FOROFILO
Ayer a las 04:48:27 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                             Lenín Moreno Vs. Rafael Correa.
                                             Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.

 

           


Naples. Estados Unidos.- No creo estar obsesionado. Tampoco quisiera que los lectores tuvieran esa percepción de quien, con frecuencia, escribe sobre un mismo tema. Resulta que mientras más me introduzco en el complejo y difícil asunto de la situación política de Ecuador van surgiendo inquietudes en torno a la idea de cómo será el desenlace final de la polémica Correa Vs. Moreno, la crisis del Partido Alianza PAIS, el destino del vicepresidente Jorge Glas, actualmente en prisión, la inserción de la oposición en la actividad económica y política de la nación, y por último; aunque de suceder sería lo peor, un posible regreso de Correa a la política ecuatoriana.
 
Temas que, como es lógico, no puedo abordar en un mismo escrito, por lo que los iré desarrollando en los próximos días. Por hoy vamos a concentrarnos en la idea en torno a la polémica Correa-Moreno, y a las amenazas del primero con volver a insertarse en la política del país.
 
Desde la campaña promocional que precedió a las recientes elecciones presidenciales ya podía vislumbrarse que, una vez que Moreno asumiera el poder,  podrían ocurrir ciertos cambios en el orden social que beneficiarían sobremanera al país. Por otra parte, era de esperar que los métodos de gobierno fueran diferentes a los de su predecesor, y esto no solo por la idea de que cada cual tiene su estilo propio, sino porque el actual mandatario estaba convencido de la ineficacia de la imposición, el despotismo, el totalitarismo, la prepotencia y todas las antivirtudes que caracterizan al excéntrico y egocéntrico Rafael Correa.

Correa comenzó aferrado a ciertos ideales socialistas, dados por una “protección sin límites a los desposeídos”, ansias de lograr grandes cambios sociales en su país, y realzar su economía, pero terminó dejando a su patria con una deuda que se acerca a los 60 000 millones de dólares, algo que el minimiza, una crisis total de su economía, a pesar de que él sigue afirmando que no es cierta, y hasta agrediendo a los indígenas de la etnia Shuar en la lejana amazonía del oriente de Ecuador, hecho al que no se dio la importancia que merecía en su momento, y hoy día es algo completamente olvidado.

Así las cosas, Lenín Moreno, el presidente actual, a pesar de representar al mismo partido fundado por Correa, el oficialista Alianza PAIS, de tendencia izquierdista, con firmeza está tratando de dar solución a la difícil situación económica que heredó de la llamada Revolución Ciudadana, con lo que se va desprendiendo de aquellos remanentes matizados por la tendencia socialista forzada e impuesta –  solo en teoría, y mala teoría, toda vez que sus promotores jamás tuvieron ideas claras en torno a las premisas presentadas por Marx hacia el final del siglo XIX, y que siguen siendo el paradigma del modelo socialista- por un gobierno dictatorial durante una década.

La declaración pública de la enorme deuda y de la crisis económica por parte de Moreno fue el elemento desencadenante de la confrontación con Rafael Correa. Desde Bélgica, a donde se fue a residir una vez que terminara su mandato, Correa ha desacreditado a su sucesor, a quien ha llamado traidor, mediocre, ignorante, y cualquier calificativo inapropiado para definir a Moreno, un hombre culto, serio, sincero, y ante todo, con una perspectiva diametralmente opuesta a los conceptos correístas respecto a la democracia, la tolerancia y el respeto constitucional.

Las contradicciones Correa-Moreno han alcanzado su clímax recientemente a partir de dos importantes y definitorias propuestas de este último. Una consulta popular que abarca siete aspectos, de los que hay dos que están siendo motivo de fuertes tensiones – cese del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, y eliminación de la reelección indefinida–, y un plan de medidas económicas, que no ha sido bien recibido por la oposición – lo que no resulta conveniente en este crucial momento– han reforzado las pugnas entre ambos.

El talón de Aquiles de la consulta popular ha sido el tema de la eliminación de la reelección indefinida, algo que no está en la llamada Carta Magna de Montecristi, y que durante las múltiples enmiendas que se hicieron durante la tenebrosa década correísta se modificó  tras la aprobación, en 2015, por la Asamblea Nacional, casi en su totalidad de tendencia izquierdista, manipulada por el dictador Rafael Correa.
 
La aceptación de la eliminación de una reelección indefinida pondría el fin definitivo a toda posibilidad de que Correa pueda regresar a la política de Ecuador. Esto impediría a todo aquel que ocupó determinado cargo, ya sea como presidente, vicepresidente, pero aún más, alcaldes y dirigentes de la asamblea a niveles municipales, volver a ser propuesto para un nuevo mandato.
 
La enmienda de Correa tenía como fin esa posibilidad de perpetuación en el poder, algo tan distintivo en todos los líderes del llamado Socialismo del siglo XXI. La Asamblea Nacional lo aprobó, pero el mandatario no pudo salirse con la suya puesto que acordaron como disposición transitoria, que solo se aplicaría a partir del 24 de mayo de 2017, una vez que las elecciones presidenciales se hubieran realizado, y ya este era el segundo mandato de Correa, y de acuerdo a la Constitución de Montecristi de 2008, solo es aceptada una reelección.
 
Correa preparó a quien consideró su “fiel camarada” de Alianza PAIS con el objetivo de garantizar un continuismo político y regresar para los comicios del 2021, momento en que ya estaría en vigor la elección indefinida; pero no contó con que Moreno daría un viraje radical a la política del país, y mucho menos que lanzaría una consulta popular para eliminar una de las tantas enmiendas añadidas durante su mandato. “Ganamos la presidencia y ahora es peor que si hubiera ganado la oposición, con mucha más maldad, con mucha más mentira, con mucha más desvergüenza", ha declarado el exmandatario.

Mientras que Lenín Moreno ha afirmado recientemente: “La reelección indefinida es una distorsión de la vida democrática y una falta de respeto a nuevos líderes y jóvenes que tienen derecho a optar por dignidades. Es una aberración política que va contra principios de Constitución de Montecristi y los míos propios”.
 
¿Qué le queda por hacer al prepotente economista que acabó con la economía del país? Pues está amenazando – ya lo había hecho cuando se veía que Guillermo Lasso por la oposición era un fuerte contrincante en las elecciones, de hecho, todo parece indicar que fue Lasso quien realmente ganó, pero como es habitual en los gobiernos izquierdistas, los resultados fueron cambiados y manipulados a su forma– con regresar a Ecuador y convocar a una nueva Asamblea Nacional Constituyente – al estilo de Maduro en Venezuela– con lo que teóricamente podría hacer cesar al gobierno de Moreno y organizar nuevas elecciones antes de que finalice su mandato.
 
Esperemos que no se llegue a este punto y que los ecuatorianos puedan librase definitivamente de la sombra del correísmo. Tal vez en prisión el ofuscado exmandatario cese de sus insultos. Ya lo ha dicho Lenín Moreno, durante su participación en el Gabinete Binacional, junto a Pedro Pablo Kuczynski, el presidente peruano, en Trujillo, Perú: "En Ecuador no tenemos presidentes presos; pero no hemos perdido la esperanza".
 
De cualquier modo, ya Correa no cuenta para nada, a pesar de que desde Europa se sigue entrometiendo en todo lo que acontece en torno a la política ecuatoriana; pero él es tan solo una sombra, temerosa; pero solo una sombra, y la oposición, cada vez más fortalecida, y ahora en unión del nuevo presidente Lenín Moreno no permitirán que Ecuador, la patria de Eloy Alfaro, sea convertida en una Cuba o una Venezuela.


 [Comentar este tema

Octubre 17, 2017, 10:18:15 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

           Jorge Glas, vicepresidente ecuatoriano, suspendido de sus
                              funciones y en prisión preventiva.
                            Por el Doctor Alberto Roteta Dorado.



           


Naples. Estados Unidos.- En Ecuador, la pequeña nación andina, dominada durante una década por un gobierno de tipo “socialista”, aunque solo haya sido de nombre, por cuanto, jamás se pudo aplicar con exactitud, o al menos, lo más cercano a la idea socialista respecto a la nacionalización, desaparición de la privatización, supresión de clases sociales, etc., se llevan a cabo enormes transformaciones, una vez que su nuevo presidente, Lenín Moreno, asumiera el poder hace solo cuatro meses y medio.
 
Lenín Moreno, representante del Partido Alianza PAIS, de tendencia izquierdista, al parecer trata de separarse de los rezagos de la triste década correísta. Su estilo de gobierno, completamente diferente al totalitarismo de Rafael Correa, su predecesor, demuestra lo que ya he afirmado varias veces en relación con su desprendimiento definitivo del Socialismo del siglo XXI.

Pero no solo estas transformaciones ocupan el centro de la atención de los medios de prensa y de la comunidad internacional, sino que los casos de corrupción que se han estado descubriendo recientemente, y que involucran a ciertas personalidades del mundo de la política son el eje de una tenebrosa trama que se maneja en torno a la política ecuatoriana actual.
 
Dentro de estas personalidades se destaca sobremanera Jorge Glas, el vicepresidente del país, quien también fuera vicepresidente del gobierno corrupto de Correa durante su segundo mandato, quien se encuentra suspendido de sus funciones por decreto firmado por el actual presidente.
 
Glas está fuertemente implicado en el bochornoso caso de la Empresa Constructora de Brasil Odebrecht, por lo que se encuentra actualmente detenido en la estación de policía número cuatro de Quito, como prisión preventiva para evitar su posible huida del país, mientras se termina de definir su situación judicial; aunque todo parece indicar que su vínculo directo con la importante empresa brasileña es un hecho innegable, lo cual significa que, de demostrarse categóricamente, Rafael Correa saldría asociado a los sobornos y otros procederes ilícitos, los que incluyen la petición por parte de Glas de un millón de dólares para la campaña de las elecciones seccionales en febrero de 2014, a nombre de Correa, según las declaraciones legales de José Conciençao Santos, delator de la constructora brasileña Odebrecht.

De igual forma Ricardo Rivera Aráuz, tío del vicepresidente Glas, se encuentra detenido por acusaciones de supuesta asociación ilícita en el caso de Odebrecht, lo que refuerza aún más su posible implicación directa en el sonado escándalo de corrupción, amén de las participaciones de Carlos Pólit, el contralor de la República de Ecuador durante el mandato de Correa.
 
Jorge Glas dice ser inocente y que solo se trata de una campaña mediática en su contra con la idea de destruir la llamada Revolución Ciudadana promovida por Correa, quien desde Bélgica se ha solidarizado – como era de suponer- con su principal aliado en las fechorías de corrupción que dejaron al país en la ruina, toda vez que provocaron una deuda que se remonta a los casi 60.000 millones de dólares, y una grave crisis económica de la que no podrá salirse en años.
 
Manuel Gonzaga, coordinador nacional de los Pueblos Montuvios del Ecuador; Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie); y Carlos Pérez Guartambel, presidente de la Confederación Kichwa del Ecuador (Ecuarunari), solicitaron a la Fiscalía General del Estado (FGE), en rueda de prensa realizada la mañana de este lunes, 16 de octubre, en Guayaquil, que inicie una investigación contra el expresidente Rafael Correa por los casos de corrupción que involucran a obras estratégicas y la constructora brasileña Odebrecht.

Los líderes de las comunidades indígenas sostienen que el responsable de la corrupción no es Jorge Glas, sino Rafael Correa, por lo que exigen que sea investigado y vaya a la cárcel por todos los terribles casos de corrupción que ya son conocidos. “Si Glas es corrupto, Correa también", afirmó Carlos Pérez, presidente de la Confederación Kichwa del Ecuador (Ecuaronari).
 
Así andan las cosas por Quito, la hermosa capital ecuatoriana, que respira aires de libertad y democracia después de una tenebrosa década dictatorial en la que la corrupción fue, al parecer, su principal distintivo.
   


 [Comentar este tema

Octubre 17, 2017, 10:05:02 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                  Evo Morales y sus recientes erradas opiniones.
                                               Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.



             


Naples. Estados Unidos.-  Evo Morales, el presidente boliviano, vuelve a ser noticia por estos días. Su aspiración a un cuarto mandato de gobierno – que sería tan inconstitucional como su actual período, el tercero– ha motivado grandes acciones de protesta en Bolivia, por cuyas avenidas han marchado miles de bolivianos en su contra, así como la crítica de la comunidad internacional, algo a lo que no ha hecho caso alguno, toda vez que se mantiene con firmeza en su postura para lograr la perpetuidad en el poder, rasgo muy característico de todos los líderes regionales de tendencia socialista. Recordemos los casos de Chávez y Maduro en Venezuela, Correa en Ecuador, Ortega en Nicaragua, y como es lógico los emblemáticos hermanos Castro en Cuba.
 
Pero no solo es noticia por su gestión política para gobernar Bolivia por un nuevo período a partir de 2019, sino por sus simplistas y erradas opiniones, las que junto a sus errores conceptuales, sus desacertados comentarios y su pésima dicción, lo hacen un personaje risible.

Este domingo, 15 de octubre, expresó su inconformidad con algunos representantes de la Iglesia Católica Romana al tergiversar una opinión del presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y obispo de la ciudad de Potosí, Monseñor Ricardo Centellas, quien se refirió a la idea de no permitir que los populismos se conviertan en dictaduras, algo que está en relación con la pretensión del Partido Movimiento Al Socialismo (MAS), de postura izquierdista que promueve el llamado Socialismo del siglo XXI en aquel país, y del cual, Morales es su líder.

No obstante, el confundido presidente, quiso darle otra visión – algo común dentro del populismo político– con la que pudiera desacreditar al dirigente religioso una vez que se le pueda acusar por discriminación a partir de las palabras de Morales, quien ha dicho que algunos curas no “aguantan” – tremenda expresión para ser dicha por un presidente– que los indios sean presidentes de gobierno. (Un presidente en plenitud de sus facultades hubiera dicho que los curas no toleran que los indígenas sean presidentes, y no indios porque no es lo mismo).

Sería pedirle demasiado al iletrado mandatario boliviano – y no se me mal interprete con lo de iletrado, se perfectamente que no todos pueden ser grandes intelectuales, pero también tengo muy clara la idea que si han de serlo aquellos que quieran ser presidentes, no solo de un país, sino de una institución, de un grupo, etc. – que trate de interpretar las palabras del obispo en su real dimensión. No importa si se es indígena, afrodescendiente, o caucásico, la esencia del asunto está en un no rotundo al populismo, que se extiende cual mortífera plaga para ahogar a las democracias, y lo que está ocurriendo en Bolivia es un ejemplo muy preciso en este sentido, independientemente a que su presidente sea un indígena o no.

Pero es que Evo Morales hace solo unos días también tergiversó, ¿o no comprendió?, la determinación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la retirada de Estados Unidos de la UNESCO. “Nuevamente E.U. le da la espalda al multilateralismo. Ahora se retira de la UNESCO. Intenta asfixiar lo que no puede controlar”. (…) “Prefiere la violencia de las armas y rehúye la paz de los pueblos”, ha afirmado Morales.

Solo el podrá explicarnos lo que ha querido decir con asfixiar y controlar, pues por más que intento interpretar a quien va a asfixiar Donald Trump con su retirada de la UNESCO, y qué es lo que no puede controlar, no logro tener una respuesta.

Este no es el contexto para un análisis crítico respecto a la actitud de Trump, actitud que no celebro; por cuanto la UNESCO, tiene un significado trascendental al ser una organización de las Naciones Unidas con fines pacíficos encaminada a temas dentro de los campos de la Educación, la Ciencia y la Cultura, y E.U. como superpotencia debe permanecer en dicha instancia y contribuir con su apoyo incondicional justo en las circunstancias actuales.       

Sería pedirle también demasiado a Evo que trate de adentrarse en el complejo y polémico tema de los conflictos en el Medio Oriente, la unión entre E.U. e Israel, el desacuerdo del Gobierno Norteamericano respecto al reconocimiento de los palestinos como un estado, entre otros puntos, los que han sido determinantes para la decisión de Trump, aunque se estén manejando trivialidades como cierto anquilosamiento del organismo y su necesidad de renovación por encima del “sesgo de Israel”.

Y para poner fin a mi comentario les cuento que Morales acaba de publicar este domingo en su cuenta de Twitter: “Por la vida de Luis Almagro, por la democracia del pueblo latinoamericano, hay que dotarle de un siquiatra”. Para Morales el gobierno de Estados Unidos y sus aliados, incluyendo a Luis Almagro, secretario general de la OEA, constituyen una amenaza para la democracia del mundo, con lo que Evo reafirma, aunque sin darse cuenta de ello, su sello distintivo de populista.
 
Recordemos que los líderes del populismo suelen atribuir su mala situación social a supuestas conspiraciones, ya sean internas, o sea, desde el seno de la oposición nacional, o a los intereses de fuerzas extranjeras, ya sean las grandes potencias como Estados Unidos, o determinadas organizaciones e instituciones como la ONU, la OEA, etc.

Así las cosas, el ataque verbal de Morales a Luis Almagro está motivado por la posición de este último en defensa de la democracia del pueblo venezolano, lo que presupone su oposición al dictatorial gobierno de Nicolás Maduro, a quien el mandatario indígena apoya incondicionalmente, al extremo que ha escrito, también este domingo en su Twitter: “Deseamos mucho éxito en elecciones de gobiernos regionales en Venezuela. La democracia triunfa gracias a la Revolución Bolivariana ¡Suerte!”, con lo que demuestra la pérdida total de su raciocinio, por lo que el psiquiatra deberá ser contratado para él y no para Almagro.

De cualquier modo, el presidente de Bolivia no cuenta para nada. Ya he afirmado en otras ocasiones que carece de la capacidad para poder distinguir entre una acción, o al menos un gesto heroico, y la complicidad de un acto criminal. Jamás saldrá de su obstinada idea socialista, aunque desconoce las verdaderas claves para la comprensión de aquello que en el orden teórico expusieron sus fundadores, y que han tergiversado sus colegas latinoamericanos populistas, que como él, se apoderaron del poder para no querer dejarlo




 [Comentar este tema

Octubre 10, 2017, 10:27:20 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                       El 10 de octubre. Una fecha olvidada en nuestros tiempos.
                                          Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.
                                                10 de octubre de 2017


Publicado inicialmente en Baracutey Cubano:
http://baracuteycubano.blogspot.com/2017/10/alberto-roteta-dorado-el-10-de-octubre.html


             


Naples. Estados Unidos.- Resulta difícil poder precisar con exactitud cuándo fue que el 10 de octubre dejó de tener la importancia que tuvo en otros tiempos, aunque sí con seguridad podemos estimar que el día que marca el inicio de las luchas independentistas de la nación cubana, conocido también como el día del Grito de Yara, fue perdiendo su protagonismo desde el fin de la década del setenta, para pasar a ser prácticamente una fecha de museo con la llegada del nuevo siglo.

¿Podrán decirnos las  llamadas “nuevas generaciones” el significado de este día para los cubanos? Recuerdo que cuando ejercía el magisterio en Cuba, pregunté a mis estudiantes de cuarto año de la carrera de medicina en la parte inicial de una clase – como recomiendan los expertos en el arte de enseñar–  y la respuesta más cercana a lo real solo llegó a la idea de la libertad de los esclavos; pero qué esclavos, por qué fueron liberados estos esclavos, y ante todo, quién liberó a dichos esclavos, ya era mucho pedir a aquellos nobles muchachos que se esforzaban por aprender el oficio de sanar y lo hacían bien; aunque las “lagunas” que arrastraban en otras áreas del conocimiento eran tan grandes que resultaba bien difícil poder pedirles más.

Pero cómo hombre de bien y como maestro que enseñó por amor a la profesión, lejos de criticarles y señalarles para siempre, como habitualmente se hace, preferí comentarles algo acerca del hombre ejemplar que dejando atrás todas sus posesiones – que no eran pocas–, su privilegiada posición como hacendado acaudalado y su prestigio como hombre de leyes, emprendió el camino junto a un puñado de esclavos, a los que liberó, y tomó las armas para liberar a su patria del yugo español, siendo este el inicio de la guerra de los diez años o de la gesta del sesenta y ocho, como también se le conoce, o dicho con propiedad y de acuerdo a las circunstancias actuales, como se le conocía en el pasado, cuando la historia patria se enseñaba con dignidad en los colegios.

Pero retomemos la olvidada fecha para cuestionarnos entonces acerca del por qué los cubanos de hoy han olvidado el significado del 10 de octubre, y desconocen al llamado Padre de la Patria.

Un análisis de las posibles causas nos conduce inevitablemente a un breve recorrido por ciertos hechos de nuestra historia. Hacia el final del siglo diecinueve José Martí se encargó desde el exilio de que el trascendental hecho permaneciera como algo viviente entre los cubanos. Sus sendos discursos en Nueva York cada 10 de octubre, ente 1887 y 1891, en el Masonic Temple y en el Hardman Hall, son una muestra de lo que representaba el 10 de octubre para el colosal cubano.

Esta evocación al día del inicio de la heroica gesta se mantuvo durante la primera mitad del siglo XX a pesar de que ya no estaba el Apóstol para evocarlo con su inigualable elocuencia, su don de la palabra y aquel ímpetu que electrizaba a todos los que le escuchaban. Pero aun así, la fecha siguió manteniendo su vitalidad durante los años de la república. Céspedes era respetado, había ganado un digno lugar en la historia de la nación cubana, y las autoridades políticas, los historiadores y maestros, los periodistas y estudiosos, y de manera general, la inmensidad de los cubanos de aquellos tiempos, conocían de su vida y obra, y de su papel en la gesta independentista de los diez años.

A pocos años de haberse instaurado el régimen comunista en Cuba se conmemoraba el centenario del 10 de octubre. El dictador Fidel Castro organizó un pomposo acto en La Demajagua, Manzanillo, pronunciando uno de sus extensos discursos, en el que además de referirse a la acción de Céspedes, intentó relacionar su altruista gesto con los hechos protagonizados por los barbudos rebeldes en la década del cincuenta del siglo veinte, no sin perder la oportunidad de arremeter contra su fantasmal eterno enemigo imperialista, que siempre “pretende adueñarse de todo y de todos”, durante su participación en la naciente república. 

Acudiendo a todos los recursos de la retórica caudillista se refirió a la idea de una continuidad desde los tiempos de Céspedes hasta el presente: “en Cuba solo ha habido una revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de Octubre de 1868. Y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes”.

Así se recordaba el centenario del comienzo de la heroica hazaña, y al propio tiempo, se mezclaban los sucesos de las heroicas luchas emancipadoras contra el yugo español con las fechorías de los revoltosos rebeldes dirigidos por el megalomaníaco tirano. Comienza así a desplazarse todo aquello que no fue liderado por las tropas rebeldes, por lo que fechas como el 10 de octubre, día del grito de Yara, inicio de las luchas independentistas, y hasta el 20 de mayo, verdadero día de la independencia cubana a partir del  nacimiento la República de Cuba, quedarían sepultadas para siempre.   

En su lugar aparecieron el primero de enero, día del llamado triunfo de la revolución cubana, y el 26 de julio, día de la rebeldía nacional, a los que se les daba un protagonismo inmerecido, pero a fuerza de una reiteración desenfrenada, al propio tiempo que los acontecimientos del pasado se dejaban a un lado, dichas fechas fueron reemplazando a los tradicionales e históricos días en los que ocurrieron hechos trascendentes que contribuyeron a la reafirmación del verdadero nacionalismo cubano.

De esta forma los cubanos actuales son desconocedores del significado de una fecha determinante en el curso de nuestra historia. Alguien se encargó de variar no solo los designios de la historia de una nación, sino además sus héroes, sus fechas históricas, sus costumbres, y hasta su pensamiento.

Un “hombre nuevo” se fue forjando bajo las garras de un comunismo que se les dispersa cada día. El restablecimiento de un orden democrático con plenitud de libertades nos devolverá la esencia de la real historia de nuestra nación. Pronto los cubanos volveremos a recordar el día de nuestra verdadera rebeldía nacional y al gran Padre de la Patria, cuya inmensidad volverá a ser evocada cada 10 de octubre.
*********
Tomado de http://www.josemarti.cu

CÉSPEDES Y AGRAMONTE
(fragmento)

Por José Julián Martí y Pérez

El extraño puede escribir estos nombres sin temblar, o el pedante, o el ambicioso:   el   buen   cubano,   no.   De   Céspedes   el   ímpetu,   y   de Agramonte la virtud. El uno es como el volcán, que viene, tremendo e imperfecto,  de  las  entrañas  de  la  tierra;  y  el  otro  es  como  el  espacio azul  que  lo  corona.  De  Céspedes  el  arrebato,  y  de  Agramonte  la purificación.  El  uno  desafía  con  autoridad  como  de  rey;  y  con  fuerza como  de  la  luz,  el  otro  vence... 

********
Tomado de http://www.josemarti.cu
 
DISCURSO DE JOSÉ MARTÍ EN CONMEMORACIÓN DEL 10 DE OCTUBRE DE 1868, EN MASONIC TEMPLE,  NUEVA YORK. 10 de octubre de 1888
 (fragmento)

Hoy mismo, evocando recuerdos, me hablaba nuestro presidente de lo que en Cuba presenció un ilustre  irlandés.  Era  la  noche.  Era  la  victoria.  Teas  de  júbilo  ciñeron  de  pronto  la  hoya  donde vigilaba  el  campamento  de  Calixto  García  Iñiguez.  Ya  se  acercan  los  triunfadores,  los  que  han quitado  al  contrario  tres  cornetas,  diecinueve  fusiles,  ochenta  vidas.  En  la  procesión  venía, levantado de codos sobre su camilla, un niño glorioso. Traía la pierna atravesada. Era horrenda la boca de la herida. Parecía enmarañada y negruzca, un bosque de sangre. El dolor le iba y venía al niño herido, a Pedro Vázquez, en olas de muerte por el rostro. Todos lo rodeaban con ternura. No bajaba la cabeza. No abría el puño cerrado. Los labios, apretados, para que no se le saliese la queja. Al irlandés le pareció el niño sublime. ¡Nosotros somos, y nadie nos podrá arrebatar la honra de ser, nosotros somos como el niño del campamento! Heridos, en la agonía del destierro, tan cerca del hueso que no nos parece que cuelga más que de un hilo la vida, ni tíos quejamos, ni bajamos la cabeza, ni abrimos el puño, ni lo volvemos sobre nuestros hermanos que yerran, ¡ni se lo  sacaremos  de  debajo  de  la  barba  al  enemigo  hasta  que  deje  nuestra  tierra  libre!  Nosotros somos  el  freno  del  despotismo  futuro,  y  el  único  contrario  eficaz  y  verdadero  del  despotismo presente. Lo que a otros se concede, nosotros somos los que lo conseguimos. Nosotros somos espuela,  látigo,  realidad,  vigía,  consuelo.  Nosotros  unimos  lo  que  otros  dividen.  Nosotros  no morimos. ¡Nosotros somos las reservas de la patria!


 [Comentar este tema

Octubre 10, 2017, 09:58:15 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                              El 10 de octubre, la provocación para su olvido
                                    Escrito por: Dr. Alberto Roteta Dorado


Publicado inicialmente en Patria de Martí Artículos y Ensayos: https://patriademarti.com/articulos-y-ensayos/1386-el-10-de-octubre-la-provocacion-para-su-olvido


             


Naples. Estados Unidos.- El 10 de octubre es un día representativo para la historia. No solo los cubanos deben evocarlo por su significado de carácter local en relación con el inicio de una de sus gestas independentistas; sino otras partes del mundo en las que también, en este día, ocurrieron importantes acontecimientos que marcaron su historia. En un punto cercano a Poitiers, en territorio francés,  en el año 732, los francos derrotaron al ejército musulmán en la conocida batalla de Tours, con lo que impedían el avance de estos hacia Europa. Siglos después en Estocolmo, en 1471, se libra la batalla de Brunkeberg, en que Sten Sture el Viejo, regente de Suecia, apoyado por granjeros y mineros, rechaza el ataque de Cristián I de Dinamarca. En Cuba, este mismo día, pero de 1868, un abogado de privilegiada posición social y económica seguido por muchos de sus esclavos –a los que había puesto en libertad– y otros humildes hombres de pueblo, como hiciera el “Viejo” de Suecia con sus pobres hombres,  emprendía el camino e iniciaba la llamada Guerra de los 10 años.

Tal vez la inmensidad de uno de los líderes de la insurrección del noventa y cinco, y el hecho de que la acción posterior terminara con un triunfo, cuyo éxito se consolidaba con el nacimiento de la república –pasada ya la presencia norteamericana que tuvo lugar en el momento final de la guerra– el 20 de mayo de 1902, fueron aspectos determinantes para que la guerra del noventa y cinco le quitara el protagonismo a la contienda del sesenta y ocho.

La valentía, rectitud, inteligencia, y ante todo, ese inusual  altruismo de Céspedes, fueron quedando a un lado cuando la emblemática figura de José Martí, el noble hombre que  sin tener nada, al menos desde el punto de vista material, lo dio todo, se alzaba triunfante por la eternidad.

Martí tuvo un arraigo popular que llegaba al delirio, hasta el punto que sus compatriotas le llamaban presidente, aunque jamás tuvo tal puesto, o lo vieran como el supremo jefe que no fue, y sus opiniones se respetaban como leyes sin serlo, mientras que en el exilio convocaba a cientos de hombres, a los que unía en la contienda. Su palabra electrizaba a unos y despertaba a otros hasta convertirse en el símbolo de la nación, algo que no ocurrió con Céspedes, aunque se le reconociera su gran mérito y su justo lugar como iniciador de la rebeldía por la independencia cubana.

Pero este desplazamiento del protagonismo de una acción por otra resulta comprensible si se analiza desde esta perspectiva. Se trata de contextos históricos similares, pero con peculiaridades distintivas, así como líderes con matices de sus personalidades que los llevarían a ciertas dimensiones más allá de lo previsible en el caso de José Martí, sin menospreciar a Antonio Maceo, el valiente hombre de pueblo, y a Máximo Gómez, cuya inteligencia y sentido práctico en la batalla eran envidiables. No obstante, resulta inadmisible que aquella acción que marcara el inicio de la extensa lucha insurreccional sea tan olvidada, y lo peor, tan manipulada en nuestros días. 

Hacia el final del siglo diecinueve José Martí se encargó desde el exilio de que el trascendental hecho permaneciera como algo viviente entre los cubanos. Sus sendos discursos en Nueva York cada 10 de octubre, entre 1887 y 1891, en el Masonic Temple y en el Hardman Hall, son una muestra de lo que representaba este día para el colosal cubano. 

Durante la primera mitad del siglo XX la fecha fue considerada como una de las más significativas para la nación. Aunque ya no estaba el apóstol bendito para evocarlo con su inigualable elocuencia, el hecho protagonizado por Céspedes se reiteraba como algo viviente cada 10 de octubre.

A solo nueve años  de la toma del poder por el dictador Fidel Castro se conmemoraba el centenario de la histórica fecha. Durante una velada efectuada en La Demajagua, Manzanillo, el mandatario pronunció un extenso discurso que contribuía a cambiar las percepciones de la historia de Cuba.  Con su egocentrismo distintivo aprovechó la ocasión para establecer vínculos entre el 10 de octubre y su rol como líder asaltante al Cuartel Moncada.

Para esto utilizaba la paradigmática imagen del Apóstol – en aquella ocasión fuera de contexto teniendo en cuenta que conmemoraba el 10 de octubre – para ratificar su absurda idea sobre la influencia martiana en su fracasado  asalto: “Y eso no es algo que se diga hoy como de ocasión porque conmemoramos un aniversario, sino algo que se ha dicho siempre (…) y que se dijo en el Moncada.  Porque allí cuando los jueces preguntaron quién era el autor intelectual del ataque al cuartel Moncada, sin vacilación nosotros respondimos: ¡Martí fue el autor intelectual del ataque al cuartel Moncada!”.

Pero no solo esto, sino que estuvo constantemente intentando articular aquellos valerosos acontecimientos que de manera inevitable conducirían a la libertad de Cuba con los sucesos que el protagonizara. Para esto utilizó su reiterado recurso verbal al acudir a la idea de una continuidad desde los tiempos de Céspedes hasta el presente: “En Cuba solo ha habido una revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de Octubre de 1868. Y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes”. (Discurso pronunciado en 1968). Por supuesto que no podía faltar su insulto al imperialismo yanqui, su habitual ataque por la injerencia norteamericana en la economía cubana y lo peor, los cuestionamientos que hiciera acerca de la república que se había establecido desde 1902.

No se trata de ver una sombra tras cualquier paso del delirante comandante, pero este desplazamiento del protagonismo del 10 de octubre, a diferencia del que ya había tenido tras la grandeza de los hechos del noventa y cinco, ha sido causado por el dictador Fidel Castro y sus “bondades”, al declarar la fracasada acción que el protagonizara como el día de la rebeldía nacional, y le ofrecía al pueblo, ya no un día de descanso, sino tres jornadas libres para que olvidaran sus penas y lo fueran a escuchar en cada celebración, las que culminaban con las llamadas fiestas populares, tan gustadas por el hombre nuevo que fueron forjando entre la vulgaridad, el alcoholismo, la prepotencia, la violencia, la maldad, y ante todo, la sumisión.

Los ideales de libertad determinados por un código ético basados en el amor patrio y un sentido de la libertad sustentado en un naciente nacionalismo, fueron reemplazados por aquel ímpetu vengativo que con rapidez se diseminaba por un país que no había llegado a consolidar sus conceptos de nacionalismo e identidad, lo que sin duda, les hizo más vulnerables a la manipulación, al extremo que han pretendido cambiar los designios de un pueblo, se sustituyeron los héroes y hasta sus fechas históricas, entre ellas el 10 de octubre, que ha quedado en el olvido por no haber sido protagonizada por el comandante y sus revoltosos barbudos, sino por un hombre altruista, masón y versado en leyes con sus humildes esclavos recién liberados y los que le siguieron en el oriente cubano, los que deben ser reconocidos en el verdadero día de la rebeldía de una nación necesitada de una nueva contienda, y de hombres ejemplares como el Padre de la Patria.



 [Comentar este tema

Octubre 08, 2017, 03:08:34 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

 
                       CHE GUEVARA. EL POSIBLE FIN DE UN FORZADO MITO
                                                      Tercera parte
                                           Por el Dr. Alberto Roteta Dorado


Por motivo del cincuentenario de la captura y asesinato del siniestro asesino Ernesto Guevara de la Serna, Che, estaré publicando la serie, en tres partes, CHE GUEVARA. EL POSIBLE FIN DE UN FORZADO MITO, un trabajo único, pero para facilitar la lectura de nuestros seguidores lo ofreceremos en tres partes. Fue publicado originalmente en Cubanálisel lunes 2 de octubre de 2017.


             


Naples, Estados Unidos.- "Hice en mi vida cosas más importantes que capturar al Che Guevara". Como preámbulo al cincuentenario de su muerte, en junio del presente año, la Agencia EFE publicó las declaraciones del general retirado boliviano Gary Prado Salmón, quien en octubre de 1967 tuvo la dicha de capturar al Che Guevara. Según afirmó el exmilitar, fueron los más altos dirigentes del partido comunista de Cuba los encargados de enviar a Guevara "a morir a Bolivia" porque ya no lo toleraban.
 
En el prólogo de la nueva edición de su libro La Guerrilla Inmolada -ha tenido tres ediciones en Bolivia, una en Argentina, dos en España, una en EE.UU. y una en Italia-, obra que analiza el fracaso del Che con el grupo guerrillero que comandó hace casi medio siglo, sostiene la idea de que los altos mandatarios cubanos fueron los responsables del fracaso de la guerrilla y de la muerte del Che. "Después de tantos años lo que se ha desentrañado es que finalmente al Che lo mandaron a morir aquí. Se libraron de él. Esa es la realidad. (Fidel) Castro se libró de él. No tanto porque él quería, sino porque la cúpula del partido comunista cubano ya no lo toleraba por su carácter y su forma de ser impulsiva", declaró el militar retirado Prado Salmón.
 
Hace justamente cincuenta años, siendo un joven capitán, Prado Salmón dirigió el 8 de octubre de 1967 la patrulla que en la quebrada del Churo, en el sureste de Bolivia, capturó herido al Che y lo entregó a sus superiores, los que al día siguiente definieron su ejecución en una choza que funcionaba como escuela en la villa vecina de La Higuera.
 
Prado Salmón, adelantándose a la cuarta edición que tendrá en Bolivia el libro de su autoría, La Guerrilla Inmolada, en el cual narra los principales acontecimientos de la experiencia guerrillera, destaca la importancia para el destino de Guevara de que Fidel Castro hiciera pública la famosa carta de su despedida cuando el revoltoso se encontraba en el Congo, dirigiendo otro grupo de guerrilleros que fracasó de forma rotunda. Según su opinión, el dictador Fidel Castro hizo una "jugada maestra" porque con la publicación de esa carta, en la que el Che renuncia a sus responsabilidades con Cuba, le "cierra la puerta" a su retorno.
 
De igual modo destacó que uno de los combatientes de Guevara en Bolivia, Dariel Alarcón Ramírez, conocido como "Benigno", se refirió a una supuesta traición de Fidel Castro al Che. "Benigno decía que al Che le dio un ataque de furia cuando se enteró de la publicación de la carta porque esa carta era para el caso de que sea capturado o muerto, con la intención de salvar la responsabilidad oficial cubana en el Congo”.
 
El militar explica en su texto que la guerrilla en territorio boliviano no tenía sentido, por cuanto estaba debilitada y sin un objetivo definido, ni un propósito firme a seguir, lo que narra en el contexto de aquellos últimos días en los que  hubo cuestionamientos por la conducción y la marcha de la columna sin un objetivo claro.
 
Dudas sobre la autenticidad de los restos del Che. El simulacro del régimen cubano en torno al rescate de los restos de Guevara y su sepultura definitiva en un rimbombante mausoleo de la ciudad de Santa Clara, en el centro de Cuba, encuentra su justificación en relación con la hipótesis del militar boliviano Gary Prado Salmón. Aislarlo del mundo y dejarlo abandonado en intrincados parajes de suelo boliviano, para luego de casi treinta años asumir sus posibles restos y traerlos a suelo cubano, encontraría pues, una compensación que atenuaría los comentarios y especulaciones sobre la posible traición del dictador Fidel Castro, o de un complot encabezado por los más altos líderes comunistas cubanos para “quitarse de arriba” al despreciado y poco aseado -tenía como apodo Chancho, el nombre que en varios países de América se utiliza para nombrar al cerdo, conocido en Cuba como puerco, término que al ser usado de manera despectiva en un humano significa sucio, cochino, asqueroso, etc.- político argentino-cubano.
 
Por otra parte, la presencia de sus restos mortales en aquel sitio, donde su mito se fortaleció a partir de la famosa batalla de Santa Clara, serviría para perpetuar aquel culto que ya tenía dimensiones colosales para cuando se depositaron en el monumental mausoleo edificado en su nombre. Recordemos que Guevara fue enterrado con todos los honores militares el 17 de octubre de 1997, toda vez que sus supuestos restos exhumados fueron descubiertos en Bolivia y devueltos a Cuba. En el lugar existe una "llama eterna" encendida por el tirano Fidel Castro en su memoria, tal vez a modo de símbolo de un arrepentimiento por lo que hizo, si es que en seres como Castro  -algo que pongo en duda-, fuera posible esta actitud.
 
Ahora los seguidores del “Mesías Americano” acudirían a rendir tributo al “caballero ya inerte, caballero ya inmóvil y andante”, algo que el régimen de La Habana hizo de manera premeditada y con alevosía. Miles de turistas de todas partes del mundo, en los que sigue ejerciendo su maléfico efecto, se darían cita para adorarle. Rockeros, raperos, reguetoneros, iletrados, delincuentes y marginados, fanáticos y comunistas, filósofos y hombres de ciencia, poetas y trovadores, literatos y empresarios, de manera inexplicable -tal vez el concepto de la directora ejecutiva de Archivo Cuba: Proyecto de Verdad y Memoria, María C. Werlau, quien ha definido al Che Guevara como “la figura emblemática de la mitológica ‘elegancia revolucionaria’ y el ícono por excelencia de la cultura de masas”, pueda explicarnos, en cierta medida, el fenómeno de la idolatría guevariana-, lo han seguido venerando, cual Avatâra de estos convulsos tiempos. Pero los visitantes no solo se encargarían de continuar difundiendo aquella parte visible y perceptible -solo la que conviene a los comunistas cubanos- de su historia, sino que dejarían sus honorarios para engrosar las arcas de los mandatarios de una nación que lo hizo suyo, aunque luego lo enviaran a la muerte.
 
Las investigaciones acerca del verdadero paradero de los restos del Che darían un vuelco rotundo a la historia, no solo del propio asesino, sino de la nación cubana, cuyo gobierno en total descrédito ante la comunidad internacional agregaría otra derrota si se llegara a demostrar la falsedad de lo que han considerado sus restos. Las pruebas de ADN, que el régimen cubano afirmó haber realizado, no son confiables, y ante el habitual secretismo de la dictadura cubana no sabemos si en realidad fueron hechas o no, amén de no poder saber en realidad el resultado de dichos exámenes.
 
Profesionales forenses cubanos aseguraron que practicaron pruebas de ADN a sus restos cuando fueron enviados a la Isla, en 1997. El médico forense Jorge González, jefe de la expedición cubana que trabajó en Bolivia entre 1995 y 1997 para encontrar los restos de Guevara, precisó que la investigación a través de pruebas de ADN se realizó inmediatamente después del regreso a Cuba, esto es, entre julio y octubre de 1997. El investigador precisó que los exámenes no fueron hechos con el objetivo de establecer la identidad de los restos del Che, por cuanto, según el criterio de varios expertos, ya se tenía la seguridad de la autenticidad de sus restos; no obstante, se hicieron para comprobar la validez del método en los cadáveres de otros miembros del grupo del Che en Bolivia de los que había menos información. "Era necesario tener la certeza que los métodos diagnósticos (...) de que los métodos empleados por nosotros eran de certeza", algo que no resulta confiable, toda vez que los investigadores responden a la arbitraria política cubana.


           


Mausoleo en la ciudad de Santa Clara, Cuba, sitio donde se dice están los restos del Che Guevara. Cientos de turistas de todas partes del mundo siguen llegando para adorar a quien creen su ídolo a pesar de conocer de sus fechorías por el mundo.

Los análisis pudieran dar luz sobre un escabroso asunto, siempre que se hagan con rigor profesional y acorde a los principios éticos de la investigación científica. No obstante, todos sabemos que la dictadura comunista de la isla dispone de todo y de todos, y puede ocultar, difundir, adulterar, promover o eliminar a su capricho, y los resultados de unas pruebas de identidad legal no están excluidos de sus fechorías. 
 
En la investigación del periodista y escritor español Juan José Benítez (1946), que sale a la luz 50 años después de la muerte de Ernesto Guevara, argumenta que los restos de Ernesto Guevara continúan enterrados en Bolivia, según él,  repartidos en cuatro lugares diferentes del recinto de un batallón Pando en Villagrande, al sudeste de Bolivia. Su libro Tengo a papá, de la editorial Planeta, colección Biblioteca J.J. Benítez  -obra “desmitificadora que nos descubrirá quién ordenó matar al Che, cuál era su cara oculta o cuál es el verdadero paradero de su cuerpo, entre muchos otros misterios alrededor de su figura”-, es el fruto de investigaciones de más de seis años en torno a las últimas horas que precedieron a la muerte del guerrillero comunista. Según Benítez, la historia ofrecida al mundo ha sido completamente desvirtuada al no coincidir con los resultados de su investigación.
 
De cualquier modo, lo que nos cuenta J.J. Benítez, dejando a un lado la pasión para poner el rigor investigativo, y el hecho de poner en evidencia las afirmaciones de la dictadura cubana respecto a la veracidad de los restos del Che, hemos de analizarlo detenidamente, por cuanto se le ha señalado con frecuencia el poco rigor de sus investigaciones, las que obvian el método científico, por lo que no son confiables y están sujetas a errores. Igualmente se le ha criticado porque en sus “investigaciones” muchas veces no se ofrece la fuente, lo que ha llevado a afirmar a algunos críticos de su obra que dicha fuente en realidad no existe, amén de su preferencia por el tema OVNI, y las dudas respecto a lo que en realidad se esconde tras dichos fenómenos, muchas veces tergiversados por la fantasía y la imaginación de pseudoinvestigadores.
 
No obstante, el escritor ha declarado en entrevistas publicadas en los últimos días que la investigación parte del testimonio de un exagente de la CIA con el que se entrevistó en Estados Unidos en 2011, alguien que fue testigo "de excepción" de la muerte del Che. Además se basa en los diarios de uno de los guerrilleros que acompañó al Che desde Cuba hasta su muerte y de uno de los oficiales del ejército boliviano que participó en su captura, quien relata cómo tras ser apresado y ejecutado por el ejército de Bolivia, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas ordenó que el cuerpo del Che, tras ser exhibido y practicarle la autopsia, fuera incinerado para que sus cenizas fueran enterradas en un lugar secreto; pero el maldito cadáver se resistió al fuego,  por lo que fue mutilado en cuatro partes que se enterraron cada una en un lugar diferente en el recinto del batallón.
 
Benítez aseveró que los servicios de inteligencia militar y el Alto Mando guardan las fotografías realizadas y las coordenadas geográficas de los emplazamientos. De igual modo afirmó que lo que cuenta en el libro está basado en testimonios recogidos en sus viajes a Bolivia, Cuba, Estados Unidos y Argentina, y que no se ha tomado en esta ocasión licencias literarias.
 
Estreno en Cuba de una obra musical dedicada al Che. Mientras en el mundo se intenta desmitificar al siniestro asesino mostrando su verdadero rostro, y en su ciudad natal tiene lugar una gran campaña para la eliminación de cualquier monumento que pueda evocar su figura, en Cuba, el  2 de septiembre de 2017, en la sala principal del Gran Teatro de La Habana, tuvo lugar el estreno mundial de la cantata -y no de una ópera como todos los medios han repetido de manera errónea- “Che”, del reconocido compositor italiano Berardo Mariani, músico de reconocida trayectoria, que incluye numerosas condecoraciones y premios, incluido el de Música en los Jardines de Europa, del año 2000, con su obra “Ein Freund aus Ferne”, y una carrera con decoro, tanto en Italia como internacionalmente.
 
La obra está estructurada en once episodios, en los que se entrelazan fragmentos de textos del Che con extractos de enseñanzas de José Martí (1853-1895). Si bien el estreno de una obra musical dedicada a semejante personaje es per se una ofensa a la humanidad, la inclusión de textos pertenecientes a José Martí constituye una verdadera burla al más genuino y colosal de los cubanos, quien merecidamente se ganó el calificativo de Apóstol, al igual que los primeros seguidores del Cristo, alguien que no tiene absolutamente nada que ver con la revolución cubana de 1959, con el régimen dictatorial de los Castro, y mucho menos con el Che Guevara. De modo que no logro comprender cómo fue posible integrar el pensamiento puro y noble del hombre que se inmolara en Dos Ríos, que por derecho es el más genuino de los cubanos de todos los tiempos, y que la poetisa y pedagoga chilena Gabriela Mistral (1889-1957) lo definiera como el hombre más puro de la raza, con el pésimo legado que dejara el maléfico argentino.
 
Esta obra recién estrenada es un ejemplo más que convincente de aquel intento por continuar perpetuando la fantasmal imagen de Guevara a pesar del viraje rotundo que experimenta el resto del mundo respecto a la verdadera cara del guerrillero. Por suerte, la obra pasará “sin penas ni glorias”, y tal vez, jamás vuelva a ser ejecutada en ningún sitio del mundo, quedando solo como uno de esos tantos remanentes descabellados en torno al mito guevariano.
 
El polémico tema de las cifras de los asesinatos, ya sean los que cometió de manera directa tratando de satisfacer sus ansias de ver la sangre derramada, los que ordenara  ejecutar, dado su cargo al frente de La Cabaña o de su rango militar en la Sierra Maestra, así como todos aquellos en los que de una u otra forma ha estado involucrado a partir de cierta dosis de responsabilidad -los que murieron recluidos, los que se suicidaron inmersos en la depresión causada por el ostracismo y los que murieron en la lucha contra la naciente revolución cubana, principalmente en las montañas del Escambray, al centro de Cuba- ha sido tratado de manera reiterada, sin que se tenga en sí un consenso acerca de la exactitud de sus crímenes, lo que, tal vez, esté en relación con el extraordinario número de víctimas del guevarismo y el desorden de aquellos tiempos, en los que se fusilaba, muchas veces sin juicio previo, sin causa establecida, y sin control estricto de los hechos.
 
Esto ha originado grandes diferencias en las múltiples referencias que se pueden consultar en relación con el tema. Los últimos datos presentados en PanAm Post, Noticias y análisis de las Américas, por el periodista argentino Marcelo Duclos (Buenos Aires, 1981), con una maestría en Ciencias Políticas y Economía, quien los asume de las declaraciones de la Fundación Internacional Bases en su campaña por eliminar monumentos y cualquier obra o elemento que haga alusión a la figura de aquel a quien consideran "un asesino del comunismo", ofrecen la perspectiva de un amplio número de víctimas que no limitan a sus asesinatos, sino que incluyen aquellos casos que de manera indirecta sufrieron los embates del comunismo guevariano. “El guevarismo en Cuba ha dejado 10.723 personas asesinadas por el régimen comunista, 78 mil muertos intentando escapar de la isla, 14 mil fallecidos en las intervenciones militares en el extranjero, 5.300 que murieron en la rebelión de Escambray (mayoritariamente campesinos y niños), persecución a intelectuales, homosexuales y disidentes”, se destaca en PanAm Post, (Marcelo Duclos, 2 de agosto de 2017).
 
Sería interesante que el compositor italiano llegara a interiorizar estos hechos, o pudiera penetrar en la palabra del asesino argentino. Tal vez pudiera incorporar a su cantata, como parte de los episodios en que está estructurada la partitura, algunos dedicados a los fusilamientos en La Cabaña, o utilizar como base para ser musicalizados y cantados por barítonos y bajos, extractos de sus discursos a la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina, en el que expresó: “El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así: un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal", o  en su famosa intervención ante la ONU,  en 1964, cuando dijo: “fusilamientos, si, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario (...) nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida (...) en esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano."
 
He tratado de no ser reiterativo, ni de asumir ideas y conceptos demasiado tratados; pero resulta imposible tratar el tema del mito en torno al Che Guevara, y su absurda veneración, omitiendo la célebre frase que, cual ordinario mantra, han de repetir los niños cubanos adoctrinados por el régimen castrista a partir de los cinco años en que comienzan la enseñanza primaria, hasta los doce años en que la deben concluir. La sentencia ¡Pioneros por el comunismo!, que debe pronunciar de manera enérgica el líder estudiantil de cada centro escolar, constituye una de las más graves ofensas a aquellos que no quieren que sus hijos sean educados bajo las garras del comunismo. No obstante, han de resignarse a aceptar lo que el destino les deparó, por cuanto no tienen la posibilidad de acudir a otra modalidad de enseñanza, toda vez que en Cuba la educación está bajo el control estricto del gobierno castrista, y lo peor, es que las multitudes de niños sin saber lo que es el comunismo, y sin tener idea de la perversidad del llamado guerrillero heroico, han de repetir al unísono la espantosa frase: ¡Seremos como el Che!, lo que equivale a decir, ser delincuente, sucio, indeseable, prepotente, autosuficiente, farsante, psicópata y asesino.
 
Hacer perdurar lo imperdurable es el propósito de sus defensores, quienes le siguen ciegamente. Un puñado de comunistas recalcitrantes y fanáticos, que aún creen en la sombra fantasmal de aquel que con “hachón guerrillero” sigue haciendo el mal desde las tenebrosas  profundidades abismales, “en lo oscuro, señora, en lo oscuro”, cautivando a jovenzuelos latinoamericanos necesitados de aventuras, que envueltos en la histérica oleada de los que aun, conociendo de su serie secuencial de crímenes, prefieren creer que las calumnias persiguen a los “héroes”.

(Final)

Publicado originalmente en la edición del lunes 2 de octubre de 2017 en  Cubanálisis http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA DELGADO - CHE GUEVARA EL POSIBLE FIN DE....htm




 [Comentar este tema

Octubre 07, 2017, 11:01:51 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                      CHE GUEVARA. EL POSIBLE FIN DE UN FORZADO MITO
                                                 Segunda parte.
                                   Por el Doctor: Alberto Roteta Dorado.


Por motivo del cincuentenario de la captura y asesinato del siniestro asesino Ernesto Guevara de la Serna, Che, estaré publicando la serie, en tres partes, CHE GUEVARA. EL POSIBLE FIN DE UN FORZADO MITO, un trabajo único, pero para facilitar la lectura de nuestros seguidores lo ofreceremos en tres partes. Fue publicado originalmente en Cubanálisis el lunes 2 de octubre de 2017.


           


Naples. Estados Unidos.- Muy pronto intelectuales de reconocido prestigio, aunque de orientación izquierdista, dedicaron sendas obras que lo evocaban. Mirtha Aguirre (1912-1980), la exquisita ensayista cubana, escribió una rara poesía, aunque de altos quilates desde el punto de vista literario, es decir, en su aspecto formal, lo que Martí llamó la esencia, y la grandeza de su obra no podemos negarla, independientemente de que fuera dedicada al controversial hombre que quiso inculcar el odio entre los humanos, aunque ya por aquellos tiempos se le calificaba como indomable e intrépido, en vez de criminal y psicópata.
 
La “Canción antigua al Che Guevara” de la polifacética escritora fue determinante -al menos en el mundo de la intelectualidad- para realzar la imagen de un hombre definido como “caballero, el más puro, caballero el mejor caballero”, “caballero gallardo”, “caballero del alba encendida”,  o “caballero el más fuerte”. Tal vez la estudiosa cubana se dejó arrastrar por ese ímpetu esnobista de una hidalguía femenina, lo que la llevó bien lejos en el arte de inmortalizar a través de la palabra escrita.
 
La emotividad de aquellos duros años -lamentablemente olvidados por muchos y poco recordados por otros-, tiempos de consignas comunistas por doquier, de fracasadas zafras azucareras, de persecuciones y exaltaciones, de múltiples reveses que se convertían por la fuerza en supuestas victorias, ejercieron su impronta en la autora de “Presencia Interior”,  quien quiso plasmar en sus versos la idea del hombre que, “con la espada aclarando camino al futuro” se apoderaba de los sentimientos de los hombres de una nación que no le pertenecía.
 
Pero la elocuente intelectual guevariana se refirió además a lo oscuro en el Che Guevara, algo que no hiciera premeditadamente; pero que sí nos deja la posibilidad de especular sobre su lado sombrío desde la poesía. El verso: “encendiendo el hachón guerrillero, en lo oscuro, señora, en lo oscuro”, es definitorio para adentrarnos en el tenebroso mundo interior del vil guerrillero. “Era un personaje muy oscuro, nada que ver con el ser mítico que nos ha dibujado la Historia”, ha declarado recientemente el investigador y escritor español J.J. Benítez.
 
Es justamente la oscuridad vista más allá de la literalidad de la letra, esto es, oscuridad analizada como ausencia de luz, como tenebrosas tinieblas, lo que caracteriza a la maleficencia de Ernesto Guevara, cuyo mundo interno pleno de contrariedades, de ambiciones, de odios, de rencores, de sentimientos de venganza, y de perversidad llevada a su máxima expresión, lo llevarían a matar por el simple hecho de hacerlo para la satisfacción de su maldad, y de aquella necesidad insaciable de sangre que una vez confesó estando en las maniguas cubanas.
 
Otro escritor cubano, Nicolás Guillén (1902-1989), le dedicó varias obras, de las que sobresale por su universalidad, la titulada “Che Comandante” -poema escrito en 1967, una vez que se conoció su muerte, y que el propio Guillén estrenara en su voz en la velada que se le dedicara- al guerrillero, la que al igual que la obra de la Aguirre, contribuiría a engrandecer esa enfermiza adoración a la que hago referencia. “Un caballo de fuego sostiene tu escultura guerrillera entre el viento y las nubes de la Sierra”, expresó el inspirado poeta comunista, y luego enfatizó: “no por callado eres silencio”, lo que hizo con visión profética, por cuanto, su muerte -con la que se pensó pudiera estar “callado”, silenciado para siempre, y sepultado por la eternidad-, no fue sino el punto de partida para esa inexplicable veneración que ocupa el centro de este análisis.
 
Desde entonces su figura adquirió un carácter universal. La emblemática foto de Korda recorrería el mundo entero y la llegarían a considerar la foto del siglo XX; todo lo que dijo o escribió fue convertido rápidamente en documentos literarios, con lo que se convertía en el escritor que jamás fue, en el economista que no tuvo idea de la economía de un país, o en el ser ejemplar que nunca existió. Guillén continuaría desde la isla caribeña difundiendo en su propia voz -realmente ha sido el mejor intérprete de su propia obra, que además de la temática política por la que se fanatizó, incluye una extraordinaria parte dedicada a la temática amorosa- sus obras dedicadas al Che; los compositores clásicos le dedicarían cantatas y obras sinfónicas. Años más tarde los trovadores Pablo Milanés y Vicente Feliú -por esos tiempos muy jóvenes aún- entregarían obras como “Si el poeta eres tú” (¿Qué puedo yo cantarte Comandante?) y “Una canción necesaria”, que han dado la vuelta al mundo, hasta llegar a la obra de mayor universalidad que se dedicara a su memoria, “Hasta siempre comandante”, del compositor cubano Carlos Puebla, obra que cuenta ya con más de doscientas versiones, incluidas la de la extraordinaria contralto griega María Farantoúri, o la versión polaca de Strachy Na Lachy, titulada “List Do Che”.           
 

             


Ernesto Guevara de la Serna (1928-1967), inexplicablemente convertido en hombre quasi santo, adorado por las multitudes; aunque el cincuentenario de su muerte nos trae buenas nuevas acerca de su posible desmitificación.

Así las cosas, desde Cuba, la nación caribeña cuyo gobierno dictatorial lo acogió en su seno inicialmente, aunque más tarde lo enviara a las entrañas de una segura muerte, se fue conformando una rara atmósfera que envolvía a un simple mortal con bríos guerrilleros y acciones de apariencia quijotesca -su lado oscuro fue sepultado a ex professo con su muerte- en una aureola de misterio de difícil definición entre lo divino y lo sobrehumano, entre lo místico y lo mítico, entre lo verdadero y lo irreal; pero de cualquier modo, siempre desde la óptica de una injustificada hiperexaltación premeditada para atenuar un tanto aquellas murmuraciones, que en torno a la polémica de las contradicciones entre Fidel Castro y el Che, ya adquirían ciertas dimensiones más allá de los estrechos círculos de la élite de los magnates del régimen. 
 
