinitamente lo que hacen.

No recibo remuneración alguna por mi trabajo, algo que me llena de satisfacción. Creo que esto me ha alejado bastante de la trivialidad y la superficialidad con que algunos de los que son asalariados han asumido algo que, lejos de aportar a la edificación de aquellos para quienes se supone trabajamos, los van conduciendo a un abismo de cuyas profundidades será difícil sacarlos una vez que se han hundido en ellas.

Hace poco alguien a quien admiro demasiado y me sorprende cada día por su erudición me preguntaba acerca de la aceptación de mis escritos, de los like, de los comentarios, etc., yo le respondí que no estaba al tanto de esas cosas, y lo reafirmo ahora de manera pública. No me interesa, aunque como es lógico pretendo llegar a otros, de lo contrario no publicaría; pero la esencia es expresar a través de la escritura lo que ya está en el pensamiento y no al revés, esto es, no sentarme a pensar lo que voy a escribir para cumplir con una norma o para que me paguen un escrito, cuya finalidad pudiera ser obtener cientos de like y una decena de comentarios en su mayoría absurdos.

Ya esto me ocurrió en un medio en el cual fui muy leído y comentado; pero del que me retiré al comprender que no debía continuar apareciendo entre aquellas tonterías y absurdidades de aquellos que si son asalariados y escriben con un fin diferente por completo al mío.

Así que podéis buscarme en sitios como este que he mencionado u otros, cuya seriedad y constancia me complacen, entre los que se encuentran Cuba democracia y vida, Cubanálisis, Baracutey Cubano, Patria de Martí, y más recientemente Triangulando, un lugar que aún está por descubrir por aquellos interesados en la temática sociopolítica abordada con decoro y no por "analistas" improvisados, el gran mal de estos tiempos. Y como es de suponer en mi Blog personal, donde aparecen además los escritos de corte filosófica, en el sitio FOROFILO.NET, donde publico también en sus secciones Noticias de Filosofía y Área de Discusión. 


               


Sitios que considero serios y consecuentes me publican, además de poder encontrar mis escritos en este propio sitio en sus sus secciones Noticias de Filosofía y Área de Discusión, así como en mi Blog. 

Pero retomando la idea del por qué no escribo sobre temas cubanos, o al menos, suelo hacerlo con poca frecuencia. En primer lugar, ya lo expresé antes, solo trato de compartir lo que de manera ideal, esto es, como pensamiento y teniendo en cuenta que siempre el contenido de una idea deberá ser una imagen arquetípica que deberá concretarse en algún momento.

De ahí que surja como resultante de un proceso creacional aquello que se le ha denominado artículo, escrito, ensayo, etc.,  – en dependencia de sus características–, pero que no es más que la consumación como acto de lo que está en el pensamiento, y que tal vez solo como idea no podía encontrar su proyección más allá de la imagen arquetípica, de ahí que muchas veces se llegan a concretar a través de la expresión escrita, algo muy similar a lo que ocurre con los artistas de la plástica – al menos los que de verdad lo son y no nuestros inspirados “artistas” de formación autodidacta que con sus charranadas nos están invadiendo cada día al introducirse en una política de la que apenas saben nada, pero de esta forma consiguen su propósito– , o lo que de manera usual les sucede a los compositores y poetas – los que lo son de verdad–  que logran materializar una obra que previamente ha estado plasmada en su pensamiento como una imagen mental ideal.

Si una vez logrado el escrito, este resulta publicado y puede interesar a algunos, entonces mejor; pero al revés no funciona, esto es, sentarse a escribir algo que no está concebido como imagen ideal en el seno del pensamiento por el solo hecho de complacer a multitudes sedientas de banalidades y de entretenimientos pasajeros que no conduzcan a una reflexión y análisis que les ponga en acción su pensamiento.

