FOROFILO
Febrero 25, 2017, 05:30:41 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                           ¿Continuidad o fin definitivo del Correísmo?
                                          Por el Dr. Alberto Roteta Dorado. 15-02-2017

   

Naples. Estados Unidos. A solo unos días para las elecciones en Ecuador, proceso que determinará la continuidad o el fin del correísmo, las expectativas resultan un tanto sombrías y el futuro demasiado impreciso. Todo parece indicar que habrá una segunda vuelta, por lo que la incertidumbre podrá prolongarse.

¿Cómo es posible que un país cuya economía declinó para caer en crisis, y sus índices de desempleo y subempleo se han elevado durante el gobierno de Rafael Correa - de estilo puramente socialista a partir del impulso chavista con su euforia del socialismo del siglo XXI-, esté respaldando una candidatura que será continuadora del estilo asumido por Correa con su revolución ciudadana

Lenín Moreno, presidenciable por el Partido Alianza País, se ha mantenido en el primer lugar de la popularidad, a pesar de la disminución de su puntuación durante el último mes. Una serie de factores le favorecen. En primer lugar  la campaña publicitaria benefició sobremanera al partido oficialista Alianza País, la continuidad como gentilmente le ha llamado Álvaro Novoa. Durante varios meses el presidente Rafael Correa utilizó el espacio y tiempo de sus sabatinas – algo similar a las tribunas antimperialista que tenían lugar en Cuba todos los sábados y que cambiaban de sitio cada semana- para elogiar el proceso de su revolución ciudadana con sus aparentes logros para el país andino, y sus victorias internacionales que le convierten en un “embajador de buenas acciones” ante el mundo.

Lo que no todos saben es que a estas sabatinas asisten centenares de simpatizantes del correísmo que son trasladados de forma masiva desde diversos puntos del país para ser concentrados en el sitio escogido como sede del encuentro del mandatario con sus seguidores. Se estima que el gobierno ha utilizado cifras millonarias durante una década en estas acciones proselitistas.

Desde sus encuentros revolucionarios con su pueblo no solo ha exaltado las bondades de su gobierno – que se supone continúe bajo el mandato de su candidato defendido por el partido Alianza País, Lenín Moreno, y como vicepresidente el actual vicepresidente de la República Jorge Glas-;  sino que atacó continuamente, con ese discurso propio de aquellos sin clase que asumieron el poder por la fuerza y el engaño, a todos los candidatos a la presidencia, los que al propio tiempo son representantes de la oposición, de manera particular a Guillermo Lasso y a Cinthya Viteri,  los más aventajados en los peldaños de la popularidad según las encuestas que desde el pasado noviembre se han venido realizando a través de varias instituciones especializadas.   

El resto de los candidatos presidenciables han tenido que asumir su promoción a través de sus propios medios o con los esfuerzos de sus partidos y movimientos que representan. El binomio Moreno-Glas ha contado con el apoyo del propio gobierno, que según informaciones de fuentes muy confiables publicadas en los diarios más serios y más leídos de Ecuador, han empleado los fondos públicos para su publicidad.

No obstante a esta labor proselitista dentro de la nación Rafael Correa reservó para estas últimas semanas visitas oficiales a países como: Estados Unidos, España e Italia, en los que justamente se encuentra la mayor cantidad de migrantes ecuatorianos, los que de manera oficial podrán ejercer su voto.

De acuerdo con datos del “Taller de Estadísticas de Migración en Ecuador. Realidad, potencialidad y perspectivas”, desarrollado hace solo un año en Quito, entre el 2010 y 2014, se registró un total de 4.568.145 salidas de ecuatorianos desde la nación andina hacia diversos países, principalmente de América y Europa.

Solo en el primer semestre de 2016,  4.788 personas nacidas en Ecuador se radicaron en España – según informe de J. Ceballos, del 29 de diciembre de 2016 en el diario El Universo-  país que cuenta con el mayor número de migrantes ecuatorianos. En Italia se encuentran establecidos 93.300, según datos del fin de 2016.

En Estados Unidos de América -país con la mayor cantidad de ecuatorianos, solo superado por España-  hay más de un millón, los que se han concentrado en Nueva York, más de 300.000, Nueva Jersey, más de 70.000, Connecticut, con más de 120.000, y otros estados como California, Massachusetts, Florida y Maryland.

Correa se reunió con todos los emigrados que se hallan en Estados Unidos, Italia y España. Participó en veladas, actos y pronunció discursos para incentivar los ánimos de los congregados a través de su exaltación hacia las proezas de su revolución ciudadana, algo que no han podido hacer el resto de los candidatos a la presidencia para los comicios del próximo 19 de febrero. 

No solo la favorecida propaganda hacia el candidato del partido oficialista de izquierda Alianza País, ha conspirado contra el resto de los candidatos, sino que han existido otros factores que hemos de considerar, los que han influenciado negativamente, y en cierta medida, han incidido en la actitud del pueblo ecuatoriano respecto al tema de sus elecciones.

No creo que los términos desmotivación y apatía política sean los ideales para referirnos a las reacciones de los ecuatorianos en estos días cercanos a los comicios. En Guayaquil, la ciudad más grande y populosa del país y donde la oposición es extremadamente fuerte, los pobladores acuden de forma voluntaria a marchas multitudinarias y otras acciones de protesta contra el régimen dictatorial de Rafael Correa y como apoyo a su alcalde Jaime Nebot, lo que contradice cierto estado de indiferencia patente entre los quiteños en estos días previos a los comicios. 

Esta es la parte que no se difunde por los medios oficialistas. Es el verdadero sentir del pueblo ecuatoriano a través de una multitudinaria manifestación en contra de la dictadura de Rafael Correa. El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, hace un llamado para poner fin al correísmo.

Más que una apatía, se trata de un fenómeno de incultura política. Todos critican al presidente, miles gritan “fuera Corra, fuera”, pero un por ciento considerable de la población a menos de un mes de las elecciones no había decidido por quien votar y otros ni siquiera si votarían o anularían su planilla. Ya lo expresé en otros escritos, no importa a quien van a elegir, sino de quien van a salir. Lo importante es sacar a Correa para siempre del poder, aun cuando su continuador sea del mismo partido que ha promovido el socialismo del siglo XXI y la revolución ciudadana.

No hay un verdadero poder de determinación en las masas para asumir con firmeza una responsabilidad que adquiere en estos comicios dimensiones extraordinarias. El voto de los ecuatorianos determina el fin o la continuidad del correísmo, lo que equivale a decir socialismo, totalitarismo, dictadura, corrupción, fraudes, robos, malversación, violación, abuso de poderes, economía de recesión, militarización, irreverencia hacia las etnias indígenas, saqueo de los recursos de la tierra.

No obstante, han apoyado a Lenín Moreno, que independientemente a los méritos que lo respaldan - algo que no podemos negar u omitir-, entre los que se destaca su nominación al Premio Nobel de la Paz y sus acciones en pos de los discapacitados y los desposeídos, representa a la izquierda latinoamericana, y responde a las orientaciones bien precisas del dictador Rafael Correa.

Según las encuetas de Cedatos con fecha del pasado ocho de febrero, Lenín Moreno se ha mantenido en el primer lugar, ahora con el 32.3%, seguido por Guillermo Lasso con el 21.5% y Cinthya Viteri con el 14%, mientras que, de acuerdo a los datos de MARKET, el por ciento de Moreno baja a 28.5 y el segundo lugar lo ocupa la Viteri con el 20.2%, mientras que Lasso desciende al tercer puesto con el 18.3%. El militar y político Paco Moncayo se ha mantenido siempre en el cuarto lugar, y el resto de los candidatos solo obtiene insignificantes por cientos en todas las encuestas.

Tal vez ninguno de los candidatos represente el modelo ideal al que aspiran los ecuatorianos tan acostumbrados a fracasos presidenciales, inestabilidad de sus mandatarios, escándalos de sus directivos, expulsiones de presidentes por el propio pueblo, y hasta presidentes “locos” según las confesiones de muchos.

Todos están prometiendo lo inalcanzable. La candidata por el Partido Social Cristiano, Cinthya Viteri,  se presenta como la benefactora y protectora de la nación, anunciando nuevos empleos, reducciones de tarifas de electricidad, obras sociales, ayuda incondicional a la mujer, todo con las mejores intenciones del mundo y no solo como labor promocional, al menos eso parece, pero demasiado ideal y un tanto distante de la posibilidad de poder concretarse como acto.

Guillermo Lasso dará empleos a todos en una nación preocupada no tanto por su futuro sino por su presente, en la que los niveles de desempleo y subempleo son altos, y la pobreza y extrema pobreza ocupan lugares cimeros en la región  - a pesar de las grandezas que difunde la revolución ciudadana-  y tratará de estabilizar a un país que el comunismo ha dejado en las ruinas, pero para esto tendrán que pasar años, tantos que en su posible mandato no verá los resultados.

Lenín Moreno pretende cumplir con el bienestar social, las mejoras en el terreno de la salud, y dar continuidad a su encomiable labor en relación a los discapacitados; aunque reitero, responde al llamado de Rafael Correa, y representa al oficialismo y la continuidad, y lamentablemente, su compañero en la contienda al parecer muestra afición por el enriquecimiento a partir de los beneficios de su cargo. Jorge Glas está siendo acusado de escándalos de corrupción a pesar de la defensa que ha hecho Rafael Correa, para quien todos sus jerarcas están puros en pensamientos y actos.

A esperar pues, el próximo domingo tal vez solo sea el preámbulo, una segunda vuelta será definitoria para un país que necesita salir lo antes posible de las garras del socialismo, aunque lamentablemente, no son del todo conscientes de esto. Por lo pronto: “Fuera Correa, fuera”, como dicen los ecuatorianos.

Fuente:
http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34460



 [Comentar este tema

Febrero 25, 2017, 04:24:08 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

Elecciones en Ecuador. La segunda vuelta es definitoria para el triunfo definitivo de la oposición.
                                       Por el Dr. Alberto Roteta Dorado. 2-02-2017


             

Naples. Estados Unidos. La primera vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador concluyó el pasado domingo 19 de febrero con el triunfo de Lenín Moreno, representante del Partido Alianza País, de tendencia izquierdista, seguido por el líder de la derecha opositora Guillermo Lasso, candidato por el Movimiento CREO-SUMA.

Según las últimas declaraciones de Juan Pablo Pozo, presidente del Consejo Nacional Electoral, con el 98.5% de actas escrutadas hasta las 06:11 de hoy 22 de febrero, el candidato Lenín Moreno, por Alianza País, obtuvo el 39.33%, y Guillermo Lasso, por el Movimiento CREO-SUMA, logró el 28.19%, por lo que la tendencia está establecida, y con el ínfimo por ciento que falta por escrutar no admitiría variación, lo que significa que tendrá lugar una segunda vuelta el próximo dos de abril.

Las elecciones se celebraron con la presencia de observadores de Unasur y de la OEA, entre otras misiones; aunque sin la participación de la Unión Europea, lo que resultó criticado por la oposición y sus invitados a los comicios.

Desde 1979, el presidente y vicepresidente son elegidos en sufragio directo en una misma papeleta. Gana el candidato que haya obtenido más de la mitad de los votos válidos, de lo contrario se recurre a una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados. A partir de 1998 también un candidato puede ser ganador si es que obtiene más del 40 por ciento de los votos, siempre que tenga una diferencia de al menos un 10 por ciento sobre el segundo candidato.

Este primer lugar de Alianza País no significa necesariamente una continuidad del correísmo, la segunda vuelta será definitoria para el verdadero triunfo de la derecha, por cuanto, se supone que los simpatizantes del resto de los candidatos de la oposición se sumen a los seguidores de Guillermo Lasso.

Ya estaba anticipada la posible secuencia del proceso. De acuerdo con los resultados que ofrecieron varias encuestadoras ninguno de los candidatos lograba más del treinta y cinco por ciento, por lo que se esperaba una segunda vuelta.

La candidatura del partido oficialista Alianza País integrada por el binomio Lenín Moreno y Jorge Glas, aspirantes a la presidencia y vicepresidencia respectivamente, se mantuvo en el primer lugar de la preferencia popular según datos de varias encuestadoras. No obstante, fue perdiendo seguidores de manera progresiva en la medida que se acercaban los comicios electorales.

Varios elementos contribuyeron a mantener un primer lugar en la preferencia a pesar del complejo panorama social y político de Ecuador bajo el mandato de Rafael Correa, líder del mismo partido, cuyo gobierno no solo fue perdiendo progresivamente aceptación popular; sino que se ganó el rechazo de los ecuatorianos en los últimos tiempos.

Se sabe que Lenín Moreno contó con el apoyo del gobierno de Rafael Correa, y de manera particular, con una desmedida propaganda hecha por el propio mandatario no solo dentro del país; sino en el exterior. Recordemos que Correa dejó para las últimas semanas visitas oficiales a España, Estados Unidos e Italia, justo los países con el mayor número de migrantes ecuatorianos, con los que se reunió desde la perspectiva de aparentes encuentros fraternales, cuando en realidad el propósito era la promoción para la continuidad del correísmo, ahora no a través de su persona, sino del candidato a la presidencia Lenín Moreno. Para esto acudió a su conocida retórica de resaltar las “bondades” de su revolución ciudadana como parte del proyecto del socialismo del siglo XXI.

Durante el primer semestre de 2016, 4.788 ecuatorianos se radicaron en España – según informe de J. Ceballos, en el diario El Universo-, país que cuenta con el mayor número de migrantes ecuatorianos. En Italia se encuentran establecidos 93.300, según datos del fin de 2016, mientras que en Estados Unidos de América, país con el segundo lugar respecto al número de migrantes ecuatorianos, hay más de un millón, los que se han concentrado en Nueva York, más de 300.000, Nueva Jersey, más de 70.000, Connecticut, con más de 120.000, entre otros estados.

Todos los ciudadanos ecuatorianos radicados en el exterior están obligados a votar, por cuanto, en Ecuador el voto en los comicios electorales, más que un derecho ciudadano, es una obligación que jamás se ha sometido a debate para convertirlo en voluntario, lo que obedece, según varios analistas políticos, al concepto de que no existe en la nación una verdadera cultura política que le permita a sus ciudadanos la opción de votar voluntariamente.

Correa utilizó además su tribuna desde las llamadas sabatinas – encuentros del presidente con sus ciudadanos, algo que tiene lugar todos los sábados, en cuyas movilizaciones se utilizan elevadas cifras de dinero y todos los recursos disponibles para trasladar a cientos de pobladores desde diversas zonas hasta el sitio de reunión, el que resulta siempre cambiante-  para realizar una labor proselitista promoviendo a su partido Alianza País y a su candidato presidenciable.

Otros factores que fueron determinantes en la conquista de ese lugar cimero han sido, en primer lugar, el hecho de haber estado nominado al premio Nobel de la Paz en 2012, algo que no tiene ninguno de los candidatos en sus biografías. Además de ser enviado de la ONU para personas con discapacidad como él, así como haber sido el promotor que encabezó desde el 2008 la campaña de la amabilidad y la alegría, Sonríe Ecuador, cuyo propósito ha sido fomentar y divulgar valores que contribuyan a la cohesión social y al progreso de la comunidad ecuatoriana, y como médico, psicólogo y administrador público, fue el principal gestor de la misión solidaria Manuela Espejo, el primer diagnóstico de la situación de los discapacitados en Ecuador.

Durante su campaña se mostró con "un estilo del diálogo, el estilo de la mano extendida", y prometió mantener el modelo económico de Correa, basado en elevado gasto social y endeudamiento, a pesar del deterioro de los precios del petróleo. Su visión y concepción es mucho más de carácter social que de naturaleza política; pero lamentablemente, responde a los intereses del partido izquierdista Alianza País.

Un análisis del estado de su intención al voto desde julio de 2016 hasta el presente – 8 de febrero de 2017, según los últimos datos- deja ver una progresiva disminución de su popularidad. En julio de 2016, según la encuestadora Perfiles de Opinión, Moreno lograba el 44 por ciento de los posibles votos, seguido por la candidata del Partido Social Cristiano, Cinthya Viteri, con el 16 por ciento, y Guillermo Lasso por la Alianza CREO-SUMA, con el 13 por ciento.

Para septiembre decaía con el 36 por ciento, y ya en octubre entre el 24 y 33 por ciento, lo que se ha mantenido de manera similar hasta el 8 de febrero, que cerró con solo el 28 por ciento, mientras que Viteri y Lasso ascendieron con el 20.2 y 18.3 por cientos respectivamente. Datos que no coinciden en su totalidad de acuerdo a los resultados de otras encuestadoras como Cedatos, en la que logró el 32.3%, seguido por Guillermo Lasso con el 21.5% y Cinthya Viteri con el 14%. El resto de los candidatos solo obtuvo puntuaciones ínfimas, excepto Paco Moncayo que se mantuvo siempre en el cuarto puesto según todas las encuestadoras.

         
Guillermo Lasso, representante del Movimiento CREO-SUMA, se alzó con el segundo lugar.      Su triunfo en la segunda vuelta pondrá fin a una década de dictadura socialista y podría sacar a la nación andina de su crisis actual.

¿Qué factores incidieron para que Lenín Moreno fuera perdiendo de manera progresiva su aceptación como candidato a la presidencia del país a pesar de mantenerse en el primer peldaño?

En primer lugar, su compañero de nómina, Jorge Glas, el actual vicepresidente, quien se ha visto involucrado en los últimos meses en fuertes acusaciones publicadas en diarios panameños, en las que se hacen críticas a su gestión como vicepresidente, en especial tras una publicación en la que se declara que sería mencionado en un informe sobre lavado de activos, y más recientemente, fuentes desde Estados Unidos reportaron que Glas se vio afectado por un escándalo de corrupción a partir de la investigación realizada a ocho funcionarios y exfuncionarios por lavado de dinero y sobornos detrás de contratos con la mayor empresa petrolera del país, la Petroecuador.

Glas ha estado al frente de importantes proyectos en la última década, específicamente en los relativos a cambio de la matriz productiva y sectores estratégicos, los que han sido fuertemente cuestionados respecto a una desmedida corrupción, lo que ha sido denunciado por varias fuentes e instituciones internacionales.

El pueblo ecuatoriano rechaza enérgicamente a Jorge Glas, lo que quedó demostrado cuando se presentó en estos comicios a ejercer su voto y las multitudes le gritaron: “Fuera Correa, fuera”, al asociarlo al primer mandatario y a su corrupto gobierno.

Así las cosas, entre expectativas e incertidumbres, vítores y repudios, consignas de elogios y gritos de rechazo, transcurrieron las elecciones en Ecuador, cuyo momento clímax se alcanzó con una manifestación multitudinaria y una vigilia frente a la sede del Consejo Nacional Electoral, en Quito, la noche y madrugada del 19 y 20 de febrero, ante la sospecha de acciones fraudulentas dirigidas por el gobierno de Correa que beneficiarían al candidato del oficialismo.

El retraso en la información exacta de los resultados, la retención del veredicto final por tres días, la inconsistencia de varias actas, y la denuncia de algunos ciudadanos que al tratar de ejercer su voto ya aparecían registrados como que lo habían hecho, entre otras inexactitudes, son elementos más que suficientes para poner en duda la transparencia del proceso.

De cualquier modo, y siempre con la esperanza de una victoria de la oposición, las elecciones de Ecuador marcan el final de un tenebroso ciclo político – independientemente a cierta estabilidad política, y un grupo de obras sociales que no podemos dejar a un lado-, en el cual, la libertad de expresión ha sido reprimida, los derechos humanos violentados, la prensa libre fue censurada, la economía del país, a pesar de los aparentes logros difundidos por su presidente-economista, se deterioró al extremo, y el desempleo, el subempleo, así como los índices de pobreza y de pobreza extrema se mantuvieron en los primeros lugares de Suramérica.   

Fuente: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34535
 


 [Comentar este tema

Febrero 25, 2017, 04:08:55 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                  Dilema en Ecuador: ACURE Vs. Movimiento X Cuba
La legitimidad de una asociación voluntaria contra la que representa el discurso oficialista

              Domingo, febrero 19, 2017 |  Alberto Roteta Dorado    |  4  comment count
                       FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailPrintFriendly

             

NAPLES, Estados Unidos.- El 15 de mayo del pasado año, en el redondel donde coinciden las avenidas América, Atahualpa y Mariana de Jesús, en Quito, la capital ecuatoriana, justo en el monumento a José Martí, se entonaba el himno nacional de Cuba y se recitaba el simbólico poema de Martí “Yugo y estrella”, a la vez que más de un centenar de cubanos, que de manera anticipada evocaban el aniversario de la muerte del más grande y ejemplar de todos los cubanos, colocaban, cada uno, una rosa blanca. Se hacía así la primera presentación pública del Movimiento X Cuba, un grupo integrado por cientos de cubanos residentes principalmente en Ecuador.

Recientemente el Movimiento X Cuba publicó en su página una petición a todos los candidatos a la presidencia del país, cuyas elecciones tendrán lugar el próximo 19 del presente mes, en relación con la eliminación de convenios de colaboración del personal de la salud, principalmente los médicos, entre los gobiernos de Cuba y Ecuador.

A solo unas horas de la presentación de esta declaración, apareció en dos medios de prensa diferentes un escrito que no solo divulgaba las palabras del doctor Duniel Medina Camejo, presidente del movimiento, sino que ampliaba sus opiniones al respecto. La emisora Radio Martí igualmente transmitía declaraciones de su presidente y vicepresidente, ambos médicos de profesión.

A continuación, las palabras firmadas por el Dr. Medina Camejo.

Quito, 9 de febrero de 2017

A: Candidatos a la Presidencia de la República del Ecuador.

El Movimiento X Cuba y la Comunidad de Profesionales de la Salud radicados en este país, expresamos nuestra preocupación ante criterios xenofóbicos y mal enfocados de algunos candidatos.
Hacemos un llamado de atención, para que logren diferenciar entre los doctores y profesionales de salud cubanos que vivimos en Ecuador, compartimos la misma suerte que el pueblo ecuatoriano, tenemos hijos, esposas y esposos ecuatorianos, tributamos y damos todo nuestro esfuerzo por esta nación, de aquellos que responden a acuerdos entre el gobierno cubano y el gobierno del economista Rafael Correa.
El Movimiento X Cuba y la Comunidad de Profesionales de la Salud, cubanos residentes en Ecuador, apoyamos el cierre de convenios médicos del Sr. Rafael Correa y el régimen de Cuba, que menoscaban las posibilidades de empleo de ciudadanos ecuatorianos y extranjeros que vivimos en Ecuador y somos sustento de familias ecuatorianas. Somos una comunidad que apoya y vamos por el cambio.

Dr. Duniel Medina Camejo

Presidente del Movimiento X Cuba

Al siguiente día la Asociación de Cubanos Residentes en Ecuador ACURE, con representación legal en Ecuador desde 1998, organización que dice representar a los cubanos residentes en la nación andina, respondía con una declaración que publicó en sus páginas, y que por su connotación, dado el carácter agresivo hacia los integrantes del Movimiento X Cuba, merece comentarse.

En primer lugar hemos de aclarar —en plural, porque no solo es mi criterio, sino que estoy representando además a dicho movimiento, que cuenta con miembros en varias provincias de Ecuador, de Cuba, así como integrantes de Estados Unidos e Italia— que la carta no es mal intencionada, ni provocadora como afirman en su declaración.

La idea de excluir a los médicos cubanos de las llamadas misiones o colaboraciones responde a una inquietud generalizada de los profesionales médicos ecuatorianos, y otros de naciones como Cuba y Venezuela principalmente, los que con frecuencia son rechazados de posibles contratos porque los colaboradores del régimen de La Habana en coordinación con el gobierno socialista de Rafael Correa a través de sus proyectos de la revolución ciudadana, ocupan plazas que pudieran ser ofertadas a médicos ecuatorianos o a los de otras nacionalidades que están en condición de migrantes.

Por otra parte, no se trata de un cubano que se hace llamar Movimiento X Cuba, sino del doctor Duniel Medina Camejo, presidente de dicho movimiento, iniciado el pasado mes de abril de 2016, con su primera presentación pública en mayo y con un trabajo sostenido durante estos meses. Recordemos la realización de consultas médicas gratuitas que semanalmente han realizado a necesitados, la donación de medicamentos a personas pobres, la difusión del verdadero acontecer político de Cuba y del mundo a través de las redes sociales, la denuncia de las violaciones a los derechos humanos que diariamente tienen lugar en Cuba, entre otras acciones.

Fueron los miembros del Movimiento X Cuba los que estuvieron presentes, y no los de ACURE, cuando las tropas especiales del dictador Rafael Correa arremetieron contra cientos de cubanos que se manifestaban de manera pacífica para lograr una posible solución a su dramática situación migratoria, actos que culminaron con la deportación de más de un centenar de cubanos que permanecieron encarcelados injustamente por órdenes del prepotente dictador que hoy ACURE pretende defender.

Recordemos que esta organización se muestra tan enérgica en defensa de sus “hermanos cubanos” no respondió a las solicitudes de los más de trescientos migrantes que marcharon pidiendo la legalización de su estatus migratorio.

Otro error en el ataque que hace ACURE a los miembros del Movimiento X Cuba consiste en el concepto que esta organización tiene acerca de que sus integrantes “responden a los intereses de los grupos contrarrevolucionarios radicados en Miami”. Con toda seguridad afirmamos que jamás hemos tenido orientaciones, ideas o propuestas por parte de otras organizaciones. Además de no haber recibido un centavo, ni siquiera otro tipo de estímulo material de parte de los movimientos políticos de la oposición que están en el exilio. El Movimiento X Cuba se ha caracterizado por su sentido de independencia total de cualquier otra propuesta de naturaleza política, independientemente a que existan objetivos comunes: libertad, democracia, inclusión, igualdad, respeto a los derechos humanos, de manera especial a la libertad de expresión y de pensamiento, entre otros.

Los líderes del movimiento ni siquiera coinciden en todos los planteamientos de los grupos opositores, tanto de Cuba como del exilio, lo que valientemente han expresado y publicado en las redes sociales y en medios de prensa. Una de las grandes virtudes del grupo es el hecho de trabajar sin ser asalariados; pero en la anquilosada mente de los comunistas recalcitrantes y dogmáticos no cabe la posibilidad de asimilar la idea de que algunos trabajamos con un sentido altruista.

El Movimiento X Cuba pretende no sólo aglutinar a los exiliados en territorio ecuatoriano y pronunciarse por sus derechos como migrantes, sino también “luchar incansablemente por ver una Cuba libre, trabajar por la unidad de la disidencia y de los cubanos, velar continuamente por nuestros derechos y las causas justas, así como intentar de forma pacífica llevar la patria de la dictadura a la democracia”, según ha declarado desde Quito el doctor Michel Larrondo, vicepresidente del movimiento.

Sus líderes consideran que el Movimiento X Cuba es una nueva idea de inclusión y reconciliación nacional, propuesta que se reafirma en uno de sus objetivos principales: “La reconciliación nacional de todos los cubanos, donde quiera que estén, independientemente de sus concepciones políticas”. Esto le ofrece al grupo una peculiaridad distintiva, que pudiera ser determinante para alcanzar ese sentido de unidad, lamentablemente muy disperso en estos tiempos.

Tres últimas observaciones a ACURE: Primera, es cierto que “el pueblo ecuatoriano es dueño de sus designios”, pero no han expuesto que ese pueblo se manifiesta continuamente y de forma masiva invaden las calles para pronunciarse contra su presidente. Segunda, estamos en el siglo XXI. Su discurso ya ha quedado atrás, la retórica comunista de: orgullo de los cubanos, heroica tierra, profesionales hijos de Martí y de Fidel, herederos de las bellas tradiciones médicas cubanas, utilizarnos con fines espurios y egoístas, es algo así como un estigma remanente de lo que ya no existe. Los comunistas cubanos se quedaron detenidos en el tiempo entre manuales soviéticos y frases del viejo comandante que se les fue. Tercera no utilicen al más grande de los cubanos para su ataque. Es cierto que Martí dijo: “Patria es humanidad”, como han expresado en su declaración. También dijo: “Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras; el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas, y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo, empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse como frenéticos defensores de los desamparados”.

Compartir:
Fuente: https://www.cubanet.org/colaboradores/dilema-en-ecuador-acure-vs-movimiento-x-cuba/


 [Comentar este tema

Febrero 25, 2017, 03:59:24 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

Ecuador, hacia una segunda vuelta de presidenciales
El próximo 2 de abril el oficialismo podría llevarse una desagradable sorpresa

Miércoles, febrero 22, 2017 |  Alberto Roteta Dorado    |

           

NAPLES, Estados Unidos.- La primera vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador concluyó el pasado domingo 19 de febrero con el triunfo de Lenín Moreno, representante del Partido Alianza País, de tendencia izquierdista, seguido por el líder de la derecha opositora Guillermo Lasso, candidato por el Movimiento CREO-SUMA.

Las elecciones se celebraron con la presencia de observadores de UNASUR y de la OEA, entre otras misiones, aunque sin la participación de la Unión Europea. No obstante, una serie de irregularidades caracterizaron al proceso eleccionario, entre las que se destacan el retraso en la información exacta de los resultados, la retención del veredicto final por tres días, la inconsistencia de varias actas, la demora en la entrega de la información de algunas provincias, y la denuncia de ciudadanos que al tratar de ejercer su voto ya aparecían registrados como que lo habían hecho, entre otras inexactitudes; elementos suficientes para poner en duda la transparencia del proceso

Una manifestación multitudinaria y una vigilia frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Quito, la noche y madrugada del 19 y 20 de febrero, ante la sospecha de acciones fraudulentas dirigidas por el gobierno de Correa que beneficiarían al candidato del oficialismo, fue la acción más significativa de estos días de incertidumbre y grandes tensiones.

Ante la presión popular, el CNE se vio presionado a romper el silencio que pretendió establecer el día 21 de febrero, cuando informó la espera de tres días para conocer los resultados definitivos del escrutinio, respondiendo a los principales medios de prensa ecuatorianos y transmitiendo en vivo para toda la nación desde su página.

Según las últimas declaraciones de Juan Pablo Pozo, presidente del CNE, con el 98,5% de actas escrutadas hasta las 06:11 de este 22 de febrero, el candidato Lenín Moreno, por Alianza País, obtuvo el 39,33%, y Guillermo Lasso, por el Movimiento CREO-SUMA, logró el 28,19%, por lo que la tendencia está establecida, y con el ínfimo por ciento que falta por escrutar no admitiría variación, lo que significa que tendrá lugar una segunda vuelta el próximo dos de abril.

Desde 1979, el presidente y vicepresidente son elegidos en sufragio directo en una misma papeleta. Gana el candidato que haya obtenido más de la mitad de los votos válidos; de lo contrario se recurre a una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados. A partir de 1998 también un candidato puede ser ganador si es que obtiene más del 40 por ciento de los votos, siempre que tenga una diferencia de al menos un 10 por ciento sobre el segundo candidato.

Este primer lugar de Alianza País no significa necesariamente una continuidad del correísmo. La segunda vuelta será definitoria para el verdadero triunfo de la derecha, por cuanto se supone que los simpatizantes del resto de los candidatos de la oposición se sumen a los seguidores de Guillermo Lasso.

La candidatura del partido oficialista Alianza País, integrada por el binomio Lenín Moreno y Jorge Glas, aspirantes a la presidencia y vicepresidencia respectivamente, se mantuvo en el primer lugar de la preferencia popular según datos de varias encuestadoras. No obstante, fue perdiendo seguidores de manera progresiva en la medida que se acercaban los comicios electorales.

Varios elementos contribuyeron a mantener ese lugar preferencial a pesar del complejo panorama social y político de Ecuador bajo el mandato de Rafael Correa, líder del mismo partido, cuyo gobierno no solo fue perdiendo su aceptación popular sino que se ganó el rechazo de los ecuatorianos en los últimos tiempos.

Se sabe que Lenín Moreno contó con el apoyo del gobierno de Rafael Correa y, de manera particular, con una desmedida propaganda hecha por el propio mandatario no solo dentro del país sino además en el exterior. Recordemos que Correa dejó para las últimas semanas visitas oficiales a España, Estados Unidos e Italia, justo los países con el mayor número de migrantes ecuatorianos, con los que se reunió desde la perspectiva de aparentes encuentros fraternales, cuando en realidad el propósito era la promoción para la continuidad del correísmo, ahora no a través de su persona, sino del candidato a la presidencia Lenín Moreno. Para esto acudió a su conocida retórica de resaltar las “bondades” de su revolución ciudadana como parte del proyecto del socialismo del siglo XXI.

Todos los ciudadanos ecuatorianos radicados en el exterior están obligados a votar, por cuanto en Ecuador el voto en los comicios electorales, más que un derecho ciudadano, es una obligación que jamás se ha sometido a debate para convertirla en voluntaria.

Correa utilizó además su tribuna desde las llamadas sabatinas —encuentros del presidente con sus ciudadanos, algo que tiene lugar todos los sábados, en cuyas movilizaciones se utilizan elevadas cifras de dinero y todos los recursos disponibles para trasladar a cientos de pobladores desde diversas zonas hasta el sitio de reunión, el que resulta siempre cambiante— para realizar una labor proselitista promoviendo a su partido Alianza País y a su candidato presidenciable.

Otros factores que fueron determinantes en la conquista de ese lugar cimero han sido, en primer lugar, el hecho de haber estado nominado al premio Nobel de la Paz en 2012, algo que no tiene ninguno de los candidatos en sus biografías. Además de ser enviado de la ONU para personas con discapacidad, así como haber sido el promotor que encabezó desde el 2008 la campaña Sonríe Ecuador, cuyo propósito ha sido fomentar y divulgar valores que contribuyan a la cohesión social y al progreso de la comunidad ecuatoriana, y como médico, psicólogo y administrador público, fue el principal gestor de la misión solidaria Manuela Espejo, el primer diagnóstico de la situación de los discapacitados en Ecuador.

Su visión y concepción es mucho más de carácter social que de naturaleza política; pero lamentablemente responde a los intereses del partido izquierdista Alianza País. Según la estimación de algunos analistas, si llega al poder habrá posibilidad de un diálogo con sectores enfrentados con el correísmo en la última década.

Un análisis del estado de su intención al voto, desde julio de 2016 hasta el presente, deja ver una progresiva disminución de su popularidad. En julio de 2016, según la encuestadora Perfiles de Opinión, Moreno lograba el 44 por ciento de los posibles votos, descendiendo al 28 por ciento el 8 de febrero.

¿Qué factores incidieron para que Lenín Moreno fuera perdiendo de manera progresiva su aceptación como candidato a la presidencia del país a pesar de mantenerse en el primer peldaño?

En primer lugar, su compañero de nómina, Jorge Glas, el actual vicepresidente, quien se ha visto involucrado en los últimos meses en fuertes acusaciones publicadas en diarios panameños, en las que se hacen críticas a su gestión como vicepresidente, en especial tras una publicación en la que se declara que sería mencionado en un informe sobre lavado de activos. Más recientemente, fuentes desde Estados Unidos reportaron que Glas se vio afectado por un escándalo de corrupción a partir de la investigación realizada a varios funcionarios por lavado de dinero y sobornos con la mayor empresa petrolera del país.

Glas ha estado al frente de importantes proyectos en la última década, específicamente en los relativos a cambio de la matriz productiva y sectores estratégicos, los que han sido fuertemente cuestionados respecto a una desmedida corrupción, denunciada por varias fuentes e instituciones internacionales.

El pueblo ecuatoriano rechaza enérgicamente a Jorge Glas, lo que quedó demostrado cuando se presentó en estos comicios a ejercer su voto y las multitudes le gritaron: “Fuera Correa, fuera”, al asociarlo el primer mandatario y a su corrupto gobierno.

De cualquier modo, y siempre con la esperanza de una victoria de la oposición, las elecciones de Ecuador marcan el final de un tenebroso ciclo político —independientemente de cierta estabilidad y un grupo de obras sociales que no podemos dejar a un lado—, en el cual la libertad de expresión ha sido reprimida, los derechos humanos violentados, la prensa libre censurada, la economía del país —a pesar de los aparentes logros difundidos por su presidente-economista— deteriorada al extremo, y los índices de desempleo, subempleo, pobreza y de pobreza extrema, quedado entre los primeros lugares de Suramérica.

Compartir:
Fuente:https://www.cubanet.org/colaboradores/ecuador-hacia-una-segunda-vuelta-de-presidenciales/


 [Comentar este tema

Febrero 01, 2017, 01:53:16 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.


                                     JOSÉ MARTÍ, PERIODISTA EXCEPCIONAL, NI ANTIIMPERIALISTA NI SOCIALISTA
                                                                                   Segunda parte.
                                                        ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                                               Dr. Alberto Roteta Dorado, Fort Pierce, Estados Unidos


                                       

                                                               Su visión del socialismo desde su labor periodística
 
Gracias a su trabajo periodístico es que hemos podido conocer sus planteamientos sobre el socialismo. En La América, Nueva York, en abril de 1884, hace referencia al padre de la antropología y la filosofía evolucionista, el teórico social inglés Herbert Spencer, en la primera parte del escrito, y luego a través del subtítulo “La futura esclavitud”, en la segunda parte -la que más se ha difundido por lo polémico del tema-,  es que Martí insistió en los desaciertos de este sistema social.
 
Martí evoca un texto de Spencer dedicado al socialismo, en el que lo define como la futura esclavitud de la humanidad, cuyo título es: “La esclavitud futura”, y forma parte de un grupo de ensayos que publicó Spencer con el nombre: “El individuo contra el estado”, en 1884. Es Spencer, y no Martí, quien se refiere al sistema socialista de esta forma. Martí asume la idea y la frase textual para comentar particularmente sobre este ensayo.
 
En la introducción, José Martí, no solo nos ubica en el tema a tratar, sino que hace gala de su brillantez estilística en el ensayo breve como género:
 
“Por su cerrada lógica, por su espaciosa construcción, por su lenguaje nítido, por su brillantez, trascendencia y peso, sobresale entre esos varios tratados aquel en que Herbert Spencer quiere enseñar cómo se va, por la excesiva protección a los pobres, a un estado socialista que sería a poco un estado corrompido, y luego un estado tiránico. Lo seguiremos de cerca en su raciocinio, acá extractando, allá supliendo lo que apunta; acullá, sin decirlo, arguyéndolo. Pero ¡cómo reluce este estilo de Spencer! No sea ese estilo de púrpura romana de Renán, sino cota de malla impenetrable, llevada por robusto caballero. Muévese su lenguaje en ondas anchas, como las que imprime en el océano solemne un imponente vapor trasatlántico. (…) Se inflama a ocasiones en generoso fuego; pero la llama, que brilla entonces intensa, dura poco. Es un estilo de cureña de artillería, hecho como para soportar las andanadas certeras que desde él dispara el pensamiento. Habla, como otros en cuadros, en lecciones; tanto, que a veces peca de pontífice. Como en una idea agrupa hechos, en una palabra agrupa ideas. Sus adjetivos le ahorran párrafos, El funcionarismo, que tiene intereses comunes, es “coherente”; el público, que anda suelto y se pone raras veces al habla, es “incoherente”. “Agencias” son las fuerzas sociales. Ve el flujo y reflujo periódico de la vida en los pueblos, como un anatómico ve en las venas el curso de la sangre. Escarda cuidadosamente, entre los hechos diversos, los análogos; y los presenta luego bien liados y en hilera, como soldados mudos, que van defendiendo lo que él dice. Anda sobre hechos”.  [3]
 
No obstante, mucho antes, en sus años de juventud, José Martí hizo referencia a las modalidades de socialismo que precedieron al modelo propuesto por Marx, lo que si  conoció muy bien, aunque algunos se empeñen en afirmar lo contrario para justificar la no afiliación de Martí a este sistema. “Todos ellos -refiriéndose a las clases de socialismo- convienen en una base general, el programa de nacionalizar la tierra y los elementos de producción”. Se refirió a la variante de la Icaria cristiana de Cabet, al mutualismo de Prudhomme, al familisterio de Guisa, al Colinsismo de Bélgica, y hasta a  los llamados jóvenes Hegelianos de Alemania, entre los que había militado Marx en sus años mozos.
 