El posible fin de un forzado mito. El cincuentenario de su muerte nos trae buenas nuevas que pudieran ser definitorias para lograr un viraje radical que pueda convertir ese desmedido culto e idolatría en un total rechazo. A partir de una serie de investigaciones muy serias en torno a la figura del Che, las que incluyen trabajos históricos, políticos, sociológicos y antropológicos, saldrá al mundo con la fuerza necesaria la verdadera imagen del maniático asesino.
 
En Rosario, Argentina, su lugar de nacimiento, se recolectan firmas -ya han sobrepasado las seis mil- como parte del proyecto de la Fundación Internacional Bases para eliminar los monumentos y homenajes al Che, lo que constituye un símbolo del merecido rechazo que merece. Los homenajes al Che que pretenden removerse incluyen una estatua, una placa en su casa natal, un mural junto a un espacio cultural en la Plaza de la Cooperación, un recorrido turístico en su honor, la supresión de su nombre de una parte de la autopista Rosario-Córdoba, en el centro del país, así como una plaza y un Centro de Estudios Latinoamericanos municipales. De igual forma, se han pronunciado en contra del anuncio de una estampilla conmemorativa por parte del gobierno nacional, y el nombramiento en su honor del aula magna de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario.
 
Los moradores de Rosario no lo quieren ver perpetuado, ya sea a través de la escultura, la imagen alegórica, o cualquier otro símbolo que evoque su figura,  algo que marca el inicio de una serie de acciones que tendrán lugar en el mundo para poner freno al culto al Che, como universalmente se le conoce, al extremo de haberse asociado el término con la imagen del revoltoso líder argentino.
 
No existe consenso respecto al origen rioplatense del término che. Hace poco un amigo uruguayo -cuya cultura es admirable, y por lo tanto, escuché con interés su hipótesis sobre el sobrenombre del guerrillero argentino- me contaba acerca de su uso en algunos lugares de Suramérica, y de su posible origen en el guaraní. Todo parece indicar que es justamente en este idioma de los nativos de las comunidades indígenas de Paraguay, el guaraní hablado del Noreste argentino, donde tiene su origen. En estos lugares puede ser pronombre personal (yo) o posesivo (mi) de primera persona del singular; aunque también es común que la palabra se encuentra en el idioma quechua en la sierra norte del Perú (Ancash) y en parte del Ecuador, usado como interjección de atención equivalente a ¡oye!
 
De cualquier forma ha pasado al español, al valenciano, al portugués brasileño, y hasta en mapudungun o idioma mapuche, donde su significado es diferente, y se le asocia a persona, gente, y forma parte de muchos gentilicios de la región, aunque a diferencia de  otros lugares, no tiene un uso especialmente vocativo o expresivo; y hasta los estudiosos del idioma italiano han afirmado que el Che rioplatense es de origen veneciano a partir del término ció, que se pronuncia en español como chó. Esta interjección se usa para llamar a una persona, o atraer su atención, o incluso detenerla, y también en caso de sorpresa o asombro. Por consiguiente, en todos esos sentidos, equivale a la interjección "¡Hombre!" que es común en la generalidad de las regiones de España.
 
Se utiliza en Argentina, Paraguay, Uruguay -donde nuestro amigo nos pudo dar el testimonio de su arraigo-, y sur de Bolivia, en una variante del portugués brasileño hablada en Río Grande del Sur, así como también en España, particularmente en la Comunidad Valenciana y zonas limítrofes, pero también al norte del país, pues en Galicia es usado ampliamente en la zona de la Costa de la Muerte, de La Coruña. En los países de Latinoamérica se utiliza para detener o pedir la atención a alguien o para denotar asombro o sorpresa; pero específicamente en  Argentina, el uso de la expresión denota confianza y es utilizada para lograr enfatizar algo. En nuestros días, lamentablemente, decir Che constituye una evocación inmediata al mítico guerrillero, con lo que el verdadero sentido del término ha quedado relegado a un segundo plano para ceder su protagonismo al venerado hombre argentino.
 
(Continuará)

Publicado originalmente en la edición del lunes 2 de octubre de 2017 en  Cubanálisis
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA DELGADO - CHE GUEVARA EL POSIBLE FIN DE....htm





 [Comentar este tema

Octubre 06, 2017, 01:42:41 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                      Ecuador, el adiós definitivo a su “Revolución Ciudadana”.
                                        Por Dr. Alberto Roteta Dorado
   

Ecuador está seriamente implicado en el sonado escándalo de Odebrecht. Varios de sus más altos funcionarios que ocuparon importantes cargos en el gobierno de Correa, y aún en esta nueva etapa, están involucrados y acusados por su participación en los hechos. Entre ellos Jorge Glas, el actual vicepresidente, y también vicepresidente del anterior gobierno durante su segunda etapa de Correa.


             


Glas se encuentra actualmente detenido en la estación de policía 4 de Quito, como prisión preventiva para evitar su posible huida del país, mientras se termina de definir su situación judicial; aunque todo parece indicar que su vínculo directo con la importante empresa brasileña es un hecho innegable, y de demostrarse categóricamente, Rafael Correa saldría asociado a los sobornos y otros procederes ilícitos...
 
Ecuador, el adiós definitivo a su “Revolución Ciudadana”.
Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- Hay temas que por su trascendencia ocupan actualmente el centro de la atención de los medios de prensa, y también de nuestros lectores. El incidente de los llamados ataques acústicos a diplomáticos estadounidenses en La Habana, y la despiadada masacre que ha tenido lugar en Las Vegas, Estados Unidos, sin duda, apenas dejan lugar para que se traten ciertos acontecimientos que están siendo definitorios para nuestra región, y justo en Ecuador, el pequeño país andino que se alza en las inmensidades de los Andes, y donde viven cientos de cubanos que se han establecido como forma de evasión ante la imposibilidad de vivir en su propia patria, están teniendo lugar transformaciones que resultan sorprendentes.

Ya es un hecho concreto y no una simple suposición, la proyección de su presidente actual, Lenín Moreno, contra todo remanente de lo que Rafael Correa, el presidente anterior, que por una década dominó el país desde una perspectiva totalitarista encubierta bajo el matiz del llamado socialismo del siglo XXI, proclamara como los logros de su “Revolución Ciudadana” – el eslogan ecuatoriano siguiendo las pautas de la Revolución Bolivariana de Chávez–, lo que ha desatado una fuerte polémica entre ambas figuras políticas. Rafael Correa no acaba de admitir que ya no es presidente y no tiene nada que hacer en los designios de la nación andina, por lo que, todo lo que ha estado haciendo desde su privilegiada posición en Bélgica, a donde se fue luego de la culminación de su fracasado mandato, es una intromisión en los asuntos internos de Ecuador. “Con frecuencia parece que los expresidentes se olvidan, no se han dado cuenta que son expresidentes y suelen comportarse de manera diferente. Como que tendrían todavía la potestad de decidir”, ha declarado recientemente Moreno.

Lenín Moreno comenzó su mandato con una marcada proyección social en pos del beneficio de su patria. Una gran campaña contra el estado de corrupción, que inmediatamente detectó al asumir el poder, fue determinante para precisar varios aspectos que se habían estando ocultando durante la década correísta.  “No sigan defendiendo a los corruptos. Si usted es honesto, libérese de los corruptos”, ha dicho Moreno. La percepción de una millonaria deuda que no podrá ser modificada durante años de intensos reajustes y sacrificios fue el primero de los detonantes para declarar al país en una verdadera situación de crisis, algo que había ocultado Correa, quien se dedicó a difundir por el mundo los “avances” de su país en el terreno económico y social.


         


“No sigan defendiendo a los corruptos. Si usted es honesto, libérese de los corruptos”. Lenín Moreno, actual presidente de Ecuador.

Ecuador está seriamente implicado en el sonado escándalo de Odebrecht. Varios de sus más altos funcionarios que ocuparon importantes cargos en el gobierno de Correa, y aún en esta nueva etapa, están involucrados y acusados por su participación en los hechos. Entre ellos Jorge Glas, el actual vicepresidente, y también vicepresidente del anterior gobierno durante su segunda etapa de mandato. Glas se encuentra actualmente detenido en la estación de policía 4 de Quito, como prisión preventiva para evitar su posible huida del país, mientras se termina de definir su situación judicial; aunque todo parece indicar que su vínculo directo con la importante empresa brasileña es un hecho innegable, y de demostrarse categóricamente, Rafael Correa saldría asociado a los sobornos y otros procederes ilícitos, los que incluyen la petición por parte de Glas de un millón de dólares para la campaña de las elecciones seccionales en febrero de 2014, a nombre de Correa, según las declaraciones de José Conciençao Santos, delator de la constructora brasileña Odebrecht.

Una consulta popular – con la que definitivamente tendrá lugar el adiós definitivo a la “Revolución Ciudadana”–, tendrá lugar próximamente, cuyas propuestas fueron entregadas este 2 de octubre, a la Corte Constitucional,  lo que terminará agudizando las pésimas relaciones entre Moreno y Correa, e incrementando la crisis en el seno del Partido Alianza PAIS –actualmente dividido, por un lado, los que siguen venerando a Correa, el líder fundador del movimiento, y por otro, aquellos que han decidido apoyar a Moreno a pesar de sus sorpresivos cambios y sus concepciones que desacreditan la etapa gobernada por su predecesor–, sin embargo, contribuirá a fortalecer los lazos fraternos con los principales sectores de la oposición, entre ellos el Partido CREO, cuyo líder, Guillermo Lasso, está en total acuerdo con los temas de dicha consulta y está ofreciendo su apoyo al frente de su partido.
 
En el documento oficial se precisan las preguntas que deberán ser analizadas por el pleno de la Corte Constitucional para el referéndum y la consulta popular.  Los temas ejes de las preguntas son: 1. castigo político para los corruptos. 2. Cese del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. 3. Eliminar la reelección indefinida, con lo que se pretende la recuperación del mandato de la Constitución de Montecristi, dejando sin efecto dicha reelección indefinida aprobada mediante enmienda por la Asamblea Nacional, en 2015, durante la década correísta. 4. Derogación de la ley de Plusvalía. 5. Reducción de la zona de explotación de los recursos naturales y disminución del área de explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní. 6. Restricción de la minería metálica en áreas protegidas y ciudades. 7. La no prescripción de delitos sexuales en contra de niños y adolescentes.

Así andan las cosas por Ecuador, un país que va saliendo del totalitarismo correísta para restaurar la democracia y un nuevo orden político y social a pesar de la lamentable crisis como resultado de un régimen corrupto que por diez años devastó su economía.
 


 [Comentar este tema

Octubre 06, 2017, 12:48:17 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                          CHE GUEVARA. EL POSIBLE FIN DE UN FORZADO MITO
                                                       Primera parte
                                      Por el Doctor: Alberto Roteta Dorado.


Por motivo del cincuentenario de la captura y asesinato del siniestro asesino Ernesto Guevara de la Serna, Che, estaré publicando la serie, en tres partes, CHE GUEVARA. EL POSIBLE FIN DE UN FORZADO MITO, un trabajo único, pero para facilitar la lectura de nuestros seguidores lo ofreceremos en tres partes. Fue publicado originalmente en Cubanálisis el lunes 2 de octubre de 2017.


             


Naples. Estados Unidos.- La idolatría y la veneración han estado presentes y muy arraigadas en los sentimientos de los hombres desde tiempos muy antiguos y desde cualquier latitud. Las grandes marchas procesionales en las que miles de peregrinos se unen para adorar la imagen de alguien a quien consideran santo han estado presentes desde un lejano pasado que se nos pierde en la inmensidad de los tiempos, y aunque muchos no estén conformes con estas modalidades dentro de la religión, han de admitir que forman parte de la cultura de los pueblos, independientemente de su rol en el campo de la religión, no solo dentro del Cristianismo, la más cercana a nosotros por nuestras tradiciones, sino de la mayoría de las grandes religiones del mundo.
 
Lamentablemente, también se adoró a ciertas personalidades que no han estado vinculadas a lo religioso. En este sentido, merece destacarse la atracción que los hombres han sentido hacia líderes, políticos, deportistas, artistas y escritores, a los que no solo pidieron el tradicional autógrafo, sino que han rendido culto -a modo de talismanes sagrados que, cual verdaderos fetiches, han colocado en  bien resguardados sitiales-  a prendas, accesorios, fotos, o cualquier otro objeto que supuestamente pudo haber pertenecido a dichas personalidades.
 
Cuando estos hombres, devenidos en semidioses, o en alguna modalidad de difícil definición entre lo angélico y lo humano, es un personaje positivo, dadas sus virtudes y cualidades, no debe ser motivo de preocupación, y lejos de causar un impacto negativo en las multitudes puede servir como móvil para el descubrimiento de algunos de estos personajes a los que se les rinde culto. No obstante, cuando esa adoración se ofrece a seres que resultan ser verdaderos paradigmas de todas las antivirtudes humanas, entonces la idolatría ejerce una maléfica influencia sobre aquellos que, inspirados y dejados arrastrar por el fanatismo se unen de manera masiva en actos de adoración.
 
En este último caso se destaca sobremanera la siniestra figura de Ernesto Guevara de la Serna (1928-1967), quien representa la encarnación del mal y los poderes de las obscuras y tenebrosas tinieblas -lo que pudiera parecer a nuestros lectores algo novelesco que envuelvo en la ficción y el misterio para atrapar su atención, pero lejos de esta idea, lo que afirmo pudiera ser una realidad que añadiríamos al mito guevariano-; aunque las multitudes, en su ignorancia, no perciban su maleficencia en su real dimensión y transmuten su vil maldad en heroicos actos.
 
La más universal de sus fotos, en la que aparece con una boina negra mirando a lo lejos, tomada por el fotógrafo comunista cubano Alberto Díaz Korda (1928-2001), el 5 de marzo de 1960, cuando Guevara tenía treinta y un años, durante un entierro de las víctimas de la explosión de La Coubre -foto que en realidad no se conoció hasta pasados siete años, una vez que se supo de su muerte,  cuando el editor, político y activista comunista italiano Giangiacomo Feltrinelli (1926-1972) publicó el Diario del Che en Bolivia e imprimió la imagen en un gran póster-, nos da la posibilidad de adentrarnos en la especulación acerca de ese mundo maléfico y oscuro al que me he referido.
 
La boina tiene en su parte delantera y hacia su centro una estrella de cinco puntas; aunque de manera invertida. Este símbolo universal en su forma más conocida, o sea, como una estrella pentagonal con su punta hacia arriba, representa al hombre en su complejidad y en su real dimensión, desde el punto de vista físico, emocional, intelectual, intuicional y espiritual, con lo que se completan cinco aspectos, uno para cada punta, que representan los principios de acuerdo a la constitución del hombre; aunque las modalidades más recónditas o esotéricas hacen referencia a siete principios. Dicho símbolo ha sido importante para casi todas las culturas de la antigüedad y podemos encontrarlo tanto en Latinoamérica como en China, Grecia y Egipto. Ha sido hallado en cuevas del Neolítico, en dibujos babilonios y escrituras hebreas. Otras interpretaciones lo asocian a los cuatro elementos, y al espíritu puro. Las cuatro puntas a los lados representan cada uno de los cuatro elementos (Aire, Tierra, Fuego y Agua, de izquierda a derecha), y la punta superior es el Espíritu.
 

           

Obsérvese la inversión de la estrella. La punta principal hacia abajo y las dos puntas hacia arriba cambian completamente el significado del símbolo. Ahora el satánico guerrillero lo utiliza como símbolo del mal, de la perversidad  y de los poderes de las tinieblas.

Pero la boina del Che en su famosa foto no tiene precisamente una estrella en su forma positiva, o en su lado bueno; sino que la invirtió para aproximarla a un Baphomet, el símbolo de Satán. Emblema que consta de tres elementos: la estrella pentagonal o pentagrama invertido, los símbolos gráficos colocados junto a cada una de las puntas y el rostro de un macho cabrío. Según el escritor y ocultista francés Stanislas de Guaita (1861-1897), cofundador de la Orden Cabalística de la Rosa-Cruz, el pentagrama invertido es un símbolo de inequidad, perdición y blasfemia, así como de la idolatría de la putrefacción. La Cabra Sabática o Baphomet  representa la predominancia de la carnalidad sobre el lado espiritual de las cosas.
 
En fin, que todo símbolo que se invierta representa la antítesis de su original, y se suele asociar a actos de maldad, de magia negra y de hechicería, en los que el derramamiento de la sangre, ya sea humana o animal, constituye un aspecto que encierra un significado maléfico, algo que debe tenerse en cuenta al analizar esa necesidad insaciable de asesinar por placer y por ver correr la sangre de sus víctimas tan arraigada en el Che Guevara.
 
Por desgracia, Guevara de la Serna fue mitificado a pesar de su controversial trayectoria, y la historia, el destino, el karma, o lo que sea, quiso que trascendiera, por ya casi medio siglo, como el indomable guerrillero argentino capaz de “quemar la brisa con soles de primavera”, a pesar del elemento satánico de su boina, de sus cientos de asesinatos, de su excentricidad y de sus concepciones respecto al odio entre los hombres y a la utilidad de los fusilamientos masivos. 
 
Nacido en Rosario, Argentina, se vinculó en su juventud a la lucha insurreccional dirigida por Fidel Castro (1926-2016), quien competía con su maldad y su arrogancia con el entonces joven médico -profesión que jamás ejerció, y que hoy se pone en duda su veracidad. Recordemos que se ganó burlas como “sacamuelas” entre los barbudos de la Sierra ante su incapacidad y pocos aciertos como posible médico-. La asunción del poder por parte de Castro en 1959 colocó a Guevara en cierta posición privilegiada dentro de la alta cúpula de gobierno, llegando a ocupar importantes cargos de dirección en esferas con las que nada tenía que ver.
 
Adoptó la ciudadanía cubana -algo que carece de significado en sí, por cuanto, un documento que pudo haber sido falso, no es una muestra convincente de la verdadera nacionalidad de alguien, y por encima de esta condición de ciudadanía está su bochornosa trayectoria en Cuba. Téngase en cuenta que desempeñó varios altos cargos en la administración y Gobierno de Cuba, sobre todo en el área económica. Fue presidente del Banco Nacional, director del Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y ministro de Industrias, además de sus funciones diplomáticas como enviado del gobierno cubano en diversas misiones internacionales.
 

           


Sus asesinatos sin sentido, por el solo hecho de ver correr la sangre, y para autosatisfacer su sed criminal y su espíritu vengativo, son pruebas de aquella enfermiza pasión tan arraigada en el Che. 

De todas sus funciones y misiones en los primeros años del llamado proceso revolucionario cubano se destaca su cargo al frente de la Fortaleza de La Cabaña, en las cercanías del litoral habanero, sitio devenido en símbolo de los más atroces asesinatos, ya fueran ejecutados por él mismo, u ordenados. Con esta “responsabilidad” podía saciar sus ansias de sangre y su enfermizo instinto de asesinar por placer, lo que ha determinado que su espectral sombra sea percibida en la antigua fortaleza habanera por algunos psíquicos y videntes, o como diríamos de manera más moderna y científica, algunos sensibles a la percepción de fenómenos paranormales. Allí, esa afición que luego se convertiría en necesidad de matar por placer, adquirió matices inusitados, al extremo que sobresale dentro de su perfil psicológico como asesino serial.
 
Pero no voy a repetir, una vez más, lo que ya muchos han tratado. Dejemos a un lado su absurda teoría del hombre nuevo, sus propósitos de extender el comunismo por el mundo mediante focos guerrilleros por América, sus cientos de asesinatos en los años iniciales de la revolución cubana, su predicación sobre la necesidad de sembrar el odio entre los hombres, sus vulgaridades y falta de tacto resultantes de su indiferencia ante la posible educación recibida de sus padres, o las dudas acerca de la veracidad de su doctorado en medicina. Tratemos pues, el tema del mito guevariano, lo que ha sido el móvil esencial para esa idolatría sin igual y aquel desenfrenado culto que matizan su figura.   
 
La mitificación del Che a partir de su muerte. De modo paradójico, el temerario psicópata ha sido objeto de una veneración que lo convierten en una de las figuras más admiradas de la historia, algo que, nos guste o no, hemos de admitir. De ahí que lo mismo se pueda encontrar su rostro plasmado en un fino lienzo resultante de la inspiración de algún reconocido maestro de las artes plásticas, que alzado en enormes pedestales en plazas y parques que pretenden inmortalizar su figura a través del arte de esculpir la piedra o los misterios de trabajar el bronce, que en los sitios menos esperados de los recónditos Andes de Suramérica, en Alausí, la pintoresca ciudadela protegida por inmensas montañas y sumergida en la niebla, en la vieja pared que se resiste al tiempo y la prefieren decorar con su imagen guerrillera, al lado de Gandhi, en una municipalidad que se dispersa en el olvido suramericano, en las tiendas para turistas de las pomposas ciudades del continente americano, en la más remota librería, pero allí está, y lo peor, que su “enseñanza” se sigue editando y vendiendo en el continente que el mismo intentó esclavizar bajo la óptica del comunismo con su teoría del hombre nuevo.
 
Este desmedido culto se ha prolongado por casi medio siglo, si admitimos que comenzara con su muerte en suelo boliviano, en 1967. La mitificación de su figura comenzó tan pronto se supo de su captura y de su muerte, a la vez que se difundía la noticia. Una muerte que se encargaron de envolver en un misterio que jamás mereció, por cuanto se dice que murió como un cobarde, suplicando que no lo mataran porque era más útil entre los vivos -suponiendo que esta idea sea cierta y no forme también parte del mito guevariano-. De ser cierta esta más que trillada información, sería una reafirmación de una cobardía que de manera chocante se interpondría al naciente mito con el que se inmortalizara su imagen guerrillera, y el “caballero sin miedo y sin tacha” quedaría eclipsado ante el temor natural que los mortales experimentamos al saber que se acerca el fin de nuestra existencia.

  (Continuará)

Publicado originalmente en la edición del lunes 2 de octubre de 2017 en Cubanálisis
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA DELGADO - CHE GUEVARA EL POSIBLE FIN DE....htm


 


 [Comentar este tema

Septiembre 30, 2017, 11:25:59 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                  Mariela Castro, Star Wars y los ataques acústicos de La Habana.
                                      Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.




Naples. Estados Unidos.- Mariela Castro, la hija del actual presidente de Cuba, Raúl Castro, y de la que fuera presidenta vitalicia de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Vilma Espín, con frecuencia es motivo de ciertas polémicas en las llamadas redes sociales, y lo peor, algunos medios de prensa – ya sean sensacionalistas y superficiales o no– se han hecho eco de sus andanzas. Recordemos el incidente del caso del “moco pegao”, que se hizo famoso entre aquellos que se interesan en semejantes tonterías para los que sitios, blogs, páginas, etc., repitieron sin cesar lo que a la fuerza convirtieron en el suceso del momento.
 
Confieso que su presencia me resulta indiferente, al igual que el resto de los descendientes de la dinastía Castro. Considero que últimamente se le está prestando una atención que no merece, lo que lejos de perjudicarle, le proporciona cierto protagonismo a alguien que solo ocupa el trono en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) de Cuba, a pesar de su dudosa experiencia en temas de esta naturaleza, dado su perfil de carrera universitaria más pedagógica – Licenciada en pedagogía y psicología; pero por el Instituto de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona–, que clínica; aunque la definen como sexóloga. Ya sabéis que en la Cuba comunista todo es posible, y que una “carta de presentación” con un historial en las filas de la izquierda vale más que una trayectoria académica decorosa.
 
No obstante a esta indiferencia que siento por la señora Castro no he podido quedarme en el silencio – que con frecuencia es sinónimo de la complicidad– ante la desfachatez con que ha tratado el delicado y controversial tema de los ataques acústicos a personal de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, ya sean personalidades diplomáticas o familiares, fenómeno que se extiende a funcionarios canadienses, que presentaron sintomatología similar a los casos norteamericanos.
 
Mariela Castro ha evadido el polémico tema acudiendo a su ironía – que al parecer forma parte de los códigos genéticos familiares– y refugiándose en el famoso filme del realizador estadounidense George Lucas “La Guerra de las galaxias”, ha declarado que el asunto del ataque acústico es una fantasía fruto de la imaginación de ciertos sectores relacionados con la política de Estados Unidos, que ni en dicha película – que trata un tema de extrema ficción–  se llegó tan lejos desde el punto de vista imaginativo. “En “La guerra de las galaxias” no hubo tanta fantasía, no se les ocurrió este tipo de ataque”, ha declarado la supuesta “sexóloga.

Imagino que la señora Castro sepa que todos los casos reportados con disminución de su audición fueron examinados por especialistas competentes de Estados Unidos, quienes comprobaron la veracidad del fenómeno; aunque no se han dado conclusiones exactas dada la variabilidad de elementos dispersos en torno al cuadro clínico y a las diferencias de las posibles formas de exposición de los casos, lo que ha limitado poder establecer el necesario nexo causa-efecto, independientemente de la fuerza de la hipótesis de un daño provocado por determinado elemento complejo y sofisticado capaz de provocar daño auditivo en los afectados, toda vez que este ha sido el denominador común de todos los examinados por expertos.

Su padre, el dictador Raúl Castro, se mostró sorprendido con la difusión del hecho. Luego, las declaraciones del régimen cubano fueron – como era de esperar– evasivas al declarar que Cuba ofrece protección extrema a todos los funcionarios extranjeros en funciones diplomáticas.
   
Este incidente al que la Castro Espín no le concede importancia, y lo asocia a una onírica fantasía política, pondrá fin a las incipientes relaciones establecidas entre Estados Unidos y Cuba. Estados Unidos está retirando aproximadamente un 60 por ciento de su personal diplomático de Cuba, dejando en La Habana solamente el personal de emergencia.  De igual forma han advertido a los viajeros estadounidenses del peligro de viajar a un país que está atacando de manera solapada y con alta tecnología a sus funcionarios y familiares en misiones de la diplomacia.

Dudo que lo sepas Mariela, de cualquier modo, te digo que lo mejor de “La guerra de las galaxias” es su extraordinaria música creada por el genial compositor y director orquestal estadounidense John Williams, y no sus fantasías argumentales, en las que, sin duda, no aparece ningún ataque sónico, por cuanto, dichos ataques pertenecen al mundo de la realidad, y con certeza podrá comprobarse la participación directa o la complicidad de la dictadura cubana en las provocadoras acciones.       


 [Comentar este tema

Septiembre 28, 2017, 12:11:27 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

             Lenín Moreno en la ONU, desde la humildad, aunque con férrea firmeza.
      A propósito de la primera salida al extranjero de Lenín Moreno como presidente
      actual del Ecuador.
      Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.

     
     

  “La paz y el desarrollo se construyen con el diálogo”. Lenín Moreno, presidente actual de Ecuador.

Naples. Estados Unidos.- Con su idea de acudir más al diálogo que a la imposición, cual sagrado talismán del nuevo gobernante de Ecuador, que se alza como necesario, y a la vez, polémico estandarte en una nación polarizada, y aun bajo los efectos hipnotizantes de aquella palabra encendida incitante a la discordia y a la confrontación, y de la seductora imagen y la personalidad excéntrica de Rafael Correa – defensor de un socialismo a su manera durante una década matizada por la imposición, la represión, la ausencia de libertades, la carencia de democracia, amén de un estado de corrupción que llevó a la nación al caos, algo que ha salido a la luz, una vez que el actual mandatario asumiera el poder hace solo cuatro meses–, Lenín Moreno, el presidente actual del país andino, sorprendió a los asistentes a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, ONU.
     
Moreno acaba de hacer su primera proyección internacional como presidente, y lo ha hecho desde la humildad y la sencillez que hasta ahora lo han caracterizado; pero con una firmeza y una seguridad en sus actos que le han asegurado el triunfo. Asistió a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, desarrollada este mes en Estados Unidos, donde además sostuvo un encuentro con periodistas de la BBC Mundo, en el que reafirmó sus principios, haciendo énfasis en la idea de una nación dividida, y en la importancia y necesidad de mantener el diálogo como la clave del éxito para la reunificación del país.

De hecho, según la apreciación del mandatario, la reducción de la polarización política de Ecuador no es ya una simple propuesta, sino un verdadero logro. El proceso de reconciliación nacional, mediante el cual, aquellos que no coinciden ideológicamente, se vuelven a encontrar a pesar de sus diferencias, ha sido un paso determinante en la aceptación de su estilo de mandato. “Todos acudieron a un gran diálogo nacional. Se han implementado muchísimas mesas, en las cuales, de manera libre y espontánea, cada uno de los sectores está exponiendo sus puntos de vista. Y los resultados están empezando a verse. Hemos tomado algunas decisiones y vamos a tomar muchas más”, ha expresado Lenín Moreno.
 
El actual presidente pertenece al Partido Alianza PAIS, de orientación izquierdista, movimiento fundado y dirigido por el expresidente Rafael Correa. No obstante, una vez que Moreno asumió el poder, fue desprendiéndose de modo muy sutil de aquellas ataduras y remanentes de socialismo obsoleto – llámese del siglo XXI o como le quieran decir–, un verdadero cadáver en estado de putrefacción, que al parecer, al menos por ahora, no podrá ser resucitado en la tierra de los enormes volcanes.

Esta actitud tan digna que asumió Moreno le ha costado enormes críticas por parte de los simpatizantes del correísmo y por aquellos más recalcitrantes en el seno del propio partido Alianza PAIS, amén de la sucia campaña que desde Bélgica ha desatado el anterior presidente Rafael Correa, a quien Moreno con su forma mesurada ha respondido desde la sede de la ONU:  “Con frecuencia parece que los expresidentes se olvidan, no se han dado cuenta que son expresidentes y suelen comportarse de manera diferente. Como que tendrían todavía la potestad de decidir. (…) “De todas formas, es un ciudadano más. Respeto su opinión, aún cuando está cargada a veces de una dosis alta de agresividad. No he contestado así. Un presidente debe comportarse como espera que se comporte su pueblo: con cortesía, respeto, tolerancia”.

Su discurso en la ONU está siendo motivo de ciertas interpretaciones y críticas por aquellos que, dejados arrastrar por la fuerza arrolladora del populismo desmedido que promueve el comunismo, pretenden perpetuar la extinguida llama de los conceptos de Marx en la nación suramericana. (Conceptos que ya he afirmado antes, jamás han estado presentes en aquel país, y sus simpatizantes no tienen ideas precisas acerca del legado del teórico alemán, por no decir que lo desconocen). 

Siendo imparcial, – algo que debo asumir desde mi posición de comentarista de temas de naturaleza política y social en Latinoamérica–  he de reconocer que jamás fui defensor de la candidatura de Lenín Moreno, y lejos de situarme a su lado, traté desde mi postura, de difundir con esmero las cualidades de Guillermo Lasso, representante de la oposición ecuatoriana y su principal adversario en la reñida campaña electoral.

No obstante, una vez que Moreno asumió el poder, hacia finales del pasado mes de mayo, he seguido detenidamente su trayectoria, desde sus primeras conversaciones con miembros de la prensa, a solo unos días de asumir su mandato, en las que escuchó a los miembros del sector, e hizo declaraciones que ponían en evidencia lo negativo de la ley de comunicación promulgada durante el correísmo, hasta su reciente discurso en la ONU, y tengo que reconocer su grandeza en pos de levantar un país que dejaron en las ruinas, no solo desde el punto de vista económico – con una millonaria deuda y una grave crisis que no podrá ser solucionada ni siquiera a mediano plazo–; sino en lo ético y en lo moral. Recordemos los graves escándalos de corrupción en los que se han visto envueltos algunos de los más altos mandatarios del anterior gobierno, incluyendo al actual vicepresidente, suspendido de sus funciones por orden de Moreno.
   
Es cierto que carece del don de la palabra, algo que es capaz de compensar con aquella sencillez y al propio tiempo seguridad, con la que aborda los más polémicos temas sin perder jamás el control. No todos los mandatarios, presidentes, líderes sociales y políticos han recibido todos los dones que, según las tradiciones de la cristiandad, otorga el espíritu santo. Es preferible que los que nos representan en el mundo de la política sean hombres honrados, cargados de buenas intenciones y que pongan en práctica sus ideas en pos del bienestar de las naciones bajo su mando, y esto, hasta el momento, lo cumple el actual presidente ecuatoriano.
     
En su discurso en la ONU afirmó: “Sin duda, un gobierno debe cuidar a sus ciudadanos, todos, para que tengan todos una vida decente en un planeta sostenible en que construimos cada día la paz. Nuestra filosofía de gobierno coincide en que debemos preocuparnos por nuestros ciudadanos toda una vida, desde el mismo momento de la concepción hasta cuando Dios decida cerrarnos los ojos. Debemos garantizar un buen vivir y un buen morir, por eso hemos organizado la gestión de gobierno en torno al plan que hemos llamado “Toda una vida”. Un país y un gobierno responsables deben cuidar, inspirar, impulsar, acompañar y ser gratos con sus ciudadanos durante toda la vida, bajo el principio de la corresponsabilidad”.

Se refirió además al tema de las migraciones humanas, lo que asoció a la eliminación de la xenofobia y la discriminación, con lo que apoyó el Pacto Global sobre Migración, uno de los temas centrales de la tenida en las Naciones Unidas.

Sus afirmaciones en torno a la necesidad de diálogo, al considerarlo, “la herramienta para construir sociedades de paz” (…) “Con el diálogo se construye la democracia, es un camino y a la vez es un fin”, así como, las que hiciera sobre la importancia de la renovación de los líderes políticos: “estamos en la obligación de generar nuevos liderazgos para que nos tomen la posta”, y de manera particular, sus conceptos acerca del nuevo orden mundial “basado en la paz, el respeto a las diferencias, la igualdad y sobre todo la solidaridad”, son dignas de elogiarse, y pasarán a la historia como verdaderos ejemplos de las intenciones sinceras de un mandatario, que desde su tónica del llamado y la convocatoria, está restaurando – sin temor a equivocarme–  el germen de la democracia en Ecuador.


 [Comentar este tema

Septiembre 24, 2017, 01:11:57 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                          Huelgas de hambre Vs. utilidad real de la acción.
                                       Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- Resulta cada vez más común en nuestros días la existencia de algunas personas que dicen estar en huelga de hambre –me refiero solo al contexto de los cubanos, algunos autodenominados disidentes, opositores, etc., otros sin definición exacta; aunque sí con propósitos migratorios y fines económicos–. Algunos logran mantener su promesa de abstención alimentaria por algún período, lo que origina graves trastornos metabólicos que ponen en peligro sus vidas; pero de otros, muchas veces no se vuelve a decir nada, por lo que infiero que no deben haber muerto como resultado de sus “huelgas”; sino que interrumpieron sus acciones en un breve período de tiempo, suficiente como para que no les ocasionara ningún daño, lo que demuestra no solo los conceptos erróneos que en torno a esta modalidad de lucha no violenta tienen los que la asumen, sino la inmadurez política que los hace actuar tan a la ligera. 

Cuando alguien se impone a sí mismo la no ingestión de alimentos de manera voluntaria y con propósitos bien definidos de poner en evidencia una situación de injusticia, y de lograr la muerte si no consigue su objetivo – generalmente en relación con aspectos sociales y de naturaleza política–, entonces podemos decir que estamos en presencia de alguien que está en huelga de hambre. De más está precisar que no es sinónimo de ayuno, una práctica también voluntaria; pero consistente en una abstinencia de alimentarse por determinado período de tiempo prefijado, generalmente siguiendo instrucciones de naturaleza religiosa o filosófica como método de purificación corporal y espiritual; pero alejado de todo matiz de tipo político.

La huelga de hambre está considerada dentro de los métodos no violentos de intervención, específicamente de intervención psicológica, junto a los ayunos de tipo Satyagraha –neologismo utilizado por Mahatma Gandhi que significa insistencia en la verdad, fuerza del alma o fuerza de la verdad, y representa la lucha, la resistencia y la desobediencia civil realizadas de forma sistemática con objetivos ético-políticos bien definidos; aunque a su vez, con una dimensión espiritual–, con intención de lograr conversión, y los ayunos como presión moral mediante acciones de protesta y persuasión sin coerción.
 
Son célebres las huelgas de hambre protagonizadas a lo largo del siglo XX por los prisioneros republicanos irlandeses. Hacia 1917, una docena de hombres habían perdido la vida durante estas acciones de protesta. La huelga de hambre irlandesa de 1981 fue la culminación de cinco años de protestas durante la época de Los Problemas por parte de los republicanos irlandeses prisioneros en Irlanda del Norte. En el orden individual merecen destacarse las realizadas por el pensador y político de la India Mahatma Gandhi, la de la diplomática israelí Golda Meir, la del pastor religioso Lucius Walker, y en el contexto de Cuba las más de veinte realizadas por el líder disidente Guillermo Fariñas.
 
He mencionado unos pocos ejemplos concretos de líderes de diferentes partes del mundo y de diversa orientación política y social con la intención de destacar que se trata de personalidades, las que por su arraigo popular, o por su marcado énfasis en la vida social y política de determinado país o territorio, pudieran provocar, mediante sus acciones de protesta de este tipo, un verdadero impacto trascendente ante la comunidad internacional, esto es, lograr cierto matiz de carácter mediático para lograr concretar sus fines y propósitos.

Sin embargo, en nuestros días, esta modalidad de forma de lucha no violenta se está tomando muy a la ligera por aquellos que, careciendo de la cultura política necesaria, por cualquier motivo – muchas veces de carácter personal y sin tener implicaciones de naturaleza sociopolítica– dicen estar en huelga de hambre, algo que siempre he puesto en duda, por cuanto después no se vuelve a decir nada en relación a su estado de salud, al logro de sus objetivos, a los días en que permanecieron en abstención, etc., lo que da lugar a la no confiabilidad respecto a la continuidad de la llamada huelga.

Me refiero concretamente a las acciones de este tipo que han realizado varios migrantes cubanos en tierras panameñas y de otros sitios de Latinoamérica con el objetivo de que se les permita continuar su travesía rumbo a Estados Unidos, lo que merece un análisis independiente, por cuanto, la emigración de protesta, y no como evasión, constituye también un modo de lucha no violenta; no obstante, habría que analizar los verdaderos móviles y las actitudes posteriores de los que emigran como para poder considerarlo dentro de las formas de lucha.

Las huelgas de hambre pueden tener una duración determinada, o ser ilimitada, en el segundo caso el desenlace final será la muerte por inanición que sobrevendrá entre los 60 y 90 días del comienzo de la misma; pero existen numerosas formas de poder enfrentar los retos de estos tiempos sin que arriesguemos nuestras vidas, por cuanto, somos necesarios vivos para seguir adelante.

Cada cual es libre de hacer lo que entienda que sea correcto, por eso desde el punto de vista filosófico está el libre albedrío humano, categoría en relación directa y supeditada al predeterminismo y a las leyes kármicas, y que le ofrece al hombre esa libertad para emprender responsablemente acciones, ya sea para su bien o para su mal. De modo que toda acción genera una reacción, ya sea positiva o negativa para sí o para los demás.

En este sentido es cierto que sus acciones están generando reacciones, cuyo resultado concreto no es otro que llamar la atención, una vez más, de la comunidad internacional en torno a la compleja y dramática situación del pueblo cubano y hacia su despótico régimen, pero esto ya es un hecho innegable, esto lo consiguió triunfalmente Fariñas, quien estuvo a punto de ser mártir. Ya no hay nada nuevo que mostrar al mundo que no esté mostrado y que el mundo no sepa. No es necesario arriesgar sus vidas para reafirmar la existencia de un régimen dictatorial, la ausencia de libertades, la violación de derechos humanos y el historial criminal de sus líderes.
 
Estamos en el siglo XXI, al parecer los tiempos de mártires que se inmolaban por un ideal quedaron en la historia. Nuevas modalidades de lucha se imponen en estos duros tiempos, y no creo que el ayuno prolongado esté entre ellos – al menos ocupando un papel protagónico– para lograr transformaciones sociopolíticas definitorias y contundentes capaces de acabar con el peor de los males de la contemporaneidad: el comunismo.

El catedrático y político estadounidense Gene Sharp hace referencia a ciertos   métodos de no-cooperación social, los que pudieran ser utilizados para lograr mejores resultados concretos en el orden práctico que la llamada huelga de hambre. Sharp insiste en: no pertenecer, no acudir, no dar recursos, no participar, acciones que incluye en la categoría de boicot, además de la huelga – y no precisamente la de hambre–  como expresión máxima: no trabajar, no ayudar, no dar recursos. En estos métodos se incluyen el boicot social, la no colaboración en acontecimientos, tradiciones e instituciones, suspensión de actos, huelgas estudiantiles, retirada de instituciones sociales, retirada del sistema social, desaparición colectiva y la emigración de protesta. (Consúltese “Métodos de acción No-violenta”, de Gene Sharp, y “Taller de desobediencia civil: Acción directa no violenta”, del Movimiento de objeción de conciencia de Madrid).
 
No cooperar significa no hacerse copartícipes de los desatinos de una caduca dictadura comunista, que aun muerta, se resiste a su no existencia –el temor al no existir–, lo que lleva implícito la renuncia a la participación en todas aquellas acciones que sean convocadas por el régimen como: reuniones cederistas y del “poder popular”, votaciones fantasmas por los diputados de barrios, asambleas sindicales, cotizaciones de las organizaciones masivas, participaciones en marchas y desfiles, entre otras tantas formas.
 
Si todos los que dicen estar en desacuerdo con el sistema y todos los que se encuentran en situaciones de penurias económicas, –que es la mayoría de los cubanos– practicaran el principio de la no cooperación con el régimen se lograría paralizar al país, y para eso es preciso estar vivos y fuertes, y las huelgas de hambre, que se están asumiendo de manera tan rutinaria, pudieran – cuando se practican hasta las últimas consecuencias, como en el caso de Fariñas– comprometer la vida de los practicantes, quienes son necesarios vivos para enfrentar los retos y desafíos de estos duros y complejos tiempos.  



 [Comentar este tema

Septiembre 19, 2017, 12:16:32 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


“Cuba democracia y vida.org.”, mi primer aniversario como colaborador. Segunda parte.
                                           Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


         
         


Naples. Estados Unidos.- Se iniciaba el 2017 y con la llegada del nuevo año surgían nuevos proyectos. Para el 28 de enero escribí de manera especial para "Cuba democracia y vida. org" un artículo dedicado al más extraordinario de los cubanos de todos los tiempos. El  aniversario del natalicio de José Martí ocuparía el centro de la web a través de dos escritos: “José Martí. La necesidad de descubrirlo en su real dimensión”, que de manera especial redacté para la página, y “El verdadero José Martí que intentan ocultar”, que se publicó además en CubaNet.

En el primero de los escritos insistí en la idea de que la dictadura comunista cubana se apoderara del pensamiento de José Martí, como lo hiciera con todos los bienes patrimoniales de la nación, y no solo esto, sino que censuró a la prensa y otros medios, y llevó al ostracismo a cientos de intelectuales librepensadores, muchos de ellos dedicados al estudio del pensamiento de José Martí, los que lamentablemente han sido sepultados por el régimen cubano dadas sus posiciones no marxistas exigidas por los cánones dictatoriales del castrismo.

El mal llamado líder histórico, el dictador Fidel Castro  –por suerte para la humanidad ya reducido a un pequeño puñado de cenizas inservibles unos meses antes–, en 1953, seis años antes de adueñarse de Cuba, y ocho años antes de convertirla en una nación socialista, marxista y atea, fue capaz de burlarse del más grande de los cubanos, del hombre más puro de la raza, como diría la poetisa y ensayista chilena Gabriela Mistral. En este artículo escrito para la página precisé entonces:

“Al ser interrogado por motivo de haber dirigido las operaciones de los ataques terroristas a los cuarteles Mocada y Carlos Manuel de Céspedes, en el oriente de Cuba, en tono de burla fue capaz de responder a un abogado respecto a la autoría intelectual de los hechos, afirmando que había sido José Martí, lo que ha pasado a la posteridad como algo “extraordinario” que han utilizado para vincular la imagen del maestro con el más terrible dictador de la historia moderna en el hemisferio occidental”.

“Negar que el cruel dictador hubiera estudiado la enseñanza de Martí sería mentir. Sin duda, lo había hecho; pero al parecer no fue capaz de llegar a su esencia, de lo contrario no lo hubiera invocado tanto, por cuanto, hay diferencias abismales entre el pensamiento de ambos, aunque muchos de los fanáticos y serviles “estudiosos” del momento pretenden establecer y defender ciertos lazos entre ambos, lo que constituye una irreverencia hacia aquel que se inmoló por el bienestar de su amada patria”.

     
     


Mi misión en esta página ha estado pues, muy ligada a la difusión de la enseñanza de José Martí, lo que junto a los temas que reflejan el acontecer social y político en Latinoamérica, constituye mi línea de trabajo.

El segundo de los artículos: “El verdadero José Martí que intentan ocultar”, pretende mostrar al héroe cubano en su real dimensión, sin quitarle su bien ganada aureola de misticismo y su calificativo de Apóstol, no solo por su encomiable labor en pos de la gesta independentista cubana del final del siglo diecinueve; sino por aquella vida ejemplar, por sus bondades y virtudes, por su inigualable altruismo y por su sentido de la asimilación de un deber, que en su caso se convirtió en algo verdaderamente sacramental, aspectos que le aproximan a los sacrificados cristianos primitivos, –algunos llamados apóstoles– quienes dejaron todo por seguir a su maestro en los lejanos tiempos de la Palestina de Cristo;  aunque al propio tiempo destacarlo en su faceta de hombre práctico ligado siempre a la acción y al acontecer de la contextualidad de su tiempo. En este sentido destaqué:

“En este crucial momento por el que pasa una nación cada vez más reprimida, acudir a su sabia palabra nos hará comprender y asumir nuestro rol en el rescate de nuestros derechos ciudadanos y libertades mínimas. Tal vez el genial hombre de Dos Ríos tuvo la visión futura para poder vislumbrar desde su tiempo las actuales circunstancias de la patria que tanto amó y por la que luchó con todas sus fuerzas: “Al realizarse en la vida –citando ahora a Martí –, las fórmulas se desenvuelven en aplicación, la concurrencia de derechos crea derechos especiales: los sistemas políticos en que domina la fuerza crean derechos que carecen totalmente de justicia, y el ser vivo humano que tiende fatal y constantemente a la independencia y al concepto de lo justo, forma en sus evoluciones rebeldes hacia su libertad oprimida y esencial, un conjunto de derechos de reconquista”.

Por motivo del 19 de mayo, día de la muerte del considerado Héroe Nacional de Cuba, "Cuba democracia y vida. org", publicaba mi escrito “José Martí, el hombre que amó a la patria de Lincoln”, en el que invito al estudio del documento Vindicación de Cuba para poder asimilar el sentido real de la idea martiana acerca de haber vivido en el monstruo y conocer sus entrañas, refiriéndose a los Estados Unidos, frase que se utiliza descontextualizada y adaptada a los caprichos de la tiranía castrista para desvirtuar el pensamiento de José Martí.

Su firmeza política y sus ansias de ver a su patria libre del colonialismo español, pero no dependiendo para su desarrollo de otras naciones, en este caso Estados Unidos, le llevaron a pronunciarse contra aquellos que en su tiempo fueron partidarios de un anexionismo. La consulta del documento Vindicación de Cuba nos permitirá conocer los detalles de su postura política en este sentido, pero no solo esto, sino que también en su obra podemos encontrar la idea: “Amamos a la patria de Lincoln, tanto como tememos a la patria de Cutting”, lo que oculta el oficialismo cubano manteniendo un silencio sepulcral de esta primera parte de sus palabras, y en cambio sobredimensionan la idea de haber vivido en el monstruo.

Mi tetralogía martiana de este año cierra con el trabajo: “Martí Vs. Socialismo. Un reto a los comunistas cubanos”,publicado recientemente. En esta ocasión insisto no solo en el concepto de que Martí no profesó el socialismo, o que se mantuvo al margen de sus doctrinas; sino de que se proyectó de manera enérgica y rotunda contra este sistema social. En este sentido precisé:   

“Con profética mirada, y aquel sentido visionario anticipador que lo caracterizó siempre, el sagrado hombre de Dos Ríos fue preciso en sus concepciones respecto a la idea de una aparente protección a los desposeídos, lo que más tarde se convierte en una vía para utilizarlos en su provecho, llegando a adquirir los pobres actitudes pasivas ante esa excesiva protección por parte de los gobiernos de nuevo tipo, los que según Martí, se llegarían a corromper y a convertirse en verdaderas tiranías.

Los comunistas cubanos en su empeño de utilizar al Apóstol pudieran presentar como hipótesis la idea de que este concepto fue algo transitorio que rectificó en otra etapa de su vida, a lo que de manera enérgica los enfrento al demostrar que mantuvo su firmeza contra el socialismo hasta el final de sus días. La carta dirigida a su gran amigo Fermín Valdés Domínguez en mayo de 1894, a solo un año de su partida definitiva del mundo terrenal, así lo demuestra al expresar: “la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo, empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse como frenéticos defensores de los desamparados”, refiriéndose a los peligros de la idea
socialista”.


Así las cosas, mi misión en esta página ha estado pues, muy ligada a la difusión de la enseñanza de José Martí, lo que junto a los temas que reflejan el acontecer social y político en Latinoamérica, constituye mi línea de trabajo; independientemente que de manera ocasional aborde otros temas que puedan resultar de interés para los miles de lectores que consultan esta página.

Creo que uno de los aportes más significativos en esta etapa de trabajo en conjunto con su director, Guillermo Milán,  ha sido el seguimiento que hicimos de todos los detalles relacionados con el controversial proceso eleccionario de Ecuador. Mediante más de una decena de artículos fuimos narrando todo el acontecer en torno a un hecho que cambiaría la historia de la nación andina.

La polémica entre los dos candidatos para la segunda ronda electoral, Lenín Moreno, como representante del Partido Alianza PAIS, de tendencia izquierdista, y Guillermo Lazo, por parte de CREO-SUMA, de tendencia derechista, mantuvo en tensión a los ecuatorianos, quienes por una década soportaron los embates del régimen dictatorial de uno de los seres más cínicos de estos tiempos, Rafael Correa, cuya sombra sigue rondando entre los Andes a pesar de que ya no está entre los descendientes de los Incas.

Desde esta página tuve la posibilidad de denunciar al mundo las trastadas de carácter fraudulento realizadas por Correa en sus intentos de mantener en el poder a un representante del partido por el fundado, algo que logró; pero para su sorpresa, una vez que Lenín Moreno llegó al poder experimentó un viraje radical que ha barrido con toda idea acerca de socialismos, revoluciones comunistas, Che Guevara, hermanos Castro, y todo lo que recuerde al comunismo.

Sus enérgicas críticas a la década represiva del gobierno de Correa, su defensa ante la agonía del pueblo venezolano, su preocupación por los prisioneros políticos de la tierra de Bolívar, así como una campaña anticorrupción emprendida a solo unos días de haber asumido el poder, constituyen muestras más que convincentes de que Ecuador experimenta cambios renovadores que la apartan del mal llamado socialismo del siglo XXI. (Expresé en esta página que en Ecuador jamás existió en realidad un sistema socialista propiamente dicho; sino una dictadura populista apartada de la perspectiva teórica socialista).

De igual modo, vale destacar la serie de escritos que se publicaron por motivo de la muerte del tirano Fidel Castro, durante el mes de noviembre de 2016. El día 25 de noviembre, a solo unas horas antes de conocerse de la muerte de Fidel Castro, a modo de preludio, se publicaba un extenso escrito de mi autoría titulado: “Los convulsos meses iniciales de la revolución cubana”, en el que hice alusión a una continuidad asegurada: “Lamentablemente, a más de medio siglo de un fracaso tras otro, y luego de rectificaciones y modificaciones del modelo socialista, la dictadura comunista cubana permanece en el poder, y aunque algunos le auguran un final inmediato, al parecer ya la continuidad dinástica está asegurada, la que tendrá que enfrentarse a una oposición que se fortalece y gana espacios cada día”.

En horas de la noche del propio día se supo del esperado deceso. No pensé escribir nada al respecto, pues estaba convencido de que miles de periodistas, analistas y politólogos lo harían, algunos muy bien,  con la precisión, la transparencia y la elegancia en el estilo que requería el suceso del momento, otros divagarían sobre lo que ya dijo todo el mundo, y también estarían los que han creído ser “analistas” sin serlo, y hasta los que vaticinaron una muerte desde hacía varias décadas, previa consulta de astros, dioses y ángeles.

Carlos Alberto Montaner ya había preparado un contundente y estremecedor artículo que se pasaba por las cadenas televisivas y se publicaba en todas partes. ¿Qué tendría que decir yo que ya no se hubiera dicho? Pero Guillermo Milán esperó por mi escrito para cerrar la edición de Cuba democracia y vida.org, de ese día. Entonces el deber se imponía y escribí “de un tirón” – esta frase no se adapta a mi estilo un tanto aristocrático; pero no queda de otra, realmente fue así, me senté y “de un tirón” salió el escrito– el primero de una serie, el que apareció con el título: “Fidel Castro. Ya no existe”.

En el expresé, tratando de responder a las preguntas que me hacían desde todas partes acerca del fin de la existencia del comunismo en Cuba tras la partida definitiva del maléfico señor: “Muy temprano alguien me preguntaba: ¿Qué crees que les depare a nuestra gente a partir de ahora? A lo que respondí: Pues cambios mínimos y lentos, como ha estado sucediendo hasta ahora. Se trata de la muerte de un hombre, lo que no significa el fin de un sistema que se aferra a sobrevivir anclado en un pasado que se resiste a los cambios. No obstante, el estado de transición es casi una realidad aunque no seamos conscientes de esto, pero aún falta para que se concrete el final definitivo del régimen”.

Luego saldrían publicados:"Castro, no todo seguirá igual tras tu partida", “Castro a pesar de las exequias no tendrás absolución”, “Fidel Castro ya no está, dejó de existir”,“Este es el momento. Ahora o nunca”.  –algunos replicados en otros medios o ampliados por su autor para su publicación en otros sitios– completándose así un simbólico pentágono en torno al suceso del año; aunque no sea justamente una estrella pentagonal con lo que se le pueda relacionar.

(Foto debajo: Guillermo Milán y Eva Belfrage, los editores de la web.
Eva Belfrage se destaca, a parte de las publicaciones en la sección de español, en la publicación de numerosos escritos en la sección sueca e inglesa para su difusión por el mundo.


     
     


No se puede resumir lo realizado en un año a través de dos escritos, al menos, cuando se ha trabajado con la intensidad inspiradora de esta web. Imposible hacer referencia a este sitio, y a su labor social encaminada a llevar el acontecer mundial, y de modo especial, de Cuba, sin destacar la meritoria labor de Eva Belfrage, la editora y redactora de origen sueco, responsabilizada con las secciones de inglés y sueco. También diariamente hace una selección de noticias, vídeos y escritos que son publicados en la sección de español por esta ejemplar mujer que, dejando atrás cualquier gratificación material, asume su rol desde el anonimato para que el mundo conozca los sinsabores del pueblo cubano, la injusticias de la dictadura castrista, las acciones más significativas de la oposición cubana, así como de algunos sucesos significativos de carácter mundial. Sin su ayuda al director y editor principal, quien es además su compañero en la vida, la página no lograría completar su rol como vehículo difusor para el mundo.

Foto debajo: José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, cuya labor es difundida desde Cuba democracia y vida.org.

         
       


Tampoco podemos olvidar ese sentido de fidelidad y lealtad de sus editores hacia uno de los movimientos políticos opositores más representativos de Cuba, la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, de la que forman parte y son sus representantes en Suecia. Toda la actividad desplegada por esta organización que dirige nuestro compatriota José Daniel Ferrer es difundida a través de esta página, y no solo esto, sino que Guillermo Milán, desde Suecia, está responsabilizado con las publicaciones de la web de UNPACU, de la que también soy colaborador.

En fin, que un año es realmente muy poco, pero cuando se asume el deber como ley, esto es, como Dharma, como expresé en la primera parte que se publicó ayer, el tiempo adquiere otras dimensiones para transmutarse en diminutas fracciones que nos llevarán por caminos inesperados hacia la investigación de los grandes problemas que amenazan al mundo, y por lo tanto, al hombre como centro de su razón de ser. Continuar escribiendo para Cuba democracia y vida.org, no solo es un placer, sino una oportunidad que no todos saben aprovechar. 


(Final)


 [Comentar este tema

Septiembre 19, 2017, 11:23:31 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                        Luisa Ortega Díaz, la verdadera fiscal general de Venezuela.
                                            Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                             
           


Naples. Estados Unidos.- Si José Martí hubiera vivido en estos tiempos, o si la Dra. Luisa Ortega Díaz, la valiente fiscal general de Venezuela – y no escribo ex-fiscal, a pesar de haber sido destituida de su cargo recientemente, porque no reconozco tal destitución por un organismo ilegal e inconstitucional– hubiera vivido en los tiempos de Martí, el noble escritor y político cubano le hubiera dedicado un ensayo, una crónica, o al menos, un breve artículo; pero de lo que no debe haber dudas, es de que la agudeza de su mirada, con aquella visión futura, quasi profética, y su pensamiento, de firmes convicciones y total entereza, se enfocarían en el actuar de la enérgica mujer que ha sido capaz –desde la humildad a pesar de su jerarquía, sin las pretensiones de un protagonismo merecido y finalmente ganado; pero sí con la certeza de un definitivo triunfo de la democracia, de los derechos de los venezolanos y de la restitución del orden constitucional de su patria– de enfrentarse a la dictadura venezolana, y de manera particular, a su presidente Nicolás Maduro.

Acudo de manera recurrente a José Martí, no solo por ser un apasionado defensor del pensamiento del autor de Versos Libres; sino porque en su tiempo fue uno de los cronistas más activos, y se refirió a los más disímiles temas, tanto de la política y de la sociedad, de la ciencia y el arte, de la filosofía y de la religión; amén de valorar con agudeza y sentido crítico a las más importantes personalidades de su tiempo.
 