Y esto explica pues, el por qué de la recurrencia sobre ciertos temas que no necesariamente interesan a las multitudes, y es que al no existir como imagen en mi pensamiento no pueden concretarse como acto ideas encaminadas a un propósito que no tengo. Sencillamente no están presentes en mí y no pueden, por lo tanto, existir mediante la palabra escrita.

Por otra parte ya hay muchos que se encargan de tratar los llamados temas cubanos. Lamentablemente muy mal abordados casi siempre, toda vez que quienes lo hacen son desconocedores de lo que tratan; pero de manera inescrupulosa se lanzan al “mercado” del periodismo. Esto tal vez les da resultados, ya sea desde el punto de vista económico, o para satisfacer su frustración como seres que han sufrido ciertos embates, de ahí el tono casi siempre hiriente e incisivo con que intentan llegar a sus lectores, con los que juegan acariciando su oído o haciendo palpitar sus corazones, algo que lejos de educar y difundir – misiones capitales de los medios– los entorpecen.

También los hay capaces de redactar ensayos ejemplares, y verdaderos escritos de opinión sobre temas de la política actual con precisión y fluidez. Por desgracia estos abundan menos y aparecen publicados en sitios de mucha seriedad y rigor en la selección de sus temas y sus colaboradores más cercanos; aunque no sean justamente los más leídos. Esto no importa, lo esencial es ser consecuente con uno mismo.

Tampoco comparto ya lo que hago en los grupos que tanto abundan en las redes sociales. Lo hice algún tiempo y hasta pensé que podía ser de utilidad. Luego comprendí que están interesados en insultar con las palabrotas más espantosas – tan comunes en el vulgo– a los líderes de las dictaduras, a hurgar en los chismes de la dinastía de los Castro, hacer chistes con las llamadas maduradas – los disparates de Nicolás Maduro–, a propagar el psedohumor utilizando las propias vicisitudes cotidianas de algunos; o desde la pasividad criticar despiadadamente o pretender dar instrucciones a los que mejor o peor se enfrentan a los embates del castrismo “en el surco” –como diría una antigua colega–, por cuanto, decidieron quedarse ya sea para resistir o para enfrentarse a la maldad. Pero muy poco motivados en cultivar su intelecto.

En fin, y como diría Mike Porcel –un cubano olvidado también por ser consecuente– “que no me puedo quejar” porque a pesar de todo aparezco y soy leído en sitios que considero dignos por su seriedad y su rigor, a los que entrego lo que humildemente hago pensando siempre en la utilidad que pudiera tener lo que escribo y no precisamente en complacer a unos y herir a otros, lo que resulta indigno e impropio de los que hemos de contribuir a educar y enaltecer lo superior del hombre, esto es, su pensamiento.        


A 0 personas le gusta este mensaje

 Acerca de mí

Dr. Alberto Roteta Dorado. Cienfuegos, Cuba. Graduado de doctor en medicina, especialista en Medicina General Integral y Pediatría por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara y de Máster en Ciencias, especialista de segundo grado en Endocrinología y de segundo grado en Medicina General Integral por la Universidad Médica de Cienfuegos. Ejerció su profesión de médico por más de veinticinco años en Cuba. Profesor auxiliar de Pediatría y Endocrinología, se dedicó al magisterio por más de veinte años. Ha realizado estudios de filosofía, teología, antropología y teosofía. Presidió en su ciudad natal la Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano” desde 1993 hasta su salida de Cuba en 2014. Actualmente presidente de honor de dicha institución. Dictó conferencias sobre temas martianos y filosóficos en diferentes instituciones cubanas como: Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano”, de Cienfuegos, “Memorial Presidente Salvador Allende”,  de La Habana, entre otras.  Tiene inéditos dos libros de ensayos sobre el sentido de la religiosidad y el pensamiento filosófico de José Martí. Colaborador de medios de prensa como Cubanet, Noticias de Cuba. Ha visitado varios países de América: Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Radicado en Estados Unidos de Norteamérica.





*****

 Mensajes: 558
 Temas en blog: 769

    

 Categorias


 Vistas

77222