Pero de manera enérgica insistió en su análisis sobre el texto de Spencer dedicado al socialismo, en la idea de que “en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”, y con su peculiar estilo que define, caracteriza, pero no agrede y su inigualable sabiduría, llega a afirmar que el hombre en el socialismo se convierte en esclavo:
 
“De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”.
 
Los siguientes fragmentos del mismo escrito son sugerentes de la postura del Apóstol respecto a sus concepciones sobre el socialismo, lo que está en correspondencia con la actitud asumida  por José Martí:
 
“Teme Spencer, no sin fundamento, que al llegar a ser tan varia, activa y dominante la acción del estado, habría este de imponer considerables cargas a la parte de la nación  trabajadora en provecho de la parte páupera. Y es verdad que si llegare la benevolencia a tal punto que los páuperos no necesitasen trabajar para vivir -a lo cual jamás podrían llegar-, se iría debilitando la acción individual, y gravando la condición de los tenedores de alguna riqueza, sin bastar por eso a acallar las necesidades y apetitos de los que no la tienen”.
 
“Todo el poder que iría adquiriendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, lo iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad en esperanzas y provechos, para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes. Como todas las necesidades públicas vendrían a ser satisfechas por el Estado, adquirirían los funcionarios entonces la influencia enorme que naturalmente viene a los que distribuyen algún derecho o beneficio. El hombre que quiere ahora que el Estado cuide de él para no tener que cuidar él de sí, tendría que trabajar entonces en la medida, por el tiempo y en la labor que plugiese al Estado asignarle, puesto que a éste, sobre quien caerían todos los deberes, se darían naturalmente todas las facultades necesarias para recabar los medios de cumplir aquéllos”.
 
En este extraordinario escrito Martí no solo fue capaz de valorar los desaciertos de este sistema social y modelo económico, sino que con agudeza y visión de futuro supo predecir los males que aquejarían a las naciones como resultante de los vicios  engendrados por dicho sistema. Algo patente en la Cuba de nuestros días, donde se intentó eliminar toda forma de religión, e imponer un materialismo forzado a partir de la declaración del carácter socialista de la revolución cubana que protagonizara el dictador Fidel Castro, en abril de 1961:
 
“Preocupar a los pueblos exclusivamente en su ventura y fines terrestres, es corromperlos, con la mejor intención de sanarlos. Los pueblos que no creen en la perpetuación y universal sentido, en el sacerdocio y glorioso ascenso de la vida humana, se desmigajan como un mendrugo roído de ratones”.
 
Imposible pretender abordar su extensa obra periodística. Me he limitado solo a unos ejemplos representativos que demuestran su grandeza como periodista ejemplar. Acudir a su enseñanza y descubrirle en su real dimensión es nuestro deber. Hagámoslo de manera libre, sin ataduras, sin ideas preestablecidas, dejando a un lado esa maléfica influencia causada por la manipulación comunista, que olvidando a un hombre quasi santo, a un extraordinario, profundo y polifacético pensador, a un humanista sin par, intentan mostrar a medias y de manera tergiversada solo su labor política.
 
Recordarle hoy, no como simple cumplido por motivo de un onomástico, sino como sagrado deber, es algo que como cubanos no podemos dejar de hacer. Imitarle es imposible, intentar aproximarnos a su excelsitud es una utopía;  pero tomar su periodismo como paradigma sí puede ser una realidad, algo muy necesario en estos tiempos; nuestros lectores lo agradecerán por siempre.
 
 -----------------
[1] Martí, J. Obras Completas. T. 10. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pág. 97.

[2] Martí, J. Obras Completas. T. 11. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pp.202.

[3] Martí, J. Obras Completas. T. 15. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pp.387-392.

Publicado inicialmente en:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20JOS%C3%89%20MART%C3%8D%20PERIODISTA%20EXCEPCIONAL....htm


 [Comentar este tema

Febrero 01, 2017, 01:44:56 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas Martianos.

                                      JOSÉ MARTÍ, PERIODISTA EXCEPCIONAL, NI ANTIIMPERIALISTA NI SOCIALISTA
                                                         ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                                             Dr. Alberto Roteta Dorado, Fort Pierce, Estados Unidos


                                               

José Martí, el extraordinario ser que recordamos siempre, aunque de manera especial lo evocamos cada 28 de enero, se graduó de Licenciado en Filosofía y Letras y Licenciado en Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Zaragoza, en 1874; aunque inició y cursó los dos primeros años de ambas carreras en la Universidad de Madrid.
 
Se sabe que ejerció el magisterio como catedrático de varias asignaturas, lo mismo en colegios privados de enseñanza elemental y básica que en centros universitarios, al menos en dos países de Latinoamérica: Guatemala y Venezuela, lo que pudo hacer no solo por sus conocimientos de historia, literatura, gramática, oratoria, idiomas, y especialmente filosofía, amén de sus dotes como comunicador, sino gracias a su título de Licenciado en Filosofía y Letras.
 
Hasta el presente no se conoce que ejerciera la profesión de abogado, como tampoco hay referencias acerca de que estudiara materias o técnicas en relación con el periodismo, la profesión que ejerció con mayor intensidad y que le permitiera subsistir durante su prolongada etapa en los Estados Unidos de América.
 
La gran mayoría de los cubanos ha repetido o escuchado esos inspiradores versos suyos salidos del alma, o leyeron algunas de las fábulas, cuentos o breves historias, que también brotaron de las inmensidades de una infinitud a las que solo los grandes seres pueden llegar, y que el sabio hombre nos entregara en su inmortal “La Edad de Oro”; aunque lamentablemente desconocen su grandeza como ensayista ejemplar, como traductor insuperable y como periodista de excelencia.    
 
Su obra literaria, aunque lamentablemente breve, está escrita en un castellano envidiable, con insuperable estilo, y la exquisitez de un aristócrata, a pesar de aquella humildad que lo caracterizó y le acompañó por siempre. Su incursión en la poesía, la novelística, el teatro, la traducción, la crítica literaria y de arte, el periodismo, y de manera especial en la ensayística, lo convierten en el polifacético escritor de talla excepcional que, sin saberlo, estaba revolucionando con su poesía las letras hispanas, pues José Martí fue un poeta de vanguardia, introductor junto al cubano Julián del Casal, el colombiano José Asunción Silva y el mexicano Gutiérrez Nájera, del modernismo como movimiento literario.
 
Sus “encrespados Versos Libres”, constituyen un modelo desde el punto de vista formal -lo que Martí sabiamente llamó “esencia”-  para la poesía de su tiempo, los que junto a Ismaelillo y Versos Sencillos, integran sus más importantes poemarios, versos que son evocados en nuestros días y figuran en las más importantes antologías de la poesía mundial. Su única novela, “Amistad Funesta” o “Lucía Jerez”, sin ser excepcional, es su novela, escrita con sinceridad y la pasión del hombre joven que de prisa redactaba para cumplir con el pedido de entrega semanal para su publicación en diarios de su tiempo; de ahí su estilo un tanto folletinesco, pero aun así, hay un cuidado en el decir y una precisión en la palabra que la engrandecen y la salvan dentro del género. Su obra para teatro “Amor con amor se paga”, logró ser representada con éxito en México en presencia de su autor.
 
Como ensayista nos dejó trabajos hasta hoy inigualables por su forma. Recordemos sus enormes ensayos dedicados a figuras de la ciencia, de las letras, de la religión, de la política o de la filosofía: Darwin, Edward McGlynn, James B. Alcott, Whitman y especialmente Emerson, su más acabado trabajo en este sentido, amén de los artículos: “Ruinas Indias”, “El Padre Las Casas”, “Tres héroes” y “Un paseo por la tierra de los anamitas”, pertenecientes a “La Edad de Oro”, y por supuesto, “Nuestra América”, sin duda, uno de sus ensayos más extraordinarios, y “Lectura en Steck Hall”, considerados verdaderos paradigmas de este género, no solo en lo formal o estilístico, sino como muestra de una vastedad cultural más allá de cualquier posible pretensión y de una erudición inigualable, de la que hacía derroche.
 
No obstante, a pesar de sus méritos como poeta y ensayista, es en su labor como periodista en lo que pretendo insistir en este aniversario de su nacimiento, fecha que,  lamentablemente,  la dictadura comunista que persiste en Cuba se empeña en arruinar a través de una convocatoria para realizar forzadas marchas en las que se gritan las consignas propias de la retórica del caduco régimen, las que resultan contradictorias con aquella sobriedad, distinción y elegancia que identificaron al genial hombre de Dos Ríos.
   
Pero como el propio maestro dijo hacia el final del siglo XIX, cuando la gran oradora inglesa, la Dra. Annie Besant, visitara los Estados Unidos: “Edúquese lo superior del hombre, para que pueda, con ojos de más luz, entrar en el consuelo, adelantar en el misterio, explorar en la excelsitud del orbe espiritual”, es que me propongo cumplir con este reclamo que hiciera aquel a quien hoy recordamos, lo que haré a través de algunos apuntes que más allá de las tenebrosas marchas, de las ridículas consignas y de la vulgaridad propia del hombre nuevo, puedan contribuir a difundir el mensaje del autor de Versos Libres.
 
Recordemos que como periodista llegó a ser publicado en más de veinte diarios de América. La noticia y la crónica adquirieron elevados matices en sus textos. El crítico y ensayista Pedro Henríquez Ureña, llegó a decir que Martí hizo un “periodismo elevado a un nivel artístico como jamás se ha visto en español, y probablemente en ningún otro idioma”. Mantuvo columnas y secciones en prestigiosas publicaciones como: El Partido Liberal, de México; La Opinión Nacional y la Revista Venezolana, ambas de Venezuela; La Ofrenda de Oro, de New York; La Pluma, de Colombia; La Nación, de Argentina; La República, de Honduras; y de manera especial su joya: La Edad de Oro, la que a pesar de su efímera vida y de su dedicación especialmente para niños y jóvenes, reúne en sus páginas extraordinarios textos dignos de imitar por su estilo. 
 
Justamente un periodismo elevado que llegue a alcanzar  un nivel artístico es lo que nos corresponde hacer a aquellos que nos dedicamos al periodismo en sus diversas modalidades. Hemos de ser muy cuidadosos no solo en los escritos de opinión y analíticos, sino en la entrevista y la noticia, algo que vamos dejando a un lado para dar paso al sensacionalismo y a esa idea de complacer que tanto daño nos está haciendo.
 
Si no queremos estar situados en la línea de la llamada prensa amarilla, aquella que según el destacado escritor y político peruano Mario Vargas Llosa, penetra demasiado en la intimidad y en lo personal para complacer a un público que solo busca el entretenimiento a través de la frivolidad y la superficialidad, entonces hemos de asumir una actitud que, sin llegar a ser distante de aquellos para los cuales trabajamos, no se limite pues a la noticia del momento que de manera rápida se disipa en la inmediatez del tiempo.
 
Por haber sido José Martí tan cuidadoso no solo en sus planteamientos temáticos de carácter social, político, cultural, y hasta científico, sino en su estilo sin igual, es que ha podido trascender hasta nuestros días. Si por un instante pudiéramos separar su legado en el terreno político y literario -algo que resulta imposible- para quedarnos solo con su extensa obra periodística, sin duda, José Martí sigue mereciendo ese sagrado lugar ganado en la historia de la nación cubana y en el mundo.
 
Evoquemos en estos convulsos días en que un republicano asume la presidencia de este país, y aun sin haber comenzado su mandato ya era repudiado por multitudes que han salido a las calles a expresar su inconformidad, unas palabras del llamado Apóstol de Cuba, fruto de su trabajo periodístico como cronista en los Estados Unidos:
 
“Ningún partido político tuvo nacimiento más glorioso que el Partido Republicano de los Estados Unidos, porque ninguno se formó con ambiciones más desinteresadas ni con esperanzas más nobles. La Constitución de este país estaba manchada por un vicio original: había transigido con la esclavitud de una raza. El Partido Republicano se fundó verdaderamente para limpiarla de esa mancha. No se componía sólo de los mejores entre los vivos. Puede decirse que se componía también de los muertos ilustres. Las sombras de Washington, de Jefferson, de Franklin, de Hamilton, presidían sus sesiones, y los grandes antepasados de la libertad norteamericana, tomaban parte en espíritu en la obra de refundición en que el oro puro iba a separarse de la escoria”.
 
Lo que demuestra esa habilidad para transmitir una opinión, y hacerlo con esa elocuencia que lo caracterizó, con conocimiento de causa acerca de la política de un país que no era el suyo, pero que conoció en todos sus detalles por respeto a su labor y a sus lectores, en lo que hemos de imitarle para no caer en la simplicidad y en la reiteración de lo que otros han dicho y pretendemos presentar como nuestro. Solo el estudio profundo del tema que vamos a tratar nos permitirá hacer verdaderas apreciaciones que más tarde podrán pasar a la posteridad y no ser desvanecidas en la transitoriedad de lo efímero.
 
Por estos tiempos se refirió también a la encomiable labor de Abraham Lincoln en la abolición de la esclavitud. En su crónica “Filiación Política. El origen del Partido Republicano en los Estados Unidos”, publicada en el diario La Nación, Buenos Aires, el 6 de noviembre de 1884 expresó:
 
“En 1860, Abraham Lincoln, el más reposado y sereno enemigo de la esclavitud, un hombre de los que se llaman providenciales, porque responden a todas las exigencias del ministerio que les toca, subió al poder por dos millones de votos, y llevó consigo a la famosa Casa Blanca, la bandera del Partido Republicano. Innecesario es recordar la ira del Sur; el rompimiento del pacto, la miserable conducta de Buchanan, el júbilo de Europa por la mutilación del coloso, las vicisitudes numerosas y extraordinarias de la guerra. El 10 de Enero de 1863, usando de una facultad que la más autorizada interpretación del Derecho Constitucional le reconocía, el Presidente de los Estados Unidos, en castigo de rebeldes y por la dictadura suprema de la guerra, proclamó libres los esclavos del Sur. La pintura, la poesía, la elocuencia nos han conservado la imagen de ese Consejo de Gabinete en que Lincoln de pie lee a sus ministros la proclama, escrita por él mismo en ese estilo que la Historia no tiene que alterar, en que las ideas se graban de una vez”. [1]
 
Se trata de un tema político que con precisión y sin ornamentos literarios Martí describe de manera magistral; no obstante acude a los recursos de la narrativa para limar la aspereza del tema, de ahí que intente recrear el momento en que el querido presidente Lincoln proclama la abolición de la esclavitud y exalte la labor de las artes, de manera particular la pintura, la poesía y la oratoria.
 
Por supuesto que no estamos en los tiempos de José Martí; sino en un mundo de hipermodernidad, de continuos y drásticos cambios, de dinamismo y rapidez, de redes sociales e hiperconectividad;  en un convulso contexto en el que un escrito extenso, con ciertas complejidades, con términos rebuscados y con exquisito cuidado en el estilo, corre el riesgo del fracaso; pero no podemos olvidar que no solo tenemos la misión de informar; sino de enseñar y educar, algo que el colosal cubano ejemplar tenía muy bien definido.
 
Una infinidad de diarios, sitios digitales, blogs, revistas, amén de las llamadas redes sociales, nos invaden cada día con una rapidez cada vez mayor; sin embargo la inmediatez de estos duros tiempos no nos debe envolver en una simplicidad carente de ese toque distintivo que como comunicadores debe caracterizarnos.
 
La profundidad al abordar un tema debe ser la meta que hemos de proponernos. Al hacer un planteamiento debemos ser muy cuidadosos, no podemos permitirnos que aparezcan en los medios que tienen la gentileza de admitirnos como colaboradores, cronistas o analistas, imprecisiones o errores conceptuales, algo que tanto ocurre en nuestros días.
 
Es necesario que sepamos ocupar nuestro lugar y que practiquemos la virtud de la humildad, tal como hiciera el Apóstol. Pero la necesidad de ser el centro dejando atrás la sencillez y la modestia, hace que cometamos errores que no resultan enmendables una vez que se publican.   
 
Indudablemente no todos tenemos esa vastedad cultural de aquel hombre continental que se daba el lujo de tratar lo mismo aspectos de la teoría de la evolución de Darwin que de la poesía de Whitman, por lo que hemos de ser selectivos por respeto a nosotros mismos y a nuestros lectores: si no conocemos a profundidad un tema, pues con humildad hemos de dejarlo para que otros lo aborden. No todos podemos ser expertos, analistas o especialistas.
 
Ceder el paso a otros no significa doblegarnos, sino ser inteligentes y asumir posiciones desde concepciones éticas que nos permitan hacer un periodismo de primera, como el que hizo aquel genial hombre, cuyo nacimiento recordamos hoy.
 
Si analizamos las crónicas, ensayos y artículos que José Martí publicó durante su  corta, pero fecunda vida, al menos en este aspecto podemos vislumbrar a un hombre crítico, preciso, enérgico; pero jamás agresivo e hiriente.

En 1890, en la Revista Universal de México,  hizo fuertes críticas a la religión, aunque con medida y justicia, sin burlarse y sin dar lugar al choteo, algo que de manera lamentable resulta tan común en los medios actuales:
 
“La forma atrevida y corrompida desconoce la esencia pura que ha abrumado y ha roído. El cristianismo ha muerto  a manos del catolicismo. Para amar a Cristo, es necesario arrancarlo a las manos torpes de sus hijos”.
 
Solo unos años antes, en 1887, publicó en el diario La Nación, Buenos Aires, con el título: “El monumento de la prensa, los periodistas de Nueva York”, un escrito monumental en el que se refirió al reverendo Edward McGlynn, y a la idea de una necesaria iglesia de nuevo tipo en la que se respetaran las libertades individuales del hombre y donde más allá de los templos existieran puertas abiertas para la verdadera redención y el cultivo del pensamiento de los hombres:
 
“Catedral debiera hacerse, -expresó José Martí- porque los edificios grandiosos entusiasman, conservan y educan; pero no catedrales de ritos, a que los hombres sólo se apegan para salvar su hacienda y privilegios en esta hora obscura, y son, más que catedrales murallas, y más que altares, parapetos; sino una arquitectura nunca vista, donde se consagrara la redención del pensamiento humano y fuese el entrar en ella como en la majestad, y sublimarse en la compañía de los héroes, vaciados en bronce; ¡y las puertas siempre abiertas¡ La libertad debiera ya tener su arquitectura”. [2]
 
Ser más agresivos, acudir de manera recurrente a frases del populacho hasta llegar a la vulgaridad, utilizar ciertos giros que más allá de la justificada ironía se convierten en la burla y la bufonada, no nos hace más críticos, ni más enérgicos en nuestro rol de denunciar la injusticia social y política; contrariamente, nos convierte en esos hombres superficiales de la prensa amarilla que ya he comentado antes, algo muy distante de aquel hombre que “tiene tanto de soldado”, según escribiera el Apóstol al director de La Nación, desde Nueva York, en 1887, refiriéndose a los periodistas.
 
Es cierto que trabajamos para nuestros lectores; lo que no significa que  premeditadamente redactemos para complacerlos sobremanera, sino para mostrarles la realidad del mundo y de manera particular de nuestra nación, pero hacerlo desde la óptica del respeto y siendo muy cuidadosos con el estilo, es decir, con la forma, algo en lo que José Martí fue un verdadero maestro, y le llamó -aunque parezca contradictorio- la esencia.
 
Publicado inicialmente en:
http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20JOS%C3%89%20MART%C3%8D%20PERIODISTA%20EXCEPCIONAL....htm

                     Continuará.


 [Comentar este tema

Enero 28, 2017, 11:57:42 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                                 
                                                            El verdadero José Martí que intentan ocultar.
                                                                        Por Alberto Roteta Dorado.


                                       
                                                           José Martí, obra del cubano Yoandy Carrazana.
                                                             
Fort Pierce. Estados Unidos. José Martí, el más trascendental de los cubanos, nació un día como hoy 28 de enero de 1853. La brevedad de su paso terrenal no impidió que lograra su inmortalidad no solo en su sentido espiritual, en cuyos parajes debe gozar de estados de beatitud como recompensa por sus acciones ejemplares, sino por su trascendencia más allá del tiempo y de las fronteras espaciales.

Los cubanos de verdad le recordamos siempre, y a manera de talismán sagrado acudimos cíclicamente a su mensaje cuando se apodera de nosotros la desesperanza, la inseguridad y el desaliento; pero en días como hoy lo evocamos sobremanera pues su onomástico encierra un significado real y a la vez simbólico.

Real, por cuanto, este día conmemoramos su llegada al mundo. Simbólico porque su advenimiento a la existencia representa el inicio de una etapa definitoria de nuestra nación. Téngase presente que en la historia de Cuba podemos concretar una serie de hechos que marcan nuestro sentido de la nacionalidad e identidad, cuyo referente es un antes y un después de José Martí.

No obstante, tal vez no somos conscientes de su excelsitud. Lamentablemente  las generaciones actuales tan marcadas por el paradigma del hombre nuevo – de lo que no son culpables, por tratarse de una imposición y de una labor mantenida durante décadas por la dictadura comunista- lejos de mostrar una verdadera pasión por su enseñanza, la rechazan al asociarla a la política y a la historia del país a partir de la segunda mitad del pasado siglo hasta el presente.

Solo penetrando profundamente a través del estudio de su obra podremos llegar a la esencia de su pensamiento, muy distante de las doctrinas socialistas impulsadas a partir de 1961 por el dictador Fidel Castro, con la declaración del carácter socialista de la revolución cubana, y continuadas hasta el presente.

Pero al régimen no le conviene que las jóvenes generaciones se interesen por su enseñanza, y lejos de incentivar el estudio de forma libre, han preferido organizar todo una maquinaria burocrática para adoctrinarlos y mostrarles a conveniencia al Martí político – que no podemos desprenderlo  jamás del hombre de gran espiritualidad, del filósofo profundo, del exaltado poeta y del ensayista ejemplar-, cuya imagen modificada han pretendido utilizar como símbolo de la nación cubana.

Para esto se han apoyado de sus hipótesis acerca del pensamiento antimperialista del Apóstol, lo que aún hemos de reinterpretar en su real dimensión de acuerdo al contexto histórico en el que vivió gran parte de su vida en los Estados Unidos, y no a través de frases entresacadas, como la controversial: “viví en el monstruo y conozco sus entrañas”,  por solo citar la más difundida, interpretadas según los cánones del obsoleto comunismo cubano.

Para esto establecieron movimientos juveniles, talleres, círculos y cátedras martianas por doquier, las que son orientadas y supervisadas por las autoridades del régimen dictatorial. Desde la apariencia se intenta mostrar un funcionamiento de todo este engranaje teatral montado, pero en el orden práctico todo es una falsedad con lo que solo se logra vulgarizar su enseñanza.

Pero esto no les pareció suficiente y determinaron crear una sociedad cultural con el nombre del hombre de Dos Ríos, la Sociedad Cultural José Martí, un instrumento político dirigido por la alta jerarquía comunista de Cuba, los que utilizando la figura del doctor Armando Hart, ya muy anciano en el momento de la creación de dicha sociedad, se las agenciaron para tener otra forma de desvirtuar el pensamiento del extraordinario cubano que se inmolara por nuestra nación.

El pasado año  luego de una “consulta” a los miembros del Comité Nacional de dicha sociedad, en cumplimiento a lo establecido en los estatutos de esa organización, y a propuesta de su presidente el Dr. Armando Hart Dávalos, fue electo y designado vicepresidente René González Sehwerert, considerado en Cuba un héroe, pero acusado en territorio norteamericano de espía y agente extranjero no declarado, por lo que cumplió prisión en las cárceles de alta seguridad de Pensilvania y Carolina del Sur.

Con estos directivos, además de otros líderes comunistas como: Eusebio Leal, Abel Prieto, Roberto Fernández Retamar, Carlos Martí y Enrique Ubieta, entre otros, está de más detenernos en analizar el carácter y los propósitos de esta institución que ha estado utilizando el nombre de nuestro Apóstol durante sus veintiún años de existencia, - fundada el 20 de octubre de 1995 - y aunque se insiste en su autonomía, su carácter “no gubernamental” y su misión divulgadora del pensamiento martiano, también han establecido como prioridad  “defender el derecho a la palabra, la crítica, la participación y el debate franco y constructivo dentro y con la Revolución”.

                                       

José Martí. “De cara al sol”, escultura del artista cubano Pedro Suárez, en la Fundación Cultura Oasis Teosófico-Martiano de la ciudad de Cienfuegos. (Foto cortesía del autor)

Son estas autoridades intelectuales de Cuba los que han estado ocultando al hombre que habló de la inmortalidad del alma, de la existencia de vida inteligente en otros mundos y de la infinitud del universo; que defendió la teoría oriental de la reencarnación, que esbozó el camino de las síntesis en la unidad armónica de un concepto unitario de vida; y que también criticó enérgicamente al socialismo defendido por el régimen cubano, que de manera paradójica lo declaró su héroe nacional intentando sepultar su sobrenombre de Apóstol, lo que le aproxima más a la idea de lo místico y lo religioso, y no precisamente a lo político.

Pero estos manipuladores de su pensamiento; aunque omiten gran parte de su mensaje,  no han podido esconder los brillantes conceptos en torno a un socialismo que ellos han proclamado hasta el cansancio y que Martí criticó en su análisis sobre uno de los ensayos de Herbert Spencer cuando expresó: “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del estado. De ser esclavo de los capitalistas, como se  llama ahora, iría a ser esclavo de los funcionarios. Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”.

Como tampoco pueden borrar de su extensa obra sus verdaderas concepciones  acerca de la libertad y la democracia que con precisión expusiera al afirmar: “Un pueblo no es una masa de criaturas miserables y regidas: no tiene el derecho de ser respetado hasta que no tenga la conciencia de ser regente: edúquense en los hombres los conceptos de independencia y propia dignidad: es el organismo humano compendio del organismo nacional. Así no habrá  luego menester estímulo para la defensa de la dignidad y de la independencia de la patria”.

En este crucial momento por el que pasa una nación cada vez más reprimida, acudir a su sabia palabra nos hará comprender y asumir nuestro rol en el rescate de nuestros derechos ciudadanos y libertades mínimas. Tal vez el genial hombre de Dos Ríos tuvo la visión futura para poder vislumbrar desde su tiempo las actuales circunstancias de la patria que tanto amó y por la que luchó con todas sus fuerzas:

“Al realizarse en la vida, las fórmulas se desenvuelven en aplicación, la concurrencia de derechos crea derechos especiales: los sistemas políticos en que domina la fuerza crean derechos que carecen totalmente de justicia, y el ser vivo humano que tiende fatal y constantemente a la independencia y al concepto de lo justo, forma en sus evoluciones rebeldes hacia su libertad oprimida y esencial, un conjunto de derechos de reconquista”.

En momentos como estos se impone no dejarnos influenciar por la histeria masiva de las múltiples marchas a las que ha convocado la Unión de Jóvenes Comunistas, y que de manera obligada han de asistir todos los estudiantes cubanos gritando consignas que nada tienen que ver con el elevado mensaje del verdadero maestro.

Acudir a su enseñanza y descubrirle en su real dimensión es nuestro deber, Hagámoslo de manera libre, sin ataduras, sin ideas preestablecidas, dejando a un lado esa maléfica influencia causada por la manipulación comunista, que olvidando a un hombre quasi santo, a un extraordinario, profundo y polifacético pensador, a un humanista sin par, intentan mostrar a medias y de manera tergiversada solo su labor política.   

 https://www.cubanet.org/colaboradores/el-marti-que-intentan-ocultar/


 [Comentar este tema

Enero 28, 2017, 11:45:40 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                  José Martí. La necesidad de descubrirlo en su real dimensión.
                                                                       Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.

Escrito especialmente para la página Cuba, democracia y vida.org a propósito del aniversario 164 del nacimiento del Apóstol.


                                                   

                                                          http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34256

Fort Pierce. Estados Unidos. Quienes se interesaron y estudiaron con profundidad la obra de José Martí durante la primera mitad del pasado siglo XX no fueron simpatizantes del socialismo, ni marxistas, ni ateos; sino verdaderos intelectuales y  hombres librepensadores, de formación profundamente humanista.

Con esta orientación merece destacarse, al menos, la encomiable labor de tres prominente figuras de las letras, la historia y la filosofía en Cuba. Me refiero a Jorge Mañach, quien además de múltiples ensayos y valoraciones de la obra del maestro, nos dejó para la posteridad una de las más completas biografías de Martí, conocida como: “Martí el Apóstol”. La otra figura que profundizó en el pensamiento del autor de “Versos Libres” fue Medardo Vitier, autor de un texto ejemplar, digno de ser consultado y estudiado, me refiero a “Martí. Estudio integral”, una de las más extraordinarias obras de este tipo, premiado en el año del centenario martiano y publicado luego  por  la comisión nacional organizadora de los actos y ediciones del centenario y del monumento de Martí, libro que jamás ha sido editado en la Cuba comunista de la segunda mitad del siglo XX. El tercero de los investigadores es Don Isidro Méndez, de origen asturiano, aunque radicado en Cuba. A él debemos las primeras recopilaciones de citas organizadas por materias en diferentes temáticas, entresacadas de la obra martiana, en tiempos en que aún no se contaba con suficiente material publicado, así como, de un breve, pero valioso estudio biográfico, no a la altura del que nos dejara Mañach, pero si hecho con rigor y sinceridad.

De estos escritores estudiosos y amantes de la obra del Apóstol, solo es mencionado de manera ocasional Jorge Mañach, quien murió en el exilio.  Lamentablemente no tuvieron la suerte de resultar hombres gratos para el régimen de La Habana, por lo que fueron sepultados para siempre a pesar de ser figuras paradigmáticas en relación con el conocimiento y la valoración de la enseñanza de José Martí.

No haber sido marxistas fue el pecado no solo de estas tres figuras prominentes, sino de muchos que también estudiaron la vida y obra de José Martí, algo que hemos de dejar bien precisado, pues se pretende promover la idea de que el interés por la ejemplar vida y enseñanza del maestro surge con el proceso revolucionario cubano a partir de 1959, lo que constituye otra de las falsedades del régimen. Los ejemplos que he citado, y otros que he omitido por razones de espacio en un breve escrito evocatorio a la figura del maestro en el aniversario de su natalicio, son pruebas más que suficientes para defender la idea de que nuestro José Martí fue estudiado profundamente antes de 1959 y recordado y admirado por miles de cubanos.

Un repaso de los grandes monumentos escultóricos que tratan de perpetuarlo a través de su imagen esculpida nos podrá dar la medida de esa adoración al extraordinario hombre-héroe cubano, y que con contadas excepciones, todas fueron hechas antes de 1959. No incluyo en mi observación los miles de rostros que de forma seriada han sido realizados con la finalidad de que cada centro educacional tenga un busto de Martí, solo me he referido a verdaderos monumentos escultóricos.

Así las cosas, la dictadura comunista cubana que se apropió de bienes ajenos, que censuró a la prensa y otros medios, que llevó al ostracismo a cientos de intelectuales librepensadores, también se apoderó del pensamiento del símbolo de la nación cubana.

Su líder histórico, como se le ha llamado en los últimos tiempos, en 1953, seis años antes de adueñarse de Cuba, y ocho años antes de convertirla en una nación socialista, marxista y atea, fue capaz de burlarse del más grande de los cubanos, del hombre más puro de la raza, como diría la poetisa y ensayista chilena Gabriela Mistral.

Al ser interrogado por motivo de haber dirigido las operaciones de los ataques terroristas a los cuarteles Mocada y Carlos Manuel de Céspedes, en el oriente de Cuba, en tono de burla fue capaz de responder a un abogado respecto a la autoría intelectual de los hechos, afirmando que había sido José Martí, lo que ha pasado a la posteridad como algo “extraordinario” que han utilizado para vincular la imagen del maestro con el más terrible dictador de la historia moderna en el hemisferio occidental.

Pero no solo hizo esta bochornosa declaración, sino que evocó reiteradamente en su autodefensa, durante el juicio del Moncada, la imagen de José Martí: “Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo su fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol”!

Negar que el cruel dictador hubiera estudiado la enseñanza de Martí sería mentir. Sin duda, lo había hecho; pero al parecer no fue capaz de llegar a su esencia, de lo contrario no lo hubiera invocado tanto, por cuanto, hay diferencias abismales entre el pensamiento de ambos, aunque muchos de los fanáticos y serviles “estudiosos” del momento pretenden establecer y defender ciertos lazos entre ambos, lo que constituye una irreverencia hacia aquel que se inmoló por el bienestar de su amada patria.

                                   

Preocupar a los pueblos exclusivamente en su ventura y fines terrestres, es corromperlos, con la mejor intención de sanarlos. Los pueblos que no creen en la perpetuación y universal sentido, en el sacerdocio y glorioso ascenso de la vida humana, se desmigajan como un mendrugo roído de ratones”.  (Monumento a José Martí en Quito, Ecuador, foto cortesía del autor).

Una aproximación a una serie de concepciones políticas de José Martí, algunas  expresadas en los estatutos del Partido Revolucionario Cubano, por el fundado, y otras tomadas de su extensa obra, nos permitirán descubrir su grandeza y su sentido humanista, aun en circunstancias cercanas a una guerra:

“La guerra es inevitable, es necesario vigorizar una guerra que no podemos evitar para acabarla pronto”. (Obras Completas. T. VIII. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 56. Carta a Ramón Emeterio Betances).

“Establecer discretamente con los pueblos amigos relaciones que tiendan a acelerar, con la menor sangre y sacrificios posibles, el éxito de la guerra y la fundación de la nueva república indispensable al equilibrio americano”. (Obras Completas. T. I. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 280. Bases del Partido Revolucionario Cubano).

“La guerra no ha de ser para el exterminio de los hombres buenos, sino para el triunfo necesario de los que se oponen a su dicha”.(Obras Completas. T. I. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 56. Nuestras Ideas. Patria).

“Esta no es la revolución de la cólera. Es la revolución de la reflexión. —Es la única forma, es la única vía porque podemos llegar tan pronto como nuestras necesidades imperiosas quieren, a la realización de nuestros brillantes y enérgicos destinos. —Que, en esto de lo porvenir, la meditación severa y el frío juicio desvanecen los fantasmas que forjan o el interés tímido, o la ignorancia pretenciosa, o el tembloroso miedo”. — (Obras Completas. T. XXI. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág.105).

Sus ideales sobre la democracia, la libertad, la dignidad, la grandeza del hombre, así como la misión de los gobiernos y gobernantes que podemos encontrar en sus obras resultan bien distantes de los aberrantes conceptos del caduco socialismo modificado que persiste en Cuba:

“Un pueblo no es independiente cuando  ha sacudido las cadenas de sus amos; empieza a serlo cuando se ha arrancado de su ser los vicios de la vencida esclavitud, y para patria y vivir nuevos, alza e informa conceptos de vida radicalmente opuestos a la costumbre de servilismo pasado, a las memorias de debilidad y de lisonja que las dominaciones despóticas usan como elementos de dominio sobre los pueblos esclavos. Tienden las clases orales a un altísimo fin: las Repúblicas se hacen de hombres: ser hombre es en la tierra dificilísima y pocas veces lograda carrera”. (Obras Completas. T. VI. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 209).

“La política oportunista, como ahora se llama, pretendiendo erigir en especial escuela lo que no es más que el predominio del buen sentido en la gestión de los negocios públicos, —la política oportunista que no consiste en esperar, ciegamente y a pesar de todo, sino en no impacientarse cuando hay derecho a tener esperanzas, —no puede ser el loco empello de fingir esperanzas allí donde no hay razón alguna que las alimente o autorice. La libertad cuesta muy cara, y es necesario o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”. (Obras Completas. T. XXI. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 106).

Tratar de descubrir su grandeza a través del estudio de su colosal obra es pues nuestro deber. Mientras que las multitudes son forzadas en días como hoy a marchar por las calles y plazas de Cuba como respuesta a una convocatoria hecha por la Unión de Jóvenes Comunistas, quienes premeditadamente elaboran consignas y pancartas, y de manera particular, este 28 de enero intentan consolidar los inexistentes lazos entre el noble héroe cubano y el tirano que recién se les ha muerto, otros podemos hacerle la contrapartida a través del estudio y la profundización de su enseñanza.

Pronto volveremos a evocar a Jorge Mañach, a Medardo Vitier, a Don Isidro Méndez y a todos los que hicieron perdurar la figura y la obra del maestro. Un José Martí despojado de las temibles influencias de un régimen que ha pretendido tergiversar su pensamiento podrá ser presentado a las generaciones que lamentablemente crecieron sin poder apreciarle en su real dimensión

El hombre que se interesó en los conceptos de negación de límites para nuestro universo, en la posibilidad de existencia de vida en otros mundos, en la reencarnación y en la preexistencia y postexistencia del alma, en la inmensidad de un Dios Creador de todo lo existente, en la utilidad de la virtud y en el mejoramiento humano, es el mismo que unificó a los cubanos desde el exilio para asumir con decoro el deber en la contienda del final de siglo diecinueve, y también el que hizo juicios críticos severos sobre el socialismo como sistema social y modelo económico.

Presentarlo sin mutilar ninguna de sus facetas y sin tergiversar su legado es la mejor manera de honrarlo siempre, pero de manera especial en días como hoy que recordamos su advenimiento a la existencia y su paso terrenal por nuestra oprimida patria.

Nota aclaratoria: He tenido la precaución de poner entre paréntesis –algo que no es habitual en este tipo de escritos- las fuentes exactas con la indicación de sus tomos y páginas para que el lector pueda consultar con facilidad el escrito en su totalidad y en su contexto.

 


 [Comentar este tema

Enero 28, 2017, 11:40:50 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                  José Martí. La necesidad de descubrirlo en su real dimensión.
                                                                       Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.

Escrito especialmente para la página Cuba, democracia y vida.org a propósito del aniversario 164 del nacimiento del Apóstol.


                                                   

                                                          http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34256

Fort Pierce. Estados Unidos. Quienes se interesaron y estudiaron con profundidad la obra de José Martí durante la primera mitad del pasado siglo XX no fueron simpatizantes del socialismo, ni marxistas, ni ateos; sino verdaderos intelectuales y  hombres librepensadores, de formación profundamente humanista.