Recordemos sus ejemplares ensayos y escritos dedicados a los filósofos Emerson, Alcott y Marx, al científico naturalista Darwin, al escritor Whitman, a los líderes religiosos Henri W. Beecher, Edward McGlynn, y muy especialmente el que hace referencia a la pensadora inglesa Annie Besant por motivo de su visita a los Estados Unidos, cuyo texto ha estado presente en mi pensamiento en la medida en que transcurren estos difíciles días para la jurista venezolana Luisa Ortega, muy distante en tiempo, estilo, profesión y pensamiento, de la también Doctora Honoris Causa en Leyes, Annie Besant, pero con un elemento en común, el sentido de la justicia y el deber de proclamar la verdad ante el mundo.
 
Besant adquirió su protagonismo durante la primera mitad del pasado siglo XX. Estuvo vinculada a la vida política de la India, país donde fue miembro de su parlamento, y fue defensora de su independencia junto a Gandhi, a pesar de ser de origen inglés, o como ella misma diría: irlandés. Ortega Díaz se alza en pleno siglo XXI contra una de las más terribles dictaduras del momento, y denuncia al presidente venezolano por crímenes de lesa humanidad y narcotráfico.

De modo que si el Apóstol cubano estuviera, al menos físicamente entre nosotros, con seguridad ya habría dedicado un colosal escrito a la luchadora venezolana; pero siendo prácticos, y como esto no podrá ser, y me siento en deuda con Luisa Ortega por haber permanecido en silencio, a pesar de tenerla siempre en mi pensamiento, es que me decidí a escribir sobre la inmaculada mujer que tiene temerosos a muchos de los protagonistas y defensores del régimen venezolano con sus bien fundamentadas acusaciones; aunque como es lógico, jamás podré aproximarme a ese estilo único de José Martí, pleno de un barroquismo extraordinario, ni a ese saber decir con los dotes de todo un aristócrata de la palabra, a pesar de su sencillez y su humildad. 

La destitución, una vez que la llamada Asamblea Nacional Constituyente entró en acción, ha sido uno de los actos más siniestros cometidos por el régimen dictatorial de Maduro en los últimos tiempos. La fiscal general se negó a reconocer el último invento del régimen, y no solo esto, sino que se pronunció de manera enérgica contra lo que considera un acto fraudulento, algo que hizo no solo desde la óptica de su aguda apreciación, sino basada en una hipótesis fundamentada desde el punto de vista legal, apoyada con datos y denuncias de una empresa procesadora de datos involucrada en el escrutinio de la constituyente.
 
Esta denuncia ha sido capaz de hacerla desde su propia patria, aun con la certeza de que se enfrentaría a la persecución y a las amenazas del régimen, y que estaba exponiendo al peligro su propia vida. Más tarde desde Colombia, a donde primero se tuvo que refugiar, toda vez que su morada fuera allanada y supiera que se le estaba preparando su desaparición, continuó su denuncia con conocimiento de causa, y desde la perspectiva de la legalidad y lo jurídico, al ser considerada una experta en estos asuntos, dada su condición de doctora en leyes, y su cargo como fiscal general de Venezuela.

                         
         

 
Luisa Ortega Díaz, la verdadera fiscal general de Venezuela pasará no solo a la historia de la nación de Bolívar; sino a la historia continental contemporánea.

Esta mujer que ha demostrado una voluntad y una firmeza envidiables, se alza como un símbolo de la lucha del pueblo venezolano, y como un estandarte de la ética y el profesionalismo. Su histórica intervención el 23 de agosto en la reunión de fiscales de Mercosur, promovida por la Fiscalía de Brasil, constituye un alegato que ha marcado pautas definitorias ante la comunidad internacional en relación con el difícil drama del pueblo venezolano. Allí se refirió a la escases material de su pueblo, a las deficiencias de su sistema sanitario, a la corrupción de su gobierno, y creó las bases para un urgente accionar de la comunidad internacional que permita la captura del dictador Maduro, y su sentencia definitiva por los crímenes y violaciones que fundamentó con precisión y maestría. 

De traidora la han acusado los seguidores del régimen de Maduro. Denunciar lo mal hecho y proclamar la verdad en todas partes no es traicionar. En cambio, situarse al lado del chavismo-madurismo constituye una ofensa a los ideales de Bolívar, a quien no traicionó.  “No tengo miedo, estoy dispuesta a enfrentar lo que sea para defender los derechos de los venezolanos”. (…) “Por estar al lado de las calamidades que está pasando en este momento el pueblo de Venezuela yo estoy dispuesta a sacrificar lo que sea”, han sido algunas de sus declaraciones en pos de la causa venezolana.

Pero los que no actúan y se mantienen en las penumbras del silencio, solo observando y criticando a aquellos que como la Dra. Ortega han experimentado la madurez política necesaria para asumir definitivamente su rol, también le han lanzado sus envenenados dardos. Se le ha acusado además de chavista y nos incitan a remitirnos a un pasado, en el que la valerosa mujer se opuso a las declaraciones de la relatora especial de la Organización de Naciones Unidas, ONU, Gabriela Knaul sobre la independencia de los jueces y fiscales en Venezuela.

Durante la vigésimo sexta sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebrado en Bruselas, en 2014, es cierto que se mostró defensora del chavismo al exponer sus opiniones en relación con el delicado tema de los derechos humanos en su país, lo que no le da derecho a nadie para atacarle. Hemos de vivir en un eterno presente, y lo cierto es que el presente de Luisa Ortega es digno de admirar al haber experimentado un viraje en su pensamiento político y en su proyección jurídica.

No obstante, en todos los hombres está latente la capacidad de evolucionar en todos los sentidos, y la madurez política no tiene lugar en un instante, sino que adviene como consecuencia de un natural proceso de desenvolvimiento intelectual que culmina con un viraje radical y renovador. Es esto, justamente lo que ha ocurrido en esta ejemplar mujer, que ahora le llaman de manera despectiva los simpatizantes del régimen madurista, turista mundial. Un turismo consistente en una evasión necesaria hacia Colombia, por cuanto, su vida corría peligro ante las amenazas de la dictadura, o la asistencia a una reunión convocada por los juristas brasileños, en la que denunció ante el mundo las implicaciones de la alta cúpula del gobierno de su patria en la corrupción y el narcotráfico, o responder a una ronda de preguntas en las cadenas televisivas de los Estados Unidos, país donde se encuentra actualmente, y donde asume sus gastos sin ser financiada por nadie, según sus propias declaraciones.   

Desde la perspectiva de esa interiorización de su derecho individual por encima de todas las cosas, y al propio tiempo, respetando el derecho ajeno, Luisa Ortega se ha convertido, tal vez, sin ser consciente de esto, en una fiel exponente del liberalismo libertario moderno, algo que deberá tenerse en consideración al referirnos a su trayectoria dentro de la oposición venezolana.

Fue nombrada por la Asamblea Nacional – de mayoría chavista-  como fiscal general, en 2007, puesto que desempeñó por una década hasta su reciente separación por la Asamblea Nacional Constituyente. Desde su cargo, y su postura como jurista, alertó de la ruptura del orden constitucional cuando dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le usurparon los poderes al Parlamento venezolano a finales de marzo. Desde entonces, sus denuncias no cesaron, pronunciándose contra el régimen por las violaciones de derechos humanos. De igual manera condenó y no reconoció a la Asamblea Constituyente, lo que considera el paso determinante para la instauración de un nuevo gobierno de facto y un duro golpe contra la constitución.

En los momentos de mayor tensión política, mientras se fraguaba el engendro madurista sobre la nueva constitución, miles de venezolanos protestaban en las calles, más de un centenar de jóvenes eran asesinados, y la opinión internacional se proyectaba de modo enérgico contra el gobierno de Maduro, pensé que la fiscal tenía sus días contados. Karma, dirían los hinduistas y budistas, destino, los católicos cristianos, suerte, los ateos y gente común. De cualquier modo, al parecer no estaba predeterminada su muerte, y la valiente mujer logró burlar a Maduro y su gente, y con su libre albedrío, cual símbolo de una libertad añorada y necesitada de todo un pueblo, salió de su patria pues se veía forzada a cambiar de casa cada noche ante el presagio de una inminente muerte o desaparición.
 
“Tengo una persecución permanente, en mi casa, los sitios por donde me desplazo”. (…) “Yo no sé qué oscuros propósitos y qué oscuros planes puedan ellos tener, no solamente privarme de mi libertad, sino también privarme de mi vida”, ha declarado.

La intachable señora que con clase y estilo, y a su vez sencillez innata, les ha dicho las verdades frente a frente, y las ha proclamado ante el mundo, ha sido la promotora para la oficialización de una orden de captura por parte de la INTERPOL. Si el asesino y narcotraficante sigue haciendo de las suyas en la patria de Bolívar, solo podrá hacerlo allí. Si da un paso fuera del territorio venezolano tendrá que vérselas con la justicia, y también esto es algo que debemos a la jurista y luchadora por los derechos humanos de los venezolanos.   

Cuando esta odisea finalice – algo que nadie sabe en realidad, y cualquier pronóstico, incluido el que el propio autor de estas líneas ha expresado, es pura especulación, y nada deberá sorprendernos si tenemos en cuenta el caso de la dictadura comunista cubana con más de medio siglo de existencia– los nombres de Chávez y Maduro pasarán a engrosar el listado de tenebrosos dictadores de la historia continental, los de algunos de los líderes de la oposición pasarán al merecido lugar que les corresponde; pero el de Luisa Ortega Díaz, la fiscal general de Venezuela, ocupará un espacio permanente en la historia de la lucha pacifista y la resistencia del pueblo venezolano.




 [Comentar este tema

Septiembre 18, 2017, 09:25:29 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

     “Cuba democracia y vida”, mi primer aniversario como colaborador. (Primera parte).
                                          Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


               
       


Naples. Estados Unidos.- Aunque resulte un tanto paradójico, tengo que reconocer que le debo a dos de los dictadores más siniestros de la historia el haberme puesto en contacto con la página Cuba democracia y vida.org. Un artículo de mi autoría titulado: “Castro y Hitler, demasiadas coincidencias”, publicado por CubaNet, justo el 13 de agosto de 2016, coincidiendo con el onomástico del siniestro tirano cubano Fidel Castro, al parecer llamó la atención de Guillermo Milán, el director-editor principal de Cuba democracia y vida.org., y lo publicó en su página.

Pasados unos días supe de la existencia de este sitio que me estaba publicando sin yo saberlo; aunque se señalaba respetuosamente mi nombre, y en primer lugar la fuente: CubaNet. Revisé algunos de sus artículos, los autores-colaboradores, el diseño y el estilo, y de inmediato me puse en contacto con Guillermo Milán para ofrecerme como colaborador, algo que solo suelo hacer cuando las páginas o sitios consultados logran convencerme por su seriedad y sistematicidad, y que al propio tiempo, me permitan mantener mi estilo, mi línea de trabajo y ante todo, el ser consecuente conmigo mismo. Tal vez por esto han dejado de verme en ciertos lugares, y a cambio, aparezco con sistematicidad en otros medios caracterizados por su rigor.

Lo hice a través de un escrito que redacté de manera especial para este sitio: “Rafael Correa, el primer aliado de la Rousseff”, que para mi sorpresa se publicó al momento – el 4 de septiembre de 2016, hace justamente hoy un año–,  a la vez que su director me respondía y me explicaba ciertas características de su página, entre ellas, la idea del altruismo de sus colaboradores, algo que en mi caso forma parte de mis principios éticos, y lo puedo afirmar públicamente porque es una realidad: jamás he recibido ninguna compensación material por mis escritos en ningún medio, aun cuando escribía para CubaNet –sitio que si paga a sus colaboradores que están en Cuba, según declaraciones de su director– por el hecho de vivir fuera de Cuba no se me pagó jamás, por lo que las explicaciones en este sentido estaban de más, surgiendo así un lazo que hasta el presente se ha mantenido durante el año que llevo entregando mis escritos a esta prestigiosa página que desde Estocolmo, Suecia, se actualiza diariamente.

Cuba democracia y vida.org., como otros sitios digitales dedicados a reflejar el acontecer social y político del mundo, y de manera particular, la realidad cubana –vista desde la óptica de aquella realidad en su verdadera dimensión, algo que lamentablemente resulta desvirtuado y tergiversado por los medios oficialistas que trabajan para el régimen dictatorial cubano–, tiene muy bien definida su línea de trabajo: "Cuba, Democracia y Vida.org es una voz que sale de Suecia, pero que está a la disposición de todos los cubanos cívicos, dentro como fuera de Cuba”. (…) “Es una voz para todos los que luchan de una forma pacífica, para la democracia en Cuba, libre de la dictadura de Fidel Castro y para una vida digna y sin pobreza  para todos los ciudadanos cubanos”. (…)“Solamente tiene como fin, luchar pacíficamente para la caída de la dictadura de los hermanos y la familia Castro y la introducción de democracia y una vida digna y sin miedo en Cuba”. (…) "Pretende dar voz a diferentes opiniones de varias organizaciones e individuos que luchan pacíficamente para y por la democracia y una vida decente en Cuba”. (…)  “Es una página web patriótica, donde cubanos de intramuros y del exilio y extranjeros, pueden publicar sus ideas, sus acciones pacíficas y sus puntos de vista, en cuanto, a la transición  para un futuro democrático y una vida digna, sin miedo y sin pobreza en Cuba”.

Fotos debajo: Guillermo Milán Reyes, editor y redactor y Eva Belfrage, editora y redactora de las secciones de inglés y sueco de la web "Cuba Democracia y Vida.org".

               
           


Sin embargo – independientemente de algunas de sus características que son comunes a otros medios de este tipo–, esta Web tiene su encanto, lo que logramos percibir aquellos que tenemos cierta sensibilidad y temperamento artístico – como su fundador-director que es músico y profesor de guitarra clásica, graduado en Cuba–. Esto hace que una vez que llegamos a ella quedamos atrapados en su magia y en su misterio para siempre, algo que va más allá de lo que se publica, que sin duda, resulta siempre de gran valor y muy actualizado.

En ciertas ocasiones he enviado algún escrito a varios sitios a la vez, los que de manera inmediata los han publicado, pero esta web lo demoró un poco y los reservó para otra oportunidad, y le he manifestado con sinceridad a Guillermo que hasta que no saliera en su página – porque es de todos los cubanos y aquellos que desde otras partes del mundo se muestran interesados en nuestro acontecer y en nuestro destino; pero es suya por derecho, por su dedicación, por su sentido altruista y su responsabilidad ante el mundo– no estaba tranquilo y satisfecho, y es justo por esta idea de la magia y el encanto que nos atrapa para siempre.

Pero más allá de cualquier elemento emotivo y de todo sentimentalismo, hay un compromiso serio y un deber, que más que deber es ley, es Dharma –término sánscrito que significa deber cuando se asume como ley–, como dirían en la lejana India. Cuando escribo pensando en Cuba democracia y vida.org,  lo hago con toda la exigencia que este lugar merece, por cuanto, sé que mi escrito pudiera estar antes o después de alguna disertación de Carlos Alberto Montaner, el maestro, o de otros autores que con seriedad y gran rigor aparecen publicados. En este sentido merecen ser mencionados Pedro Corzo, Jorge Hernández Fonseca, Julio M. Shiling, Rafael Azcuy, Sergio Ramos, Martha Beatriz Roque, entre otros autores de reconocida trayectoria.

Y no solo los artículos de análisis y de opinión merecen ser destacados; sino la noticia del momento, algo que no sé cómo es que Guillermo se las agencia para tener siempre lo más actualizado. A veces le envío con rapidez un vídeo o un material pensando que es lo último, y cuando reviso la web, resulta que ya lo ha publicado y comentado.

Así las cosas, en Cuba democracia y vida.org., cuyo primer aniversario como colaborador estoy celebrando hoy, algo que hago con casi un centenar de escritos de mi autoría en sus páginas, he tenido la dicha de publicar una serie de trabajos – muchos de ellos escritos de manera especial para la web, y otros que se han compartido en otros sitios–  con los que creo haber podido ayudar a sus bien definidos fines: luchar de una manera pacífica, pero luchar, para contribuir a la restitución de la democracia en Cuba, amén de ayudar a través de la palabra escrita – que es el modo en que sé y puedo hacerlo–  a que Cuba tenga “una vida digna y sin pobreza  para todos los ciudadanos”.

Foto debajo: Dr. Alberto Roteta Dorado, escritor y profesor, colaborador de esta web desde hace un año, en la que ha publicado casi un centenar de escritos en los que acude de manera recurrente al tema latinoamericano, y de manera especial al acontecer social y político de países como Ecuador, donde vivió, y pudo conocer de cerca las características del sistema dictatorial de Rafael Correa.

     
       


Hacer referencia a todos los escritos que han aparecido sería interminable, destacar a unos y excluir a otros, sería injusto, mencionar los que más han gustado, no es propio de mi postura estética como escritor, mencionar a los que creo son los mejores, no está bien que sea yo quien valore mi propia obra; pero permanecer en el silencio no nos llevaría a nada. Por lo tanto, me voy a referir a ciertos escritos que pueden haber marcado pautas en la página, sin que estos sean los mejores o los más gustados; pero sí, los que han contribuido, en gran medida, a la difusión de ciertos hechos que a veces quedan olvidados ante la inmensidad de otros que les quitan su protagonismo. 

La serie en tres partes: “El fracaso de los líderes de izquierda en Latinoamérica”, redactado especialmente para esta web, contribuyó a destacar una serie de acontecimientos dentro del contexto social y político en algunas naciones como Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Cuba, hechos que muchas veces se olvidan, sobre todo los de naciones como Bolivia y Ecuador, aun cuando repercuten en nuestro destino continental, esto es, en esta enorme extensión tan diversa; pero con elementos comunes que nos hermanan, y que el genial cubano José Martí llamó “Nuestra América”. 

Pero esta serie en tres partes, no solo contribuiría a rescatar sucesos de naciones poco mencionadas a pesar de ser Latinoamericanas, sino que el enfoque analítico de estos escritos sigue las pautas de la filosofía y de la antropología social, por cuanto, están fundamentados desde la perspectiva de los verdaderos móviles que se comportan como elementos desencadenantes del acontecer nacional, territorial y continental. En aquella ocasión expresé: “La Antropología Social y de manera particular la Psicología Política se insertan como ciencias en el difícil y complejo contexto político actual, en el que las acciones terroristas, la represión, la violencia y la competencia por apropiarse de los bienes del mundo son elementos comunes, los que lamentablemente persisten desde la época de Platón con sus abstractos conceptos hasta los psicólogos políticos actuales, los que intentando ahondar en la complejidad del mundo y del hombre como centro de su atención, pretenden redireccionar el sentido de la política contemporánea”.

También a modo  de serie en tres partes, y retomando el tema latinoamericano –algo que de manera recurrente aparece como tema en mis trabajos– se publicó, entre el 26 de diciembre y el 3 de enero, el trabajo titulado “Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual”, en el que se muestran los aspectos más significativos del año que concluía en países como Cuba, Venezuela y Ecuador, en los que me anticipaba, en cierta medida, al posible desenlace de Ecuador con su polémico proceso eleccionario que se avecinaba, y Venezuela con su grave crisis política y económica que llevó a la nación suramericana al abismo, sin descuidar algunos acontecimientos importantes de Cuba como la visita del entonces presidente de Estados Unidos, Barak Obama, y la repercusión de su sonado discurso en el Gran Teatro de La Habana.

Pero si un mérito tienen esta serie secuencial de escritos, y por lo tanto, la web Cuba democracia y vida.org., que los ha publicado, ha sido que por primera vez se denunció ante el mundo – exceptuando en Ecuador, país donde se hicieron varias publicaciones- las atrocidades del régimen dictatorial de Rafael Correa contra  la etnia Shuar, en las selvas de la Amazonía ecuatoriana, algo de lo que apenas se dijo a pesar de ser una de las acciones violentas más brutales cometidas contra los indígenas de Ecuador.

Con el subtítulo: “Una guerra en la amazonia ecuatoriana. Rafael Correa reprime a la etnia Shuar para avanzar con un proyecto minero chino”, apareció publicado el 3 de enero del presente año lo siguiente:

“El pasado 16 de diciembre varios helicópteros de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, múltiples tanques de guerra, decenas de militares en las calles, y un grupo de camiones de la Fuerza Terrestre acompañados de personal policial invadieron las comunidades de San Juan Bosco y Limón Indanza, con lo que quedaba aislada la provincia de Morona Santiago que quedaba convertida en una zona sitiada, lo que algunos han llamado “la guerra en la amazonia ecuatoriana”.

La declaración de un decreto de excepción en Morona Santiago, que restringe varias libertades, entre ellas las de asociación, información, opinión, de transitar libremente; allanamiento de viviendas; advertencias de movilizaciones de diversos grupos indígenas, entre otros, ha provocado el rechazo total de las comunidades indígenas de la nación al gobierno dictatorial de Rafael Correa”.

Su director y principal editor, el profesor Guillermo Milán, enriqueció mis escritos de la serie “Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual”, con la incorporación de excelentes fotos y vídeos, destacándose sobremanera el que muestra las protestas pacíficas de los ecuatorianos por  los sucesos de la Shuar.

En la parte dedicada a Cuba me arriesgué a declarar de manera anticipada (se publicó el 30 de diciembre de 2016) la posible ruptura de las relaciones Cuba-Estados Unidos con la asunción al poder de Donald Trump:  “El triunfo definitivo de Donald Trump, representante del Partido Republicano, tal vez determine el fin del juego de la dictadura comunista cubana respecto al tema de los vínculos con el gobierno de Estados Unidos, cuyos lentos pasos apenas han podido constatarse, y mientras el gobierno de Obama; aunque sutilmente fue cediendo, por la parte cubana solo se exigía el cese del llamado bloqueo y la eliminación de la Base Naval de Guantánamo”.

Continuará.



 [Comentar este tema

Septiembre 18, 2017, 08:47:15 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                             Martí Vs. Socialismo. Un reto a los comunistas cubanos.
                                          Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.

                                     
                   


Naples. Estados Unidos.- Antes de establecerse en el poder, y apropiarse de todo el patrimonio cubano, Fidel Castro ya había utilizado la figura de José Martí durante su autodefensa en el juicio por el asalto al Moncada, algo que luego reiteró a solo nueve años de su mandato mientras se conmemoraba el centenario del 10 de octubre.

En la velada efectuada en La Demajagua, Manzanillo, el mandatario pronunció un extenso discurso –como era habitual en él– y utilizó la paradigmática imagen del Apóstol para ratificar su absurda idea sobre la influencia martiana en su fracasada acción terrorista: “Y eso no es algo que se diga hoy como de ocasión porque conmemoramos un aniversario, sino algo que se ha dicho siempre (…) y que se dijo en el Moncada. Porque allí cuando los jueces preguntaron quién era el autor intelectual del ataque al cuartel Moncada, sin vacilación nosotros respondimos: ¡Martí fue el autor intelectual del ataque al cuartel Moncada!”

Sus errados conceptos –aceptados, cual inmutables leyes– lamentablemente quedarían para la historia de la nación cubana. La evocación constante a la simbólica figura del bendito héroe marcaría el pensamiento de la naciente revolución cubana; aunque solo se asumiera una parte de su colosal enseñanza, la que al propio tiempo se descontextualizaba caprichosamente y se adaptaba de manera premeditada y con alevosía a los nuevos tiempos, tiempos de socialismo, antiimperialismo y de patria o muerte.

Las reproducciones en serie de bustos de José Martí para instalarlos en todos los centros educacionales del país, la creación de cátedras y clubes martianos, –con lo que se popularizaba, tal vez demasiado, la figura y la obra martianas–, amén de la consolidación de instituciones como el Centro de Estudios Martianos –de mayor relieve intelectual; aunque bajo los auspicios del oficialismo–, nos dan la medida de esos intentos de utilizar al más grande de los cubanos por parte del régimen comunista, algo que se repitió de idéntica forma al ser invocado el libertador de América, Simón Bolívar, una vez que Hugo Chávez asumiera el poder en Venezuela. 

No obstante, con estas pretensiones se abrirían enigmáticas puertas, y a su vez múltiples interrogantes entre muchos cubanos – no todos han podido ser adoctrinados, ni han caído en el estatismo mental inducido al que he hecho referencia en otros escritos-, y algunos se resistieron a asimilar la absurda idea de un Martí socialista, materialista, ateo y del lado de las doctrinas de Marx y del accionar de Lenin y Stalin. 

Lo primero que se cuestionaron fue la postura política del mítico Apóstol de Cuba, ahora devenido en Héroe Nacional para atenuar la concepción de un merecido apostolado, y por más que las autorizadas personalidades del oficialismo quisieron explicar, y hasta poder adaptar su colosal pensamiento a la contextualidad del proceso revolucionario cubano – declarado socialista por el dictador Castro desde 1961–, jamás fue posible asimilar la idea de un Martí socialista, aun cuando el acceso a investigaciones serias y de extraordinaria profundidad quedó reducido a pequeños círculos de intelectuales, por cuanto, jamás se volvieron a publicar textos imprescindibles como: “Martí. Estudio integral”, de Medardo Vitier, y una serie de ensayos críticos valorativos del filósofo cubano Jorge Mañach, ambos autores sepultados por el castrismo por sus posiciones no marxistas.

José Martí, la imagen que el tirano Fidel Casto quiso utilizar como elemento defensivo para sus andanzas comunistas, jamás profesó el socialismo, y lejos de profesarlo hizo contundentes críticas hacia un sistema social que consideró corrupto, con lo que se adelantaba a las concepciones de muchos de sus contemporáneos, quienes vieron en el nuevo modelo una posible vía de salvación para las masas explotadas.

En 1884 el eminente antropólogo y teórico social inglés Herbert Spencer publicó un grupo de ensayos con el título: “El individuo contra el estado”, entre los que figuraba “La esclavitud futura”, texto en el que Spencer critica al socialismo y sobre el que José Martí escribió solidarizándose con su mensaje: “Herbert Spencer quiere enseñar cómo se va, por la excesiva protección a los pobres, a un estado socialista que sería a poco un estado corrompido, y luego un estado tiránico”.

     
         


Imagen Arriba: “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado” (…) “en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”. José Martí. (Obra del artista cubano Yoandry Carrazana. Cortesía para la página: Cuba, democracia y vida. org).

En su artículo publicado en La América, Nueva York,  en abril de 1884, conocido como “La futura esclavitud” – en casi una coincidencia total con el título de Spencer, que es el citado en el párrafo anterior, y no esta forma que utiliza Martí como se cree –, expresó: “Todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad en esperanzas y provechos, para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes. Como todas las necesidades públicas vendrían a ser satisfechas por el Estado, adquirirían los funcionarios entonces la influencia enorme que naturalmente viene a los que distribuyen algún derecho o beneficio. El hombre que quiere ahora que el Estado cuide de él para no tener que cuidar él de sí, tendría que trabajar entonces en la medida, por el tiempo y en la labor que plugiese al Estado asignarle, puesto que a éste, sobre quien caerían todos los deberes, se darían naturalmente todas las facultades necesarias para recabar los medios de cumplir aquéllos”.

Con profética mirada, y aquel sentido visionario anticipador que lo caracterizó siempre, el sagrado hombre de Dos Ríos fue preciso en sus concepciones respecto a la idea de una aparente protección a los desposeídos, lo que más tarde se convierte en una vía para utilizarlos en su provecho, llegando a adquirir los pobres actitudes pasivas ante esa excesiva protección por parte de los gobiernos de nuevo tipo, los que según Martí, se llegarían a corromper y a convertirse en verdaderas tiranías.

Los comunistas cubanos en su empeño de utilizar al Apóstol pudieran presentar como hipótesis la idea de que este concepto fue algo transitorio que rectificó en otra etapa de su vida, a lo que de manera enérgica los enfrento al demostrar que mantuvo su firmeza contra el socialismo hasta el final de sus días. La carta dirigida a su gran amigo Fermín Valdés Domínguez en mayo de 1894, a solo un año de su partida definitiva del mundo terrenal, así lo demuestra al expresar: “la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo, empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse como frenéticos defensores de los desamparados”, refiriéndose a los peligros de la idea socialista

La secuencia de acontecimientos de aquellos países de Europa Oriental a los que se les impuso un régimen comunista, y más tarde las tendencias conocidas en Latinoamérica como Socialismo del siglo XXI, sin omitir el paradigmático caso de Cuba – eslabón entre los europeos del siglo XX y los latinos del XXI–  demuestran lo acertado que estuvo el autor de “Versos Libres” en relación con sus valoraciones críticas sobre el socialismo.   

Esa “necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe”, algo que más tarde “iría perdiendo el pueblo”, adquirió dimensiones colosales en todas las naciones socialistas – lo que José Martí no llegó a vivir dada la brevedad de su paso entre nosotros–, en las que sus gobernantes violando los aspectos legales de las constituciones, modificando estas últimas, o sencillamente, por la fuerza, se perpetuaron en el poder durante décadas. Los casos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, en Latinoamérica – excluyo a Ecuador teniendo en cuenta la serie secuencial de cambios que han tenido lugar a partir del mandato de su nuevo presidente, quien está dando muestras de una verdadera restauración democrática– constituyen ejemplos de aquella “necesidad” de perpetuidad prevista por Martí.

De modo que al demostrar que José Martí no se solidarizó con las tendencias socialistas, y no solo esto, sino que se pronunció de manera radical contra dicho sistema social, estamos retando a los anquilosados comunistas cubanos, a quienes les recordamos que Martí también nos enseñó: “Edúquese en los hombres los conceptos de independencia y de propia dignidad”.



 [Comentar este tema

Septiembre 18, 2017, 08:12:23 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


        Estreno de una obra dedicada al Che, una provocación más del régimen cubano.
                                         Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.




Naples. Estados Unidos.- Mientras en Rosario, Argentina, lugar de nacimiento de Ernesto Guevara de la Serna, se recolectan firmas – ya han sobrepasado las seis mil– como parte del proyecto de la Fundación Internacional Bases para eliminar los monumentos y homenajes del "Che", y de manera general se logra percibir en el mundo un viraje en torno a las concepciones de idolatría hacia su figura, en Cuba, país donde el temerario asesino contribuyó a la matanza colectiva de miles de hombres, se acaba de estrenar en el Gran Teatro de La Habana, una obra musical del compositor italiano Berardo Mariani dedicada al Che.

No se trata de una ópera, como han afirmado todos los medios en los que se ha mencionado el acontecimiento. Al parecer alguien cometió el error de utilizar el término ópera, y luego todos los “periodistas” y reporteros asumieron de modo textual lo dicho, y sin revisar e intentar precisar detalles, repitieron el mismo error.

Hasta donde he podido llegar – para no caer en lo mismo de los colegas que ya erraron y están siendo leídos en todas partes, aunque en estos tiempos a muy pocos les interesa si se trata de una ópera o un bolero– nadie se ha percatado del error, o al menos, no lo han rectificado, para no decir desmentido.

La duda me surgió desde el primer momento en que leí la noticia – consultada y verificada en más de seis o siete fuentes diferentes; aunque todas han dicho lo mismo casi con exactitud– en la que se hacía referencia a la participación de una sola cantante solista, la soprano Milagros de los Ángeles, a la presencia de un actor, Iván Balmaseda, así como a la utilización de textos pertenecientes a Ernesto Guevara y a José Martí, y a una estructura basada en once episodios. Luego, al ver varias fotos del estreno, se incentivó la duda respecto a la idea de que no podía ser una ópera; aunque podía tratarse de una versión para concierto no escenificada.

No obstante, al decidirme a escribir sobre el tema y aunque el eje de mi asunto en realidad va más allá de un análisis acerca del género musical utilizado, busqué la forma de poder escuchar algún fragmento de la obra musical de género indefinido dedicada el asesino argentino, algo que logré obtener y que me permite afirmar que estamos en presencia de una cantata, y no de una ópera.

La primera variante es una obra que utiliza textos musicalizados, en la cual intervienen varios solistas, y puede participar un declamador; pero no se representa de manera escenificada como la ópera, género musical cantado, en el que existen personajes que actúan y cantan. De modo que invito a todos aquellos medios que publicaron los errores conceptuales de sus “periodistas”, tanto oficialistas como los llamados independientes, a que revisen antes de publicar para que no den muestras de su ignorancia ante el mundo. Cuando no se sabe de un tema determinado, lo mejor es guardar silencio, aunque la tentación para referirnos a las andanzas del “Caballero ya inmóvil y andante” sea fuerte. Recordemos la sentencia del filósofo trascendentalista norteamericano Ralph W. Emerson, que sabiamente asume Martí: “Cada uno a su oficio”. 

Así las cosas, y dejando a un lado el controversial tema del género musical utilizado, en La Habana, Cuba, acaba de estrenarse una obra musical, posiblemente una cantata, pero jamás una ópera, dedicada a uno de los personajes más siniestros de la historia continental contemporánea, lo que constituye una ofensa para el mundo.

Téngase presente que existe una tendencia de carácter universal a eliminar todo aquello que pueda evocar la imagen del guerrillero argentino conocido no solo como el Che; sino como el asesino de La Cabaña – sitio donde se ejecutó a cientos de cubanos, y donde el propio asesino actuaba por el solo placer de matar, amén de autorizar los fusilamientos por el simple hecho de que los sentenciados pensaran diferente a los nuevos cánones establecidos por la dictadura comunista cubana–.

     
       


FOTO ARRIBA: Mientras en el mundo existe una tendencia a suprimir el culto y la idolatría al siniestro guerrillero asesino, en Cuba, se pretende seguir perpetuando su fantasmal imagen. Esta obra recién estrenada es un ejemplo en este sentido. Por suerte pasará “sin penas ni glorias”, y tal vez, jamás vuelva a ser ejecutada en ningún sitio del mundo. 

Según varias fuentes, la influencia de Guevara en el proceso revolucionario cubano durante los primeros años de la década del sesenta, fue determinante para que se asesinaran 10.723 personas, de manera particular 5.300 que murieron en la lucha insurreccional de las montañas del Escambray – incluidos niños, mujeres y campesinos inocentes–, sin que olvidemos las persecuciones  a intelectuales y librepensadores, religiosos, homosexuales y disidentes, en las que se destacó sobremanera.

Pero si bien el estreno de una obra musical dedicada a semejante personaje es per se una ofensa a la humanidad, la inclusión de textos pertenecientes a José Martí, constituye una verdadera burla al más genuino y colosal de los cubanos, alguien que no tiene absolutamente nada que ver con la revolución cubana de 1959, con el régimen dictatorial de los Castro, y mucho menos con el Che Guevara. De modo que no logro comprender cómo fue posible integrar el pensamiento puro y noble del hombre que se inmolara en Dos Ríos, que por derecho se ganó el calificativo de Apóstol, y que la chilena Gabriela Mistral lo definiera como el hombre más puro de la raza, con el pésimo legado que dejara el maléfico argentino.

No solo invito a los “periodistas” que no saben lo que han repetido en relación con el género musical de la obra; sino al compositor italiano Berardo Mariani –algo que hago con el mayor respeto hacia un músico de reconocida trayectoria musical, que incluye numerosas condecoraciones y premios, incluido el de Música en los Jardines de Europa, del año 2000, con su obra “Ein Freund aus Ferne”, y una carrera con decoro, tanto en Italia como internacionalmente– a que estudie la verdadera cara del siniestro asesino sin dejarse influenciar por el comunismo cubano.

Tal vez pueda incorporar a su cantata, como parte de los episodios en que está estructurada la partitura, algunos dedicados a los fusilamientos en La Cabaña, a sus vulgaridades y payasadas, a su incompetencia como médico, algo que jamás ejerció, y como economista, de lo que no sabía nada, aunque ocupó cargos destacados en el Banco Nacional de Cuba, y en primer lugar, que utilice como base para ser musicalizados y cantados por barítonos y bajos, extractos de sus discursos a la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina, en el que expresó: “El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así: un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal", o  en su famosa intervención ante la ONU,  en 1964, cuando dijo: “fusilamientos, si, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario (...) nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida (...) en esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano."

Este escrito se publicó en Baracutey Cubano, en Estados Unidos de América, enriquecido con excelentes vídeos agregados por su director y editor principal, el profesor Pedro Pablo Arencibia, el día 7 de septiembre de 2017.
http://baracuteycubano.blogspot.com/2017/09/alberto-roteta-dorado-estreno-de-una.html
Luego salió en Cuba, democracia y vida.org., en la excelente edición que hizo el editor principal de esta página, Guillermo Milán, en Suecia, el 14 de septiembre de 2017.
http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=36416
Ahora lo comparto con los lectores que me siguen a través de mi Blog en Forofilo.net. 


 [Comentar este tema

Agosto 22, 2017, 11:29:31 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                      El estatismo mental inducido. Uno de los grandes males de estos tiempos.
                                                                  Tercera parte.
                                                      Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


           

Naples. Estados Unidos.- Una apertura de la mente hacia nuevas posibilidades especulativas que puedan explicar, y más que explicar, poder ofrecer una solución a sus grandes interrogantes, conflictos internos y problemas en el orden práctico, resulta necesaria en estos tiempos.  Pero habría que cuestionarse entonces cuál es el significado de esa apertura mental que pueda conducir al hombre hacia nuevas posibilidades especulativas.
 
Para lograr una apertura de esta naturaleza es necesario un cambio de carácter trascendente, esto es, una actitud interna que debe nacer de lo más profundo del ser y no como una simple meta – como las tantas que nos  proponemos - que el hombre pueda plantearse en su vida. No se trata de un simple cambio de actitud pasajera; sino de un verdadero despertar de su conciencia.
 
Estos temas, al menos, desde esta perspectiva suelen ser más tratados por las filosofías orientales, incluyendo los autores y pensadores modernos. En la segunda mitad del siglo XX, el hindú Jiddu Krishnamurti, una de las figuras más controversiales de estos tiempos, se refirió reiteradamente a los condicionamientos de la mente, es decir, a todo aquello que de manera gradual se nos va inculcando, ya sea para bien o para mal, consciente o inconscientemente, con buenas o no con tan buenas intenciones; pero de cualquier modo, se nos impone a través de los años y durante toda la vida.

Esto va creando estos estados en que nos creemos que alguien es bueno o malo, que una idea es o no correcta, que Dios existe o es una invención humana, que resurgimos en un mundo espiritual o sencillamente termina nuestra existencia con la muerte, entre otras tantas cosas; y lo hacemos porque alguien, a quien consideramos una autoridad – según la creencia de Krishnamurti-, lo ha dicho, y lo aceptamos como un hecho mecánico, sin análisis reflexivo y sin la especulación teórica necesaria que presupone cualquier incorporación conceptual a nuestro intelecto, lo que lamentablemente va quedando como algo establecido que se arraiga en la mente humana. Esto constituye un ejemplo de estatismo mental; aunque desde una óptica un tanto diferente a como lo habíamos estado viendo hasta el momento.
 
También desde la India, Radha Burnier, una de las pensadoras más prominente de estos tiempos, continuadora de la enseñanza de Krishnamurti, a quien conoció personalmente, y con quien tuviera una fuerte amistad, insistió en estos estados de la mente, consagrando muchos años a ofrecer charlas y conferencias por el mundo en las que centralizó su atención en lo que llamó: la regeneración humana.

Según ella, el hombre tenía que regenerarse a través de un profundo y radical cambio de su mente. No se necesitan más religiones, más sistemas filosóficos, más sectas, más organizaciones e instituciones; sino un cambio de actitud en los hombres desde una perspectiva mental con la cual podrá lograrse esa transformación necesaria con urgencia.
 
No obstante, resulta bien difícil conseguir ese cambio si la mente está bajo los efectos del hipnotismo inducido de manera premeditada por aquellos que pretenden ejercer un dominio sobre la mente de los hombres, y que, como hemos estado analizando, no es solo de los dictadores tiránicos de los sistemas totalitarios del mundo; sino de todos aquellos que pretenden ejercer su dominio en la mente humana, algo de lo que no quedan excluidos muchos líderes religiosos, activistas sociales, comentaristas y analistas políticos, etc.

           
             Imagen del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.
                 Cortesía para mi publicación. 


Ya he precisado que mediante un ejercicio consciente, sistemático y progresivo que nos permita la reflexión profunda de las cosas, aun de las que nos pudieran parecer insignificantes y que forman parte de la cotidianidad nuestra, el hombre podrá abrirse camino hacia posibilidades inusitadas en niveles mentales, intuicionales y espirituales. Una aproximación a la filosofía, por cuanto, es justamente, según José Martí, “el ejercicio de la inteligencia”; pero no solo esto, sino, “una potencia, es una condición del ser humano, es una fuerza”, y como condición humana no la podemos dejar a un lado, resulta imprescindible en nuestros días si es que no queremos perecer definitivamente bajo el dominio de la superficialidad, de la idiotez y de la ignorancia.

La libertad en la que tanto el hombre insiste, no solo consiste en el establecimiento de sistemas democráticos que permitan la libre expresión y la acción; sino dejar atrás una serie de ataduras y de limitaciones a nivel mental. Se puede vivir bajo el gobierno de la mejor democracia del mundo y estar prisioneros desde el punto de vista de nuestros esquematismos mentales y de nuestras ideas predeterminadas, lo que significa que nos mantenemos atados bajo el dominio de una inercia similar a ese estatismo mental inducido en el que tanto he insistido.
     
De cualquier modo, no solo existe el gran temor por parte de los gobiernos dictatoriales de poder ser invadidos por la información a través de los avances de la tecnología de estos tiempos; sino el temor - ya sea manifiesto en toda su expresión, de manera sutil, o en estado de latencia- de los hombres al sentirse vigilados y perseguidos como consecuencia de las acciones represivas. Este estado que experimentan una gran cantidad de personas en todas partes del mundo los hace verdaderos prisioneros. Todo hombre que se sienta perseguido o vigilado es en sí una víctima como consecuencia de la represión mantenida por parte de regímenes dictatoriales.  

¿Cómo poder explicar que las multitudes hayan adorado a ciertos líderes a través de la historia a pesar de su perversidad y malignidad? Los casos de Hitler, Mao Zedong, Ho Chi Minh, Stalin, Fidel Castro, Hugo Chávez, entre otros, son ejemplos muy demostrativos de una idolatría desmedida que no se puede justificar si tenemos en cuenta el daño que ocasionaron a la humanidad. Solo un adoctrinamiento que los llevara a esos estados de inercia mental, a través de los cuales todo puede lograrse ulteriormente, puede servirnos como fundamento para poder comprender este lamentable fenómeno que ha existido siempre; pero que en el presente adquiere dimensiones colosales.

Así las cosas, el restablecimiento de la enseñanza de filosofía – de la verdadera, la tradicional, aunque se asuma desde una perspectiva de mayor contemporaneidad, y con la exclusión de las aberrantes formas del marxismo-leninismo- resulta necesario si es que queremos que el hombre salga de esos estados de estatismo en los que se aniquila su inteligencia, y no le deja ya lugar para el poder de análisis y reflexión inherentes a su condición humana.

Recordemos las sabias palabras del genial cubano - lamentablemente ignorado como filósofo- José Martí: “Se busca hoy una filosofía clara, que concilie todas las fuerzas, que no tenga la soberbia de la infalibilidad, ni la pretensión de la supremacía. El hombre tiene una fuerza de conocer: la aplica observando: he aquí lo que se llama ciencia filosófica”, justo lo que estamos necesitando en estos duros tiempos de inercia mental. Esta será la forma de poder salir del estatismo mental inducido para abrirnos paso a la plenitud de la libertad. 

      (Final)



 [Comentar este tema

Agosto 18, 2017, 04:59:04 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                      El estatismo mental inducido. Uno de los grandes males de estos tiempos.
                                                              Segunda parte.
                                                   Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


         

Naples. Estados Unidos.- La perspectiva del temor de los regímenes totalitarios ante la posibilidad de que la información real del acontecer mundial llegue a los ciudadanos que mantienen bajo su dominio debe cambiar. No se trata de una supresión del temor – algo que una vez que se establece resulta difícil de eliminar, y en el caso particular de estos sistemas de gobierno, la inseguridad generada por el mal actuar y sus consecuencias los hace estar en un estado de alertidad constante-, sino de un cambio de cualidad.

Lo que ocurre en el mundo les llegará de cualquier modo, independientemente de las pretensiones al bloquear páginas, sitios, o cualquier otro medio o modo que, a través de Internet pueda penetrar más allá de las delimitadoras murallas prohibitivas que han logrado mantener a través de los años. Si bien es cierto que mediante el dominio y el estricto control cometen las más atroces violaciones a las libertades individuales de los hombres, siempre habrá formas de poder llegar con el mensaje renovador de aquellos que tienen la posibilidad de expresarse libremente, y de tramitar formas sutiles para difundir los hechos más significativos que se intentan ocultar.

No obstante, hemos de cuestionarnos el por qué acerca de una cualidad diferente respecto a ese temor de ser invadidos por la información. En este sentido conviene explicar que las estáticas mentes de las grandes multitudes no están aptas para asimilar los textos de carácter analítico, es decir, aquellos que se supone, los hagan reflexionar.

Es justamente un bloqueo de esa posibilidad reflexiva lo que acontece en una mayoría que ha recibido la influencia gradual y sistemática del proceso de adoctrinamiento que los ha llevado al estatismo mental, de ahí, que la mayoría de los lectores no se detengan en este tipo de escritos, los que lamentablemente pasan “sin penas ni glorias”, para a cambio sumergirse en todo aquello que tiene que ver con el aspecto emotivo a través de las sensaciones.
 
Las ya célebres frases acerca de “no tener que estar pensando mucho”, “solo para desconectar un poco”, “no me gusta complicarme mucho”, “no me interesa tanto la política”, o “esto es demasiado complicado para mí”, son realidades innegables, y son la consecuencia directa de esa labor solapada; pero mantenida durante décadas, lo que determina los condicionamientos de la mente y su marginación a un estado de inercia, condición de la que muchas veces no se puede salir a pesar de los intentos por experimentar un cambio de actitud.
 
Esto justifica, en cierta medida, el por qué de la preferencia por todo aquello que se le ha denominado el amarillismo en la prensa, o en los medios, para ser más abarcadores, lo que incluye actualmente las llamadas redes sociales, que para bien o para mal, invaden - cual indetenible plaga- el mundo. Resulta más llamativo para esas multitudes de mente inerte el número de víctimas de un atentado terrorista que el análisis acerca de los móviles del hecho, y de igual modo, se prefiere ver las imágenes – por muy fuertes y dolorosas que puedan ser (recordemos el aspecto emotivo al que ya hice referencia) - a través de fotos y vídeos, que leer un buen escrito que intente explicar los posibles orígenes, las consecuencias y las acciones para evitar futuros daños, o detenerse en algunas palabras reflexivas difundidas por algún líder religioso o  reformador social o político sobre el tema, es decir, aquello que debe poner a “funcionar” al intelecto, y a lo que el hombre adoctrinado le hace una resistencia inconsciente, con lo que continúa su enajenación que facilita la consumación de un círculo que promete no terminar, y que lo sigue sumergiendo cada vez con más ímpetu en los estados de estatismo.
   
Pero no solo los países dominados por regímenes absolutistas padecen del terrible mal de estos tiempos. En lugares como Estados Unidos de América – llamado a todo viento la tierra de la libertad, de la democracia y de las oportunidades- se vive en un estado de enajenación muy sui generis. Su gente – extremadamente pragmática, que casi llegan a un mecanicismo- vive inmersa en sus trabajos, en sus preocupaciones para asumir gastos de todo tipo – que muchas veces incluye el pago de enormes deudas-, en sus entretenimientos – que incluyen las excentricidades de exhibir coches parecidos a naves espaciales, perros que ya casi son humanos, amén de la excesiva preocupación por una imagen que muchas veces no resulta susceptible de ser cambiada mediante cirugías estéticas-; pero ignorando su propia historia, el extraordinario legado de sus presidentes, insensibles ante la extraordinaria obra de Copland, Gershwin y Berstein – sus monumentales músicos clásicos contemporáneos-, y sin haber leído a sus escritores modernos, los que sin llegar a la altura de las insignes figuras del viejo continente, son sus escritores.

En estos casos, el consumismo excesivo propio de las sociedades estériles y carentes de verdaderos valores, la competencia, la ostentación, la frialdad y ese excesivo pragmatismo al que ya he acudido reiteradamente,  los ha llevado a estos estados tan estáticos de su mente de igual modo que las dictaduras han condicionado a los hombres bajo su mando a la enajenación mental inducida. De ahí que la apatía intelectual propia de estos tiempos de crisis espiritual, y de pérdida de valores, no sea un fenómeno limitado a aquellos lugares que lamentablemente sufrieron, o aun padecen, los efectos dictatoriales de regímenes totalitarios.
         
Retomando la idea de no temer a la información que pueda llegar de todas partes, sino al aspecto cualitativo del temor, hemos de precisar que lo que se necesita en el mundo es un cambio en el pensar de los hombres y no la llegada de una información. De modo que los gobiernos absolutistas deberían estar al tanto, no solo de la información que inevitablemente llegará; sino de lo que pudieran hacer los hombres con esa información, y como sería asimilada por ellos.

                     
                       Las imágenes del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes nos
                        ayudan a interpretar la realidad del mundo en la modernidad de estos
                      tiempos. La imagen visual que nos hace reflexionar juega un papel
                    determinante  - como la filosofía a través del arte de lo especulativo-
                       para ese cambio que necesita el hombre.


¿De qué vale recibir un caudal de información que lamentablemente resulta ignorado por las multitudes que, o no la comprenden, o la rechazan, o ambas cosas?  La filosofía sirve para ayudarnos a entender cómo seguir adelante en nuestras vidas y salir de estos estados de inercia y de enajenación mental. El autoconocimiento es parte esencial de la filosofía, y desde los lejanos tiempos de Sócrates ya formaba parte de la tradición.
 
Sócrates, quien según José Martí, enseñaba de aldea en aldea y de campo en campo, trató de ofrecerle al hombre el lugar que le correspondía, y lo convirtió en el centro de su sistema especulativo, con lo que dejaba a un lado las abstracciones sobre los orígenes del universo que hasta el momento habían predominado en la filosofía antigua, al menos, para el occidente. Su peculiar método de convertir cada interrogante que le hacían en un motivo para la autoreflexión de sus seguidores, sirvió pues, para despertar ciertos estados de la mente humana, esto es, los ponía  a pensar a través de un ejercicio mental mediante el cual, el hombre por sí mismo llegaría a su conclusión aparentemente definitiva, por cuanto, a partir de esta conclusión surgirían luego otras interrogantes, y así hasta que la mente queda exhausta ante la magnificencia del conocimiento transmutado entonces en verdadera sabiduría.
   
La filosofía no puede desaparecer, ni quedar relegada a un papel secundario en los sistemas de enseñanza, o lo peor, sustituirla por “formas menores” de filosofía como el llamado marxismo-leninismo, algo que se asumió en los países de la Europa Oriental, y el régimen dictatorial cubano lo copió de manera íntegra y lo traspoló a un contexto que nada tenía que ver son las tradiciones europeas; pero lamentablemente la filosofía se estudia cada vez menos en el mundo, y muchas universidades apenas cuentan con un mínimo de apoyo porque los rectores quieren dinero fácil, y los gobiernos no están interesados en que la gente salga adelante a través de la enseñanza y del estudio de la filosofía.

El destacado filósofo Marinoff,  fuerte crítico a las tendencias de excluir a la filosofía de la enseñanza general, ha declarado recientemente: “Me resulta obvio que los Gobiernos actuales arrinconan la filosofía porque quieren una ciudadanía compuesta por ovejas sumisas, sin capacidad para el pensamiento independiente. No quieren tener gente capaz de analizar el mundo en el que viven”

El hombre necesita respuestas a sus interrogantes, que son muchas. Pero estas respuestas no deben ser proporcionadas por sistemas religiosos decadentes que a base de un dogmatismo acérrimo pretenden invadir su espacio. Estos no son tiempos de oraciones ni de testimonios. Este hombre pragmático de nuestros días no tiene paciencia para orar, ni “nervios” para soportar las absurdas ideas de las tendencias protestantes – por solo referirme a las modalidades más conocidas dentro del Cristianismo-.

Una apertura de la mente hacia nuevas posibilidades especulativas que puedan explicar, y más que explicar, poder ofrecer una solución a sus grandes interrogantes, conflictos internos y problemas en el orden práctico, resulta necesaria en estos tiempos.


 [Comentar este tema

Agosto 17, 2017, 12:56:32 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                   El estatismo mental inducido. Uno de los grandes males de estos tiempos.
                                                                   Primera parte.                                                 
                                                      Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


         

Naples. Estados Unidos.- Las dictaduras y sistemas totalitaristas tienen establecidos ciertos cánones para garantizar la total sumisión de aquellos que han de vivir bajo su dominio. El adoctrinamiento a través de un sistema educacional único, al que de manera obligatoria han de acudir todos los ciudadanos desde etapas bien tempranas de sus vidas, constituye pues, una de las tantas formas de poder ejercer un poderío que contribuirá, a mediano y largo plazo, a conservar una condición de estatismo que parte de una inercia mental inducida.

Actualmente el mundo sufre de una crisis intelectual y espiritual, al menos, esto se dice con frecuencia, y se publican numerosos escritos, algunos muy valiosos y con la intervención de destacadas figuras del campo de la filosofía, la sociología y la antropología social. Esta idea la comparto, y hasta la defiendo, pero solo de manera parcial, por cuanto, estoy convencido que la crisis actual – que es evidente en los estereotipos extremadamente pragmáticos de los hombres de estos tiempos que, dejando a un lado la excesiva especulación teórica se han apartado tanto del ejercicio del pensar que se han idiotizado, esto es, han limitado su exiguo pensamiento a un reducido campo, que solo incluye aspectos extremadamente prácticos, que están en relación mucho más con lo emotivo, que con el intelecto propiamente dicho- no es un fenómeno exclusivo del presente; sino una continuidad que a través del tiempo hace exacerbaciones de modo cíclico, tal vez, siguiendo el propio ritmo periódico del universo; pero insisto, es un fenómeno que ha prevalecido desde lejanos tiempos. 

Nadie podrá negar que a través de la historia han existido mentes brillantes dentro del mundo de la ciencia, el arte, la filosofía, la política, la historia, la literatura, etc., los que se han destacado entre las multitudes ignorantes, que siempre han existido también, y dada su condición de ignorantes han sido sumisos y explotados por aquellos que han ejercido su poderío para mantenerlos en este estado de estatismo, que no solo significa inmovilidad de lo que permanece estático; sino que va mucho más allá, hasta implicarse en la política, por cuanto, es además una tendencia que destaca todo el poderío del poder estatal en todos los órdenes, al menos, así se nos enseña en filosofía política   

Así las cosas, la existencia en nuestros días de grandes sectores poblacionales que permanecen en un estado de ignorancia, ya sea porque carecen de las posibilidades de poder ser instruidos, porque sus gobiernos no muestren intenciones verdaderas de hacerlo, o porque por cuestiones étnicas, raciales, culturales, religiosas y éticas quieran permanecer aislados de la llamada civilización, es un fenómeno perceptible en el presente que nos tocó vivir; pero hemos de ser conscientes que no es algo exclusivo de nuestros tiempos.

Pero retomemos la idea de la crisis actual – que al fin de cuentas es como se maneja en todas partes- y veamos que sucede en algunas esferas de la educación en el mundo. La necesidad de formar hombres prácticos, listos para la acción, para las respuestas rápidas, para asumir roles sencillos y hasta con cierto mecanicismo – todo lo que se resuelve instruyendo el pensamiento concreto-, ha hecho que se prioricen ciertas disciplinas que están en relación con lo que se pretende del hombre que saldrá egresado de los centros de enseñanza, y que se enfrentará a un mundo cada vez más pragmático. Las maestrías en Marketing, el auge de las carreras de comercio, las licenciaturas en turismo, entre otras carreras y disciplinas de la actualidad, son ejemplos muy precisos en este sentido.

De modo que las llamadas humanidades – ciencias humanísticas para decirlo con mayor rimbombancia; sobre todo en aquellos lugares en los que apenas se les deja lugar- han perdido espacios, y en algunos países desde las enseñanzas básicas las han relegado a un segundo plano, lo que originó hace poco en España sendas protestas por parte de profesores y también de estudiantes, que preocupados por el destino de la madre de todas las disciplinas salieron en su defensa ante el temor de una posible extinción de la sabiduría de las edades.

¿Pero, por qué una defensa de la filosofía? Pues por una cuestión de honor y de principios, en primer lugar. No es justo que los hombres del presente sean formados desconociendo el legado de seres como Paltón, Plotino, Aristóteles, Kant, Bruno, Hegel, Balmes, Sartre, San Agustín, Santo Tomás, y una interminable lista de figuras que contribuyeron a la conformación del pensamiento filosófico a través del tiempo.
Pero no solo se trata de honores y principios, sino que por el bien de los propios hombres del presente, la filosofía debe formar parte inseparable de nuestras vidas, por cuanto, la constante especulación que supone el conocimiento de la filosofía, constituye un ejercicio que puede conducir a nuestra mente hacia nuevas perspectivas y posibilidades de desarrollo cognitivo, esto es, nos liberaría de esos estados de inercia mental tan comunes en estos tiempos, en que los hombres dejaron de pensar, algunos por voluntad propia, otros porque se han dejado idiotizar por aquellos que, carentes de valores éticos y de principios morales los pretenden esclavizar a través del dominio de su pensamiento.

Los sistemas dictatoriales totalitaristas ejercen de manera brutal un control estricto sobre el pensamiento de los hombres. Manipulando la mente humana se puede lograr, no solo la obediencia estricta que los hace ovejas sumisas, sino que las multitudes adoren a los dictadores, a los que ven como grandes héroes en el menor de los casos, pues con frecuencia les confieren un carácter semidivino y sobrenatural, lo que recuerda a los hombres-dioses de las epopeyas homéricas, esto es, los ven como dioses, que cual avatares de la Divinidad, han de ser venerados, y es lo que terminan haciendo.
 
Esto último se logra a través de la imposición de un ateísmo desmedido que despoja a las masas de posibles formas de adoración a los dioses, santos o ángeles, lo que resulta sustituido por un culto a la personalidad del líder del momento, a quien gradualmente van dotando de poderes mágicos y de facultades sobrenaturales. La idea de lo invencible y de lo eterno se va acrecentando cada vez más, hasta llegar a expresiones inusitadas que los hacen afirmar en medio de su ateísmo, que no creen en Dios, pero si alguna vez creyeran, lo harían en su líder quien representa el poder supremo, la bondad infinita, y todas las virtudes solo conferidas a los grandes santos y dioses.

