RAFAEL CORREA TIENE MIEDO. II PARTE.
FOROFILO
Enero 26, 2018, 03:27:39 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                  Cubanálisis El Think-Tank
                          ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                           Dr. Alberto Roteta Dorado, Santa Cruz de Tenerife, España

                              ECUADOR: RAFAEL CORREA TIENE MIEDO. II PARTE.



               



¿A qué le teme Rafael Correa?

Analicemos ahora lo que, en mi opinión, constituye el eje determinante de la actitud del despreciable exmandatario ecuatoriano, algo que no podría comprenderse sin antes precisar los temas que serán sometidos a elección en el Referéndum y la Consulta Popular, y sin tener una idea, al menos muy general, de algunos aspectos del contexto sociopolítico de Ecuador en el momento en que Correa asumió la presidencia. 

Según las informaciones más recientes (27 de diciembre de 2017, en Diario El Universo), en las que se mantienen las mismas preguntas, los temas son: 1. Castigo político para los corruptos, con su inhabilitación para participar en la vida política del país, y con la pérdida de sus bienes. 2. Eliminar la reelección indefinida. 3. Cese del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. 4. No prescripción de delitos sexuales en contra de niños y adolescentes. 5. Restricción de la minería metálica en áreas protegidas y ciudades; siendo estos los cinco puntos a tratar en el Referéndum.

De igual forma se mantienen: 1. Derogación de la ley de Plusvalía, la ley orgánica para evitar la especulación sobre el valor de las tierras y fijación de tributos. 2. Reducción de la zona de explotación de los recursos naturales con el incremento de la zona intangible en al menos 50.000 hectáreas, y reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní, como temas de la Consulta Popular.

Cuando Correa asumió el poder en 2007 el pueblo ecuatoriano estaba cansado de tanta inestabilidad política, lo que estaba determinado por la presencia de mandatarios que al parecer jamás reunieron esas condiciones que fueron resaltadas desde la antigüedad por Platón en los Diálogos de su magna obra La República. Los ecuatorianos expulsaron a un presidente, otros ejercieron su mandato por brevísimo tiempo y hasta se dudó de la capacidad de uno de ellos, que fue suspendido de sus funciones por incapacidad mental.

De ahí que la llegada de Rafael Correa, un joven lleno de ilusiones, influenciado por unas pocas lecturas de tipo marxista, arrastrado por el arrollador ímpetu de los tiempos iniciales del chavismo continental, envuelto en un aura cuasi mística, que cual nuevo Mesías cautivaba a los desposeídos y provocaba la admiración de los letrados, con grandes promesas -en honor a la verdad, algunas si se concretaron como actos, y el país cambió, al menos durante los primeros años de su mandato, es decir, en su primera etapa, la menos corrupta-, tuviera un impacto como fenómeno social, que desde hacía muchos años no se percibía en Ecuador.

Esto le garantizó un apoyo popular que más tarde fue perdiendo en la medida que su egocentrismo fue cada vez más manifiesto, y su delirio de grandeza, su prepotencia, su  vanidad y su orgullo alcanzaron dimensiones inusitadas. La ostentosa edificación de UNASUR, que solo es utilizada de manera esporádica para las pocas reuniones de este organismo, tuvo un costo estimado de 43,5 millones de dólares. La edificación tiene 19,533 metros cuadrados y cuenta con tres volados de 50, 38 y 8 metros. En su estructura predominó el uso de metal, hormigón armado y vidrio, mientras que el país exhibía altos índices de desempleo, pobreza, indigencia, y un sistema de salud deficiente; pero el exmandatario, cual legendario emperador romano, quiso mostrar al mundo su poderío y proporcionar a UNASUR una sede de lujo, una de sus tantas excentricidades por las que llevó al país a una crisis económica y le dejó una deuda al nuevo gobierno que se acerca a los 60.000 millones de dólares.

Por otro lado hay que ahondar en las peculiaridades de los ecuatorianos, los que son firmes en sus propósitos, tienen muy arraigado el sentido del nacionalismo tradicional, y responden dejados llevar por los impulsos emotivos más que por el razonamiento intelectual y la percepción intuitiva, lo que les hace tener un comportamiento de rebeldía y se alzan de manera masiva por cualquier acto que consideran injusto, lo que no significa necesariamente que no sean fácilmente manipulables dado el bajo nivel intelectual de grandes sectores poblacionales, sobre todo de las comunidades indígenas del oriente del país, en las que prevalece cierto índice de analfabetismo o una educación elemental -el correísmo declaró a Ecuador libre de analfabetismo, hecho totalmente incierto, toda vez que existen multitudes que no saben leer ni escribir, algo que fue constatado in situ por quien escribe este artículo- , aunque han sido los indígenas quienes han dado las mayores muestras de rebeldía contra el régimen dictatorial de Rafael Correa (recordar las múltiples manifestaciones contra el correísmo que tuvieron lugar en la segunda etapa del extenso mandato de Rafael Correa, y que pretendieron paralizar al país).