Con esta orientación merece destacarse, al menos, la encomiable labor de tres prominente figuras de las letras, la historia y la filosofía en Cuba. Me refiero a Jorge Mañach, quien además de múltiples ensayos y valoraciones de la obra del maestro, nos dejó para la posteridad una de las más completas biografías de Martí, conocida como: “Martí el Apóstol”. La otra figura que profundizó en el pensamiento del autor de “Versos Libres” fue Medardo Vitier, autor de un texto ejemplar, digno de ser consultado y estudiado, me refiero a “Martí. Estudio integral”, una de las más extraordinarias obras de este tipo, premiado en el año del centenario martiano y publicado luego  por  la comisión nacional organizadora de los actos y ediciones del centenario y del monumento de Martí, libro que jamás ha sido editado en la Cuba comunista de la segunda mitad del siglo XX. El tercero de los investigadores es Don Isidro Méndez, de origen asturiano, aunque radicado en Cuba. A él debemos las primeras recopilaciones de citas organizadas por materias en diferentes temáticas, entresacadas de la obra martiana, en tiempos en que aún no se contaba con suficiente material publicado, así como, de un breve, pero valioso estudio biográfico, no a la altura del que nos dejara Mañach, pero si hecho con rigor y sinceridad.

De estos escritores estudiosos y amantes de la obra del Apóstol, solo es mencionado de manera ocasional Jorge Mañach, quien murió en el exilio.  Lamentablemente no tuvieron la suerte de resultar hombres gratos para el régimen de La Habana, por lo que fueron sepultados para siempre a pesar de ser figuras paradigmáticas en relación con el conocimiento y la valoración de la enseñanza de José Martí.

No haber sido marxistas fue el pecado no solo de estas tres figuras prominentes, sino de muchos que también estudiaron la vida y obra de José Martí, algo que hemos de dejar bien precisado, pues se pretende promover la idea de que el interés por la ejemplar vida y enseñanza del maestro surge con el proceso revolucionario cubano a partir de 1959, lo que constituye otra de las falsedades del régimen. Los ejemplos que he citado, y otros que he omitido por razones de espacio en un breve escrito evocatorio a la figura del maestro en el aniversario de su natalicio, son pruebas más que suficientes para defender la idea de que nuestro José Martí fue estudiado profundamente antes de 1959 y recordado y admirado por miles de cubanos.

Un repaso de los grandes monumentos escultóricos que tratan de perpetuarlo a través de su imagen esculpida nos podrá dar la medida de esa adoración al extraordinario hombre-héroe cubano, y que con contadas excepciones, todas fueron hechas antes de 1959. No incluyo en mi observación los miles de rostros que de forma seriada han sido realizados con la finalidad de que cada centro educacional tenga un busto de Martí, solo me he referido a verdaderos monumentos escultóricos.

Así las cosas, la dictadura comunista cubana que se apropió de bienes ajenos, que censuró a la prensa y otros medios, que llevó al ostracismo a cientos de intelectuales librepensadores, también se apoderó del pensamiento del símbolo de la nación cubana.

Su líder histórico, como se le ha llamado en los últimos tiempos, en 1953, seis años antes de adueñarse de Cuba, y ocho años antes de convertirla en una nación socialista, marxista y atea, fue capaz de burlarse del más grande de los cubanos, del hombre más puro de la raza, como diría la poetisa y ensayista chilena Gabriela Mistral.

Al ser interrogado por motivo de haber dirigido las operaciones de los ataques terroristas a los cuarteles Mocada y Carlos Manuel de Céspedes, en el oriente de Cuba, en tono de burla fue capaz de responder a un abogado respecto a la autoría intelectual de los hechos, afirmando que había sido José Martí, lo que ha pasado a la posteridad como algo “extraordinario” que han utilizado para vincular la imagen del maestro con el más terrible dictador de la historia moderna en el hemisferio occidental.

Pero no solo hizo esta bochornosa declaración, sino que evocó reiteradamente en su autodefensa, durante el juicio del Moncada, la imagen de José Martí: “Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo su fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol”!

Negar que el cruel dictador hubiera estudiado la enseñanza de Martí sería mentir. Sin duda, lo había hecho; pero al parecer no fue capaz de llegar a su esencia, de lo contrario no lo hubiera invocado tanto, por cuanto, hay diferencias abismales entre el pensamiento de ambos, aunque muchos de los fanáticos y serviles “estudiosos” del momento pretenden establecer y defender ciertos lazos entre ambos, lo que constituye una irreverencia hacia aquel que se inmoló por el bienestar de su amada patria.

                                   

Preocupar a los pueblos exclusivamente en su ventura y fines terrestres, es corromperlos, con la mejor intención de sanarlos. Los pueblos que no creen en la perpetuación y universal sentido, en el sacerdocio y glorioso ascenso de la vida humana, se desmigajan como un mendrugo roído de ratones”.  (Monumento a José Martí en Quito, Ecuador, foto cortesía del autor).[/b

Una aproximación a una serie de concepciones políticas de José Martí, algunas  expresadas en los estatutos del Partido Revolucionario Cubano, por el fundado, y otras tomadas de su extensa obra, nos permitirán descubrir su grandeza y su sentido humanista, aun en circunstancias cercanas a una guerra:

“La guerra es inevitable, es necesario vigorizar una guerra que no podemos evitar para acabarla pronto”. (Obras Completas. T. VIII. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 56. Carta a Ramón Emeterio Betances).

“Establecer discretamente con los pueblos amigos relaciones que tiendan a acelerar, con la menor sangre y sacrificios posibles, el éxito de la guerra y la fundación de la nueva república indispensable al equilibrio americano”. (Obras Completas. T. I. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 280. Bases del Partido Revolucionario Cubano).

“La guerra no ha de ser para el exterminio de los hombres buenos, sino para el triunfo necesario de los que se oponen a su dicha”. (Obras Completas. T. I. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 56. Nuestras Ideas. Patria).

“Esta no es la revolución de la cólera. Es la revolución de la reflexión. —Es la única forma, es la única vía porque podemos llegar tan pronto como nuestras necesidades imperiosas quieren, a la realización de nuestros brillantes y enérgicos destinos. —Que, en esto de lo porvenir, la meditación severa y el frío juicio desvanecen los fantasmas que forjan o el interés tímido, o la ignorancia pretenciosa, o el tembloroso miedo”. — (Obras Completas. T. XXI. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág.105).

Sus ideales sobre la democracia, la libertad, la dignidad, la grandeza del hombre, así como la misión de los gobiernos y gobernantes que podemos encontrar en sus obras resultan bien distantes de los aberrantes conceptos del caduco socialismo modificado que persiste en Cuba:

“Un pueblo no es independiente cuando  ha sacudido las cadenas de sus amos; empieza a serlo cuando se ha arrancado de su ser los vicios de la vencida esclavitud, y para patria y vivir nuevos, alza e informa conceptos de vida radicalmente opuestos a la costumbre de servilismo pasado, a las memorias de debilidad y de lisonja que las dominaciones despóticas usan como elementos de dominio sobre los pueblos esclavos. Tienden las clases orales a un altísimo fin: las Repúblicas se hacen de hombres: ser hombre es en la tierra dificilísima y pocas veces lograda carrera”. (Obras Completas. T. VI. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 209).

“La política oportunista, como ahora se llama, pretendiendo erigir en especial escuela lo que no es más que el predominio del buen sentido en la gestión de los negocios públicos, —la política oportunista que no consiste en esperar, ciegamente y a pesar de todo, sino en no impacientarse cuando hay derecho a tener esperanzas, —no puede ser el loco empello de fingir esperanzas allí donde no hay razón alguna que las alimente o autorice. La libertad cuesta muy cara, y es necesario o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”. (Obras Completas. T. XXI. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. Pág. 106).

Tratar de descubrir su grandeza a través del estudio de su colosal obra es pues nuestro deber. Mientras que las multitudes son forzadas en días como hoy a marchar por las calles y plazas de Cuba como respuesta a una convocatoria hecha por la Unión de Jóvenes Comunistas, quienes premeditadamente elaboran consignas y pancartas, y de manera particular, este 28 de enero intentan consolidar los inexistentes lazos entre el noble héroe cubano y el tirano que recién se les ha muerto, otros podemos hacerle la contrapartida a través del estudio y la profundización de su enseñanza.

Pronto volveremos a evocar a Jorge Mañach, a Medardo Vitier, a Don Isidro Méndez y a todos los que hicieron perdurar la figura y la obra del maestro. Un José Martí despojado de las temibles influencias de un régimen que ha pretendido tergiversar su pensamiento podrá ser presentado a las generaciones que lamentablemente crecieron sin poder apreciarle en su real dimensión

El hombre que se interesó en los conceptos de negación de límites para nuestro universo, en la posibilidad de existencia de vida en otros mundos, en la reencarnación y en la preexistencia y postexistencia del alma, en la inmensidad de un Dios Creador de todo lo existente, en la utilidad de la virtud y en el mejoramiento humano, es el mismo que unificó a los cubanos desde el exilio para asumir con decoro el deber en la contienda del final de siglo diecinueve, y también el que hizo juicios críticos severos sobre el socialismo como sistema social y modelo económico.

Presentarlo sin mutilar ninguna de sus facetas y sin tergiversar su legado es la mejor manera de honrarlo siempre, pero de manera especial en días como hoy que recordamos su advenimiento a la existencia y su paso terrenal por nuestra oprimida patria.

Nota aclaratoria: He tenido la precaución de poner entre paréntesis –algo que no es habitual en este tipo de escritos- las fuentes exactas con la indicación de sus tomos y páginas para que el lector pueda consultar con facilidad el escrito en su totalidad y en su contexto.

 


 [Comentar este tema

Enero 25, 2017, 04:59:18 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                             Última ofrenda de Obama a la dictadura castrista.
                                                                            Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.

                                             

Fort Pierce. Estados Unidos. Muchos han comentado sobre el tema. Unos desde la simplicidad de un breve y poco comprometedor marco formal introductorio para dar paso con inmediatez a las opiniones de los que andan en camino o los que pretendían partir; otros con extrema superficialidad por ser desconocedores de los móviles, procedimientos y consecuencias reales de los recientes sucesos – no todos reúnen los requisitos para ser denominados politólogos y analistas a pesar de sus pretensiones para una especulación estéril que muy poco aporta al esclarecimiento de los hechos- ;algunos desde la perspectiva del sensacionalismo “periodístico” que tanto gusta a multitudes que “comparten” hasta el cansancio lo “último que ha salido”.

No han faltado los que de manera inexplicable se muestran conformes con la eliminación de la polémica política de pies secos/pies mojados, y lo peor, desde las comodidades de la tierra de la democracia y las oportunidades les exigen a los cubanos de la isla una responsabilidad de lucha que ellos también eludieron y al parecer lo han olvidado; y por qué no, también están los grandes que con conocimiento de causa y perspicaz visión de futuro se han pronunciado de manera enérgica, y a la vez profunda, contra las acciones del hombre que nos ha decepcionado y que con sus bondades ha complacido demasiado al peor régimen de la historia en el mundo occidental.

Justamente, como ya he consultado algunos de los pocos escritos ejemplares pertenecientes a esta última modalidad – los que con verdadero sentido han interpretado la derogación de dicha política- es que he preferido no comentar hasta el momento acerca del suceso más difundido en los últimos días, solo superado por la muerte del dictador Fidel Castro y el triunfo definitivo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

No obstante, en ocasiones guardar silencio puede ser sinónimo de indiferencia y en el peor de los casos de complicidad, y creo que ningún hombre, independientemente de la fe que profese, de su posición política y de su visión y concepción del mundo, puede permanecer indiferente ante un hecho que frena una de las pocas posibilidades que tenían los cubanos para evadir un régimen social que les persigue, los encadena y los ataca, y por tanto, si son perseguidos políticos a pesar de la percepción que muchos muestran acerca del verdadero motivo por el cual dejaron su patria.

Les guste o no a los que ya pudieron llegar a “tierra firme” y disfrutaron de todos los beneficios que el gobierno estadounidense ofrece a los cubanos emigrantes, la condición de perseguidos políticos es una realidad; aunque ahora se aspire a interpretar desde su posible punto débil como muestra de un despiadado egoísmo propio del “hombre nuevo” que también son, independientemente del lugar donde estén.

Es fácil desde la sombra y los pedestales organizar eventos, ofrecer entrevistas y charlas, y convocar a la lucha a aquellos que son reprimidos cada día por las fuerzas policiales de la dictadura comunista cubana.

Con la derogación de la política pies secos/pies mojados igualmente se frena la esperanza de millones de hombres que quieren salir de una miserable vida, no solo materialmente, sino en espíritu, y la posible proyección de metas alcanzables en un país donde se trabaja hasta el cansancio, en el que la rapidez del curso de la vida lo aísla a veces demasiado, pero donde tienen la oportunidad de realizarse de acuerdo a sus aspiraciones y posibilidades, algo que en Cuba resulta imposible.

Si asumimos que la complicidad es igual a estar de acuerdo, sería un absurdo en las circunstancias actuales, pensar que nos podamos solidarizar con el pronunciamiento de Barak Obama, exceptuando como es lógico a la cúpula de la dictadura cubana, posiblemente los únicos beneficiados, que ahora están celebrando su triunfo a solo unos días de un desfile militar en que gritaban consignas contra el presidente estadounidense que ahora les hace una nueva ofrenda.

Si bien las reacciones que han tenido lugar en torno al tema del hecho han sido contradictorias al extremo, la decisión del presidente Barak Obama lo es también. ¿Cómo ahora asume una actitud que perjudica a los cubanos, quienes son emigrantes en busca de un refugio como consecuencia de las acciones de un régimen dictatorial?

Recordemos  que en septiembre de 2016, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York, durante la septuagésima primera Asamblea General de dicho organismo, el máximo órgano de deliberación de Naciones Unidas propuso fijar la atención en importantes temas entre los que se destacó el desplazamiento de millones de personas como consecuencia de la violencia en el mundo.

Paralelamente a los actos de la Asamblea General, el 20 de septiembre de 2016, el Presidente de los Estados Unidos, acogió la Cumbre de Líderes sobre los Refugiados, en la que convocó a los gobiernos para que anuncien nuevos compromisos importantes en apoyo de los refugiados. Si bien la Cumbre Presidencial se enfocó principalmente en los refugiados, y no en los migrantes, la reunión de la Asamblea General abordó los grandes desplazamientos, tanto de unos como de otros.

En aquella ocasión Obama se refirió a los miles de necesitados que buscan refugio cruzando las fronteras como resultado de los males originados por dictadores y estados frágiles, comprometiéndose con el aporte de $50 millones de dólares para enfrentar los desafíos de los conflictos de migrantes y refugiados del mundo.

¿Qué le faltó pues a Obama para complacer todas las peticiones del tirano Raúl Castro? Muy poco. La eliminación de la Base Naval de Guantánamo, y la supresión del embargo económico, llamado por el régimen “bloqueo”, algo que premeditó – como también fue bien pensada esta acción, que no es resultado de una respuesta a la ligera de última hora; aunque lo parezca-  e intentó concretar objetivamente; pero que al no depender solo de su voluntad, resultó irrealizable, de lo contrario lo hubiera hecho.

Lamentablemente, la despedida del hombre que puso a pensar a los cubanos de varias generaciones después de su sonado discurso en La Habana, y que pretendió descorrer el velo que durante décadas nos separó y nos mantuvo en el aislamiento, termina con la decepción de millones de hombres que tendrán que buscar a partir de ahora nuevas rutas; pero continuarán un éxodo indetenible que se ha mantenido por más de medio siglo, y ni derogaciones de leyes, ni cambios presidenciales, lo van a impedir.

Fuente: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34158


 [Comentar este tema

Enero 24, 2017, 12:58:56 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                                                    Cubanálisis El Think-Tank

                                                        ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                      ELECCIONES DE ECUADOR. ¿CONTINUIDAD O FIN DEL CORREÍSMO? Segunda parte.
                                                                           Dr. Alberto Roteta Dorado.


http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20-%20ELECCIONES%20DE%20ECUADOR.htm

                                           
                                 
                                           El oficialismo desacreditado. Los escándalos de Petroecuador y Odebrecht
 
Los movimientos de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador, (Petroecuador), han provocado un verdadero escándalo, lo que se ha considerado el peor caso de corrupción en la última década, según ha reconocido el propio presidente.
 
Recientemente, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló que en Ecuador la empresa Odebrecht pagó USD 33,5 millones como sobornos a funcionarios del Gobierno. De acuerdo con los informes de los expedientes judiciales, la compañía se benefició por más de USD 116 millones como resultado de sobornos o multas entregadas entre el 2007 y el 2016, justamente durante toda la década que lleva Rafael Correa en el poder. ¿Coincidencia?
 
Los documentos oficiales del Departamento de Justicia de EEUU no detallan nombres de los funcionarios ecuatorianos, de lo que se ha aprovechado Correa para pasar por alto este nuevo escándalo de corrupción, según él, carente de valor y con fines geopolíticos para perjudicar el proceso eleccionario que se avecina.
 
Jorge Glas -actual vicepresidente y candidato a la vicepresidencia en los próximos comicios- ha estado al frente de importantes proyectos en la última década, específicamente en los relativos a “cambio de la matriz productiva” y “sectores estratégicos”, los que han sido fuertemente cuestionados respecto a una desmedida corrupción, lo que ha sido denunciado por varias fuentes e instituciones internacionales.
 
El analista José Ayala Lasso acaba de publicar en El Comercio, el diario más popular de Quito, un excelente análisis en relación con las acusaciones al actual vicepresidente, y de manera general, al corrupto gobierno socialista con su proyecto de revolución ciudadana: “Si se siguieran los normales procedimientos de investigación que se llevan a cabo en países en donde impera la norma del derecho, habría que esperar el pronunciamiento de la justicia para que se conozca la realidad de los hechos, desaparezcan las sospechas y triunfe la verdad. Pero los procesos de fiscalización e investigación están muy desprestigiados en el Ecuador y la justicia no siempre funciona movida por los principios de severidad e imparcialidad. Sería aventurado e injusto afirmar a priori que el señor Glas -refiriéndose al vicepresidente de la república, Jorge Glas, que aspira a su reelección en febrero-  está sumergido personalmente en las corruptelas denunciadas. Eso tendría que ser decidido en los tribunales de justicia, después de llevado a cabo el debido proceso, lapso durante el cual debería gozar de la presunción de inocencia”.
 
                                                            La guerra de la amazonia ecuatoriana
 
El pasado 16 de diciembre varios helicópteros de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, múltiples tanques de guerra, decenas de militares en las calles, y un grupo de camiones de la Fuerza Terrestre acompañados de personal policial invadieron las comunidades de San Juan Bosco y Limón Indanza, con lo que quedaba aislada la provincia de Morona Santiago, ahora convertida en una zona sitiada, lo que algunos han llamado “la guerra en la amazonia ecuatoriana”.
 
La operación militar se dio luego de que el 14 de diciembre un grupo de indígenas de la etnia Shuar, que reclaman el respeto ancestral de sus territorios en Nankints, invadieron  un campamento minero y se enfrentaron a uniformados que custodiaban la zona,  sede del proyecto minero Panantza-San Carlos, coordinado por la empresa china Explorcobres S.A.
 
La declaración de un decreto de excepción en Morona Santiago, que restringe varias libertades, entre ellas las de asociación, información, opinión, de transitar libremente; allanamiento de viviendas; advertencias de movilizaciones de diversos grupos indígenas, entre otros, ha provocado el rechazo total de las comunidades indígenas de la nación al gobierno dictatorial de Rafael Correa, que acaba de extender el estado de excepción por treinta días más.
 
                                                                              La iglesia católica
 
Finalmente quiero destacar un trascendente hecho que han protagonizado los líderes de la religión católica en Ecuador en relación con el proceso eleccionario que se aproxima.
 
La Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) ha tenido que pronunciarse ante el crítico panorama de corrupción en Ecuador. Hace solo unos días han difundido una carta pastoral en la que precisan la postura de la Iglesia Católica respecto a la corrupción y el proceso electoral, cuya asociación de temas resulta llamativa en el momento de tensión que vive el país.
 
En el documento afirmaron que el Ecuador necesita “un pacto por el bien común” y exhortaron a “elegir a aquellos que más se acercan al ideal de sociedad que desde nuestros principios y valores tenemos y deseamos”. De igual modo, insistieron en la necesidad de que se tenga en cuenta los principios morales y los comportamientos democráticos y éticos de los candidatos.
 
En una parte de la misiva, que trata “el compromiso ético”, las autoridades católicas hicieron un llamado a la responsabilidad: “La ética política nos pide a todos, pero muy especialmente a los que rigen los destinos de los pueblos, una conducta moral intachable, especialmente en el ejercicio de la función pública”, lo que está en relación con las sospechas y acusaciones a miembros del actual gobierno y candidatos en las elecciones por el partido oficialista. De igual forma los religiosos insistieron en que “no deja de ser especialmente escandaloso que la corrupción se dé en tiempos en que miles de personas viven en el desempleo, y las familias humildes experimentan graves necesidades”.
 
Pero lo más trascendental, independientemente de la denuncia a la corrupción, ha sido la valentía al expresar de manera tan directa su inconformidad con el gobierno dictatorial de Rafael Correa. En este sentido expresaron: “Una educación de discurso ideológico único y obligatorio contradice la libertad educativa propia de un estado democrático”.
 
Así andan las cosas por estos días en la pequeña y bella nación andina. Salir del correísmo es una necesidad inminente que no solo resultaría beneficioso para un país que ha quedado endeudado, con elevados índices de desempleo y subempleo y con una crisis económica preocupante, entre otros tantos males, sino para Latinoamérica, que sumaría un nuevo país a la lista que ha recuperado sus libertades democráticas y constitucionales al salir del dominio del socialismo del siglo XXI.
 

 


 [Comentar este tema

Enero 24, 2017, 12:48:40 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                                                 Cubanálisis El Think-Tank

                                                        ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                        ELECCIONES DE ECUADOR. ¿CONTINUIDAD O FIN DEL CORREÍSMO? Primera parte.
                                                                           Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                           

Fort Pierce, Estados Unidos.  Solo nos separan unos días para la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador, algo que ocurrirá sin la presencia de Rafael Correa como candidato por primera vez en una década, lo que constituye el mejor incentivo para los ecuatorianos que, lamentablemente, se muestran un tanto fríos en relación al tema de sus elecciones y de manera general con la política de su país. Tal vez una década de correísmo les ha decepcionado sobremanera.
 
Según las opiniones de un grupo de ecuatorianos y cubanos residentes en Ecuador, a los que pude entrevistar entre el tres y el seis de enero, de manera general no hay grandes motivaciones para elegir a un nuevo presidente. La desinformación, desmotivación y apatía política caracterizaron el ambiente de los primeros días del proceso previo a la votación, lo que ha mejorado  actualmente a partir de las propuestas de los candidatos durante su campaña.
 
Para muchos, no importa a quien van a elegir, sino de quien van a salir, y este es el principal tema de los debates previos al inicio de la campaña. La mayoría de los ecuatorianos no quieren más a Correa en el poder; aunque reconocen que los candidatos no reúnen los requisitos para poder asumir el cargo de la presidencia de un país que ha quedado azotado por los efectos de un modelo de revolución ciudadana, proyecto impulsado desde la perspectiva del llamado socialismo del siglo XXI asumido por Rafael Correa.
 
Esta apatía resulta lamentable, pues las próximas elecciones serían definitorias para la salida de Ecuador del pequeño listado de naciones que aun profesan el socialismo en Latinoamérica. De triunfar cualquier candidato de la oposición, ya solo quedarían Bolivia, Nicaragua, Venezuela  y Cuba dentro de la tendencia izquierdista actual. De salir victorioso el representante del oficialismo se prolongaría el correísmo, aunque según las opiniones de algunos de mis entrevistados, se espera que Lenín Moreno proporcione cambios en su momento, lo cual beneficiaría a un país que se ha visto sacudido por los embates de un régimen dictatorial que no solo acabó con su economía, sino que limitó la libertad de expresión, que persiguió a los opositores, que discriminó a los migrantes, y hasta ha agredido a sus propias comunidades indígenas autóctonas.
 
El primer binomio en oficializarse fue el del movimiento oficialista Alianza País, integrado por Lenín Moreno y Jorge Glas, cuya candidatura se ha visto fuertemente golpeada recientemente por una serie secuencial de hechos que, sin duda, han contribuido a la disminución gradual de su popularidad.
 
No obstante, Lenín Moreno se mantiene en el primer lugar de la preferencia para ocupar la presidencia del país. Según los datos de la encuesta presidencial Market, se mantiene al frente de la campaña con un 28.6%, siendo este resultado algo mayor si se le compara con los resultados de Cedatos que lo ubican con un 35.6%, aunque de acuerdo con la encuestadora CMS, desciende a 24.6%. (Todas las fuentes ofrecen datos al finalizar diciembre).
 
¿Por qué ocupa este lugar privilegiado a pesar de la decepción del pueblo ecuatoriano tras una década de socialismo del siglo XXI impulsado desde el proyecto de la llamada Revolución Ciudadana?
 
Hay varios factores que le favorecen. El primero de ellos es el hecho de haber estado nominado al premio Nobel de la Paz en 2012, algo que no tiene ninguno de los candidatos en sus biografías. En segundo lugar, es enviado de la ONU para personas con discapacidad como él. Recordemos que tiene una paraplejia que le impide la deambulación y se ve forzado a permanecer en sillas de ruedas.  El tercer elemento es que fue el promotor que encabezó desde el 2008 la campaña de la amabilidad y la alegría, "sonríe Ecuador",  cuyo propósito ha sido fomentar y divulgar valores que contribuyan a la cohesión social y al progreso de la comunidad ecuatoriana.
 
Lenín Moreno fue vicepresidente de Ecuador en el período entre 2007 y 2013, es decir, de la primera etapa de la revolución ciudadana, cuando aún no existía la inconformidad generalizada del presente respecto a la gestión de Rafael Correa como gobernante, y en la que se impulsaron grandes campañas comunitarias que favorecieron el bienestar de multitudes que durante décadas habían estado olvidadas, lo que sin duda, también constituye otro factor favorecedor para su promoción.
 
Moreno, médico de profesión, además con estudios de psicología y autor de libros de tipo humorístico, fue además el principal gestor de la misión solidaria Manuela Espejo, el primer diagnóstico de la situación de los discapacitados en Ecuador, y gracias a su labor complementó este programa con el pago de un subsidio mensual (USD 240) para el cuidado de personas con limitaciones severas. En 2013 marchó a Ginebra para desempeñarse como enviado especial del secretario de la ONU sobre Discapacidad y Accesibilidad.
 
El enfoque de Moreno es mucho más de carácter social que de naturaleza política; pero lamentablemente, responde a los intereses de Alianza País, partido izquierdista, y está siendo promovido por Rafael Correa, que llegó a la presidencia con bríos de ayudas y transformaciones sociales, que más tarde pasaron a un papel secundario para ceder su sitio a una fuerte radicalización, prohibiciones de todo tipo, incremento de impuestos y un despiadado odio a todo aquel que se apartara de lo que él considerara correcto.
 
Lamentablemente, su compañero de nómina es Jorge Glas, el actual vicepresidente, quien se ha visto involucrado en los últimos meses en acusaciones publicadas en diarios panameños, en las que se hacen críticas a su gestión como vicepresidente, en especial tras una  publicación en la que se declara que sería mencionado en un informe sobre lavado de activos.
 
Como ocurre habitualmente, cuando son atacados los corruptos líderes de la izquierda latinoamericana, se defienden respondiendo que se trata de calumnias para desestabilizar al régimen, o en este caso, al próximo proceso eleccionario.
 
Estos hechos, los que determinaron cierta pérdida de la preferencia según varias encuestas, han incidido en que varios de los representantes de la oposición, aspirantes también a la presidencia para este nuevo período, ganaran en popularidad. En este sentido Guillermo Lasso y Cinthya Viteri han logrado mejorar su  puntuación, aunque no se han acercado a su contrincante.
 
Durante estos días de campaña, la candidatura oficialista o continuadora, como amablemente le llamara el político Jaime Nebot, ha gozado de los privilegios de haber contado con todos los medios de difusión, que han sido fiscalizados por el gobierno de Correa, para su promoción, así como con todos los recursos públicos, a diferencia de sus adversarios, en función de provocar el desbalance y fomentar la decisión electoral.
 
El propio presidente se ha encargado de la campaña publicitaria no solo en Ecuador a través de sus habituales citas de fines de semana, conocidas como sabatinas, en las que se invierten cifras millonarias con el fin de mantener su proyecto de revolución ciudadana, sino en otros países en los que hay cifras considerables de ecuatorianos que deben elegir el próximo 19 de febrero.
 
Su presencia en Nueva York la pasada semana no solo tuvo un fin oficial como gobernante, sino también incentivar a las multitudes que integran la comunidad de ecuatorianos en EEUU, con los que se mostró muy amable, mientras que en la nación andina ha despreciado a la etnia Shuar y los mantiene sitiados y amenazados por sus fuerzas policiales.
 
En los pocos días que quedan para la primera vuelta eleccionaria Correa se ha presentado con los candidatos de Alianza País en actos públicos y en la inauguración de obras  sociales, acciones convertidas en pretexto para recordar las “grandezas” de la revolución ciudadana y garantizar una continuidad del socialismo.
 
                                                                          Otros candidatos

El segundo lugar, con un 22,3%, según resultados de las encuestas de Cedatos, y el 17.4%, de acuerdo con Opinión Pública, aunque según datos de Market, se encuentra en el tercer lugar con el 17.7%, lo ocupa el empresario y político Guillermo Lasso, líder del Partido Creando Oportunidades (CREO), quien ha sido gobernador de Guayas y durante el gobierno de Lucio Gutiérrez se desempeñó como asesor económico y embajador itinerante. Durante las elecciones presidenciales de 2013 fue el segundo candidato más votado, siendo solo superado por Rafael Correa.
 
El Movimiento Político CREO es de tipo centro-derecha, estando integrado por viejos miembros del movimiento UNO, Izquierda Democrática, Movimiento Concertación e integrantes del sector privado nacional.
 
Luego de su derrota en las elecciones, Lasso asumió una actitud radical como  líder de la oposición al gobierno dictatorial de Rafael Correa, destacándose al pronunciarse a través de sólidas opiniones y enérgicas  críticas a través de los medios de comunicación contra el gobierno.
 
En 2014, como respuesta oponente al paquete de enmiendas, fundamentalmente a la enmienda sobre la reelección indefinida de los cargos de elección popular propuestas por Correa, conformó la Coalición Compromiso Ecuador, donde se incluía al propio movimiento CREO y varias agrupaciones políticas y gremiales.
 
Las enmiendas fueron aprobadas por la Asamblea Nacional, -respaldada por los seguidores del régimen dictatorial de Correa- pero incluyéndose una transitoria, la que impide la postulación a la reelección de Rafael Correa en las elecciones presidenciales de 2017, lo que logra salvar al país de su presencia como candidato para un nuevo mandato.
 
Según el líder del movimiento Juntos Podemos, Paúl Carrasco, prefecto del Azuay, en un modelo de transición cuando Guillermo Lasso llegue a la Presidencia de la República “vamos a salir del extractivismo (refiriéndose a la minería) y pasar a un modelo de economía desde la gente, basado en la producción, y que el petróleo se convierta en una reserva para sostener la dolarización”.
 
La candidata por el Partido Social Cristiano (PSC) y el movimiento Madera de Guerrero (MG), es Cynthia Viteri, con el 19,3%, quien se ha referido durante su campaña al incremento de salarios, disminuir impuestos y el costo de la electricidad, tras reconocer la crisis en que se encuentra el país; y lo mejor, que sacará a Ecuador del proyecto del ALBA que fuera promovido por Fidel Castro y Hugo Chávez.
 
Varios movimientos políticos de la Provincia del Guayas -la más poblada del país, con casi cuatro millones de habitantes que representan el 24,5% de la población de la nación-  se han pronunciado en apoyo a Cynthia Viteri y Guillermo Lasso, entre ellos: Salud y Trabajo (MST), Movimiento Emergente Transparencia y Acción Política (META), y Madera de Guerrero, principal aliado del Partido Social Cristiano, que respalda la candidatura de Viteri.
 
Viteri goza de la preferencia de muchos, su defensa de los derechos de la etnia Shuar y su condena a la militarización de Morona Santiago han sido puntos clave para reafirmar su aceptación.
 
Según su opinión, el Presidente Rafael Correa deberá responder “ante la justicia, los reprimidos y sus familiares, por las consecuencias de sus equivocadas decisiones”. La aspirante a la presidencia se refirió igualmente a la represión, las privaciones de libertades, y hasta la muerte, así como al abuso mantenido del poder, la intolerancia y los ataques de soberbia del dictador ecuatoriano.
 
El pasado 10 de enero en el programa radial Ecuadoradio, que se transmite por Radio Quito y Platinum, la candidata dijo que de salir electa, lo primero sería poner la casa en orden. Igualmente se refirió a una serie de medidas entre las que merecen ser citadas: renegociar la deuda pública con los acreedores para bajar intereses y alargar plazos, como una medida para enfrentar la crisis económica;  reducir impuestos como el de salida de capital; el adelanto del impuesto a la renta y los aranceles;  bajar el costo de la energía eléctrica para los sectores productivos y para las familias más necesitadas; convocar a una consulta popular para tratar temas relacionados con la independencia de la justicia; la eliminación de la reelección indefinida, y la pertinencia o no de la Ley de Comunicación, lo que frena el desarrollo y libre expresión de los medios de comunicación, los que según la Viteri, volverán a ser libres.
 
“Este Gobierno ha recibido la mayor cantidad de dinero de la historia”, precisó, "pero se gastaron en publicidad, asesorías, en maquillar la revolución. Empeñaron el oro, le metieron la mano al seguro social".
 
El cuarto lugar lo ocupa Paco Moncayo, quien fuera alcalde de Quito, y ahora se presentará a los comicios en nombre del Acuerdo Nacional por el Cambio, partido de tendencia centroizquierdista, o de izquierda democrática. Moncayo afirmó que se trata de una decisión trascendental de su vida y que trabajará con todo su amor a pesar de que la tarea que asumirá -en caso de salir electo- es dura, pero jamás le ha fallado al país.
 
Según las investigaciones de Market y Cedatos, Paco Moncayo, tiene una aceptación del 14.8% y 6.9%, respectivamente, aunque desciende al 5.1% según la CMS, y de acuerdo con Opinión Pública supera a Viteri para ocupar el tercer puesto con un 7.6%.
 
Moncayo es un político, profesor y ex-militar. Ha sido general del ejército, diputado nacional (1998-2000), alcalde de Quito en dos períodos consecutivos (2000-2004 y 2004-2009), y asambleísta por la provincia de Pichincha (2009-2013). A la par de sus estudios militares se graduó en ciencias internacionales, con especialidad en economía e integración, siendo uno de los representantes del militarismo ilustrado de la nación andina.
 
Se destacó en 1995 luego de que comandara al ejército del Ecuador en la Guerra del Cenepa, en la zona de conflicto hasta la firma del cese al fuego a finales de marzo de 1995. Defendió con éxito las posiciones ecuatorianas amenazadas por la invasión de Perú. En 1998 se retira del Ejército al cumplir el máximo de tiempo que manda la ley y fue electo Diputado Nacional por el partido Izquierda Democrática (ID), siendo el líder del bloque socialdemócrata en el parlamento.  En las elecciones legislativas de Ecuador de 2013 se presentó como candidato a asambleísta por el movimiento Ruptura 25, pero sin éxito. Luego de las elecciones aseguró que seguirá siendo parte de Ruptura. El 24 de septiembre de 2016, tras una convención nacional del partido, celebrada en la ciudad de Quito, se oficializó su candidatura a la presidencia de la República por la Izquierda Democrática.
 
El resto de la nómina de candidatos la conforman Patricio Luquilanda, Washington Pesántez, Iván Espinel y Abdalá Bucaram, todos con una ínfima puntuación, exceptuando a Bucaram que logra estar entre el 3 y 4%.
 
El exceso de candidatos conspira contra la obtención de una cantidad de votos que supere el 40%, requisito indispensable para un triunfo en la primera vuelta de la votación.
 
Hace solo dos meses, el excandidato a la presidencia Álvaro Noboa hacía el último llamado a la unidad de la oposición, lo que hubiera sido definitorio para acabar con el correísmo en una primera vuelta.
 
Noboa, candidato presidencial del movimiento Adelante Ecuatoriano Adelante, pretendía unir a  los candidatos de la oposición con la intención de presentar una sola propuesta, lo que según él, los llevaría a la victoria definitiva que tanto anhela y merece Ecuador.
 
Para esto se basó en los resultados de las encuestas preliminares realizadas, en las que el candidato  Lenín Moreno, ya ocupaba el primer lugar con más de un 20 %, mientras que los cuatro candidatos de la oposición, entre los que se encontraba entonces Noboa, si se unían, alcanzarían más del 40 % necesario para ganar en la primera vuelta de los comicios electorales, pero fracasó en su propuesta y finalmente inscribieron varias candidaturas, toda vez que Noboa renunciara de manera altruista a su gestión individual para optar por la presidencia del país.
 
En el mes de octubre la web de EL COMERCIO, el diario más popular de la nación andina, y que no responde a los intereses del oficialismo, abrió un espacio para permitir a los lectores decir quién era su candidato favorito, como un ejercicio previo a las elecciones. En el sondeo, que no es una encuesta, es decir, no tienen como base una muestra técnica ni geográficamente definida, se precisó que Paco Moncayo y Guillermo Lasso ocuparon el primer lugar de las votaciones, en distintos horarios, aunque Lenín Moreno aparecía en algunos horarios. Al final (16:00 horas), el presidencial de Creo, Guillermo Lasso tuvo un 32,6%, seguido por el candidato del oficialismo Lenín Moreno, que contó con el 30,5% de votos, y por Paco Moncayo, con el 26,6%. Esto sugiere la posibilidad de ciertos sesgos en las encuestas presentadas, aunque hemos de considerar que estos resultados corresponden a octubre y el resto de las fuentes nos ofrecen sus datos al finalizar diciembre.
 
Independientemente de la aparente preferencia de Lenín Moreno, representante del  oficialista partido Alianza País, hay ciertas circunstancias por las que el oficialismo se encuentra desacreditado. Sería interminable analizar en un mismo escrito todos los elementos que han contribuido a la decepción de los ecuatorianos de aquel modelo que propuso el entonces joven presidente, por lo que me limitaré a mencionar los casos de los escándalos de Petroecuador y Odebrecht, así como la agresión a la etnia Shuar y la militarización de la provincia de Morona Santiago, que son los hechos más recientes.