Los ejemplos de los regímenes dictatoriales de los países socialistas de la Europa Oriental durante varias décadas del pasado siglo XX constituyen verdaderos paradigmas en este sentido, sin que olvidemos el caso de Cuba, con la declaración del carácter socialista de su revolución a solo unos meses de haber asumido el poder el dictador Fidel Castro, con lo que copiaba el modelo de la ya desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, no solo en el aspecto económico, en su forma o estilo de gobierno; sino en las posibilidades de adoctrinar a las masas desposeídas que fueron vilmente engañadas desde los inicios mismos del llamado proceso revolucionario.

               
                          Obra del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.

Una desmedida eliminación de todo vestigio religioso se impuso de manera premeditada y con alevosía. La instauración de la enseñanza del marxismo-leninismo vendría a reemplazar definitivamente una instrucción guiada en gran medida por el catolicismo y en menor escala por las variantes evangélicas. La nacionalización emprendida facilitaba la expropiación de todos los bienes particulares con el consiguiente dominio por parte del estado oficialista de todo, incluido, como era de esperar, el noble y difícil proceso de la enseñanza, que ahora se vería matizado por nuevas variantes que, a mediano y largo plazo, facilitarían la hipnotización del pensamiento del llamado hombre nuevo. 
 
En el mundo, de manera general, las generaciones actuales inmersas en ese pensamiento demasiado concreto, al que ya hice referencia, no son capaces de detenerse a reflexionar en estos aspectos de una historia que algunos prefieren ignorar, otros están bajo los efectos de la hipnosis que los ha llevado al estatismo mental, lo que les impide percibir la magnitud de ciertos hechos, mientras que muchos sumergidos y entregados al consumismo, la superficialidad, la enajenación a través de drogas, píldoras antidepresivas, o la dependencia de los celulares con sus juegos o la última canción de moda, no ven la realidad de un mundo que aún resulta muy cercano en el tiempo, al menos, para los que vivimos en algún momento de nuestras vidas bajo la influencia del terror de los estados totalitarios.

     (Continuará)     

   


 [Comentar este tema

Agosto 16, 2017, 11:48:10 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                      El presidente de Ecuador rompe su silencio sobre el tema de Venezuela.
                                                    Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


             

Naples. Estados Unidos.- Lenín Moreno, el nuevo presidente de Ecuador, que comenzara su mandato hace solo dos meses, ha asumido una actitud muy firme y coherente. Sin pretender ir más lejos, ha estado dando pasos certeros que prometen poner cierto orden en medio del caos que dejara el dictador Rafael Correa, lo que incluye una deuda millonaria y una crisis económica imposible de solucionar, al menos a corto y mediano plazo.
 
Pero lo más significativo de su estilo de gobierno es aquella sutileza con la que ha sido capaz de irse alejando del fenómeno conocido como socialismo del siglo XXI. Atrás ha quedado para siempre – al menos durante este tiempo de su mandato- esa estéril retórica que asume frases vacías y consignas estereotipadas para exaltar a las multitudes y acariciar el oído de las masas. La acción, la transparencia, la denuncia, la seriedad, la austeridad y la decencia, caracterizan su estilo.

Como la sutileza y la medida son indispensables en su discurso y en su accionar, su esperada intervención respecto al duro conflicto venezolano ha estado en un estado de latencia, con solo leves expresiones un tanto neutrales; aunque siempre dando a entender que habrá más, solo que más tarde, como muy bien supo hacer una vez que alcanzara la presidencia y se proyectara a través del diálogo sincero y la apertura hacia los marginados sectores de la oposición, así como mediante la denuncia crítica hacia el estado en que encuentra el país como resultado de la corrupción socialista impulsada por Correa.   

Hace más de tres meses expresé en un escrito publicado en Cubanálisis, el 24 de abril de 2017, con el título: Ecuador, la consumación de un gran fraude electoral, que “si Lenín Moreno fuera inteligente se abriría un tanto al mundo desde la perspectiva de un demócrata progresista de especial énfasis en lo social; pero dejando a un lado la sombra del socialismo del siglo XXI, que tanto malestar provoca entre los ecuatorianos que han soportado la insolencia de Correa por una década con su eslogan de revolución ciudadana”.

Y es justo lo que ha estado haciendo Moreno desde la asunción de su rol como primer mandatario. Pero como siempre esperamos más, y también esperamos los acontecimientos de una manera anticipada, estamos pidiendo al presidente que de ciertos pasos, que solo tendrán lugar en su momento. En otro escrito titulado: ¿Desaparecerá el socialismo del siglo XXI en Ecuador con su nuevo presidente?, publicado el 26 de junio de 2017, en Cubanálisis, insistí en el  silencio del nuevo presidente sobre la dramática situación de Venezuela y afirmé: “y es porque espero de Lenín Moreno algo mayor que un simple mantener a distancia” (…) “justo ahora en esta dura, crucial y definitoria etapa del continente, asumiría una actitud digna respecto al caos de Venezuela. Entiéndase por actitud digna tomar partido junto al pueblo venezolano, lo que lleva implícito una pronunciación contra el opresor Nicolás Maduro. Si esto ocurriera Lenín Moreno sacudiría a toda la región, y ya no dejaría lugar para la duda respecto a sus posibles cambios y a su sutileza para salirse de la izquierda regional; pero el momento al parecer no ha llegado, y ojalá no sea demasiado tarde”.

Hasta el presente Moreno no se había proyectado contra el dictador Nicolás Maduro; aunque tampoco lo había apoyado. Este lunes durante su mensaje semanal televisivo expresó: “Por encima de todo derecho, por encima de cualquier postura ideológica o política, la vida es sagrada e intocable, la muerte de seres humanos es un hecho que debemos lamentar y rechazar enérgicamente”, lo que lleva implícito la acusación a Nicolás Maduro, quien es el responsable máximo de dichos crímenes. Solo que Lenín Moreno ha preferido omitir nombres, y hacer su valoración crítica desde postulados éticos, que implican el respeto a la vida, que es una e indivisa, y por tanto, sagrada, como muy bien lo ha expresado el mandatario.   

De igual modo mostró su preocupación por “la cantidad de presos políticos” en Venezuela, lo que implica directamente al régimen venezolano. Pero donde resulta más significativo su crítica hacia Maduro es en la siguiente expresión pronunciada ante la teleaudiencia ecuatoriana: “La democracia es aquella en la que los problemas se solucionan con diálogo entre todos los actores; recordar que el mejor mecanismo para ello es la democracia directa, que para los mandatarios debería ser la última palabra”.

No obstante, se ha mantenido firme en su idea acerca del respeto a la autodeterminación de los pueblos y a la no injerencia; algo que lo une a la actitud mayoritaria de muchos gobernantes de la región que se oponen a la posible intervención militar de Estados Unidos en territorio venezolano, lo que ya había hecho a través de su cancillería, mediante la publicación de un breve comunicado oficial caracterizado por una discreta forma de tomar partido sin hacerse notar, con lo que esquiva un tanto las fuertes polémicas desatadas en los últimos tiempos en relación con los cambios generados en el país durante su breve mandato. 

En la página del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador apareció con el subtítulo: “El Ecuador ratifica su apoyo a todo proceso que busque la paz en Venezuela”, una nota en la que se hace mención a la idea de la no injerencia de ciertos estados en los asuntos internos de Venezuela; aunque al mismo tiempo se proyectan en pos de apoyar y acompañar “todo proceso de diálogo que busque la paz y reconciliación”.

Finalmente este lunes reafirmó su solidaridad con el pueblo venezolano, y  “nuestro más hondo deseo de que pronto alcancen la paz y que no se derrame una gota más de sangre”. Ahora puedo responder a Guillermo Milan, el director y editor principal de la página Cuba democracia y vida, en Estocolmo, Suecia, quien ha tenido la inquietud acerca de que “Moreno no ha dicho nada en contra de la constituyente de Maduro como otros presidentes latinoamericanos”. Lo cierto es que, aunque no ha sido justamente un ataque a la constituyente, ya Lenín Moreno ha salido de su aparente silencio, y como ya he insistido antes, estoy seguro que su actitud crítica será mucho más contundente, lo que será en su momento.

Por ahora el pronóstico es sombrío para la tierra de Bolívar. Agotadas las posibilidades de confrontación y diálogo – que apenas han tenido lugar-, impuesta la Constituyente contra todo el orden democrático, incrementadas las medidas de sanciones económicas, y en primer lugar, ante las numerosas muertes de jóvenes que solo se manifestaban de manera pacífica en pos de su libertad, solo queda una opción: una enérgica intervención militar por parte de Estados Unidos. El conflicto con Corea del Norte se enfría y se toma un breve receso para ceder el protagonismo al desastre venezolano.

Ya el Departamento de Defensa de Estados Unidos, el Pentágono, ha respondido que están listos para asumir las órdenes de Donald Trump – aun cuando en realidad el mandatario estadounidense no lo ha pedido- a pesar de la postura de un grupo de países de la región, entre los que se encuentra Ecuador, ante la amenaza de Trump.

Publicado originalmente en Cuba, democracia y vida. Estocolmo, Suecia.     
http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=36168


 [Comentar este tema

Agosto 16, 2017, 11:27:54 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                     Marinoff: “Los Gobiernos no quieren filosofía, sino ciudadanos sumisos”
                                                             Hernández-Morales


           

             El filósofo, autor de Más Platón y menos Proza critica al Ministerio de Educación por
               su decisión de marginalizar la asignatura de filosofía.


Cuando nos hablan de filósofos, es probable que pensemos en señores barbudos vestidos con togas, sus dedos siempre alzados como si hubieran tenido un pensamiento brillante, o con expresiones faciales que muestran su preocupación sobre la reinterpretación de la metafísica a través de la epistemología, o delatan un caso de indigestión aguda.

Sea cual sea el filósofo que tengamos en mente, es probable que su imagen siempre nos sea lejana. A diferencia de la protagonista de El Mundo de Sofía, la mayoría de la población apenas se relaciona con la filosofía. Recluidos en torres de marfil, los grandes pensadores son figuras distantes, señores serios que pasan sus días debatiendo el significado de la vida. Aunque hacen algún que otro cameo en nuestras vidas –sea a través de una prueba de la Selectividad, o algún best-seller veraniego sobre motocicletas y el budismo zen–, los filósofos viven tan apartados de nuestro mundo que pensamos poco en elllos. Dada esta ausencia, no es de sorprender que la asignatura de filosofía esté cada vez más marginalizada, y que en la última reforma educativa haya pasado de obligatoria a ser optativa.

Las universidades, las academias, las editoriales– les pagarían por hacer una labor básicamente de prestigio, un oficio que nadie entendía, ofreciendo un servicio que nadie reclamaba

El filósofo Lou Marinoff (Montreal, 1951), profesor de Filosofía y Estudios Asiáticos en la City College of New York, presidente fundador de la Asociación Americana de Practicantes Filosóficos (APPA, según sus siglas en inglés) y autor del exitoso Más Platón y menos Prozac, reconoce que el arrinconamiento actual del gran pensamiento es parcialmente culpa de los grandes pensadores.

“Los filósofos abandonaron la sociedad y decidieron dedicarse a lo que Wittgenstein denominaba sprachspiele, o juegos de lenguaje, ejercicios de teoría pura”, afirma Marinoff. “Se dieron cuenta que la sociedad –las universidades, las academias, las editoriales– les pagarían por hacer una labor básicamente de prestigio, un oficio que nadie entendía, ofreciendo un servicio que nadie reclamaba”.

Lejos de aceptar esta situación, Marinoff considera que la filosofía tiene que reconquistar su justo lugar dentro de nuestra sociedad como herramienta fundamental para que las personas se conozcan mejor a sí mismas. Los agentes de esa reconquista tienen que ser los propios filósofos, que tienen que dejar de dedicarse exclusivamente a la especulación teórica y volver a ofrecer un servicio esencial a la población: el de la terapia filosófica.

“Toda disciplina universitaria tiene su lado puro y un lado aplicado: la física, la matemática, etc. La filosofía analítica es genial, pero es hora de que recuperemos su lado práctico, el de la terapia filosófica. La solución a los problemas de la vida no se encuentra con años de psicoterapia o dosis diarias de antidepresivos, sino con un mejor entendimiento de cómo funcionamos, de qué queremos. La terapia filosófica nos ayuda a encontrar las respuestas a esas preguntas”.

Desde Portugal, donde ha acudido como invitado a las prestigiosas Conferencias de Estoril, Marinoff habla con EL ESPAÑOL sobre el poder del lobby farmacéutico y psicoanalítico, el poder de la filosofía aplicada, y del estado precario del pensamiento crítico en un mundo en el que los Estados prefieren formar “ovejas estúpidas” y acabar con los ciudadanos racionales.

P. Usted considera que la sociedad moderna depende excesivamente sobre los fármacos para solucionar sus problemas emocionales.

Sí. Todo Dios está medicado. La gente triste toma antidepresivos, a los niños distraídos les dan anfetaminas, reparten pastillas para solucionar problemas en la cama. Ciertamente hay personas que necesitan tomar fármacos para funcionar de manera adecuada –con montarte en el metro de Nueva York una sola vez te darás cuenta que hay gente que claramente necesita estar medicada–, pero apenas un 5% de la población realmente sufre de trastornos mentales. La enorme mayoría de la populación está sobremedicada. Las drogas funcionan para remediar síntomas particulares, pero que no hacen nada para solucionar la confusión que tienen de fondo. La depresión, el bloqueo sexual, el insomnio, la dificultad en concentrarse… Son dolencias que tienen una base cultural, no un origen patológico. Y son problemas que se pueden solventar a través del mejor entendimiento de cómo funciona nuestro ser, no a base de bombardeo químico.

P. ¿Y por qué se opone al análisis y a la psicoterapia?

El psicoanálisis funciona como un negocio hoy en día. Se busca un diagnóstico fácil, como si se tratase de un cuadro que pintamos por números. ¿Estás triste? Tienes depresión. Buscan un desequilibrio químico, o buscan un origen traumático cuando lo que tenemos ante nosotros es una duda ética o moral que no tiene que ver con nuestros niveles de monoamino oxidasa o nuestra relación con nuestros padres, sino con nuestra forma de ver el mundo.

El psicoanálisis consiste en hallar problemas –y siempre hay algún problema que se puede hallar–. El analista gana su dinero a través de las sesiones que celebra con sus clientes, hay una motivación evidente para fomentar una relación de dependencia, siempre encontrando dramas ocultos con significados relativos, y nunca proporcionando al cliente las herramientas para solucionar sus propios problemas.

         

P. ¿Por qué piensa que la filosofía es un recurso válido para plantar cara a estos problemas?

La filosofía sirve para ayudarnos entender cómo seguir adelante. El autoconocimiento es parte esencial de la filosofía: ya formaba parte de la tradición socrática, y es la base de la tradición asiática. En la terapia filosófica lo que proporcionamos son las herramientas para llegar a ese autoconocimiento y autosuficiencia. En realidad sólo ayudamos despertar al filósofo que todos llevamos dentro.

P. ¿Cómo funciona la terapia filosófica? ¿Puede acudir a ella si no tienes formación filosófica?

De la misma manera que no necesitas saber nada sobre medicina antes de ir a una consulta médica, no necesitas saber nada de filosofía antes de la sesión. La manera en la que se desarrolla la sesión depende de cada practicante, pues no existe una metodología única. Depende del filósofo, del cliente, del problema que quiere resolver. Empezamos charlando tranquilamente, e intentamos descifrar la corriente más adecuada para dar solución a la incógnita que tenemos por delante.

P. ¿Es de suponer que la terapia dependerá radicalmente según la corriente filosófica del practicante?

Claro. Un existencialista tendrá una perspectiva distinta a la de un positivista; un taoísta no verá las cosas como un budista. El cliente que ya tiene un punto de vista filosófico definido puede buscar un practicante acorde con esa tendencia; el que no sabe cuál le atrae puede experimentar hasta dar con la que más responde a sus necesidades. Nadie se ofende; estamos aquí para ayudar, y da igual si el autodescubrimiento viene de la mano de Aristóteles o Sartre.

P. ¿Qué tipos de clientes atraen?

De todo. He tenido estudiantes universitarios, funcionarios, médicos, artistas. Incluso he hecho sesiones de terapia para parejas –que son un rollo–. El factor común es que tienden a ser personas racionales y funcionales. No estamos aquí para ayudar personas con trastornos mentales –esa gente necesita la ayuda de un psiquiatra–, ni a gente excesivamente emocional –que tal vez requiera la atención de un psicólogo–. Nosotros estamos para la gente que quiere respuestas a las grandes preguntas, a dilemas morales, dudas éticas, crisis existenciales. Gente que busca transformar una situación adversa en algo positivo.

Estoy a favor de buscar formas de dar trabajo a los jóvenes. No obstante, la decisión del Gobierno es francamente estúpida

P. ¿Recuerda algún caso particularmente memorable?

Tuve un cliente que era un médico que vino a verme por una duda moral. Su hijo quería ir a Disney World: todos sus amigos habían ido y él llevaba un par de años pidiendo ir. El médico se lo podía permitir, pero el problema es que él había crecido en un entorno humilde, y sus padres le habían educado para considerar que la pobreza era una virtud. Le resultaba ofensivo gastar tanto dinero en un capricho de su hijo cuando había tantos niños pobres por el mundo. No obstante, le preocupaba que, de la misma manera, podría estar haciéndole una injusticia a su hijo al privarle de algo que tanto quería.

Bien: un psicoanalista empezaría inmediatamente a investigar la relación del médico con sus padres, su juventud en ese ámbito empobrecido, y es probable que diez años más tarde las sesiones seguirían sin llegar a una conclusión. Por lo contrario, yo tiré de mi agenda de filósofos y pensé que quizá le sería útil reflexionar sobre el aurea mediocritas o “término medio dorado” de Aristóteles, que sostiene que el punto ideal es aquel que queda entre dos extremos.

El problema del médico no era con su hijo, sino con su propia conciencia, la forma de tranquilizarla era encontrar el punto entre la pobreza y el exceso. Si resultaba vulgar gastar tanto en el capricho del hijo, la clave era gastar una cantidad equivalente en un niño menos afortunado. Satisfecho con la solución, el médico llevó al hijo a Disney, y al volver donó lo equivalente a lo gastado a el orfanato local.

P. Usted revindica la recuperación de la filosofía aplicada en todos sus sentidos, no sólo a través de la terapia filosófica. ¿Qué ejemplos hay de la aplicación de filosofía teórica en el ámbito práctico?

La manera en la que se han aplicado las teorías de los trascendentalitas estadounidenses del XIX –Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau– durante el último siglo sirve como buen ejemplo. Thoreau era un teórico, vivía recluido en los bosques de Massachusetts, pero la aplicación práctica de su filosofía de resistencia, descrita en La Desobediencia Civil, revolucionó el mundo. Gandhi, que mantenía el texto en su mesita de cabecera, lo utilizó como manual para llevar a cabo su campaña pacífica que culminó en la independencia de la India. Martin Luther King se inspiró en esa filosofía para liderar el movimiento a favor de los derechos civiles en Estados Unidos. Otro ejemplo, menos positivo, de la aplicación práctica de la filosofía teórica: la Unión Soviética. Ahí vemos un intento de aplicar las teorías de Carlos Marx sobre el campo, con su impacto sobre la vida de millones de personas. Aunque las consecuencias de esa aplicación fueron devastadoras, curiosamente Marx sigue siendo el filósofo más leído en Reino Unido ahora mismo, por lo que parece que tal vez todavía haya gente interesada en experimentar con sus ideas.

P. ¿Cómo valora la decisión del Ministerio de Educación español, que en su más reciente reforma educativa optó por arrinconar a la filosofía a favor de asignaturas que supuestamente facilitarían la integración de los alumnos en el mercado laboral?

Me da muchísima pena. Entiendo que la situación laboral es complicada en España, y sé que tenéis una de las tasas de desempleo juvenil más altas de Europa; conozco bien el drama de los mileuristas y estoy a favor de buscar formas de dar trabajo a los jóvenes. No obstante, la decisión del Gobierno es francamente estúpida.

Evidentemente no puedes emplear a muchos como profesores de filosofía –y menos de filósofos propiamente–, pero hay montones de estudios que demuestran que la filosofía y las humanidades en general nos permiten desarrollar el tipo de pensamiento crítico que es ultra valorado en el mundo laboral. De hecho, recientemente The Wall Street Journal publicó un artículo que no sólo señalaba que las grandes consultorías y los más importantes bufetes de abogados buscaban a gente con esta formación, sino que también demostraban que, a largo plazo, quienes cursaban la carrera de filosofía terminaban por ser quienes más dinero ganaban.

Desde aquí, envío todo mi apoyo a los españoles, pues creo que bastante ha luchado, tras cuarenta años de dictadura, para recuperar el derecho del librepensamiento

Aunque el caso español es lamentable, infelizmente no es único. La filosofía se estudia cada vez menos por todo el mundo. En muchas universidades tiene poco apoyo porque los rectores quieren dinero fácil, y los Gobiernos no tienden a dar grandes subvenciones a los departamentos de
filosofía.


P. ¿Hay algún país en el que la filosofía no esté siendo marginalizada?

Corea del Sur es un buen ejemplo. Está rodeada de países enemigos y tiene una economía ultra competitiva. El Gobierno se dio cuenta que la filosofía ayudaba a sus ciudadanos lidiar mejor con la presión del día a día allí. La filosofía es una parte íntegra del currículo, y hay mucho interés en la filosofía aplicada ahí. En China también, y en Europa los neerlandeses mantienen su compromiso histórico con el estudio de la materia.

P. ¿Por qué cree que Gobiernos –como el actual en España– intentan arrinconar la asignatura de filosofía?

Sabemos que lo primero que hacen las dictaduras es eliminar a los miembros de la intelligentsia. Lo sorprendente es que nuestras democracias occidentales lo estén haciendo también, promoviendo sistemas educativos en los que no hay espacio para las humanidades, materias que fomentan la creatividad y la independencia. Me resulta obvio que los Gobiernos actuales arrinconan la filosofía porque quieren una ciudadanía compuesta por ovejas sumisas, sin capacidad para el pensamiento independiente. No quieren tener gente capaz de analizar el mundo en el que viven.

Desde aquí, envío todo mi apoyo a los españoles, pues creo que bastante ha luchado, tras cuarenta años de dictadura, para recuperar el derecho del librepensamiento. Si el Gobierno les quiere quitar eso en las aulas, les animo a que aprendan filosofía de modo propio. Es una tierra de grandes –Santayana, Unamuno, Ortega, Sabater– y de momento los libros no están prohibidos. ¡Resistan! Sé que suena a populismo barato, y con la que está cayendo el populismo tiene mala reputación, pero no nos podemos olvidar que la Revolución Francesa y la Revolución Estadounidense eran revoluciones populistas, y estas nos dieron los conceptos fundamentales de igualdad y progreso que tanto valoramos hoy en día. Cuando nuestros Gobiernos nos fallan hace falta un poco de populismo, y mucha filosofía.

Fuente:
http://www.elespanol.com/cultura/libros/20170714/231227618_0.html

Foto:
Lou Ducere


 [Comentar este tema

Agosto 14, 2017, 10:43:23 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                   Las “emociones revolucionarias” de Díaz-Canel.
                                               Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


         

Naples. Estados Unidos.- Miguel Díaz-Canel, el primer vicepresidente cubano, vuelve a ser noticia. Hace unos días apareció un disparatado escrito en el que se le pretende comparar con el nuevo presidente de Ecuador, lo que luego comenté a modo de crítica - por el bien de los lectores y no porque me guste la polémica y el enfrentamiento a través de estos medios- al considerar que no existía absolutamente nada que permitiera hacer un paralelo entre ambos.

Si a estos dos escritos, sumamos la infinidad de notas, intervenciones y comentarios que han aparecido por doquier, en los que se especula acerca de su papel en el continuismo político cubano, sin duda, podemos decir que este señor, que lamentablemente ha mal utilizado su posible talento, y se ha envejecido sobremanera entre los anquilosados mandatarios hacedores de cánones dictatoriales, ha ganado una popularidad que hasta el momento jamás había tenido.
 
Tal vez por esto varios medios de prensa, ya sean los oficialistas cubanos o los del llamado exilio, hagan referencia a sus últimas palabras en relación a la presencia del “legado” de Fidel Castro, no solo en Venezuela, sino en parte de América Latina, lo que me permite reafirmar mi apreciación sobre ese estilo suyo demasiado fuera de lugar, por cuanto, Díaz Canel, no es precisamente uno de los ancianitos históricos – Machado Ventura, Armando Hart, Ramiro Valdés, y el propio Raúl Castro, por solo citar los más conocidos- que en sus años mozos se crearon a la fuerza la imagen mental de un socialismo que teóricamente pudo haber tenido algo que ver con las doctrinas de Marx; pero en el orden práctico estuvo siempre demasiado alejado de ese ideal que aquel que siempre estuvo en la sombra – parafraseando a Martí que dijo de Marx: “anduvo de prisa, y un tanto en la sombra”, - estableciera como paradigma.

De modo que si su accionar es como su pensamiento, aquellos que creen y hasta han formulado ciertas hipótesis de un posible cambio, por tratarse de un hombre que generacionalmente se aparta de los clásicos de la dinastía, tendrán que conformarse con solo ver una imagen menos desagradable y maligna que la del presidente actual; pero a resignarse a cargar de nuevo con la cruz del comunismo por unos cuantos años más.

Así las cosas, Díaz Canel, por motivo del onomástico del desaparecido dictador Fidel Castro, este 13 de agosto – en esta ocasión el primer aniversario de su natalicio en que no está presente, al menos físicamente, pues no dudo que su astral sombra permanezca aferrada al mundo terrenal haciendo de las suyas- afirmó que “la enseñanza y la huella de Fidel” están presentes en Venezuela. Lo que parece ser una frase de cumplido, de esas que tanto ya han dicho las figuras legendarias a través de los años, y solo se le cambia el nombre, por ejemplo: la presencia o la huella de Maceo, de Martí, - a Céspedes nadie lo invoca a pesar de que se le sigue llamando el padre de la patria”-, de Mariana Grajales, dentro de los paradigmas de antaño, o el “mansaje imperecedero” de Vilma Espín, Celia Sánchez, Juan Almeida, entre otros, evocando a los del presente; aunque ciertamente, Díaz-Canel tiene razón en cierta medida, por cuanto, en la espantosa miseria venezolana, en la extrema represión de las fuerzas policiales del madurismo, en las violaciones de los derechos humanos, en la ilegalidad de la nueva Constituyente, y en las arbitrariedades del orden constitucional venezolano, no hay dudas, que está presente “la enseñanza y la huella de Fidel”, sin olvidar que junto a Chávez fue el impulsor del socialismo en la tierra de Bolívar, desde la cual, pretendieron expandirlo por toda América.
   
El vicepresidente además afirmó que: “esto lo tenemos que ver los cubanos como un orgullo, pero también lo que representa Cuba para el continente”. En este sentido es difícil tener que decirlo o escribirlo; pero en honor a la verdad, hemos de reconocer que Cuba no representa absolutamente nada para el continente, excepto que se le asocie con la malignidad de su régimen comunista, algo de lo que no podrá desprenderse tan fácilmente, aún cuando pasen décadas del necesario fin de la dictadura totalitarista que ha prevalecido por más de medio
siglo.


Si Díaz-Canel realmente se cree que Cuba tiene un significado inspirador dentro del contexto continental, y específicamente en esta enorme extensión que va desde el río Bravo hasta la península de la Patagonia, y que José Martí llamara “Nuestra América”, pues sin duda, se ha contagiado con el gran mal de Fidel Castro, el delirio y la megalomanía, que en el caso del viejo comandante que ya no está, y que fuera homenajeado este día 13, alcanzaron expresiones solo comparables con las de Hitler.

         
            El vicepresidente cubano vuelve a ser noticia. Ahora a través de sus "emotivas palabras"
             al evocar a la figura del desaparecido dictador Fidel Castro.

Esta idea la reafirmó al expresar que la figura del mal llamado líder histórico de la revolución cubana “está presente en todos los procesos revolucionarios de los países del área”. ¿Cuáles son esos países del área en los que hay procesos revolucionarios? ¿Acaso se puede vivir en una total enajenación y desconocer que solo quedan en el contexto latinoamericano tres países de la línea puramente izquierdista, considerando, como es lógico, que el vicepresidente cubano se refiere a países socialistas o izquierdistas como Cuba? ¿Es que Díaz-Canel desconoce de la reunión urgente en Perú en la que diecisiete países de la región se opusieron de manera enérgica a las trastadas de Maduro con su Constituyente? ¿No está al tanto del acontecer político de la región entre tantas reuniones estériles a las que tendrá que asistir por obligación para cumplir con las figuras ancestrales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba?

Pero donde me resulta demasiado difícil poder llegar a descifrar sus códices expresivos es en la siguiente afirmación: “Hoy tenemos una emoción revolucionaria que nos da muchas motivaciones y es el cumpleaños de Fidel que, aunque por primera vez no está físicamente presente, los cubanos celebramos la fecha, de una manera muy austera”.

La primera parte resulta ser una total incoherencia y redundancia. Sería interesante que Díaz Canel pudiera definirnos el significado de “emoción revolucionara”. Las emociones pueden ser inmensas, grandiosas, extraordinarias, o por el contrario, leves, discretas, sutiles; pero la expresión “emoción  revolucionaria” solo puede asociarse al limitado lenguaje y al pobre intelecto de algunos de los líderes de la izquierda latinoamericana, entre los que se destacan por sus disparatadas incongruencias Evo Morales y Nicolás Maduro, devenidos en verdaderos bufones en las redes sociales.
 
Si recordamos la definición de revolucionario y de revolución podrá comprenderse que no es correcta la asociación de la cualidad emoción con dicho término; pero como los “oradores” socialistas se crearon un sistema de términos, combinaciones de palabras, frases, símiles, etc., para sus continuas intervenciones ante las llamadas masas, o el pueblo – en su mayoría ignorantes y por lo tanto seguidores y alentadores de sus limitados líderes sin percatarse de sus errores gramaticales y conceptuales-, pues todo resulta familiar, aun cuando es incorrecto, o al menos, de mal gusto utilizarlo.
 
Por otra parte celebrar con austeridad la fecha resulta también un tanto contradictorio, independientemente de que puede hacerse una celebración con sencillez y moderación, que son significados comunes de austeridad, no así los significados filosóficos que dejaremos para otro escrito. Al referirnos al cumpleaños de alguien que ya no está entre los mortales lo correcto es decir conmemorar, recordar, evocar, etc., y dejar la celebración para algo festivo; aunque el significado de conmemorar incluye la posibilidad de una fiesta, toda vez que significa: recordar un acontecimiento histórico o a una persona destacada mediante la celebración de un acto solemne o fiesta, especialmente en la fecha en que se cumple algún aniversario.

En fin, suponiendo que se consumara la hipótesis de una continuidad en la figura de Díaz-Canel, tendremos un nuevo orador en la región que podrá competir con Maduro y Morales a través de sus “emociones revolucionarias” y de su exaltación a la imagen del que, por suerte, ya no está y fuera evocado este 13 de agosto.   


 [Comentar este tema

Agosto 12, 2017, 12:32:14 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                   El fenómeno venezolano después de la Constituyente.
                                                   Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- Una de las mayores pruebas que demuestran que el régimen chavista-madurista atraviesa por el peor momento de su oscura y tenebrosa historia es el contundente rechazo de la comunidad internacional, de manera particular, la decisión de diecisiete países de América Latina y el Caribe, cuyos cancilleres reunidos en Lima, Perú, reafirmaron que en Venezuela no hay una democracia, y por lo tanto, desconocen todos los actos jurídicos que realice la Asamblea Nacional Constituyente, entre ellos, aquellos contratos de Venezuela no aprobados por la Asamblea Nacional.
 
Hace solo unos días al tratar algunos temas en torno al complejo contexto de América Latina, y especialmente de Venezuela, me anticipaba en tres aspectos. Primero, al comentar acerca del aislamiento – al que decidí llamar ostracismo ante el posible grado superlativo que alcanzaría - en que quedaría sumida Venezuela a partir de la implantación por la fuerza de la Constituyente –en lo que creo no haberme equivocado–, el gobierno de Nicolás Maduro recibiría la desaprobación de todos sus actos.

El hecho de que los gobiernos democráticos de estos diecisiete países de Latinoamérica y el Caribe se nieguen a aceptar aquello que han interpretado – y con mucha razón y conocimiento de causa- como ilegítimo, nos da la medida de esta condición a la que ya hice referencia en mi escrito, La Constituyente y el ostracismo venezolano en el contexto latinoamericano, (http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp…) en el que me referí  a “un estado de ostracismo que la hace desaparecer del contexto de la región junto a sus pocos aliados”.

Segundo, también he dicho que Maduro tiene sus días contados – solo que no pronostiqué la exactitud de los días-, y esto pudiera parecer una superficialidad amarillista; pero no es así. La difícil situación política que prevalece en su país nos permite asegurar que la posibilidad de que aparezca alguien con valentía y ansias de hacerlo desaparecer no está descartada, y esto sería, sin duda, una excelente manera que contribuiría, aunque no radicalmente, a la restitución del orden constitucional y de la democracia.

Tercero, además afirmé que ciertos sectores del propio ejército asumirían su rol de verdaderos defensores del pueblo venezolano y se rebelarían contra Nicolás Maduro, algo que está ocurriendo lentamente, pero está ocurriendo, desde varios puntos del país. De modo que estamos en el preámbulo del estallido de una verdadera guerra. Una guerra, que llamarla necesaria en pleno siglo XXI, resulta una paradoja; pero no queda otra opción.
 
“Una opción sería que las cosas terminaran en un verdadero mar de sangre originado por un enfrentamiento de una sección del propio ejército contra el gobierno y sus fuerzas represivas, en este caso el ilegítimo presidente resultaría eliminado de la forma en que las multitudes quisieran”, afirmé hace unos días en un escrito titulado: Convulsos y decisivos días para “Nuestra América”, (http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp…) publicado en varios medios, lo que aun no se ha logrado consumar como acto en su totalidad; aunque los levantamientos que por estos días han tenido lugar en varios lugares del país demuestran la posibilidad de que esta hipótesis se haga realidad, lo que sería la vía de mayor posibilidad para exterminar definitivamente al régimen comunista que encabeza Nicolás Maduro.
 
                   
             
Con sus días contados, Nicolás Maduro, el asesino dictador narcotraficante sigue haciendo de las suyas. La imposición forzada de la ilegal Constituyente es el ejemplo más representativo de sus
fechorías en los últimos días. (Foto tomada de Internet)


Ya las formas de lucha no violenta y de resistencia pacífica han sido agotadas, y por otra parte, dichas variantes de lucha empiezan a perder su valor desde el momento en que se instauró la Constituyente, por cuanto, esto presupone un mayor grado de totalitarismo y la pérdida de los espacios mínimos para el accionar de los movimientos opositores – control absoluto de los medios de difusión, eliminación de la posibilidad de marchar pacíficamente, prohibiciones de actos y reuniones, etc.-, lo que frenaría el desarrollo de las variantes no violentas, las que hasta el presente han ocupado el protagonismo en la lucha contra la dictadura venezolana.
 
El régimen se ha burlado de los pocos diálogos y rondas de conversaciones que en torno al tema venezolano se han realizado. Luis Almagro, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, OEA, se ha desgastado en los últimos tiempos – desde mucho antes de la agudización de la crisis ha estado intentando aplicar la llamada Carta Democrática y ahora se declaró como no reconocedor de la Constituyente- durante su encomiable lucha en pos del pueblo venezolano, pero sin resultados concretos.

De la Santa Sede, sería preferible asumir la misma actitud del Sumo Pontífice, es decir, guardar silencio. El mutismo sepulcral del Papa Francisco lo hace cómplice del régimen. Jamás pensé que una figura que representa a una institución con una tradición de fe y de servicio humanitario de tantos siglos fuera capaz de estar indiferente ante la barbarie de la dictadura venezolana. Recordemos que sus escasos pronunciamientos tienen un matiz que los hace susceptibles de ser interpretados en varias direcciones, dando la impresión de querer dar una apariencia a la comunidad católica que en el fondo no es.

En esencia, no ha habido un verdadero pronunciamiento del Vaticano que pueda estremecer al dictador, algo que el mundo ha estado esperando; pero ya va siendo tarde. Al menos, ante las más de cien muertes ocurridas en estos últimos tres meses como consecuencia de las protestas populares contra el chavismo, la comunidad internacional ha esperado una sabia y contundente intervención de quien, se supone, se sitúe siempre al lado de la justicia – si es que realmente representa la justicia divina, y el orden y la armonía del universo-.     

                 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aplica sanciones que aislarán aún más al gobierno venezolano; pero sin duda, perjudicarán a su pueblo. “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo, posiblemente, una opción militar si es necesario", acaba de declarar el mandatario. (Foto tomada de Internet)

Las sanciones por parte del gobierno de Estados Unidos no funcionarán, y lejos de traer algún beneficio, perjudican directamente al pueblo venezolano que cada vez más perece en la miseria, y esto no solo lo digo yo, sino que el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, sobre derechos humanos y sanciones internacionales, Idriss Jazairy, recomendó este viernes no imponer medidas restrictivas a Venezuela por la crisis democrática que vive el país pues – según cree – estas medidas solo empeorarían el sufrimiento de los ciudadanos venezolanos. “Las sanciones son perturbadoras para cualquier estado y pueden tener un impacto particularmente devastador en los ciudadanos de países en desarrollo cuando perjudican la economía” (…) “Insto a todos los países a evitar la aplicación de sanciones salvo que sean aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU, tal como requiere la Carta” (del organismo) precisó el relator. 

Por otro lado Donald Trump y su administración están ahora, justo ahora que Venezuela está más necesitada que nunca, inmersos en el conflicto de Corea del Norte y las graves consecuencias que como resultado de una intervención inminente se desatarían. Las presuntas participaciones de China, Japón y Corea del Sur, prácticamente vaticinan el inicio de una tercera guerra mundial; aunque Trump acaba de expresar la noche de este viernes, 11 de agosto: “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo, posiblemente, una opción militar si es necesario", algo que me impresiona muy distante a pesar de que el polémico presidente hizo referencia a la “cercanía” de Venezuela.

De modo que, aunque resulte controversial, la guerra sería un paso necesario. El enfrentamiento entre un segmento sublevado del ejército venezolano y las fuerzas defensoras del madurismo – adiestradas y dirigidas por el sistema comunista cubano- es ya un hecho inminente, tal vez lo único que pudiera sacar definitivamente el remanente comunista de la perdida nación suramericana.    



 


 [Comentar este tema

Agosto 09, 2017, 01:02:57 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                               Díaz-Canel y Lenín Moreno, un paralelo demasiado forzado. 
                                                   Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos. Siempre he escuchado decir que las comparaciones no son buenas; aunque inevitablemente el hombre siempre tiende a comparar. Esto resulta mucho más frecuente en el medio artístico, en el que a veces se hacen paralelos inadmisibles entre un cantante de pop y uno de los grandes tenores del momento; y peor aún, en la política, donde también se hacen comparaciones inverosímiles, que cuando son hechas por la gente común pudieran aceptarse al asumir que las multitudes son desconocedoras de los verdaderos móviles, características y posibles resultados de ciertos acontecimientos que en este campo acontecen; pero cuando son realizadas por aquellos que escribimos para los medios, ya seamos analistas políticos, periodistas – que la mayoría no lo son, o al menos no son titulares-, o escritores que colaboramos con ciertos sitios, pues resulta imperdonable que estos paralelos carezcan de sentido.

Cada proceso social, movimiento político, doctrina sociopolítica, sistema social o modelo económico es único e irrepetible en la historia. Los intentos de revitalizar ciertos modelos, asumidos del pasado e importados desde lejanas tierras para adaptarlos a un contexto ajeno han conducido inevitablemente a su destrucción final.
 
El caso del fracaso cubano, desde todas las aristas posibles, constituye un clásico ejemplo en este sentido. El paradigma soviético que Castro pretendió imponer a la fuerza en la mayor de las Antillas, jamás funcionó en una isla con fuertes tradiciones y costumbres que venían no solo de España y África; sino de los Estados Unidos de América, dado el protagonismo de este último país en el impulso económico cubano durante la primera mitad del pasado siglo XX. De ahí que a pesar de rectificaciones de modelos, nuevas conceptualizaciones, análisis de posibles errores, y hasta transformaciones en el dominio de los medios productivos, todo continúe en un estado de caos y en una crisis tras otra. Sencillamente el modelo socialista importado jamás funcionó; aunque algunos en su enajenación y sus fantasías lo creyeran.

Pero retomemos la idea de las comparaciones, y en primer lugar de aquellas que como dije antes, carecen de sentido. Por estos días ha aparecido un artículo que desde el punto de vista formal, es decir, de aquello que el gran José Martí llamó la esencia, resulta correcto; aunque lamentablemente en su contenido no lo es.
 
Dejando a un lado – por cuestiones éticas–  su título, nombre del autor, sitio donde se publicó, etc., tratemos de explicar a los lectores – porque también es ético proclamar lo que considero verdadero y tratar de hacerlo bien– el por qué de lo que creo un error al forzar una comparación que carece de sentido.

Miguel Díaz-Canel, el primer vicepresidente cubano, del que tanto se ha especulado en relación a la posibilidad de su sucesión en la dinastía castrista, aunque él no es precisamente uno de los Castro, no reúne esas condiciones ideales a las que se refirió Platón desde los lejanos tiempos como para poder ser un buen gobernante. Independientemente de que estemos o no de acuerdo con la idea de un continuismo político para la nación cubana, o que nos gustara desaparecer el comunismo de la faz de la tierra, el hombre maduro que comenzara en las andanzas socialistas en sus tiempos mozos resulta limitado para ocupar el trono cubano, y su rol de segundo lo ha asumido justo como lo que es: un segundo.

                 

             El primer vicepresidente ha envejecido al lado de los anquilosados mandatarios
              encasillados en sus rígidos esquemas. El secretismo y los maquiavélicos planes
             del régimen cubano no permitirán un conocimiento exacto acerca de la sucesión
          del poder. Cualquier comentario sobre el tema es pura especulación carente de valor.

 
Sus limitadas participaciones en los asuntos que verdaderamente son definitorios para el curso del régimen, son una prueba de lo secundario de su papel en el poderío dictatorial de los Castro. Su retórica oratoria – asumida desde una óptica más que conservadora, ridícula e inaceptable en el actual contexto- deja mucho que desear para un futuro presidente, si es que aceptamos la idea de aquel continuismo del que tanto se ha especulado.

En el artículo que consulté hace unos días se hace referencia a las espectrales sombras de los anquilosados militares, que cuales “ángeles” tutelares, se encargarían de vigilar cada uno de los pasos del futuro presidente, principalmente cuando este tenga que enfrentar las realidades escondidas durante más de medio siglo, y exponer la verdad a un pueblo que le ha tocado vivir inmerso en las falsedades de un sistema totalitarista que exterminó hasta la posibilidad de pensar, lo que en mi opinión no solo es especulativo, sino una fantasía onírica carente del necesario rigor como para ser publicado.

Sin rodeos, el secretismo de estado es tal que nadie sabrá a ciencias ciertas quien podrá ser su futuro presidente y cualquier hipótesis más allá de esto es pura especulación, por lo que carece de sentido estar cuestionándose acerca de determinados personajes que podrán aparecer en la futura escena cubana.
 
Pero el mayor disparate ha sido intentar hacer un paralelo entre la figura de Díaz-Canel y la del actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, por el hecho de que este último ha asumido una actitud muy digna – independientemente de que estemos en el caso de una continuidad partidista; aunque con un desprendimiento, al parecer radical, de todo vestigio de socialismo del siglo XXI– al proclamar la verdad del desastre económico, de la corrupción y del despilfarro, que ha dejado el dictador Rafael Correa tras su retirada del poder hace dos meses, lo que unido al escándalo de Odebrecht – que implica al vicepresidente Jorge Glas y al contralor Carlos Pólit-, y a una millonaria deuda que asciende a los casi 60 mil millones de dólares,  caracterizan el panorama ecuatoriano con el que comienza su mandato Lenín Moreno.

               

                  Lenín Moreno, el actual presidente de Ecuador, no tiene absolutamente nada
                     que ver con el imaginario sucesor del trono cubano. Moreno ha enfrentado
                   con sinceridad la dramática situación del país andino tras el mandato del dictador
                    Rafael Correa. 


En fin, como diría Ralph Waldo Emerson, y no José Martí como se cree, “cada uno a su oficio”. Es preferible que cuando algunos “periodistas” no tengan conocimiento de causa se limiten a tratar asuntos relacionados con suspensiones de licencias para particulares y precios de los boteros, o reproduzcan algunas vivencias contadas por migrantes a modo de noveletas rosas,  y se aparten de los análisis políticos, principalmente cuando estos sean  comparativos, donde son patentes sus grandes lagunas, lo que les hace caer en el descrédito de los lectores, para quienes se supone trabajemos.

La dramática historia de la “Cuba revolucionaria” (Enero de1959 hasta el presente) no tiene absolutamente nada que ver con la década tenebrosa del régimen dictatorial de Rafael Correa (Enero de 2007-mayo de 2017). Se trata de socialismos diferentes. En el caso de Cuba fue una copia casi exacta – hasta donde fue posible- del anquilosado modelo de la desparecida URSS, de ahí que desde los años iniciales del proceso se eliminara de manera radical la propiedad privada de los medios de producción, algo que no fue posible aplicarse de manera definitiva en la nación andina, en la que a pesar de las leyes y enmiendas dispuestas por Correa no pudo quedar abolida la libertad de pensamiento y de expresión en su totalidad como en el caso de Cuba, por solo poner uno de los tantos ejemplos que diferencian marcadamente la modalidad socialista en ambas naciones.

De hecho, y esto es algo muy personal, considero que jamás existió un socialismo en Ecuador Las frasecillas retomadas por Correa: “hasta la victoria siempre”, el marcado totalitarismo y la pretensión de un control absoluto, amén de la reiteración del término socialismo en todo momento, no dan la medida de la existencia de un socialismo en aquel país; aunque sí de un régimen dictatorial.
 
Así las cosas, cuidado con las comparaciones, sobre todo cuando se hacen a la fuerza como en el caso de un imaginario futuro presidente cubano y un presidente recién electo en Ecuador en contextos completamente diferentes. El paralelo es demasiado forzado, tal vez fuera el pretexto para escribir algo diferente; pero reitero el verso de Emerson: “cada uno a su oficio”.




 [Comentar este tema

Agosto 04, 2017, 12:10:11 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                      Vicepresidente de Ecuador suspendido de sus funciones
                                   e implicado en el escándalo Odebrecht.
                                        Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos. Ecuador, la pequeña nación suramericana se estremece por estos días; aunque ante la magnitud del grave conflicto venezolano los sucesos de la patria de Eloy Alfaro pasan a un lugar secundario.

No obstante, dada su importancia, no solo para el país, sino para la región no hemos de pasar por alto al menos tres sucesos: su grave situación económica vista como una verdadera crisis, una millonaria deuda heredada del correísmo, que supera los $57 mil millones, y por último, la suspensión de sus funciones por parte del presidente de la República al vicepresidente actual, Jorge Glas, por sus serias implicaciones en el escándalo Odebrecht y en otros casos de corrupción.

Es justamente en este último punto donde quiero detenerme, y no lo haré con fines especulativos; sino sin dejarme influenciar por el sensacionalismo – del cual siempre he estado apartado, aún sabiendo que pudiera tener menos lectores que si me dedicara a temas desde una óptica “amarillista”- y asumiendo una postura crítica y a la vez justa.

En primer lugar, jamás fui defensor del binomio presidencial Lenín Moreno-Jorge Glas. El hecho de representar a un partido de línea izquierdista fue suficiente como para rechazar de manera enérgica esta propuesta que significaba una continuidad de la línea socialista impuesta por Rafael Correa durante su década dictatorial.   

Segundo, el hecho de que la campaña pre-elección fuera promovida por el propio Rafael Correa, no solo dentro de Ecuador, sino en varios países como Italia, España y Estados Unidos, en los que se concentran la mayor parte de los emigrados ecuatorianos, reforzaba aún más el rechazo hacia los candidatos de Alianza PAIS, el partido oficialista dirigido por Correa.

Tercero, independientemente de estos dos elementos y de considerar a Guillermo Lasso, el representante de la oposición por el Movimiento Político CREO-SUMA - actualmente solo como CREO-, como el candidato a la presidencia con excelentes condiciones y una perspectiva de cambios radicales, no podía pronunciarme en contra de Lenín Moreno por el hecho de que representara un continuismo político con el que estaba en desacuerdo, por cuanto, no encontré jamás elementos que me permitieran caracterizarlo de manera negativa.

Contrariamente,  Lenín Moreno – y esto es algo que apenas se sabe- fue nominado al premio Nobel de la paz, y ha realizado una labor encomiable en pos del bienestar social de los discapacitados en Ecuador, además de sus funciones como representante diplomático en Ginebra, por lo que supe de manera muy anticipada que su mandato – suponiendo que resultara triunfador, algo que al final sucedió- sería muy diferente al estilo prepotente y totalitarista de Rafael Correa 

Así las cosas, durante los dos meses de su mandato una serie de transformaciones radicales han tenido lugar en Ecuador, cambios que lo alejan definitivamente – para bien de la nación y de la región- del llamado socialismo del siglo XXI, y esto es algo que ha desatado una polémica muy grande y grave entre el actual mandatario y el expresidente, quien desde Bélgica, a donde se ha ido a disfrutar mientras dejó una enorme deuda y un país en las ruinas, ha arremetido contra Moreno, a quien considera un traidor.

El grave conflicto político surge en medio de la crisis económica al presentar el Partido Izquierda Democrática un comunicado al presidente Moreno en el que se pronuncian sobre las recientes revelaciones de audios filtrados en el caso Odebrecht, en el que se hace referencia al vicepresidente Jorge Glas durante una conversación, supuestamente entre el excontralor Carlos Pólit y el alto ejecutivo internacional de la constructora, José Conceição dos Santos Filho.

Wilma Andrade Muñoz, Presidenta Nacional de Izquierda Democrática, hacia el final del oficio enviado al presidente Moreno expresó: “Señor presidente, por el respeto que se merece el país y los ecuatorianos, es el momento que usted le retire la confianza y pida la renuncia del señor Jorge Glas a la vicepresidencia de la República del Ecuador, única forma de demostrar que no se ampara ni  solapa la corrupción, de no hacerlo terminará contaminándole”.

Por su parte, Guillermo Lasso y el Bloque de CREO han pedido también al presidente la renuncia de Jorge Glas a la vicepresidencia. Moreno se mantuvo dos días guardando silencio sobre el caso de Jorge Glas, pero justo este jueves 3 de agosto, determinó suspenderlo de sus funciones.

             

             Jorge Glas, actual vicepresidente de Ecuador y vicepresidente durante la segunda
               etapa del prolongado mandato de Rafael Correa.


A través de la firma del decreto ejecutivo 100, Lenín Moreno suspende a Glas de sus funciones en el Consejo Productivo, en el Consejo Consultivo Productivo y Tributario, y en el Comité de la Reconstrucción, lo que le había sido asignado una vez que comenzara el nuevo mandatario.

Mientras,  la Fiscalía General abrió este jueves una indagación tras haber recibido un informe de Contraloría General del Estado con indicios de responsabilidad penal dentro del proceso de contratación del Consorcio DGC (conformado por Dygoil y Gente Oil Development Ecuador LLC) para la explotación petrolera en el campo Singue (en Sucumbíos).

El fiscal general precisó que Glas es uno de los indagados por un “potencial delito de peculado”, aunque  explicó que recién se inicia la investigación y que podrían confirmarse o descartarse dichos indicios.

Contraloría determinó que entre 2013 y 2016 el Estado pagó a estas contratistas privadas $ 137,5 millones por la extracción de 4,9 millones de barriles, con tarifa de $ 33,50 por barril. No obstante, la Contraloría detectó que la tarifa debió ser menor ($ 32,45) considerando que el número de barriles extraídos fue 244,7% más de lo que se preveía podía obtenerse en 20 años. La mayor producción debió alertar a las autoridades a renegociar la tarifa. Esto no ocurrió y por ello se considera que ha habido un perjuicio al fisco de $ 5,2 millones.

Finalmente el diario O'Globo publicó la noche de este jueves una información en la que José Conceição Filho, exdirector de Odebrecht en Ecuador, pagó por lo menos 14,1 millones de dólares en sobornos entre 2012 y 2016 al vicepresidente Jorge Glas. El exfuncionario de Odebrecht afirmó en su declaración que hizo con Glas y con Ricardo Rivera -a quien identificó como su intermediario- lo mismo que hizo con el excontrolador Carlos Pólit: grabó conversaciones con ambos, para producir una prueba que corroborara sus relatos. Se asegura que en uno de los encuentros, en la propia oficina de la Vicepresidencia, Glas pidió dinero para su campaña electoral.

Desde su cuenta de Twitter, Rafael Correa, con su cinismo e ironía característicos ha expresado en relación con la suspensión de Glas: “¡Ups! ¡El "diálogo sólo ha sido para los que odian la Revolución! Adelante, JORGE. – refiriéndose al vicepresidente suspendido-. Tómalo como una condecoración”.

No se trata de una traición del presidente Moreno; sino de una enérgica denuncia a la corrupción heredada de un dictador que fue capaz de cuadruplicar la deuda ecuatoriana durante la década de su mandato. Esperemos que en los próximos días también Correa pase a formar la lista de los corruptos comprobados del socialismo del siglo XXI.   



 [Comentar este tema

Agosto 01, 2017, 01:02:16 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                   La Constituyente y el ostracismo venezolano en el contexto latinoamericano.
                                                Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


     

Naples. Estados Unidos. Hace poco me referí a algunos acontecimientos que sacudían a nuestra región, esa que el colosal cubano José Martí llamara  –con justicia y conocimiento de causa– “Nuestra América”.

Volver a tratar el asunto regional, pudiera parecer algo así como “llover sobre mojado”. Sin embargo, al considerar la connotación del hecho más significativo de las últimas horas resulta necesario volver al escenario latinoamericano, por cuanto, el hecho en sí que pretendo tratar y los sucesos derivados de él, han repercutido sobremanera en el entorno de estas nobles tierras.

Finalmente este domingo Nicolás Maduro en un acto de total desfachatez,  dejando a un lado opiniones internacionales y los resultados de un 98.4% de los participantes en la votación convocada por la oposición en contra de la Constituyente, fue capaz de lanzar su proyecto a “votación popular” para proceder a la elección de aquellos que formarán parte de su nuevo instrumento de poder: la Constituyente.   

Varios analistas y politólogos – de los respetables-, y otros que comentan y se disgregan en lo superficial y lo imaginativo han tratado el tema, y analizado, al menos los primeros, las consecuencias que sobre el pueblo venezolano podrá traer la instauración de una serie de cambios constitucionales, esto es, un nuevo poderío sobre el poder existente, lo que deja a un lado todo vestigio democrático y le permitirá al régimen actuar a su conveniencia. (Cualquier similitud con el estilo de gobierno de la mayor de las Antillas no es pura coincidencia, como suele decirse, sino una verdadera clonación que tiene su génesis en la perversidad de Castro y su séquito más ortodoxo. Cuba es pues el modelo inspirador de la Constituyente).

Así las cosas, no volveré sobre lo mojado, ni seré reiterativo por respeto a los lectores, y mucho menos me situaré del lado de los imaginativos que tanto abundan en estos tiempos; pero si insistiré en un punto crucial que marca el acontecer de las naciones del continente: el rechazo total de la mayoría de los pueblos de “Nuestra América” a la Constituyente que impone el régimen chavista-madurista en Venezuela, lo que implica su aislamiento y un estado de ostracismo que la hace desaparecer del contexto de la región junto a sus pocos aliados: Cuba, Bolivia y Nicaragua.

Unas semanas antes de la consumación de la manipulación eleccionaria, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, durante una breve y sorpresiva visita a La Habana intentó tratar el tema venezolano con Raúl Castro, y lo hacía desde una posición firme en defensa de la democracia de la nación suramericana, y ante todo, para poner freno a la oleada represiva de las fuerzas policiales y a las múltiples muertes como consecuencia de las acciones de protesta.

Esto no funcionó, aunque el presidente Santos se ha mantenido con firmeza en su idea, por lo que el 29 de julio, a menos de 48 horas de la simulación eleccionaria de Maduro, afirmó que Colombia – país al que han llegado miles de venezolanos huyendo de la miseria y la violencia- no reconocería los resultados de la Asamblea Constituyente.  Se refirió a su origen espúreo y al oscurantismo en que se halla sumido el vecino país, y reiteró su solidaridad con su pueblo.

Al sentir del presidente colombiano se unían, aún antes de conocerse los resultados del simulacro del domingo, Perú y Argentina, cuyos presidentes se pronunciaron contra el régimen de Maduro y declararon que desconocerán los resultados de la votación en Venezuela. Kuczynski y Macri han sido enérgicos críticos de la actitud de Maduro, y de igual forma se han manifestado contra la brutal violencia existente en el país. La cancillería peruana se refirió a la violación de normas  constitucionales venezolanas y a la eliminación de la voluntad popular, lo que rompe con el orden democrático.

Chile también se ha unido a la lista de países cuyos gobiernos consideran ilegítima la elección por la Constituyente. La administración Bachelet manifestó "su profunda decepción" ante la decisión del régimen de Maduro y consideró las elecciones ilegítimas, acusando al régimen de no garantizar una verdadera votación universal y democrática, ni dar cumplimiento a los requisitos establecidos en la propia constitución vigente en el país.

Ecuador - país que está dando cambios muy positivos con su nuevo presidente, Lenín Moreno, quien considero que de manera premeditada pretende salirse de la influencia socialista- a través de su cancillería, ha publicado un breve comunicado oficial caracterizado por una sutil forma de tomar partido sin hacerse notar, con lo que esquiva un tanto las fuertes polémicas desatadas en los últimos tiempos en relación con los cambios generados por el actual mandatario, y que resultan totalmente opuestos al estilo de su predecesor Rafael Correa.   

En la página del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador apareció con el subtítulo: “El Ecuador ratifica su apoyo a todo proceso que busque la paz en Venezuela”, una nota en la que se hace mención a la idea de la no injerencia de ciertos estados en los asuntos internos de Venezuela; aunque al mismo tiempo se proyectan en pos de apoyar y acompañar “todo proceso de diálogo que busque la paz y reconciliación”, lo que se afirma justo el mismo día de las elecciones por la Constituyente, con cuyo procedimiento no se logrará la paz, ni la reconciliación, por lo que habría que cuestionarse entonces cual es el verdadero sentido de un mensaje que elude comprometerse como para no traicionar del todo al remanente que queda de la  izquierda latinoamericana. La idea de “respeto al pueblo de Venezuela y su derecho a expresar su voluntad” hablan per se.