Protesta a medias

Abordados estos elementos estamos en condiciones de cuestionarnos entonces por qué Rafael Correa insiste en el “No” rotundo solo a las preguntas cuyos temas ejes son: la Reelección Indefinida, el cese del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, y derogación de la ley de Plusvalía.

Ya precisé antes que trató de impedir la realización de la consulta. Primero lo hizo mediante una diabólica campaña tratando de desacreditar al presidente Moreno y a la consulta per se a través de las redes sociales, por las que el exmandatario tiene una predilección adictiva. Luego a través de una acusación ante la OEA que envolvió a su secretario general, Luis Almagro, quien asumió una actitud más que cuestionada por parte del actual gobierno de Ecuador, y tras el fracaso de ambas formas se presenta personalmente para hacer una campaña contra la consulta.

Si a Correa realmente le interesara el presente y futuro de su patria no hubiera asumido esa actitud mediante la cual ha dado muestras de un personalismo marcado, esto es, se limita exclusivamente a pronunciarse por un “No” a ciertos puntos de la consulta, dejando a un lado aquello que no le conviene tratar por cuanto le perjudica sobremanera, como es el tema de la corrupción, en el que, sin duda, está seriamente implicado, y otros aspectos de la consulta referentes a la protección medioambiental, los derechos de los pueblos indígenas autóctonos de la región a sus riquezas naturales, así como lo referente al tema de los delitos sexuales en casos de menores, de los que se ha olvidado completamente.

Esto nos da la medida de que Correa se está pronunciando por un “No” solo en relación a ciertos puntos que le perjudican directamente, y que frenarían sus proyectos de perpetuidad en el poder o de retorno a la vida política del Ecuador; aunque el expresidente lo revista con una estrategia muy poco creíble, la idea de salvaguardar lo conquistado durante su mandato por la Revolución Ciudadana, garantizar lo que él dice que es la verdadera democracia del país, -que no es otra cosa que mantener el correísmo a la fuerza como vehículo para la propagación de las tendencias del Socialismo del siglo XXI-, y garantizar su retorno a la vida política de Ecuador, esto último no solo como elemento que le permitiría recuperar un protagonismo perdido, sino la manipulación del poder para garantizar cierto estado de inpunidad ante la ley. (Téngase en cuenta sus serias implicaciones en todo lo relacionado con los casos de corrupción del país y su inevitable asociación ilícita en el escándalo Odebrecht).

El verdadero objetivo de lo que se ha convertido en una obsesión para el señor Rafael Correa, el “No” en la Consulta Popular, es lograr que no se proceda con las preguntas cuyos temas le perjudican directamente en sus proyectos de retorno a la política del país. A un ser tan malvado no le interesa la democracia de su patria ni la dura situación económica por la que atraviesa, ni la deuda que dejó a su sucesor, ni los altos índices de delincuencia, pobreza, desempleo y subempleo.

Hemos de considerar que si Jorge Glas, el exvicepresidente del país, es culpable, Correa también lo es, y su llegada a Ecuador para boicotear la realización de la Consulta Popular, considerado un acto de carácter democrático, debe ser motivo para que de una vez por todas se inicie una investigación que logre vincularlo definitivamente a las acciones de corrupción que caracterizaron su gobierno, cuya administración dejó una deuda que se aproxima a los 60.000 millones de dólares; y no solo vincularlo, sino demostrar su protagonismo como la cabeza pensante de todos los escandalosos hechos que han estremecido al país.

                                               (Continuará)
Publicado inicialmente en:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20ECUADOR%20RAFAEL%20CORREA%20TIENE%20MIEDO.htm

A 0 personas le gusta este mensaje

 Acerca de mí

Dr. Alberto Roteta Dorado. Cienfuegos, Cuba. Graduado de doctor en medicina, especialista en Medicina General Integral y Pediatría por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara y de Máster en Ciencias, especialista de segundo grado en Endocrinología y de segundo grado en Medicina General Integral por la Universidad Médica de Cienfuegos. Ejerció su profesión de médico por más de veinticinco años en Cuba. Profesor auxiliar de Pediatría y Endocrinología, se dedicó al magisterio por más de veinte años. Ha realizado estudios de filosofía, teología, antropología y teosofía. Presidió en su ciudad natal la Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano” desde 1993 hasta su salida de Cuba en 2014. Actualmente presidente de honor de dicha institución. Dictó conferencias sobre temas martianos y filosóficos en diferentes instituciones cubanas como: Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano”, de Cienfuegos, “Memorial Presidente Salvador Allende”,  de La Habana, entre otras.  Tiene inéditos dos libros de ensayos sobre el sentido de la religiosidad y el pensamiento filosófico de José Martí. Colaborador de medios de prensa como Cubanet, Noticias de Cuba. Ha visitado varios países de América: Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Radicado en Estados Unidos de Norteamérica.





*****

 Mensajes: 524
 Temas en blog: 737

    

 Categorias


 Vistas

72793