 [Comentar este tema

Enero 24, 2017, 12:31:39 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                   Docentes universitarios emigrantes dictan conferencias en La Universidad de Las Américas de Quito.
                                                                        Por el Dr. Alberto Roteta Dorado. 23-01-2017
                                        Publicado en: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34190

                                             
                                                   

Fort Pierce. Estados Unidos. A solo un mes para la primera vuelta del proceso eleccionario de Ecuador, las primeras elecciones presidenciales de este año en América Latina, la Universidad de Las Américas, uno de los centros de altos estudios más prestigiosos de la nación andina,  convocó a sus docentes y estudiantes de las carreras de periodismo y publicidad para un encuentro especial en el que se profundizaría en el tema del Marketing Político.

Pero lo más significativo de esta tenida universitaria es el hecho de que los conferencistas principales fueran emigrantes procedentes de dos países latinoamericanos que se encuentran bajo la dominación comunista: Cuba y Venezuela, lo que merece ser destacado considerando las actuales circunstancias sociopolíticas de nuestra región.

Se trata del cubano Rolando Gallardo Torres, licenciado en historia por la Universidad de La Habana,  con experiencia docente en la Universidad Pedagógica Enrique José Varona y en el Colegio de San Jerónimo, ambos de la Habana, Cuba, quien profundizara en estudios sobre cultura del Oriente Medio en la Universidad de Selyuk, Turquía, radicado en Ecuador desde el 2014, y Omar Pinto Hernández, quien es licenciado en comunicación y publicidad por la Universidad Alejandro de Humboldt, de Caracas, Venezuela, de la que fue docente, y Máster en Marketing y Publicidad, y asesor de Media Training del alcalde de Sucre, destacada personalidad política de la oposición venezolana, ambos analistas políticos de la Empresa de Marketing Político Strategia Factory, de la ciudad de Quito.

Este evento que tuvo lugar el 18 de enero, entre las diez y treinta de la mañana y una de la tarde, en la capital ecuatoriana, lo han auspiciado la Agencia de Marketing Político Strategia Factory y las autoridades de la Universidad de Las Américas, UDLA, a través de la Facultad de Comunicación y Artes Visuales.

Nuestro compatriota Rolando Gallardo presentó una conferencia con el título: “El juego de tronos del Marketing Político. Escenarios y estrategias de la campaña electoral de Ecuador 2017”, algo que abordó desde la perspectiva completamente académica.

Según su opinión no se trató el tema de quien pudiera ser el mejor candidato o el que más seguidores está teniendo hasta el presente; sino enfocado a las campañas, a las cuestiones técnicas del manejo de las redes, lo que sin duda, influye sobremanera en un proceso eleccionario.

En un ambiente propio para el debate y la reflexión, y considerando las carreras a las que fueron dirigidos los temas, también se refirió al discutido contexto histórico de las victorias de Donald Trump, el Brexit (forma abreviada para explicar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea) y al controversial tema del “No” en Colombia.

Por su parte, el profesor venezolano insistió, desde una visión crítica, en las campañas publicitarias de los candidatos ecuatorianos a la presidencia en relación con los estándares del Marketing Político impuestos por los hitos que ya había tratado en la primera parte Gallardo.

Así las cosas, nuestros jóvenes docentes dejan su impronta al insertarse en los centros universitarios de la nación andina, un verdadero ejemplo del sentido de la praxis continental en momentos cruciales de nuestra historia. 

                                         

FOTO ARRIBA: El profesor cubano, radicado en Ecuador, Rolando Gallardo se refiere a ciertos elementos circunstanciales en el referente histórico de Donald Trump desde la visión del Marketing Político. (Foto cortesía de Rolando Gallardo para la página Cuba democracia y vida.org).

                                           

FOTO ARRIBA: Máster Omar Pinto Hernández, joven docente venezolano, radicado también en Ecuador, presentó la crítica a las campañas publicitarias de los candidatos a la presidencia de este país. (Foto cortesía de Rolando Gallardo para la página Cuba democracia y vida.org).


 [Comentar este tema

Enero 24, 2017, 12:16:02 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                Los verdaderos “paradigmas emancipatorios” en Latinoamérica
                            Aquellos que están ausentes de los “debates” que propicia el régimen cubano en su país

                                           Lunes, enero 23, 2017 |  Alberto Roteta Dorado    |  1  comment count


                                             

FORT PIERCE, Estados Unidos.- Recientemente se desarrolló en La Habana el XII Taller Internacional sobre Paradigmas Emancipatorios “Berta Cáceres Vive”, en memoria de la luchadora y reformadora social de origen hondureño. La cita tuvo lugar en el céntrico Pabellón Cuba.

Dicho evento incluyó una feria con la presentación de “novedades” de la empresa estatal cubana con experimentos de cogestión de los trabajadores, además de mostrar algunos aspectos relacionados con las cooperativas urbanas y rurales y los llamados trabajadores por cuenta propia (sector privado), así como propuestas de responsabilidad social y comunitaria y diseños culturales y estéticos “no mercantilistas”.

Paralelamente a estos temas de naturaleza económica, ha tenido lugar una serie de presentaciones de conferencias y debates teóricos entre los que merece destacarse, no por sus aportes al contexto social real de Cuba, sino por sus contradictorias y poco actualizadas propuestas, el tema “Las claves del antimperialismo y el anticapitalismo hoy: las visiones de Fidel Castro en los nuevos escenarios de lucha”, de Fernando Martínez Heredia, dedicado a los desafíos de América Latina.

Martínez Heredia parte de un análisis de la situación latinoamericana actual, insistiendo en el ascenso al poder de gobiernos de derecha, y lo que él considera su consecuencia, es decir, el papel del “campo popular”.

Lamentablemente, el también ensayista y director del Centro de Investigaciones Culturales Juan Marinello no ha llegado a asimilar el sentido del viraje radical y definitivo que experimenta Latinoamérica en esta segunda década del actual siglo, en la que resulta patente un despertar de sus naciones; hecho que le ha permitido a multitudes de latinos recuperar sus derechos mediante una participación verdaderamente democrática, sin imposiciones, ni acciones fraudulentas tan habituales en los gobiernos de izquierda de la región.

Su visión, sin duda, responde a los intereses de un oficialismo que se ve perdido, y acude a todos los mecanismos posibles para su subsistencia. Esta convocatoria para la inserción de temas de este tipo abordados por intelectuales que representen la caducidad del sistema comunista cubano, es una de las tantas formas a las que acude el oficialismo para promover lo ya inexistente.

Lejos de reconocer el triunfo definitivo de la justicia social a través de la destitución de Dilma Rousseff en el controversial caso de Brasil —algo que el resto del mundo ha admitido, y se insistió ante la comunidad internacional acerca de la legalidad de los procederes utilizados en este sentido—, se lamentó por lo que representó el fin del progreso de la izquierda en el país suramericano, y se refugió en explicaciones muy poco convincentes sobre falta de fundamentos sólidos y a “comentarios superficiales y dogmáticos” acerca del proceso de democratización, no solo en Brasil, sino en México.

Desconozco si Martínez Heredia supo de las marchas multitudinarias que tuvieron lugar en Brasil exigiendo justicia ante los actos de corrupción en los que se vio envuelta la expresidenta de ese país, o si se trata de ocultar la verdad de un fenómeno —tal vez sea en realidad el motivo— que no solo se ha experimentado en Brasil, sino en todos aquellos países de la región que asumieron el socialismo del siglo XXI durante la década anterior, los que actualmente atraviesan por crisis en sus economías como consecuencia de la ineficacia de este modelo social y económico.

Los trabajadores cocaleros acaban de manifestarse en Bolivia en contra de las violaciones constitucionales de Evo Morales. Nicolás Maduro presiona al Tribunal Supremo de Justicia para que deje sin legalidad y reconocimiento a la Asamblea Nacional, a la vez que pone en acción un “Comando Antigolpe” para enfrentar a la Asamblea que lo ha declarado en abandono de su cargo. En Ecuador, Rafael Correa extiende por treinta días más el estado de excepción —proceso de militarización con prohibiciones de diversa naturaleza a la etnia Shuar— en la provincia de Morona Santiago. En Cuba son detenidos los principales líderes de la oposición, incluyendo al doctor Oscar Elías Biscet, candidato al Premio Nobel de la Paz.

Dichas acciones constituyen solamente muestras de la realidad que debió haber incluido en su disertación este investigador cubano, quien pretendió tratar temas esclarecedores en torno a paradigmas emancipadores en América Latina omitiendo hechos como estos, los que reflejan la realidad actual de la región.

Pero lo más significativo de su intervención fue la idea —devenida al instante en profética sentencia ortodoxa— acerca de que “el capitalismo no dispone de un lugar futuro para nosotros”, lo que debe conducirnos a cuestionarnos cual será entonces nuestro lugar en un futuro no tan remoto, pues no creo que dadas las circunstancias políticas, sociales y económicas de la nación cubana exista mucho tiempo para teorizar demasiado respecto a posibles lugares futuros, o modalidades de sistemas que la puedan conducir por caminos que logren salvarla de la debacle total a la que ha llegado, justamente, por empeñarse sus mandatarios a no admitir la posibilidad de cambios radicales, y a salir de una vez de lo que otrora fuera un modelo socialista.

De ser cierta su afirmación, significa pues que habrá que seguir cargando por los siglos de los siglos con nuevas conceptualizaciones, modelos de nuevo tipo, modificaciones del socialismo del siglo XXI, o cualquier otra modalidad extravagante que nos siga envolviendo en los postulados supuestamente ideales que una vez propuso Marx, quien, según Martí, anduvo de prisa y en la sombra, lo que le impidió conocer en el orden práctico las incongruencias inconsistentes de su prototipo de sistema social y modelo económico.

Como era de esperar, no faltaron las evocaciones constantes a aquel que ya no está, para lo que acudió, mediante la reiterativa y ya cansada retórica comunista, a hechos que protagonizara el dictador Fidel Castro como la organización de las milicias populares, la campaña de alfabetización, el intercambio comunicativo con las masas, la lucha por el poder y el papel de las instituciones en función de las personas.

Los organizadores del evento no han de tener bien precisado el significado real del término emancipación —de donde deriva emancipatorios—, el cual significa liberación, ruptura de ataduras, desprendimiento del servilismo, salida de la esclavitud, lo que debe considerarse para nuevas propuestas en el contexto de una nación que se encuentra atada.

La manipulación por parte del régimen dictatorial de La Habana, la ausencia de libertades expresivas y de creación, el incremento marcado de la represión, la necesidad de mostrar un poder perdido y de aferrarse en un intento final de supervivencia, son hechos que impiden la realización de eventos en los que se puedan presentar los verdaderos “paradigmas emancipatorios” en Latinoamérica.

Compartir:

Fuente: https://www.cubanet.org/colaboradores/los-verdaderos-paradigmas-emancipatorios-en-latinoamerica/


 [Comentar este tema

Enero 18, 2017, 12:03:19 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                              LA CRISIS VENEZOLANA Y EL CONTROVERSIAL CONFLICTO COLOMBIANO.
                                                                                           Segunda parte.
                                                                                 Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                               

El controversial conflicto colombiano
 
Si de grandes acontecimientos políticos se trata, el segundo lugar en América Latina lo ocupa Colombia, solo superada por Venezuela, dada su especial condición que ha llevado a esta última nación a un lamentable estado de caos.
 
¿Por qué Colombia sobresale en el contexto de la amplia región que José Martí definiera como “Nuestra América”? Hay al menos tres aspectos que hacen trascendente a Colombia, no solo en al actual momento, sino para la posteridad.
 
El primero es la firma de los acuerdos de paz, luego de un largo proceso que se extendió desde octubre de 2012 hasta agosto de 2016, con lo que se lograba en La Habana, ciudad donde se desarrollaron las sendas rondas de negociaciones, el posible alcance de la paz.
 
Desde el 18 de octubre de 2012 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, comenzaron en La Habana una serie de rondas de diálogos con la intención de poner fin al mayor conflicto armado en esa nación, cuyo proceso de lucha se ha extendido por más de medio siglo.
 
Las negociaciones han estado fundamentadas en un acuerdo general para la culminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Ambas delegaciones lograron acuerdos en temas como reforma rural integral, participación política, combate a las drogas ilícitas, y víctimas.
 
El acuerdo de paz a partir del cese al fuego y el desarme definitivo de sus Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) finalmente fue alcanzado el 23 de junio en La Habana, lo que marcó el comienzo de una nueva etapa de nuevas conversaciones. Estas acciones dieron lugar a una reconciliación nacional, que incluye medidas radicales relacionadas con las sentencias para los responsables de los crímenes durante estos años.
 
El pasado mes de agosto se pensó que terminaría definitivamente el extenso proceso, lo que se ha visto limitado por el resultado del plebiscito recién celebrado en Colombia, con el que se perdía parte de los esfuerzos de todo este tiempo al obtenerse la mayoría de votos con un “No” a los acuerdos del trato de paz.
 
El segundo hecho que le ofrece un protagonismo a Colombia es el Premio Nobel de la Paz con el que se ha distinguido al presidente Juan Manuel Santos, lo que ha sido motivo de fuertes críticas y de grandes cuestionamientos, entre los que se distingue el lógico planteamiento de una condecoración de esta naturaleza al mandatario de un país que ha mantenido uno de los dramas más prolongados de la historia del continente, una lucha  guerrillera que ha costado la vida a más de 200,000 personas, de las que más del 80% corresponden a la población civil, además de centenares de secuestros, miles de desplazamientos forzados y abusos mantenidos contra mujeres y niños.
 
El Comité del Nobel del Parlamento Noruego prefirió en esta ocasión distinguir a Juan Manuel Santos por su labor encaminada a solucionar de una forma pacífica el mayor conflicto de la región, algo que se lograba recientemente tras la firma de los acuerdos de la paz, decisión que se había tomado previa al plebiscito popular que la rechazara.
 
Estemos de acuerdo o no, hemos de admitir que Santos cumplía con algunos de los requisitos establecidos por Alfred Nobel en su testamento respecto a que fuera otorgado a quienes se destaquen en acciones relacionadas con “la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”, estos dos últimos aspectos, sin duda, los considerados para poder condecorarlo.
 
El hecho de que Santos no obtuviera la aceptación de su pueblo respecto al acuerdo de paz no significa que su gestión por alcanzar el acuerdo sea un fracaso; al final se llegó a un entendimiento entre ambas partes, lo que significa “promoción de estados de paz” y lo establece el testamento de Nobel, por el que se supone se guíen las autoridades encargadas de distinguir a los candidatos. Esto presupone la desaparición o reducción de los ejércitos existentes en los territorios colombianos, lo que también está incluido en las normativas para poder justificar la honorable distinción.
 
No obstante, luego de todo el proceso de comunicación oficial, preparación y recibimiento del premio, han salido a la luz algunos aspectos que ponen en duda el procedimiento por parte de las autoridades encargadas de decidir la entrega del Nobel.
 
Kullmann Five, presidenta del Comité Noruego del Nobel, insistió en el papel de Noruega como país garante, así como alentar la búsqueda de la paz, al referirse a la distinción de Santos. Pero según algunas opiniones, el verdadero motivo de la dudosa distinción es de naturaleza económica, y de manera particular la explotación petrolera en la nación suramericana, lo que ha contado con la aprobación de su presidente.
 
Kullmann Five fue vicepresidenta del consejo de Statoil, la mayor empresa petrolera noruega, entre 2003 y 2007, antes de ocupar la presidencia del Comité del Nobel de la Paz. El gobierno noruego, cuya misión como garante en las negociaciones de paz juega un papel determinante, posee la mayor parte de las acciones de la empresa a la que, en 2014, bajo el gobierno de Juan Manuel Santos, se concedió una licencia de exploración en las aguas territoriales colombianas del mar Caribe.
 
“Ya no sorprende descubrir que las personas y países que toman parte en el proceso de paz en Colombia tienen vínculos con compañías petroleras con importantes intereses en el país, que dependen de las concesiones y licencias del gobierno de Santos”, ha declarado Lia Fowler, periodista estadounidense, ex agente especial del FBI.
 
De cualquier modo, ya el premio fue otorgado. El presidente Santos -a diferencia del irreverente músico y no escritor Bob Dylan, galardonado injustamente con el de literatura-, fue a recibirlo y lo ha dedicado a las víctimas del conflicto. Tal vez sea este un incentivo, más que simbólico, práctico, para continuar en la lucha por el logro definitivo de una paz estable y duradera en Colombia, a lo que ha hecho referencia Santos en su profundo y convincente discurso en la ceremonia de premiación en Oslo, Noruega:
 
“El pueblo de Colombia (…) está haciendo posible lo imposible. La guerra que causó tanto sufrimiento y angustia a nuestra población, a lo largo y ancho de nuestro bello país, ha terminado. Al igual que la vida, la paz es un proceso que nos depara muchas sorpresas”. (…) “Con este acuerdo -como dispuso Alfred Nobel en su testamento- comienza el desmantelamiento de un ejército -en este caso un ejército irregular- y su conversión en un movimiento político legal. Con este acuerdo podemos decir que América -desde Alaska hasta la Patagonia- es una zona de paz”.
 
El tercer aspecto a considerar respecto a la trascendencia de Colombia en el contexto político de Latinoamérica es la realización de un plebiscito para consultar al pueblo sobre su acuerdo con las disposiciones en relación con los tratados de paz ¿Cómo es posible que un país rechace un acuerdo, que se supone le pusiera fin a un conflicto armado que se ha prolongado más de medio siglo, considerado el último del Hemisferio Occidental?
 
El pueblo colombiano se decidió por el “NO”, algo que merece comentarse, por cuanto, no se trata de un desacuerdo a la existencia de paz en una región -lo que sería algo verdaderamente paradójico-, sino una inconformidad respecto a la admisión de los líderes de las FARC en la vida social y política del país, después de haber estado involucrados en la muerte de miles de personas.
 
Con el 99.98% de los votos escrutados, 50.21% de los colombianos dijeron que "No" y 49.78% dijeron que "Sí". Se registró además la tasa de abstención electoral más alta en décadas: 63%, lo que demuestra un estado de apatía e incertidumbre ante el conflicto. Con este resultado se fracasaba, no precisamente ante el resultado de las negociaciones por los acuerdos de la paz, sino por el desacuerdo del pueblo con la participación de las FARC en los designios del país y permanecer impunes ante los crímenes cometidos. Ahora se estima que entre el 70 y 75% de la población colombiana no acepta la participación de las FARC en la vida política.
 
Una de las partes más cuestionadas ha sido el acuerdo de la garantía del partido político en el que se convertirían las FARC, de cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes para los dos siguientes períodos legislativos.

Otras objeciones se centraron en que los culpables de crímenes de guerra y de lesa humanidad -tanto de las FARC como de las fuerzas del Estado- no necesariamente cumplirían prisión. Los colombianos no pueden “olvidar el dolor de tantos años de guerra".
 
En su primer mensaje a los colombianos, tras el referendo que apoyara el “NO”, Santos mantuvo con firmeza que el cese al fuego seguiría como algo vigente, y afirmó: "No me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato porque ese es el camino para dejarle un mejor país para nuestros hijos", lo que fue respaldado por el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, quien aseguró que la guerrilla mantendría la puerta abierta al diálogo, lo que permite el reinicio de conversaciones para nuevas negociaciones.
 
En lucha contra el Estado desde 1964, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aceptaron deponer sus armas a cambio de garantías para convertirse en partido político, lo que ha sido el elemento desencadenante del “NO” en el plebiscito, y de las inconformidades de una oposición que se ha fortalecido desde entonces.
 
Álvaro Uribe, quien fuera presidente del país entre 2002 y 2010, durante dos períodos consecutivos y con una trayectoria política encomiable, se opone férreamente al pacto al considerar que dejará en la impunidad las acciones delictivas de los miembros de las FARC, aun cuando el acuerdo establece que los rebeldes solo podrán evitar la cárcel si reconocen los crímenes y reparan a sus víctimas. Su protagonismo durante la campaña del “NO” fue decisivo para reencausar el proceso. Según su percepción, la paz resulta “ilusionante” y los textos formulados en La Habana “decepcionantes”. 
 
Aprovechando la próxima visita del Papa Francisco a Colombia, el jefe máximo de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, conocido bajo los alias de Timoleón Jiménez y Timochenko, ha solicitado audiencia con el Papa, con lo que pretende buscar apoyo a la implementación del acuerdo de paz.
 
El jefe rebelde elevó el pedido tras la reunión que Francisco sostuvo recientemente en el Vaticano con el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor Álvaro Uribe, dirigente de la oposición en Colombia.
 
“No es fácil lograr el consenso y la reconciliación con sectores dominados por un fundamentalismo de tal naturaleza, el cual a su vez alimenta la mano oscura que sume a Colombia en un doloroso mar de sangre”, escribió Rodrigo Londoño.
 
Para los próximos meses del 2017, Bogotá será anfitriona de la Cumbre de Premios Nobel de Paz, el evento más importante del mundo en el ámbito de la construcción de paz, la no violencia, el análisis del conflicto y de los problemas sociales y ecológicos de la humanidad.
 
Por primera vez la cita tendrá lugar en América Latina, e igualmente se efectuará en un país que aún está tratando de resolver un gran conflicto, lo que engrandece el protagonismo de Colombia en la región a pesar de sus muchos detractores, que solo han querido ver su lado oscuro a través del conflicto armado antes comentado, y de la nefasta aureola que la envuelve en el narcotráfico, lo que es una realidad que habrá que enmendar de una vez y para siempre en el contexto de estas nuevas disposiciones.   
 
El encuentro que tendrá lugar entre el 2 y 5 de febrero de 2017, contará con la presencia de importantes personalidades distinguidas con el Nobel de la Paz, entre las que sobresalen  Mijaíl Gorbachov, de Rusia, quien es el creador del encuentro; Óscar Arias, de Costa Rica; Frederik de Klerk, de Sudáfrica, Lech Walesa, de Polonia; Lord David Trimble, ex primer ministro de Irlanda; José Ramos-Horta, expresidente de Timor Oriental; Shirin Ebadi, defensora de derechos humanos de Irán; la yemení Tawakkul Karman, fundadora de Mujeres sin Cadenas, y el colectivo de entidades Cuarteto de Diálogo Nacional de Túnez, destacados por su papel en la construcción de paz en el país norteafricano, y como es lógico, Juan Manuel Santos, el ganador de 2016.
 
El viraje rotundo que ha experimentando Latinoamérica en estos convulsos tiempos está demostrando que la decadencia del socialismo es una realidad. El triunfo definitivo de la derecha en Argentina y Perú,  la destitución de Dilma Rousseff de su cargo presidencial por el Senado de Brasil, la derrota de Evo Morales en el referendo por su cuarto mandato -aunque ahora pretende lograr una nueva e inconstitucional reelección-, así como el control del parlamento por la oposición venezolana, son hechos que prueban que esta tendencia, aunque desde la apariencia de un nuevo ropaje, resulta insostenible, a lo que se une la inminente solución del conflicto colombiano con la verificación de la no intervención de las FARC, no solo de marcada postura izquierdista, sino con un historial delictivo a gran escala.
 
América Latina pasa por un momento crucial de su historia política, similar al de la Europa Oriental en el pasado siglo. No hay nada que revisar para proponer nuevas modalidades socialistas. Un fracaso tras otro solo ha servido para reafirmar el concepto de la utopía de un sistema que en el orden teórico ofrece bondades, pero en el práctico carece de sentido.
 
El llamado Socialismo del siglo XXI no es más que una justificación para el establecimiento de sistemas comunistas totalitaristas y la posibilidad de perpetuarse en el poder para que una exigua minoría pueda  ejercer su prepotencia y enriquecerse, lo que resulta muy distante de aquel sentido de la humildad, de la idea de la utilidad de la virtud, de los conceptos de democracia y libertad, y ante todo, de la liberalidad y libertades de expresión y pensamiento que proclamara José Martí, el más colosal de los cubanos, quien fue capaz de prever que: “al realizarse en la vida, las fórmulas se desenvuelven en aplicación, la concurrencia de derechos crea derechos especiales: los sistemas políticos en que domina la fuerza crean derechos que carecen totalmente de justicia, y el ser vivo humano que tiende fatal y constantemente a la independencia y al concepto de lo justo, forma en sus evoluciones rebeldes hacia su libertad oprimida y esencial, un conjunto de derechos de reconquista” [1].
 
----------
 [1]  Martí, J. Obras Completas. T. 6. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pp.234-236.
 
 


 [Comentar este tema

Enero 18, 2017, 11:50:00 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                          LA CRISIS VENEZOLANA Y EL CONTROVERSIAL CONFLICTO COLOMBIANO.
                                                                                      Primera parte.
                                                                       Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                       

La crisis venezolana
 
No ha habido otra nación, no solo de la región, sino del continente, que esté sufriendo de una manera tan drástica los embates de un régimen dictatorial de carácter comunista como Venezuela, país que antes de la llegada de Chávez con su proyecto de la Revolución Bolivariana fuera uno de los más estables de Suramérica.
 
Sus recursos petroleros garantizaban el bienestar de la nación, que si bien no era perfecta, no estaba inmersa en una miseria que ha llegado a alcanzar su clímax en estos últimos meses, en los que el pueblo asalta mercados para subsistir en medio de una escasez ilimitada, que no solo incluye los alimentos básicos, sino los medicamentos, y otros productos de primera necesidad.
 
La violencia, el saqueo y el vandalismo, una inflación alarmante, índices de pobreza muy elevados, el deterioro de las instalaciones de salud, amén de una marcada represión policial, caracterizan el panorama venezolano actual.
 
El Papa Francisco en su mensaje de Navidad pidió a Venezuela -que en realidad es un pedido a su presidente y a su gobierno dictatorial- que siga los pasos de Colombia en relación con el acuerdo de paz “para dar los pasos necesarios con vistas a poner fin a las tensiones actuales y a edificar conjuntamente un futuro de esperanza para la población entera”.
 
Una analista política española ha dicho recientemente que Nicolás Maduro era un chiste y que Venezuela ya no contaba para nada, algo que me llevó a la reflexión, y ciertamente su juicio ha sido muy acertado, por cuanto el mandatario venezolano no solo ha traspasado los límites respecto a la violación de leyes constitucionales y de derechos humanos en una nación que hoy se debate en medio del caos, sino que se ha convertido en un símbolo de chistes y choteos a partir de sus desatinadas incoherencias.
 
En el terreno político hemos de destacar que el pasado 31 de mayo el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, activó la Carta Democrática de este organismo para Venezuela; un paso sin precedentes, por cuanto por primera vez se activa la carta a un estado miembro contra la voluntad de su gobierno, algo que ha sido reconocido por varias personalidades políticas como un acto de independencia y valentía, lo que ha suscitado una de las más grandes polémicas mundiales, y que en el contexto del país suramericano resulta necesario, considerando su crítica situación a partir de una extrema represión que viola los mínimos derechos y principios democráticos. No obstante, a pesar de esta acción, no se llegó a concretar la definitiva expulsión por parte de este organismo, pero ya está el precedente y la observación continúa.
 
Los cuatro países fundadores de Mercosur -el bloque comercial más importante de Sudamérica- Uruguay, Argentina, Paraguay y Brasil, determinaron suspender a Venezuela de sus derechos como miembro pleno del bloque, luego de haberse cumplido el plazo de tres meses dado para que incorporara a su legislación una serie de disposiciones legales de tipo económico, aunque en realidad han mezclado ciertos asuntos de naturaleza política y de derechos humanos, aspecto en el que insistió el canciller de Brasil, a través de un comunicado que precisa el respeto a los derechos humanos, hasta tanto se convenga con el país suramericano las condiciones para restablecer el ejercicio de su derecho.
 
El presidente Nicolás Maduro se ha resistido a aceptar la medida, que ha considerado fraudulenta, y como era de esperar, prefirió culpar al “enemigo brutal del norte” en confabulación con la derecha de naciones como Argentina, a cuyo gobierno calificó de ultraderecha, y Brasil, según él, con un gobierno golpista. Esta tensa situación tiene lugar luego de la destitución de Dilma Rousseff, quien ocupara la presidencia de Brasil, y la toma de posesión como presidente de Michel Temer, así como del triunfo definitivo de Mauricio Macri en Argentina, lo que ha determinado que las orientaciones izquierdistas de los gobiernos de estas naciones experimentaran un radical viraje.
 
Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron asumir de forma coordinada la presidencia de MERCOSUR, y poner a Venezuela la fecha límite del primero de diciembre para que cumpliera con sus "obligaciones". Los cuatro países "han verificado el no cumplimiento por parte de la República Bolivariana de Venezuela de lo acordado en el Protocolo de Adhesión en cuanto a la adopción del acervo normativo vigente del Mercosur", según comunicado oficial de este organismo. Venezuela tenía cuatro años de plazo para asumir las normas que aceptó en el momento de su incorporación oficial, y el tiempo expiró el pasado 12 de agosto. El núcleo de esos acuerdos es el avance en el libre comercio entre los países de Mercosur.
 
Hace solo unos días la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, entregó formalmente a Argentina la presidencia pro tempore de Mercosur tras seis meses en su país, agregando que lo hacía "en apego a los tratados constitutivos", ignorando las medidas del resto del grupo. Recordemos que el pasado junio la funcionaria fue calificada en la OEA de mentirosa, criminal y sinvergüenza, al negar la existencia de una crisis humanitaria en su país, con lo que se agrava, aún más, el prestigio político del gobierno chavista.
 
En la mayor de las tres islas del Estado de Nueva Esparta, la Isla Margarita, en territorio insular venezolano, se desarrolló la XVII Cumbre del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL), entre el 13 y 18 de septiembre, evento que se daba bajo una gran tensión ante la dramática situación política, lo que alcanzó su clímax con la histórica Toma de Caracas por parte de los movimientos opositores.
 
El temor a las protestas populares que podían ocurrir en medio de la cita llevó a que Nicolás Maduro desplegara a 14,000 hombres armados de la seguridad nacional venezolana para controlar a los 550,000 habitantes de la isla. Las continuas manifestaciones en Caracas y otras importantes localidades venezolanas para exigir el revocatorio al presidente contribuyeron al refuerzo del control y de la militarización de las calles de la isla, lo que no impidió que los pobladores dieran toques de cacerolas durante todas las noches del evento.
 
La realización de la cumbre no pasó de ser una simple reunión formal de cumplido, cual reflejo de la crisis política por la que pasan la mayoría de sus estados miembros, aunque Maduro en sus alucinaciones se refirió a su éxito total. La escasa participación de los líderes representantes del movimiento así lo demuestra.
 
De los 120 países miembros, apenas asistieron quince presidentes y tres decenas de delegaciones, lo que contradice los conceptos de Maduro, y en cambio, demuestra la crisis política del MNOAL y el estado de aislamiento en que ha quedado Venezuela.
 
La crisis económica que atraviesa el país es el resultado de la adopción de un modelo económico de tipo socialista, cuyo fracaso está más que demostrado. El estado de deterioro en que terminaron la mayoría de los países de la Europa Oriental, a los que se les impuso esta modalidad durante el pasado siglo XX, además del caso de Cuba, cuyo modelo fue asumido por Chávez como paradigma para su experimento de la Revolución Bolivariana, son ejemplos convincentes en este sentido.

No obstante, esta crisis ha estado condicionada además, por la caída de los precios del petróleo. Téngase en cuenta que el país obtiene casi el 95% de sus ingresos en el exterior de este sector.
 
Según las más recientes estimaciones, de no hacerse determinados cambios estructurales en beneficio del país -lo que presupone un giro de 180 grados-  la economía colapsará por completo.
 
De acuerdo con las últimas investigaciones -finales de diciembre-, la falta de productos en 2016 llegó a estar entre un 70 y 80%, y el nivel de inflación de 500%, la más alta del mundo. La economía decae un 10% y se estima que decrezca para el 2017 en un  4.5%. Los pronósticos para este año, no son nada alentadores. El Fondo Monetario Internacional estima que la inflación pudiera llegar a 1,660%, y la tasa de desempleo aumentará de un 18.1%, al cierre del año a un 21.4% para 2017.
 
Las protestas contra el régimen dictatorial de Nicolás Maduro se han convertido en algo común; ya no solo se protesta de manera organizada a partir de las convocatorias de los líderes y organizaciones de la oposición, sino de manera espontánea ante la escasez de alimentos. En los últimos días se han reportado asaltos y saqueos a centros comerciales y mercados menores de todo el territorio, destacándose sobremanera los últimos sucesos en la ciudad de Maracaibo.
 
De manera especial hemos de destacar como ejemplo de lucha pacífica durante el año que culminó la protesta masiva conocida como La toma de Caracas, hecho que tuvo lugar el pasado septiembre, cuyo objetivo fundamental fue demostrar la inconformidad de los venezolanos con el gobierno actual y la necesidad de la realización de un revocatorio que garantice un nuevo orden constitucional.
 
No obstante, y a pesar del desastroso presente y el incierto futuro del país, Nicolás Maduro, con solo un 19,5% de los venezolanos apoyando su gestión de gobierno, según  sondeo de Datanálisis, en medio de una enajenación total, ha augurado que en el 2017 el país será “victorioso” e “indestructible”, de manera especial frente a los ataques de los “ejes imperiales”, los que según su opinión son los responsables máximos de los males de la patria de Bolívar, al pretender desestabilizar la economía y destruir la Revolución Bolivariana.
 
El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, acaba de hacer una advertencia al gobierno de Venezuela respecto a no interferir en la designación de las autoridades de la Asamblea Nacional, lo que según el diplomático, si llegara a ocurrir, no solo sería “un paso más en la consolidación de un régimen autoritario”; sino un desconocimiento de los  principios más elementales de la democracia en relación con la separación e independencia de poderes.
 
El Tribunal Supremo de Justicia, al servicio del gobierno, mantiene al Parlamento en desacato desde el caso desencadenado por  tres diputados opositores juramentados pese a que su elección fue suspendida por supuesto fraude.
 
Justamente el domingo primero de enero, como inicio del nuevo año, Nicolás Maduro sorprendió con la liberación de seis opositores considerados presos políticos (algo que ha exigido la oposición para mantener un diálogo abierto), entre ellos  el ex-gobernador del estado de Zulia, Manuel Rosales, candidato a la presidencia en 2006.
 
Otros hechos relevantes de los últimos meses han sido la propuesta y realización de un diálogo entre el gobierno oficialista y la oposición, acción que se prolongó sin solución alguna; la intervención del Vaticano y especialmente del Papa Francisco en dichas negociaciones; el duro enfrentamiento entre el chavismo y la Asamblea Nacional, que terminara con agresiones violentas entre ambas partes; y las múltiples acciones de protesta no solo en Caracas con su histórica toma, sino en todo el país, contra el chavismo y por la realización de un referendo revocatorio.
 
El nuevo año pudiera traer cambios significativos para Venezuela si la oposición sigue logrando el espacio que merece y si los organismos e instancias internacionales ejercen con verdadero conocimiento de causa una presión que resulte asfixiante para el régimen. Su pueblo ya llegó al límite y el presidente, con su estrechez mental, no está dispuesto a ceder.

                                                                                      (Continuará)


 [Comentar este tema

Enero 18, 2017, 01:20:57 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                                   Pies secos/pies mojados. De la decepción a una nueva esperanza.
                                                                           Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                       

Fort Pierce. Estados Unidos. A solo unos días de dejar definitivamente la Casa Blanca, Barak Obama, el presidente de Estados Unidos, sorprendió a miles de personas, no solo de Cuba y de Estados Unidos, donde se concentran la mayoría de los cubanos, sino de todas partes del mundo.
 
¿Cómo poder explicar la contradictoria actitud asumida por alguien que hace solo tres meses defendía ante la Organización de las Naciones Unidas a los desplazados, emigrantes y refugiados que como consecuencia de las fallidas políticas de sus gobiernos, de las guerras o de la pobreza extrema emprenden una larga travesía, aun cuando saben que no siempre podrán llegar a su meta?

¿Es que acaso el hombre que conmovió a millones de cubanos mediante su palabra enérgica y precisa, pero en primer lugar, alentadora, a través de su excelente discurso en La Habana, olvidó su compromiso social, como hombre de bien, como político, como Premio Nobel de la Paz, y como paradigma de los líderes mundiales que luchan en pos de un futuro mejor para todos?

Pero no es de Obama de quien quiero comentar, al fin de cuentas no es un cubano y jamás llegará a comprender el sufrimiento de los millones de seres que aún están en la gran prisión en que se ha convertido la mayor de las Antillas.

La comprensión del fenómeno social cubano requiere del paso por la experiencia, no a través de una visita de unos pocos días a la isla, sino por haber permanecido parte de tu vida allí y haber experimentado no solo la escasez, las limitaciones y las carencias materiales de todo tipo, sino la ausencia de libertades, el ostracismo, la persecución, y la violación de los mínimos y elementales derechos ciudadanos.

Además, los que nos dedicamos a estos temas, y aspiramos a un trabajo serio a través de nuestra palabra o de nuestra escritura, hemos de ser muy cuidadosos, pues ya muchos han estado abordando tan polémico tema, y podemos correr el riesgo de resultar en extremo reiterativos.

Ya unos lo hicieron desde su acostumbrada y certera visión como analistas serios y estudiosos, y otros, lamentablemente, desde una óptica un tanto superficial haciendo gala de una ignorancia e incompetencia muy características de estos rápidos tiempos de mucha información y de poco análisis reflexivo. 

                                         

La derogación de la política de pies secos/pies mojados, el último de los regalos de Barak Obama al régimen de La Habana, el único beneficiado de su arbitraria determinación. (Caricatura de Yoandy Carrazana cortesía para la página “Cuba democracia y vida.org”).

Al fin de cuentas, ya la política de  pies secos/pies mojados está derogada, no sabemos cuál será el futuro político de este país con un nuevo presidente que ya es repudiado por multitudes sin haber comenzado su mandato, y que se ha referido despectivamente a los migrantes latinos, grupo al que pertenecemos los cubanos, independientemente de nuestra condición de isleños.

Preferiría convocar a la reflexión respecto a la actitud de muchos cubanos, que por supuesto, ya se encuentran en la tierra de la democracia y de la libertad, ya disfrutaron de los beneficios que como cubanos el gobierno norteamericano les ofreció, y ahora con mucho ímpetu están apoyando la disparatada idea del hombre que nos ha decepcionado,  y alentando a sus hermanos -que también tienen derechos como ellos- para luchar por su patria, algo que ellos evadieron y al parecer se las ha olvidado.

Tal vez resulte fácil desde el supuesto exilio hacer llamados para una lucha emancipadora y cuestionar a los cubanos atrapados en la isla acerca de la asunción de un deber que según ellos han de asumir ahora, justamente en este momento cuando la desesperanza y el pesimismo reinan por doquier.
 
Opiniones como estas fueron expresadas por algunos de los “exiliados” a solo unas horas de haberse conocido la lamentable decisión de Obama. Como siempre nuestros hermanos expertos pretenden desde su tranquilidad y seguridad, amén de sus comodidades dirigir a los llamados “cubanos de a pie”.

Por suerte no todas las reacciones han sido así y desde todas partes del mundo se alzan las voces de miles de hermanos, cubanos y de otros partes del mundo, pidiendo al aun presidente que admita el paso, al menos, para los que se encuentran en la travesía por Centroamérica.

Por su lado un grupo de cubanos de la comunidad de Miami, la emblemática ciudad de donde salieron los consejos antes referidos, recogen donaciones de alimentos, agua y abrigos en Tropical Park para llevarlo hasta la frontera de Laredo, donde miles de cubanos están viviendo lo que ya se ha valorado como una nueva crisis humanitaria.
 