En cambio el destacado político Jaime Nebot, líder opositor al régimen correísta y alcalde de Guayaquil expresó que “lo que ocurre en Venezuela nada tiene que ver con las ideologías. Es un brutal e inhumano abuso de poder y una descarada violación de todo concepto democrático y civilizado. Quienes creemos en la libertad y el derecho demandamos la inmediata y pertinente acción de la comunidad internacional hasta librar a los venezolanos de la miseria y tiranía”.

Otros países del continente como México, Estados Unidos – que a través de su Departamento del Tesoro sanciona a Maduro por elecciones ilegítimas-, Canadá, Brasil, Costa Rica, Panamá y Paraguay, se han unido al no reconocimiento de los resultados de la nueva madurada, a los que se unen naciones como Noruega, España, Suiza, Reino Unido, y organismos como la Organización de Estados Americanos, OEA, y de manera particular su Secretario General, Luis Almagro, así como la Unión Europea.

Desde Cuba, cuyo régimen dictatorial ha sido la cabeza pensante de la instauración del socialismo en Venezuela, se siguen apoyando las acciones terroristas del régimen de Maduro. El Dr. Machado Ventura, durante su intervención por el 26 de julio, se encargaba de atacar al gobierno norteamericano por su injerencia en Venezuela; sin embargo guardó silencio respecto al centenar de muertos por las fuerzas policiales durante las acciones de protesta que por más de tres meses tienen lugar en el país.

La Cancillería boliviana acaba de emitir un comunicado en el que se pide a la comunidad internacional el reconocimiento del proceso constituyente en Venezuela, mientras que el presidente Evo Morales ha escrito – es preferible que escriba y que no hable, dada su pésima dicción y limitadas posibilidades expresivas-  en Twitter: “Venezuela es la punta de lanza contra el imperio. La soberanía y dignidad están en la conciencia del pueblo y en el poder de la democracia”, lo que sugiere su grado de incapacidad y sus errores conceptuales en relación con lo que significa democracia, dignidad y soberanía.

Desde Nicaragua, el dictador Daniel Ortega, llamó por teléfono a su colega en las andanzas socialistas para felicitarlo por la "histórica" votación para elegir una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), según las últimas declaraciones  del Gobierno en Managua. Para Ortega ha sido una “victoria de todos”, lo que también refleja, además del desconocimiento del contexto político regional, el grado de enajenación en el que viven los pocos remanentes de la izquierda latinoamericana.

¿Quiénes son esos “todos” que han triunfado según Ortega? Nicaragua, Bolivia y Cuba - además de Venezuela que tiene sus días contados-, las únicas naciones, cuyos gobiernos totalitaristas, apartados del contexto de Latinoamérica, han preferido hundirse en el ocaso del perdido socialismo del siglo XXI antes de abrirse al mundo a través de la democracia.


 [Comentar este tema

Julio 31, 2017, 11:30:24 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                      ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                       LA SALUD EN LA CUBA SOCIALISTA, EL OTRO LADO DE LA MONEDA
                                  Dr. Alberto Roteta Dorado, Naples, Estados Unidos.
                                                           Segunda parte.

                                                                   
Una revisión -más allá de la frialdad de las cifras- de algunos de los indicadores de salud podrá darnos la medida de un sistema de salud deteriorado a pesar de los resultados de estos dos parámetros que ha asumido Infobae para referirse al estado de salud de la isla caribeña.
 
Esperanza de vida en Cuba vs. atención al adulto mayor. Cuba se ha convertido en el país más envejecido de América según datos oficiales. Algo que sorprendió, pues se produjo una aceleración en relación con los datos previstos según especialistas, los que al ahondar en el fenómeno tuvieron la predicción de que ocurriría a partir del año 2025. Se estima que para este año el 32,1% de los habitantes de la isla será mayor de 60 años.
 
El reporte de Infobae, tomado al propio tiempo de la Organización Mundial de la Salud, detalla la excelente esperanza de vida en Cuba; sin embargo en el año 2015, se reportaron 99,694 defunciones, 3,364 más que en el 2014, a expensas fundamentalmente de fallecidos de 65 años y más de edad, lo que demuestra un notable incremento de muertes en personas de la tercera edad, grupo poblacional que goza de prioridades extremas en numerosos países y, como es sabido, en Cuba permanecen abandonados y los muestran bajo el disfraz de los llamados círculos de abuelos en los que rutinariamente se les permite la realización de algunos ejercicios físicos, algo que les beneficia; pero no es determinante si se compara con las carencias de alimentos, suplementos vitamínicos, y ayuda social y psicológica que tanto demanda este grupo poblacional. 
 
Pero dejando a un lado las cifras y las estadísticas que muchas veces agobian al lector,  volvamos a esas necesidades a las que hice referencia, y cuestionémonos si en realidad los ancianos de la isla tienen satisfechas no solo las necesidades espirituales, sino las mínimas prioridades de alimentación y de protección. No se trata solo de administrar una vacuna contra la gripe -algo que sin duda es importante- , sino de ahondar en la calidad de la alimentación de un sector tan vulnerable como lo es el de la llamada tercera edad, grupo totalmente desprotegido en una nación que, sin embargo, reporta una asombrosa esperanza de vida.
 
Resulta muy contradictorio que un país donde la inmensa mayoría de su población anciana no tiene la posibilidad de realizar los necesarios intercambios de alimentos al día -desayuno, almuerzo, cena y meriendas-, así como la disposición de alimentos con la calidad mínima para su nutrición -leche y otros productos derivados, proteínas de origen animal como carnes y pescado, frutas, cereales enriquecidos con vitaminas, legumbres, etc.- muestre una esperanza de vida realmente de excelencia.
 
Por otra parte Cuba cuenta con un sistema de pensiones insostenible, lo que unido al pésimo estado de su economía y al previsible impacto en los servicios sociales producto del envejecimiento poblacional, va en detrimento de los miembros de la tercera edad.
 
Las pensiones a jubilados oscilan alrededor de los 240 pesos cubanos -por debajo de los 10 dólares-, lo que, sin duda, resulta algo simbólico que solo les podrá satisfacer para los tres o cuatro primeros días del mes. Téngase en cuenta además, que si bien es cierto que reciben asistencia médica gratuita, -sin entrar en detalles acerca de la calidad de dicha atención-, los gastos que deben asumir por la compra de sus medicamentos resultan insostenibles.
 
Con el avance de la edad hay una mayor exposición a numerosos factores de riesgo y las  posibilidades de la aparición de múltiples patologías -la mayoría crónicas- son igualmente mayores. De modo que en un mismo anciano puede padecer de varias patologías que para poder controlar requiere de varios medicamentos. Enfermedades como la diabetes, la hipertensión, los trastornos del corazón, entre otras, constituyen patologías de lujo ante el elevado costo de sus tratamientos, y en el caso del anciano se da el fenómeno de la coexistencia de varias enfermedades, cada una con sus medicamentos, algo que el gobierno cubano no les garantiza de manera gratuita, o al menos con ciertas modificaciones de su costo teniendo en cuenta el pésimo salario que reciben como pensionados.
 
Suicidio. Cuba en el segundo puesto en Latinoamérica. Si bien es cierto que en Cuba existe una excelente tasa de mortalidad infantil, la contrapartida de esta cifra demuestra que no se puede estar haciendo declaraciones de un sistema de salud de excelencia en una nación que ocupa el lugar 32 entre los países con mayor tasa de suicidio en el mundo, y el segundo lugar en índice de suicidios -llamados agresiones autoinfligidas intencionalmente- del continente americano, siendo solo superada por Uruguay, fenómeno que en Cuba es mucho más frecuente en provincias como La Habana, Holguín, Matanzas, Villa Clara y Santiago de Cuba; y donde lamentablemente este mal ocupa el tercer lugar como causa de muerte en adolescentes, solo superado por los accidentes y los tumores malignos, algo que hace solo una década ocupaba el décimo lugar y hasta llegó a observarse una tendencia a su disminución.
 
Hace más de una década Cuba ocupó el lugar cimero al mostrar la mayor tasa de suicidios en todo el hemisferio y una de las mayores del mundo. De acuerdo con las estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud, Cuba tuvo una tasa de suicidios de 18.1 por cada 100,000 habitantes en el período 2000-2005, lejos del segundo lugar ocupado por Uruguay con 15.9, y muy por encima de países como Perú con 2.3 y Guatemala con 1.9; pero lo más preocupante de este informe es que el fenómeno afecta con mayor impacto a los grupos de edades entre los 24 y los 45 años de edad.
 
Durante la década de los ochenta, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hungría, país en ese entonces socialista, lideraba la lista de estados con mayor tasa de suicidio del mundo. Con la apertura de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, se descubrió que ese país tenía tasas de suicidio similares a las de Hungría. Al promediar los datos de suicidio entre 1985 y 2015, se descubre que 12 de los 20 países con mayor tasa de suicidio fueron o son socialistas, incluso, países africanos que en otro momento tuvieron orientación socialista, de ahí que no nos debe donde se impuso un régimen totalitarista que ha frenado las libertades individuales de sus pobladores y frustrado sus vidas para siempre.
 
Durante la transición democrática de los países de la Europa Oriental, algunos países experimentarían un crecimiento en los reportes de suicidios. Sin embargo, pocos años después de la reestructuración democrática y de mercado en países como Estonia, Hungría y Letonia, las tasas de suicidio descenderían de forma drástica.
 
Estos datos -todos muy confiables y con segundas revisiones y rectificaciones por parte del autor de este escrito- nos demuestran lo contradictorio de los indicadores de salud que muestra el gobierno cubano. No mueren los niños y su población cada vez envejece más; sin embargo se suicidan en el transcurso de sus vidas, en edades en plenitud de sus capacidades y lamentablemente durante la adolescencia y la juventud.
 
Una población muy deprimida. Por otra parte, estudios recientes publicados en febrero del presente año señalan a Cuba como una de las naciones de mayor nivel de depresión de América Latina, con un 5.5% de su población en esta condición, siendo superada solo por Brasil con un 5.8%, y seguida por Paraguay con  5,2 %, mientras que en índices de ansiedad ocupa el sexto lugar con un total de  675,037 ciudadanos, lo que representa el 6,1 % de su población.
 
Habría que ahondar en el estudio de lo que ya es un fenómeno social, y cuestionarse entonces por qué la población cubana está tan deprimida y con altos niveles de suicidios si goza de una mortalidad infantil propia de los países más desarrollados del planeta. Investigaciones muy serias que han servido como trabajos de culminación de la especialidad o de maestrías en psicología y psiquiatría insisten en las frustraciones a las que se enfrentan quienes se deprimen y suicidan o intentan suicidase. Pero, ¿cuál es el móvil de la frustración? Es justo entonces donde esas necesidades espirituales que aprendí de los marxistas juegan un papel decisivo. Hay ya varias generaciones que admiten que sus vidas se perdieron inmersas en la escasez, la pobreza, el descontento, la incertidumbre, la desesperanza y la inseguridad.
 
Un sistema social ineficaz con un obsoleto modelo económico jamás ha podido satisfacer no solo esas necesidades espirituales del hombre, sino tampoco las mínimas prioridades de carácter esencial de su alimentación, una atención profesional multidisciplinaria de excelencia, la existencia de medicamentos de calidad y de primer orden disponibles siempre, entre otras necesidades tan indispensables como el calzado, la ropa, los útiles de aseo personal, etc.     
 
Elevado índice de abortos. De acuerdo con estadísticas de las Naciones Unidas, hay alrededor de 30 abortos por cada mil mujeres, lo que según datos de Cuba es de 27; aunque esta cifra llegó a ser tan elevada como de 50 por cada mil en la década del ochenta. Dicho proceder en Cuba es utilizado de manera excesiva al ser oficialmente institucionalizado, legal y gratuito. Los fallos constantes en el control de la preconcepción, así como la poca disposición, y en ocasiones la ausencia de píldoras anticonceptivas y accesorios protectores -condones, diafragmas, cremas, etc.- conllevan a la aparición de embarazos no planificados ni deseados, los que finalmente son interrumpidos mediante este método, o en su lugar las llamadas regulaciones menstruales durante la etapa incipiente del embarazo.
 
Sin detenernos en los grandes dilemas éticos, bioéticos, religiosos y filosóficos en relación con el aborto, me limitaré a referirme a la defensa de la vida, la vida que es indivisa y sagrada, por lo que toda acción en su contra genera una reacción contrapuesta hacia todo aquel que de una u otra forma se vea implicado en estos procederes, los que lamentablemente en Cuba se asumen cada día como algo rutinario.
 
Desde los remotos tiempos de Hipócrates (460 a.C.- 370 a.C.) considerado uno de los padres de la medicina, al menos para el mundo occidental, ya se insistía en la idea de practicar siempre el bien y de no hacer jamás el mal, lo que con el desarrollo de la ética como disciplina se convirtió en uno de sus tres grandes principios: el principio de la beneficencia y la no maleficencia. En su famoso documento, conocido como Testamento Hipocrático, se dice: “Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que busquen la administración de venenos, ni sugeriré a nadie cosa semejante; me abstendré de aplicar a las mujeres pesarios abortivos”, algo que al parecer las autoridades cubanas han olvidado para siempre.
 
Maltrato y abuso sexual en la población infantil. El maltrato infantil es frecuente en Cuba, aunque no se disponga de cifras verdaderamente confiables, por cuanto la mayoría de las veces suele ocultarse por parte de las familias. Sin embargo, constantemente acuden al médico infantes con lesiones que muchas veces son sospechosas de agresiones por parte de alguno de los miembros de la familia, incluyendo a sus propios padres. No obstante, en esta categoría no solo se comprenden aquellas lesiones como escoriaciones, laceraciones, heridas, fracturas, quemaduras, etc., sino que la agresión no tiene que quedar limitada al cuerpo, esto es, existen múltiples formas de maltratar a un niño o adolescente; entre dichas formas están aquellas que desde el punto de vista psicológico dañan al niño para el resto de su vida. Los insultos, las humillaciones, las burlas, etc., son también agresiones.
 
Un aparte dentro de este punto para referirme al abuso sexual, algo cada vez más común en Cuba. Lamentablemente, al igual que las anteriores formas de maltrato, el abuso sexual resulta también ocultado por los padres, sobre todo cuando se trata de un padre, o más frecuente, de un padrastro, quien abusa de un niño y la esposa prefiere callar.
 
Durante los muchos años que ejercí como pediatra en Cuba me dediqué a la ginecología infanto-juvenil y a la salud sexual y reproductiva del adolescente. En mis consultas atendí decenas de casos de niñas con condilomas acuminados tanto en vagina como en el ano y región perianal. Dicha patología es una infección que se adquiere por la vía sexual, de modo que se trataba de abusos sexuales; algo que también vi en niños y adolescentes del sexo masculino en los que obtuve ocasionalmente el dato de la infección del propio padre.
 
Estos ejemplos son tan solo algunos de los tantos que pudieran comentarse para tratar de presentar la otra cara de la moneda o la cara oculta de la luna, como se le prefiera decir; pero no creo que sea ético estar pregonando una cifra de mortalidad infantil envidiable -que es real y no lo pongo en duda- que solo muestra una parte de un fenómeno muy complejo y que obedece más a cuestiones de naturaleza política que a motivos puramente humanos y científicos.   
 
Inicio de las relaciones sexuales cada vez más precoz y elevada frecuencia de embarazo en la adolescencia.  De igual forma la tasa de fecundidad en adolescentes entre 15 y 19 años ha estado por encima de 50 en los tres últimos años. Investigaciones realizadas en el Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana han precisado que en las provincias orientales, y en particular, en Granma, Las Tunas y Holguín se registraron  la mayoría de los casos de adolescentes gestantes; pero lo que resulta alarmante es el incremento de la fecundidad en el grupo de adolescentes comprendido entre 10 y 14 años, es decir, siendo niñas, y con un sistema reproductor que aun no ha completado su desarrollo, ni tampoco desde el punto de vista psicológico se encuentran preparadas para asumir el rol de madres.
 
Este fenómeno no es exclusivo de Cuba, sino que numerosos países del mundo muestran cifras alarmantes en este sentido. En Latinoamérica una de cada tres madres es menor de 20 años, destacándose con numerosos casos de embarazo precoz países como Nicaragua, República Dominicana y Ecuador, en contraposición a Uruguay, Costa Rica y Perú que muestran cifras inferiores.
 
La violencia estructural vinculada con la pobreza, la violencia ideológica o machista y la violencia sexual están entre las causas que de manera general inciden en este fenómeno; algo que no es aplicable a Cuba, nación que se aparta un tanto de ciertos cánones de la región y donde los factores de naturaleza moral asociados a la existencia de un sistema social que desde la apariencia ofrece instrucción, pero no educación, ha sido  determinante. La pérdida de valores éticos ocasionada por un régimen que quiso transformar todo lo existente ha jugado un papel decisivo en el comportamiento de la sexualidad entre los jóvenes y adolescentes cubanos.
 
Una alarmante situación epidemiológica. Las pésimas condiciones de higiene de muchos sitios de la isla, incluidas amplias zonas de la capital, han desencadenado una dramática situación epidemiológica. Enfermedades como el cólera, que era algo tan distante y solo mencionado teóricamente, hizo su aparición hace tres años para quedarse por un buen tiempo. La contaminación de las aguas, la escasez y mala calidad del agua, el elevado índice de hacinamiento, la existencia de vertederos de desechos que no se recogen con la sistematicidad requerida, entre otras condicionantes, determinaron que se propagara con facilidad esta entidad de origen infeccioso que estaba erradicada en Cuba.
 
El dengue hizo su reaparición para quedarse. Durante el año 2014 se diagnosticaron miles de casos con dicha enfermedad, sin incluir los numerosos pacientes que solo se reportan como sospechosos, muchos de los cuales finalmente resultan confirmados. Las cifras son siempre imprecisas pues el secretismo se impone ante la alarmante situación. Luego se ha mantenido de manera un tanto solapada, haciendo reapariciones cíclicas en varias provincias del país.  Las declaraciones de los últimos días por parte de altos funcionarios del Ministerio de Salud Pública precisan que se han localizado 591 focos, principalmente en depósitos de agua, los que constituyen el 69,2% de los casos.
 
Aunque durante el 2016 y lo que va de 2017 no se han reportado de manera oficial casos de chikungunya, la posibilidad de la aparición de dicha enfermedad infecciosa no está descartada. Por su parte los casos de dengue y de zika se han mantenido. Se registraron hasta junio de 2017 1,847 casos del virus del zika, cuya infestación ha bajado más de un 34%, según los reportes de medios oficialistas.
 
El paludismo o malaria, enfermedad frecuente en países de Latinoamérica, Asia - principalmente en la India- y gran parte de África, también se ha añadido a la lista de patologías de origen infeccioso que han azotado a Cuba en los últimos meses. A pesar de que las autoridades sanitarias precisan que no hubo casos autóctonos de la enfermedad,  sí se diagnosticaron 71 casos importados, lo que constituye una seria amenaza para la vulnerable población cubana, sometida a numerosos factores de riesgo y a precarias condiciones de higiene ambiental.
 
En declaraciones del director nacional de Epidemiología, que recoge la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN), y que han reproducido medios como “Cuba democracia y vida” y “Diario de Cuba”, se precisa que se han registrado numerosos casos de conjuntivitis hemorrágica epidémica en las provincias de La Habana, Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Las Tunas.
 
A estos elementos se añaden los habituales brotes de diarreas que suelen aparecer de manera cíclica entre los meses de mayo y agosto, así como las infecciones respiratorias agudas causadas principalmente por virus que aparecen con mayor frecuencia durante los meses de invierno.
 
       

Deterioro de las instalaciones médicas. Si a toda esta contradictoria situación se añade el estado de deterioro total de las instalaciones sanitarias (de manera particular los consultorios médicos de cabecera, los que se supone sean el punto de partida de la atención médica desde la Atención Primaria de Salud, APS), muchos de los principales hospitales, incluidos los de la propia capital del país, la carencia de insumos y accesorios indispensables para los procederes médicos y la atención a los pacientes, así como la poca disponibilidad de medicamentos de nueva generación, podrá intuirse que no se puede hablar de un sistema de salubridad de excelencia, como se pretende.
 
La contrapartida de esta deplorable fachada la ofrecen aquellos hospitales militares, centros especializados para la atención exclusiva de altos mandatarios, y clínicas dedicadas a la prestación de servicios médicos para extranjeros, los que cuentan con todo el equipamiento necesario para los servicios, así como con una calidad de sus edificaciones comparable a la de los países más desarrollados del mundo; pero a estos sitios no puede acudir la población cubana, que tiene que conformarse con recibir una pésima atención a expensas de esa gratuidad que tanto se difunde.
 
A modo de resumen. La frialdad de una o dos cifras vistas aisladamente del real contexto sociopolítico y económico de una nación no determinan la excelencia de su sistema de salud. Habría que adentrarse en el campo de la investigación a través de estudios de naturaleza cualitativa, los que desde la óptica de la antropología social pudieran mostrar la verdadera magnitud del problema crucial de la salud del pueblo cubano, que no es para nada similar a los logros cuantitativos que suelen mostrarse en los informes en plenarias y simposios científicos y que son publicados por organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de Salud (OPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), etc., que trabajan con los datos aportados por el gobierno, es decir, con el elemento cuantitativo, por lo que la evaluación de la calidad de la asistencia médica y el grado de satisfacción de la población quedan excluidos.
 
Finalmente una interrogante que durante muchos años me he estado haciendo al poder  observar directamente la actitud de ciertos colegas durante las reuniones del Programa de Atención Materno Infantil, PAMI. ¿Interesa realmente a los directivos de la nación, ya sean los del Ministerio de Salud Pública, o a los altos funcionarios del gobierno y del Partido Comunista, el cuidado y el bienestar de la población infantil? ¿O es que se lucha por mantener una cifra en esos niveles como otro de los tantos mecanismos que desde el punto de vista político son utilizados para dar la imagen ante el mundo de los supuestos logros del proceso revolucionario cubano?
 
Un análisis detallado desde una perspectiva ética y bioética se impone ante el gran dilema de la cifra de mortalidad infantil en contraposición con la manera despiadada al asumir el aborto, algo que se hace dejando a un lado el respeto a la vida. Téngase presente que desde el instante de la fecundación, aún cuando no pueda hablarse de crecimiento y desarrollo humano, pero si del surgimiento de un nuevo ser, ya estamos ante una nueva criatura que merece continuar el curso de su existencia. La violación del principio ético de la beneficencia-no maleficencia constituye un grave problema ético, y de una u otra forma, a mediano o largo plazo deberá tener sus implicaciones desde el punto de vista legal.
 
Así las cosas, no creo que se deba exhibir ante el mundo solamente unas cifras de mortalidad infantil y una esperanza de vida, que son de excelencia, cuando en el sistema de salud cubano existen tantas deficiencias. Los resultados de otros indicadores así lo demuestran. Sería interesante que junto a estos parámetros mostraran sus elevados índices de suicidio, su excesivo número de abortos, sus por cientos de embarazo en la adolescencia -incluida la primera etapa de la adolescencia, o sea, entre los diez y los catorce años-, o se conociera la realidad de la difícil situación epidemiológica de los últimos tiempos.
 
Tal vez así Infobae u otros medios que se hacen portavoces, cándidos o no, de los “logros” de la salud cubana impulsados por su sistema político, tuvieran una apreciación diferente, y junto a los dos indicadores citados analizarían aquellos que contradicen esa imagen que tanto se intenta mostrar al mundo, y que más allá del sentido humano, ético, científico y social, obedece a una estrategia de naturaleza política.
 
Este trabajo fue escrito especialmente para Cubanálisis, medio que dirige el Dr. Eugenio Yañez. Sec publicó hoy lunes 31 de julio de 2017.
 http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20LA%20SALUD%20EN%20LA%20CUBA%20SOCIALISTA%20LA%20OTRA%20CARA....htm


 [Comentar este tema

Julio 31, 2017, 11:00:09 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                           ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                       LA SALUD EN LA CUBA SOCIALISTA, EL OTRO LADO DE LA MONEDA
                                  Dr. Alberto Roteta Dorado, Naples, Estados Unidos

                                                                   Primera parte.

“Los países con el mejor sistema de salud de América Latina” es el título de un interesante escrito que el medio Infobae ha publicado recientemente. En dicho escrito se insiste en la idea de que distintos modelos sanitarios, incluso contrapuestos, han obtenido resultados buenos -y hasta de excelencia- en la región; garantizando una baja mortalidad y una mayor esperanza de vida. Estos dos elementos considerados con justicia como indicadores de salud, esto es, como categorías de carácter universal, las que manejadas por expertos y académicos, previo consenso, ofrecen la medida del estado de la salud de una nación determinada o de un territorio, y del funcionamiento eficaz o no de su sistema de salud.
 
Al considerar la esperanza de vida de la población Chile ocupó el primer lugar, por cuanto sus habitantes viven como promedio 80 años, dato que obtuvieron según las publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En segundo lugar, con 79 años como promedio, se encuentran Colombia, Costa Rica y Cuba. Al analizarse la mortalidad infantil, el primer puesto lo ocupa Cuba, pues según la OMS, la probabilidad de morir antes de los cinco años es de 6 por cada 1.000 nacidos vivos. En segundo lugar está Chile, con 8, y luego Costa Rica, con 10.
 
A estas cifras añado la más reciente de mortalidad infantil en Cuba, la que se comportó en 4.3 por cada mil nacidos vivos al finalizar el año 2016, y de manera sorprendente al concluir el primer semestre de 2017 se encuentra en 4.1 por cada mil nacidos vivos, la más baja tasa de su historia, según los últimos datos divulgados por medios oficialistas de la isla caribeña.
 
           
 
             Gráfica que ilustra el comportamiento de la esperanza de vida en los países
              latinoamericanos según el reporte de Infobae asumido de los datos referenciales de la
               OMS. Obsérvese el segundo lugar que ocupa Cuba en este indicador de salud.
                                                            (Fuente: Infobae).


Se analizan otros aspectos como los costos de los servicios médicos, la accesibilidad a la atención, la capacidad de los directivos, entre otros. No obstante, e independientemente del carácter imparcial de dicha información desde el punto de vista político, resulta significativo que se insista en los resultados de naciones como Chile y Cuba que tienen sistemas políticos y modelos económicos completamente diferentes, de hecho, se hace referencia a la ausencia de libertad y a la falta de democracia de Cuba, la que de manera paradójica exhibe la mejor tasa de mortalidad infantil de la región a pesar de su marcado atraso económico y de la oleada de profesionales de la salud hacia otras naciones, ya sea por concepto de colaboradores médicos como parte de los convenios del régimen cubano, o por el gran éxodo de sus médicos como vía para establecerse por sus medios en otros países.
 
                 

                 Gráfica que ilustra el comportamiento de la mortalidad infantil en los países
                          latinoamericanos -según el reporte de Infobae asumido de los datos
                    referenciales de la OMS- en la que se resalta el primer lugar que ocupa Cuba.
                                                               (Fuente: Infobae).

 
Pero estos resultados vistos fríamente, y desconociendo la amplia gama de elementos que se deben considerar para poder evaluar de manera integral el estado de salud de una población determinada, pueden ser motivo de una falsa apreciación. Dentro de estos indicadores deben considerarse los resultados de otros parámetros, como tasa de crecimiento media anual de la población, tasa de fecundidad, esperanza de vida al nacer, mortalidad materna, embarazo precoz, bajo peso al nacer, índice de enfermedades transmisibles, control de natalidad, comportamiento de enfermedades crónicas, índices de suicidios, entre otros, los que unidos al desarrollo de programas de prevención y control de enfermedades, así como a acciones de promoción de salud, determinan el verdadero estado de bienestar de una nación.
 
De modo que resulta superficial hacer declaraciones acerca del estado de salud de las naciones considerando solo unos pocos parámetros. La mortalidad infantil y la esperanza de vida -independientemente de su importancia- por sí solos no determinan la calidad de la salubridad de un país determinado o de una región.
 
La célebre frase “no solo de pan vive el hombre”, resulta aplicable a la idea de que una nación -refiriéndome al caso particular de Cuba- no solo se sostiene mostrando parcialmente algunas cifras; y por el hecho de que estemos en desacuerdo con su sistema político y en contra de su gobierno dictatorial no podemos omitir, aunque si precisar, que solo se exhibe ante el mundo lo que resulta conveniente y se oculta aquello que pudiera ir en detrimento de una imagen que desde hace décadas pretenden vender al mundo, no solo como elemento científico y social, sino con una marcada proyección política. Téngase en cuenta que cada acción de salud de un galeno cubano -en aquellos países en los que participan como colaboradores-  lleva implícita otra de carácter político consistente en una propaganda de la llamada revolución cubana.
 
La gratuidad de sus servicios utilizada sobremanera por la propaganda comunista carece de sentido, toda vez que numerosas naciones del mundo tienen sistemas de salud que garantizan una asistencia médica totalmente gratis y de una excelente calidad, y otras que independientemente a los servicios privados ofertan una esmerada atención en el llamado sector público, además de los sistemas de ayudas y de asistencia a los más desposeídos.
 
Cuando cursaba los estudios universitarios en Cuba tuve que estudiar, junto a las asignaturas propias de mi carrera, Filosofía Marxista, disciplina de obligatorio cumplimiento que de de manera premeditada se incorporaba desde el noveno grado en la enseñanza básica, todo el bachillerato, y los dos primeros años de la universidad, suficiente para adoctrinarnos en un acérrimo materialismo y una “concepción científica del mundo” acorde a los principios supuestamente socialistas impuestos por el dictador Fidel Castro cuando recién comenzaba la revolución cubana por el liderada.
 
En dicha asignatura se trataba el tema de las necesidades espirituales, o sea, aquellas que más allá de lo material -alimentarse, vestirse, tener vivienda, salud, etc.- resultan un complemento para mantener un estado de equilibrio en el hombre. Entre dichas necesidades se cuentan leer, ir a teatros y museos, ver películas, escuchar música, entre otras cosas, que nos permitan el entretenimiento y la distracción.
 
En este sentido, la mayoría de los cubanos carecen de las posibilidades mínimas de distracción y de entretenimiento, es decir, algunas de esas necesidades espirituales de las que han hablado hasta los marxistas, amén de las condiciones mínimas de alimentación tanto desde el punto de vista cuantitativo como de su calidad, o de las múltiples libertades necesarias para poder llevar la vida con una mejor perspectiva y un verdadero sentido.   
 
Esto debe ser parte también de las preocupaciones de los gobiernos de todas las naciones. ¿De qué vale el esfuerzo por mantener el bajo índice de muertes de infantes por cada mil nacidos vivos en una nación si con el transcurso de los años muchos jóvenes y adolescentes, los que se supone fueron protegidos por el sistema de salud, caen en estados de depresión que los conduce en ocasiones al suicidio ante la frustración, justamente por la incapacidad de poder suplir esas necesidades espirituales?
 
Las cifras de mortalidad infantil y las de esperanza de vida son tan solo una cara de la moneda. ¿Acaso se conoce la contrapartida de estas cifras que tanto admiran en el mundo? Tal vez se conozca poco que Cuba tiene uno de los más altos índices de suicidios en el mundo, o que está entre las naciones del orbe con mayores índices de embarazo en la adolescencia, así como con un lugar elevadísimo de acuerdo a la cantidad de abortos que cada día son realizados, o de sus altos índices de alcoholismo, y el incremento marcado de enfermedades transmisibles como el dengue, el zika, y la aparición de otras inexistentes por décadas como el cólera, o la tuberculosis, que se ha mantenido de manera casi silente, pero siempre acechando a ciertos grupos poblacionales de alto riesgo.

(Continuará)

Este trabajo fue escrito especialmente para Cubanálisis. Medio que dirige el Dr. Eugenio Yañez. Se publicó hoy lunes 31 de julio de 2017.

http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20LA%20SALUD%20EN%20LA%20CUBA%20SOCIALISTA%20LA%20OTRA%20CARA....htm


 [Comentar este tema

Julio 29, 2017, 12:03:42 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                       El Quinche inmerso en el dolor tras el asesinato de tres mujeres cubanas.
                                                Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


             
                                        (Santuario del Quinche)

Naples. Estados Unidos.- El término Quinche tiene su origen en la lengua Quechua – aun activa en parte de los Andes suramericanos-, y quiere decir Monte del Sol. Es el nombre de una pequeña parroquia rural que se eleva a casi 3000 metros sobre el nivel del mar y se encuentra situada a unos 60 kilómetros al noreste de Quito, la capital ecuatoriana.

Su principal atractivo resulta ser una pieza en madera que representa una de las tantas advocaciones de la Santísima Virgen, en este caso como la Virgen del Quinche. La imagen es una fina talla en madera de cedro de 62 centímetros de alto, tallada en el siglo XVI por don Diego de Robles, un artista de la escuela quiteña de arte.

Se encuentra vestida con un amplio y lujoso ropaje de brocado cubierto de gemas, y bordado con hilos de oro y plata, por lo que su rostro moreno es lo único que logra verse. En su mano derecha soporta un cetro – cual símbolo del poder-, mientras que con la izquierda sostiene al divino niño dispuesto a bendecir en la medida en que sostiene una esfera de oro coronada por una cruz, lo que evoca las tradiciones de la virgen y el niño del cristianismo, y de manera general, de aquellas religiones que tienen establecido el culto al aspecto femenino de la divinidad y al hijo monógeno.

A los pies de la imagen se encuentran la peana y la gran media luna, ambas construidas con plata pura, y las pesadas coronas imperiales de oro y piedras preciosas, como expresión de la devoción y la generosidad del pueblo ecuatoriano que adora la santa imagen de su patrona siempre resplandeciente.

Desde hace más de cuatro siglos se entonan cánticos dedicados a la Virgen del Quinche, los que son cantados en quechua, en jíbaro, en castellano y en otros dialectos de la zona. Los indígenas le llaman “La Pequeñita” por el diminuto tamaño de la adorada virgen. Cada año durante las festividades conmemorativas en su honor se dan cita miles de devotos que llegan en marcha al amanecer, los que han partido desde Calderón, otro poblado cercano a Quito, durante la noche anterior.

La última construcción del templo se remonta al año 1905 y su consagración al año 1928. La imagen fue coronada canónicamente en 1943 y su fiesta se celebra el 21 de noviembre. En 1985, Roma declaró al Quinche Santuario Nacional del Ecuador; aunque la imagen de su virgen ha estado por alrededor de cuatro siglos en otras edificaciones que precedieron al templo actual para la adoración de sus miles de fieles.

Justo en el Campo Mariano, adjunto al Gran Santuario del Quinche, el pasado domingo 23 de julio, a las once de la mañana, en medio de la gran solemnidad que la ocasión merece, entre el incienso capaz de despertar los sentimientos de amor y devoción de los fieles, y los nostálgicos cánticos litúrgicos, el párroco del sagrado santuario pronunciaba con voz entrecortada los nombres de Yudelkis Benítez, Lázara Gretter Rodríguez y Yudeisy Zamora.

Una multitud de pobladores del Quinche, en su mayoría indígenas se conmovían ante algo que parecía increíble. Se oficiaba la Santa Misa por el alma de tres mujeres cubanas cruelmente asesinadas en esta parroquia. Las huestes de querubines y serafines se acercaban para auxiliar en la quietud de aquellas almas que se desprendieron de unos cuerpos brutalmente agredidos por un despiadado asesino que luego se inmoló.

           
              Foto del oficio religioso del domingo 23 de julio en el Campo Mariano del Quinche.
                            (Cortesía de Alianza Nacional Cubana de Ecuador, ANCE.)


Yudelkis, Lázara Gretter y Yudeisy llegaron a la nación andina como tantos cubanos que asumen la migración como una vía de escape de sus penurias y ausencia de libertades. Tal vez el sueño americano quedaría latente al no disponer de los medios necesarios, o simplemente al faltarles el valor para enfrentar una dura travesía en la que decenas de cubanos han perdido sus vidas. 

Yudelkis, de 44 años, psicóloga de profesión, trabajadora de un colegio en las afueras de Quito, se había logrado insertar en la vida social de la comunidad de gente noble y pobre del Quinche a pesar de su corta estadía por estos lares. Sus dos jóvenes hijas, Lázara Gretter de 21 años, y Yudeisy de 15 años, le acompañaban en el difícil sendero de los emigrados y en el sustento diario. Ambas estudiaban y la mayor se preparaba para emprender estudios superiores. 

De manera paradójica, en el pequeño poblado de marcado acento mariano en el que sus pobladores promueven el culto al lado femenino de la divinidad a través de la Virgen del Quinche como advocación a María, fue cometido uno de los actos más crueles de los últimos tiempos.

En la madrugada del 17 de julio en la calle Olmedo un joven de origen ecuatoriano las sorprendió y las agredió brutalmente hasta dejarlas muertas. La casa fue incendiada y las mujeres fueron halladas con quemaduras originadas por el fuego y múltiples heridas por arma blanca.

Las autoridades policiales confirmaron el triple asesinato por parte de un ciudadano ecuatoriano que había mantenido una relación amorosa con Lázara Gretter, la mayor de las hijas. El joven se lanzó al vacío desde el segundo piso de la casa luego de autoinfligirse una herida con arma blanca en su abdomen, con lo que ponía también fin a su vida terrenal.

Estas muertes se añaden a la lista de los crímenes machistas en Ecuador. En lo que va de año ya han sido asesinadas 79 mujeres por parte de sus parejas o exparejas. La delincuencia, drogadicción, violencia, machismo, discriminación y xenofobia son comunes en la nación andina, en la que viven cientos de cubanos. 

         

La página de la Embajada de Cuba en Ecuador publicaba una escueta nota en la que se pronunciaban lamentándose “por el fallecimiento de tres ciudadanas cubanas asesinadas en la parroquia El Quinche en la ciudad Quito”. Luego reproducían sus nombres y su lugar de origen: “municipio Ciro Redondo en Ciego de Ávila”, y declaraban que se ocuparían de los trámites en relación con el traslado de sus cenizas hacia Cuba: “La Embajada de Cuba transmite sus condolencias a los familiares y amigos de los ciudadanos fallecidos, a quienes apoyará en todos los trámites y gestiones legales correspondientes. Asimismo, reitera su compromiso con la comunidad cubana residente en Ecuador”.

         

Los miembros del grupo Alianza Nacional Cubana de Ecuador se solidarizaban con tan penoso acto y convocaban a la Santa Misa que se ofició por sus almas: “Hermanos cubanos, los vecinos de la Parroquia del Quinche, sus autoridades religiosas y la presidencia del gobierno parroquial oficiarán el próximo domingo 23 de julio, a las 11: 00 am., una MISA por nuestras tres hermanas cubanas asesinadas. El pueblo del Quinche en este momento recauda fondos para la cremación y repatriación de sus cenizas. El domingo durante la misa, aquellos miembros de la comunidad que deseen aportar al esfuerzo iniciado por hombres y mujeres ecuatorianos del Quinche tendrán la oportunidad de dar su apoyo. Unidos en el dolor y la oración, cubanos y ecuatorianos asistirán a MISA, comparte y únete”. Alianza Nacional Cubana de Ecuador.

La lamentable pérdida de nuestras compatriotas se une a la interminable lista de cubanos que han perdido sus vidas en el contexto del fenómeno migratorio cubano, el que resulta estar desencadenado por la existencia de la peor dictadura del continente durante el siglo XX y los primeros años del XXI.

En este caso particular se describe un motivo y se encontró a un culpable. Se trata de un crimen pasional cometido por parte de alguien que fuera de control arremetió hasta contra su propia vida; pero de cualquier modo, las mujeres cubanas han sido víctimas de las atrocidades de la migración y del régimen comunista de Cuba, de donde tuvieron que salir para lograr su subsistencia, lo que deberá ser considerado dentro de los crímenes de lesa humanidad por los que debe responder la dictadura castrista. 
         















 [Comentar este tema

Julio 26, 2017, 11:50:14 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                 Convulsos y decisivos días para “Nuestra América”.
                                           Por el Doctor: Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos. Hacia el final del siglo XIX José Martí, el genial cubano que más allá de las fronteras de su nación y de su tiempo, supo interpretar el verdadero sentido de la praxis latinoamericana, con visión futura se adelantaba a sus contemporáneos al ser capaz de vislumbrar la necesidad de una integración regional de aquellas naciones que se extienden desde el río Bravo hasta la Patagonia. 

Nuestra América – acudiendo a la simbólica frase del hombre santo de Dos Ríos- se estremece sobremanera en los últimos meses. Venezuela, la tierra de Bolívar, el libertador continental que tanto admirara el propio José Martí, ocupa con justicia el centro de atención de todos los medios de prensa, politólogos, líderes políticos, reformadores sociales, y hombres de bien.

Una despiadada matanza por parte de las fuerzas represoras del régimen de Nicolás Maduro ha tenido lugar durante los más de cien días de acciones de protestas en su contra. Una valiente mujer, la doctora Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de Venezuela, se enfrenta al despotismo de una dictadura impuesta por la fuerza ante su defensa de lo que considera una ruptura del orden constitucional. El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, se ha mantenido con firmeza en sus acciones defensivas por la recuperación de la democracia venezolana, y denunció el pasado miércoles, en su tercer informe sobre la crisis venezolana, una situación de violación del orden constitucional.

La nación suramericana que otrora ocupara un lugar privilegiado por su economía y sus riquezas naturales ha llagado a un punto crucial de su historia, y su mandatario se encuentra en una encrucijada, que al parecer, ante su torpeza de mente y su poco nivel de asimilación no logra interiorizar. Muchos me preguntan – a pesar de que no es habitual que trate el tema venezolano- acerca del final de Maduro, a lo que sin rodeos respondo: Maduro tiene sus días contados.

                   
           Con sus días contados, el despiadado mandatario no ha logrado percibir la magnitud del
                    grave conflicto venezolano. A donde se irá – si es que logra escapar- es la gran
                      incógnita. (Caricatura de Yoandry Carrazana)

 
Una opción sería que las cosas terminaran en un verdadero mar de sangre originado por un enfrentamiento de una sección del propio ejército contra el gobierno y sus fuerzas represivas, en este caso el ilegítimo presidente resultaría eliminado de la forma en que las multitudes quisieran, y en honor a ciertos principios éticos que hemos de respetar los que escribimos para los medios prefiero omitir.

Algunos especulan sobre salvoconductos que lo puedan sacar del país. ¿Dónde pudiera ser admitido el despreciado ser, culpable de la muerte de más de un centenar de personas, la mayoría muy jóvenes, en estos últimos días? Se ha dicho muy a la ligera y sin fundamentos convincentes que en Panamá, y otros con mayor fuerza que en Cuba; aunque las circunstancias de la nación caribeña, cuyo régimen dictatorial guía los pasos del seguidor de Chávez, no son propicias para dar cabida a un asesino más. Muchos de los proyectos de Raúl Castro se pudieran ver obstaculizados con la disparatada determinación y Castro en la fase final de su mandato no asumiría algo que no le conviene y afectaría sus planes de supervivencia.
   
Las recientes declaraciones de Maduro – a solo una semana de los comicios de la Asamblea Nacional Constituyente y luego que los líderes de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática, MUD, se refirieran a las acciones de desobediencia que emprenderían para forzarlo a retirar su proceso de la Constituyente-  acerca de estar dispuesto a llegar a un acuerdo de paz y de iniciar un ciclo de diálogo y conversaciones, se esfumaron antes de difundirse. Nadie le cree ya, y habría que estar muy atentos a las condiciones que pondría, toda vez que la llamada constituyente fuera rechazada por el 98.4% de los participantes en la votación que organizara la oposición.
 
Con razón Noam Chomsky, uno de los intelectuales estadounidenses de izquierda más reconocidos del mundo, describió como desastrosa la situación en Venezuela y criticó a los gobiernos populistas latinoamericanos de los últimos años por haber perdido la oportunidad del desarrollo. El académico se refirió a lo dañino del modelo económico asumido por los países latinoamericanos de tendencia izquierdista, así como a la marcada tendencia hacia la corrupción de dichas naciones.
 
                 
                Es preferible que el presidente de Bolivia guarde silencio. Sus disparatadas
                       intervenciones provocan los comentarios y las risas de todos. (Caricatura de Yoandry
                        Carrazana)


Desde los fríos Andes bolivianos Evo Morales, el torpe presidente que pretende perpetuarse en el poder – como todos los de la izquierda latinoamericana- luego de un prolongado silencio se le ha ocurrido hacer un llamado a los “países progresistas” de la región para relanzar su lucha. Igualmente declaró a los medios oficialistas cubanos - durante su breve visita de trabajo a la isla- que a Estados Unidos solo le queda como último recurso una agresión directa a Venezuela.

Habría que preguntarle a Morales a qué se refiere por países progresistas de la región, o si es que no sabe que ya solo quedan Nicaragua y Cuba, además de Bolivia, dentro de la línea de izquierda, por cuanto, Venezuela está en fase de expiración y Ecuador con su nuevo presidente se ha alejado con mucha cautela del terrible socialismo del siglo XXI. 

Inmerso en su ignorancia hizo un derroche de solidaridad con todo lo negativo de los últimos días en el continente. Su apoyo incondicional al expresidente de Brasil, Lula Da Silva, acusado y sentenciado por corrupción; su postura junto a Cuba frente al cambio de política de Estados Unidos anunciado por Donald Trump; así como sus declaraciones contra Luis Almagro por su defensa de la causa del pueblo venezolano y su oposición al régimen de Maduro, son elementos que demuestran el estado precario de su intelecto y su acérrimo dogmatismo. 

                   
                   Habría que analizar el verdadero sentido de la reciente visita de Santos a La
                           Habana, toda vez que de manera inesperada tratara el tema del conflicto
                             venezolano con el dictador Raúl Castro. (Caricatura de Yoandry Carrazana


Otro aspecto que llama poderosamente la atención en el contexto latinoamericano fue la actitud del presidente colombiano Juan Manuel Santos al tratar de interceder en el grave conflicto venezolano a través del dictador cubano Raúl Castro. Los medios han afirmado que el motivo de la visita de Santos a La Habana obedeció a convenios de colaboración entre ambos países; sin embargo y ante la insólita idea de tratar el tema de lograr la paz en Venezuela, con quien se supone esté dirigiendo desde Cuba los disparatados pasos de Maduro, surge la duda del verdadero motivo de dicho viaje – recordemos el papel mediador del régimen de La Habana durante las sendas rondas de conversaciones para el logro de la paz en Colombia, y los posibles beneficios de dicha intervención para la isla -.

Por otra parte, en Colombia, como parte de un acuerdo de paz con el gobierno, el primero de septiembre próximo las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, lanzarán oficialmente su partido político, con lo que los antiguos combatientes guerrilleros – promotores del terrorismo y el narcotráfico- podrán  participar en elecciones legislativas y presidenciales en 2018, algo que traerá serias consecuencias nacionales y para la región.

Así las cosas, “Nuestra América” se estremece ante hechos como estos y otros que ya han sido muy comentados; pero no pueden omitirse. Las acusaciones por corrupción contra Ignacio Lula Da Silva, el expresidente brasileño, los intentos de la oposición ecuatoriana para efectuar juicio político a Jorge Glas, el actual vicepresidente de Ecuador, al parecer involucrado seriamente en el famoso caso Odebrecht, el inicio del III Ciclo de los Diálogos de paz entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), del cual Ecuador es país anfitrión, se destacan sobremanera; sin olvidar este 24 de julio el aniversario del natalicio de Simón Bolívar, la figura cumbre de las luchas emancipadoras de la región.   

Chomsky, el teórico estadounidense citado antes, se refirió a una reacción y una regresión continental, así como a un retorno de la izquierda al poder, con lo que estoy en total desacuerdo. No obstante, resulta muy interesante lo que recomienda si esto ocurriera. En este sentido considera que esa llegada al poder sea "con fuerzas más honestas, que reconozcan la necesidad de desarrollar una economía con bases sólidas y con la capacidad de llevar adelante programas honestos sin robarle a la gente al mismo tiempo".

En fin, hasta los defensores de la propia línea izquierdista admiten el descrédito de los gobernantes del llamado Socialismo del siglo XXI, sus graves implicaciones en la corrupción continental, y el saqueo generalizado de lo que debe ser un patrimonio para sus pobladores. Transcurren así convulsos y decisivos días para esta, “Nuestra América”, como la definiría el más genuino de los cubanos de todos los tiempos.




 [Comentar este tema

Julio 23, 2017, 05:32:45 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                           Caso de cubanos deportados de Ecuador será llevado a la Comisión
                                              Interamericana de Derechos Humanos.
                                                   Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


                       

Naples. Estados Unidos.- Durante este mes de julio estamos evocando uno de los hechos más atroces de la historia de los migrantes cubanos en Latinoamérica. Me refiero al desalojo, golpizas, encarcelamiento y deportación (expulsión) de un numeroso grupo de cubanos en Quito, la capital ecuatoriana.

Varios medios publicaron recientemente el escrito: A un año de la agresión y deportación de migrantes cubanos en Ecuador. Una historia poco conocida, donde narré a modo de síntesis algunos de los sucesos que finalmente condujeron al régimen dictatorial de Rafael Correa a la deportación de 121 migrantes cubanos, con lo que quedaba frustrado el proyecto de mejorar sus vidas, ya sea en la propia nación andina o al emprender viaje rumbo a Estados Unidos a través de Centroamérica.

Al cabo de un año del estremecedor suceso, cuyo único delito fue realizar un plantón en Quito para solicitar una visa humanitaria, el caso será llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con las fundamentaciones necesarias que demuestran una serie de violaciones e irregularidades en este proceso.

De la totalidad de detenidos – que no todos fueron deportados-, 63 estaban exentos de requisito de regularidad migratoria, 62 se encontraban de manera irregular – en última instancia solo estos podían haber sido deportados-,11 refugiados o con residencia en Brasil, 6 de manera regular, o sea, debidamente legalizados desde el punto de vista migratorio, 4 como solicitantes de refugio, y 2 como ecuatorianos por naturalización. De los detenidos 93 eran del sexo masculino y 55 del femenino. La mayoría se encontraba entre los 18 y los 30 años, y entre los 41 y 50 años. (Los datos corresponden a los detenidos que tuvieron juicio previo y un número de proceso. El número real de detenidos y deportados es impreciso.)

                   

En la investigación de Llaria Rapido Ragozzino: Memorias de una expulsión: Deportación de cubanos en Ecuador, se cuestiona acerca de la participación premeditada de la Embajada de Cuba en Ecuador, toda vez que existen documentos firmados por dicha embajada días antes de las deportaciones, lo que demuestra que se incumplió el debido proceso. La autora expone como principales fundamentos los siguientes hechos: 1.- Los “Documentos de Viaje y Tránsito” están firmados por la Embajada de Cuba en Ecuador y contienen los datos de cada pasajero, es decir, del deportado. Entre otra información, consta su fecha de emisión, la que fuera expedida el 6 de julio de 2016, es decir, el día en que los migrantes cubanos fueron desalojados del parque El Arbolito en la capital ecuatoriana, varios días antes de que fueran procesados. 2.- Las resoluciones del Ministerio del Interior en que se ordenaba la deportación de algunos cubanos fueron emitidas entre el 8 y el 10 de julio, de dos a cuatro días después de la firma de los documentos. 3.- Los documentos fueron adjuntados por la Fiscalía en sus expedientes para las audiencias de deportación. ¿Cómo se puede tener un boleto de deportación antes de la sentencia de un juez? Esto demuestra que las autoridades ya tenían la intención de deportar a la comunidad cubana detenida para intereses del gobierno cubano.

                       

La nueva Ley de Movilidad Humana – vigente desde enero de 2017 por aprobación de la Asamblea Nacional- establece puntos tanto positivos como negativos para la protección de derechos de los migrantes. Dentro de sus principios incluye  a la Ciudadanía Universal, la que no existía en la normativa anterior dado que había sido formulada antes de la redacción y aprobación de la última constitución. No obstante, según el criterio de la abogada Belén Aguinaga, defensora  de algunos cubanos deportados, esto no garantiza que se respeten los derechos de los migrantes, “es carta muerta. La Ciudadanía Universal existía en la Constitución y aún así los cubanos fueron deportados”.

Javier Arcentales, uno de los abogados ecuatorianos que con valentía se enfrentó a la dictadura de Rafael Correa en defensa de los cubanos expulsados de la nación andina, es defensor de derechos humanos de las personas en movilidad humana y miembro de la Coalición por las Migraciones y el Refugio. A un año de su defensa fue entrevistado por la periodista Gabriela Coba para el diario ecuatoriano EL COMERCIO. (http://www.elcomercio.com/actualidad/defensa-cubanos-deportados-demanda-cidh.html.)

Según el doctor Arcentales hubo una intervención agresiva por parte de la Policía Nacional, esto ocurrió la madrugada del 6 de julio de 2016. Fueron detenidos más de 150 personas, entre las que se encontraban niños, adolescentes, mujeres embarazadas, adultos mayores. “Fue una detención masiva en la cual nunca se les informó por qué se los estaba deteniendo. Posteriormente se conoció que iban a iniciar las acciones de deportación con base a la ley que estaba vigente en ese entonces.

No se conocían cuáles eran los cargos por los cuales iban a tomar esta acción. Ellos tenían el permiso otorgado por el Municipio de Quito para estar en el parque de El Arbolito. Hasta ahora no se sabe cuál fue la motivación que tuvo la Policía y el Ministerio del Interior para realizar esta intervención. Recuerdo que la primera deportación fue la madrugada de un sábado. Los abogados recibimos llamadas desesperadas de los ciudadanos cubanos que se encontraban en la Unidad de Flagrancias como en el Hotel Carrión. Tuvimos otro traslado la madrugada del lunes. Hubo otras llamadas desde los lugares donde estaban detenidos. Para ese momento los defensores y defensoras de derechos humanos estábamos apostados afuera de estos sitios. Pudimos ver como con violencia sobre las personas se las sacaba para trasladarles. Después del hábeas corpus, el 13 de julio fue deportado el último grupo”.

Dentro de las principales violaciones de estos casos se ha logrado precisar que las audiencias de deportación se realizaron después de las 24 horas de detención, los ciudadanos cubanos estaban detenidos de manera ilegal y arbitraria ya que cumplieron las 24 horas de detención sin ser presentados ante un juez competente, haciéndose caso omiso de la constitución, las audiencias se realizaron con rapidez extrema, algunas duraban entre 10 a 15 minutos por lo que no se garantizó el derecho a la defensa, las personas fueron trasladadas y deportadas cuando no fueron notificadas de la sentencia o de lo que se decidió en las audiencias.

Por otra parte la Ley de Migración en ese momento establecía que solamente cuando se haya ejecutado la sentencia, es decir, cuando hubieran pasado tres días de la decisión, podía la persona ser deportada, porque entonces  impugnaría, lo que no fue respetado pues apenas se ejecutaba la sentencia el Ministerio del Interior estaba dispuesto a ejecutar la deportación.

Haciendo uso de una facultad absolutamente inconstitucional, el ministro encargado Diego Fuentes, emitió resoluciones que revocaban decisiones judiciales. Nunca un órgano administrativo puede revocar una decisión judicial. En más de 80 sentencias se revoca la decisión judicial sin fundamentos, no hay análisis caso por caso. Por eso fueron deportadas personas que tenían visa vigente, que tenían posibilidades de regularizarse. Se dio una expulsión colectiva de extranjeros, algo que está prohibido por instrumentos de derechos humanos.

Actualmente se está preparando la demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que llegue al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y se determinen las responsabilidades de aquellos involucrados en este caso, así como buscar formas de poder enmendar los daños de los que fueron deportados y detenidos injustamente durante el régimen correísta. 






 [Comentar este tema

Julio 10, 2017, 11:05:17 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                       A un año de la agresión y deportación de migrantes cubanos en Ecuador.
                                                            Una historia poco conocida.
                                                         Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Dedicado a todos aquellos que no tuvieron la dicha de alcanzar su sueño, y fueron regresados a Cuba y devueltos al régimen represivo de los Castro; pero también muy especialmente a aquellos que perecieron durante la terrible travesía por las selvas de América.



Naples. Estados Unidos. Miles de cubanos en los últimos años dejaron su patria en busca no solo del llamado sueño americano, sino con aspiraciones de encontrar una mejor vida con un mínimo de condiciones que garantizaran su sustento, aunque no fuera justamente en “el país de las oportunidades”. Tal es el caso de miles de cubanos que invadieron Ecuador, país al que se podía llegar con cierta facilidad – una vez pasada la ronda de preguntas rutinarias y las exigencias de las autoridades del aeropuerto Mariscal Sucre de su capital– toda vez que existía un convenio entre los gobiernos de Cuba y Ecuador, el que establecía un libre visado.

Con esta opción se utilizaba al país andino como territorio de paso para continuar una larga y peligrosa travesía de cientos de kilómetros a través de las selvas americanas y del paso a través de sitios fronterizos; pero además en aquellos contrastantes parajes que unen los enormes Andes con las costas del pacífico se establecieron quienes no pudieron o no quisieron enfrentar un largo camino que le costó la vida a no pocos migrantes de la isla.

Así las cosas, dispersos por todo el territorio ecuatoriano los cubanos han intentado sobrevivir en medio de la adversidad, la incomprensión,  la xenofobia y la discriminación de aquellos que inmersos en su ignorancia desconocen el sentido de aquella praxis latinoamericana tan tratada por el colosal héroe de Dos Ríos, a quien ellos desconocen a pesar de ser latinoamericanos. Tal vez resulte un tanto agresivo; pero lo expresado es el verdadero sentir de los cubanos, y es también lo vivido por quien redacta este escrito durante su estancia en la patria de Eloy Alfaro.



Cansados de ser rechazados al buscar trabajo, de ver anuncios que precisaban que no aceptaban cubanos, de ser señalados por su modo de vestir – siempre a la moda- y hasta de deambular – con cierto estilo que nos distingue-, además de haberse encontrado un socialismo, tal vez, menos severo que el practicado en Cuba, pero al fin de cuentas un sistema dictatorial,  un buen día una multitud determinó salir de la continuidad de la pobreza y de las garras del comunismo correísta

Gestiones, trámites, entrevistas, encuentros y desencuentros tuvieron lugar por aquellos días de mayo y junio de 2016. “Faciliten nuestra salida de Ecuador para llegar a Estados Unidos”, fue la petición de 1668 cubanos a José Serrano, Ministro del Interior del Gobierno de Ecuador. “Somos muchos los cubanos que quedamos varados en Ecuador (se calcula que más de 3000) y que a diario debemos soportar la discriminación, la falta de oportunidades, y las trabas para legalizarse u obtener trabajo debido a nuestra condición”, expresaron los migrantes.