También en las redes sociales ha aparecido una petición para la recolección de firmas ante un llamado al nuevo presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, con la finalidad de restituir la política de los pies secos/pies mojados, lo que constituye una muestra de apoyo de la comunidad internacional a la arbitraria determinación de Barak Obama, cuyo texto reproducimos a continuación: 
 
“Sr. Presidente Donald  Trump, la comunidad cubana le ruega desde todas partes del mundo que restablezca la ley Pies Secos Pies Mojado por orden ejecutiva, y rescate de esta manera a los ciudadanos cubanos que se encuentra varados en estos momentos en camino a Estados Unidos en busca de sueños de libertad. Las personas que aquí votamos le suplicamos por la vida y el bienestar de la familia cubana. El corazón de América es grande otra vez bajo su mandato.
Dios le guie.
Esta petición será entregada a: Donald Trump”.

  Enlace para acceder: https://www.change.org/o/comunidad_de_cubanos_en_el_exilio

Lamentablemente, los únicos beneficiados con la reciente decisión son los mandatarios del gobierno dictatorial de la isla, cuyo aparente triunfo están celebrando bajo la falsedad de un concepto de protección a la vida humana, algo que tratándose del tirano Raúl Castro y sus seguidores más cercanos carece de sentido.
   
La comunidad internacional sabe que jamás les ha interesado los que puedan morir en los mares y en las selvas. El sistema se pronuncia contra todo aquel que actúa de manera opuesta a sus determinaciones.

Si se ha eliminado la posibilidad de establecerse legalmente en territorio de Estados Unidos es lógico que disminuya el flujo regular masivo de migrantes cubanos, algo que beneficia al régimen de La Habana ante la opinión pública y la comunidad internacional que ha estado presenciando un éxodo sin igual desde hace casi sesenta años.
 
Ante esto, la dictadura cubana podrá argumentar que era la Ley de Ajuste Cubano y su política de pies secos/pies mojados el móvil tentador que justificaba el fenómeno migratorio cubano.

Así las cosas, la inconsistencia de un sistema social, lo que constituye el verdadero eje causal de la migración, quedará eclipsado gracias a las bondades que ha tenido Barak Obama con la dictadura castrista. Mientras, en la Cuba donde se esperan grandes cambios y donde se pudiera restablecer la democracia – según la percepción del también Premio Nobel de la Paz- , se han incrementado las detenciones arbitrarias, la persecución de los opositores y las prohibición de reuniones.
 
Tal vez, en un futuro no muy lejano, el presidente saliente del país más poderoso del orbe, se arrepienta de las consecuencias de sus actos. Ojalá no sea demasiado tarde.

Fuente: http://cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=34143


 [Comentar este tema

Enero 11, 2017, 06:08:33 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                                Elecciones en Ecuador: ¿El fin del correísmo?
                                                 El próximo 19 de febrero Ecuador votará por un nuevo presidente

                                             Martes, enero 10, 2017 |  Alberto Roteta Dorado    |  7  comment count

                                         

FORT PIERCE, Estados Unidos.- Pocos días nos separan para la primera vuelta de las elecciones en Ecuador, evento que tendrá lugar el próximo 19 de febrero, luego de una discreta campaña que se inició oficialmente el pasado tres de enero.

“46 días para convencer a los votantes ecuatorianos”, dice un titular del conocido diario La Hora, publicado el pasado miércoles, justo cuando solo habían transcurrido unas horas de la puesta en marcha de la campaña promocional.

Este no es el contexto, ni tampoco es motivo de interés para los cubanos ―que constituyen el mayor por ciento de nuestros lectores― conocer algunos datos biográficos de la extensa lista de candidatos; aunque sí propongo que se puedan precisar ciertos aspectos generales en torno al acontecer que envuelve al proceso previo a la votación, los que deben ser motivo de preocupación para todos si consideramos que en el país andino existe una comunidad de cubanos, y porque estas elecciones resultarían definitorias para que en Ecuador se prolongue o se acabe de manera definitiva el socialismo del siglo XXI.

El pueblo ecuatoriano decidirá sobre su futuro, en el que por primera vez después de una década no estará Rafael Correa, y este es el factor que mueve a los ecuatorianos ―a pesar del estado de apatía que hasta ahora han demostrado― a acudir a las urnas.

No importa a quién van a elegir, sino de quién va a salir, y este es el principal tema de los debates previos al inicio de la campaña. La mayoría de los ecuatorianos no quiere más a Correa en el poder.

¿Pero por qué hay que convencer a los ecuatorianos y también a aquellos extranjeros cuyo estatus migratorio les permita tomar parte activa en las próximas elecciones? Veamos a través de las opiniones de algunos ecuatorianos y de cubanos residentes en Ecuador el ambiente previo a las elecciones, al menos en las dos ciudades más importantes del país: Quito, su capital, y Guayaquil, la más populosa y extensa, y donde la oposición es más fuerte.

Mi primer entrevistado, aunque cubano, es un conocedor de la política ecuatoriana, siempre al tanto del acontecer social del país: “Yo creo que no votaré por nadie, ningún candidato sirve. Va a ganar Lenín ―refiriéndose a Lenín Moreno, representante del partido oficialista Alianza País―. La oposición está dividida y hasta entre ellos se atacan. Aunque no me gustaría una continuidad del sistema, pienso que Lenín hará algún cambio en su momento. Los últimos casos de corrupción han venido de malas; pero hay mucha desinformación y al final Alianza País saldrá ganando. Correa es inteligente y la oposición ataca sin responsabilidad y al final sale mal parada. Lo de Odebrecht al final les va a beneficiar”.

Luego, al referirse al ambiente de campaña en la capital ecuatoriana, dijo: “La gente está dividida y hay muchos que aun ni saben. Los opositores son tan malos que la gente no quiere saber de ellos. Lasso es un mini Trump. Un tipo de plata que no sabe de economía y habla tonterías. Cynthia Viteri era asambleísta y no ponía una. La gente que los apoya es por ir en contra de Correa más que por ser una buena elección. Al final correa nos hizo mucho daño a los cubanos con lo que pasó en julio; pero olvidando eso y otros problemas de su carácter, ha sido lo menos malo para este país”.

Para otro cubano que desde hace varios años vive en Quito y su trabajo como enfermero y docente le ocupa demasiado tiempo, el tema de la política no es lo que más le apasiona, sin embargo, insistió en el punto clave que ha dañado la imagen del actual gobierno. Mi entrevistado precisó: “Yo veo enredos y trampas. El escándalo con Petroecuador y Odebrecht tienen a la gente desencantada”.

Para este joven maestro, historiador, con inquietudes políticas y dominio de lo que acontece en torno al tema, ninguno de los candidatos reúne los requisitos necesarios para poder dirigir una nación. “Las opciones de la población van por Lenín Moreno. Si la oposición no se une hay posibilidades de que gane en primera vuelta. Del lado opositor tenemos un par de candidatos que prometen: Paco Moncayo y Cynthia Viteri. Lasso tiene sus electores, pero tiene mala fama y el pueblo le tiene tiña, el tipo no tiene arraigo popular. Tiene una plataforma bien armada. En cuanto al ambiente, está muy tranquilo, las elecciones no han caldeado el espíritu de nuevo año”.

La visión de este médico, establecido hace algunos años en Quito, es muy precisa y, a diferencia del resto de los interrogados, se ha pronunciado por uno de los candidatos que no goza de un lugar privilegiado en las encuestas: “Hermano, las encuestas son un fraude. El mismo Abdalá Bucaram tiene más seguidores que nadie, y muchos del gobierno de Correa son del partido del padre, que se cambiaron. Me cuadra Bucaram. La gente bien apática, le hace el juego a Moreno, pero no llega al 30%”.

Para este espirituano, ingeniero en telecomunicaciones, residente en Quito, Lenín Moreno es el candidato más fuerte, y aunque reconoce ciertos logros del gobierno de Correa, está convencido de la necesidad de un cambio. Según él: “Pronostican que no lo tiene todo ganado, hay muchos escándalos por parte de Alianza País y pudiera recibir el ‘voto de castigo’ de la gente. Lasso es el otro que lo sigue más de cerca según las encuestas, y muchos creen que saldrá él.  La competencia es muy floja. Por un lado está el tema de que Lenín Moreno viene de Alianza País, el partido de Correa, que además es un tipo de izquierda;  por otro lado está el hecho de que muchos aseguran de que a pesar de pertenecer al mismo partido no son exactamente la misma cosa, y finalmente, nada de lo que resta es mejor. En honor a la verdad, Correa llegó al poder en un momento de turbulencia: tres presidentes en siete años y una pésima situación económica. El tipo estabilizó el país hasta que cayó el precio del petróleo. No es que sean buenos, sino que lo demás no es mejor”.

Según este ecuatoriano, psicólogo y promotor de salud de la capital, la mejor opción es Guillermo Lasso. “Toca salir del modelo que está empobreciendo al país, y más que todo fiscalizar los diez años de correísmo”, expresó.

Los entrevistados de Guayaquil, cuatro ecuatorianos y seis cubanos, mostraron cierta apatía política. No obstante, coinciden en ciertos puntos comunes, entre ellos: la idea de dejar en blanco su voto, la desconfianza en los líderes del país, y las pretensiones de enriquecimiento con los recursos del pueblo una vez que se asume el poder. Además de hacer referencia a Guillermo Lasso ―en lo que coinciden con los interrogados de Quito―, uno de los ecuatorianos mencionó a Paco Moncayo, hasta el momento ignorado por todos; aunque ocupa el cuarto lugar en la preferencia.

Así, entre la incertidumbre de unos y la decepción de otros, la ausencia de un verdadero líder a pesar de la diversidad de opciones, así como el desconocimiento y el desinterés respecto a temas de naturaleza política, pasan estos días de campaña.

Salir del correísmo es una necesidad inminente. El triunfo de Lenín Moreno permitiría la continuidad de una línea de izquierda en el país, lo que terminaría de hundirlo hasta dejarlo como Cuba o Venezuela. Lasso es el hombre de la experiencia y el poder, Cinthya Viteri tiene la juventud ―al menos en la apariencia―,  el ímpetu y el vigor necesario; y lo mejor, es antiizquierdista, lo que ha reafirmado en estos días en los que ha anunciado sacar a Ecuador del ALBA, incrementar salarios, disminuir impuestos, entre otros cambios.

El 19 de febrero se decidirá si finalmente sale otro país del “socialismo del siglo XXI”, con lo que solo quedarían Bolivia, Nicaragua y Cuba. Ojalá mejoren los ánimos en los próximos días y no se necesite “convencer a los votantes ecuatorianos”, sino que por verdaderas convicciones acudan a las urnas como un compromiso sagrado, lo que tal vez pueda determinar un mejor futuro para el país.

Compartir:


 [Comentar este tema

Enero 11, 2017, 05:53:54 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                             La Filosofía, sus nuevos desafíos en estos tiempos. Segunda parte.
                                                                          Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                                                       

Fort Pierce. Estados Unidos. En el escrito anterior, publicado en este mismo sitio, el pasado dos de enero, justo con el inicio del año, insistí en la idea acerca de la postura que se está asumiendo en el actual momento, así como, a los criterios muy sólidos que se exponen para el análisis especulativo de algunos de los grandes problemas que el hombre de estos rápidos tiempos está enfrentando.

La complejidad de los diversos contextos sociales y políticos de numerosas naciones, cuyas consecuencias a corto plazo repercuten no solo en sus economías, sino en todas las esferas de la vida, incluidas la ética, la moral, la educación, la religión y como es de suponer, la filosofía, necesita de un análisis especulativo, que más allá de una teorización exquisita – algo tan usual cuando se trata de la filosofía- pueda aportar elementos substanciales concretos para solucionar los grandes problemas del presente.
 
En un mundo que se debate cada día entre ataques terroristas, amenazas de grupos extremistas, escándalos de corrupción, violaciones de leyes, amén de un estado de deterioro de valores y virtudes, una proyección de la especulación filosófica hacia la idea de la existencia de vida inteligente en otros mundos no puede sobreponerse al intento de atenuar la miseria material y espiritual de la humanidad, por lo que el enfoque filosófico de estos tiempos requiere de una reorientación del pensamiento hacia asuntos de naturaleza mucho más práctica, algo que lamentablemente no ha sido el lado fuerte de la filosofía, de ahí que se le vea por muchos – y a veces con razón- como algo salido de todo contexto y carente de sentido común, al menos en nuestros días.

En un mundo donde las desigualdades son cada vez mayores, en el que algunos invierten sumas extraordinarias en la adquisición de cualquier insólita cosa por el simple placer de hacerlo mientras multitudes mueren directamente de hambre y de los efectos desencadenados por estados carenciales, resulta un tanto desatinado que se convoque a eventos en los que cientos de pensadores profundos se pongan a debatir la vigencia de la teoría de las ideas o los aciertos y desaciertos del imperativo categórico.
 
De ahí que si aspiramos a que la filosofía pueda servir desde el punto de vista práctico para la solución de algunos de los miles de problemas que afectan al hombre, resulta necesario una reorientación de sus postulados, los que sin dejar de ser profundamente abstractos y recónditos, y sin perder su sentido esotérico, su simbolismo y su sentido en ocasiones hermético, puedan aportar al pensamiento del hombre de estos tiempos, que más que imperativos categóricos y formulaciones de abstracciones en la mente universal antes de la concreción en acto, necesita de sabios consejos para enfrentar sus crisis y para  proporcionar una posible solución a sus grandes problemas en el orden social, lo que ha sido desde siempre una misión de la filosofía, aunque lamentablemente se la vio de manera equivocada entre muros y aposentos, alejada de todo contacto directo con las multitudes.
 
Se cuenta que uno de los más extraordinarios seres que dejaron su impronta durante su paso terrenal por el mundo, un buen día dejó todas sus riquezas y comodidades – de las que disfrutaba como príncipe de la India-  y salió en busca de la verdad. Luego de meditar profundamente durante algún tiempo, limitó sus conclusiones a unas cuantas observaciones, todas con un sentido muy práctico, aunque este gran hombre fue al propio tiempo divino, como el Cristo, y estaba en plena posesión del más elevado de los conocimientos del mundo y de los hombres, tanto que podía sobrepasar los umbrales que circunscriben a nuestro sistema solar.

No obstante, Gautama el Buda, prefirió ofrecer para las multitudes una lección más sencilla y acorde a las circunstancias de su tiempo – unos pocos siglos antes de la era cristiana-. La aflicción, las causas de la aflicción y los modos de evitar la aflicción resumen su enseñanza de carácter ética y moral que ha perdurado hasta nuestros días, no solo en la India, donde el Budismo es una de las religiones de más seguidores, sino por gran parte del mundo del oriente, y en la actualidad también por parte del occidente.

Esa precisión desde la sencillez y considerando las necesidades de los hombres de su tiempo, garantizó la sobrevivencia de todo un sistema filosófico-religioso. Las abstracciones acerca de la naturaleza de Amitaba, de la doble condición de Avalokitezvara-Padmapani, los misterios de los Dhyânis-Budas, de los grandes Budas Jerarcas de la compasión, o la grandeza del Sanat Kumara, quedó reservado a unos pocos elegidos capaces de fundir su conciencia a través del séptuple principio con la superconciencia de Aquella Realidad que más allá de toda posibilidad de comprensión se eleva ante nosotros.     

                                                 

El arte, y específicamente la escultura y la pintura, cuando son asumidos como compromiso social, y al propio tiempo cuando las obras de esta naturaleza se realizan por verdaderos artistas, también contribuyen a situar al hombre en su real dimensión, desprovisto de las ataduras que lo encierran en abismales y tenebrosas profundidades, sino por el contrario, como entidad libre, o que al menos, aspira ser libre y poder asumir su rol en la inmediatez de estos tiempos. (Obra del artista cubano Alberto Jorge Veloz Fonseca).
 
Centralizar la atención en el hombre, más allá de la concepción de género y de las distancias del tiempo y del espacio, como ser carente de división y sin fronteras, en otras palabras, sin la idea de la separatividad, ha de ser pues uno de los propósitos de los filósofos de la actualidad.
 
Sin adentrarnos en los vericuetos de las regiones de lo axiológico, resulta necesario retomar al hombre en su esencialidad de ser, como entidad que va más allá de cualquier límite posible y que ocupa el centro del Universo, aunque esto nos pueda parecer un egocentrismo -  al fin de cuentas desde los tiempos de Sócrates se trató al hombre en su real dimensión y el propio pensador le dio el justo lugar que le correspondía, luego vinieron los tiempos de una marcada abstracción que se extendiera hasta los primeros siglos de la era cristiana a través de movimientos y tendencias como el neoplatonismo, el gnosticismo, y hasta los propios esenios -; pero más que esta condición es una necesidad que se hace cada vez más inminente.

En nuestros tiempos la antropología social, la psicología política y la misma filosofía, aunque no la tengamos en cuenta ante el vertiginoso auge de estas ramas, pretenden devolverle su justo lugar.
 
Ya lo he dicho antes, no se trata de una filosofía para las multitudes, como si a modo de catequesis se pretendiera llevar la enseñanza de la filosofía a todos por igual, esto es un absurdo. La idea es que desde la perspectiva del recóndito conocimiento filosófico inmerso en la abstracción, y sin dejar de ser académicos y de sacar la filosofía de entre muros, podamos ayudar a multitudes en encontrar posibles soluciones desde el lógico pensar que pueden aportar los filósofos.

Como es lógico los que amamos la filosofía, los que la enseñan, los que la estudian, o los que pretender desentrañar los misterios del presente y desempolvar los del pasado, hemos de salir a explorar lo que en realidad ocurre en el mundo, no a través de reportes de los medios sociales, sino directamente in situ, lo que se le ha llamado en la antropología social el trabajo de campo, y que nos permite conocer directamente las condicionantes que originan las adversidades de un determinado contexto, pero en primer lugar las posibilidades de solución acordes a las circunstancias específicas de cada contextualidad.       
                                         
                                                                                    (Continuará).


 



 [Comentar este tema

Enero 11, 2017, 05:22:40 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

               La Filosofía y sus Facultades
                  por antonioguerrero


                                                                    LA POLÉMICA DE LA FILOSOFÍA
                                                                               ARTURO LEYTE


                             

Si “todos los hombres aspiran por naturaleza al saber”, como Aristóteles afirma al principio de su Metafísica, presumo que afortunadamente la Filosofía -extraña ciencia- sobrevivirá a su organización académica. Incluso habría que imaginar si fuera de esa organización no tendría mejor vida, si no tan prolífica (por lo mucho que se publica), sí más libre y acertada. Después de todo, la integración de la filosofía en facultades es bastante reciente, por más que hoy parezca su estado natural. De hecho, muchos de nuestra generación no se formaron en una “facultad de Filosofía” sino en una de “Filosofía y Letras” o incluso de “Filosofía, Psicología y Ciencias de la Educación”.

Fuera de la opaca disposición ministerial, desconozco la razón de tales vinculaciones, en el segundo caso quizá más motivada por la aspiración al poder (de la Pedagogía) que al saber (de la Filosofía). Porque, bien pensado, ¿qué tiene que ver la Filosofía con la Psicología, con la Pedagogía o incluso, si vamos al fondo del asunto, con las Letras? Ya que en su momento se volvió necesidad organizar institucional y administrativamente los saberes, ¿no hubiera gozado nuestra extraña ciencia de mejor fortuna en una facultad de “Filosofía y Ciencias”? Seguro que su destino hubiera sido, además de influyente, más abierto y decisivo. Pero no por la falta de importancia de las llamadas “Letras”, sino por su actual declive, ligado a su aparente improductividad frente a una emergencia industrial indisociable de las ciencias que la alimentaban. Definitivamente, la Física (mecánica, atómica) se volvió modelo teórico y metodológico de las llamadas “ciencias duras”, al parecer las únicas relevantes para el sostén de las sociedades complejas.

De hecho, esos saberes comenzaron a llamarse “ciencias”, y a separarse de la Filosofía, porque esta última dejó de tener propiamente un contenido que la ligara a la realidad empírica. Su único reducto exitoso quedó reducido a su condición formal, de ahí su supervivencia en la lógica, la metodología y el análisis del lenguaje. Comienza así el ocaso de la filosofía refugiada en las humanidades, reconvertidas a su vez, en el marco de la nueva sociedad burguesa, en la mera administración de una tradición (histórica, literaria y artística) en el fondo irrelevante fuera de su papel como entretenimiento dentro de la industria cultural.

Fue una pena, ciertamente, que los estudiantes de las nuevas ciencias y tecnologías se volvieran analfabetos filosóficos, porque eso les hurtó una comprensión más adecuada de sus respectivas investigaciones, cualesquiera que fueran. Recíprocamente, mayor pena fue que los estudiantes de Filosofía se quedaran sin conocer ninguna de esas ciencias; es decir, que se quedaran sin saber nada de nada. Pero tampoco hay que escandalizarse por esta doble “pérdida”, en cierto modo inevitable una vez que las ciencias se volvieron autónomas, sin necesitar ya la reflexión que las aupó a su posición de dominio.

Ninguna decisión administrativa hubiera podido reparar un horizonte que superaba con mucho lo que cualquier plan de estudios hubiera pretendido corregir, incluso bajo sus mejores intenciones: la retirada del saber (ligado a la reflexión) se había hecho inevitable para que pudieran triunfar las ciencias. Pero tampoco nos engañemos respecto a las reivindicadas “bondades” de la Filosofía, pues su señal de identidad más visible, que es el conocimiento “reflexivo”, no hubiera inhibido el camino de la investigación que llevó a desarrollar la bomba atómica ni tampoco frenado la decisión de lanzarla, como tampoco hubiera impedido el establecimiento de regímenes totalitarios.

Definitivamente, el estudio de la Filosofía no nos hace más “buenos” ni tampoco nos “enseña a pensar”, como argumentan de modo mostrenco muchos de sus defensores, a quienes habría que recordarles que difícilmente podría iniciar su estudio alguien que no supiera ya pensar. Ciertamente, la Filosofía no produce esas virtudes, ni su estudio nos hace automáticamente filósofos. Pero entonces, ¿qué nos enseña, si es que nos enseña algo más allá de eso tan difícil de identificar como la reflexión?

Antes de contestar tan decisiva pregunta, puesto que imposible resulta su respuesta, toda vez que quizá ocurra que no nos enseñe nada (la reflexión no es nada, sino la distancia respecto a su objeto de estudio), permítasenos afrontar un asunto más accesible: la vinculación de los estudios de Filosofía a las ciencias habría tenido una ventaja decisiva: que la Filosofía no se enroscara sobre sí misma y sus estudiantes conocieran al menos otros saberes, desde la Física y la Biología a la Lingüística, la Historia o incluso el Arte, y no se volvieran a su vez analfabetos en todo, incluso en Filosofía, pues, ¿cómo se puede estudiar esta última desconociendo los elementos imprescindibles para su puesta en marcha, las lenguas en las que fue escrita y los temas a los que ineludiblemente dedicó su atención? ¿De qué pobreza, en fin, se tiñó la Filosofía cuando se enclaustró en sus “facultades” sin la habilidad (facultad) para entender qué se jugaba de verdad en aquello de lo que ésta habló durante siglos: el espacio, el tiempo, la política, la lengua, la sociedad, la economía, la cosmología?

Pongamos las cosas en su lugar antes de escandalizarnos porque desparezca el título “Facultad de Filosofía”, que no la Filosofía, de una determinada institución como la universidad, algo de lo que ciertamente no me alegro en absoluto, porque sus motivaciones no guardan relación alguna con el fondo del asunto. Pero aunque no podamos alegrarnos, seamos honestos: ¿es ese hoy el verdadero problema de la filosofía o no reside, en cambio, en algo fatal, y mucho más difícil de solucionar por procedimientos administrativos, a saber, que pocos se encuentran dispuestos a “leer” en serio una obra de filosofía porque ni se está dispuesto a invertir sin contrapartida social un larguísimo tiempo en ello ni se está facultado técnicamente para hacerlo? ¿Acaso los estudiantes de Filosofía disponen de los instrumentos imprescindibles para leer esas obras y de los conocimientos para descubrir qué y cómo pensar hoy? ¿Qué propuesta puede proceder de una escolástica vacía que ni siquiera incluye en sus planes de estudio las lenguas en las que se escribió el texto filosófico, aspecto tan decisivo para su interpretación?

Al igual que los estudiantes de Ingeniería, Físicas o Económicas tienen que conocer y dominar las matemáticas correspondientes para construir un puente, reconocer qué pasa en un acelerador de partículas o simplemente hacer la auditoria de una empresa, también los estudiantes de Filosofía, incluso restringidos al mundo de las letras (qué le vamos a hacer, extender la filosofía, al menos en nuestro país, al reino de las ciencias, sería tarea divina), harían muy bien estudiando simultáneamente Filología clásica o moderna, Historia antigua, Historia moderna y contemporánea, Ciencias humanas y sociales, Lógica, pero también, rebelándose así contra el sistema administrativo, estudiando Matemáticas, Geología o cualquier otra ciencia.

Seguramente ahí se encontraría una leve esperanza de salvación, que desde luego tampoco vendrá de la mera reorganización facultativa programada, la cual de seguro no obedece a los argumentos expuestos. Porque la verdadera pregunta que deberían hacerse hoy los profesionales de la filosofía es si, de seguir desconectada de cualquier otro estudio, la filosofía no se perderá definitivamente en esa complacencia narcisista de su propio aislamiento, entendido como una heroicidad, y por ende, en el reconocimiento de sí misma como la “reina de todas las ciencias”, la única que no tiene que rendir cuentas ante nadie. Los que luchamos por la filosofía tampoco deberíamos engañarnos con la falacia de que sin ella el mundo se precipitaría hacia la barbarie, ni con la ilusión de que pueda transformarlo. Quizá deberíamos conformarnos con que su estudio ayudara a interpretarlo, aparentemente resultado menor, pero si cabe de más largo alcance.

Pero que no cunda el pánico: la filosofía sobrevivirá a las condiciones a las que su complejo de inferioridad y, sobre todo, sus defensores la han conducido. Ciertamente el juego ya se juega en otra parte. A ver si adivinamos en cuál.

En todo caso siempre habrá que distinguir entre la “facultad de Filosofía” y las facultades de la filosofía.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2016/07/22/opinion/1469205378_170990.html

Foto: Angela Barnés González, estudiante diplomada en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid en 1936, examina una fotografía de su promoción. Samuel Sanchez

antonioguerrero | enero 8, 2017 a las 6:17 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-fX



 [Comentar este tema

Enero 11, 2017, 05:07:33 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                            Polémica abierta: Sobre la defensa de las Humanidades y la opinión de Jesús Zamora Bonilla

Tras la publicación en el diario el País de un artículo de opinión del Decano de la Facultad de Filosofía de la UNED, Jesús Zamora Bonilla, las reacciones no se han hecho esperar por parte del profesorado. Sin embargo, acceder al área de opinión de El País es singularmente difícil, así que hemos decidido dar voz aquí a algunos de los que han querido responder al artículo de Bonilla. En los próximos días publicaremos una serie de artículos remitidos a nuestra redacción para intentar abrir un debate. Ni que decir tiene que el propio Jesús Zamora puede replicar en cuanto lo desee.

Os dejamos, en primer lugar, la opinión de Juan Antonio Negrete Alcudia, profesor de filosofía en Sax y amigo de Jesús.
Enlazamos, asimismo, el artículo de Jesús Zamora Bonilla:
Cómo no defender las humanidades
Cómo no defender las humanidades, en respuesta a mi amigo @jzamorabonilla

Hace unos días, mi buen amigo Jesús Zamora Bonilla, filósofo, escritor y profesor, publicaba en El País un artículo titulado “Cómo no defender las humanidades”, en el que, haciendo gala de su espíritu escéptico (sanamente escéptico), intentaba delatar algunas de las principales falacias que predominarían entre los defensores del valor social y personal de la educación en las humanidades (entre estas disciplinas Jesús incluye, junto a la Historia, la Literatura, etc., también a la Filosofía, cosa que muchos filósofos considerarían discutible, pero que no discutiré aquí). Jesús nos advierte de que su ataque a esas presuntas falacias no significa que él no crea que no haya manera de defender correctamente las humanidades, aunque (como buen escéptico, encargado más de demoler que de ofrecer una construcción) deja eso para otro día. A mí me resulta intrigante cómo podría él, si se pusiera a ello el día de mañana, defender las humanidades, una vez que vemos cuáles piensa que no son maneras de hacerlo. En efecto, resulta que para defender la pertinencia educativa de la Historia o la Filosofía, no vale decir, según Jesús, que son un pilar de la democracia, ni que nos hacen más críticos, ni que contribuyen de manera relevante a realizarnos como personas. ¿Para qué son buenas entonces? Quizás -especulo por lo que dice- las defendería él, en su (para sus amigos, conocida) vena hedonista, como una buena manera más de entretener las horas muertas. No obstante, mi intención no es especular sobre su futuro trabajo en este asunto. La cuestión es que yo me identifico con esas personas que, como Martha Nussbaum (Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades) y varios otros, defienden las humanidades de la manera que Jesús (con algunos otros de nuestros filósofos e intelectuales) considera falaz. Sin embargo, yo no veo las falacias que ve Jesús Zamora en ese tipo de defensas de las humanidades. Antes bien, creo que pueden detectarse falacias en su ejercicio de “deconstrucción” (que él me perdone el término, porque sé que Derrida no es uno de sus santos). Por eso me siento obligado a replicar a los argumentos de Jesús y entregarme así a una especie de “deconstrucción de la deconstrucción” (remedando la expresión del teólogo árabe Al-Ghazali). Vayamos a ello:

La primera falacia que denuncia Jesús Zamora es la siguiente: la educación en humanidades sería un pilar de la democracia. Jesús contra-argumenta, en primer lugar, que la inmensa mayoría de los sabios humanistas que en el mundo han sido, eran contrarios a la democracia; además, añade, es muy paradójico que eso que siempre ha constituido un haber de la élite en el poder (“un privilegio de caballeros”) y un elemento de diferenciación social, se convierta ahora en herramienta de emancipación y democracia. Empecemos por esto último: creo que lo que se deduce del hecho histórico aducido por Jesús es más bien justo lo contrario de lo que él deduce: puesto que el conocimiento humanístico (todo conocimiento, en verdad) es y ha demostrado históricamente ser una herramienta esencial del poder, si queremos “empoderar” (como se dice ahora) a todos los ciudadanos, se sigue que tenemos que proveerles (tenemos que proveernos), necesariamente, de tal conocimiento.

Pero –yendo a lo primero- ¿cómo es posible que lo que es una herramienta de empoderamiento, le haya sido negada por los sabios a la mayoría de los seres humanos? Bien: en primer lugar, esto es discutible. La lucha contra la teocracia ha sido históricamente larga y lenta, pero se ha llevado a cabo solo o principalmente gracias a la universalización de la racionalidad, hasta llegar a la teoría del Contrario Social y la idea kantiana de que todo ser humano posee en sí la ley “práctica” (ética y jurídica), fundamento ideológico (aunque sea pese a sus autores) de la democracia actual. La razón por la que Platón (de quien Jesús, con Aristóteles, dice sensatamente ser menos amigo que de la verdad), Kant y tantos otros despotistas ilustrados se opusieron a la democracia, es precisamente porque creían que nunca, o muy difícilmente, la inmensa mayoría de las personas sería capaz de poseer el conocimiento “humanístico” (o el conocimiento, en general) necesario para ejercer el poder, no porque creyesen que el conocimiento no tiene por qué ir ligado a la detentación de la soberanía y el poder. ¿Por qué creían esos grandes hombres que la mayoría de los mortales no era capaz de tal educación? Hoy tenemos elementos para pensar que estaban desencaminados por los prejuicios de su época: Kant creía, por ejemplo, que las mujeres no podían tener carácter moral, Aristóteles creía que algunos humanos nacen esclavos por naturaleza, Platón creía que tenemos almas de diferentes metales… Eran, todas ellas, creencias de tipo fáctico y (hoy estamos casi seguros) completamente erradas. Si Platón y otros sabios estaban equivocados en eso, y toda persona puede alcanzar un grado de conocimientos históricos y filosóficos como para participar del debate público, entonces tenemos que deducir que lo que ellos creían que era posible y necesario solo para algunos, lo es en realidad para todos: en eso consiste la conquista de la democracia. El mismo Platón creía que no hay que dar por supuesto de qué material es el alma de cada uno al nacer, de modo que solo los hechos, en el contexto de una educación lo más igualitaria posible, podrían ayudar a descubrirlo. No puede, pues, excluirse a priori que, en un contexto de educación igualitaria, todos resultásemos tener igual tipo fundamental de almas y ser, por tanto, igualmente dignos de pertenecer a la élite gobernante. En resumen: los sabios pensaban, acertadamente, que el conocimiento humanístico debe estar intrínsecamente ligado al poder, pero creían, erróneamente, que la masa del pueblo es incapaz de ese conocimiento.

En realidad, el (contra-)argumento de Jesús Zamora tiene un carácter extrínseco: se basa en presuntos hechos, pero la política y la educación no tienen por objeto describir el mundo, sino criticarlo y, al fin, cambiarlo, según la famosa tesis de Marx. Y ¿no resulta enigmático qué creerá Jesús Zamora que constituye la competencia necesaria para la democracia, si no lo es el conocimiento de la Historia y el ejercicio crítico de las ideologías? Quienes defendemos las humanidades como elemento cívico esencial, lo hacemos, en efecto, porque (en una vena “republicana” –en el sentido filosófico-político de este término, que se remonta a Rousseau y Kant, y recientemente a Pettit, Rawls, Habermas y varios otros-) creemos que no hay democracia sin ciudadanos competentes en la crítica de las ideologías. Si prescindimos de esto, ¿qué pensamos que hace mejor a una democracia? Dejemos que el propio Jesús nos conteste a este extremo.

Pasemos a otra de las falacias que diagnostica Jesús en la defensa de las humanidades (cambio el orden en que la enumera él, porque creo que esta está estrechamente ligada a la anterior): algunos creemos, en efecto, decíamos, que las humanidades son elementales en la formación de una ciudadanía crítica, y que esa es una razón (más o menos consciente) por la que el sistema de mercado las relega en el currículo sustituyéndolas por una formación en lo más económico y mercantil. Sin embargo, Jesús señala, como contra-argumento, que ni es verdad que en el itinerario educativo se enseñe a ganar dinero (“ni siquiera a gastarlo”), ni que los muchos años de formación fundamentalmente humanística en países como el nuestro, hayan tenido el efecto de aumentar la masa crítica de la ciudadanía. Este argumento escéptico, en la medida en que apela, una vez más, a los hechos, implica muchas variables que lo hacen, como todo hecho sociológico, discutible y sujeto a la interpretación. Una de esas variables es el asunto de hasta qué punto el éxito o no en la formación de ciudadanos críticos es culpa de las humanidades y no, más bien, de un sistema educativo que en ningún momento ha dejado de estar controlado por las élites de una democracia imperfecta y contra el que ha habido que luchar casi heroicamente desde dentro. Con todo, creo que es difícil negar que, por ejemplo en nuestro país, hemos crecido exponencialmente en educación, también en educación cívica. No hay que olvidar que venimos de una dictadura, y que en la mayoría de países de nuestro entorno existe una educación humanística, una bildung, muy superior a la formación del espíritu nacional que reinó en la reserva espiritual de Occidente.

Quienes creemos que se está produciendo una (mayor) mercantilización de la educación, no necesitamos caer en una burda versión de la teoría del complot del malvado capitalismo (ni añoramos cualquier pasado libertinaje de cátedra). La cosa es algo más sutil: el hecho es que, tanto en los contenidos como en las formas, los estudios, desde la educación primaria hasta la universitaria, van siendo regidos cada vez más y en más países (desde EEUU a Japón, pasando por nuestro país y su infausto Wert) por criterios productivistas, lo que no tiene nada de extraño si se piensa que son las instituciones económicas las que, por encima de criterios culturales y políticos, determinan cada vez más qué recurso económico se destina a qué actividades. ¡Claro que las escuelas enseñan, y cada vez más, a ganar dinero, o, más bien, a trabajar para que lo ganen otros!: la inflación de formación técnica (incluso las ciencias se justifican solo por sus réditos productivos “y” armamentísticos), y la deflación de las educaciones artísticas y críticas, tienen como misión (más o menos consciente, y más o menos exitosa) producir productores y consumir consumidores.

Vayamos, por fin, a la otra falacia que cree ver Jesús Zamora en las típicas defensas de las humanidades (dejo aparte la última que menciona él brevemente, y que consistiría en que los intelectuales exigen educación humanística porque viven profesionalmente de ello: como dice el propio autor del artículo que comentamos, esta es una argumentación que se comenta sola…). La otra falacia, decimos, sería esta: la educación humanística –según creemos algunos- es un elemento esencial de la realización o del crecimiento integral de la persona. En contra señala Jesús que quienes nos dedicamos a las humanidades no somos ni menos “imbéciles” ni más felices que quienes apenas tienen un mero barniz de ellas. Es decir, la educación humanística no (pero… ¿alguna otra sí?) nos haría ni más inteligentes ni más felices, aunque sí son una fuente de inocente placer. Este argumento (lleno de una encomiable humildad) entra, a mi juicio, en colisión frontal con el primero que hemos sopesado: si la educación humanística no sirve para realizarnos ¿cómo es que se la han quedado siempre para sí las élites del poder? ¿Acaso eran “imbéciles” y no se dieron cuenta de que siendo rudos analfabetos podrían haber sido igual de sabios y felices con bastante menos esfuerzo mental? ¿Solo obtenían, esas élites cultas, un cierto placer (que no podía, sin embargo, repercutir en la felicidad, según el argumento de Jesús)? En cualquier caso, este argumento denota una concepción muy austera de la “realización” humana… si bien no extrema: podríamos ir un poco más allá y preguntarnos: ¿qué hemos ganado aprendiendo a hablar? ¿Somos algo menos imbéciles y más felices que una muy bien adaptada ameba?

Toda esta cuestión es difícil, porque ya no atañe a lo político y lo público, como las anteriores falacias, sino que se introduce en el terreno de la ética y el de lo que quiera que sea una buena vida. Y ya sabemos que nuestra sociedad liberal es muy reacia a hablar de qué constituye una buena vida: solo entiende de lo que se puede comprar y vender. Podría ser que el asunto de qué constituye una vida realizada, sea algo del todo subjetivo, y entonces no sería utilizable como argumento en defensa de la educación pública en humanidades. Sin embargo, hay algo esencial que señalar a este respecto: sea lo que sea de todo esto de la realización personal, parece evidente que la discusión acerca de ello solo puede hacerse, con competencia, desde una preparación humanística. En efecto, no es una mera casualidad que Jesús y yo poseamos una cierta educación humanística: ¿estaríamos manteniendo este debate, sin ella? ¿Puede mantenerse un debate competente acerca de lo que debe ser una buena educación, sin el conocimiento de la Historia, la Literatura “y” la Filosofía, sin la “herramienta” de las humanidades? O, para no doblegarnos siempre al lenguaje instrumental, ¿podemos hablar de una educación allí donde faltan, no ya como medios, sino simplemente como fines, algunas de esas “materias”?

¿No será (planteo como hipótesis hermenéutica un tanto osada) que todo lo que nos quiere enseñar el artículo de nuestro amigo y colega Jesús Zamora es que, en efecto, no es posible siquiera discutir de qué es lo que importa, si se carece de educación humanística? ¿Nos está diciendo Jesús, con su simple acto de escribir acerca de cómo no defender las humanidades, algo como “fijaos en mí: solo porque tengo educación en humanidades puedo hacer una crítica de cómo no educar en ellas”? Esto sería un gran ejercicio de ironía, de reducción al absurdo de la negación del carácter esencial de las humanidades para la crítica; un ejercicio de lo que los teólogos llamaban “vía negativa”: incluso hablar de cómo no defender las humanidades es un ejercicio de su defensa sustantiva… Por eso, seguramente, Jesús no necesitará escribir nunca la segunda parte, su “cómo sí defender las humanidades”.

Esta entrada fue originalmente publicada en el Blog "Dialéctica y analogía", De Juan Antonio Negrete Alcudia, el día 7 de enero de 2017
ref | enero 8, 2017 a las 3:58 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-g0


 [Comentar este tema

Enero 08, 2017, 03:14:45 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                                                    Migración irregular. ¿Nace o se hace…?
                                 Por: Diana Ramos. Estudiante de periodismo de la Universidad de Las Américas. Ecuador.

                                                                    Escrito para Cuba, democracia y vida.org

                           

Quito. Ecuador. Estamos en tiempos de ruptura de fronteras en materia de inversión, tecnología e información, y para ello no existen muros; pero para los hombres en busca de nuevas oportunidades es necesario crear políticas que funcionen para evitar el peligro al que se enfrentan los migrantes, y para aquellos que ya residen en un país, impedir darles el estatus de ilegal, o como se le llama en Ecuador, migrantes irregulares.

La migración irregular, o mejor dicho ilegal, es creada por un estado controlador y selectivo que abre sus fronteras frente a una carencia específica que no puede solucionar con su gente, generalmente de tipo profesional. Una vez surtida esta necesidad crea barreras, políticas y hasta visas para evitar el ingreso de más extranjeros, además de establecer en las mentes de los nacionales la idea de que la entrada de más migrantes causará una baja en los empleos para quienes nacieron en el país, lo que crea la combinación perfecta para deportaciones masivas que violan todos los derechos, pero a las que el ciudadano nacional no dice nada al  considerar que es lo mejor para su patria, algo que ha estado ocurriendo en Ecuador, país que se ha visto poblado por miles de cubanos y de otras nacionalidades en busca de poder mejorar su condición económica y social.
 
Esta idea aparece en el discurso del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y no ha de sorprendernos, pues esta política es fuertemente utilizada por países desarrollados que abren su visado en busca de gente joven y profesional que alimente a esa fuerza laboral adulta. Lamentablemente, a pesar de ser víctimas de esta política, también se implementa en algunos países América Latina.

Ecuador es un gran ejemplo de esto. En el 2008 abrió un libre visado, siendo un país ícono en materia de movilidad humana y ciudadanía universal. Una vez que su carencia fue surtida, creó políticas para evitar esa mal llamada “ciudadanía universal”.

En mayo del 2015, la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación,  SENESCYT,  negó a muchos cubanos la posibilidad de legalizar su título profesional por lo que su estatus migratorio cambió y los obligó a convertirse en migrantes irregulares.

Este estatus no permitió a muchos trabajar y los obligó a migrar nuevamente hacia un país con la posibilidad de salir adelante, en este caso, Estados Unidos. Estas políticas han convertido a Ecuador en un “país de paso”.
 
Otros vieron a Ecuador como un país para salir adelante y fueron expulsados de manera masiva, según el estado, para “protegerlos de las garras de coyoteros”. Algo que no resulta creíble pues si en realidad quieren luchar contra la trata de personas, lo lógico es que otorguen estatus de refugiados o permitan legalizar títulos. La deportación al país de origen no es la solución.

Dejemos a un lado, dada su complejidad, para un análisis posterior el papel de víctimas que tienen los migrantes irregulares frente a las redes de tráficos de personas.

Los niños, adolescentes y mujeres embarazadas son, en primer lugar, víctimas de un estado manipulador que los obliga a migrar en condiciones de extremo peligro porque no les permite legalizar su situación.
 
Madres ecuatorianas con niños cruzan la selva del Darién, pues pese a que sus hijos nacieron en este país, la ley de naturalización no les otorga la ciudadanía de manera automática a sus padres, si no pudieron legalizarla ellos antes con la obtención de la cédula de identidad, jamás podrán ser ciudadanos ecuatorianos, y esta historia se repite en Colombia y en otros países, pues ahora nacer en cualquier nación ya no te otorga una ciudadanía.
 
Esta política social ha creado nuevos parias en el mundo, pues no pertenecen al país en el que nacieron y muchas veces no pueden obtener la nacionalidad de sus padres. La pregunta es: ¿A dónde pertenecen en caso de deportación?

El migrante irregular o ilegal es la creación de un estado. Cada “país de paso” que existe en el mundo, es en realidad una nación víctima de sus propias leyes, las que marginan cada año a miles de migrantes que cruzan selvas, ríos y montañas con el único fin de conseguir una mejor vida para ellos, pero de manera especial para sus familias.
 
No existen migrantes irregulares lo que existen son leyes que los convierten en ilegales, incluso en países donde la “ciudadanía universal” es la bandera de lucha.

                                                     

Los migrantes cubanos en Ecuador el pasado julio fueron víctimas de acciones represivas por parte del gobierno dictatorial de Rafael Correa, lo que terminó con el encarcelamiento y la deportación de más de un centenar de ellos. (Foto de los archivos del grupo Movimiento X Cuba, cortesía para Cuba, democracia y vida.org).

                                                                                     ATENCIÓN.
                                          CUBANOS RESIDENTES EN ECUADOR O CON IDEA DE VIAJAR A ESTE PAÍS.


Considerando la importancia de este polémico tema a continuación reproducimos una parte de la nueva Ley de Movilidad, la que según se afirma, “apunta a educación, salud y seguridad social del migrante”. Nos limitamos a los aspectos que están en relación con los extranjeros, lo que influye directamente en los cubanos que se encuentran en este país o que pretenden viajar. 

                                                            Nuevas medidas para extranjeros en el Ecuador.

Los extranjeros podrán permanecer en calidad de turistas hasta por 180 días. La legislación actual solo permite hacerlo por un lapso de 90 días.
 
Sin embargo,  la nueva ley señala que, excepcionalmente, los extranjeros podrán solicitar una visa especial de turismo por un plazo máximo de un año. Este documento no aplicará para trabajar y solo se solicitará una vez cada 5 años.

Hay nuevas reglas para los turistas que vivan en un país de la Unión de Naciones Suramericanas. Según la normativa aprobada, este grupo podrá ingresar al Ecuador solo con su cédula de identidad. Es decir, no será necesario el pasaporte.

Actualmente, solo los ciudadanos de Colombia, Bolivia y Perú pueden entrar apenas con la cédula. Además, Ecuador activará puntos de control migratorio preferenciales en aeropuertos, puertos y pasos fronterizos para los turistas de la UNASUR. El plazo de permanencia será de 180 días.

La ley habla de ocho tipos de visas: residente temporal, residente permanente, temporal de excepción, diplomática, humanitaria, de turista, especial de turismo y por convenio. Las residencias temporales duran dos años y podrá ser renovada por una vez.

La nueva ley mantiene la política estatal de no solicitar visado a los turistas del mundo; salvo 11 países: CUBA, Afganistán, Bangladesh, Eritrea, Etiopía, Kenia, Nepal, Nigeria, Pakistán, Somalia y Senegal.

                                                        Víctimas de trata y tráfico y causas de deportación.

La nueva legislación tiene un capítulo exclusivo para el tema de la trata y el tráfico de migrantes. Los legisladores se enfocaron sobre todo en la prevención y atención a las víctimas de estos delitos.

En la normativa se pide a los entes gubernamentales que creen un registro para identificar a las víctimas. Esto permitirá recoger, procesar y analizar la información. Según la ley, estos datos se usarán para crear políticas, planes de acción, estrategias de prevención y medidas para desarticular a las redes criminales.
 
La Ley de Movilidad elimina la Ley de Extranjería vigente desde 1970. En el documento aprobado, los legisladores incluyeron ocho causales para la deportación de un extranjero que resida en territorio ecuatoriano.
 
Entre esas causas están, por ejemplo, ingresar por un lugar no autorizado (salvo personas con protección internacional como refugiado, apátridas y asilados), no haber iniciado los trámites de regularización, haber recibido la revocatoria de la visa, haber cometido delitos cuyas penas sean menores a los cinco años o haber interferido en asuntos de política interna.
 
En la ley  aún vigente únicamente existen tres causales para expulsar a un extranjero del país: quien ha ingresado al Ecuador sin pasar por el control migratorio, quien haya cumplido una sentencia por delitos penales, o los “delincuentes comunes” que no pudieran ser juzgados en el país (Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/ley-migracion-educacion-salud-visas.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com)








 [Comentar este tema

Enero 08, 2017, 02:55:08 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                                     Cuba 2017. ¿Hacia dónde vamos?
                                                                       Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.
                             La dictadura sabe del fin de su existencia y se aferra a cualquier cosa para lograr subsistir.

 
                             

Fort Pierce. Estados Unidos. La permanencia en el existir es una necesidad.  Cuando presentimos que llega el fin de nuestra existencia, la mayoría de los seres, no solamente los hombres, sino donde quiera que se exprese la vida, nos aferramos a algo, a modo de prolongar lo que hemos llamado vida, y que con frecuencia la limitamos a la idea de lo terrenal, ignorando o resistiéndonos a admitir la concepción de una continuidad de vida más allá de la expresión material visible y perceptible.

Este tema indudablemente resulta interesante, pero nuestros lectores esperan siempre en estos sitios, cuyos objetivos son difundir el acontecer social y político del mundo, y en primer lugar el de nuestra patria, escritos de otra naturaleza acordes a las características que a través de los años han tenido, y que han garantizado la aceptación popular,  por lo que trataré de aplicar este concepto de naturaleza filosófica, y hasta ética, al terreno social y político en el contexto de la nación cubana. 
   
Partiendo de la idea de que existir es una necesidad, la dictadura comunista cubana, que por casi sesenta años se ha mantenido  en el poder, necesita seguir existiendo. Si a este concepto agregamos la idea de que nos aferramos a algo cuando presentimos el fin de nuestra existencia, entonces nos resultará fácil poder comprender las acciones que en los últimos tiempos han emprendido de una manera despiadada contra todo y todos.

El incremento marcado de la represión en los últimos meses tal vez constituye la mejor muestra de un estado de desesperación ante su inminente final. Según los informes del Foro Antitotalitario FANTU, en el año 2016 se registraron un total de 9940 detenciones arbitrarias, lo que se cuadruplicó con respecto al año 2010, cifra que sitúa a la dictadura cubana en el primer lugar en Iberoamérica. Durante el pasado mes de diciembre de 2016, la CCDHRN verificó, al menos, 458 detenciones arbitrarias de disidentes pacíficos cubanos, lo que representa un centenar de detenciones más respecto al mes anterior.

                               

De acuerdo con los datos del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) el pasado año se incrementó la represión en Cuba, llegándose a cifras récord de más de nueve mil arrestos arbitrarios en contra de opositores y activistas, en su mayoría a mujeres de la sociedad civil independiente. (Foto tomada de Internet).

Pero no solo se aferran a través de las acciones represivas; sino que en sus intentos de supervivencia han realizado el pasado dos de enero, justamente con el inicio del nuevo año, y como una aparente muestra de poderío militar ante un mundo que conoce perfectamente el estado de degradación política y social del decadente régimen, un grandioso desfile militar en el que no solo participaron los altos mandatarios de la cúpula militar cubana, sino que obligaron a una multitud de trabajadores y estudiantes – incluidos miles de niños-  a participar con ridículas caracterizaciones y mensajes de idolatría dirigidos al llamado líder histórico de la revolución cubana.

Con el disparo de veintiuna salvas de artillería y la marcha de un  primer pelotón formado por 128 jinetes disfrazados de mambises, a modo de una supuesta evocación a las guerras de independencia de la isla, se iniciaba la siniestra demostración de “fuerza y poder”. Seguidamente, una réplica del yate Granma, rodeado de 3,000 niños como representación del inicio de la lucha armada de la revolución contra el régimen de Fulgencio Batista, y a continuación una interminable  marcha de combatientes, representantes de distintas tropas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), la Marina de Guerra, el Ministerio del Interior, las milicias y academias militares, hasta concluir con un último segmento integrado por miembros de las milicias universitarias, estudiantes de escuelas pedagógicas y trabajadores.
 
Al final desfiló el pobre “pueblo combatiente”, que a pesar de no tener alimentos, libertad de expresión, posibilidad de acceder libremente a Internet, derecho a reunirse a debatir temas políticos, entre otras tantas cosas, le sigue haciendo el juego al régimen dictatorial, temen por su posible separación de sus puestos de trabajo, y en última instancia, - una exigua minoría-  porque simpatizan con el sistema.

                       

Una réplica del yate Granma y la participación forzada de unos 3,000 niños en el simulacro militar cubano. La dictadura se aferra a sostenerse; aunque tenga que acudir a las más disparatadas arbitrariedades. (Foto tomada de Cubadebate).
 
De manera contradictoria hicieron una reafirmación del culto a la personalidad al invocar la figura del que “SE FUE”. Recordemos que habían pasado solo unos días en que la Asamblea Nacional aprobara de forma unánime una ley que hacía restricciones y prohibiciones respecto a la utilización del nombre de Fidel Castro en calles, plazas, etc., así como ninguna escultura pública dedicada a su persona.

No obstante, los lemas fundamentales del desfile se dedicaban a aquel que, según las declaraciones de su hermano y actual presidente del país, se oponía al culto a la personalidad.  “Yo soy Fidel”  fue la frase del momento, lo que se repitió como un delirio hasta el cansancio por las adoctrinadas masas.   Gigantescas fotos del dictador, pancartas con su rostro, y las palabras “Por siempre Fidel”, completaban  el panorama de aquel simulacro que se hacía como muestra del estado de desesperación en que ha caído la más cruel dictadura del hemisferio occidental.   
 
                             

¿Acaso esa reiteración de frases que evocan la imagen del dictador que se les acaba de morir, así como de enormes pancartas con su rostro, no son también formas de culto a la personalidad? (Foto tomada de Cubadebate).
 
De manera paradójica, ante este derroche de recursos y de hombres, solo unos días antes se anunciaban días cruciales para el país, cuya  economía entraba en fase de recesión, según tuvo que admitir el propio presidente, lo que presupone una disminución, y en última instancia,  la pérdida generalizada de la actividad económica, esta última variante es posiblemente la que enfrentará el pueblo cubano – ya se sabe que sus mandatarios permanecen ajenos a estos cambios-; aunque como ya es habitual el secretismo impide contar con elementos verdaderamente objetivos y habrá que especular, lo que siempre que sea haga con coherencia y sentido, es válido.

¿Hacia dónde vamos pues en este 2017? Aún es muy pronto para poder afirmar o negar posibles rutas, salidas y escapes, aunque si podemos percibir -a pesar de que recién empezamos el año-, que Cuba se hunde en las profundidades de un abismo inigualable, lo que solo sufrirá ese “pueblo combatiente” que han puesto a marchar y a gritar consignas por las calles.
 
La cúpula militar que organizó el simulacro no sufrirá los embates del mal. Ya ellos tienen asegurado su porvenir, al menos en el aspecto económico, toda vez que durante décadas se han estado apropiando de los bienes del pueblo. Pero esa garantía es solo de tipo económica, y los bienes de este tipo se disipan en la temporalidad de su naturaleza.
 
Más allá de lo acumulado materialmente está la carga con la que han de vivir el poco tiempo que les queda, soportando el pesar que sobre ellos se avecina como consecuencia de sus atroces actos, lo que por ley es inevitable, y aunque se aferren a la sobrevivencia como necesidad que sustenta su permanencia en el existir, su hundimiento final es inminente. Esperemos pues para disfrutarlo, nos lo merecemos.      







 



 [Comentar este tema

Enero 06, 2017, 03:32:44 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                  El misterio de un nacimiento y su relación con la επιφάνεια.
                                                                    Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                                   

Fort Pierce. Estados Unidos. San Juan, el místico evangelista, sentó las bases conceptuales acerca del λóγος en el Cristianismo, aunque en realidad parte de lo que expuso en su conocido evangelio, no fue otra cosa que lo ya dicho por Heráclito y aquellos que abordaron el tema del λóγος en la filosofía griega.
 
La idea de un Dios-hombre expresada en su evangelio fue determinante para la formulación de la doctrina cristiana del λóγος <El verbo era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre>, con lo que supo relacionar los conceptos ya establecidos por los griegos respecto al λóγος, con la idea de un ser, que siendo humano, es al propio tiempo el λóγος, por cuanto, la idea expresada respecto a la iluminación de todo hombre con su venida, presupone el advenimiento del Verbo bajo cubierta carnal, expresado en la figura del noble y compasivo redentor de la antigua Palestina, cuyo nacimiento se ha estado recordando por estos días.

Resulta que el Verbo que nos expresa Juan en su evangelio, es el λóγος en el que tanto insistieron los griegos en sus doctrinas filosóficas, y del cual, ya todo estaba dicho cuando surgió el Cristianismo; excepto que había habitado carnalmente entre los hombres, lo que fue una misión del Cristianismo primitivo, al menos para el mundo occidental. Recordemos que las concepciones en torno a los Avatares de la Divinidad fueron manejadas con anterioridad en las filosofías orientales a través de las figuras de Krishna y Buda en la India, y de Avalokitezvara o Padmapani entre los tibetanos; todos ellos Dioses-hombres que se han manifestado para dejar un mensaje entre los hombres y para fundar religiones.
 
Surgía así en los primeros siglos de la era cristiana un nuevo concepto:  el λóγος que engendró Dios y que se encarnaría en una persona, esto es, δευτερος θεος, es decir, un segundo Dios, el Hijo coeterno y consubstancial, del que en realidad no hay documentación - ni siquiera en las fuentes de los evangelios sinópicos- sobre su nacimiento un 25 de diciembre, pero sí se sabe de un acontecimiento astronómico que ampara dicho nacimiento: el solsticio del invierno, que esotéricamente representa el renacer del Sol después de haberse ocultado en el hemisferio meridional.

Esta es la esencia del día que escogieron como nacimiento de Cristo. Lo que ha surgido luego en torno a la llamada navidad, no es más que una amalgama de tradiciones paganas, misterios del lejano oriente, superstición, y muy buena oportunidad para competir a ver quién pone la mejor cena, arma el mayor arbolito o el más engalanado nacimiento, cuyo nacimiento no ocurrió, al menos ese día, ni existen evidencias bíblicas respecto a la ornamentación de un nacimiento tan pomposo y tan distante de lo que pudiera ser una realidad: el humilde nacimiento en un pesebre, que si es narrado por algunos de los evangelistas en sus textos.

Las sagradas escrituras del Cristianismo nos ofrecen algunos puntos referenciales para abordar la concepción del λóγος, de manera especial el Evangelio de San Juan, en el cual se inspiraron la mayoría de los escritores y místicos del naciente Cristianismo.
 
Un análisis del Prólogo de dicho evangelio nos permitirá adentrarnos en un camino un tanto abstracto, pero de gran valor desde el punto de vista filosófico. El autor hace gala de un conocimiento profundo, más allá de las reiteradas lecciones morales que tanto abundan en las escrituras, para conducirnos a la idea del Verbo o el λóγος, en el principio y desde el principio, junto a Dios, amén del hecho de ser el λóγος o Verbo el propio Dios, lo que constituye el principal fundamento filosófico del texto.

Recordemos que el λóγος, según Heráclito, es aquella  ley universal que todo lo rige, gobierna y ordena, es el principio del Universo, lo que el místico evangelista nos intenta explicar con su idea acerca de que <en el principio era el Verbo>,  el principio del todo: <todas las cosas acontecen según este λóγος>, según expresó Heráclito; lo que Juan trata como <todas las cosas fueron creadas por medio del Verbo>, con lo que se deja establecido para la religión cristiana el concepto creacional del Verbo, sin el cual, no se ha hecho nada de lo existente, al ser principio cósmico del universo, acudiendo de nuevo a la enseñanza de Heráclito. 

Al no haber nacido <de la sangre>, ni <por la carne>, sino que hemos sido <engendrados por Dios>, y si el λóγος o Verbo es Dios, según la propia declaración de autor, podemos entonces, vislumbrar la idea de la creación por parte del Verbo, quien hizo el mundo, por lo que tuvo que haber estado desde el principio, y ser el mismo principio. Recordemos que en Heráclito, el concepto de λóγος, aparece por primera vez entendido como razón común a todas las cosas; pero no solo razón, sino principio cósmico, concepto que determina en sí, desde su tiempo, el significado más trascendental del λóγος, insuperable hasta el presente, y que sabiamente San Juan reitera en su evangelio.

Muy tempranamente, hacia el final del siglo segundo y las primeras décadas del tercero, Orígenes, una de las figuras más extraordinarias de la historia de la Filosofía Cristiana, empleó en su obra “Acerca de los Principios” los términos mónada, μονάς, del griego, que significa monas, unidad de μόνος monos, lo que se asocia a lo uno, solo, único, siguiendo las concepciones pitagóricas, así como, ΕΝΑΔΕΣ, de la tradición platónica, para expresar la singularidad absoluta de Dios: Κάθε θεική ουσία αποτελεί το υπόστρωμα των ενάδων των θεών.*
 
Orígenes fue capaz de penetrar en el misterio de la naturaleza del λóγος al que consideró la imagen y reflejo de un Dios Trascendente, aunque diferente del Padre por <la esencia y el sustrato>. Orígenes fue uno de los primeros en referirse al concepto del λóγος engendrado por el Padre, a la idea de lo unigénito e Hijo por naturaleza.
 
La navidad, como festividad cristiana, se celebra pues en todo el mundo de la Cristiandad el 25 de diciembre, y siguiendo los cánones establecidos para su calendario eclesiástico, durante los ocho días que le suceden, o sea, dentro de una octava. Por estos días también tiene lugar la festividad de año nuevo, coincidiendo con el primer día del año ordinario, y en relación muy estrecha con la navidad.

El año nuevo representa una nueva etapa en nuestras vidas, es la despedida de aquello que culmina y de lo que hemos de despedirnos. Representa la renovación y la idea de todo lo que cíclicamente se expresa en el Universo. Cada ciclo que comienza asume lo esencial del ciclo precedente y se despoja de todo vestigio pasado, lo que se ha expresado esotéricamente en la renovación de la piel de las serpientes, las que mudan sus capas siguiendo un ritmo periódico, como también lo hace todo el Universo siguiendo el ritmo de una ley, la ley de la periodicidad, la cual actúa siguiendo los impulsos del ritmo cósmico del universo y guiada por los designios kármicos que la fundamentan. De esta forma, cada nueva expresión del universo es una nueva etapa de una evolución que jamás se detiene, por cuanto, si se detuviera cesaría la existencia, y se negaría la concepción de un universo que es eterno.

Estos conceptos nos permiten conocer que la celebración de despedida y de llegada de un nuevo año, no es simplemente una tradición. Detrás de toda tradición, leyenda, fábula, o mito siempre habrá una verdad esencial. De la misma forma que los sabios y místicos de la antigüedad supieron escoger y establecer con precisión fechas y celebraciones de acuerdo a ciertas circunstancias astronómicas, la cristiandad de los siglos iniciales supo asumir lo heredado; aunque en nuestros tiempos se ha descorrido demasiado el velo y se le ha despojado de muchos de sus aspectos esenciales que otrora fueron verdaderos misterios.

Por estos días también se celebra la festividad de los reyes magos, litúrgicamente la επιφάνεια, epifaneia, que quiere decir manifestación, es decir, la expresión del misterio del λóγος hecho hombre y expresado entre los hombres. Forma parte de otras epifanías cristianas como: el misterio de las bodas de Caná y el Bautismo.
 
                       

El Evangelio de Mateo, única fuente bíblica, solo menciona μαγοι del oriente, sin especificar su número. En la catacumba de Pedro y Marcelino del siglo IV aparecen representados solo dos. Al parecer Orígenes, en el siglo tercero fue el primero que aseguró que en realidad eran tres, lo que ha perdurado en la tradición hasta nuestros días. 

Justamente hoy seis de enero, el mundo de la Cristiandad determinó la celebración de esta festividad, cuya evocación a la legendaria narración bíblica, es digna de un análisis teórico.

El evangelio de Mateo, en su capítulo segundo, trata el tema de los magos de oriente: <Y he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque al ver su estrella en el oriente, hemos venido para adorarle>. Se les considera reyes, tal vez, a partir de una interpretación del Salmo 72,10 que dice: <Todos los reyes se postrarán ante él>. No obstante, el significado del término griego μαγός, es decir, magós, en plural: μαγοι, magoi, no es precisamente reyes, sino sobrenaturales, dotados de poderes excepcionales, como lo fueron en el pasado los antiguos sacerdotes del Mazdeísmo o Zoroastrianismo, la religión de los parsis, cuya casta sacerdotal estaba en posesión de los misterios y de la sabiduría, y se dedicaban al estudio de la astronomía como ciencia, y de la astrología en relación con su repercusión en la vida de los hombres. El místico y filósofo de origen judío, Filón de Alejandría da testimonio de esto a través de sus obras.

Tal vez la inserción de este pasaje en el evangelio tenga relación con la idea de los sacerdotes parsis como elemento simbólico, lo que muestra la grandeza del nacimiento del Hombre-Dios, hecho que es reconocido por los sabios parsis desde sitios tan distantes, los que estaban en posesión del divino conocimiento y fueron capaces de percibir su existencia entre los hombres como ser manifiesto, significado del término griego επιφάνεια.

Si tomamos como referencia el evangelio de Mateo, la única fuente bíblica que menciona a unos magos, comprobaremos que no se hace descripción de la estrella, lo que limita la interpretación simbólica; no se precisa el número de reyes, aunque se infiere que cada regalo: oro, incienso y mirra, sea una representación de cada uno de ellos, lo que se atribuye al místico y teólogo del siglo tercero Orígenes (185-253), lo que más tarde el papa San León Magno aceptó y estableció, idea que ha perdurado hasta nuestros días sin demostración alguna de su veracidad; pero la tradición pudo más que la investigación y será difícil después de tanto tiempo cambiar la idea predeterminada en las mentes de la hombres acerca del número de magos, magos convertidos en reyes y peor aún dejar a un lado los regalos a niños el día seis de enero, a pesar  de no existir documentación alguna que demuestre que eran precisamente tres; tampoco son mencionados sus nombres, lo que se adoptó luego a partir de un manuscrito itálico del siglo XIX, apareciendo desde entonces en la tradición lo que se conoce en nuestros días como: Melchor, Gaspar y Baltazar. Los nombres, como el número de magos, resultan elementos añadidos a la única referencia bíblica, la cual es la presencia de unos magos del oriente, en plural μαγοι, (en griego antiguo) lo que solo sugiere la existencia de más de uno, pudieran ser solo dos, como se representa en las antiquísimas catacumbas de Pedro y Marcelino, del siglo cuarto.

Por otra parte, se cree que el evangelista insertara el pasaje de los magos con su mágica estrella en su texto para realzar, un tanto más, la figura del redentor. Algunos vinculan a estos personajes de Mateo con los magos de Balaam, citados en Núm. 23,7, que bajaron de las montañas de Oriente para rendir homenaje al futuro rey; entendiendo como Oriente la región que se inicia al este del río Jordán, es decir que se considera que el Oriente comienza donde termina Palestina, al otro lado del Jordán: <Entonces Balaam pronunció estas palabras proféticas: Balac, el rey de Moab, me trajo de Aram; me hizo venir de los montes del oriente. Me pidió venir y maldecir a Jacob; me ordenó desearle el mal a Israel>.

Acudiendo de nuevo a Orígenes, figura cimera de la filosofía cristiana de los primeros siglos, encontramos en su obra Contra Celso I:59, un pasaje en el que comenta aspectos relacionados con la idea de la estrella:
   
“Se ha observado que en los grandes acontecimientos y en los más importantes cambios de la historia, aparecen estrellas de este tipo que significan cambios de dinastías, o guerras o sucesos entre los hombres que tienen el efecto de trastornar los asuntos del mundo. Hemos leído en el libro de los cometas del estoico Cheremon cómo algunas veces han aparecido cometas incluso cuando estaba a punto de suceder un suceso nuevo; y él nos hace una relación de ellos.  Así pues, si un cometa, como se le llama, o alguna otra estrella parecida, aparece cuando surge una nueva monarquía o se produce algún importante suceso sobre la tierra, por qué ha de extrañarnos de que haya aparecido una nueva estrella con el nacimiento de un hombre que existe para introducir nuevas ideas en la raza humana y para traer una doctrina no sólo a los Judíos, sino también a los griegos y también a muchas naciones extranjeras”.

En el griego bíblico empleado en la traducción de los LXX del libro de Daniel (2,2.10), μαγοι se refiere concretamente a los astrólogos de la localidad de Babilonia, cuyos conocimientos esotéricos eran respetados, de ahí la asociación con la aparición de la estrella en el oriente: <Y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos (…) Al ver la estrella se regocijaron con gran alegría>.

*Que en realidad quiere decir en castellano, sin ser una traducción literal, que no la admite, <Cada sustancia divina es el sustrato de la ENAD de los dioses>.

(Continuará)



 [Comentar este tema

Enero 03, 2017, 02:53:21 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                      El “socialismo del siglo XXI” envejece un año más
                                              Mientras la izquierda latinoamericana está en franca retirada


                                      Martes, enero 3, 2017 |  Alberto Roteta Dorado    |   comment count

                             

FORT PIERCE, Estados Unidos.- Por suerte para “Nuestra América”, la amplia y compleja zona que José Martí enmarcara desde el Río Bravo o Grande hasta la extensa Patagonia, ya solo quedan, además de Cuba, cuatro naciones bajo la dominación del Socialismo del siglo XXI, el engendro que ha destruido a Venezuela con su Revolución Bolivariana y transformó de manera radical la política y la sociedad de Ecuador, Bolivia y Nicaragua, naciones en las que sus gobiernos totalitaristas han impuesto el modelo promocionado por Hugo Chávez y Fidel Castro.

Venezuela comienza el 2017 inmersa en la peor crisis económica del hemisferio. Según las últimas investigaciones, la falta de productos en 2016 llegó a estar entre un 70 y 80%, y el nivel de inflación de 500%, la más alta del mundo. La economía decae un 10% y se estima que decrezca para el 2017 en un 4,5%. Los pronósticos para este año no son nada alentadores. El Fondo Monetario Internacional estima que la inflación pudiera llegar a 1 660%, la tasa de desempleo aumentará de un 18,1% al cierre del año, a un 21,4% para 2017.

No obstante al desastroso presente y el incierto futuro del país, Nicolás Maduro, con solo un 19,5% de los venezolanos apoyando su gestión de gobierno, según sondeo de Datanálisis, en medio de una enajenación total ha augurado que en el 2017 el país será “victorioso” e “indestructible”, de manera especial frente a los ataques de los “ejes imperiales”, los que según su opinión son los responsables de los males de la patria de Bolívar, al pretender desestabilizar la economía y destruir la Revolución Bolivariana.

Mientras que en la destruida nación suramericana los mercados son saqueados para robar los escasos productos que van quedando, y así garantizar la sobrevivencia, el presidente hace sus primeras presentaciones de este año no precisamente para poner fin a los conflictos venezolanos, sino para solidarizarse con la causa palestina al pronunciarse por el fin de la “ilegítima ocupación israelí”.

Ciertos hechos trascendentes en la nación durante los últimos meses dejan el terreno preparado para una continuidad de acciones en este 2017. La expulsión del Mercosur, el diálogo entre el gobierno oficialista y la oposición ―acción que se prolongó sin solución alguna―, la intervención del Vaticano y especialmente del papa Francisco en dichas negociaciones, el duro enfrentamiento entre el chavismo y la Asamblea Nacional, que terminó con agresiones violentas entre ambas partes, y las múltiples acciones de protesta contra el chavismo y por la realización de un referendo revocatorio, no solo en Caracas ―con su histórica toma― sino en todo el país, han marcado el acontecer de la patria de Bolívar.

Justamente el domingo primero de enero, como inicio del nuevo año, Maduro sorprendió con la liberación de seis opositores considerados presos políticos, algo que ha exigido la oposición para mantener un diálogo abierto, entre ellos el exgobernador del estado de Zulia, Manuel Rosales, candidato a la presidencia en 2006.

Tras una década de experimentos políticos y sociales desde la perspectiva del nuevo modelo ―esta vez presentado como proyecto de Revolución Ciudadana―, en Ecuador, como ha ocurrido con todos los países que asumen formas socialistas de gobierno, se experimenta una grave crisis económica, lo que unido a los escándalos de corrupción, determinan un sombrío inicio de año.

Los ecuatorianos están preocupados por su crisis económica, algo que les deja un presidente, que al parecer comenzó su mandato con muchos proyectos encaminados a atenuar la pobreza y ayudar a los desposeídos ―como han hecho todos los que han seguido los pasos de Stalin y Castro―, y en la medida que fue envolviendo a las multitudes con su entusiasmo, se fue transformando en un prepotente dictador capaz de atacar con su ejército a cientos de cubanos que pacíficamente se manifestaban en la capital del país, y ahora mantiene sitiada a la provincia de Morona Santiago, en la que se ha declarado un estado de excepción con prohibiciones de todo tipo ante el conflicto con la etnia Shuar en su defensa de la tierra.

De acuerdo a los resultados de las investigaciones realizadas por la encuestadora Cedatos, el 28% de la población manifestó estar preocupada por la situación económica del país, seguido de sus inquietudes por el desempleo, subempleo y problemas familiares, con un porcentaje de 26% ―actualmente hay medio millón de desempleados y un millón y medio de subempleados―, lo que visto en su totalidad como parte de un mismo problema ―es decir, del problema económico―, abarca el 54% de la población encuestada.

Le siguen los hechos de corrupción denunciados en los últimos meses, lo que interesa al 19% de los ecuatorianos. Por temas como la corrupción de Petroecuador y Odebrecht, un 17% de la población lo consideró como los acontecimientos más importantes del país, luego de la solidaridad con los damnificados del terremoto de Esmeraldas, y de la crisis económica.

Pero lo más significativo de esta investigación, realizada en 15 de las 24 provincias, es que un 65% considera que el país va por mal camino y que el 52% de los ecuatorianos desaprueba la gestión del presidente.

Respecto a la forma de ser de Correa, el 63% lo desaprueba, y lo peor, el 62% no cree en su palabra. Al preguntar sobre quien es el personaje más importante de Ecuador, solo el 20% consideró a Correa.

Los movimientos de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador (Petroecuador), han provocado un verdadero escándalo, lo que se ha considerado el peor caso de corrupción en la última década, según ha reconocido el propio presidente.

Recientemente, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló que en Ecuador la empresa Odebrecht pagó 33,5 millones de dólares como sobornos a funcionarios del Gobierno. De acuerdo con los informes de los expedientes judiciales, la compañía se benefició por más de 116 millones de dólares como resultado de sobornos o multas entregadas entre el 2007 y el 2016, justamente durante toda la década que lleva Rafael Correa en el poder. ¿Coincidencia?

Los documentos del Departamento de Justicia de los EE.UU. no detallan nombres de los funcionarios ecuatorianos, de lo que se ha aprovechado Correa para pasar por alto este nuevo escándalo de corrupción, según él carente de valor y con fines geopolíticos para perjudicar el proceso eleccionario que se avecina.

En Bolivia, una de las naciones de mayor pobreza de la región, el socialismo del siglo XXI fue presentado a través de la Revolución Democrática y Cultural, proyecto que acaba de cumplir sus once años, y que según las aspiraciones del mandatario Evo Morales podrá mantenerse hasta el 2025, siempre que él, junto a su partido Movimiento Al Socialismo (MAS), logren continuar violando las leyes constitucionales y las decisiones de la mayoría del pueblo que dijo “no”, con un 51,3%, a su continuidad durante el referendo efectuado en febrero de 2016.

Por su parte Daniel Ortega, con una modalidad que no puede enmarcarse precisamente en las desafortunadas claves del socialismo del siglo XXI, pero de cualquier modo es un régimen dictatorial, aseguró su mandato presidencial mediante la manipulación del poder judicial, con lo que lograba acabar con la oposición y dejar al Partido Liberal Independiente (PLI) prácticamente en la proscripción. El pueblo nicaragüense lo repudió con una abstención en el simulacro eleccionario del 6 de noviembre, algo jamás visto en la historia electoral de Nicaragua.

El nuevo año comienza, pues, en Nicaragua, con la reciente revelación del Centro de Investigación de la Comunicación (CINCO), una ONG especializada en asuntos democráticos, según la cual el mandatario se reeligió en medio de una abstención de más de 70%, lo que ha tratado de atenuar Daniel Ortega junto a su esposa con sus “cálidos” y “emotivos” mensajes de felicitaciones a un pueblo que no los quiere en el poder.

Como Cuba es una nación con peculiaridades especiales, no la incluimos en este análisis; a pesar de formar parte del contexto latinoamericano, aunque con un modelo inclasificable que ya ni es socialista ni del siglo XXI.

De cualquier modo, su régimen dictatorial decidió recibir el año nuevo, y al propio tiempo, el aniversario 58 de su revolución socialista con un pomposo desfile militar, con cuyos gastos se hubiera podido atenuar el dolor de los desposeídos del punto más oriental de la isla, destruido recientemente por un huracán. Pero la necesidad de demostrar al mundo una inexistente fuerza a través de un obsoleto y corrupto poderío militar fue prioritario.

Comienza así un nuevo año, que pudiera traer cambios significativos para Venezuela, si la oposición sigue logrando el espacio que merece, y en Ecuador, si finalmente no se logra el triunfo del candidato de Alianza País, aunque lamentablemente Cuba, Nicaragua y Bolivia continuarán en ese estado que les ha anquilosado y llevado a un abismo, del cual resultará difícil poder salir, al menos durante este nuevo año.

Compartir:
Ver más en: socialismo del siglo XXI

ACERCA DEL AUTOR
Dr. Alberto Roteta Dorado.
Cienfuegos, Cuba. Graduado de doctor en medicina, especialista en Medicina General Integral y Pediatría por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara y de Máster en Ciencias, especialista de segundo grado en Endocrinología y de segundo grado en Medicina General Integral por la Universidad Médica de Cienfuegos. Ejerció su profesión de médico por más de veinticinco años en Cuba. Profesor auxiliar de Pediatría y Endocrinología, se dedicó al magisterio por más de veinte años. Ha realizado estudios de filosofía, teología, antropología y teosofía. Presidió en Cuba la Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano”. Actualmente presidente de honor de dicha institución. Dictó conferencias sobre temas martianos y filosóficos en diferentes instituciones cubanas como: Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano” y “Memorial Presidente Salvador Allende”. Tiene inéditos dos libros de ensayos sobre el sentido de la religiosidad y el pensamiento filosófico de José Martí. Colaborador de medios de prensa como Cubanet, Noticias de Cuba. Ha visitado varios países de América: Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Radicado en Estados Unidos de Norteamérica.