“Por eso, queremos tener la posibilidad de viajar a Estados Unidos. Lo único que pedimos, es poder ser tratados de la misma forma que muchos de nuestros compatriotas en Panamá y Costa Rica que gracias a tratados humanitarios están siendo acogidos en México para eventualmente llegar a Estados Unidos a salvo”, afirmaron.



Pero al fallar todos los intentos por las formas más protocolares posibles, incluidos los pedidos a la embajada de México y la intervención de la Iglesia Católica a través de su conferencia episcopal, no les quedó otra opción que seguir las sugerencias de Sharp sobre la resistencia pacífica, y se dieron cita el  12 de junio de 2016, unos 750 migrantes en representación de la comunidad cubana en Ecuador para concentrarse en las cercanías de la embajada de México, en lo que constituyó el primer acto de manifestación pacífica protagonizado por los migrantes cubanos en América, y aunque este hecho no tuvo la difusión requerida de acuerdo a su connotación, sin duda, forma parte destacada de la historia del fenómeno migratorio cubano.

Allí permanecieron en tiendas de campaña por varios días. Ni el intenso frío de Quito, ni las amenazas policiales y de autoridades del gobierno de Correa, ni los intentos de división ante las contradicciones de sus líderes, ni el personalismo por parte de quienes se creyeron héroes y luego traicionaron, o los que no hicieron todo lo que se debió hacer, laceraron el espíritu de rebeldía de aquellos cubanos que de manera anónima estaban siendo copartícipes de una verdadera hazaña de estos tiempos.

Y si omito el nombre de los que ocuparon un protagonismo en las acciones, de movimientos y de organizaciones involucradas, es por considerar que los verdaderos protagonistas de aquellos trágicos días, cuyo primer aniversario estamos recordando durante este mes, son todos los migrantes que de una u otra forma asumieron su rol y sirvieron al propio tiempo de estímulo a las comunidades de cubanos en territorio panameño y colombiano.



En horas de la madrugada del 26 de junio fueron desalojados más de 400 cubanos. La policía antimotines arremetió con amenazas y golpes – patadas y bastonazos- contra los cubanos que por más de una semana esperaron por una respuesta satisfactoria por parte de las autoridades mexicanas respecto a su objetivo de viajar a Estados Unidos.

El 4 de julio alrededor de seiscientos manifestantes marchó rumbo a la sede de la Embajada Cubana en Ecuador como protesta ante la nota de prensa publicada por esta institución, donde se afirmó que los migrantes de la Isla en ese país no eran perseguidos políticos. Los cientos de cubanos - reunidos en 134 tiendas de campaña ubicados en el parque El Arbolito una vez que fueran desalojados de las cercanías de la embajada de México - decidieron unirse en son de protesta a lo que consideraron un acto inhumano.

A solo dos días fueron brutalmente agredidos por las fuerzas represivas del régimen dictatorial de Rafael Correa, quien a solo seis meses, de manera paradójica fuera condecorado con la Orden Iberoamericana de Justicia, y antes de despedirse del trono presidencial el régimen de La Habana lo premiaba con la Orden José Martí.  Al parecer la comunidad internacional desconocía de estos hechos o prefirió ignorarlos, no así en el caso de Cuba, con cuyo gobierno se acordó la deportación final.

La historia terminó con el encarcelamiento y la deportación masiva de más de un centenar de cubanos bajo la justificación de su estado irregular desde el punto de vista migratorio – unos 50.000 cubanos ingresaron a Ecuador entre 2008 y 2015, de los cuales un 30 % no estaba regularizado–, aunque se sabe que fue como represalia por las acciones emprendidas por aquellos valientes seres que en un acto de rebeldía se enfrentaron a la injusticia y reclamaron sus derechos como
migrantes.




 [Comentar este tema

Junio 27, 2017, 12:03:35 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                 Ecuador, fin de la tenebrosa década correísta.
                                                            Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


             

Naples. Estados Unidos.- En todas las naciones en las que sus gobernantes establecieron sistemas socialistas como modelo político, social y económico, en realidad lo que prevaleció fueron regímenes dictatoriales y totalitaristas. Los casos de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Polonia, Rumanía, Hungría, entre otros países de Europa Oriental, Cuba y Corea del Norte, y más reciente Venezuela, Ecuador y Bolivia, en Latinoamérica son ejemplos más que convincentes.

La nacionalización, con el consiguiente paso colectivo de los medios y fuerzas de producción al estado, ha sido un denominador común en todos los intentos de socialismo, aún en los que precedieron a Marx. Toda vez que se hacen modificaciones – por muy necesarias que sean o por muy renovadoras que puedan parecer– que se aparten de este patrón común, que desde el punto de vista teórico establecieron aquellos que de manera especulativa – en el verdadero significado del término desde la óptica de la filosofía y de la antropología social– diseñaron en sus concepciones, el modelo deja de ser socialista.

Ya me he referido en un escrito titulado: El “nuevo” modelo económico “socialista” cubano, vía definitiva hacia el capitalismo, muy publicado hace solo unas semanas, a la imposibilidad de estar en puntos medios. Nos situamos con firmeza en la senda de los jóvenes hegelianos de la Alemania del siglo XIX, o asumimos definitivamente una posición en la línea de la derecha.

De modo que los engendros que adquirieron cierta popularidad en Latinoamérica durante la última década en realidad tienen muy poco de socialismo; aunque mucho de totalitarismo y de carácter dictatorial. Se destaca sobremanera en este aspecto la llamada Revolución Ciudadana, el eslogan que a modo de clonación de la Revolución Bolivariana quiso asumir Rafael Correa para la instauración del Socialismo del siglo XXI en Ecuador.

Pero sucede que en la pequeña nación andina la privatización jamás pudo eliminarse a pesar de que el mandatario, quien por más de una década manipuló el poder a su manera, trató de asfixiar al sector privado, algo que no es sinónimo de nacionalización – fenómeno que si se dio en Cuba, al menos  en las cuatro primeras décadas de comunismo–. En Ecuador se han entrelazado un estado popular o ciudadano, en el nivel político, con un capitalismo social, en el nivel económico, lo que lo distancia del modelo clásico marxista, y por lo tanto no es socialismo, aunque se empeñen en proclamarlo ante el mundo, y hasta investigadores muy serios de la respetada Pontificia Universidad Católica del Ecuador admitan que la modalidad establecida reconoce y valida a la teoría de Marx como fundamento histórico; pero una cosa es aceptar teóricamente una concepción y otra bien diferente es consumarlo como acto, algo que jamás ocurrió en la tierra de los enormes volcanes.   
 
Según los teóricos Juan J. Paz y Miño Cepeda: “El nuevo socialismo articula, en definitiva, empresa privada con inversión pública e intervencionismo económico y regulador del Estado, amplias políticas sociales y firmes medidas para redistribuir la riqueza; pero, además, se basa en la captación del Estado, para desplazar los intereses de las burguesías/oligarquías e imponer la hegemonía del poder de los ciudadanos y sectores populares”.

Así las cosas, aunque el odiado y despreciado expresidente Rafael Correa tuvo siempre a flor de labios su eslogan de Revolución Ciudadana y sus errados conceptos socialistas, a pesar de su licenciatura en economía – téngase en cuenta que el socialismo, además de sistema político es un modelo económico, y que las investigaciones de Marx están fundamentadas en aspectos económicos, más que filosóficos–, en la tierra del general Eloy Alfaro jamás ha existido el socialismo propiamente dicho. En su lugar un sistema dictatorial se impuso durante una tenebrosa década, que sin duda, ofreció cierta calma y estabilidad política a una nación con un historial de presidentes que “dejan mucho que desear”, como suele decirse en Cuba, y como me han expresado decenas de ecuatorianos.

Como contrapartida de esta condición se impusieron prohibiciones de todo tipo, quedando limitadas las libertades de expresión y de pensamiento. Correa modificó unas leyes, enmendó otras, y estableció otras tantas. Ninguna para beneficiar las libertades y los derechos mínimos, y si para perpetuarse en el poder y perjudicar a aquellos que más allá del promedio de la nación lograron construir un mínimo de capital  – a los que llamó pelucones y despreció públicamente–.

Su excluyente tónica provocó el malestar no solo de los amplios sectores de la oposición; sino de la propia cúpula militar, del gremio de maestros, de estudiantes universitarios, y hasta de las comunidades indígenas que protagonizaron sendas marchas de protestas y acciones que intentaron paralizar al país. 

           

Pero en Ecuador las cosas van tomando un matiz diferente. Desde el 24 de mayo Lenín Moreno asumió oficialmente la presidencia del país, y aunque en realidad estamos en un caso de continuismo político – algo que preparó el dictador Rafael Correa y logró a partir de la consumación de uno de los más grandes fraudes de la historia continental–, el nuevo presidente ha comenzado muy bien su mandato, tan bien que de manera un tanto sutil, aunque con firmeza y conocimiento de causa, está estableciendo límites precisos entre el correísmo y su nuevo estilo, que es el de la inclusión y el diálogo, a diferencia del de su predecesor, que fue el de la exclusión, la confrontación, la agresión y la maleficencia. “Estoy aquí para gobernar, y para gobernar primero debo escuchar”, acaba de declarar el nuevo presidente.

Moreno, apartándose de los estereotipos de aquel decadente socialismo predicado por Correa – con lo que suprime toda alusión a la Revolución Ciudadana, a modelos socialistas de nuevo tipo, y a un enemigo que desde el imperio está al asecho–  pretende diferenciarse del arrogante y excéntrico camarada de los Castro, y lo está logrando con creces a pesar de que sabe perfectamente que se expone a los ataques de aquel que le preparara el camino para su mandato, con lo que se estimó que se mantendría la continuidad política de Alianza PAIS, que hasta el momento solo ha conservado el nombre y una simbólica fachada.

Una serie de transformaciones radicales han sido emprendidas por el nuevo presidente, lo que ha estremecido a los más conservadores defensores del correísmo, y al propio Correa que no se hizo esperar y ya arremetió con su ironía característica. Hasta el presente, y con solo un mes en la presidencia, el nuevo líder ha determinado:
 
1.- Inicio de una campaña anticorrupción que incluye sendas revisiones de procesos y acciones que durante la década tenebrosa tuvieron lugar. Moreno ha creado el Frente de Transparencia y Lucha contra la Corrupción. De manera particular se destacan la intervención que el propio vicepresidente del país ha tenido que hacer ante la Asamblea Nacional Ecuatoriana debido a las fuertes sospechas que sobre el recaen en el sonado caso de Odebrecht, así como la destitución del contralor Carlos Pólit, por no presentarse a comparecer y por incumplimiento de sus funciones.

2.- La puesta en marcha de un gran diálogo nacional, instrumento para concretar acuerdos que permitan el fortalecimiento del mandato popular y la construcción de políticas que mejoren la gobernabilidad. “Un diálogo que no llega con condicionamientos, ni amenazas”, según acaba de afirmar el presidente al evocar la enseñanza de Gandhi, algo que está asumiendo desde una perspectiva puramente democrática, sin imposiciones, con aceptación de las posibles diferencias, incluyendo a todos para “construir este país en donde todas la voces sean escuchadas y valoradas por igual". “Aunque pensemos distinto vamos a dialogar”, precisó Moreno, “no vale la pena pelearse por cuestiones políticas”.

3.- Eliminación del enlace ciudadano, una especie de tribuna abierta según el vocabulario comunista cubano, en los que el exmandatario invirtió elevadas cifras de dinero, por cuanto, estas citas tenían un carácter itinerante, y había que llenar grandes espacios para demostrar una aceptación popular que las encuestas desmentían luego. Un noticiero semanal, breve, conciso, con algunas de las acciones más importantes de la semana en las diferentes provincias del país, ha sustituido a los enlaces o sabatinas correístas. 
 
4.- Reforma de la Ley de Comunicación establecida en la etapa correísta y que ata a los periodistas, reporteros, analistas y empresarios de los medios a los cánones de la Revolución Ciudadana, la que con su aplicación y el soporte de otras leyes contribuyó a cerrar varias emisoras radiales provinciales, el diario Hoy y la revista Vanguardia.

5.- Campaña de valores y personajes emblemáticos, con la que se suprime el retrato del presidente en instituciones y lugares públicos, dejando atrás el culto a la personalidad tan promocionado por su antecesor que se creía rey de reyes. En su lugar se retomarán las imágenes de personajes emblemáticos de la historia del país, comenzando con Manuela Espejo, los que al propio tiempo representarán un valor.

En fin, que si teóricamente jamás existió un verdadero socialismo en la nación andina, y ahora el nuevo mandatario intenta transformar lo emprendido por Correa a nombre del llamado Socialismo del siglo XXI, no habrá dudas para admitir la idea de que Ecuador sale de las garras del comunismo, a Venezuela le queda ya muy poco, Nicaragua y Bolivia no cuentan para nada, y Cuba a solo un paso del establecimiento de su economía de mercado, el retorno a la privatización y la marcada diferencia de clases de su nueva sociedad – aunque sus anquilosados gobernantes digan lo contrario –, se salió hace ya mucho del paradigma del modelo socialista, lo que significa que en Latinoamérica estamos sepultando definitivamente el socialismo, el peor de los males de estos tiempos. 





 [Comentar este tema

Junio 26, 2017, 01:08:51 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                              ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                                      Dr. Alberto Roteta Dorado, Naples, Estados Unidos

                           ¿DESAPARECERÁ EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN ECUADOR
                                                    CON SU NUEVO PRESIDENTE?
                                                                Segunda parte.


         

Eliminación del enlace ciudadano, reforma para la ley de comunicación, inicio de una campaña anticorrupción y un gran diálogo nacional.
 
Al eliminar el llamado enlace ciudadano -conocido como las sabatinas de Correa, actos públicos que cada sábado, con carácter itinerante, tuvieron lugar durante toda la década correísta y en las que se estima se invirtieron cifras millonarias para alimentar el personalismo del exmandatario- ha dado otra muestra de su firmeza para romper definitivamente con un estilo de gobierno que dañó demasiado a los ecuatorianos. En su lugar Moreno da la posibilidad a los ministros y gobernantes para que ocupen un lugar protagónico y expongan los principales aspectos de sus comunidades con un especial énfasis en lo social y lo económico, y destacando acciones turísticas, ecologistas, folclóricas y tradicionalistas, con lo que el componente político pasa a un segundo plano, y de las ideas socialistas no se dice nada, al menos, durante su fraterno diálogo con los componentes de los medios de comunicación a solo unos días de comenzar su etapa de mandato, ni durante sus palabras en la ceremonia de toma de posesión presidencial, ni en ninguna otra intervención suya hasta el presente.
 
Ya los últimos espacios noticiosos difundidos presentan los reportajes de las comunidades de la provincia del Napo, ubicada en las inmensidades de las selvas de las llanuras amazónicas hacia el centro-sur de Ecuador, en cuyos comentarios se presentan resultados concretos y propuestas turísticas, según la idea del presidente, sin que se haga referencia a aspectos de naturaleza política, lo que contrasta con la tónica propagandística de la llamada revolución ciudadana emprendida en la etapa correísta.
 
Pero en el punto que se logra evidenciar con mayor énfasis su intención de eliminar cualquier vestigio del llamado Socialismo del siglo XXI es en el referente a su disposición de rectificar la prohibitiva ley de comunicación, que fuera establecida durante la dictadura de Correa y que termina siendo casi una Ley de Medios, según la opinión de Francisco Rocha, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, AEDEP, quien considera que es “sancionadora, que va en contra de los derechos humanos y, en especial, contra la libertad de pensamiento y de expresión, que están contemplados en los convenios internacionales; siempre se les ha hecho notar que aquellos están por sobre la Constitución. Y el Ecuador es suscriptor de todos”.
 
En la mañana del 29 de mayo, a solo cinco días de haber asumido la presidencia, durante un conversatorio con los periodistas de los diferentes medios de comunicación reunidos en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno constitucional, en el centro histórico de Quito, Moreno se refirió al buen inicio de una “relación fluida, dúctil, fresca, dialogante”, lo que escuchado o leído desde la distancia que surge al no conocerse a profundidad las complejidades sociopolíticas de aquel país apenas significa nada; pero cuando se sabe de los insultos continuos hacia los periodistas, directivos y dueños de los medios de prensa por parte de Rafael Correa se puede percibir con claridad el real significado de los muy bien utilizados términos por parte de Moreno, quien en la propia reunión insistió en que “esta relación sea lo más fresca, refrescante, y que tenga como tónica, como práctica transversal, la tolerancia, el respeto de parte y parte”.
 
Pero no solo esto, sino que desde el estrado exhortó a los periodistas a lograr consensos mediante el diálogo con la finalidad de hacer las propuestas pertinentes para rectificar la ley de comunicación, insistiendo en que en lo adelante las autoridades de control de la información tendrán “un papel dialogante, orientador, promotor de los derechos”, y para sorpresa de todos los presentes precisó: “y no ya sancionador”; con lo que reafirmó su desacuerdo con la aplicación de dicha ley a los periodistas y trabajadores de los medios de prensa en general, la que fuera utilizada en conjunción con otras leyes para cerrar el diario Hoy, la revista Vanguardia y varias emisoras provinciales de radio.
 
Ya antes había expresado que él prefiere un pueblo que se ría del presidente, a un  presidente que se ría del pueblo. ¿Acaso se está refiriendo a Correa, quien desde la tribuna atacó a la oposición, a los medios de prensa, levantó calumnias contra unos, intentó desunir a otros, y también con su irónica y sarcástica sonrisa ofendía a todos? Todo parece indicar que sí: de ahí su idea de lo nuevo, refrescante y dúctil en esta nueva relación que se inicia de manera dialogada con los medios de comunicación. Esta frase “pone en la discusión el ejercicio del poder público frente a los derechos ciudadanos”, ha declarado Francisco Rocha, en representación de la  AEDEP.   
 
Otro importante elemento a tener en consideración en relación con los cambios en la política de gobierno de Lenín Moreno es la campaña anticorrupción que acaba de iniciar,  en la que están siendo analizados altos funcionarios que durante la década correísta se involucraron en acciones de este tipo, y esta actitud de denuncia y protección no es propia de los gobernantes de izquierda, quienes se han visto inmersos en grandes escándalos de corrupción. Recordemos los casos de la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, los exmandatarios de Brasil, Luiz Inácio (Lula) da Silva y Dilma Rousseff, y el propio Rafael Correa y Jorge Glas (vicepresidente durante el segundo mandato de Correa y actual vicepresidente de Ecuador), estos dos últimos propuestos para análisis al fiscal general de la nación, Carlos Baca, por parte de las organizaciones políticas Unidad Popular, CREO y Concertación, por presuntos cargos de corrupción e implicaciones en el caso Odebrecht, en la que la constructora brasileña supuestamente entregó unos 35 millones de dólares a Ecuador para lograr beneficios equivalentes a unos 116 millones.
 
Por su parte el Bloque CREO-SUMA, de la oposición, y los propios integrantes de Alianza PAIS, solicitaron la realización de un juicio político a Carlos Pólit Faggioni, contralor durante la década correísta, actualmente en Estados Unidos por “cuestiones médicas”, quien de no presentarse a dicho juicio será sentenciado con su destitución definitiva, lo que está siendo apoyado por los propios legisladores del oficialismo y representantes de la oposición.
 
El titular de la legislatura, José Serrano, precisó la noche del martes 20 de junio que el Consejo de Administración de la Legislatura dará a conocer la renuncia que Pólit ha enviado por escrito adjuntando un certificado médico emitido en Estados Unidos. Según Serrano, la renuncia irrevocable presentada por Pólit no afecta el proceso de juicio político iniciado en la Comisión de Fiscalización a petición del bloque de Alianza PAIS por incumplimiento de funciones.
 
De manera particular CREO-SUMA pidió que compareciera el vicepresidente Jorge Glas por posibles implicaciones en el caso Odebrecht. También los asambleístas del bloque del Partido Social Cristiano, de la oposición, son partidarios de armar un juicio político contra el vicepresidente, Jorge Glas, por lo que reclamaron su comparecencia en la Asamblea, algo que se concretó el jueves 22 de junio con su comparecencia ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional de Ecuador, así como con sus declaraciones en la Asamblea en las que ha negado toda posible implicación en el caso Odebrecht; aunque las últimas investigaciones aseguran que no todas las acciones fueron supervisadas por la contraloría. 
 
Además, las autoridades ecuatorianas tratan de establecer el paradero del exministro Walter Solís, quien durante el gobierno de Correa encabezó el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), la Secretaría Nacional del Agua (Senagua), y más recientemente el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), por sus posibles implicaciones también en el caso de Odebrecht.
 
El énfasis especial de Moreno en este aspecto lo ha llevado a establecer contacto personal con el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, ONU, para coordinar acciones por el tema de anticorrupción, lo que le ofrece un matiz de carácter internacional a su labor mediante el Frente de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, instrumento de reciente creación bajo el mandato de Moreno, organismo que ya entró en acción tras la confirmación de diez de los trece integrantes directivos que lo deben conformar.
 
Justo en este punto se evidencia un distanciamiento con aquel sentido de autonomía generado por Rafael Correa, de ahí que ya este último hizo declaraciones muy provocativas a la idea de Moreno, que van mucho más allá de haberse sentido sorprendido ante la creación de dicho frente; sino por el hecho de haber pedido ayuda a organismos internacionales “claudicando en lo avanzado todos estos años en cuanto a institucionalidad y soberanía se refiere”, según las últimas declaraciones de Correa a través de un editorial publicado por el popular y respetado diario El Telégrafo. De igual forma refirió que “por la presión mediática la nueva comisión deberá estar en contra de la Revolución Ciudadana para ser autónoma y creíble”, lo que, sin duda, constituye el primer punto de confrontación público entre el exmandatario y el nuevo presidente. Con su habitual ironía Rafael Correa ofendió a los integrantes de la comisión anticorrupción a los que calificó de ilustres desconocidos llenos de vanidad y odio a la Revolución Ciudadana.
 
Pero más allá de la crítica abierta a la comisión anticorrupción -que no le conviene al exmandatario que siga ahondando en la génesis de los graves problemas de este tipo durante la década socialista-correísta, por cuanto, resulta evidente que si tantos de los funcionarios del anterior gobierno están involucrados, el presidente no debió estar ajeno a las violaciones cometidas- ahora Correa arremete directamente al cuestionar al propio movimiento por él fundado, Alianza PAIS (AP), por su postura frente al caso de corrupción Odebrecht,  dejando entrever “deslealtades” de sus miembros bajo los matices del nuevo gobierno, algo que ha sido motivado ante una orden de detención a Walter Solís, quien fue ministro de Vivienda y secretario del Agua en su administración.
 
En su cuenta de Twiter ha aparecido el comentario: “El frente externo no me preocupa, sí el interno, donde, por torpeza o deslealtad, se habla de marcar distancia con mi Gobierno. Mientras tanto, AP calla. Solo se han escuchado voces valientes desde la Asamblea”, y los culpó por estar siguiendo el discurso de la oposición, a la que, según él, no le interesa la lucha anticorrupción y si la búsqueda de trofeos políticos. 
 
De cualquier forma, Lenín Moreno está cargando ahora con la cruz del correísmo comunista, lo que incluye una millonaria deuda, cifras alarmantes de desempleo y subempleo, una economía devastada por el despilfarro, y lo peor, una inconformidad y malestar general de los “ecuatorianos de a pie” -porque también los hay por esos lares- que le resultará difícil poder encausar. Si a esto se suma la dudosa reputación de su gabinete de trabajo, en su mayoría altos funcionarios del anterior corrupto gobierno correísta, e ignorantes “socialistas” que desconocen en sí lo que es el socialismo, integrantes de Alianza PAIS, y de manera particular, su vicepresidente, a quien la oposición está exigiendo la dimisión de su cargo y la puesta en práctica de la correspondiente investigación judicial por complicidad en el escándalo de Odebrecht, no habrá dudas que será una etapa difícil para la asunción de los numerosos cambios necesarios. 
 
El martes 20 de junio el presidente Moreno firmó, en una reunión en Guayaquil, un decreto con el que da inicio al gran diálogo nacional que, según dijo, será un instrumento participativo para concretar acuerdos que permitan el fortalecimiento del mandato popular y la construcción de políticas estatales que mejoren la gobernabilidad. Entre los temas a tratar en esta nueva propuesta se encuentran: Consejo Consultivo Empresarial, Lucha contra la corrupción y Acuerdos plurinacional, por la unidad, por la información, por la educación, por el agro y por los sectores sociales.
 
En esta tenida del presidente con las autoridades del territorio no hubo alusiones a revoluciones ciudadanas, a tendencias socialistas, a continuidad política, ni nada que recuerde la terrible década correísta. Contrariamente se refirió a las posibles diferencias en medio de una democracia: “Caminaremos juntos y procesaremos las diferencias en el marco de la democracia y del entendimiento; no venimos a imponer agendas, venimos a construirlas, y que estas a su vez puedan ser analizadas por todos los sectores sociales para construir este país en donde todas la voces sean escuchadas pero valoradas por igual”.
 
Moreno sostuvo un encuentro con el alcalde Jaime Nebot, una de las figuras más queridas y respetadas por la comunidad de Guayaquil, quien jugó un importante rol en las últimas elecciones como líder de la derecha del país en pos de la democracia y por la eliminación total del correísmo, lo que demuestra la idea de la inclusión necesaria y de nueva apertura por parte del nuevo presidente.
 
El silencio sobre la dramática situación de Venezuela.
 
Al referirme a la prudencial distancia que se espera que mantenga el actual presidente de Ecuador con los sobrevivientes del Socialismo del siglo XXI de la región excluí a Nicolás Maduro entre estos mandatarios-dictadores de Latinoamérica, y es porque espero de Lenín Moreno algo más que un simple mantener a distancia. Ya expresé algo similar en un artículo publicado en este mismo sitio con el título: Ecuador, la consumación de un gran fraude electoral. Si Lenín Moreno fuera inteligente, y justo ahora en esta dura, crucial y definitoria etapa del continente, asumiría una actitud digna respecto al caos de Venezuela. Entiéndase por actitud digna tomar partido junto al pueblo venezolano, lo que lleva implícito una pronunciación contra el opresor Nicolás Maduro.
 
Si esto ocurriera Lenín Moreno sacudiría a toda la región, y ya no dejaría lugar para la duda respecto a sus posibles cambios y a su sutileza para salirse de la izquierda regional; pero el momento al parecer no ha llegado, y ojalá no sea demasiado tarde. El pedido de la canciller María Fernanda Espinosa el 19 de junio, en la reciente reunión de consulta sobre la situación de Venezuela, cita de la Organización de Estados Americanos, OEA, en Cancún, México, previo a la 47° Asamblea General de la OEA, parece ser un pretexto para no tomar partido en este sentido.
 
La nueva ministra solicitó a nombre del país la revisión de los procedimientos de la reunión, toda vez que los Estados participantes no habían conocido el texto presentado que será sometido a votación en el pleno. Ya en el encuentro previo en que Ecuador participó sin su actual canciller se insistió en la decisión del país de no intervenir en los asuntos internos de Venezuela, lo que no excluye la posibilidad de que Moreno recapacite y asuma una actitud consecuente con el duro momento por el que pasan los venezolanos.
 
A modo de epílogo. La sombra fantasmal de Correa.
 
El sociólogo y periodista Felipe Burbano, ex-director general del Diario Hoy, acaba de declarar al medio Infobae que “no está claro todavía en qué va a haber continuidad, pero sí en qué se va a distinguir. Lo dijo en su discurso inaugural, tiene un modo de entender la política que deja a la confrontación de lado, que plantea el diálogo como dinámica de acercamiento con los distintos sectores sociales. No cree que el presidente deba ser un protagonista constante y asfixiante, sino un facilitador de acuerdos y de entendimientos, que no busca imponer por la fuerza una agenda de gobierno". No obstante, Burbano acotó: “Correa es el fantasma que empieza a rondar la política ecuatoriana. Podemos no saber dónde está, pero vamos a sentir su presencia".
 
Esperemos que Rafael Correa sea solo esto, una sombra fantasmal que intentará desde su aislamiento hacer de las suyas -y todos sabemos de lo que es capaz-, pero al fin de cuentas, una sombra no cuenta para nada. ¿Un retorno para un nuevo período presidencial tras un corto receso? No lo creo, se quiere demasiado y pudo comprobar que la “misión” es extenuante, al extremo de salir directo del acto de toma de posesión de Moreno para un hospital, sitio donde permaneció internado varios días con una neumonía y una hipertensión arterial, además de haber envejecido en una década lo que en otros mortales sucede en veinte o treinta años.
 
Será mejor que se mantenga aislado, bien distante, en Bélgica -como tantas veces ha anunciado, aunque no acaba de marcharse-, apartado de sus indígenas raíces, sin el peligro de las erupciones volcánicas del gigantesco Cotopaxi y de los grandes sismos del Cinturón de Fuego del Pacífico, con su colección de doctorados honoris causa y sus múltiples condecoraciones y distinciones que recibió durante la década de las prohibiciones, del despilfarro, de la corrupción y de los grandes fraudes.
 
Para el bien de una nación que recién comienza una nueva etapa de su historia política y social, al parecer, para compensar a los ecuatorianos, y con la certeza de que la región perderá a otro aliado del engendro que han llamado Socialismo del siglo XXI, lo que depende en gran medida de la capacidad y del sentido visionario de Lenín Moreno, el nuevo presidente que recién comienza su mandato, así como del apoyo de su grupo de trabajo, cuyos integrantes ya comienzan a percibir el necesario cambio renovador que abrirá un nuevo camino a la nación andina. 
 
Escrito especialmente para la página CUBANALISIS que dirige el profesor y analista político Eugenio Yáñez, cuya opinión de dicho escrito reproducimos a continuación: "Alberto: muy bueno tu trabajo, excelente: objetivo, demostrativo, sutil, sin especulaciones o inferencias "sesudas" que no dicen nada, pero con evidencias muy específicas y amplio conocimiento del tema. Y, sobre todo, original. No he visto nada de este tipo en la prensa, y mira que me toca (o me impongo) revisar cientos y cientos de informaciones diariamente".

Publicado por:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20DESAPARECER%C3%81%20EL%20SOCIALISMO%20DEL%20SIGLO%2021%20EN%20ECUADOR....htm
 




 [Comentar este tema

Junio 26, 2017, 12:54:04 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                                      Dr. Alberto Roteta Dorado, Naples, Estados Unidos

                           ¿DESAPARECERÁ EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN ECUADOR
                                                    CON SU NUEVO PRESIDENTE?

 
           

Antes de la segunda vuelta del reciente proceso eleccionario de Ecuador hice referencia a la posibilidad de que Lenín Moreno al asumir la presidencia -en el supuesto caso de que ganara los comicios, aun cuando tenía la seguridad de que el triunfo lo tenía bien asegurado Guillermo Lasso, el representante de la oposición-  le diera un matiz diferente a su sistema de gobierno, tal vez tan diferente que lo alejara definitivamente de la tendencia conocida en Latinoamérica como Socialismo del siglo XXI.
 
Esto llamó la atención de Guillermo Milán, director y primer editor de la página Cuba, democracia y vida, con sede en Estocolmo, Suecia, por lo que me pidió que le argumentara el por qué de mi hipótesis en este sentido, a lo que con precisión respondí partiendo de la idea de que el entonces candidato a la presidencia de Ecuador es en sí, más que un político, un hombre de acción en pos de las obras de carácter social, además que su tono es el del diálogo y la inclusión, y no el de la confrontación y la exclusión -como el de su protector en la campaña, el entonces presidente Rafael Correa-, algo que ya desde su promoción para la presidencia se lograba percibir.
 
Luego de una campaña de casi dos meses, bien polémica, en la que se llegó a la agresión no solo verbal por parte del propio presidente del país, sino que el candidato por la oposición fue violentamente agredido por misteriosos personajes de dudosa identificación, y unos comicios que terminaron con la consumación de lo que muchos, incluido quien escribe este artículo, consideraron uno de los mayores fraudes de la historia de la nación andina, Lenín Moreno, representante del Partido Alianza PAIS, movimiento oficialista y de tendencia izquierdista, se presenta ante el mundo como el nuevo presidente de Ecuador a partir del pasado 24 de mayo, y aunque solo han pasado unos días del inicio de su mandato creo que mi hipótesis podría cumplirse. Al menos,  es lo que parece que va a suceder en la pequeña nación de los enormes volcanes y nevados, cuyos habitantes no saben, y no tienen ningún interés por saber nada de socialismo, ya sea el del siglo XXI que pretendiera popularizar Chávez por América -cuya invención no le pertenece a él, sino al alemán Dieterich-, el del fracaso de la URSS y la Europa Oriental del siglo XX, el de las lejanas China y Corea del Norte, y mucho menos del que proclamara el dictador Fidel Castro para la pequeña isla caribeña tan rechazada por los ecuatorianos.
 
De más está decir que por aquellos mundos andinos no se tiene idea de los aspectos teóricos que en el orden conceptual nos dejara plasmados en sus extensas obras aquel alemán de mano férrea y de alma sedosa, según Martí, quien hacia el final del siglo XIX teorizó sobremanera acerca de los modos de asentar al mundo sobre nuevas bases, como también se desconocen los múltiples intentos de establecer comunidades socialistas mucho antes de la llegada de Marx, o los ejemplares escritos de los socialistas utópicos franceses menospreciados por el autor de El Capital, ni de Cabet, Saint-Simon y Owen, todos socialistas teóricos, y mucho menos de Sir Tomás Moro, quien describió un estado ideal desde los lejanos tiempos de Enrique VIII, con lo que se anticipaba unos siglos a los Jóvenes Hegelianos de Izquierda de la Alemania del siglo XIX.
 
Un necesario cambio de estilo bien distante del socialismo del siglo XXI
 
Lenín Moreno, el nuevo presidente, ecuatoriano de pura cepa, bien distante de las pretensiones extranjerizantes de su predecesor conoce bien la idiosincrasia de sus  compatriotas  -que es también la suya-,  lo que pudiera facilitar su desenvolvimiento bien alejado de todo aquello que se aproxime a lo que sus conciudadanos y hermanos ecuatorianos no quieren. En primer lugar, Lenín Moreno es un hombre de bien - independientemente de que estemos o no de acuerdo con el desenvolvimiento final de los dudosos resultados de las recientes elecciones, así como con la tendencia socialista del partido que representa como aliado de Alianza PAIS- que más que un político propiamente dicho, ha sido un funcionario de acción que se destacó en el terreno social al haber sido el principal gestor de la misión solidaria Manuela Espejo, con la que se daba el primer diagnóstico de la situación de los discapacitados en Ecuador, y gracias a su labor complementó este programa con el pago de un subsidio mensual (USD 240) para el cuidado de personas con limitaciones severas.
 
Moreno, al igual que la mayoría de los ecuatorianos, tiene muy arraigado un nacionalismo acérrimo que lo hace pensar en el bien de la nación, la que ahora tiene el deber de dirigir por encima de su interés personal, de sus fraternos lazos con Rafael Correa, y de las  tendencias socialistas del Partido Alianza PAIS que él representa  -si es que se puede aplicar conceptualmente este término a la modalidad de sistema político que se impuso en la pasada década a Ecuador,* y al fenómeno que se ha interpretado como Socialismo del siglo XXI en estos tiempos.
 
En segundo lugar, e independientemente de que ya algunos malintencionados lo han comparado con Nicolás Maduro por una posible incapacidad intelectual, lo que no deja de ser pura especulación y sensacionalismo de la prensa amarilla, y si bien es cierto que su fuerte no es la elocuencia en el discurso -tampoco lo ha sido el del presidente saliente, aunque se lo hicieron creer y con gusto lo asumió hasta el último día de su mandato-, no podemos dudar de la capacidad de un hombre que se desempeñó en 2013, en Ginebra, como enviado especial del secretario de la ONU sobre Discapacidad y Accesibilidad.
 
Por lo tanto, pudo percibir que el fracaso de Rafael Correa -aunque no lo ha expresado abiertamente, pero de manera sutil está implícito en algunas de sus iniciativas y proyectos para su mandato-, estuvo determinado en gran medida por sus métodos de gobierno, y por su forma,  de manera particular aquel carácter que lo convertiría de manera gradual en el ser “omnipotente” y “todopoderoso” que alimentó su ego a niveles inusitados y que respondía con un violento exabrupto contra todo aquel que se le opusiera.
 
Moreno está convencido de la ineficacia de un gobernante que insultaba públicamente desde la tribuna, y con su ironía provocaba el malestar de todos, incluidos a los más altos representantes de la cúpula militar, a quienes despreciaba, y de los altos funcionarios de su propio gobierno, así como a los principales líderes de la oposición, a los que llevó a la marginación, y de los que difamó como pocos presidentes han hecho en el mundo, amén de haber dado muestras de total intolerancia y discriminación al lanzar a sus fuerzas  policiales contra la etnia Shuar  -conocidos como los jíbaros, la comunidad indígena más numerosa de la Amazonía, que habitan entre las selvas de Perú y Ecuador- que reclamaban los derechos de sus tierras en el intrincado oriente de la Amazonía ecuatoriana; sin que olvidemos la agresión autorizada por él a más de un centenar de cubanos que se manifestaban de manera pacífica en el norte de Quito en reclamo de sus derechos como emigrantes.
   
Al parecer el nuevo presidente pretende borrar esa imagen dictatorial; aunque es muy temprano aun, y no podemos olvidar que cuando aquel simpático y apuesto joven subió al estrado por vez primera en el año 2007 también se mostró amable, educado, con un refinamiento europeizante, preocupado por los desposeídos y con las intenciones de encausar a una nación con un historial presidencial nada agradable, lo que en breve experimentó un viraje radical de 180 grados que lo convertiría en el mayor déspota de la historia política continental de estos tiempos, tan solo superado por el tirano Fidel Castro; pero como esto también lo sabe Moreno, no se puede dar el lujo de repetir la historia, así que la opción que tiene es la de mantener una línea política en su mandato bien distante de la de su protector y principal difusor de su campaña.
 
Téngase presente que Lenín Moreno ha declarado que el estilo de gobierno del presidente saliente Rafael Correa ya no resulta útil en el actual contexto de la nación, por lo que se ha comprometido a mantener durante su mandato un estilo de “tolerancia, de respeto, de tender la mano permanentemente a todos los ecuatorianos”, que incluye a los de “todo o nada”, lo que ha sido motivo de ciertas especulaciones en torno a un distanciamiento del actual mandatario con su predecesor, y hasta con su vicepresidente actual, lo que ha desmentido el propio vicepresidente Jorge Glas durante su última visita a Guayaquil, la ciudad más populosa de Ecuador, aunque tuvo que admitir que Moreno maneja un estilo diferente; pero que seguía siendo dentro la revolución ciudadana, este último, el eslogan escogido por Correa como equivalente de la chavista revolución bolivariana, idea interpretada por Viviana Bonilla, actual primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional, como un nuevo escenario político y de nuevas demandas ciudadanas, con un nuevo liderazgo, aunque fue conservadora al referirse a que “los principios están intactos”, refiriéndose a las directrices de Alianza PAIS.
 
En tercer lugar, estoy convencido de que Lenín Moreno irá dejando a un lado todo aquello que haga evocar la desagradable imagen de aquel que se creyó un rey, y que desde su palacete de Carondelet manipulaba a sus súbditos, por lo que atrás quedarán sepultadas para siempre las emotivas frasecitas asumidas por Correa, de manera particular, la tan usada en sus despedidas: “Hasta la victoria siempre”, la que además de reafirmar sus erradas posturas comunistas, fuera del contexto actual ante el  anquilosamiento del sistema socialista, constituye una ofensa a la idea del bien, por cuanto procede de aquel despiadado guerrillero argentino que predicó acerca del odio entre los hombres y afirmó que experimentaba placer al matar, lo que al parecer no entra dentro de los códices de Moreno.
 
También evitará en su mandato utilizar términos como: socialismo, capitalismo, comunismo,  imperialismo, marxismo, o cualquier otro ismo al enfocarse en su línea reformadora de la sociedad mediante propuestas económicas y sociales, que es lo que quiere y necesita su pueblo, algo que ya se logra percibir en su estilo de hombre práctico en el que no hay lugar para utopías y excesivas teorizaciones en ideas estrafalarias que dispersen su labor. En el orden práctico ya se entregan casas a familias desposeídas afectadas por los grandes sismos, y hasta donde he podido acceder y consultar, no lo ha hecho a nombre de socialismos ni de revoluciones ciudadanas. También se hacen sendas revisiones de casos susceptibles de recibir ciertos amparos y ayudas económicas, sin que se esté haciendo de esto el centro de la atención del momento.   
 
De igual modo sabrá mantener una distancia prudencial con los mandatarios de Cuba, Bolivia y Nicaragua, los sobrevivientes del Socialismo del siglo XXI, para abrirse paso ante el mundo. De hecho, ya declaró oficialmente su interés de establecer fuertes lazos con el gobierno de Estados Unidos, con lo que atenúa las delirantes ideas antiimperialistas del anterior mandatario, quien veía la sombra del imperio por todas partes como causa de sus fracasos, algo que distingue a todos los líderes de las dictaduras socialistas de Latinoamérica, y que tiene su precedente en la singular obsesión del dictador cubano Fidel Castro.       
 
Si a esto sumamos su disposición para sentarse a dialogar civilizadamente con los sectores de la oposición por cuanto no quiere ser un gobernante excluyente; su primer encuentro con los medios de prensa, a los que pretende volver a incluir en los designios de la nación; las múltiples propuestas para el desarrollo de programas encaminados al bienestar de los desposeídos; así como su acercamiento y ratificación del protagonismo a los militares en el cuidado del país, y en su propia protección como máximo gobernante, podremos intuir que las intenciones del nuevo presidente se alejan cada vez más de la política de mano férrea y de prohibiciones de todo tipo que por más de una década se aplicó en la nación suramericana a la que se le impuso un intento de modelo socialista.**

*  La propuesta del Socialismo del siglo XXI en Ecuador se ha presentado como algo  difuso, carente de verdaderas y razonables bases teóricas, con excepción de ciertos aspectos que por conveniencia de los líderes y mandatarios han establecido. Así, el respeto de la propiedad privada, aunque con fuerte regulación estatal, la preservación de la democracia política con importantes condicionantes y su diferenciación con las experiencias socialistas del pasado se mezclan con la realidad o lo que verdaderamente ocurre en el orden práctico. El modelo de Estado socialista del socialismo del siglo XXI, teóricamente ha pretendido ser un socialismo revolucionario, sustentado de la filosofía y la economía marxista, y basado en ciertos ejes principales: el desarrollo democrático regional, la economía de equivalencias, la democracia participativa y protagónica y las organizaciones de base. Sus teóricos han propuesto un reforzamiento radical del poder estatal democráticamente controlado por la sociedad para avanzar el desarrollo; aunque en realidad en el orden práctico no ha existido ese poder democrático que la sociedad debe controlar. No fue posible jamás en Ecuador aplicar un sistema de nacionalización, que no es lo mismo que intentar obstaculizar el desarrollo del sector privado, algo que ha distinguido a la política ecuatoriana durante su década, más que socialista, correísta.
 
** En Ecuador se han vinculado un capitalismo social (nivel económico) y Estado popular o ciudadano (nivel político), según la percepción de los teóricos Juan J. Paz y Miño Cepeda, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Esto lo hace diferente al modelo marxista (aunque tampoco es antimarxista, puesto que reconoce y valida a la teoría de Marx como fundamento histórico), pero también diferente a otros modelos de capitalismo social. “El nuevo socialismo articula, en definitiva, empresa privada con inversión pública e intervencionismo económico y regulador del Estado, amplias políticas sociales y firmes medidas para redistribuir la riqueza; pero, además, se basa en la captación del Estado, para desplazar los intereses de las burguesías/oligarquías e imponer la hegemonía del poder de los ciudadanos y sectores populares”. ¿Qué es entonces el nuevo socialismo que se ha pretendido imponer a Ecuador por diez años? Algo que teóricamente les han hecho creer; pero tan distante de los preceptos de Marx, realmente ya no es un socialismo ni de nuevo tipo, ni de nada, sencillamente no ha sido un socialismo sino una caprichosa dictadura correísta.
 
       (Continuará)

Escrito especialmente para la página CUBANALISIS que dirige el profesor y analista político Eugenio Yáñez, cuya opinión de dicho escrito reproducimos a continuación: "Alberto: muy bueno tu trabajo, excelente: objetivo, demostrativo, sutil, sin especulaciones o inferencias "sesudas" que no dicen nada, pero con evidencias muy específicas y amplio conocimiento del tema. Y, sobre todo, original. No he visto nada de este tipo en la prensa, y mira que me toca (o me impongo) revisar cientos y cientos de informaciones diariamente".

Publicado por:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20DESAPARECER%C3%81%20EL%20SOCIALISMO%20DEL%20SIGLO%2021%20EN%20ECUADOR....htm
 


 [Comentar este tema

Junio 25, 2017, 04:43:20 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                          La agonía socialista de “Nuestra América”.
                                                Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


             

Naples. Estados Unidos.- Mientras la naturaleza se acomodaba a la sutileza de los cambios ante la llegada del solsticio del verano, este 21 de junio, ciertos hechos de naturaleza política con fuerte connotación e incidencia en lo social estremecían ese amplio territorio que se extiende del enorme río Bravo hasta la inhóspita Patagonia.

Nuestra América – como definiría el colosal cubano José Martí a esta gran extensión continental – no deja de ser noticia. Cargamentos de drogas procedentes del “nuevo mundo” son incautados en diversos puntos del orbe, el connotado escándalo de la Odebrecht ha sacudido a notables personajes de estos parajes, importantes reuniones han hecho coincidir en magnas citas a los cancilleres y representantes de estados de la región; pero sin duda, ninguno de estos hechos ha conmovido mas al mundo que la serie secuencial de crímenes cometidos por las fuerzas policiales venezolanas incitadas por el dictador Nicolás Maduro, el personaje del momento, y ya no tan célebre por sus idioteces, sus frases fuera de contexto, sus graves errores conceptuales o su limitada expresión, sino por su desmedida crueldad y su falta de discernimiento para asumir de una vez y por todas que su fin ya llegó, y no le queda nada por hacer en el devastado país suramericano.

En la patria de Bolívar se han mantenido acciones de protesta a través de heroicas marchas pacíficas. Un colosal movimiento opositor, y aun más, todo un pueblo que ya rebasó los límites de su capacidad de adaptación al mal, se han mantenido por más de dos meses en las calles, y aunque lamentablemente han muerto ya más de setenta hombres violentamente agredidos por las fuerzas policiales, la gente está con aquel ímpetu que los conducirá finalmente a su triunfo definitivo.

Un presidente –que llegó al poder de la forma en que todos saben– se siente acorralado y como carece de inteligencia ha preferido imponerse por la fuerza antes de doblegarse y reconocer que está perdido. La imposición de su proyecto de la Constitucional, la agresión y reajustes ilegales para dejar sin voz a la Asamblea Nacional, así como el traspaso de todo su poder al Tribunal Supremo de Justicia –manipulado por el chavismo–, han sido parte de su maquiavélico plan, el que según se dice, es ideado desde La Habana por las maléficas huestes del castrismo que siempre han dirigido el proyecto de revolución bolivariana iniciado por Chávez.

La comunidad internacional – y en este sentido me refiero no solo a aquellos organismos e instancias con cierto poder ejecutivo en toda la región, como la Organización de Estados Americanos, OEA, la Organización de las Naciones Unidas, ONU, etc., sino a todos los que en el orden político, judicial, social, científico, ético y religioso tengan que ver con la preservación de la vida humana y con el equilibrio del mundo, así como personalidades que en el orden individual puedan levantar su voz y ser escuchados- ha intentado, aunque tal vez no con la fuerza necesaria, poner freno al caos que impera en la nación suramericana.

Hace ya más de un año Luis Almagro, el secretario general de la OEA, ha querido activar y poder aplicar la llamada Carta Democrática de dicha institución, y la indecisión de unos, la negativa de otros, y los posibles beneficios que se puedan perder al dejar de ser aliados de la dictadura chavista por parte de unos pocos, ha mantenido desde entonces una incertidumbre y apatía política que ha impedido el accionar de esta entidad, y las buenas intenciones de su secretario general no han logrado consumarse como acto concreto, lo que se ratificó en las recientes tenidas de estos últimos días.

Así las cosas, las víctimas se van sumando día a día, por desgracia siguiendo un patrón común: se trata de jóvenes, pacíficos, opositores, muchos de los cuales salieron por vez primera en son de protesta, tal vez, más que por una verdadera convicción política, por aquel ímpetu y esnobismo tan sui generis entre los jóvenes. De cualquier modo, se trata de verdaderos asesinatos por los que tendrá que responder el presidente del país ante las leyes terrenales, y también su alma – si es que podemos referirnos en estos términos a aquellos que la han perdido- ante las leyes divinas.

Mientras tanto, en la región del Caribe, en Cuba, su mayor isla, se arremete contra el presidente estadounidense Donald Trump después de su sonado discurso en Miami, la cuna del llamado exilio cubano, en territorio de la Florida. Lo que va quedando de la ahogada dictadura castrista hace reajustes inmediatos de ciertos proyectos que tal vez pensaron serían realidades algún día, y ahora con las nuevas disposiciones de Trump se desvanecen.

Las bondades de Obama – sin entrar en este contexto en la polémica en torno a los controversiales nexos entre este y el régimen de La Habana- para con el mal  gobierno de la isla a cambio de nada han llegado a su fin. Una nueva directriz, que al parecer será férrea, al menos con la cúpula castrista, y no precisamente con las masas poblacionales de la nación, según ha declarado el propio presidente estadounidense, y como tanto se ha comentado ya por los que saben del tema, y mucho más por los que no tienen ideas claras en torno al complejo y difícil asunto de las relaciones bilaterales de ambas naciones.

En Cuba la represión ha aumentado considerablemente en los dos últimos años. Las prohibiciones de todo tipo se han mantenido por décadas, las violaciones de los derechos ciudadanos mínimos son tan comunes que no son percibidos por los que durante años se han adaptado a la supervivencia, las golpizas a las Damas de Blanco, las persecuciones, los encarcelamientos, allanamientos y difamación a numerosos opositores del régimen se han convertido en hechos comunes, y las condiciones precarias en que vive la población mayoritaria caracterizan al panorama sociopolítico actual de Cuba.

En Ecuador las cosas van tomando un matiz bien diferente. Una dramática década dictatorial – en la que como es lógico, no todo fue terrible, por cuanto, en el terreno social se emprendieron obras de peso que beneficiaron a grandes sectores poblacionales, los que lamentablemente aun viven en condiciones de pobreza inimaginables, amén de la cobertura educacional y de salud, a pesar de las limitaciones de esta última al ser demasiado elemental –  llegó a su fin toda vez que este 24 de mayo Lenín Moreno asumía oficialmente la presidencia del país, y aunque se trata de un continuismo político, por cuanto, Moreno representa al propio partido oficialista Alianza PAIS, de tendencia izquierdista, lo cierto es, al menos por ahora, que el continuismo es tan solo en la apariencia.

Moreno ha centralizado su labor en una reformación social muy necesaria en aquel país, donde su economía había entrado en recesión a pesar de los crecimientos difundidos por Rafael Correa, su predecesor. Los índices de desempleo y subempleo son preocupantes, y la pobreza y pobreza extrema ocupan lugares importantes en la región.

La corrupción alcanzó notoriedad a través de las propias acciones de directivos del gobierno y miembros del Partido Alianza PAIS, incluidos el ya expresidente  Rafael Correa, y el vicepresidente actual Jorge Glas, quien se desempeñara como vicepresidente en la segunda etapa del régimen de Correa, a pesar de que ambos han negado abiertamente estar involucrados en acciones de naturaleza delictiva, sobre todo con el sonado caso de Odebrecht.

Moreno, dejando a un lado la retórica socialista, no haciendo referencia a la revolución ciudadana, no acudiendo a las estereotipadas frases vacías del comunismo, al parecer intenta establecer una línea de demarcación entre la década angustiosa y el presente reformador. El diálogo, la inclusión, saber escuchar, permitir el protagonismo de sus subordinados, entre otros matices, están caracterizando su actual mandato, lo que contrasta con la ironía y la prepotencia de aquel que se creyó emperador de Los Andes – haciendo alusión a Rafael Correa-.

Nicaragua y Bolivia permanecen en silencio. Recientemente Daniel Ortega se pronunció a favor de la no injerencia en los asuntos internos de las naciones, específicamente respecto al caso de Venezuela, lo que como era de esperar solo encontró eco entre los pocos simpatizantes que quedan de la izquierda regional. Evo Morales es preferible que solo escuche ante la posibilidad de que siga cometiendo errores garrafales, y referirse al irreal hecho de los indígenas de los Andes enfrentados al Imperio Romano. No obstante, ya anunció que Bolivia se enfrentaría a Estados Unidos por el hecho de que él era antiimperialista. Ambos perpetuados en el poder a expensas de acciones fraudulentas, el primero con la manipulación de las últimas elecciones, y el segundo en la espera de un reajuste permisivo “legal” para continuar otro mandato a pesar de que el actual es ya inconstitucional.

Así andan las cosas en aquellas naciones de “Nuestra América” que han querido mantenerse atadas a un socialismo – que ya dejó de serlo hace mucho tiempo- aunque para esto se tenga que encarcelar, torturar y asesinar, en los casos concretos de Cuba y Venezuela; aunque la verdad se acerca, tal vez lentamente; pero se acerca. “Para verdades trabajamos, y no para sueños” dijo José Martí, y al fin llegaremos a poner “la justicia tan alta como las palmas”.
 
Publicado en los medios:
http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=35667
http://www.cubalibredigital.com/index.php?option=com_content&view=article&id=30400:la-agonia-socialista-de-nuestra-america&catid=31:cuba&Itemid=15


 [Comentar este tema

Junio 25, 2017, 04:28:40 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                            Trump cambia la política norteamericana hacia Cuba: Un análisis
                                                     Jorge Hernández Fonseca
                                                         17 de Junio de 2017


               

El cambio de política del gobierno de Donald Trump hacia la Habana, considerado en el contexto del retroceso neto del socialismo en Latinoamérica, tiene varias aristas de análisis:

En primer lugar, enmienda el camino torcido iniciado por Obama al negociar con Raúl Castro haciéndole concesiones sin pedir nada a cambio. En este sentido --y a pesar del grandioso acto de recibimiento de Trump en Miami-- de su emotivo discurso y de la firma de la orden presidencial que cambia su política, estamos solamente en el inicio del camino que conducirá, a medio plazo, a la incorporación de la isla al concierto de naciones democráticas, libres del totalitarismo comunista que ha sufrido durante más de medio siglo ante la indolencia mundial.

En segundo lugar, el castrismo se ha preparado para semejante golpe de timón de parte de Trump tomado algunas medidas oportunistas, como cartas para responder a Trump:

La dictadura castrista ha comenzado a pasar parte del turismo administrado por empresas militares antes, a manos de empresas extranjeras, proceso iniciado en Cienfuegos y que continuará para burlar las disposiciones del cambio de política.

Ha aprobado en una asamblea extraordinaria de su parlamento la creación de empresas formales dentro de la isla en un paso hacia la economía de mercado superando el anterior “cuentapropismo”. Estas nuevas empresas negociarán con empresas de EUA.

Está lista para poner sobre la mesa mejoras en derechos humanos y liberación de presos, porque hace algún tiempo ha llevado la política de “crear problemas para vender soluciones”, reprimiendo sin sentido a las Damas de Blanco y condenando opositores.

En tercer lugar y a pesar de la retórica contenida en la respuesta oficial cubana a las decisiones de Trump, el comunicado oficial cubano se ha apresurado en sugerir, a pesar de todo, el inicio de negociaciones para superar las diferencias, recogiendo la propuesta que el discurso de Trump hiciera en similar sentido de negociar las diferencias cuando la isla esté preparada.

Así las cosas, lo sucedido en el Teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana en viernes 16 de Junio de los corrientes es historia. Será la continuidad de un proceso que comenzó torcido y que ahora toma el cauce cierto de negociaciones donde es necesario “dar para recibir”.

Es de destacar además que un mérito extraordinario de Donald Trump es haber sido el artífice del gesto simbólico de venir a Miami, la capital de exilio cubano, y ante un nutrido público de luchadores por la democracia y la libertad --de dentro y fuera de Cuba-- para firmar el cambio de una política equivocada, que para nada contó con el criterio de los opositores cubanos.

No se me escapa que con el gesto efectivo de Trump, este reconoce el apoyo que recibió de los cubano-americanos, cuyo voto fue decisivo para ganar las elecciones en el estado de la Florida. Sin embargo, es justo reconocer también que es el primer presidente norteamericano que en más de medio siglo de dictadura en Cuba, se compromete tan personalmente con el exilio.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Publicado inicialmente en: http://www.cubalibredigital.com/index.php?option=com_content&view=article&id=30334:trump-cambia-la-politica-norteamericana-hacia-cuba-un-analisis-por-jorge-hernandez-fonseca&catid=31:cuba&Itemid=15


 [Comentar este tema

Junio 23, 2017, 03:03:38 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


         TRUMP-CUBA: REALISMO, PRINCIPIOS, SENTIDO COMÚN, ESTRATEGIA ELECTORAL
                                                                 Segunda parte.
                                                          Por: Dr. Eugenio Yáñez.

 
                 

A favor y en contra
 
Llaman la atención algunos de los argumentos que se han manejado a favor o en contra de la nueva política hacia Cuba y su gobierno presentada por el Presidente. Uno de los más significativos ha sido el manejado por infinidad de los llamados “cuentapropistas” o “emprendedores” en la isla, que señalan amargamente que tales medidas restrictivas contra el turismo americano indiscriminado hacia la isla les afectarán en sus negocios, ya sea que se trate de restaurantes privados (los famosos “paladares”), alojamientos en “casas particulares”, o servicios de transporte en los celebérrimos “almendrones”, autos americanos de las décadas del cuarenta, cincuenta y sesenta de siglo pasado, que son los preferidos de los turistas americanos, sobre todo en La Habana, que es donde más abundan, para montarse en una peculiar máquina del tiempo y disfrutar ampliamente de su experiencia “pueblo-a-pueblo”.
 
No hay nada malo ni inmoral en esas quejas: quienes establecen un negocio pretenden ganar dinero, es lo más natural, y cuando consideran que determinadas medidas, vengan de donde vengan, les pueden afectar esa posibilidad, naturalmente las rechazan, ya se trate de quienes alquilan una habitación de su propia casa o de una gigantesca compañía de cruceros internacionales.
 