Fuente: https://www.cubanet.org/colaboradores/el-socialismo-del-siglo-xxi-envejece-un-ano-mas/


 [Comentar este tema

Enero 02, 2017, 09:00:21 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.


                                                   La Filosofía, sus nuevos desafíos en estos tiempos. Primera parte.
                                                                          Dr. Alberto Roteta Dorado.


                         

Fort Pierce. Estados Unidos. La existencia de una cantidad considerable de revistas y sitios digitales dedicados a temas de naturaleza filosófica nos hace pensar en que la filosofía trasciende más allá de los ámbitos de los aparentes estados de hermetismo, para aproximarse, aunque solo sea a algunos que aun mantienen una motivación por cuestionarse algunos de los más grandes enigmas en torno al hombre y a todo lo que le rodea, cuyos análisis están basados en postulados y cuestionamientos filosóficos.

Si nos detenemos en algunos de los escritos que se presentan en estos sitios podremos darnos cuenta que se están asumiendo posiciones muy firmes y criterios muy fuertes para el análisis especulativo de algunos de los grandes problemas que el hombre de estos agitados tiempos está enfrentando.

Atrás han quedado algunos puntos que otrora formaban parte de esta ancestral rama. La diversidad de temáticas de naturaleza científica y la preocupación de la ciencia por una serie de aspectos por los que antes no mostró preocupación, o al menos, no lo hizo abiertamente y desde un enfoque verdaderamente formal y académico, ha determinado que los filósofos del presente cedieran el paso a los físicos, matemáticos, químicos y biólogos, los que de una forma muy seria y desde la perspectiva de sus respetables métodos científicos, basados en la demostración de hechos concretos a través de pruebas, y de hechos demostrables de manera objetiva, han pretendido adentrarse en el enigmático mundo del origen del universo y del hombre, en tanto que de la vida que se diversificó y expresó en multitudes de formas materiales, algo que antes, en los tiempos del esplendor de la filosofía, pertenecía a su campo de acción.
 
Pero lo más significativo en esta nueva perspectiva científica ha sido la posición que en muchos casos han asumido los investigadores, los que dejando tras sí un pasado de esquematismos rígidos y de enfrentamiento al marcado sentido especulativo y excesivamente teórico de la filosofía, han llegado a un punto de cierta flexibilidad que les ha permitido asumir posturas no solo científicas, sino filosóficas.

¿Es que acaso las propuestas de un universo inteligente, del surgimiento del universo desde un punto infinitesimal, sus procesos de expansión y contracción, el paso a través de la singularidad, las teorías del multiverso, las hipótesis de los agujeros de gusanos, de los universos paralelos, y de la existencia de vida inteligente mucho más allá de nuestro sistema solar y de nuestro propio universo, no son pruebas más que convincentes respecto a la llegada de un punto donde se disipa lo demostrable científicamente y lo hipotético a través de lo especulativo?
 
Todo parece indicar que nuestros filósofos se aproximan cada vez más a la ciencia y los científicos de vuelven filósofos, algo que lamentablemente se perdió en un oscuro momento, en que el pensamiento adquirió matices demasiado dogmáticos y donde la aceptación categórica de ciertos hechos por un sentimiento de fe ciega, más que de cuestionamiento especulativo, ocupara el centro de toda tendencia aparentemente investigativa.
 
La filosofía occidental contribuyó a la sistematización del conocimiento de manera general, no solo el de naturaleza filosófica propiamente dicha, sino todas las ramas del saber, las que muchos siglos antes de la era cristiana, de manera no tan incipiente, como con frecuencia se pretende enseñar, se desarrollaban regidas por la gran madre: la filosofía.

Las escuelas de Pitágoras de Samos (569-475 a.C.), de Platón (427-347 a.C.) y de Aristóteles ( 384-322 a.C.), son ejemplos de esos intentos iniciales de crear cátedra, de ofrecer el conocimiento como disciplina, debidamente organizado; aunque hemos de reconocer la existencia probada de otras escuelas caracterizadas por un extraordinario rigor y una sistematicidad probada. Recordemos los casos de los neoplatónicos con figuras emblemáticas como Amonio Saccas (175-242 a.C.), y Plotino ( 204-270 a.C.), los gnósticos, y de manera particular la escuela de Alejandría, al norte de África, donde se destacó  Hipatia (355 o 370–ibíd., marzo de 415 o 416 a.C.), una neoplatónica versada en matemáticas y astronomía; pero que enseñó además los estudios lógicos y las ciencias exactas, lo que mezcló con una tónica espiritualista y la práctica de un ascetismo que recuerda a Pitágoras.
Así las cosas, las matemáticas, la geometría, la astronomía, las ciencias naturales, la oratoria, y hasta las artes como la pintura, la poesía, la dramaturgia, entre otras, estaban subordinadas, por decirlo de alguna forma, a la filosofía, y para el orgullo de los aprendices y neófitos, estas materias eran impartidas por hombres, que además de maestros, eran filósofos y hasta místicos en ocasiones.

Tal vez la difusión del Cristianismo por el mundo – aunque esto pueda resultar chocante para aquellos que practican esta religión- fue restando importancia con la imposición de una forzada aceptación solo por fe, a aquel espíritu investigativo que llevó a los hombres del pasado a establecer verdaderas pautas, que hasta nuestros días, constituyen ejes esenciales dentro de la filosofía.
 
Se va separando de esta forma la filosofía de la religión; aunque las religiones por necesidad para su sustento han de mantener un basamento puramente filosófico, y esto no es una paradoja, sino una realidad. Detrás de cada elemento aparentemente decorativo de un templo, se esconde una verdad, cuyo fundamento ha salido de la filosofía.   

                                       
                                    En nuestros días la filosofía enfrenta nuevos desafíos,
                                    sin perder su esencia, sin pretender llegar a las multitudes,
                                    pero si de poder desempeñar su rol en la contextualidad de
                                    la modernidad. Obra del artista español Antonio Jesús Lozano
                                    Fuentes.   

Así las cosas, la filosofía fue logrando una independencia por la que nunca luchó, sino que se ganó por derecho propio y a conveniencia de los propios sistemas religiosos que desde sus posturas mecanicistas se enfrentaron de manera enérgica a todo lo que se salía de los cánones establecidos y aceptados como correctos dentro de lo que lamentablemente limitaron.

Cuestionarse la existencia de vida en otros mundos, pensar en la posibilidad de una pluralidad de universos, estar convencidos del paso del alma por multitudes de formas a través del tiempo, referirse a la idea de lo ilimitado, pretender una comprensión de las concepciones de lo trascendente y lo inmanente más allá de lo que ofrece la religión, fue algo que llevó a multitudes a un estado de aislamiento y de ostracismo, y no en pocos casos de la quema en la hoguera.
 
El paradigma en este sentido es el caso del joven monje italiano Giordano Bruno (1548-1600), una de las más brillantes mentes de todos los tiempos, y una de las más valientes personalidades de la historia del renacimiento, que desde su celda de clausura, además de rezar y seguir estrictamente los votos, presintió la idea de lo inconmensurable a través de su profunda visión de no límites para un universo que contempló desde la concepción de la pluralidad, como han aceptado los científicos de nuestros días. 

Lamentablemente, el inocente joven, que más que religioso fue un filósofo, no le correspondió vivir en nuestros días - que sepamos- para saber de la existencia de uno de los más grandes centros de investigación astronómica del mundo, ubicado en la Ciudad del Vaticano, donde se sigue rezando a Dios, se entona el Oh Salutaris Hostia y se oficia misa cada día y a toda hora, a la vez que se observa el desplazamiento de los astros, los enigmas de los aparentemente nuevos centros de evolución y se investiga la posibilidad de vida inteligente en otros mundos.
   
Pero en nuestros días la filosofía enfrenta nuevos desafíos, que no están determinados precisamente por la separación con la religión y con la ciencia, sino con la idea de una nueva contextualidad a la que debe responder si es que no quiere quedar de manera aislada y vista como algo museable.
 
El retorno de matices coincidentes con el período antropológico de la filosofía antigua, o con la adopción de los aspectos esenciales del existencialismo como modalidad filosófica, es pues una meta alcanzable por los filósofos actuales.
 
El hombre como centro de la investigación; pero envuelto en sus grandes conflictos y visto en la contextualidad de su entorno social y político, ha de ser la propuesta de la filosofía de estos agitados tiempos de dinamismo, que demandan nuevos enfoques, sin perder la esencia de la gran madre, la filosofía de las edades.   
 
                                                                                       (Continuará)



 


 [Comentar este tema

Enero 02, 2017, 08:32:02 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                          “Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual”. Cuarta parte.
                                                                     Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.
                                     Escrito para la página Cuba, democracia y vida.org, con sede en Estocolmo, Suecia.


                             

Fort Pierce. Estados Unidos. En Latinoamérica además de los sucesos que durante todo el año que dejamos han tenido lugar en Venezuela, país que ha llegado a un colapso total de su sistema económico, y donde las protestas y manifestaciones se han convertido en hechos cotidianos, así como en Cuba, donde se está celebrando el segundo aniversario de las relaciones de su gobierno con el de Estados Unidos, además de la “sonada” visita del presidente estadounidense, y como es lógico, la muerte del dictador Fidel Castro, merecen destacarse ciertos hechos de Ecuador, en lo que sería la tercera parte de la serie: “Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual”.

La pequeña nación andina, cuyo gobierno dictatorial de marcado énfasis comunista, ha estado promocionando por el mundo sus aciertos en materia de justicia social, - lo que le sirvió a su presidente para ser condecorado con la Cruz de la Orden Iberoamericana de Justicia-, políticas migratorias, respeto a los derechos humanos, así como sus “avances” en materia de educación y cultura, está atravesando actualmente uno de sus peores momentos desde el punto de vista político y económico.
Veamos lo que creen los ecuatorianos, según los resultados de una investigación realizada por la encuestadora Cedatos para poder demostrar lo que pretendo exponer.
 
A los ecuatorianos lo que más les preocupa es su crisis económica, lo que de acuerdo a los resultados de las investigaciones realizadas, el 28% de la población así lo expresó, seguido de sus preocupaciones por el desempleo, subempleo y problemas familiares, con un porcentaje de 26%, lo que visto en su totalidad como parte de un mismo problema, es decir, del problema económico, abarca el 54% de la población encuestada.
 
Le siguen los hechos de corrupción denunciados en los últimos meses y que involucran a funcionarios o exfuncionarios del gobierno, lo que interesa al 19% de los ecuatorianos, cifra que va en ascenso si se le compara con años anteriores, en los que solo era motivo de preocupación  el 10%. Por temas como Petroecuador y Odebrecht, la corrupción también es considerada por un 17% de la población como el acontecimiento más importante del país, luego de la solidaridad con los damnificados del terremoto de Esmeraldas, y de la crisis económica.

Un 65% considera que el país va por mal camino en contraposición al 26% que ha referido que marcha bien, esta última cifra ha descendido en relación al 2014, cuando un 61% consideraba que Ecuador iba por buen camino. En 2014 un 49% de los consultados era optimista y hoy ese porcentaje se ubica en 31%, mientras que el pesimismo llega al 33%.

Pero lo más significativo de esta investigación, realizada en 15 de las 24 provincias del país y que abarcó una totalidad de 2132 hogares, cuyos resultados se han publicado en el diario Las Américas,  es que el 52% de los ecuatorianos desaprueba la gestión del presidente, y solo un 42% la aprueba. Respecto a la forma de ser de Correa, el 63% lo desaprueba, contra el 31% que dijo aprobarlo, y lo peor que el 62% no cree en su palabra contra el 32% que dijo que sí.  Al preguntar sobre quien es el personaje más importante de Ecuador, solo el 20% consideró a Correa, y al realizar la misma pregunta a nivel internacional, el 25% dijo que era Donald Trump.

Pero detengámonos en los temas de Petroecuador y Odebrecht, los que han sacudido sobremanera el decadente prestigio del gobierno de Rafael Correa.
 
Los movimientos de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador, (Petroecuador), han provocado un verdadero escándalo,  lo que se ha  considerado el peor caso de corrupción en la última década, según ha reconocido el propio presidente del país. Durante más de seis meses han estado en la mira de la Fiscalía ante la gran corrupción de dicha instancia.

Según los últimos informes hay 17 procesos penales abiertos, 80 personas investigadas y 23 procesadas, de las cuales 5 están con prisión preventiva. Las pesquisas están relacionadas con los delitos de enriquecimiento ilícito, lavado de activos, delincuencia organizada, peculado, cohecho y perjurio, toda vez que funcionarios y antiguos mandatarios de la empresa habrían recibido comisiones de contratistas que fueron a parar a sus empresas y cuentas bancarias en paraísos fiscales.

El vicepresidente de la República, Jorge Glas, ha sido cuestionado por su participación en el escándalo de Petroecuador, y aunque las organizaciones oficialistas intentan desmentir las fuertes acusaciones que se le han hecho, la oposición exige que se le investigue a profundidad y se le condene. No obstante, ha sido convocado a la Asamblea Nacional en torno a la investigación que se sigue sobre la red de corrupción en la importante petrolera estatal, lo que no ha impedido el curso de su candidatura como vicepresidente junto a Lenín Moreno por el partido oficialista.
   
Jorge Glas ha estado al frente de importantes proyectos en la última década, específicamente en los relativos a “cambio de la matriz productiva” y “sectores estratégicos”, los que han sido fuertemente cuestionados respecto a una desmedida corrupción, lo que ha sido denunciado por varias fuentes e instituciones internacionales.
 
El analista José Ayala Lasso acaba de publicar en El Comercio, el diario más popular de Quito, un excelente análisis en relación con las acusaciones al actual vicepresidente, y de manera general, al corrupto gobierno socialista con su proyecto de revolución ciudadana: “Si se siguieran los normales procedimientos de investigación que se llevan a cabo en países en donde impera la norma del derecho, habría que esperar el pronunciamiento de la justicia para que se conozca la realidad de los hechos, desaparezcan las sospechas y triunfe la verdad. Pero los procesos de fiscalización e investigación están muy desprestigiados en el Ecuador y la justicia no siempre funciona movida por los principios de severidad e imparcialidad. Sería aventurado e injusto afirmar a priori que el señor Glas – refiriéndose al vicepresidente de la república, Jorge Glas, que aspira a su reelección en febrero-  está sumergido personalmente en las corruptelas denunciadas. Eso tendría que ser decidido en los tribunales de justicia, después de llevado a cabo el debido proceso, lapso durante el cual debería gozar de la presunción de inocencia”.

Los 37 legisladores de la oposición de diferentes tendencias políticas de la Asamblea Nacional anunciaron que están preparados para firmar la solicitud para fiscalizar la gestión de realizar un juicio político al segundo mandatario del país, a quien consideran ser el máximo responsable de los casos de corrupción de Petroecuador y Odebrecht al ser la máxima autoridad en los proyectos estratégicos. Para concretar este proceso deberán obtener hasta 46 firmas que requiere la Ley Orgánica de la Función Legislativa, lo que se espera pueda obtenerse de los propios representantes del oficialismo que se encuentran defraudados de su gobierno.

Recientemente, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos reveló que en Ecuador la empresa Odebrecht pagó USD 33,5 millones como sobornos a funcionarios del Gobierno. De acuerdo con los informes de los expedientes judiciales, la compañía se benefició por más de USD 116 millones como resultado de sobornos o multas entregadas entre el 2007 y el 2016, justamente durante toda la década que lleva Rafael Correa en el poder, ¿coincidencia? Los documentos oficiales del Departamento de Justicia de los EE.UU. no detallan nombres de los funcionarios ecuatorianos, de lo que se ha aprovechado Correa para pasar por alto este nuevo escándalo de corrupción, según él, carente de valor y con fines geopolíticos, alegando que  no admitirán, sin pruebas, la versión que entregan los funcionarios de Odebrecht.

Todo esto ocurre cuando solo falta poco más de un mes para las elecciones presidenciales, otro de los temas que le ofrecen un protagonismo a la nación andina durante este año que termina.

A pesar de que las cifras aún difieren entre Market y Cedatos, ambas encuestadoras coinciden en que baja la popularidad del partido oficialista Alianza País. El candidato presidencial por dicho partido, Lenín Moreno, lidera dos encuestas con miras a las elecciones de febrero, esta ha bajado su porcentaje en el último trimestre, lo que se hizo evidente hace solo unos días, cuando dichas encuestadoras revelaron sus cifras más recientes.

Aunque ambas mantienen serias diferencias en cuanto a los aspirantes opositores, coinciden en la baja del oficialismo. La última encuesta realizada por la empresa Cedatos, entre el 19 y el 27 de diciembre, ubica en primer lugar a Lenín Moreno, con una intención de voto del 35,6%. Sin embargo, esa intención de voto entre el 13 y 24 de noviembre era de 36,2%; mientras que entre el 9 y 15 de octubre se ubicaba en 37%, según la misma encuestadora. Con el candidato de CREO, Guillermo Lasso, ha ocurrido lo contrario, quien habría subido 2,3% en ese mismo periodo y Cynthia Viteri también habría ascendido, pero en un porcentaje mínimo. (Ver gráfico)

                       

                    Independientemente, a que Lenín Moreno, representante del oficialismo, sigue siendo el candidato
                     de mayor puntuación, su popularidad va decayendo, con lo que ganan peldaños los representantes
                     de la oposición Cynthia Viteri y Guillermo Lasso. (Gráfico publicado en UBICATV.COM, Información
                     de Ecuador y Latinoamérica, diciembre de 2016).


Una guerra en la amazonia ecuatoriana. Rafael Correa reprime a la etnia Shuar para avanzar con un proyecto minero chino El pasado 16 de diciembre varios helicópteros de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, múltiples tanques de guerra, decenas de militares en las calles, y un grupo de camiones de la Fuerza Terrestre acompañados de personal policial invadieron las comunidades de San Juan Bosco y Limón Indanza, con lo que quedaba aislada la provincia de Morona Santiago que quedaba convertida en una zona sitiada, lo que algunos han llamado “la guerra en la amazonia ecuatoriana”.

La operación militar se dio luego de que el 14 de diciembre un grupo de indígenas de la etnia Shuar, que reclaman el respeto ancestral de sus territorios en Nankints, invadieron  un campamento minero y se enfrentaron a uniformados que custodiaban la zona,  sede del proyecto minero Panantza-San Carlos, coordinado por la empresa china Explorcobres S.A.
 
La declaración de un decreto de excepción en Morona Santiago, que restringe varias libertades, entre ellas las de asociación, información, opinión, de transitar libremente; allanamiento de viviendas; advertencias de movilizaciones de diversos grupos indígenas, entre otros, ha provocado el rechazo total de las comunidades indígenas de la nación al gobierno dictatorial de Rafael Correa. (Consúltese mi escrito Orden de Justicia a Rafael Correa Vs Represión en Morona Santiago, publicado en la página Cuba, democracia y vida.org, el pasado 21 de diciembre)

El proyecto Panantza-San Carlos pretende explotar un yacimiento de 3.200 hectáreas con cobre, oro y molibdeno. La empresa proyecta construir dos minas a cielo abierto en las que  procesará 90.000 toneladas de cobre al día, generando grandes cantidades de desechos y utilizando miles de litros de agua cada día. El proyecto tiene una vida útil de 21 años, en los que se extraerá de la tierra un total de 678 millones de toneladas de mineral procesado, lo que presupone una enorme cantidad de toneladas de desechos. Esto ha originado el malestar de las comunidades indígenas que tienen muy arraigadas sus tradiciones ancestrales respecto al cuidado de la tierra. 

                     
              “El gobierno de Rafael Correa está empujando a las Fuerzas Armadas a cumplir un papel que nunca antes                       
                 habíamos visto, ni siquiera en épocas de dictadura", expresó Jorge Herrera, presidente de la Confederación
                  de Nacionalidades Indígenas del Ecuador. (Foto publicada en Minka Urbana, Alternativas Vivas)


La empresa de capitales chinos ha violado el derecho a la consulta, algo contemplado en la Constitución Ecuatoriana, y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.

En Ecuador, la Constitución modificada  por los simpatizantes de Correa en una Asamblea Constituyente y aprobada en un referéndum en el 2008, otorgó derechos a la naturaleza, convirtiéndolo en el primer país del mundo en considerar a la naturaleza como objeto de derechos; también consagró el denominado "derecho a la resistencia", lo que sugirió la idea de un gobierno que ofrecía garantía de estos derechos, y que ahora es acusado de dejar olvidadas las disposiciones. A pesar del discurso de apariencia indigenista y ambientalista, el gobierno ecuatoriano envió al ejército contra la etnia Shuar para garantizar la explotación en Panantza-San Carlos.
 
Un grupo de expertos en Derechos Humanos de la ONU acaba de hacer duras críticas a las medidas represivas del gobierno dictatorial ecuatoriano que determinó cerrar a la ONG Acción Ecológica, institución que apoya los derechos ambientales e indígenas, luego que el pasado 18 de diciembre pidieran a Ecuador una Comisión de Paz y Verdad para explorar los atentados contra los derechos indígenas y medio-ambientales.
 
Sería interminable un escrito que pretende resumir algunos aspectos que han sido determinantes en la vida social y política de un país. En Ecuador han ocurrido otros importantes acontecimientos a los que ya me he referido en varias publicaciones, por lo que he preferido insistir solo en estos puntos, que a modo de cierre de año, dejan a la nación andina en un estado de interrogantes, dudas, incertidumbres, preocupaciones y desesperanzas. 





 [Comentar este tema

Diciembre 30, 2016, 01:07:22 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                              Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual. Tercera parte. El caso de Cuba.
                                                                            Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.

                         
                                    (Foto publicada originalmente en el diario Trome, el 22 de marzo de 2016).

Fort Pierce. Estados Unidos. Aunque he insistido en la idea de que los cubanos no somos el centro del mundo, y que el pequeño país, que como isla es relativamente grande, de hecho, la mayor de las Antillas, pero como nación pequeña, no podemos restarle su protagonismo en el contexto continental, aunque lamentablemente no esté determinado por su logros, sino por el estado deplorable en que se encuentra como consecuencia de los más de cincuenta años de régimen comunista.

En este año que termina Cuba cumple su segundo aniversario del reinicio de las relaciones con Estados Unidos. Sobre el polémico tema me limitaré a destacar de manera general el hecho, sin entrar en detalles que ya otros lo han hecho, y aunque no siempre los análisis realizados alcanzan la profundidad y la fundamentación real como para ser merecedores de la categoría de análisis, al menos hay unos pocas valoraciones que considero paradigmas en este sentido, por lo que mi criterio al lado de figuras como Montaner y Schilling quedaría empequeñecido, así que por respeto a estos maestros prefiero solo recordar ciertos aspectos.
 
Lo primero que hemos de cuestionarnos es el verdadero sentido de esta aproximación. El presidente Barak Obama se refirió de a un fracaso en los procedimientos de la política norteamericana en relación con el caso de Cuba. De acuerdo a su criterio el embargo carece de sentido, sobre todo si se tiene en cuenta que Cuba ha subsistido en su aislamiento por más de medio siglo y la política de su gobierno no ha cambiado prácticamente nada durante este tiempo. En su extraordinario discurso en el Gran Teatro de La Habana afirmó:
 
“Lo que Estados Unidos estaba haciendo no estaba funcionando. Tenemos que tener el valor de reconocer esa verdad. Una política de aislamiento diseñada para la Guerra Fría tenía poco sentido en el siglo XXI. El embargo sólo estaba perjudicando al pueblo cubano en lugar de ayudarlo. Y yo siempre he creído en lo que Martin Luther King, Jr. llamó "la feroz urgencia del ahora": No debemos temer al cambio, debemos abrazarlo”.

Para los cubanos se abriría una nueva etapa de su difícil vida y de su dramática historia, algo que lamentablemente, a pesar de que ya han pasado dos años, se mantiene como un hecho estacionario, y tal vez, limitado a la intención del criticado presidente por sus decisiones en este sentido.

Muchas conversaciones, intercambios, diálogos, agendas, proyectos, y muy poco en el orden práctico, excepto los limitados intercambios de prisioneros entre ambas partes, en los que salía victoriosa Cuba con la liberación de los cinco espías, los que fueron sentenciados de manera justa por sus acciones que ponían en peligro la integridad nacional americana, algunos intercambios culturales y científicos de segundo orden, y pequeños intentos de inversiones por parte de Estados Unidos en la isla.

La dictadura comunista cubana solo ha exigido a cambio de nada, sobresaliendo en este sentido la insistencia de la retirada definitiva de la Base Naval de Guantánamo y el “levantamiento del bloqueo”, lo que ha encontrado su resistencia por parte del congreso americano a pesar de las bondades de Obama.

Estados Unidos, con discreción y diplomacia, ha pretendido que en Cuba sean respetados los derechos humanos, que cese la represión de todo tipo, pero sobre todo la que se lleva de manera sostenida contra los opositores, que se liberen los presos políticos que el gobierno cubano niega, que se acepte la libertad de expresión, para reunirse, para opinar, para hacer política, entre otras cosas, a lo que el régimen cubano ha respondido con un incremento de la represión.

De acuerdo con los datos del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) en lo que va de año se han producido más de ocho mil arrestos arbitrarios en contra de opositores y activistas de la sociedad civil. Solo en septiembre las detenciones ascendieron a 494, con 378 arrestos a mujeres de la sociedad civil independiente y otros 116 arrestos a hombres.

Se destacan sobremanera la represión contra las Damas de Blanco y la Unión Patriótica de Cuba, así como el asalto policial sufrido por la sede de la organización de abogados independientes CUBALEX, que de manera gratuita brindan asesoramiento legal. Igualmente se ha denunciado  las presiones a que están siendo sometidos los miembros del Proyecto Convivencia, que dirige el laico Dagoberto Valdés.
 
Las últimas informaciones, con fecha del actual 22 de diciembre, precisan que un total de 48 activistas de UNPACU ese encuentran en prisión y se han producido setenta allanamientos a hogares de sus miembros en los últimos trece meses.

Otro aspecto a considerar es el relacionado con los avances en las gestiones de aproximación entre ambas partes.
Lamentablemente no hay muestras de verdadero avance a pesar del tiempo transcurrido, lo que va en detrimento del pueblo cubano, el más perjudicado en todo este proceso, por cuanto, los mandatarios cubanos y la cúpula militar disfrutan de los múltiples beneficios que el régimen les ofrece a cambio de lealtad incondicional, mientras que la mayoría de los cubanos llevan una vida de subsistencia y de resignación ante la imposición de una serie de drásticas medidas que le llevan a una asfixia total.
 
El mandato de Obama termina y con su salida de la Casa Blanca concluye pues este hecho trascendental para la historia de ambos países. El nuevo presidente electo, Donald Trump, representante del Partido Republicano, traerá un nuevo orden en la política del país. Al parecer los proyectos de Obama quedarán como esto, como proyectos. Ya el llamado magnate se ha referido a cambios radicales en torno a su política en relación con el sistema dictatorial de Cuba, aunque no así con los cubanos, lo que seguirá siendo una incógnita hasta tanto se puedan ver acciones concretas.

                             
                                                                     (Caricatura de Yoandy Carrazana) 
     
El triunfo definitivo de Donald Trump, representante del Partido Republicano, tal vez determine el fin del juego de la dictadura comunista cubana respecto al tema de los vínculos con el gobierno de Estados Unidos, cuyos lentos pasos apenas han podido constatarse, y mientras el gobierno de Obama; aunque sutilmente fue cediendo, por la parte cubana solo se exigía el cese del llamado bloqueo y la eliminación de la Base Naval de Guantánamo.

Visita de Barack Obama a Cuba. Como resultado del restablecimiento de las relaciones Estados Unidos-Cuba, el 20 de marzo llegaba a La Habana el presidente estadounidense, lo que constituyó un referente en el posible acercamiento entre ambos países.
   
El Premio Nobel de la Paz, además de ofrecer un sonado discurso y de haber estado en una sobria, pero emotiva ceremonia militar en honor a José Martí, tuvo que soportar la mediocridad de su homólogo en una rueda de prensa, después de la falta de cortesía por no haber sido recibido por este. No obstante, dio muestras de su carisma y de su envidiable personalidad, al haberse presentado en un restaurant tradicional habanero, al caminar por las calles de la Habana Vieja, al estar en el simbólico encuentro deportivo en el Latinoamericano,  y por si fuera poco, de haber filmado para un programa humorístico de la televisión cubana.

Según recientes apreciaciones de la Casa Blanca, el discurso de Obama en La Habana, el 22 de marzo de 2016, es uno de los mejores de su mandato presidencial.  Por su importancia y ante todo por su repercusión para el pueblo cubano recordemos los siguientes puntos cruciales de sus palabras, las que provocaron un verdadero impacto considerando el contexto actual de la isla:
 
“He venido aquí para enterrar los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas. He venido aquí para extender la mano de la amistad al pueblo cubano”.

“Esto no es sólo una política de normalización de las relaciones con el Gobierno cubano. Estados Unidos de América está normalizando sus relaciones con el pueblo cubano”.

“Y hoy, quiero compartir con ustedes mi visión de lo que puede ser nuestro futuro. Quiero que el pueblo cubano –especialmente los jóvenes– entienda por qué creo que ustedes deben ver el futuro con esperanza. Y no es la falsa promesa que insiste en que las cosas son mejores de lo que realmente son, o el optimismo ciego que dice que todos sus problemas podrán desaparecer mañana. Es una esperanza que tiene sus raíces en el futuro que ustedes pueden elegir, y pueden conformar, y pueden construir para su país”.

“Es hora de levantar el embargo. Pero incluso si se levantara el embargo mañana, los cubanos no se darían cuenta de su potencial sin una continuidad de los cambios aquí en Cuba”.

“Creo que cada persona debe ser igual ante la ley. Todos los niños merecen la dignidad que viene con la educación y la atención a la salud, y comida en la mesa y un techo sobre sus cabezas. Creo que los ciudadanos deben tener la libertad de decir lo que piensan sin miedo de organizarse y criticar a su Gobierno, y de protestar pacíficamente; y que el Estado de Derecho no debe incluir detenciones arbitrarias de las personas que ejercen esos derechos. Creo que cada persona debe tener la libertad de practicar su religión en paz y públicamente. Y, sí, creo que los electores deben poder elegir a sus gobiernos en elecciones libres y democráticas”.
 
                                         
                                        (Obra del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes).

Muerte de Fidel Castro. De todos los sucesos ocurridos en Cuba en el año de dejamos, sin duda, el más trascendental, no solo para la nación, sino como fenómeno de carácter universal, es la muerte del dictador Fidel Castro, algo que marca el cierre de una etapa definitoria para la historia cubana.

Su esperado deceso, varias veces anunciado a modo de broma por las redes sociales, suscitó las más raras reacciones. En Cuba durante las primeras horas todo siguió igual, algunos -como si se resistieran a aceptar lo ocurrido-, se mantuvieron al margen de las cosas, otros mostraron indiferencia y siguieron su rutinaria vida inmersos en sus preocupaciones, la mayoría lo esperaba desde hacía ya mucho tiempo, por lo que no les sorprendió, otros se alegraron sobremanera, aunque desde el silencio, por el temor a la reforzada militarización e incremento de la represión por esos días, algunos que desde su fanatismo lo han seguido queriendo lo sintieron de verdad, otros cayeron en forzadas histerias y trances fingidos ante la muerte del que han adorado, y a quien pretendieron inmortalizar desde la idea de un comandante “invicto” y “eterno”, con lo que provocaban el asombro y la risa del mundo.
 
De cualquier modo, en Cuba se impuso un forzado luto de nueve días - que dio lugar a la murmuración respecto a posibles vínculos con ciertas ramas espiritualistas populares de la isla, las que esperan exactamente nueve días para hacer la misa de sus difuntos, a la que llaman la misa de los nueve días-, que se controlaba a través de una sostenida y estricta vigilancia. Las detenciones, multas y advertencias no se hicieron esperar, lo que adquirió su clímax con el encarcelamiento de un opositor grafitero conocido como El Sexto, acusado de haber puesto en un emblemático sitio habanero la frase “SE FUE”.
 
En los Estados Unidos, la comunidad de cubanos del exilio de Miami, a solo unas horas de acontecimiento salieron a las calles henchidos de júbilo, gritando consignas de “libertad” y “viva Cuba libre”. Destacados analistas y politólogos permanecieron días comentando sobre el posible futuro de Cuba a partir de la muerte de Fidel Castro. Donald Trump, presidente electo de EE.UU prometió que su Gobierno hará “todo lo posible para asegurar que el pueblo cubano pueda iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad”. Igualmente hizo mención a sus robos, fusilamientos, opresión y sufrimiento de su pueblo, y lo calificó como un brutal dictador.

Senadores franceses de la derecha y del centro decidieron guardar un minuto de silencio; aunque no fuera precisamente para honrar la pérdida del dictador, sino en memoria de sus víctimas. “Cerca de 100 000 muertos, ejecutados, asesinados, torturados, en prisión de por vida, los boat people, una quinta parte del pueblo cubano en el exilio, miles de muertos en el mar, decenas de miles de vidas perdidas por la miseria, la malnutrición, el desastre económico provocado por el comunismo”, detalló Claude Malhuret, alcalde de Vichy, y representante del departamento de Allier ante el Senado francés.

En Alemania, solo fue recordado por una minoría de políticos de la izquierda, un partido postcomunista y varios disidentes socialdemócratas. Steffen Seibert, portavoz del Ejecutivo alemán, ha declarado: “La libertad de expresión, los derechos humanos de todas las personas y la democracia no eran prioridades en el pensamiento de Fidel Castro”.

Como era de esperar los líderes del socialismo del siglo XXI de Latinoamérica se presentaron en la isla caribeña y se unieron al supuesto pesar de la nación, entre ellos Nicolás Maduro, Rafael Correa y Evo Morales.
 
Finalmente, y como parte del espectáculo armado en torno a la muerte del tirano, se pasearon sus restos, convertidos súbitamente en cenizas – según supuestas disposiciones del nonagenario mandatario-, por toda la isla hasta ser depositados en una enorme piedra en el cementerio de Santa Ifigenia, lamentablemente muy cerca de José Martí, el verdadero símbolo de la nación cubana.

                   

Termina así un difícil año para Cuba, aunque al menos, con la satisfacción de que el máximo responsable del estado deplorable en que se encuentra ya no está, dejó de existir, o como diría el popular grafitero injustamente encarcelado:
“SE FUE”.





 [Comentar este tema

Diciembre 30, 2016, 12:30:28 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                        Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual. Primera parte.
                                                                     Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                                 
                                         Imagen de “La toma de Caracas”. (Foto tomada de Internet)

Fort Pierce. Estados Unidos. La inmediatez de estos tiempos, tiempos de consumismo, de redes sociales, de poco análisis reflexivo; aunque si de mucha especulación y de sensacionalismo, hace que estemos demasiado ensimismados en nuestros problemas, que no son pocos, pero que no pueden convertirse en el centro de nuestras vidas.
 
Esta actitud la hemos llevado al plano social a través de un excesivo énfasis en una estereotipada imagen noticiosa que solo nos permite conocer una efímera parte del acontecer mundial, algo que es válido para los cubanos de la diáspora, los que a pesar de tener la posibilidad de acceder a todo cuanto ocurre en el mundo en todas sus aristas, ya sea en lo social y político, como lo científico y lo cultural, permanecen bajo los efectos de una enajenación que solo les permite saber de Cuba, y de su realidad política, hasta llevarlos en muchos casos a un fanatismo desenfrenado.

Los de la isla, no tienen otras opciones mucho más allá de sus diarios oficialistas encargados de mostrarles tan solo aquello que convenientemente puede decirse, y que de manera premeditada se publica bajo el mayor estricto control, por lo que su visión y su limitado conocimiento del acontecer mundial, y aun el de la propia nación cubana pudiera justificarse.
   
Hemos de reconocer que los cubanos no somos el centro del mundo y Cuba, la pequeña isla caribeña, es solo conocida en algunos sitios del orbe por su tabaco, su ron, sus mulatas, y lamentablemente por su sistema comunista y su líder, el dictador Fidel Castro que recién acaba de dejarnos para siempre, por cuanto, en seres como él, no debe ser posible el alcance de una inmortalidad en la que no creía, al menos como se interpreta según las tradiciones religiosas; pero de cualquier modo, su imagen, lamentablemente, no puede dejar de asociarse a una nación que no merece el sello que le acompañará por un buen tiempo.

Esa actitud que tal vez nos venga por la propia influencia recibida de aquel dictador que durante medio siglo nos estuvo repitiendo las proezas de un sistema y los logros imaginativos de una nación, que en realidad aportó al mundo muy poco durante la segunda mitad del siglo XX, ha determinado ese arraigo patrio de los cubanos, que no es precisamente un nacionalismo genuino, sino una excesiva preocupación por el tema nacional; aunque el resto del mundo se esté acabando, y de manera particular en América, continente al cual pertenecemos, estén teniendo lugar acontecimientos que marcan el curso de la historia continental y del mundo.
 
Es por esto que llamo a la reflexión y presento algunos hechos que han marcado verdaderas pautas en Latinoamérica, a modo de un breve resumen anual en estos últimos días de un convulso 2016.

No ha habido otra nación, no solo de la región, sino del continente, que esté sufriendo de una manera tan drástica los embates de un régimen dictatorial de carácter comunista, como Venezuela, el país que antes de la llegada de Chávez con su proyecto de la Revolución Bolivariana a través del Socialismo del siglo XXI fuera uno de los más estables de Suramérica, sus recursos petroleros garantizaban el bienestar de la nación, que si bien, no era perfecta, no estaba inmersa en una miseria que ha llegado a alcanzar su clímax en estos últimos días en los que el pueblo asalta mercados a través de la violencia, el saqueo y el vandalismo para subsistir en medio de una escasez ilimitada que no solo incluye los alimentos básicos, sino los medicamentos, y otros productos de primera necesidad. Una inflación alarmante, un incremento marcado de la violencia, índices de pobreza muy elevados, el deterioro de las instalaciones de salud, amén de una marcada represión policial, caracterizan el panorama venezolano actual.
 
El Papa Francisco, hace solo unas horas, en su mensaje de Navidad, acaba de pedir a Venezuela – que en realidad es un pedido a su presidente y a su gobierno dictatorial- que siga los pasos de Colombia en relación con el acuerdo de paz “para dar los pasos necesarios con vistas a poner fin a las tensiones actuales y a edificar conjuntamente un futuro de esperanza para la población entera”.
                           