Pero lo que sí resulta improcedente, y hasta obsceno, es pretender justificar el absoluto rechazo a esas medidas no por las eventuales afectaciones económicas al negocio, sino bajo el pretexto de que eso daña a “los cubanos” en general, cuando en realidad la verdadera preocupación de casi totalidad de todos esos negociantes afectados son sus emprendimientos y sus recursos que puedan ponerse en peligro.
 
Y en muchísimos casos, si tales emprendimientos y recursos no fueran afectados por las nuevas políticas que se proyectan o que ya se implementan, esos emprendedores quizás no se preocuparían demasiado por “los cubanos” en general, a quienes ahora mencionan de forma plañidera para poder defender sus propios intereses comerciales.
 
Parecería como si no les preocupa en lo más mínimo a esos cuentapropistas alarmados porque les afecten las medidas que ha dictado el Presidente Trump, hasta dónde se pueden dañar “los cubanos” no cuentapropistas, todos esos que trabajan o trabajaron para el Estado y actualmente reciben un mísero salario o una magra pensión que no les alcanza ni para cubrir las necesidades más elementales de ellos mismos y sus familiares, por las contramedidas que con toda seguridad aplicará el régimen contra tales compatriotas. ¿Es que ya algunos aceptan abiertamente y sin tapujos la existencia actual de dos categorías de cubanos, los de primera y los de segunda clase, los jerarcas del régimen y negociantes exitosos por una parte, y el simple y mortal “proletariado” por la otra?
 
Y repito, lo malo no es que los “cuentapropistas” deseen defender sus intereses y sus inversiones, que para eso se han arriesgado y establecido negocios, sino que pretendan justificar sus posiciones alegando las eventuales miserias y vicisitudes de “los cubanos” en general, como si las actuales que padecen desde hace mucho tiempo no fueran reales o no tuvieran importancia manifiesta.
 
Y eso es muy significativo, porque una buena parte de los argumentos a favor de las políticas frente al castrismo del presidente Obama, esas que se establecieron sin exigir nada a cambio, se han basado todo el tiempo en que el desarrollo de “negocios privados” garantizaría a medio y largo plazo un resurgimiento de la democracia en Cuba, porque cuando tales negociantes prosperaran ya no estarían muy interesados en la dependencia de “Papá-Estado”, y eso abriría el camino hacia una nueva y dinámica sociedad civil cubana.
 
Sin embargo, lo visto hasta ahora es que a tales emprendedores les preocupa mucho más la suerte de sus propios negocios que la de “los cubanos” en general. De manera que no debe resultar muy fácil comprender hasta donde estarían dispuestos esos negociantes -sea ahora o en un futuro- a arriesgar lo que hayan logrado hasta ese momento o lo que tengan en aras de un futuro democrático y feliz, aunque bajo la actual y previsiblemente cada vez más estricta férula autoritaria-militar, sus negocios puedan prosperar solamente de forma  limitada, porque no se les permite ni se les permitiría, según establecen los documentos programáticos puestos en vigor y continuamente reiterados ad nauseam, la “acumulación de propiedades o riquezas”.
 
A manera de comparación, aunque pueda alegarse que se trata de culturas marcadamente diferentes, como realmente lo son, hace pocos años cuando los ciudadanos de Hong Kong salieron a las calles a protestar exigiendo libertades, en lo que llegó a ser conocido como “la revolución de los paraguas”, ninguno de los muchos “cuentapropistas” que abarrotan las calles de esa ciudad-enclave abandonó sus negocios ni salió a las calles para apoyar a quienes protestaban, y mucho menos a protestar ellos mismos exigiendo sus derechos y libertades democráticas. Podría proclamarse optimista o ingenuamente que en Cuba sería o podría ser diferente, pero eso estaría por ver y de momento no hay por qué tener que admitirlo como axiomático.
 
Una falacia constante
 
Otro de los elementos que más se ha esgrimido en contra del endurecimiento de la política de Estados Unidos frente al castrismo es que eso daría pretextos al sector más cerrado y reaccionario de la dictadura para “atrincherarse”, lo que dificultaría las posibilidades de acción y avance de los sectores “moderados” del castrismo.
 
Ante tal inmoral falacia, sería muy conveniente invitar a los apologistas de esos criterios a que elaboráramos de conjunto una pancarta, tablilla o pizarra con dos columnas: en una de ellas podríamos escribir los nombres de los castristas más reaccionarios que estarían a favor de atrincherarse, como Machado Ventura, Ramiro Valdés, Esteban Lazo, Marino Murillo, Bruno Rodríguez, y los generales Cintras Frías, López Miera o Espinosa Martín.
 
En la otra columna se escribirían los nombres de los eventuales reformistas, aperturistas o “moderados” que se verían afectados si se produjera tal “atrincheramiento”. Y como se trataría de un ejercicio de análisis serio, en tal columna no deberían ponerse los nombres de Mariela Castro, Silvio Rodríguez o Leonardo Padura como ejemplo de eventuales reformadores. Porque se trata de identificar personajes con poder real para influir en un verdadero cambio político, económico o social en la isla, como podrían ser quizá algunos miembros del Buró Político o del Comité Central del partido comunista, ministros del gobierno, personalidades públicas muy bien conocidas, o dirigentes de organizaciones sociales o algunas instituciones partidistas, gubernamentales o militares provinciales con verdadero arraigo popular y liderazgo de alcance nacional, además de que deberían contar con recursos para poder materializar un cambio real.
 
Aparentemente, para infortunio de quienes alimentan la falacia favorable al así tan mal llamado “atrincheramiento”, no serían muchos los nombres de los “reformistas” o “aperturistas” con poder real que podrían incluirse en esa columna que le interesaría tanto a quienes fomentan ilusiones, ya sea por ingenuidad o por malas intenciones, que eso nunca se sabe.
 
Y si dije varios párrafos más arriba que se trataría de “invitar” a este ejercicio de análisis a quienes fomentan tal embuste, lo hice por cortesía, porque más que “invitar” se trata de  retarlos a que demuestren sus fantasías de una manera muy clara y precisa, con nombres y apellidos. Y es evidente que no podrán hacerlo, porque tales sectores del castrismo simplemente no se atreverían a manifestarse, si es que acaso existen, al menos mientras quede un Castro que respire.
 
Del otro lado
 
Sin embargo, del otro lado del espectro político, entre los que apoyan decididamente al presidente Donald Trump y la nueva política hacia Cuba, tampoco abundan demasiados realistas, pensadores en términos de realpolitik, ni estrategas verdaderamente serios, que vayan más allá de muchas conversaciones sobre el tema compartiendo una humeante taza de café cubano en la sala de su casa, en cualquiera de las múltiples organizaciones que se definen como “anticastristas”, o simplemente en el mostrador de una cafetería del barrio.
 
Porque tampoco es serio el razonamiento inverso de estar proclamando que “ahora sí” se va a caer rápidamente el castrismo, o que “la libertad de Cuba” ya está a la vuelta de la esquina, como si las cosas en la vida real y en la geopolítica fueran tan sencillas y tan fáciles de materializar.
 
Como nunca tampoco fueron serios algunos ilustres despistados en Estados Unidos que consideraban la posibilidad de que se restituyera el decreto “pies secos/pies mojados” eliminado por Obama en los días finales de su mandato, que otorgaba acceso inmediato al país y status legal inmediato a los cubanos que pisaran territorio americano en cualquier lugar y sin ni siquiera tener que justificar temor de persecución.
 
Que los cubanos dentro de la isla, que sufren de tanta desinformación porque el régimen les bloquea el acceso a noticias y documentación seria y responsable, o los que quedaron varados (y desesperados) en la terrible odisea terrestre desde Guyana o Colombia hasta la frontera sur de Estados Unidos tras la eliminación de ese decreto, se aferraran hasta con las uñas a esa ilusión, sería comprensible. Pero que personas que viven en Estados Unidos, algunos de los cuales hasta se consideran periodistas o académicos, hayan podido creer en esa posibilidad, y divulgarla, demuestran que ni comprenden las realidades de la política de Estados Unidos, ni tampoco las de la isla esclava.
 
Todo el montaje del performance para el anuncio de la nueva política frente al régimen en el corazón de Little Havana no fue casual ni improvisado, y pretendía, además, elevar las bazas del Partido Republicano sobre el Demócrata, y no solamente entre los cubanos del sur de Florida sino entre toda la población de Estados Unidos en general. Con relación ala comunidad cubanoamericana se trataba de sacudir las fibras más emocionales del llamado exilio histórico y presentar el cumplimiento de una clara promesa electoral ante un auditorio que, sin dudas, recibiría tales anuncios con los brazos y los corazones abiertos y aplaudiría a rabiar, sin detenerse demasiado, al menos en esos momentos, en analizar los detalles de tal política que, aunque en principio esté realmente enfocada -como lo está- contra la dictadura y su maquinaria económico-militar, también está acotada y delineada por imprescindibles requerimientos de realismo político y de sentido común. De ahí la frase presidencial de “Nuestra nueva política comienza con hacer cumplir estrictamente las leyes de EEUU”.
 
En la práctica, tanto las posiciones del senador Marco Rubio como las del representante Mario Díaz-Balart salieron fortalecidas ante el “núcleo duro” del exilio cubano, por su papel real o percibido en la concepción y configuración de la nueva política presidencial frente al castrismo. No sucedió lo mismo con los representantes Carlos Curbelo, en un lejanísimo segundo plano durante el evento de La Pequeña Habana, ni con Ileana Ros-Lethinen, totalmente preterida durante esta ocasión, al extremo que no fue destacada en ningún momento durante la transmisión del evento por televisión.
 
Son tantos años sin poder lograr resultados concretos de debilitamiento o derrocamiento de la dictadura que demasiadas veces ya tanto el exilio anticastrista como quienes son sus líderes políticos o sus representantes y senadores federales ante el Congreso de Estados Unidos en Washington, tienen que conformarse con ilusiones y proyectos, porque a fin de cuentas los resultados específicos no se logran materializar, y ya van casi sesenta años de proyectos y programas, pero nada más. No vendría mal preguntarse hasta dónde tales proyectos y programas son los más acertados o si merecerían un replanteamiento mucho más estratégico y realista ante las nuevas realidades.
 
De haberse pretendido con la nueva política anunciada un verdadero apretón de tuercas hasta el final contra la dictadura, chocando incluso con todos los poderosos intereses agrícolas e industriales que están a favor del levantamiento del embargo y el acceso al mercado cubano, no había nada que inventar: ahí está desde hace más de veinte años la célebre Ley Helms-Burton, con su tan famoso y tan temido Capítulo 3, que ni Bill Clinton, ni George W Bush, ni Barack Obama durante sus presidencias, y ahora tampoco Donald Trump, se decidieron nunca a firmar, por todos los problemas que generaría a Estados Unidos en el ámbito internacional. Lo que, en cierto sentido, convierte a esa Ley, a la vez que en una referencia moral significativa para la libertad de Cuba, al mismo tiempo en una herramienta inútil para contribuir a provocar cambios reales en el régimen.
 
Eventuales contramedidas del gobierno cubano
 
Olvidemos de momento las arengas de la prensa controlada por el régimen, tanto escrita como radial, televisiva y digital, y todo el alboroto con relación a la “soberanía” y la “dignidad”, tan habitual para desarrollar los mecanismos de “agitación y propaganda” de la dictadura.
 
Y olvidemos también las tonterías por cuenta propia de algunos emprendedores cubanos que se las pretenden dar de demasiado inteligentes o “guapos” ante las nuevas políticas, y declaran maravillas dialécticas como la siguiente, recientemente pronunciada por un chofer de “almendrón”: “Si no vienen los estadounidenses, vendrán los costarricenses, los mexicanos. El mundo no es Estados Unidos”. Lo cual es geográficamente correcto, pero no responde una pregunta elemental: ¿cuántos mexicanos o costarricenses son necesarios para gastar lo que gasta un turista americano o para que le dejen de propinas lo que dejan los turistas americanos?
 
Entonces, ¿qué puede hacer realmente el régimen para enfrentar o esquivar las nuevas políticas establecidas por el Presidente Trump?
 
Antes que todo, analizarán en detalles no solamente el discurso presidencial del 16 de junio, sino mucho más aún la implementación de las directivas que los Departamentos del Tesoro y de Comercio deberán dictar conteniendo las nuevas regulaciones a partir de las anunciadas decisiones presidenciales.
 
Y cuando sea necesario o lo consideren apropiado, para el régimen será cuestión de coser y cantar disolver jurídicamente GAESA como entidad subordinada a las fuerzas armadas castristas, y convertir ese holding en algo que podría llamarse, digamos por decir algo, “Sociedad Cubana Financiera y Mercantil para la Importación y Exportación”, que podría ser eventualmente subordinado al Ministerio de Comercio Exterior, al de Turismo o al de Finanzas, o incluso al Consejo de Estado. Si por el régimen fuera, serían capaces de subordinar en el plano teórico a ese nuevo conglomerado lo mismo a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) que al Ministerio de Cultura o hasta al equipo de beisbol “Industriales”: en Cuba-Macondo puede suceder cualquier cosa, mucho más cuando se trata de asegurar el poder y los privilegios que vienen aparejados con ese poder.
 
Resulta risible la consideración de algunos “expertos” de que ese cambio organizativo y estructural sería “casi imposible” por los requerimientos de “transparencia” que tendrían  las instituciones civiles castristas, requisitos a los que no están sujetos en estos momentos las entidades militares. Como si alguien se atreviera a asegurar, si se trata de hablar con seriedad, que las informaciones estadísticas y contables que cotidianamente ofrece el régimen públicamente sobre sus instituciones “civiles” sean verídicas y confiables, o que no puedan ser “maquilladas” según los intereses de la dictadura. Quienes crean eso, es evidente que no saben cómo funciona el régimen cubano ni cómo ha funcionado durante ya casi sesenta años.
 
Igualmente sencillo sería pasar a la reserva o licenciar definitivamente a los militares que actualmente están al frente del holding y de sus empresas componentes, convertirlos en “civiles” de la noche a la mañana, o designar al frente de esas instituciones a nuevos personajes que nunca han aparecido como militares o “segurosos”, pero que en realidad también son parte del aparato represivo castrista y funcionarios absolutamente confiables para la dictadura.
 
Es decir, con relativa facilidad el régimen podría embellecer sus empresas integrantes de GAESA, el conglomerado militar señalado por Washington como institución a bloquear, para hacerlas aparecer como instituciones “civiles”, y al mismo tiempo designar nuevos dirigentes de las mismas que no puedan ser fácilmente sindicados como militares en activo.
 
Y si algo es absolutamente seguro es que las agencias estadounidenses encargadas de identificar y denunciar las instituciones cubanas subordinadas a las fuerzas armadas o los aparatos de seguridad, y que deben recibir sobre sí las sanciones establecidas por la nueva política, tendrán una de las tareas más difíciles que se les hayan asignado nunca, porque la dictadura cubana sin lugar a dudas creará un laberinto de instituciones, mecanismos e interacciones que serán más difíciles de detectar y neutralizar que lo que fuera matar al Minotauro en el laberinto y lograr salir de él.
 
Por otra parte, el gobierno cubano no se va a quedar cruzado de brazos si se incrementa el flujo monetario hacia los trabajadores privados y la población en general a costa de que se recorten los ingresos de las instituciones estatales. Le resultará relativamente sencillo incrementar los impuestos que aplican a los “cuentapropistas”, usufructuarios de tierras, campesinos y cooperativistas, para que al final del camino parte de ese dinero que no entra directamente a las arcas gubernamentales ingrese a través de los mecanismos fiscales, en una jugada que será difícil declarar de ilegal -aunque sea inmoral- pues en todos los países del mundo se cobran impuestos a los negociantes, aunque en algunos más que otros.
 
También quedará la opción de establecer tasas de cambio diferentes con relación a la moneda del país, se trate de los absurdos pesos convertibles o de los pesos cubanos, de manera que, al cambiar los dólares por pesos convertibles o pesos cubanos -aun si se produjera la cada vez más demorada unificación monetaria- la población obtenga menos dinero y se vea obligada a necesitar más dólares para realizar transacciones comerciales de negocios o simplemente para poder comprar en las instituciones estatales.
 
Naturalmente, en un país donde la economía funcione en serio esto sería imposible de acometerse sin provocar crisis y protestas masivas, pero en Cuba ni la economía funciona seriamente ni el propio país en sí mismo puede considerarse un país serio en estos momentos. De manera que todas las opciones mencionadas podrían ser asumidas por el régimen en el momento que lo consideren oportuno para enfrentar la nueva política presidencial.
 
¿Avance o retroceso?
 
Se ha comenzado a hablar ahora de un regreso a la retórica de la llamada guerra fría. Es de suponer que cuando se menciona eso se esté pensando en la posición asumida por Estados Unidos frente al régimen, porque para el gobierno cubano es absolutamente imposible “regresar” a la retórica de la guerra fría, ya que nunca ha abandonado tal lenguaje.
 
Sin embargo, más que un “regreso” por parte de Washington al lenguaje confrontacional puro y duro, como había sucedido en administraciones republicanas anteriores, ahora parece tratarse de una nueva narrativa para enfrentar el problema, donde sin dudas se enarbola el garrote en su versión más letal y trascendente, pero simultáneamente se dejan las puertas abiertas para que el régimen se siente a negociar si es que de verdad le interesa. De ahí pronunciamientos tales como
 
“Retamos a Cuba a que venga a la mesa con un nuevo acuerdo que contemple los mejores intereses tanto de su pueblo como del nuestro, y también de los cubano-estadounidenses”, o “Cuando Cuba esté lista a dar pasos concretos hacia estos fines, nosotros vamos a estar listos, dispuestos y en capacidad de sentarnos a la mesa a negociar ese acuerdo mucho mejor para los cubanos, para los estadounidenses, un acuerdo que sea justo y que tenga sentido”.
 
En tiempos de las presidencias republicanas de Eisenhower, Nixon, Ford, Reagan, Bush padre y Bush hijo, nunca se invitó abiertamente a la negociación con la dictadura, aunque tras bambalinas se hicieron intentos por parte de Washington para conversar seriamente con la dictadura castrista y buscar soluciones serias al permanente diferido entre ambos gobiernos. Ahora, por primera vez, junto al garrote y las sanciones se habla abiertamente de sentarse a negociar cuando la dictadura “esté lista a dar pasos concretos”.
 
Lo que implica que tampoco habría negociaciones por el simple placer de negociar y sin lograr avances concretos al no estar definidos objetivos específicos a alcanzar, como sucedió durante diferentes reuniones del gobierno cubano con EEUU en tiempos del “deshielo” de la administración Obama.
 
Es significativo el enfoque cauteloso y sin alardes con que ha comenzado a responder la dictadura al discurso de Donald Trump. Aparentemente, entienden perfectamente que con independencia del tejemaneje político para la política interna americana, en las palabras del Presidente se definen acciones concretas y específicas que pueden afectar con mayor o menor fuerza los intereses económicos y políticos de la dictadura, pero que sin dudas fueron planteadas de manera inteligente, por lo que La Habana tienen que ser cuidadosa en extremo en sus respuestas, sobre todo cuando enfrenta una situación internacional que no precisamente les favorece, y las realidades económicas en la isla son sombrías, cuando en Washington les están ofreciendo diversas alternativas, pero todas sin la complacencia y “comprensión” mostrada por el gobierno de Obama.
 
Quedó muy claro en el discurso del Presidente el 16 de junio en La Pequeña Habana: “Es difícil pensar en una política que tenga menos sentido que la terrible y errática de la anterior administración hacia el régimen de Castro. Hicieron un pacto con un régimen que propaga la violencia y la inestabilidad en la región y no obtuvieron nada. Ellos peleaban por todo y nosotros no peleamos lo suficiente”.
 
Y parece que ha quedado demasiado claro cual será el enfoque que propicia y defiende la nueva política del Presidente Trump:
 
“pero ahora esos días han terminado. Ahora nosotros tenemos las cartas en la mano”.
 
La bola está ahora en el terrero del régimen. Veremos cómo actúa.
 
                             

Eugenio Yañez es un destacado profesor y analista político, de los de verdad, autor de numerosos libros, y director y editor del sitio CUBANÁLISIS, interesante propuesta que trabaja aquellos escritos de opinión destinados a perdurar en el tiempo, es decir, los que más allá de la inmediatez de la noticia pueden ser revisados y releídos garantizando al lector una verdadera información con un enfoque de análisis, y no un simple entretenimiento.

Recientemente le expresé a Yañez a propósito de este contundente escrito que hoy publico en mi Blog: "He leído detenidamente su excelente escrito dedicado a los cambios de la política de Trump en relación a Cuba, es un escrito que necesita segundas y terceras lecturas para ir a detalles, dada su extensión y profundidad, así como por los subtemas que se van derivando del tema eje. Muy interesante la forma que ha utilizado, muy directa, pero sin herir, algo que no nos corresponde, pero es necesario a veces situar a la gente. Me refiero a su posición en relación a decir cosas concretas y precisas a partir de hechos y dejarnos de especulaciones - las que muchas veces se hacen para engrandecer el ego mas que para contribuir a la difusión de un hecho- sin sentido.
Lamentablemente  se ha llegado a un punto en el que todos quieren escribir, comentar, decir... aunque no conozcan a profundidad sobre un asunto.

Un místico de la India le dijo a una pensadora de este mismo país en una ocasión que si ella sabía de ese tema como para tratarlo en una convención internacional, algo que fue una verdadera enseñanza para ella, y esto es algo que he tenido siempre en cuenta, de ahí que me limite a ciertos temas, aunque tal vez el espectro sea poco amplio, pero debe ser así. En algunos medios han aparecido cosas sobre el asunto Trump y Cuba que dan risa y al propio tiempo pena, incluso de ciertos "personajes" considerados dentro de los cánones de los de palabra autorizada.

Este escrito se publicó inicialmente en:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/EUGENIO%20-%20TRUMP-CUBA%20REALISMO%20PRINCIPIOS%20SENTIDO%20COM%C3%9AN....htm


 [Comentar este tema

Junio 23, 2017, 02:44:52 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.



      TRUMP-CUBA: REALISMO, PRINCIPIOS, SENTIDO COMÚN, ESTRATEGIA ELECTORAL
                                                  Por: Dr. Eugenio Yáñez.

                   

Miami. Estados Unidos.- Después de semanas y meses de expectativas, se produjo finalmente el viernes 16 de junio el anuncio del presidente Donald Trump sobre su nueva política frente a la dictadura cubana, que se encontraba en un proceso de “revisión” prácticamente desde el momento mismo de la toma de posesión el 20 de enero del 2017.
 
En un discurso de 39 minutos en un abarrotado teatro “Manuel Artime” sin aire acondicionado, en La Pequeña Habana, zona emblemática de Miami desarrollada por los cubanos exiliados a partir de 1960, Trump declaró: “A partir de ahora, estoy cancelando completamente el acuerdo unilateral con Cuba”, dejando sin efecto las directivas políticas establecidas por su predecesor Barack Obama desde diciembre del 2014, fecha oficial del inicio del “deshielo” en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, después de un prolongado proceso de negociaciones secretas durante más de 18 meses entre ambos gobiernos, propiciadas y estimuladas por el Papa Francisco desde El Vaticano.
 
Quedaron sin efecto directivas que el entonces presidente Obama pretendía que resultaran “irreversibles”, padeciendo del mismo mal de todos los “iluminados” del mundo que consideran que después de ellos solamente es posible el diluvio. Y de esta manera quedó sin efecto la absurda estrategia del anterior Presidente, que a pesar de basarse en enfoques inteligentes y efectivos que a largo plazo hubieran sido demoledores para el castrismo, pecó de la grandísima debilidad de ofrecerlo prácticamente todo sin exigir nada a cambio, llegando hasta absurdos como el de abstenerse en una votación en la ONU propiciada por la dictadura cubana, condenando a Estados Unidos por “el bloqueo” contra la isla. ¿Hasta dónde se pueden hacer concesiones al adversario -en este caso al enemigo- cuando desde la otra parte ni siquiera dan las gracias por los gestos amistosos que ofreció Barack Obama?
 
GAESA entra en escena
 
A partir de este discurso del Presidente Trump, prácticamente todo el mundo informativo, político y académico, ha comenzado a hablar de “GAESA” (Grupo de Administración de Empresas, Sociedad Anónima), holding monopólico controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) castristas, y a hurgar desesperadamente en informaciones que permitan desentrañar sus detalles y sus principales características, después que el Presidente Trump dejara claro que sus medidas de recrudecimiento y aumento de los controles del embargo iban encaminadas a golpear a las organizaciones empresariales del régimen controladas por los militares: “No deseamos que dólares estadounidenses respalden a un monopolio militar que explota a los ciudadanos de Cuba y abusa de ellos.
 
Esta novísima hornada de autoproclamados “expertos” y “especialistas” sobre el tema cubano no debería pasar demasiados trabajos para encontrar la tan necesaria información fidedigna sobre el tema: bastaría con que revisaran los últimos diez años de “Cubanálisis” en su sección “Todo lo publicado en El Think-Tank” para encontrar varios documentos detallados sobre GAESA y las diversas empresas que lo conforman, sus estructuras y sus mecanismos de funcionamiento. Y, de paso, aunque es cierto que el holding militar castrista controla en Cuba casi tantas habitaciones de instalaciones turísticas como el consorcio norteamericano Disney en todo el mundo, evitarían hablar sinsentidos tales como proclamar que GAESA controla el 80% de la economía cubana.
 
Porque, de acuerdo a como se han venido desarrollando los acontecimientos alrededor del tema cubano en los últimos tiempos, ya no basta con hablar de “El Tuerto” para referirse al hijo de Raúl Castro, o de “El Cangrejo” para mencionar al nieto-escolta que siempre le acompaña en los últimos tiempos, para así poder posar como profundo conocedor de la realidad del castrismo y sus engranajes, ya sea ante las academias o los medios de prensa en Estados Unidos, Europa o América Latina.
 
Y así como Donald Trump planteó una “nueva” política hacia Cuba que mantiene muchos elementos de la de su antecesor, pero que fue “cancelada” a partir del “Memorándum Presidencial de Seguridad Nacional”, introdujo determinados aspectos que van mucho más allá de lo simbólico, y que en ningún caso pueden verse solamente como que  el Presidente “le está tirando un hueso a los cubanos del exilio para que se entretengan”, como señaló un académico en Miami tras el discurso de Trump.
 
Llamando las cosas por su nombre
 
De entrada, el hecho de referirse al gobierno cubano como lo que es, una brutal dictadura que oprime y martiriza a su pueblo desde hace casi sesenta años, es completamente diferente al enfoque inconsistente del Presidente Obama, absolutamente incapaz de llamar dictadura al régimen castrista.
 
“Durante seis décadas el pueblo cubano ha sufrido bajo el dominio comunista. Hasta el día de hoy los cubanos son gobernados por los mismos que dieron muerte a decenas de miles de sus ciudadanos y que intentaron propagar su ideología represiva y fracasada por todo el hemisferio, y que una vez emplazaron armas nucleares enemigas a 90 millas de nuestras costas. El régimen de Castro ha enviado armas a Corea del Norte y sembrado el caos en Venezuela. Mientras encarcelaba a personas inocentes, albergaba a asesinos de policías, secuestradores y terroristas. Ha apoyado el tráfico humano, los trabajos forzados y la explotación alrededor del mundo entero. Esta es la cruda verdad del régimen de Castro. Mi gobierno no la esconderá, no la excusará ni la hará glamorosa, y nunca, nunca, nos haremos los que no la vemos. Sabemos lo que está pasando y recordamos lo que pasó”.
 
En segundo lugar, identificar a las estructuras militares del régimen -y no solamente a GAESA- como los oportunistas beneficiarios de las relaciones económicas con Estados Unidos, y designarlas como los objetivos a golpear con las nuevas medidas, modifica  sustancialmente no solamente la retórica, sino también la forma de pensar y actuar de la administración Trump con respecto a los enfoques en tiempos de Barack Obama.
 
Y en tercer lugar, y no por eso menos importante, declarar claramente que se mantienen todos los elementos de la anterior política que puedan beneficiar a los negocios privados y la población en general, pero no a la dictadura, es otra muestra más de los cambos estratégicos y tácticos que supone la nueva política hacia el régimen por parte del Presidente Trump.
 
Se podrá estar de acuerdo o no con las más recientes decisiones presidenciales, y se podrá pretender clasificarlas como realismo basado en principios o jugarretas electorales para la galería de Miami, pero lo que no cabe duda es que, aunque tengan un gran peso simbólico dentro del escenario geopolítico en general, y se relacionen con medidas prácticas de mayor o menor alcance como las que fueron anunciadas por Trump, van mucho más allá de simplemente lanzarle “un hueso a los cubanos del exilio para que se entretengan”.
 
Resulta muy interesante que el análisis de este discurso del Presidente, en muchas ocasiones, se base más en las simpatías preliminares de los “analistas” hacia las políticas y la figura de Donald Trump que en los elementos objetivos y concretos expresados en la alocución en La Pequeña Habana. De manera que quienes ya rechazaban al presidente prácticamente en todo lo que hiciera o dijera, ahora rechazan también su política hacia Cuba recientemente proclamada, en ocasiones sin haberla analizado o siquiera leído con seriedad y profundidad, aunque a veces eso implique -deseándolo o no, ¿quién sabe?- ponerse del mismo lado del espectro político que La Habana, repitiendo argumentos y temas que ya cansan por lo gastado y lo falseado de los razonamientos.
 
Sin embargo, por otra parte, porque arcángeles no sobran en estos temas, quienes ya venían apoyando al presidente prácticamente en todo lo que hiciera o dijera sobre cualquier tema, han salido a apoyar abiertamente el reciente discurso presidencial, en ocasiones sin haberlo leído o escuchado y analizado con seriedad y profundidad, aunque a veces eso implique ponerse del lado del espectro político más “duro” y recalcitrante de la Calle Ocho y el Parque del Dominó, repitiendo argumentos y temas que ya cansan por lo gastado y lo falseado de los guiones.

 Lo novedoso a partir de ahora
 
En realidad, el “Memorándum Presidencial de Seguridad Nacional”, que con efecto inmediato eliminó “el trato completamente unilateral de la administración previa con Cuba”, contiene básicamente dos elementos nuevos, que en realidad pueden afectar muy seriamente los ingresos monetarios del régimen, pero al mismo tiempo mantiene casi intactas muchas de las regulaciones anteriores establecidas por la administración Obama, sutilmente encaminadas a debilitar las estructuras del régimen.
 
Las novedades fundamentales en la nueva directiva presidencial proclamada por Donald Trump son:
 
1) restringir muy fuertemente las posibilidades de que pueda circular el flujo de dinero de Estados Unidos hacia instituciones controladas por las fuerzas armadas castristas, y
 
2) establecer restricciones específicas al relajo del turismo americano hacia la isla bajo el disfraz de programas educativos “pueblo-a-pueblo”, que en realidad eran el pretexto de muchos americanos para irse de vacaciones a la isla prohibida sin violar las disposiciones establecidas, gracias a la laxitud implantada por el anterior presidente al autorizar 12 categorías de supuestas justificaciones para materializar viajes de “pueblo-a-pueblo”.

 
Con excepción de estas dos disposiciones que pueden dañar las arcas castristas mientras en La Habana no se adapten a las nuevas realidades -y posteriormente comentaremos sobre esto- , muchísimas de las anteriores se mantienen tal y como fueron dictadas durante la era Obama, no solamente por su eventual utilidad estratégica a favor del pueblo cubano, sino además porque su eliminación o cancelación provocarían infinidad de problemas legales y reclamaciones contra Washington por parte de compañías de Estados Unidos que ya funcionan bajo autorización de licencias aprobadas por la política del anterior presidente.
 
Y aunque a partir de ahora ya no sea prácticamente posible emprender nuevas aventuras en esas direcciones ya establecidas, las existentes serán respetadas y no serán motivo de ninguna penalización o represalias bajo las nuevas directivas, ni siquiera aquellos emprendimientos que se basan en relaciones comerciales o de colaboración, o en acuerdos, con las fuerzas armadas y los organismos represivos del castrismo.

     (Continuará)

Eugenio Yañez es un destacado profesor y analista político, de los de verdad, autor de numerosos libros, y director y editor del sitio CUBANÁLISIS, interesante propuesta que trabaja aquellos escritos de opinión destinados a perdurar en el tiempo, es decir, los que más allá de la inmediatez de la noticia pueden ser revisados y releídos garantizando al lector una verdadera información con un enfoque de análisis, y no un simple entretenimiento.

Recientemente le expresé a Yañez a propósito de este contundente escrito que hoy publico en mi Blog: "He leído detenidamente su excelente escrito dedicado a los cambios de la política de Trump en relación a Cuba, es un escrito que necesita segundas y terceras lecturas para ir a detalles, dada su extensión y profundidad, así como por los subtemas que se van derivando del tema eje. Muy interesante la forma que ha utilizado, muy directa, pero sin herir, algo que no nos corresponde, pero es necesario a veces situar a la gente. Me refiero a su posición en relación a decir cosas concretas y precisas a partir de hechos y dejarnos de especulaciones - las que muchas veces se hacen para engrandecer el ego mas que para contribuir a la difusión de un hecho- sin sentido.
Lamentablemente  se ha llegado a un punto en el que todos quieren escribir, comentar, decir... aunque no conozcan a profundidad sobre un asunto.

Un místico de la India le dijo a una pensadora de este mismo país en una ocasión que si ella sabía de ese tema como para tratarlo en una convención internacional, algo que fue una verdadera enseñanza para ella, y esto es algo que he tenido siempre en cuenta, de ahí que me limite a ciertos temas, aunque tal vez el espectro sea poco amplio, pero debe ser así. En algunos medios han aparecido cosas sobre el asunto Trump y Cuba que dan risa y al propio tiempo pena, incluso de ciertos "personajes" considerados dentro de los cánones de los de palabra autorizada.

Este escrito se publicó inicialmente en:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/EUGENIO%20-%20TRUMP-CUBA%20REALISMO%20PRINCIPIOS%20SENTIDO%20COM%C3%9AN....htm


 [Comentar este tema

Junio 11, 2017, 03:11:20 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                              De la derecha radical o de la extrema izquierda. Ser o No-Ser.
                                                   Entre viejos y nuevos amigos.

                                                 Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- Mi penúltimo escrito de temática política, y el último que ha sido publicado – en realidad el último escrito está próximo a salir y será un análisis acerca de la posible desaparición del llamado socialismo en Ecuador- ha sido motivo de algunos comentarios y opiniones muy serias, las que he tenido en consideración para trabajos posteriores. Hubo también quien decidió utilizar una frase que no pertenece en sí al artículo, sino que es parte de una respuesta que ofrezco a otro viejo amigo, y la ha puesto en su facebook entre la broma – algo que lo ha caracterizado desde su infancia, y de lo que al parecer no ha podido desprenderse con los años- y la seriedad que invita a la reflexión y también a que sigan los comentarios como el que ya han puesto acerca de la existencia de todo en la viña del señor.
 
Pues mi viejo amigo, cuya madre, maestra de profesión – de las que ya apenas quedan en la isla caribeña – fue la primera que con visión de futuro, quasi profética, algo que al parecer tenemos los que ejercemos el arte de la enseñanza, dijo que yo sería el doctor Dorado, refiriéndose a mi segundo apellido, lamentablemente ignorado ante la supremacía del primero, el que en realidad de dio cierta popularidad entre pacientes y educandos, decidió poner mi frase, lo que me llena de satisfacción, como ya le expresé, al saber que aquellos que desde hace ya casi medio siglo me conocen, ahora puedan leerme.
   
La frase en cuestión ha sido: Esto es, o se es un capitalista de verdad o se es un comunista convencido; aunque no nos guste esto último, pero lo indeterminado es lo peor, y este es el sentido de mi análisis”, es decir, del análisis que intenté hacer en: El “nuevo” modelo económico “socialista” cubano, vía definitiva hacia el capitalismo, que ha tenido la dicha de aparecer en medios como: Cuba libre digital, en Brasil, Cuba, democracia y vida, en Suecia, Baracutey Cubano, y Patria de Martí, en Estados Unidos, todos muy serios y bien distanciados del sensacionalismo actual, el que lamentablemente está prevaleciendo en una prensa que se aleja demasiado de su función edificante de los hombres y ennoblecedora de las almas para complacer las demandas de las superficialidades de aquellos que prefieren lo que en algunos sitios se le llama pacotilla, y de manera más refinada prensa amarilla.
 
Retomando la idea del viejo amigo veamos lo que precede a mis palabras: “Tomé prestada esta frase de mi amigo el Dr Alberto Roteta Dorado, y la pongo aquí en mi muro para ver si algunos indecisos determinan su situación jajajajajajajajajajaa”, de ahí la idea de la broma; pero una broma que va más allá de lo risible para conducirnos a la reflexión y sobre todo a determinar situaciones, esto es, a dejar a un lado estados intermedios, indeterminados, indiferenciados, lo que implica tomar partido y una posición para nada neutral en la vida y en un mundo que se mueve entre polaridades definidas. Recordemos la sucesión de días y de noches, la alternancia de veranos e inviernos, el sueño y la vigilia, la actividad y el reposo, lo que nos resulta bien familiar, y que a modo de reflejos de un ritmo cósmico del universo con sus ciclos de actividad y reposo, manifestación e inmanifestación, han mantenido durante, y por la eternidad su propia existencia y su razón de ser.

Así las cosas, y aplicando esta idea de las polaridades bien definidas en el universo al terreno de lo social y de lo político, pues se impone asumir una postura bien definida en este sentido, independientemente de que se sea o no un activista político, un líder social o un representante de determinado partido o movimiento político, de ahí la frase asumida por el amigo, y que, como le respondí – siguiendo su línea un tanto humorística- me corresponde como autor.
 
Este artículo tan publicado en estos días estuvo motivado por las palabras del octogenario presidente cubano actual, el también general de ejército, que no se sabe con certeza acerca de su capacidad en cuestiones estratégicas de naturaleza militar; aunque sí de su firmeza para fusilar sin cesar junto al Che Guevara, el malvado guerrillero argentino que lo acompañara en sus asesinas andanzas en los iniciales años de la llamada revolución cubana.
 
Las palabras con exactitud son: Estos fundamentos (…) reafirman el carácter socialista de la Revolución cubana y el papel del Partido Comunista como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, y fueron pronunciadas durante su breve intervención – por suerte, como suele hacer Raúl Castro, a diferencia de su hermano con aquellos kilométricos discursos que se extendían hasta bien entradas las madrugadas y alteraban el curso normal de la pobre televisión cubana-  en la sesión extraordinaria del Parlamento cubano, y con las que ha pretendido defender la hipótesis de un sentido de continuidad para el socialismo impuesto por su predecesor, Fidel Castro, en 1961, al declarar el carácter socialista de la naciente revolución.

Esto resulta contradictorio en medio de un contexto caracterizado por una marcada diferencia de clases sociales, el restablecimiento de la propiedad privada sobre los medios de producción, así como la participación e intervención del capital extranjero como vía de subsistencia para una economía devastada por más de medio siglo de dictadura comunista, todo lo cual contradice sobremanera las propuestas y las bases teóricas conceptuales de un sistema que promueve la desaparición de las grandes desigualdades dentro de la sociedad, lo que presupone la eliminación de clases, tal como lo teorizara Carlos Marx desde la Alemania del último tercio del siglo XIX.
 
El fenómeno político y económico cubano es en este sentido indeterminado. De ahí que afirmara en mi escrito que no se trata de modificar términos, ni de retomar lo que en realidad nunca existió bajo una perspectiva aparentemente diferente. La idea de una “conceptualización” de un “nuevo modelo socialista” es absurda, como es absurdo también cualquier intento de prolongación de un sistema que sabe de su agonía y se aferra a continuar existiendo. No hay nuevos modelos, no hay un socialismo del siglo XXI, no es admitida la presencia de estados indeterminados, o se es definitivamente socialista – lo que ya se ensayó y se ha comprobado que resulta ineficaz-, o se admite el capitalismo como nuevo orden político y económico para una nación necesitada de cambios verdaderos y no de simples enmiendas.

Otro viejo amigo – el de la mente prodigiosa quasi divina- comentaba una vez que consultara mi escrito: “este es un fenómeno que mientras más se estudia menos se entiende...”, a lo que respondí: no creas que es tan difícil, o se es brillante como tú, o se es pésimo como lo fueron muchos de los que nos rodearon en nuestros años de estudios. Los estados intermedios de unos no eran bien definidos pues, esos tenían la opción de esforzarse para al menos acercarse un tanto a donde tú, - algo que yo, al no tener tu inteligencia como don divino del que fuiste dotado, hacía a través de la dedicación y el estudio- o de lo contrario descender a las profundidades de la mediocridad. Esto es, o se es un capitalista de verdad o se es un comunista convencido; aunque no nos guste esto último, pero lo indeterminado es lo peor, y este es el sentido de mi análisis - la polémica frase que ha utilizado el otro amigo de la infancia-, que de más está decirte que lo he disfrutado mucho cuando lo escribía y fui retomando y desechando ideas, hasta que al final quedaba esto, donde creo logré expresar esencialmente mi humilde opinión y mi efímera contribución a la teorización de lo que tú has clasificado, con conocimiento de causa, como lo que es, esto es, un fenómeno, un fenómeno que más allá de las definiciones políticas contextuales se extiende a las inmensidades de lo social, toda vez que ha arrasado con las economías de aquellos países a los que se les ha impuesto como modelo político y económico, modelo que en el orden práctico es insostenible, aunque como ya sabes Marx hizo propuestas dignas de estudiarse; pero solo esto, estudiarse, dejarlo en lo especulativo de una sublimidad para nada práctica, en la que algunos como yo, nos tuvimos que refugiar y crearnos nuestro mundo, el mundo de lo sublime, del cultivo del intelecto y de la alimentación espiritual, que como todo un aristócrata bien distante del populacho que fuera engendrando un régimen que exalta la vulgaridad, que premia al deshonesto y promueve al indecoroso, permaneció ensimismado en un contexto en el que ha creído y sigue creyendo, por cuanto, es su mundo, el que asumió  para sobrevivir en medio de la adversidad que nos dejaba varias décadas de un socialismo que nunca fue socialismo; sino castrismo, y ahora neocastrismo, como último de los términos que logran caracterizar lo que nos dejó el despiadado ser, que utilizando el engendro comunista soviético en un acto de histeria colectiva, un mes de abril de 1961, se le ocurría decir en una céntrica esquina habanera que esa revolución era socialista, y utilizó su célebre frase de "Patria o Muerte", transmutada muchos años después en “Socialismo o Muerte”, hacia el final de sus disparatadas palabras.
 
Nada, que después de tanto teorizar, te digo que he sido muy feliz al ver como se les desmorona todo y ya no tienen a que aferrarse, y esto lo estoy disfrutando sobremanera, y me siento orgulloso de haber sido víctima de la marginación de un sistema asqueroso que detiene la creación, que frena el desarrollo individual, que te priva de las mínimas libertades, incluidas la de pensar y la de expresarte; como también me siento orgulloso de haber presenciado tu mano que se alzaba para que yo me quedara estudiando hacia el final de mi quinto año de los estudios de medicina, cuando estos comunistas malvados intentaron expulsarme a través de las maquinaciones de aquella organización corrupta* a la que yo nunca pertenecí.

Y el amigo de la prodigiosa inteligencia al instante y desde el viejo continente retomaba mis palabras para reafirmarme, una vez más, aquello que nos ha unido más allá de lo perceptible y comprensible, en otras dimensiones donde lo temporal se transmuta en la atemporalidad, donde cada imagen genera realidades inusitadas, y donde finalmente radica nuestro verdadero ser, “empezando por el final, sin que eso altere el orden, pues es más importante que "salvara mi alma" salvando a quien importaba y no dándole la razón a semejante despropósito y gran “hijeputada”. ¿Qué culpa tendrán las meretrices? El quítate tú, pa' ponerme yo criollo, ha engendrado una situación digna del fuego... ¡Un abrazo hermano! A eso también me refería al leerte, al reino de la mediocridad”.

Y si de amigos se trata, pues también desde el viejo mundo – y este es de los nuevos, no de los de antaño, y virtual como se usa ahora- este artista de la plástica que me permite sus imágenes para alimentar un tanto mis escritos, desde su visión y su sensibilidad artística me comenta que “todos respondemos desde un nivel de consciencia”, y es cierto, todos nos enlazamos de una u otra forma en las esferas de un mundo ideal, ese que Platón llamó el mundo inteligible, en el que permanecemos enraizados cual arquetipos, en tanto que ideas, y desde esa condición de espiritualidad jamás descendemos en nuestra cualidad de esencia monádica; aunque nos estemos expresando en otros niveles de consciencia, los que también son válidos al formar parte de esta nuestra gran evolución y del verdadero sentido del advenimiento a la existencia, advenimiento que tiene lugar en virtud de leyes espirituales, tan reales como las leyes de la vida física; pero como bien dice el nuevo amigo respondemos desde un nivel, y no todos estamos en el mismo nivel, de ahí la variabilidad tan extensa, a la vez que diversa, en nuestras respuestas, las que incluyen esa toma de decisiones tan necesaria y tan definitorias para encausar nuestras vidas. Las decisiones políticas pues, no están ajenas a esta no equidad de niveles de consciencia, acudiendo al término del amigo español.
 
Es justo en este gran advenimiento que se nos da la posibilidad de la toma de decisiones mediante el libre albedrío, independientemente a nuestro predeterminismo y a nuestro karma, a los que se subordina esta libertad del hombre para decidir y tomar decisiones, entre las que están no solo las llamadas reglas de moralidad, de conducta, los códigos éticos, etc., sino esa capacidad para distinguir entre el bien y el mal, entre lo útil y lo inútil, entre lo efímero y transitorio y lo eterno y perdurable, y también para poder situarnos a la derecha o la izquierda, en el capitalismo - que no será lo ideal como sistema social y político, por cuanto, la perfección solo se da en el seno de Aquella Recóndita Realidad, o como diría Carpentier, en el reino de los cielos; o en el asfixiante socialismo que conduce a la aniquilación progresiva del hombre.    


*Me refiero a la Unión de Jóvenes Comunistas, UJC, desde cuyo seno se organizó mi posible expulsión de la universidad en 1988, cuando cursaba el quinto año de la carrera de medicina, por ser contrarrevolucionario, algo que no lograron consumar como acto.



 [Comentar este tema

Junio 11, 2017, 02:51:57 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                LA SUBLIMIDAD Vs. IGUALITARISMO “DEMOCRÁTICO”.
                                                    Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- Se acepta como definición del término sublime aquello que es excelente, admirable, lo más elevado en su género. Cuando se conjuga y se convierte en sublimar entonces se está haciendo referencia a la idea de engrandecer y de exaltar, por ejemplo: los grandes filósofos del pasado han sido sublimados en ciertos estudios del presente que han tenido en cuenta sus grandes aportes al pensamiento del presente, esto es, han sido exaltados o destacados teniendo en cuenta su grandeza, o sea, el hecho de que fueran sublimes. 

Sin embargo, el Diccionario Espasa-Calpe de la lengua española, en su acepción como definición psicológica ofrece el siguiente concepto: “transformar ciertos instintos o sentimientos inferiores o primarios en una actividad moral, intelectual y socialmente aceptada”, lo que equivale a decir, sublimar los instintos, y es justo en este sentido que se le puede utilizar en el terreno de lo filosófico, toda vez que la filosofía dentro de su amplio espectro incluye numerosas enseñanzas que con frecuencia solo son reconocidas en las esferas de lo literario, lo artístico de manera general y hasta de lo psicológico. 

En este sentido lo sublime es pues aquello que más allá de lo común, distingue ciertas cosas que a menudo se relacionan con el arte; pero que sabemos va más allá de lo artístico, por cuanto, podemos hablar de sublimidad en la ciencia, en la historia, en la filosofía, en la economía y en cualquier aspecto del desempeño de los hombres siempre que se cumpla con el requisito indispensable de sublimar, de elevar, engrandecer.

¿Pero sabrán en sí las multitudes, esas que permanecen en estados de enajenación intelectual y de apatía científica y filosófica, a que nos referimos cuando hacemos mención a lo sublime?

Si consideramos el desconocimiento que de manera general se tiene de las grandes obras maestras de la literatura universal, de la pintura, la escultura, la música, la arquitectura, y hasta del cine— medio que les resulta ser un tanto más familiar — será fácil inferir que no es posible que se tenga una visión ni siquiera elemental acerca de todo aquello que cae dentro de los límites de la sublimidad. Este desconocimiento impide que se tenga una sensopercepción de aquello que creemos sea de naturaleza sublime.

Los grandes artistas y escritores mientras están inmersos en su trabajo creacional al parecer establecen una conexión con algo más allá de lo explicable por las ciencias biológicas y biomédicas desde el punto de vista de lo material, y de la psicología, desde el punto de vista emotivo. Esto les ha permitido crear con una condición en la que sus instintos y emociones se transmutan en sentimientos de una naturaleza superior. Quizás se trate de ese lazo con lo divino que todos tenemos, pero que en los verdaderos creadores puede pasar de los estados de latencia a verdaderos actos consumados a través de los cuales se llega a alcanzar ciertos estados que llamamos de sublimidad.
   
El destacado escritor y ensayista español Javier Gomá Lanzón se ha cuestionado si podemos sentir, pensar y representar lo sublime en la actual época de la cultura, y se respondió a sí mismo afirmando que: “vivimos una hora en la que la simple mención de lo sublime suscita en la mayoría un mohín de escepticismo, cuando no una palabra de sarcasmo. El cinismo ambiente ha desterrado del mundo contemporáneo la mera conjetura de lo grandioso, pues así precisamente se define lo sublime: como lo grande, eminente, excelso, de elevación extraordinaria”; pero de manera especial fue capaz de llegar a la esencia del misterio de ese distanciamiento de la virtud de lo sublime al afirmar que en la actual etapa de la cultura, a la que llamó desertora del ideal: “habría quedado inhabilitada para tan subido sentimiento porque el igualitarismo democrático impone una nivelación general que lo excluye”, lo que está en correspondencia con la idea que desde un tiempo a acá he venido defendiendo en relación con la imposibilidad de establecer una filosofía para las multitudes; por cuanto, la filosofía está impregnada por eso que llamamos sublime y que como bien afirma el autor de la Tetralogía de la ejemplaridad, es lo referente a la excelsitud y lo grandioso, como lo es la filosofía para que pueda ser filosofía propiamente dicha, y no simples pensamientos fruto de la especulación, independientemente de que puedan ser lógicos y coherentes.

Si falta esa sublimidad de lo excelso que nos conduce a los reinos de la espiritualidad, y de lo grandioso que nos traslada a otras dimensiones, a las de la sabiduría, en la que nuestra diminuta conciencia se puede fundir con la conciencia divina y desentrañar los grandes enigmas que en torno a la naturaleza humana se disipan, entonces no se trata de aquello que vagamente definimos como el pensamiento filosófico.
 
Es justamente en esta etapa de la cultura en que nos encontramos, en la que la sublimidad se ha disipado ante la mediocridad establecida como consecuencia de aquel disparatado concepto de aplicar la idea de la igualdad en todos los ámbitos — lo que las ¿democracias? han tratado de acentuar confundiendo los términos de la equidad e igualdad de derechos mediante la justicia social con la igualdad de todos como entidades en el contexto de sociedades que jamás dejaron de ser desiguales — y ha dañado sobremanera el desarrollo gradual del pensamiento, el que tiene necesariamente que ser de naturaleza sublime, y por lo tanto para una exigua minoría capaz de llegar a ciertos estados de exaltación ideales para el acto de la creación literaria y artística, o de plenitud intelectual para el desarrollo del pensamiento verdaderamente especulativo con el que logramos filosofar.

Esa nivelación a la que ha hecho referencia Gomá Lanzón en su escrito  La búsqueda de lo sublime en tiempos de escepticismo e igualdad se difumina, ha traído como consecuencia que la percepción que permite la valoración de lo ideal, lo verdadero y lo perecedero,  sea a un nivel muy elemental donde no está presente aquello que despierta los aspectos que en lo emotivo son transmutados a niveles superiores que nos conducen al desarrollo de la sublimidad. No puede establecerse un arte para todos, una literatura para las masas, una filosofía para las multitudes, por cuanto, las “masas” seguirán siendo “masas”, y continuarán reaccionando a niveles elementales en los que predominan los sentimientos de naturaleza emotiva y no precisamente los de naturaleza intelectual y mucho menos intuitiva.
 
Justo de entre las multitudes podrán elevarse algunos — generalmente muy pocos —que dejando atrás toda idea de nivelación, igualitarismo y equidad desarrollarán a plenitud sus capacidades, hasta entonces latentes, y destacarse en medio de la masividad, de ahí la existencia de líderes políticos, reformadores sociales y teóricos de las sociedades, los que ejercen su influencia sobre las masas, las que se mueven en torno a la figura del líder, más que por sus convicciones, las que por carecer de ese sentido de sublimidad que ocupa el centro de esta reflexión, suelen ser vagas, pocos definidas e inexactas, de ahí las concepciones que se tiene acerca de la posible manipulación de las multitudes, algo que utilizan no solo los políticos y líderes sociales en su afán de llegar al poder o mantenerse en él, sino hasta por los líderes religiosos de ciertas sectas y denominaciones que apartados del noble camino de los verdaderos redentores-fundadores de las grandes religiones del mundo los utilizan para su interés personal.
 
Pero en las sociedades en las que se ha pretendido llevar ese concepto de igualitarismo a grados extremos se borran los sentimientos superiores y la idea de lo ideal, —y lo sublime es una forma de ideal—, de ahí que una sociedad sin ideal, según los conceptos del citado escritor español “está condenada fatalmente a no progresar, a repetirse y a la postre a retroceder”, y aunque nos dice además que nada prueba la incompatibilidad esencial entre la democracia y un ideal sublime, tampoco — le respondo yo — nada puede demostrar la idea de una asociación coherente y lógica entre las democracias, si es que realmente son democracias en sí, y aquel ideal de sublimidad que nos hace diferentes y destacarnos por encima de los muchos.


 [Comentar este tema

Junio 11, 2017, 02:36:14 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                        Filosofía como literatura conceptual
                  Ignorar que la filosofía es un género literario ha producido muchos extravíos

                                  Por: JAVIER GOMÁ LANZÓN, 3 ENE 2015 - 00:01   CET

Publicado originalmente en: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/30/babelia/1419954641_563282.html

Siempre que la filosofía ha tratado de emular a la ciencia ha desvirtuado su esencia originaria. Ese intento de emulación, tan vano como fallido, explica algunos de los extravíos de las tendencias filosóficas contemporáneas, que parecen desconocer que, en último término, la filosofía es un género literario: es literatura conceptual.

Las ciencias de la naturaleza tienden a la especialización y describen los procesos repetitivos de una región específica del mundo, mientras que la filosofía está llamada a hacerse cargo del todo del mundo y se pregunta por el “ser” de éste (aquello que lo hace inteligible), no por las particularidades de los entes que lo componen. Y aún más importante, la verdad de las ciencias reside en su verificación empírica en el laboratorio o en el experimento, una validación replicable tantas veces como se quiera si se repiten las condiciones dadas, mientras que la filosofía nunca, nunca, ha sido ni puede ser sometida a verificación empírica, como tampoco lo han sido ni lo pueden ser la poesía, la novela o el teatro.

¿De qué naturaleza es, pues, la verdad de la filosofía de Platón, Locke, Kant o Bergson? De exactamente la misma que las obras de Homero, Sófocles, Dante, Shakespeare o Tolstói. Estos nombres siguen siendo nuestros contemporáneos a despecho del tiempo transcurrido desde que escribieron lo suyo porque la lectura de las literaturas de unos y de otros, filósofos y poetas por igual, sin distinción en este aspecto, es todavía hoy fecunda y significativa para nosotros. De modo que lo que el laboratorio es para la ciencia, lo es para la literatura (incluida la filosofía), ese aplauso continuado y sostenido durante siglos que las personas dotadas de buen gusto dedican a una obra maestra de la imaginación. En resumen, el laboratorio de las humanidades se halla en ese consenso trenzado por generaciones acerca de la excelencia de dicha obra y de su indeclinable actualidad.

               De la naturaleza literaria de la filosofía se siguen dos consecuencias para ésta
 
El verdadero filósofo, como el novelista, se dirige a la persona común, no especializada, y aborda en su filosofía las cuestiones generales que conciernen a ésta, que son las de todos.

La primera se refiere al estilo. Cuando la filosofía aspira a ser una ciencia, imita su lenguaje codificado, jerga reservada a iniciados, tan alejada de ese lenguaje natural usado, por ejemplo, por Platón en sus diálogos o por Descartes en esa deliciosa pieza autobiográfica que es el Discurso del método. Lenguaje natural, sí, pero de estilo elevado, elegante y bello, literariamente eficaz. Si la verdad de la filosofía pende de la aceptación de los lectores, que se convencen por la fuerza puramente lingüística de lo escrito y sin prueba empírica que lo corrobore, el filósofo ha de desarrollar un sentido poético para juntar palabras —como el compositor para juntar notas o el pintor para combinar líneas y colores— y, una vez juntadas, para usar con destreza los recursos retóricos disponibles a fin de producir un texto capaz de mover al lector y captar su asentimiento intelectual. Este cuidado por el estilo supone un esfuerzo adicional para el filósofo, pero añade encanto y sugestión a su obra, pues, como dijo Samuel Johnson, “what is written without effort is in general read without pleasure”.

La segunda de las consecuencias tiene que ver con el contenido. Los novelistas ¿escriben sus novelas para que las lean sólo otros novelistas? No. Pues de igual forma no hay razón para pensar que un filósofo ha de escribir su literatura para entretenimiento o solaz exclusivamente de otros filósofos como él, enredados en debates librescos. El verdadero filósofo, como el novelista, se dirige a la persona común, no especializada, y aborda en su filosofía las cuestiones generales que conciernen a ésta, que son las de todos. Aunque se informa de lo que ha dicho la tradición filosófica a través de los libros, luego la entera tradición se pone al servicio de la dilucidación del enigma de vivir porque su discurso no gira en torno a los prestigiosos títulos que componen el canon, sino en torno a cómo hacer más sabia nuestra vida, más consciente, más entusiasmada, más significativa, más digna de ser vivida. Dice Hegel que “filosofía es el propio tiempo captado por el pensamiento” y, en efecto, la filosofía convida a una mejor comprensión del tiempo que vivimos y que somos, haciendo más luminosa la experiencia de nuestra mortalidad. Como si anduviéramos a tientas por la habitación chocando con los muebles y de pronto prendiéramos la luz del interruptor: nada cambia fuera, pero todo se ve mejor y eso nos cambia por dentro.

Por supuesto que hay diferencias entre la literatura poética y la filosofía, aunque ambas nacen de una primera visión originaria que desencadena una emoción y un eros, el sustrato del quehacer filosófico, como recordó Scheler. Por usar la conocida dicotomía de Wittgenstein, la poesía muestra, mientras que la filosofía dice. Es decir, la poesía conmemora el mundo mientras que la filosofía lo define. Y este intento de apresar el mundo en una definición y de convertir el eros en idea, exige lo que también Hegel llamó el “duro trabajo en el concepto”.

Muy joven, esbozó Hume un breve artículo, De escribir ensayos, que luego no incluyó en la reunión posterior de sus escritos. Allí distingue entre eruditos (que buscan la verdad en soledad) y conversadores (que experimentan el placer de exponerla en sociedad). Lamenta la separación en su tiempo entre unos y otros, lo que da lugar a esa filosofía sin placer ni experiencia, cultivada por hombres carentes de modales y de gusto por la vida, de un lado; y de otro, a esa conversación abocada a la cháchara interminable y tediosa. Hume se presenta como un ciudadano del Estado de la erudición enviado como embajador al reino de la conversación.
Como Hume, nosotros.


 [Comentar este tema

Junio 05, 2017, 02:15:24 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                              La filosofía pierde espacios cada día.
                                                 Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                   

Naples. Estados Unidos.- En un mundo de extrema rapidez, con un dinamismo que adquiere dimensiones quasi increíbles, y donde, al parecer, la mente humana como principio se adapta a las exigencias de las tecnologías, y de un nuevo lenguaje comunicativo demasiado concreto y limitado a cuestiones muy prácticas y precisas, lo especulativo que conduce a los dominios de las abstracciones filosóficas se va quedando rezagado, y esto resulta perceptible hasta en los mismos círculos de “filósofos” actuales en los que resulta patente una tendencia a concretar demasiado el conocimiento filosófico a cuestiones puramente sociales y políticas, y a su aplicación a solo unos cuantos puntos del acontecer mundial, con lo que dejan a un lado los móviles mismos generadores en sí de los grandes conflictos por los que atraviesa la humanidad.
 
Por otra parte, entre el fanatismo extremo de unos, el escepticismo de otros, y lo peor, la indiferencia de las multitudes, ahora atrapadas casi por completo en las trampas de las llamadas redes sociales, en el amarillismo sensacionalista de una prensa que ya no es prensa, en el excesivo consumismo, y en los estados de enajenación como mecanismos para evadir ese enorme vacío existencial por el que pasan millones de hombres del presente, sin duda, todo aquello que implique un mínimo esfuerzo de carácter intelectual resulta rechazado, por lo que estamos en un punto crucial, en el cual, la filosofía, aquella ciencia humanística que propone el constante ejercicio de la inteligencia en pos de la investigación acerca de todo lo que tiene relación con el hombre, pierde espacios cada día.

Con el desarrollo de otras ramas  – utilizo el término para no entrar en discusiones académicas acerca de si se trata de ciencias propiamente dichas o derivaciones de una gran ciencia del terreno de las humanidades– como la antropología social, la bioética y la psicología política, muchos de los grandes temas que ocuparon la atención de la madre del conocimiento fueron pasando a ser ejes indispensables en el campo de estas últimas, lo que sin duda, ha determinado en gran medida la pérdida de un protagonismo que jamás debió haber perdido. 

En el pasado la filosofía lo mismo se ocupaba de desentrañar los grandes misterios que acontecen en torno al universo que los conflictos surgidos en las sociedades; así como las implicaciones en el orden moral a partir de las conductas de los hombres, entre otros muchos aspectos del saber. Desde las academias y liceos, que esencialmente eran dirigidos por filósofos y donde los que enseñaban eran también filósofos, no solo se abordaban temas de naturaleza filosófica, sino que se impartía gramática, oratoria, ciencias naturales, matemáticas, geometría, astronomía, lógica y ética; aunque todas vistas desde la óptica filosófica, lo que en nuestros días diríamos algo así como una asignatura rectora. 

En el presente es la ciencia a través de ciertas ramas de la física, de las matemáticas y de la astronomía, la encargada de las investigaciones acerca del surgimiento, del estado actual y del futuro de nuestro universo, y ha llegado tan lejos en este sentido que sostiene con firmeza la teoría de la existencia de múltiples universos que de manera paralela; aunque en dimensiones diferentes, y desde perspectivas distintas, marchan evolutivamente junto al nuestro, el que no es sino solo una ínfima porción de todo un vasto misterio que se disipa en la recóndita inmensidad del Kosmos, al que el hombre solo se ha aproximado levemente y ha podido llegar a un punto insignificante si se considera su magnificencia.

Recordemos que las investigaciones científicas quedan limitadas a partes de nuestro sistema solar, el cual se integra a los muchos sistemas en solo un universo de las multitudes que se estima existan en evolución junto al nuestro. También desde el punto de vista filosófico y místico-religioso se ha afirmado que ni siquiera los más elevados seres, los que dada su condición de verdaderos iniciados en los misterios, esto es, Adeptos o Mahatmas, quienes han podido acceder desde su conciencia a la conciencia divina, han podido penetrar en los grandes misterios más allá de nuestro sistema solar, algo que se ha mantenido como enseñanza en las más antiguas tradiciones de las legendarias filosofías orientales. 

Con la intervención directa de la ciencia en las investigaciones acerca de los misterios del universo la filosofía perdió su protagonismo en este aspecto, y no tuvo otra opción que enseñar a unos pocos discípulos necesitados de la sabiduría de las edades aquellas cosmogonías que desde el pasado se fueron conformando en algunas escuelas de pensamiento, a lo que de manera inteligente algunos han añadido los indiscutibles aportes que la ciencia ofrece cada día.

De esta forma pudiera resultar fascinante para muchos poder vincular el concepto científico del nacimiento del universo desde un punto matemático infinitesimal, en el cual todo está contenido, aunque de manera potencial, con la legendaria teoría de las ideas desarrollada por Platón algunos siglos antes de la era cristiana, según la cual, todo lo que se expresa en un mundo, que él llamó sensible, tiene su origen en otra dimensión, esto es, como ideas o modelos arquetípicos, en un mundo que llamó inteligible.

Pero no siempre se da la posibilidad de que aquellos encargados de predicar las enseñanzas filosóficas, y en primer lugar, de hacerlas atractivas – sin que por esto las traten de simplificar hasta hacerlas parecer ridículas a la percepción de los conocedores y necesitados del conocimiento–  dado el dinamismo de estos tiempos, y utilizando aquello que desde la perspectiva científica se asemeja a la sabiduría antigua, sean capaces de asumir una actitud de diálogo e intercambio, ni tampoco aquellos dedicados a enseñar la filosofía están siempre al tanto del acontecer científico, lo que obstaculiza esta manera de poder hacer más didáctico el proceso de transmitir un conocimiento que generalmente resulta abstracto y demasiado denso.

                             

Por otra parte el estudio de las sociedades, de las complejidades de su estructura en el contexto actual, los intercambios culturales, el sentido del ascenso y el descenso de las civilizaciones del pasado y del presente, entre otros tantos temas de carácter social, se convirtieron en el centro de atención, desde la segunda mitad del siglo diecinueve hasta el presente, de una ciencia que el hombre la aceptó con mayor ímpetu que la filosofía. La antropología como ciencia humanística llegaba para quedarse y con su fortalecimiento la filosofía seguía perdiendo espacios que en otros tiempos fueron suyos.

Recordemos en el pasado las enseñanzas de Platón y Aristóteles en relación con temas de carácter social. El primero de ellos profundizó en el estudio de la división clasista de la sociedad de su tiempo, y aunque su estado estaría basado en una necesidad ética de justicia –algo que brillantemente asumió Aristóteles más tarde mediante sus concepciones acerca de la ética de la justicia–, estableció un orden jerárquico inviolable y una necesidad de armonía entre la estructura triple de sus sistema, según la cual existirían los artesanos o labradores, los guerreros o guardianes y los gobernantes o filósofos, estos últimos eran los encargados de dirigir según su grado de inteligencia, y formaban la razón del alma. Platón insistió en la idea de que la razón y la sabiduría (episteme) son las que deben gobernar, lo que no equivale a tiranía, despotismo u oligarquía.

También se refirió a las aptitudes que debían tener los gobernantes, según él, debían ser filósofos para encausar adecuadamente los designios de las naciones bajo su mando, en La República expresó: “Hasta que los filósofos gobiernen como reyes o, aquellos que ahora son llamados reyes y los dirigentes o líderes, puedan filosofar debidamente, es decir, hasta tanto el poder político y el filosófico concuerden, mientras que las diferentes naturalezas busquen solo uno solo de estos poderes exclusivamente, las ciudades no tendrán paz, ni tampoco la raza humana en general”.

Estos análisis de las complejidades de las sociedades se mantuvieron dentro del campo de la filosofía como elementos esenciales de su enseñanza desde el surgimiento mismo de los primeros conceptos filosóficos hasta los inicios del pasado siglo XX, en que prácticamente la Antropología le quitó, por decirlo de algún modo, estos temas que otrora formaban pare indispensable de su campo de acción.

Hacia el final del siglo XIX el alemán Carlos Marx teorizó sobremanera y desarrolló su hipótesis acerca de que la propiedad y la administración de los medios de producción debía ser por parte de las clases trabajadoras, así como en la finalidad  de lograr una organización de la sociedad en la cual exista una igualdad política, social y económica de todos.  Puntualizó además acerca de la desaparición de las clases sociales, aportando al materialismo histórico conceptos que en el orden teórico merecen ser estudiados; aunque como ya se ha comprobado durante más de un siglo, en el terreno práctico resultan insostenibles; y esto en los tiempos de Marx –a pesar de que ya se empezaba a vislumbrar la antropología, a la vez que adquiría matices que la implicaban en el campo de lo social de su tiempo– se asumió e interpretó desde la filosofía, aun cuando en realidad sus preceptos en el presente han de estudiarse desde la antropología social más que desde la filosofía propiamente dicha.

También la ética lograba su independencia a pesar de que el legado de Sócrates desde la ética de la virtud se mantuvo intacto hasta la llegada de Kant y su introducción de la ética del deber – lo que tal vez no fuera de manera consciente por parte del teórico alemán, y sin pretensiones de desplazar con su nueva visión al padre de la mayéutica–.

Una vez alcanzada esta independencia la filosofía perdía otro campo temático, el de las actitudes de los hombres, el del cumplimiento de los deberes, el de la moralidad y de la disciplina. Desde la ética en sí, surgía la deontología, la ciencia de los deberes, y ante el avance científico del siglo XX y los grandes desafíos paradigmáticos de un mundo invadido por la ingeniería genética, los trasplantes de órganos, los cambios de sexo, los implantes, los experimentos in vitro, la eutanasia, entre otros tantos conceptos, hasta entonces no asumidos, surgía pues, algo que más allá de la ética implicaba sobremanera a la vida humana en relación con una serie de procederes del campo de las ciencias biológicas y biomédicas. La Bioética nacía como colofón capaz de entrelazar lo ético propiamente dicho con las implicaciones de los avances científicos de estos tiempos en la vida humana, lo que representaba para la filosofía otra pérdida de un espacio enorme que por ley también le pertenece.

Así las cosas, los filósofos actuales han tenido que adentrarse en temas, que sin dejar de ser suyos, aparecen en el mundo como asuntos de la ética, la bioética, la deontología, la antropología, la sociología, la psicología política, la astronomía, la física cuántica y las matemáticas aplicadas.

Hoy los filósofos están inmersos en teorizar acerca de los complejos y contradictorios temas en torno a la idea de las democracias – que la mayoría de las veces no lo son–, de las dictaduras – que han existido siempre a través de la historia, aunque hoy se conoce mucho más de su existencia gracias a la velocidad de la información–, de un sistema capitalista que por más de un siglo han estado cuestionando, y que le han inventado crisis cuando no las tuvo, y dejaron de percibirlas cuando en realidad las ha tenido, y lo peor, algunos se empeñan en hacer la defensa de una izquierda fantasmal, que cual proyección desde su propia sombra, se interpone en un presente que no necesita de sus aparentes bondades; una izquierda que tras la apariencia de la democracia, la equidad y la justicia social pretende llegar al poder para ya jamás dejarlo, y también especulan acerca de un socialismo que ya para nada se parece a lo establecido por Blanqui, Cabet, Saint-Simón, Fourier, Sismundi, Owen y Marx; pero aún así, increíblemente lo defienden a capa y espada, tal vez porque solo conocen acerca de los que teorizaron estos nobles pensadores y jamás han pasado por la experiencia del totalitarismo, la represión, la marginación, el ostracismo, la ausencia de libertades, y hasta la manipulación del pensamiento.
 
También a veces son consultados para opinar sobre globalización, desigualdad, calentamiento global, alimentos transgénicos, energía eólica, medicina holística, naturismo, y hasta de los misterios de las pirámides y la posibilidad de vida inteligente en otros mundos, todo lo que en realidad pertenecía al campo de la filosofía como madre de las ciencias; aunque en estos dinámicos tiempos ha cedido aquel protagonismo que siempre fue suyo, y que jamás debió haber perdido, el que merece recuperar para su bien y para el bien de una humanidad que se dispersa en la superficialidad, el consumismo y la ignorancia.




 [Comentar este tema

Junio 04, 2017, 04:15:59 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                                      Atrévete a sentir
                           La búsqueda de lo sublime en tiempos de escepticismo e igualdad se difumina
                                                     La alternativa es el peligro de retroceder
                                         Por: JAVIER GOMÁ LANZÓN
18 JUL 2014 - 18:1 CEST

Publicado originalmente en: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/15/babelia/1405444593_585441.html
Cortesía de Armando B. Jorge Álvarez, desde Madrid.

                 

1. ¿Podemos sentir, pensar y representar lo sublime en la actual época de la cultura? La etimología latina de "sublime" (sublimis) señala lo muy alto y "sublimar" indicó al principio levantar o elevar. ¿Existe hoy una literatura de estilo elevado? ¿Sería imaginable algo semejante a la antigua epopeya homérica o a una tragedia griega protagonizadas por héroes míticos que, según la preceptiva aristotélica, se caracterizan por ser superiores a nosotros, las personas reales? Muchos tenderían a pensar que no. Vivimos una hora en la que la simple mención de lo sublime suscita en la mayoría un mohín de escepticismo, cuando no una palabra de sarcasmo. El cinismo ambiente ha desterrado del mundo contemporáneo la mera conjetura de lo grandioso, pues así precisamente se define lo sublime: como lo grande, eminente, excelso, de elevación extraordinaria. La presente etapa de la cultura, desertora del ideal, habría quedado inhabilitada para tan subido sentimiento porque el igualitarismo democrático impone una nivelación general que lo excluye. Al homo democraticus le sería dado disfrutar de las cosas sublimes producidas por los clásicos de nuestra gloriosa tradición cultural —en una relación arqueológica o anticuaria con ellas—, pero ya no crearlas. Eso ya no, salvo acaso una sublimidad rasamente cuantitativa, como esas colosales obras de la arquitectura moderna o la admiración ante las extensiones impensables del universo con sus millones de millones de estrellas y galaxias que estudia la astrofísica. Pero una cualitativa, concebida como grandeza moral y estética, se nos antoja hoy muy poco convincente.

hora bien, ¿y si la inveracidad de lo sublime a los oídos contemporáneos respondiera a causas accidentales, adventicias? Ojalá sea así porque sin ese anhelo de elevación hacia lo óptimo las culturas se empobrecen sin remedio. Cada época propone un ideal —griego, romano, medieval, renacentista, ilustrado, romántico— que, como expresión cimera de lo humano, seduce por su perfección, ilumina la experiencia individual y moviliza el entusiasmo latente haciendo avanzar al grupo en una dirección. Una sociedad sin ideal —y lo sublime es una forma de ideal— está condenada fatalmente a no progresar, a repetirse y a la postre a retroceder. Nada prueba la incompatibilidad esencial entre la democracia y un ideal sublime. Quizá sólo exista con la versión distorsionada que de ese ideal ha depositado a las orillas del presente las oleadas de la historia, de suerte que, restituido a su significado original, se hallaría en condiciones de fecundar nuestra cultura tanto como lo hizo en las anteriores y agitar positivamente las fuentes de un entusiasmo por ahora reprimido y a la espera de su momento propicio.

2. Durante la Antigüedad lo sublime es una variedad de lo bello. La belleza se asocia primeramente a las cosas dotadas de forma, justa medida y proporción. Pero también le son propios el éxtasis, el hechizo o el rapto que suscita lo sublime. En el diálogo platónico Ión, Sócrates contrapone la técnica y ese don inspirado por un dios que entra en el poeta, se apodera de él y le hace componer versos de alta belleza, presa de furor y divino delirio, sobre temas de los que carece de conocimiento empírico Los poetas no son otra cosa que intérpretes de los dioses; cuando poetizan se hallan fuera de sí y el alma les desborda de entusiasmo. De donde se sigue que el concepto formal de lo bello debe completarse con esa otra belleza de calidad sentimental que se compendia en la palabra entusiasmo, cuya etimología (en-thousiasmos) evoca justamente esa posesión divina.

En los primeros siglos de nuestra era, un desconocido profesor griego escribió el tratado de retórica Sobre lo sublime, atribuido a un tal Longino. Lo sublime es como una elevación y una excelencia en el lenguaje, aquella grandeza que gana siempre nuestra admiración porque es digna de imitación y de perduración en las generaciones siguientes. “Es grande”, leemos en el tratado, “sólo aquello que proporciona material para nuevas reflexiones y hace difícil, más aún imposible, toda oposición y su recuerdo es duradero e indeleble. En una palabra, considera hermoso y verdaderamente sublime aquello que agrada siempre y a todos”. Este agradar universal (“siempre y a todos”) es obra de la naturaleza porque ella “hizo nacer en nuestras almas desde un principio un amor invencible por lo que es siempre grande”.
 
Durante la Antigüedad lo sublime es una variedad de lo bello. La belleza se asocia primeramente a las cosas dotadas de forma, justa medida y proporción forma, justa medida y proporción.
Esto vale para amar lo grande, pero ¿cómo crearlo? ¿Cómo produce el poeta una obra literaria sublime? Longino cree que el artista, además de poseer una depurada técnica (para el uso de figuras, la elección de palabras justas y la composición), ha de reunir además disposiciones intelectuales y sentimentales innatas, toda vez que “lo sublime es el eco de un espíritu noble”. El célebre capítulo 9 del tratado se refiere a esa “natural grandeza de espíritu” de dichos poetas: “El verdadero orador no debe tener un espíritu mezquino e innoble. Pues no es posible que aquellos que han tenido toda su vida hábitos y pensamientos bajos y propios de esclavos realicen algo digno de admiración y de la estima de la posteridad. Grandiosas son las palabras de aquellos que tienen pensamientos profundos”. La segunda disposición innata es una pasión entusiasta y vehemente, una emoción “que respira entusiasmo como consecuencia de una locura y una inspiración especiales y que convierte las palabras en algo divino”.

En suma, grandes pensamientos (nobleza) y grandes sentimientos (entusiasmo).
Para la Antigüedad el mundo conforma un cosmos finito, cuya belleza reside en la limitación. Lo ilimitado, lo infinito son siempre sospechosos para el griego, porque remiten a una situación caótica, monstruosa, previa a la determinación de las leyes naturales.
El arte no debe tratar de inventar nada, sino imitar la bella perfección de una naturaleza preexistente. Incluso para Longino lo sublime se integra en lo bello y se puede hablar con propiedad en él de una belleza sublime. Pero es cierto que en su tratado (capítulos 35 y 36) encontramos expresiones que parecen subvertir este orden clásico porque sugieren la insuficiencia de la naturaleza para un poeta inflamado que, “abandonando las fronteras del mundo”, alcanza una grandeza supranatural que, a pesar de su imperfección, es sublime. Aquí se apunta la posibilidad de una sublimidad antibella y antinatural, sin imitación, que la modernidad, leyendo a Longino a su conveniencia, convertirá en canónica.
 
3. Longino llegó a la Europa moderna, tras siglos de olvido, por la traducción de su tratado que en 1674 hizo el académico francés Boileau-Despréaux. Pronto se apropió del concepto el pensamiento inglés, que lo trasplantó desde los dominios de la retórica, su lugar original, a los de la psicología de las artes visuales. Para Addison, en Los placeres de la imaginación (1712), estos placeres son de tres clases según los objetos que comparecen a la vista: lo bello, lo singular y lo grande (los dos últimos acabarán recibiendo el nombre de pintoresco y sublime, respectivamente). Ante lo grande, dice, “caemos en un asombro agradable y sentimos interiormente una deliciosa quietud (stillness) y espanto (amazement)”. Burke, autor de De lo bello y lo sublime (1757), el texto más influyente en la materia junto al de Longino, permutará la tríada de Addison por un dualismo insuperable, definitivo, entre sólo las dos categorías del título, cuyo antagonismo exaspera hasta el extremo Lo bello es una sensación sociable, de placer o amor, que suscita la vista de determinados cuerpos pequeños, graciosos y delicados. Lo sublime, en cambio, es un deleite solitario. Y en su analítica de lo sublime Burke caracteriza esta categoría con propiedades romantizadas contrapuestas a su visión neoclásica o rococó, muy siglo XVIII, de la belleza. Produce asombro y admiración la contemplación de esos grandiosos fenómenos desatados en la naturaleza —tempestades, huracanes, terremotos, volcanes en erupción, la pavorosa majestad de la noche oscura— cuando observamos la proximidad del peligro que nos amenaza, pero al mismo tiempo nos sabemos a salvo de él. Y ninguna fuente mayor de lo sublime que el vislumbre de lo que, por no poder percibir sus límites, presentimos infinito. “La infinidad”, escribe Burke, “tiene una tendencia a llenar la mente con aquella especie de horror delicioso (pleasing horror) que es el efecto más genuino y la prueba más verdadera de lo sublime”.

Aquí se consuma el giro moderno de lo sublime. Por un lado, una belleza natural seca, simétrica y ornamental; por otro, una sublimidad infinita, en trance, sobrenatural y por eso mismo deforme o informe. El más consecuente corolario de este presupuesto lo hallamos, dentro de las artes visuales, en el expresionismo abstracto norteamericano. En un texto de 1947, The sublime is now, Barnet Newman escribió que “la única pregunta que se impone hoy es cómo crear un arte de lo sublime”, lo cual requiere, afirma con radicalidad, una previa destrucción de la belleza. Y ese designio lo creía cumplido en el arte abstracto de su país, sin imitación de bellas formas naturales, que “reafirma el deseo natural del hombre por lo exaltado y nuestra relación con las emociones absolutas”. Y el crítico Rosenblum en The abstract sublime (1961) conecta Luz y verde sobre azul de Rothko (1954) con Monje al borde del mar de Friedrich (1809) para argüir que las raíces comunes del expresionismo abstracto y la pintura de paisajes del romanticismo se hallan en el arte de lo sublime.
En su Crítica del juicio (1790) Kant confirma el antagonismo burkeano entre lo bello y lo sublime, así como la intimidad del segundo con la infinitud. Para Kant lo sublime —“aquello en comparación con lo cual toda otra cosa es pequeña”— es un sentimiento despertado por la idea de infinito, una idea que, por el mero hecho de poder ser pensada por la razón, demuestra la superioridad de nuestro espíritu sobre la precaria naturaleza. Si la naturaleza es bella por su forma y su limitación, lo sublime invierte los términos y participa de lo informe e ilimitado que la idea de infinitud lleva en su vientre. Sólo que ahora, a diferencia de lo que sucedía en la Antigüedad, esa idea de infinitud no denota carencia sino, al contrario, plenitud máxima. El hombre poscopernicano es un rey destronado que, al perder el centro del cosmos, compensa la herida en su narcisismo constituyéndose él mismo en una totalidad aún mayor. Y lo sublime es la categoría estético-moral que mejor se adapta a este segundo mundo espiritual: el de la subjetividad moderna de anhelos infinitos. “Lo sublime”, escribe Lyotard comentando el citado artículo de Newman, “es el modo de la sensibilidad artística que caracteriza la modernidad”. Lo sublime ya no es cuestión de elevación, como en Longino, sino de intensidad, de manera que puede incluir las supuestas imperfecciones, las infracciones al gusto, la fealdad, si son lo bastante intensas. “El arte no imita la naturaleza, crea un mundo paralelo, eine Zwischenwelt, dirá Paul Klee, donde lo monstruoso y lo informe tienen su derecho porque pueden ser sublimes”.
 
Se consuma el giro moderno de lo sublime Por un lado, con una belleza natural seca, simétrica y ornamental; por otro, con una sublimidad infinita, en trance, sobrenatural
En lo sublime kantiano sorprende Eugenio Trías el origen de ese inquietante deslizamiento moderno de lo sublime hacia lo siniestro: sin límites de ninguna clase, informe y contrario a la belleza, se abre a lo abismal, terrorífico, espantable, mórbido y aun demoniaco. Así, sublime en el siglo XX serán, por ejemplo, los desfiles y concentraciones nazis filmados por una fascinada Leni Riefenstahl; y en el siglo XXI, nada más sublime, diría el compositor Stockhausen aún bajo los efectos de su impacto, que el choque televisado de los aviones terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York.

4. Longino ya se preguntaba por qué en su época escaseaban los poetas sublimes. Se daba dos razones. La primera, la ausencia durante el Imperio Romano de libertades democráticas: “La democracia es una excelente nodriza de genios y sólo con ella florecen los grandes hombres de letras”. La segunda, el desmedido afán de riquezas y de placeres de sus coetáneos, quienes, dominados por la indiferencia, ya no miraban hacia arriba ni emprendían jamás nada digno de emulación y honor. ¿Qué diríamos de nuestra época? En este comenzado siglo la democracia se halla sólidamente asentada en Occidente, pero reina por todas partes la indiferencia ante lo sublime. ¿Por qué? ¿Sólo por el afán de riqueza y placeres?

El anterior recorrido histórico —que va de lo elevado a lo siniestro— explica por qué esa sublimidad distorsionada que hemos heredado de la modernidad carece de persuasión como ideal movilizador para la época democrática. Se hallaría pendiente la tarea de restauración y civilización del concepto, que empezaría por recuperar la noción de sublimidad bella o belleza sublime, entendida como grandeza y ejemplaridad digna de imitación y perduración, como elevación y no sólo como intensidad. Una sublimidad no sólo cuantitativa —no sólo ese gigantismo de los grandes números al que es propensa nuestra cultura colosalista—, sino sobre todo cualitativa, que aspira a lo mejor en todo. En fin, una sublimidad de la finitud y amiga de los límites, urbana más que natural y dispuesta a absorber la vulgaridad para transformarla sin ignorarla desdeñosamente.

Sólo el entusiasmo nos peralta a lo sublime y hoy esta emoción divina parece que se nos niega, apagadas sus fuentes por el escepticismo y la resignación generales. El propio Longino alerta contra el falso entusiasmo, la vana hinchazón, la solemnidad que no conmueve, el patetismo inoportuno. Lord Shaftesbury dedicó la mayor parte de su Carta sobre el entusiasmo (1708) a denunciar sus modalidades corrompidas, que en su época habían tomado la forma de fanatismo religioso extático. El verdadero entusiasmo, dice, permanece poderoso ante la libertad de crítica y el sentido del humor.

Kant dio el lema a la modernidad, ese “atrévete a pensar” (sapere aude) que todavía nos guía. Ahora nos convendría una exhortación pareja a dejarnos conmover, con entusiasmo crítico y bienhumorado, por todo lo grande, noble y hermoso de este mundo. El nuevo lema saldría de una ligera modificación del anterior, que no deroga sino complementa.
Y diría sencillamente: “Atrévete a sentir”.

 
 


 [Comentar este tema

Junio 04, 2017, 03:13:07 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

               El “nuevo” modelo económico “socialista” cubano, vía definitiva hacia el capitalismo.
                                                    Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                 

Naples. Estados Unidos.- El dictador Raúl Castro acaba de ratificar durante una breve intervención, con la que cerró la sesión extraordinaria del Parlamento cubano, la continuidad del socialismo impuesto por su predecesor, Fidel Castro, en 1961, al declarar el carácter socialista de la naciente revolución.

Durante la tenida el Parlamento aprobó por unanimidad los documentos económicos que reconocen la existencia de pequeñas empresas privadas en la nación, algo que ha tenido lugar durante su mandato. En este sentido el mandatario expresó: “Estos fundamentos (…) reafirman el carácter socialista de la Revolución cubana y el papel del Partido Comunista como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

Los medios de prensa han hecho referencia, ya sea como simple noticia, o mediante algún que otro comentario en este sentido, pero siempre desde la perspectiva de esta estrafalaria afirmación del también general de ejército, afirmación que merece más que un comentario un análisis.
Los estados intermedios resultan inadmisibles, al menos en el terreno de la política, o se está con la derecha – incluidas sus variantes de centro-derecha y de extrema derecha, o sencillamente se es un comunista de visión izquierdista, aun así la definición de hombres progresistas y pronunciados en pos de las democracias resulta vaga e imprecisa.

Y es justo esto, el desarrollo de un estado indeterminado, lo que ha estado ocurriendo en Cuba en los últimos años, y que hace solo unos días el ya muy anciano presidente y sucesor de la dinastía de los Castro, ha querido reafirmar; aunque sin sentido, algo de lo que tengo la convicción de que es consciente, aunque como es de esperar se lo reservará y se llevará hacia otras dimensiones, en solo unos pocos años, cuando ya no esté entre los vivos.
 
Las concepciones como: con cierta tendencia a, socialismo modificado, socialismo de nuevo tipo, o como se está manejando de un breve tiempo al presente en Cuba, esto es, la “conceptualización del nuevo modelo económico socialista cubano”, o bajo el disfraz de cualquier otro término rimbombante y estéril, no dan la medida real de un estado transicional, lo que a mediano o largo plazo conducirá el restablecimiento de formas capitalistas como modelo económico y político.

Hacia el final del siglo XIX el alemán Carlos Marx teorizó sobremanera y desarrolló su hipótesis acerca de que la propiedad y la administración de los medios de producción debía ser por parte de las clases trabajadoras, algo de lo que se apropiaron los rusos y llevaron al extremo con el establecimiento de la llamada dictadura del proletariado tan defendida por Lenin, y que años más tarde el dictador Fidel Castro aplicara a partir de 1961, cuando sin contar con nadie declaró el carácter socialista de la revolución cubana, lo que presuponía la desaparición de la propiedad privada, algo que el maléfico comandante lograría con la aplicación de una nacionalización radical. 

Pero este estricto control de los medios de producción por parte del poder estatal tuvo que modificarse ante la grave crisis económica que ha estado azotando a la isla en las últimas décadas, por lo que su sucesor, Raúl Castro, recién asumido el mando de la nación fue cediendo un tanto a la garrafal idea de su hermano; aunque siempre desde la sutileza  y con el temor de no parecer un Gorbachov cubano del siglo XXI.

De esta forma tenía lugar el restablecimiento de la propiedad privada; aunque a pequeña escala y con un estricto control gubernamental, tanto que llega a ser asfixiante para el ya amplio sector de los trabajadores particulares.

El reconocimiento de pequeñas empresas privadas incluye pues la inversión del capital extranjero, algo que en otros tiempos hubiera sido una verdadera herejía. No obstante,  Marino Murillo, quien dirige la comisión permanente para la implementación y desarrollo de la política económica, ha afirmado que “no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza (…) aun cuando se promueva la existencia de formas privadas de gestión”, con lo que deja bien sentadas las bases prohibitivas acerca de una prosperidad económica, la que según las altas esferas del régimen conduciría a la riqueza.

                       

Marino Murillo, al frente de la comisión permanente para la implementación y desarrollo de la política económica, ha afirmado que no se permitirá el enriquecimiento y la concentración de la propiedad. (Foto tomada de Internet)

También Marx, el alemán de mano férrea, aunque de alma sedosa, especuló acerca de la finalidad de lograr una organización de la sociedad en la cual existiera una igualdad política, social y económica de todos, lo que en el caso particular de la isla, cuyo régimen la proclamó socialista, jamás se ha cumplido; pero en el contexto actual se hace cada vez más patente con la existencia de una casta privilegiada formada por los más altos mandatarios asalariados del régimen, la cúpula militar – en la que existen miles ocupando puestos de dirección, retirados por sus años dedicados a la causa con elevados sueldos en comparación con el promedio de los cubanos- y todo un enorme séquito de las llamadas nuevas generaciones, los que según ellos serían la cantera inagotable que garantizaría la continuidad política de la isla.
 
A este primer sector se agrega una clase relativamente nueva que se ha venido diferenciando del promedio de los cubanos de la isla a partir de la obtención de ciertas ganancias logradas mediante sus inversiones en el sector privado. Estos son aquellos que “a determinada escala”,  (…)  “tendrán determinado nivel de ingreso”, según ha afirmado el también vicepresidente cubano Marino Murillo. Es justamente a estos a los que “no se les permitirá enriquecerse”.
 
Le siguen los que han podido salir adelante con su esfuerzo - aun cuando son conscientes de la explotación a que son sometidos por parte del sistema- a través de salidas hacia determinados países como colaboradores, y quienes sin llegar al status de la anterior clase se diferencian de lo que ahora se le denomina “cubanos de a pie”.
 
Al final, y en un estado deplorable se encuentran los millones que no cumplen con ninguna de estas condiciones y sobreviven con lo que consiguen, con los salarios mínimos, las simbólicas “ayudas” del llamado Bienestar Social, y de lo que queda de la canasta básica a precios módicos, y no gratis, como se cree fuera de Cuba.
 
En fin, una verdadera división clasista como la que ha existido siempre en todas las sociedades del pasado y del presente, y que contradice  absolutamente los preceptos de Marx acerca de una igualdad política, social y económica de todos, así como su concepto de la desaparición de clases sociales, de ahí que ese carácter marxista de la revolución cubana que aun se empeñan en sostener carece de sentido al apartarse definitivamente de lo que teóricamente el pensador del mundo del trabajo estableciera, a lo que se une el restablecimiento de la propiedad privada y de la inversión de empresas extranjeras, con lo que ya solo van quedando vestigios de lo que otrora creyeron fuera un sistema socialista.
 
No se trata de modificar términos, ni de retomar lo que en realidad nunca existió bajo una perspectiva aparentemente diferente. La idea de una “conceptualización” de un “nuevo modelo socialista” es absurda, como es absurdo también cualquier intento de prolongación de un sistema que sabe de su agonía y se aferra a continuar existiendo. No hay nuevos modelos, no hay un socialismo del siglo XXI, no es admitida la presencia de estados indeterminados, o se es definitivamente socialista – lo que ya se ensayó y se ha comprobado que resulta ineficaz-, o se admite el capitalismo como nuevo orden político y económico para una nación necesitada de cambios verdaderos y no de simples enmiendas.



 [Comentar este tema

Mayo 31, 2017, 11:23:42 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                        El vigor de la razón dialógica
                                                    Los seres humanos se hacen desde el diálogo
                                                                       Por: Adela Cortina


El 15 de mayo murió en su casa de Niedernhausen, a los 95 años, Karl-Otto Apel, uno de los mejores filósofos de los siglos XX y XXI. Nacido el 15 de marzo de 1922 en Düsseldorf, su biografía intelectual viene jalonada por estudios de historia, germanística y filosofía, con Erich Rothacker, en la Universidad de Bonn, y más tarde por la elaboración de una propuesta filosófica, que tiene por hilo conductor la atención al lenguaje como el lugar desde el que los seres humanos hacen ciencia y ética, desde el que son posibles la comprensión y la acción.

Su trabajo de habilitación (1961) versa sobre la idea del lenguaje en la tradición del humanismo de Dante a Vico, y en los años de profesor en Kiel, Saarbrücken y Fráncfort, donde permaneció desde 1972 hasta convertirse en profesor emérito en 1990, se adentró en los caminos de la hermenéutica de Dilthey, Heidegger y Gadamer, en el pragmatismo de Peirce, en la filosofía del lenguaje de Humboldt, Wittgenstein, Searle o Austin.

En diálogo con ellos, y muy especialmente con Kant, elaboró la propuesta que apareció en La transformación de la filosofía (1973), a la que siguieron Diskurs und Verantwortung (1988), en que aplica la ética del discurso a distintos ámbitos; un volumen de Auseinandersetzungen (1998), de cuya parte final —las discusiones con Habermas— hay versión española de Norberto Smilg en Comares; Paradigmen der Ersten Philosophie (2011) y, recientemente, Transzendentale Reflexion und Geschichte (2017).

Estos son algunos datos sobre el legado de un pensador que unía su vigorosa aportación filosófica a una cordial personalidad. Casado con Judith, una mujer extraordinaria, tenía tres hijas, a las que adoraba; disfrutaba compartiendo el tiempo con sus amigos, se enfurecía cuando perdía la selección alemana y le gustaba el vino tinto, pero sobre todo podía pasar horas enteras discutiendo apasionadamente de filosofía, porque creía en su importancia para la vida de las personas y de los pueblos. Como su colega y gran amigo Jürgen Habermas, experimentaba la necesidad de evitar recaer en situaciones como la del nacionalsocialismo, que surgió, entre otras cosas, del rechazo al pensamiento, a la argumentación y la crítica. Se decía en aquel tiempo —contaba Apel— que Hitler había sabido conectar con el “sano sentir” del pueblo, y por eso se desaconsejaba argumentar y dar razón. Bastaba con obedecer al Führer, al caudillo, que encarnaba la voz del pueblo.

La consecuencia —el Holocausto— no pudo ser más deplorable, por eso la filosofía tenía que recuperar su fuerza crítica, su responsabilidad de dar razón en el ámbito teórico y en el práctico, su capacidad de fundamentar frente al totalitarismo y al dogmatismo de lo irracional. Tenía que tomar la iniciativa para impedir ese expectante dejar ser a cualquier caudillo que conecte con la dimensión irracional del pueblo. Para impedir que Auschwitz se repita.

De ahí que Apel se haya esforzado por recordar, junto a Habermas, que los seres humanos se hacen desde el diálogo y no desde el monólogo impositivo; que es preciso argumentar, y no solo sentir, para descubrir cooperativamente qué es lo más verdadero y lo más justo.

En esta línea irían su antropología del conocimiento, su hermenéutica y pragmática trascendentales, la semiótica como filosofía primera, la teoría de los tipos de racionalidad, la teoría consensual de la verdad y la ética del discurso, en su doble nivel de fundamentación y aplicación a distintos problemas contemporáneos.

Para algunos de los que en los setenta del siglo pasado empezamos a oficiar de filósofos, estas propuestas fueron un soplo de aire fresco. Presentaban una alternativa vigorosa al positivismo, empeñado en negar la racionalidad del mundo moral y político, por no ser un mundo de hechos comprobables; pero también al individualismo neoliberal, basado en el solipsismo metódico, incapaz de descubrir el vínculo de intersubjetividad que une a los seres humanos; al relativismo escéptico en el mundo moral, que ningún ser humano es capaz de vivir en serio; a la tecnocracia y el mercantilismo de la razón instrumental. Daban cuenta de la pretensión de universalidad que anida en el corazón de quien ante situaciones indignantes las tacha de injustas y está dispuesto a dar razón de su crítica. Porque presupone pragmáticamente, lo quiera o no, que en una situación ideal de argumentación sería posible encontrar la respuesta más adecuada.

La propuesta de Apel ha sido y es decisiva en el hacer de estudiosos de todo el mundo, especialmente de Iberoamérica y Europa. Baste recordar a jóvenes filósofos como Kettner, Hösle o Forst; el diálogo cordial con Javier Muguerza, los trabajos de tantos filósofos españoles; entre ellos, del grupo de Valencia y Castellón, al que pertenezco. Como también la dedicatoria de Habermas al comienzo de Conciencia moral y acción comunicativa: “De entre los filósofos vivos, ninguno ha influido más en mi pensamiento que Karl-Otto Apel”. Contar con la persona, la filosofía y la amistad cordial de Apel ha sido un gran regalo por el que no cabe sino dar las gracias.

Tomado de: antonioguerrero | mayo 31, 2017 en 12:00 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-ir AtheneBlog http://redfilosofia.es/atheneblog/2017/05/31/el-vigor-de-la-razon-dialogica/



 [Comentar este tema

Mayo 31, 2017, 10:42:36 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                     Algunas ideas sobre Aquello que llamamos Absoluto o Realidad Primaria.
                                                                  (Segunda parte).
                                                       Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- Modos de expresión del Absoluto no significa pues, formas de expresión, puesto que no podemos atribuirle formas que en realidad no tiene, lo que supone su no manifestación en lo material; aunque todo lo que se encuentra expresado en los mundos de la manifestación y en todos los planos del existir, desde los más diminutos átomos, las más sencillas formas de vida, hasta las excelsitudes de los arcángeles son el fruto de su bondad absoluta, no así de su creación, porque no crea, sino emana, saca de si sin fraccionarse, sin modificarse, sin perder jamás la esencia de su razón de ser, que es justamente ser Absoluto y permanecer siendo Absoluto por la eternidad.

A estos dos modos primarios se añade la Eterna Actividad o la Eterna Acción, a través de la cual, el Ser Absoluto en sí siembra gérmenes incipientes en el regazo del No Ser Absoluto. Parabrahman y Mûlaprakriti no son elementos estáticos, sino en movimiento. Parabrahman o el Ser Absoluto en sí emite un rayo de luz divina hacia Mûlaprakriti o el No-Ser Absoluto en sí, esto es, siembra gérmenes, por decirlo de algún modo, que son los arquetipos monádicos que se gestan en el regazo del No-Ser para ser emanados cuando llegue su hora, y una vez lanzados asuman su travesía a través de los diversos planos de la manifestación, siendo asumidos como unidades de vida-conciencia o mónadas por la Gran Mónada o Logos Solar, que se supone pasó por un eónico proceso dual de involución u obscurecimiento y de evolución o esplendor ulterior, interpretados también como descenso monádico y su consiguiente espiritualización.

Estos conceptos no solo han sido el fruto de siglos de especulación de las filosofías del lejano oriente, especialmente de la India, Tíbet, Nepal, Bután y parte de la China, sino que los vemos en las enseñanzas de la Filosofía Clásica Alemana, de manera particular en Hegel que se refirió a una espiritualización de la materia como resultado final de la razón de ser del Absoluto. Muchos se  cuestionarán si el Absoluto es el Dios de las religiones. La respuesta categórica es no, sin embargo no podemos ver el Dios o Deidad que predica la iglesia aislado de esta Realidad.
 
Esto ya dependerá en el actual contexto del tipo de iglesia, pues lamentablemente, las sectas protestantes derivadas de la reforma han llegado a ridiculizarlo a partir de esa simplificación extrema que lo aproxima tanto a los hombres y a la cotidianeidad al extremo de haber afirmado que es un hombre, con lo que le devuelven aquel sentido antropomórfico que tuvo en el pasado a través de mitos y ciertas motivaciones religiosas de arraigo popular muy distantes de la concepción de la filosofía. Recordemos la reevaluación conceptual de Jenófanes respecto al Dios en su visión antropomorfizada, según lo interpretaron las multitudes en la antigua Grecia.
 
De igual modo las tendencias protestantes han decidido asumir de manera literal todos los planteamientos bíblicos, dejando atrás lo que en forma de símbolos, números, símiles e imágenes se expresa en las escrituras, las que pretenden explicar e interpretar de manera muy errónea y simplista. Si bien dicha Realidad no es la Deidad en sí; aunque no lo podemos ver aislado del todo de esa Realidad, si hemos de admitir que es independiente de ella, esto es, en su condición de Absolutidad permanece de manera independiente a la Deidad, a quien le ofreció su independencia a través de la autolimitación de esta última y de su expresión como entidad manifestada.
 
No obstante, esta Deidad tiene sus raíces en Aquella Realidad, y por lo tanto, esta Realidad está más allá de esta Deidad o Dios que los antiguos griegos llamaron Logos, en cuyas dimensiones, por muy extraordinarias que nos parezcan hay límites puesto que se ha manifestado para crear y dar lugar a un universo, un sistema solar, un sistema de mundos, y a todas sus criaturas que viven en el, las que tuvieron un comienzo y han de tener un fin, como también tendrá fin la propia Deidad que los ha traído a la manifestación. La Deidad es la gran mónada universal o la máxima conciencia de nuestro sistema solar, lo que presupone la idea de su evolución hasta haber alcanzado ese grado de desenvolvimiento espiritual.

La siguiente propuesta expresada por la autora de la Doctrina Secreta en el Proemio de su capital obra tal vez pudieran ayudar al lector a percibir de manera un tanto organizada, aunque sin perder la complejidad propia de estos temas lo que intento explicar: “1. Lo ABSOLUTO: el Parabrahman de los vedantinos o la Realidad Una, Sat, que es, como dice Hegel, al mismo tiempo, Absoluto Ser y No-Ser. 2. El Primer Logos: el Logos impersonal, y en filosofía, no manifestado, el precursor del Manifestado. Ésta es la “Primera Causa”, lo “Inconsciente” de los panteístas europeos. 3. El Segundo Logos: Espíritu-Materia, Vida; el “Espíritu del Universo”, Purusha y Prakriti. 4. El Tercer Logos: la Ideación Cósmica, Mahat o Inteligencia, el Alma Universal del Mundo; el Nóumeno Cósmico de la Materia, la base de las operaciones inteligentes de la Naturaleza, llamado también Mahâ-Buddhi. La REALIDAD UNA; sus aspectos duales en el Universo condicionado”.
 
El hecho de que algo que es Absoluto pueda dar lugar a todo lo relativo que se expresa en el Universo, constituye una de las más grandes abstracciones metafísicas, que sin duda, hace aún más complejo, el concepto del Absoluto. Esta complejidad se torna aún mayor cuando tratamos de explicarnos como esa Absolutidad mantiene siempre y por siempre ese estado o condición de Absolutidad a pesar de dar lugar a todo lo relativo, y cómo lo relativo es expresión de Aquella Realidad que permanece intacta, sin fraccionarse, sin dividirse, sin relativizarse, por cuanto, si esto ocurriera dejaría de ser una Absolutidad y se perdería su estado de conciencia-integrada, lo que le es inherente por la eternidad. Hegel en su Lógica, trata de acercarnos a la comprensión de la complejidad conceptual cuando expresó: “Así el contenido de la idea absoluta es también el desenvolvimiento entero de los momentos que tenemos ante nosotros hasta aquí”. De esta forma,  el gran mérito del hombre que a través de la especulación filosófica es capaz de sondear en las profundidades de su existir,  y descubrir que fraccionadamente carece de valor, sin embargo, desde una apreciación como elemento integrador del Uno Ilimitado y Absoluto adquiere ya un valor como parte de ese Todo, y “como momento de la idea”.

 


 [Comentar este tema

Mayo 31, 2017, 10:25:19 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                Algunas ideas sobre Aquello que llamamos Absoluto o Realidad Primaria.
                                                            (Primera parte)
                                              Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


Naples. Estados Unidos.- La Realidad Primaria o Última, esto es, el Absoluto, es el Aquello, el concepto de mayor complejidad y de mayor grado de abstracción en el mundo de la filosofía. Dicha Realidad resulta incomprensible, al menos, de la forma en que el hombre promedio pretende comprenderla. No podemos analizar lo abstracto y eterno desde las limitaciones de lo concreto y de lo temporal. No es con el intelecto que se llega a comprender el real significado de esta abstracción de abstracciones; sino con el desarrollo de la intuición y de la espiritualidad verdadera, la que más allá de ritualismos, plegarias y fórmulas “sagradas”, llega a establecerse en el hombre capaz de educir sus principios espirituales y de fundir su conciencia con la Superconciencia de dicha Realidad.

A esta Realidad Absoluta no se la puede conceptualizar puesto que carece de atributos que permitan caracterizarla, en última instancia negando aquello de lo que carece aparentemente; aunque en el fondo, desde su esencialidad lo tiene todo en sí, es que pudiera esbozarse una conceptualización, la que siempre estaría sujeta a errores y mal interpretaciones por aquellos que se acercan a estos temas buscando con rapidez lo concreto y demostrable cualitativamente.

Se le ha intentado describir a partir de sus dos modos más elementales de expresión, esto es, Ser Absoluto en sí, y No-Ser Absoluto en sí, los que en su interrelación originan por sucesivas diferenciaciones el esbozo del Hijo Cósmico o Divino, categoría que ha sido reconocida en las filosofías orientales del presente como Logos Cósmico Inmanifestado, y que en realidad es el primer reflejo de Aquella Realidad que permanece por la eternidad en su condición de Absolutidad.

Pudiéramos decir que es un estado intermedio entre lo siempre inmanifestado de la Realidad Primaria o Última y el Hijo Cósmico expresado como Vida, es decir, el Logos Cósmico Manifestado, quien es en última instancia el Gran Arquitecto de los antiguos masones, el Demiurgo Creador para Platón, el Verbo que estaba ya desde el principio de San Juan, y el λóγος de los legendarios griegos.

Esta Realidad permanece sin contacto directo con aquello que se expresa en el mundo de las formas a través de la manifestación, esto es, con las cosas del mundo sensible, en el cual solo aparecen expresiones parciales de las realidades que se han concebido de manera arquetípica en el mundo inteligible, esto es, en el mundo de las ideas arquetípicas que han sido “creadas” por dicha Realidad Absoluta.

Resulta difícil tratar de simplificar, o al menos, hacer comprensible algo que está más allá de la comprensión y que no puede conceptualizarse, describirse, ni caracterizarse, por cuanto, carece de atributos objetivos que nos permitan tales propósitos. Esto es pues lo Absoluto, el Aquello, la Única Realidad Autoexistente per se, la Realidad Primaria más allá del alfa y del omega. Es pues ese “Principio Omnipotente, Eterno sin límites, e Inmutable, sobre el cual toda especulación es imposible, porque trasciende el poder de la concepción humana, y sólo podría ser empequeñecido por cualquier expresión o comparación de la humana inteligencia. Está fuera del alcance del pensamiento, y según las palabras del Mândûkya es inconcebible e inefable”, según lo definiera la mística y erudita de origen ruso Helena Blavatsky en el Proemio de su obra Doctrina Secreta, mientras que para Hegel en su Fenomenología del Espíritu: “Lo verdadero es el todo. Pero el todo es solamente la esencia que se completa mediante su desarrollo. De lo absoluto hay que decir que es esencialmente resultado, que sólo al final es lo que es en verdad, y en ello estriba precisamente su naturaleza, que es la de ser real, sujeto o devenir de sí mismo”.

Para Manuel Martínez Méndez, “La Seidad es una Realidad que en sí misma lo contiene todo en potencia, pero no en acto, por tanto emana lo relativo, lo individual, para poder expresar en acto sus propias potencias”. Por lo tanto, ante la imposibilidad de ofrecer una definición conceptual sencilla, amena y didáctica que pueda auxiliar a aquellos que se acercan a estos temas, no me queda otra opción que ofrecer de la forma más clara y precisa posible algunas ideas en torno al concepto más abstracto, más complejo y menos comprendido de la filosofía. Podemos admitir la idea de que esta Realidad se nos expresa – y acá expresión no es sinónimo de manifestación, por cuanto, dicha Suprema Realidad no se manifiesta- a través de sus modos más elementales o sus proyecciones más sutiles, los que han sido llamados en la filosofía occidental, El Ser, es decir, el Sentido o Conciencia; y El No-Ser, Substancia Primordial o Madre Cósmica, aquel elemento del Absoluto que sirve de base o de fundamento a todos los futuros planos objetivos del Universo. Para las filosofías orientales Parabrahman y Mûlaprakriti, que significan, aunque no es precisamente una traducción literal del sánscrito, la Raíz de la Consciencia y La Raíz del Poder, y se han asociado a las polaridades primarias de lo masculino y lo femenino, lo positivo y lo negativo, el Yang y el Yin de las filosofías chinas; pero todas son formas de llamar a estos dos modos más elementales de expresión de Aquella Realidad que intento definir y ante la ausencia de atributos, cualidades o caracteres acudo a sus modos incipientes o elementales de expresión.

(Continuará)


 [Comentar este tema

Mayo 31, 2017, 03:53:57 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                                        ¿Qué quieren los cubanos?
                                           Por el Licenciado Rolando Gallardo Torres.

Escrito publicado originalmente en la página Cuba, democracia y vida que dirige Guillermo Milán en Estocolmo, Suecia. http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=35446

           

Quito. Ecuador.- La República de Cuba se enfrenta a muchos cambios naturales que transforman la fisionomía del régimen. La muerte del líder carismático muestra la doctrina sin rostro soportada por familiares y testaferros pero desprovista del macho cabrío, del otrora “Comandante en Jefe” Fidel Castro. A las puertas de 2018 se vaticina por primera vez en seis décadas un “Castrismo” sin Castros. El General Raúl Castro iniciará un proceso de transición interna, para dejar frente a la presidencia a algún allegado, mientras observa atento desde su magno puesto de Secretario del Partido Comunista de Cuba. Algunos apuntan las posibles disputas internas por el poder entre partidarios del actual vicepresidente Diaz-Canel y el Canciller Rodríguez Parrilla, sumado al recelo de un ejército que verá entrar a civiles a puestos reservados a líderes militares.

En el campo opositor retornan viejas estrategias y se consolidan nuevos proyectos. Rosa María Payá enarbola la lucha de su padre y fortalece su postura alrededor de la convocatoria a un plebiscito, consultarle al pueblo que desea para su futuro. Eliecer Ávila encabeza la iniciativa de la oposición desde las estructuras del régimen y se presenta a las elecciones del Poder Popular, a forma de micro plebiscito. Ambos sondean los deseos de cambio del pueblo cubano. Ante el escenario nacional se impone la pregunta pragmática y sin ataduras ideológicas: ¿Qué quieren realmente los cubanos?

Sin datos a la mano que nos permita dar una respuesta acertada podemos vislumbrar varias posibilidades. Entre las prioridades de cambio se encuentran los que piden elecciones libres, un retorno a la democracia, respeto a los derechos humanos, libertad de expresión y los que reclaman cambios sustanciales en el sistema económico, garantías al sector privado, marco legal seguro a la inversión, espacios a la exportación y libre mercado. Naturalmente están quienes plantean ambas al mismo nivel. Lo que queda claro es que hasta ahora tanto cambios económicos como políticos a la altura de las demandas no se lograrán con el régimen actual.

Pero la masa amorfa, el cubano de a pie, dentro y fuera de Cuba: ¿Qué tienen en sus mentes? Tanto en Cuba como en el Sur de la Florida los cubanos son entes apáticos, espectadores sin criterio claro que ni siquiera se preocupan por el cambio. Dentro de la isla la mayorías prefieren la emigración o la “lucha” como camino al cambio económico personal. En la Florida, casi provincia rebelde de Cuba, tenemos grupitos opositores, grupitos de defensores y miles de indolentes, un fenómeno raro que no pretendo explicar.

Entonces cabe preguntarnos si desde la oposición estamos enfocando bien la cuestión cubana. ¿Qué debemos preponderar en el discurso opositor? ¿El mensaje radical anti sistema? ¿La denuncia frontal contra las violaciones flagrantes de los derechos humanos? O debemos concentrarnos en lo que quieren las masas. Un carro, una casa y una buena mujer se imponen por encima del legítimo reclamo de libertades civiles. ¿Deberíamos hablar más de la PROSPERIDAD ECONÓMICA que de la DEMOCRACIA? El pueblo cubano entiende mucho más de temas prácticos (casa propia, salarios dignos, acceso a bienes materiales, autos a precios justos) que de temas excelsos y elevados como los Derechos Humanos. Llevar el discurso simple y directo a las masas es uno de los 11 principios de la propaganda. ¿Acaso la propaganda opositora está teniendo en cuenta el cumplimiento de tales principios?.

La realidad actual, más allá de la especulación es que no sabemos estadísticamente que quiere el pueblo cubano en las dos orillas. Por mínimo pragmatismo u oportunismo deberíamos hacer un esfuerzo por definir el enigma y sobre el diagnóstico re-encausar los métodos. No nos debe asustar el hecho de encontrar al final del camino que el pueblo de Cuba prefiera mantener el régimen actual si este accede a reformas económicas. A fin de cuentas, el 70 % de los cubanos solo conocen la gestión de los Castros. ¿Qué proponemos de manera tangible los opositores que nos hace una mejor opción que el régimen? Lamentablemente a esta altura del campeonato hay más preguntas que respuestas.

       

Rolando Gallardo es licenciado en historia por la Universidad de La Habana, fue docente en la especialidad de Historia de la Universidad Pedagógica Enrique José Varona de La Habana, y de Historia Antigua y Media del Colegio Universitario San Jerónimo. Igualmente ha cursado estudios de Cultura del Oriente Medio en la Universidad de Selyuk, Turquía. Está radicado en Quito, Ecuador, desde el año 2014, donde se mantiene vinculado a los grupos Alianza Nacional Cubana de Ecuador, ANCE, y Movimiento X Cuba. Es colaborador de la página Cuba, democracia y vida, con sede en Suecia.


 [Comentar este tema


Páginas: [1] 2 3 ... 11

Acerca de mí

Dr. Alberto Roteta Dorado. Cienfuegos, Cuba. Graduado de doctor en medicina, especialista en Medicina General Integral y Pediatría por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara y de Máster en Ciencias, especialista de segundo grado en Endocrinología y de segundo grado en Medicina General Integral por la Universidad Médica de Cienfuegos. Ejerció su profesión de médico por más de veinticinco años en Cuba. Profesor auxiliar de Pediatría y Endocrinología, se dedicó al magisterio por más de veinte años. Ha realizado estudios de filosofía, teología, antropología y teosofía. Presidió en su ciudad natal la Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano” desde 1993 hasta su salida de Cuba en 2014. Actualmente presidente de honor de dicha institución. Dictó conferencias sobre temas martianos y filosóficos en diferentes instituciones cubanas como: Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano”, de Cienfuegos, “Memorial Presidente Salvador Allende”,  de La Habana, entre otras.  Tiene inéditos dos libros de ensayos sobre el sentido de la religiosidad y el pensamiento filosófico de José Martí. Colaborador de medios de prensa como Cubanet, Noticias de Cuba. Ha visitado varios países de América: Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Radicado en Estados Unidos de Norteamérica.





****

 Mensajes: 323
 Temas en blog: 531

    

Categorias


Vistas

49919