                           
                   
                             Una analista política española ha dicho recientemente que Nicolás Maduro era un chiste
                               y que Venezuela ya no contaba para nada. El mandatario venezolano ha traspasado los
                              límites respecto a la violación de leyes constitucionales y de derechos humanos en una
                               nación que hoy se debate en medio del caos. (Caricatura de Yoandy Carrazana)


Activación de la Carta Democrática de la OEA.  En el terreno político hemos de destacar que en este año que termina, siendo exactos, el pasado 31 de mayo, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, activó la Carta Democrática de este organismo para Venezuela; un paso sin precedentes, por cuanto, por primera vez se activa la carta a un estado miembro contra la voluntad de su gobierno, algo que ha sido reconocido por varias personalidades políticas como un acto de independencia y valentía, lo que ha suscitado una de las más grandes polémicas mundiales, y que en el contexto del país Suramericano resulta necesario, considerando su crítica situación a partir de una extrema represión que viola los mínimos derechos y principios democráticos, no obstante, a pesar de esta acción, no se llegó a concretar la definitiva expulsión por parte de este organismo, pero ya está el precedente y la observación continúa.

Expulsión de Mercosur. Los cuatro países fundadores de Mercosur, el bloque comercial más importante de Sudamérica, Uruguay, Argentina, Paraguay y Brasil, determinaron suspender a Venezuela de sus derechos como miembro pleno del bloque, luego de haberse cumplido el plazo de tres meses dado para que Venezuela incorporara a su legislación una serie de disposiciones legales de tipo económico, aunque en realidad han mezclado ciertos asuntos de naturaleza política y de derechos humanos, aspecto en el que insistió el canciller de Brasil, a través de un comunicado que precisa el respeto a los derechos humanos, hasta tanto se convenga con al país suramericano las condiciones para restablecer el ejercicio de su derecho.

El presidente Nicolás Maduro se ha resistido a aceptar la medida, que ha considerado fraudulenta,  y como era de esperar, prefirió culpar al “enemigo brutal del norte” en confabulación con la derecha de naciones como Argentina, a cuyo gobierno calificó de ultraderecha y a Brasil, según él, un gobierno golpista. Esta tensa situación tiene lugar luego de la destitución de Dilma Rousseff quien ocupara la presidencia de Brasil, y la toma de posesión como presidente de Michel Temer, así como del triunfo definitivo de Mauricio Macri en Argentina, con los que las orientaciones izquierdistas de los gobiernos de estas naciones experimentaron un radical viraje. 
 
Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron asumir de forma coordinada la presidencia de MERCOSUR, y poner a Venezuela la fecha límite del primero de diciembre para que cumpla con sus "obligaciones". Los cuatro países "han verificado el no cumplimiento por parte de la República Bolivariana de Venezuela de lo acordado en el Protocolo de Adhesión en cuanto a la adopción del acervo normativo vigente del MERCOSUR", según comunicado oficial de este organismo. Venezuela tenía cuatro años de plazo para asumir las normas que aceptó en el momento de su incorporación  oficial, y el tiempo expiró el pasado 12 de agosto. El núcleo de esos acuerdos es el avance en el libre comercio entre los países de Mercosur.

El fracaso de una Cumbre. En la mayor de las tres islas del Estado de Nueva Esparta, la Isla Margarita, en territorio insular venezolano, se desarrolló la XVII Cumbre del Movimiento de los Países No Alineados (MNOAL), entre el 13 y 18 de septiembre, evento que se daba bajo una gran tensión ante la dramática situación política de este país, lo que alcanzó su clímax con la histórica Toma de Caracas por parte de los movimientos opositores del país.

El temor a las protestas populares que podían ocurrir en medio de la cita llevó a que Nicolás Maduro desplegara a 14 000 hombres armados de la seguridad nacional venezolana para controlar a los 550 000 habitantes de la isla. Las continuas manifestaciones en Caracas y otras importantes localidades venezolanas para exigir el revocatorio al presidente, contribuyeron al refuerzo del control y de la militarización de las calles de la isla, lo que no impidió que los pobladores dieran toques de cacerolas durante todas las noches de la cumbre.
 
La realización de la cumbre no pasó de ser una simple reunión formal de cumplido, cual reflejo de la crisis política por la que pasan la mayoría de sus estados miembros, aunque Maduro en sus alucinaciones se refirió a su éxito total. La escasa participación de los líderes representantes del movimiento así lo demuestra. De los 120 países miembros, apenas asistieron quince presidentes y tres decenas de delegaciones, lo que contradice los conceptos de Maduro, y en cambio, demuestra la crisis política del MNOAL y el estado de aislamiento en que ha quedado el país suramericano.

Desastre de la economía. La crisis económica que atraviesa Venezuela es el resultado de la adopción de un modelo económico de tipo socialista, cuyo fracaso está más que demostrado. El estado de deterioro en que terminaron la mayoría de los países de la Europa oriental, a los que se les impuso esta modalidad durante la segunda mitad del pasado siglo XX, además del caso de Cuba, cuyo modelo fue asumido por Chávez como paradigma para su experimento de la Revolución Bolivariana, son ejemplos convincentes en este sentido. No obstante, esta crisis ha estado condicionada además, por la caída de los precios del petróleo. El país obtiene casi el 95% de sus ingresos en el exterior de este sector. De no hacerse determinados cambios estructurales en beneficio del país, lo que presupone un giro de 180 grados, la economía colapsará por completo. Según las últimas investigaciones, la falta de productos en este año que termina ha llegado entre un 70 y 80%, y el nivel de inflación de 500%, la más alta del mundo.

Acciones de protestas, algo que ya es parte de la vida diaria. Las protestas contra el régimen dictatorial de Nicolás Maduro se han convertido en algo común, ya no solo protestan de manera organizada y desde convocatorias de los líderes y organizaciones de la oposición, sino de manera espontánea ante la escasez de alimentos. En los últimos días se han reportado asaltos y saqueos a centros comerciales y mercados menores de  todo el territorio, destacándose sobremanera los sucesos en la ciudad de Maracaibo (ver vídeos). De manera especial hemos de destacar como ejemplo de lucha pacífica durante el año que culmina la protesta masiva conocida como La toma de Caracas, hecho que tuvo lugar el pasado septiembre, y que tuvo como objetivo fundamental demostrar la inconformidad de los venezolanos con el gobierno actual y la necesidad de la realización de un revocatorio que garantice un nuevo  orden constitucional.
 
No obstante, y a pesar del desastroso presente y el incierto futuro del país, Nicolás Maduro, con solo un 19,5% de los venezolanos apoyando su gestión de gobierno, según sondeo de Datanálisis, en medio de una enajenación total, ha augurado que en el 2017 el país será “victorioso” e “indestructible”, de manera especial frente a los ataques de los “ejes imperiales”, los que según su opinión son los responsables máximos de los males de la patria de Bolívar, al pretender desestabilizar la economía y destruir la Revolución Bolivariana.

                                              (Continuará)


 [Comentar este tema

Diciembre 30, 2016, 12:06:38 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                       Latinoamérica, algunos sucesos a modo de resumen anual. Segunda parte.
                                                                 Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


                         

Fort Pierce. Estados Unidos. Si de grandes acontecimientos políticos se trata, el segundo lugar en América Latina, lo ocupa Colombia, solo le supera Venezuela, dada su especial condición que ha llevado a la nación suramericana a un lamentable estado de caos.

¿Por qué Colombia sobresale en el contexto de la amplia región que nuestro Martí definiera como Nuestra América? Hay al menos tres aspectos que hacen trascendente a Colombia, no solo en este año que termina, sino para la posteridad.
 
El primero es la firma de los acuerdos de paz, luego de un largo proceso que se extendió desde octubre de 2012 hasta agosto de 2016, con lo que se lograba en La Habana, ciudad donde tuvo lugar las sendas rondas de negociaciones, el posible alcance de la paz en Colombia.

Desde el 18 de octubre de 2012 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, comenzaron en La Habana una serie de rondas de diálogos, con la intención de poner fin al mayor conflicto armado en esa nación suramericana en un proceso de lucha que se ha extendido por más de medio siglo.

Las negociaciones han estado fundamentadas en un acuerdo general para la culminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Ambas delegaciones lograron acuerdos en temas como: reforma rural integral, participación política, combate a las drogas ilícitas, y víctimas.

El acuerdo de paz a partir del cese al fuego y el desarme definitivo de sus Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), finalmente fue alcanzado el 23 de junio en La Habana, lo que marcó el comienzo de una nueva etapa. A este acuerdo inicial le siguió un período de conversaciones. Estas acciones dieron lugar a una reconciliación nacional, que incluye medidas radicales relacionadas con las sentencias para los responsables de los crímenes durante estos años. Finalmente en el pasado mes de agosto se pensó que terminaría definitivamente el extenso proceso, lo que se ha visto limitado por el resultado del plebiscito recién celebrado en Colombia, con el que se perdía parte de los esfuerzos de todo este tiempo al obtenerse la mayoría de votos con un “No” a los acuerdos del trato de paz. 

El segundo hecho que le ofrece un protagonismo a Colombia es el Premio Nobel de la Paz con el que se ha distinguido al presidente Juan Manuel Santos, lo que ha sido motivo de fuertes críticas y de grandes cuestionamientos, entre los que se distingue el lógico planteamiento de una condecoración de esta naturaleza a un mandatario de un país que ha mantenido uno de los dramas más prolongados de la historia del continente, una lucha guerrillera que ha costado la vida a más de 200.000 personas, de las que más del 80% corresponden a la población  civil, además de centenares de secuestros, miles de desplazamientos forzados y abusos mantenidos contra mujeres y niños.
 
El Comité del Nobel del Parlamento Noruego prefirió en esta ocasión distinguir a Juan Manuel Santos por su labor encaminada a solucionar de una forma pacífica el mayor conflicto de la región, algo que se lograba recientemente tras la firma de los acuerdos de la paz, decisión que se había tomado previa al plebiscito popular que la rechazara.

                           

                  Para Juan Manuel Santos “humanizar la guerra no es solo limitar su crueldad, sino también reconocer en el 
                               contrincante a un semejante, a un ser humano. (Caricatura de Yoandy Carrazana).


El hecho de que Santos no obtuviera la aceptación de su pueblo respecto al acuerdo de paz, no significa que su gestión por alcanzar el acuerdo sea un fracaso, al final se llegó a un entendimiento entre ambas partes, lo que significa “promoción de estados de paz” y lo establece el testamento de Nobel, por el que se supone, se guíen las autoridades encargadas de distinguir a los candidatos. Esto presupone la desaparición o reducción de los ejércitos existentes en los territorios colombianos, lo que también está incluido en las normativas para poder justificar la honorable distinción.

Estemos de acuerdo o no, hemos de admitir que Santos cumplía con los requisitos establecidos por Alfred Nobel en su testamento respecto a que fuera otorgado a quienes se destaquen en acciones relacionadas con “la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”, estos dos últimos aspectos, sin duda, los considerados para poder condecorarlo.

No obstante, luego de todo el proceso de comunicación oficial, preparación y recibimiento del premio, han salido a la luz algunos aspectos que ponen en duda el procedimiento por parte de las autoridades encargadas de decidir la condecoración con el Nobel.
Kullmann Five, presidenta del Comité Noruego del Nobel, insistió en el papel de Noruega como país garante, así como alentar la búsqueda de la paz, al referirse a la distinción de Santos. Pero según algunas opiniones, el verdadero motivo de la dudosa distinción, es de naturaleza económica, y de manera particular la explotación petrolera en la nación suramericana, lo que ha contado con la aprobación de su presidente.

Kullmann Five fue vicepresidenta del consejo de Statoil, la mayor empresa petrolera noruega, entre 2003 y 2007, antes de ocupar la presidencia del Comité del Nobel de la Paz. El gobierno noruego, cuya misión como garante en las negociaciones de paz juega un papel determinante, posee la mayor parte de las acciones de la empresa a la que, en 2014, bajo el gobierno de Juan Manuel Santos, se concedió una licencia de exploración en las aguas territoriales colombianas del mar Caribe.

“Ya no sorprende descubrir que las personas y países que toman parte en el proceso de paz en Colombia tienen vínculos con compañías petroleras con importantes intereses en el país, que dependen de las concesiones y licencias del gobierno de Santos”, ha declarado Lia Fowler, periodista estadounidense, ex agente especial del FBI.

De cualquier modo, ya el premio fue otorgado, el presidente Santos – a diferencia del irreverente músico y no escritor Bob Dylan, galardonado injustamente con el de literatura-, fue a recibirlo y lo ha dedicado a las víctimas del conflicto. Tal vez sea este un incentivo, más que simbólico, práctico, para continuar en la lucha por el logro definitivo de una paz estable y duradera en Colombia, a lo que ha hecho referencia en su discurso en la ceremonia de premiación en Oslo, Noruega:
 
“El pueblo de Colombia (…) está haciendo posible lo imposible. La guerra que causó tanto sufrimiento y angustia a nuestra población, a lo largo y ancho de nuestro bello país, ha terminado. Al igual que la vida, la paz es un proceso que nos depara muchas sorpresas”.

“Con este nuevo acuerdo termina el conflicto armado más antiguo, y el último, del Hemisferio Occidental. Con este acuerdo –como dispuso Alfred Nobel en su testamento– comienza el desmantelamiento de un ejército –en este caso un ejército irregular– y su conversión en un movimiento político legal. Con este acuerdo podemos decir que América –desde Alaska hasta la Patagonia– es una zona de paz”.

El tercer aspecto a considerar respecto a la trascendencia de Colombia en el contexto político de Latinoamérica es la realización de un plebiscito para consultar al pueblo sobre su acuerdo o no con las disposiciones en relación con los tratados de paz. ¿Cómo es posible que un país rechace un acuerdo, que se supone le pusiera fin a un conflicto armado que se ha prolongado más de medio siglo y costó la vida de más de 200.000 personas?

El pueblo colombiano se decidió por el “NO”, algo que merece comentarse, por cuanto, no se trata de un desacuerdo a la existencia de paz en una región, lo que sería algo verdaderamente descabellado, sino una inconformidad respecto a la admisión de los líderes de las FARC en la vida social y política del país, después de haber estado involucrados en la muerte de miles de seres.

Con el 99,98% de los votos escrutados, 50,21% de los colombianos dijeron que "No" y 49,78% dijeron que "Sí". Se registró además, la tasa de abstención electoral más alta en décadas: 63%, lo que demuestra un estado de apatía e incertidumbre ante el conflicto. Con este resultado se fracasaba, no precisamente ante el resultado de las negociaciones por los acuerdos de la paz, sino por el desacuerdo del pueblo con la participación de las FARC en los designios del país y permanecer impunes ante los crímenes cometidos. El “NO” no es precisamente una expresión de que quieran que en Colombia la guerra continúe.

Una de las partes más cuestionadas ha sido el acuerdo de la garantía del partido político en el que se convertirían las FARC, de cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes para los dos siguientes períodos legislativos.
Otras objeciones se centraron en que los culpables de crímenes de guerra y de lesa humanidad -tanto de las FARC como de las fuerzas del Estado- no necesariamente irían a la cárcel. Los colombianos no pueden “olvidar el dolor de tantos años de guerra". El triunfo del pueblo colombiano ha estado determinado por su firmeza respecto a la no admisión de un espacio político de las FARC.

En su primer mensaje a los colombianos, tras el referendo que apoyara el “NO”, Santos mantuvo con firmeza que el cese al fuego seguiría como algo vigente, y afirmó: "No me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato porque ese es el camino para dejarle un mejor país para nuestros hijos", lo que fue respaldado por el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, quien aseguró que la guerrilla mantendría la puerta abierta al diálogo, lo que permite el reinicio de conversaciones para nuevas negociaciones.

Álvaro Uribe, su protagonismo en el “NO”. En lucha contra el Estado desde 1964, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aceptaron deponer sus armas a cambio de garantías para convertirse en partido político, lo que considero ha sido el elemento desencadenante del “NO” en el plebiscito, y de las inconformidades de una oposición que se ha fortalecido desde entonces.

Álvaro Uribe, quien fiera presidente del país entre 2002 y 2010, durante dos períodos consecutivos y con una trayectoria política encomiable, se opone férreamente al pacto al considerar que dejará en la impunidad las acciones delictivas de los miembros de las FARC, aun cuando el acuerdo establece que los rebeldes solo podrán evitar la cárcel si reconocen los crímenes y reparan a sus víctimas. Su protagonismo durante la campaña del “NO” fue decisiva para reencausar el proceso. Según su percepción, la paz resulta “ilusionante” y los textos formulados en La Habana “decepcionantes”.
   
Timochenko intenta dialogar con el Papa. Aprovechando la próxima visita del Papa Francisco a Colombia, el jefe máximo de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, conocido bajo los alias de Timoleón Jiménez y Timochenko,  ha solicitado audiencia con el Papa, con lo que pretende buscar apoyo a la implementación del acuerdo de paz.

El jefe rebelde elevó el pedido tras la reunión que sostuvo recientemente en el Vaticano Francisco con el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor Álvaro Uribe, dirigente de la oposición en Colombia.  “No es fácil lograr el consenso y la reconciliación con sectores dominados por un fundamentalismo de tal naturaleza, el cual a su vez alimenta la mano oscura que sume a Colombia en un doloroso mar de sangre”, escribió Rodrigo Londoño.
 
Así las cosas, ha transcurrido un año crucial en la historia política de Colombia, país que entre reveses y victorias, se encaminará hacia una estabilidad política. El acuerdo logrado es el inicio de un ascendente camino que conducirá a la nación a un definitivo estado de paz. 

Continuará.


 [Comentar este tema

Diciembre 28, 2016, 03:06:20 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                       Prohibir el culto a la personalidad… para mantenerlo
                                    Los intelectuales y artistas del oficialismo mantendrán la adoración a Fidel Castro


                                             Miércoles, diciembre 28, 2016 |  Alberto Roteta Dorado    |   comment count

                              
                                           
FORT PIERCE, Estados Unidos.- El parlamento cubano aprobó este martes un proyecto de ley mediante el cual el nombre del recién fallecido dictador Fidel Castro no podrá ser utilizado para designar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles y otros espacios públicos, cualquier tipo de condecoración, reconocimiento o título honorífico, así como comercializar su imagen, lo que se hace “como expresión de la voluntad y la ética política que siempre acompañó a Fidel”.

El documento hace extensiva su prohibición para los casos de monumentos y tarjas conmemorativas. De igual modo se hace referencia a la imposibilidad de hacer uso de la figura del Dr. F. Castro en relación con “el tráfico mercantil, o con fines de publicidad comercial”.

A estas alturas y después de tantos años rindiéndole culto al llamado “eterno comandante”  —que ya per se es una manera de adorarle—, qué más da tributarle culto a su personalidad ahora que ya no pertenece al mundo terrenal.

Los de mi generación no necesitamos revisar documentos o imágenes de archivo para precisar o verificar detalles respecto a las desenfrenadas formas de adoración que desde los inicios de la revolución se practicaron.

Acudimos a nuestra memoria para saber desde cuándo se le empezó a rendir un inexplicable culto a aquel que se apoderaba de los sentimientos de las multitudes, manipulándoles con cautela y alevosía hasta lograr sus objetivos, entre los que se encontraba esa necesidad de adoración enfermiza comparable a la de Hitler o Stalin.

Recordemos que durante los primeros años del llamado proceso revolucionario las imágenes del tradicional sagrado Corazón de Jesús, que con devoción la mayoría de las familias cubanas tenían en sus hogares, fueron sustituidas gradualmente por las enormes fotos, afiches o pancartas que de manera seriada reproducían la imagen del hombre barbudo en la plenitud de su lozanía, o las placas metálicas que decían: “Esta es tu casa Fidel” que se ponían en las puertas de las viviendas.

Pero el culto a la personalidad no se limita a las adoraciones de imágenes de un líder o mandatario, sino que va más allá y se expresa a través del fanatismo que directamente puede desencadenar su propia imagen corporal, o la que se llega a hacer a través de la reiteración emotiva de frases y consignas que se llegan a idealizar  hasta el cansancio, de modo que cualquiera las puede repetir mecánicamente después de haberlas escuchado o leído durante décadas.

“Jamás renunciaremos a nuestros principios”, “los cienfuegueros son firmes, no hay dudas”, constituyen ejemplos de frases a través de las cuales se ejerce un culto a su autor, las que durante décadas visualicé y permanecen grabadas en mi mente, cual vulgares fetiches, sin poder desprenderme de ellas, como le sucede a multitudes que han estado repitiendo su “patria o muerte”, y más tarde su “socialismo o muerte”, lo que hace que indirectamente se le venere.

Ese excesivo culto fue sutilizándose con los años, y ya hacia la década de los ochenta se empezaron a retirar de las salas de las casas cubanas los colosales cuadros del dictador. Desde entonces se fueron limitando a las oficinas de todos los centros de trabajo, independientemente de la rama a la que se dedicasen y sin ser necesariamente sitios militares o educacionales. De hecho, la nueva ley tiene un aparte para estos casos al precisar que no se impondrán “limitaciones al uso, en actos públicos, de la iconografía e imágenes acumuladas en la trayectoria revolucionaria del comandante en jefe, y se mantendrán sus fotos en centros de trabajo o de estudio, unidades militares e instituciones”.

Pero la nueva disposición tiene un aspecto que permite libremente que se continúe realizando esa idolatría que engrandeció sobremanera su incontrolable ego. El secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, señaló durante la lectura de la propuesta legislativa que también será “válido” que un artista se inspire o utilice la figura de Fidel para crear en cualquier expresión, lo que será explotado en toda su plenitud a través de la literatura, la danza, la pintura, la escultura, la música, el cine y toda aquella manifestación que pueda incluirse en la amplia bolsa de “manifestación artística”.

Tal vez se realicen ciertos encargos —aunque nunca se explicará el proceder y parecerán que han sido inspiraciones voluntarias de los creadores— a prestigiosos compositores dentro de la línea de la música culta y pudiera surgir alguna cantata que, utilizando los recursos expresivos del género, permita narrar la epopeya desde el Moncada hasta la Sierra, o una sinfonía, siguiendo los códigos de la “Canción de gesta” de Brouwer, para ofrecernos una emocionada síntesis de la vida de aquel que cambió para siempre el curso de la nación cubana.

Sobre las biografías en serie ya tendremos ocasión de comentar en los próximos meses, y —por qué no— de los desatinados versos de los “poetas revolucionarios” al estilo del versátil cabecilla de los espías liberados, o las canciones trovadorescas que a modo de piezas de museo se empeñarán en perpetuar su inexistente presencia.

De ahí que esta “prohibición” de la imagen del polémico dictador para evitar el llamado culto a la personalidad carece de sentido. No hay diferencias entre la idea de su nombre en una avenida, una escultura en algún parque, o un centro jurídico bautizado como “Notaría Dr. Fidel Castro” y los enormes murales y carteles que nos persiguen por todo lo largo y ancho de la mayor de las Antillas, los que ofrecen una amplia panorámica a través de su imagen, o de sus frases entresacadas de sus kilométricos discursos, o de sus absurdas reflexiones.

La otra excepción que hace el proyecto de ley está en relación con poder poner su nombre a ciertas instituciones, las que, de acuerdo a las leyes se constituyan para el estudio y difusión de su pensamiento. Así que esperemos por las orientaciones para la creación de los grupos de estudios fidelistas o de las asociaciones en todos los municipios y provincias del país para profundizar en su “extraordinaria” obra, más que escrita, pronunciada.

Así las cosas, la ley es flexible y sobre todo da riendas sueltas a los creadores, entre los que hay muchos que son simpatizantes del régimen— o al menos aparentan serlo—, los que se encargarán de continuar un culto al “invicto comandante”, prolongando lamentablemente una agonía que se inició desde los tiempos en que se colocaba la frase: “Esta es tu casa, Fidel”.

Compartir:
Fuente: https://www.cubanet.org/colaboradores/prohibir-el-culto-a-la-personalidad-para-mantenerlo/



 [Comentar este tema

Diciembre 28, 2016, 02:44:17 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                                                              Evo Morales, hacia una nueva reelección
                         Los líderes del llamado ‘Socialismo del Siglo XXI’ al final solo aspiran a perpetuarse en el poder


                                        Martes, diciembre 27, 2016 | Alberto Roteta Dorado    |   comment count

                               

FORT PIERCE, Estados Unidos.- Al parecer es denominador común de todos los líderes de la izquierda latinoamericana el hecho de no admitir una sucesión lógica mediante elecciones democráticas. Una vez cumplido el período de mandato que establecen las constituciones de sus países acuden a todo tipo de acción truculenta con la finalidad de mantenerse en el poder

Todo parece indicar que con inmediatez olvidan los preceptos teóricos del modelo que ellos eligieron, y dejando atrás los conceptos de dictadura del proletariado y democracia socialista, establecen verdaderas dictaduras tras la apariencia de un dudoso respaldo popular.

Por estos días es noticia Evo Morales, el insignificante mandatario boliviano, que hasta el presente solo ha sido el eco de sus colegas de izquierda en Suramérica, y se le ha conocido más por sus disparatadas intervenciones que por sus acciones como presidente de una nación olvidada para muchos.

Entre los días 15 y 17 de diciembre, en el municipio de Montero, al oriente del  departamento de Santa Cruz, se efectuó el congreso del partido oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS). El principal punto de la cita fue analizar estrategias que garanticen la continuidad del proceso de cambios en Bolivia, lo que equivale a decir la continuidad de Evo Morales en la presidencia a pesar de su fracaso en el referendo efectuado el pasado febrero, en el que los bolivianos dijeron “No” a permitir que el presidente se presente a un cuarto mandato, su primera derrota electoral en 10 años.

Después de dos tensas jornadas de recuento, ante el casi igualado resultado, el “No” obtenía el 51,3% frente al 48,7% que lograba el “Sí”, con lo que se impedía una nueva reelección, algo que además no está contemplado en la constitución del país, la cual, en su artículo 168, hace referencia a la posibilidad de solo dos mandatos consecutivos. No obstante, el mandatario logró una autorización del tribunal constitucional para su postulación en el 2014, en lo que fuera su tercer período presidencial.

Durante el congreso una comisión política ha debatido propuestas para lograr mecanismos constitucionales que permitan otra reelección del presidente en 2019, que de lograrse prolongaría su mandato hasta el 2025, con lo que acumularía diecinueve años en el poder. Dicha comisión determinó respaldar la candidatura de Evo Morales para las elecciones del 2019, para lo cual aprobaron cuatro posibilidades. Una: aprobar una nueva reforma de la Constitución Política del Estado por dos tercios de votos de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Dos: una consulta por Iniciativa Legislativa Ciudadana, que incluye la recolección firmas del 20 por ciento del padrón electoral. Tres: la renuncia de Evo Morales seis meses antes de cumplir su actual mandato para quedar habilitado (asumiría la presidencia Álvaro García Linera).Cuatro: que el Tribunal Constitucional realice una interpretación de la CPE “para hacer prevalecer el derecho de los ciudadanos a elegir al gobierno de su preferencia por sobre las limitaciones que pudiera contener la misma Constitución.

Evo Morales ha dicho: “si vamos a estar toda la vida sometidos a la Ley, no vamos a hacer nada”, pero fue aún más lejos al afirmar que ni él como presidente, ni Álvaro García Linera, actual vicepresidente, pueden estar sometidos a la ley, y en su ignorancia ha propuesto cambios, lo que presupone una violación de las leyes constitucionales de la nación; pero ya se sabe que los comunistas lo justifican todo, y acuden a cualquier acción maquiavélica para lograr sus propósitos.

El limitado mandatario boliviano no es, pues, la excepción, y se une a la lista de los aparentes defensores de los pobres de Latinoamérica. Pero en lo más profundo de sí solo ambicionan posesionarse de los bienes de sus maltratados países.

En Ivirgarzama, en la zona cocalera del Chapare, donde están las bases sindicales del gobernante, durante el acto por el onceno aniversario de su triunfo presidencial, con su anquilosada retórica —en la que son temas recurrentes el imperialismo norteamericano, los posibles golpes de Estado y el no al pluralismo ideológico—, su pésima dicción y una imagen poco grata, el mandatario pretendió alentar a sus seguidores con las consignas: “Evo es del pueblo, si el pueblo decide vamos adelante para enfrentar a la derecha” y “hemos llegado al palacio para quedarnos”, evadiendo la pérdida de su aceptación popular, que según un sondeo de la encuestadora Ipsos, está en un 49 %.

La oposición boliviana ha respondido de manera enérgica ante las propuestas del Movimiento Al Socialismo (MAS), pronunciándose con una advertencia de resistirse a cualquier cambio que vaya en contra de la Constitución Política del Estado (CPE) y en contra de la actitud de ignorar  los resultados del referendo del 21 de febrero, a través del cual el pueblo rechazó  la modificación del artículo 168 de la Constitución.

Durante un acto en la Plaza Murillo de la capital del país, el expresidente Jorge Quiroga convocó a la población a hacer frente a la intención de repostular una vez más a Morales en contra del referendo, y expresó: “Quiero hacer un llamado a todos los bolivianos a trabajar juntos en el campo jurídico, internacional, constitucional, democrático, para defender nuestros derechos, nuestra Constitución, la democracia que el señor Evo Morales la tiene de servilleta”.

Igualmente el vocero nacional de los Demócratas y alcalde de Cochabamba, José María Leyes, se refirió a que no existe ninguna vía democrática para lograr una nueva postulación de ningún gobernante que hubiera permanecido por dos períodos consecutivos, por lo que cualquier vía que intente forzar la voluntad del pueblo sería un acto dictatorial. El senador de Santa Cruz, Óscar Ortiz, ha sido otro de los que se ha pronunciado en contra de las pretensiones de Morales, al insistir en que  la Constitución Política del Estado no se acomoda a su conveniencia.

La Iglesia católica boliviana, institución  con cuyos líderes el mandatario ha mantenido una actitud distante durante su mandato, se sumó el pasado martes a las expresiones de oposición ante el intento de postularse a un cuarto mandato y lo convocó a respetar el resultado de un referéndum que le negó esa posibilidad. Por su parte, la secretaria ejecutiva de la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar de Bolivia rechazó la posible reelección al considerar que el presidente no ha protegido a este sector, lo que las ha hecho recurrir a instancias internacionales para llevar a cabo sus proyectos.

Desfachatez, descaro, desvergüenza y cinismo, afirmó en El Espectador el prestigioso escritor uruguayo Danilo Arbilla al referirse a una nueva mutilación a la democracia, enmarcada en los fines y propósitos progresistas; y no solo es descaro y cinismo, sino una burla a los principios de los ciudadanos de una nación que determinaron, hace solo unos meses, que el socialismo del siglo XXI llegaba a su fin también en Bolivia.

Esperemos que el MAS no logre sus propósitos. De cualquier modo, si en el 2019 vemos reelegirse al señor Morales, no hemos de asombrarnos. Tal vez siga el camino de los hermanos Castro y de Daniel Ortega, y desde su soledad en los Andes siga luchando por un inexistente socialismo y contra el “enemigo imperial”.

Compartir:
Fuente: https://www.cubanet.org/colaboradores/evo-morales-hacia-una-nueva-reeleccion/


 [Comentar este tema

Diciembre 28, 2016, 02:19:12 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                                          Unamuno, último acto
                                                                            por antonioguerrero
                                                                   Unamuno, demasiado Unamuno
                                                                                Miguel Barrero

                           
Si son las acciones las que definen a los hombres, aquel día Miguel de Unamuno se mostró ante los demás con todas las de la ley. Corría el 12 de octubre de 1936 y la Universidad de Salamanca celebraba en su paraninfo el solemne acto de apertura del curso. Francisco Franco había excusado su asistencia, pero sí acudía en representación suya su mujer, la ovetense Carmen Polo. También estaban allí, entre otros, el obispo de la diócesis, Enrique Plá y Deniel, el poeta José María Pemán y el general africanista Millán-Astray, quien llegó escoltado por un grupo de legionarios armados con metralletas. Los sublevados del 18 de julio tenían instalado su cuartel general en la ciudad del Tormes, convertida en epicentro de los fascismos ibéricos.Habían convertido el Día de la Raza en una ceremonia de exaltación nacional. El evento universitario era una parte más, acaso la más relevante, del programa diseñado para la ocasión.

La ciudad donde habían impartido sus clases Fray Luis de León o Elio Antonio de Nebrija era un lugar peligroso en aquellas fechas. Escribió Luciano G. Egido un gran libro, Agonizar en Salamanca (Tusquets), que recrea a la perfección el ambiente a la vez hostil y estrafalario que se respiraba por sus calles en aquellos días inciertos. El general Franco tenía instalado su despacho en el palacio episcopal, se preparaba una gran ofensiva sobre Madrid —de donde se apresuraban a salir las autoridades republicanas ante la inminencia de un ataque— y parecía que la guerra se pondría pronto del lado de los rebeldes. En la trastienda comenzaban las represalias contra aquellos que, con más o menos entusiasmo, se habían adherido a la defensa del sistema legalmente establecido y, en consecuencia, veían cómo se les declaraba enemigos acérrimos de la nueva España que estaba por nacer.

Mientras ocurría todo esto, Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca y uno de los intelectuales totémicos de la Generación del 98, se sumía en el desconcierto. Nunca había sido un hombre que rehuyera los inconvenientes de la duda, pero la situación política del país le estaba poniendo contra las cuerdas. Él, que llegó a izar la bandera de la II República en el Ayuntamiento de Salamanca en el cada vez más lejano abril de 1931, había acabado por desencantarse ante el rumbo de los sucesivos gobiernos y se vio apoyando el alzamiento militar, por entender que abriría una revolución humanista en la que la lógica y la razón acabarían triunfando sobre el cerrilismo cainita. Cuando en la mañana de aquel 12 de octubre de 1936 abandonó su casa y se puso a caminar, calle Compañía arriba, hacia la Universidad, ya estaba seguro de cuánto se había equivocado, aunque aún no se atreviera a confesarlo abiertamente. No era sencillo. Incomprensiblemente, se había identificado demasiado con una causa que no le pertenecía. A diario llegaban desde Madrid las pullas que le lanzaban quienes, creyendo tenerlo a bordo de su barco, le habían sorprendido navegando en compañía de la tripulación contraria, y él mismo iba viendo cómo, lejos de perseverar por la senda de la regeneración, los que se habían levantado en armas aprovechaban las posiciones que iban ganando para tomarse la revancha contra quienes abrazaban la causa opuesta e imponer sus odios y rencores sobre cualquier idea de reconciliación.

Aquella mañana, en el paraninfo, Unamuno no tenía previsto intervenir. Su cometido se limitaba a abrir el acto y distribuir los turnos de palabra, según le correspondía por su condición de rector. Sí hablaron José María Pemán, que pronunció un discurso de corte ultracatólico y fascista, y también el profesor Maldonado, que en la misma línea llegó a tildar de «anti-España» a los vascos, los catalanes y, en general, todos aquellos que se mostraban desafectos a la cruzada cuyo inicio había tenido lugar unos meses antes en Marruecos. El viejo rector había escuchado en silencio mientras tomaba notas en un papel que sacó del bolsillo interior de su chaqueta. Luego se supo que se trataba de una carta que pocos días atrás le había remitido la esposa de Atilano Coco, un íntimo amigo suyo que había sido arrestado tras la sublevación y cuya liberación él mismo había solicitado, sin ningún éxito, ante el gobernador civil. Cuando Maldonado puso fin a su intervención, Unamuno respiró profundamente. El autor de aquel ensayo titulado Del sentimiento trágico de la vida, que tanta repercusión había tenido, estaba viendo cómo el último tramo de su existencia se convertía en toda una tragedia a la que urgía escribir un final acorde con su desarrollo. Por eso, en vez de limitarse a clausurar el acto, se levantó de su asiento en la mesa presidencial y caminó lentamente hacia el estrado, con aquel papel en el que había garabateado algunas anotaciones inconexas bien apretado entre los dedos de su mano derecha.

—Estáis esperando mis palabras, me conocéis bien y sabéis que sois incapaz de permanecer en silencio; a veces, quedarse callado equivale a la aquiescencia —dijo tras ubicarse ante el atril, la mirada fija en los asistentes—. Quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llamarlo de algún modo, del profesor Maldonado, que se encuentra entre nosotros. Se ha hablado aquí de guerra internacional en defensa de la civilización cristiana; yo mismo lo hice otras veces. Pero no, la nuestra es sólo una guerra incivil. Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes llamándolos «anti-España»; pues bien, con la misma razón pueden decir ellos lo mismo. El señor obispo —añadió mirando a Plá y Deniel—, lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona, y aquí está para enseñar la doctrina cristiana que no queréis conocer. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao y llevo toda mi vida enseñando la lengua española, que no sabéis.

Cuentan que, en ese instante, Millán-Astray empezó a gritar: «¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?». Sus escoltas enarbolaban las metralletas como si el mando les hubiese requerido que presentaran armas. Alguien desde el público gritó: «¡Viva la muerte!». Justo después, en lo que Dionisio Ridruejo, que estaba presente, calificaría como «un exhibicionismo fríamente calculado», el militar alzó la voz: «¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!». La excitación le impidió seguir hablando. Se cuadró, alguien desde la bancada profirió un «¡Viva España!» y el paraninfo quedó sumido en un silencio sepulcral. Unos sonreían orgullosos. Otros dirigían angustiadas miradas de soslayo al anciano rector, que seguía de pie en el estrado y retomó pronto la palabra.

—Acabo de oír el necrófilo e insensato grito de «¡Viva la muerte!» —dijo con la misma serenidad con que Fray Luis de León había referido, unos siglos atrás, su «Como decíamos ayer» al iniciar su primera clase tras la condena impuesta por los tribunales inquisitoriales—. Esto me suena lo mismo que «¡Muera la vida!». Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. Como ha sido proclamada en homenaje al último orador, entiendo que va dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que él mismo es un símbolo de la muerte. El general Millán-Astray es un inválido —el aludido, tuerto y cojo como consecuencia de varias heridas que había sufrido en la guerra de Marruecos, se revolvió en su asiento—. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán-Astray pudiera dictar las normas de la psicología de las masas. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como he dicho, que no tenga esa superioridad de espíritu es de esperar que encuentre un alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor. El general Millán-Astray desea crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por eso quisiera una España mutilada.

Hubo testigos presenciales que aseguraron que, tras escuchar esto, Millán-Astray se llevó la mano a la pistola, y que si no abrió fuego contra el rector fue porque Carmen Polo, con un leve gesto, le hizo abandonar sus intenciones. Preso de la furia, el militar gritó: «¡Muera la inteligencia!», a lo que un sorprendido Pemán opuso: «¡No! ¡Mueran los malos intelectuales!». Sobre el alboroto de insultos y proclamas patriotas, Unamuno continuó su intervención sin amilanarse:

Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido, diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis, porque para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho.

Algunos se encararon con Unamuno e intentaron agredirle. Millán-Astray, que logró contener sus impulsos, le ordenó que se cogiera del brazo de Carmen Polo para abandonar el lugar sin incidentes. Él así lo hizo. Una fotografía célebre le muestra saliendo de la sede universitaria rodeado de individuos que escenifican el saludo fascista. Es una imagen curiosa: si algo abunda en ella son las figuras humanas, pero hay algo que mueve a quien la observa a concluir, aun desconociendo su contexto, que el rector anciano y exhausto, que ocupa el centro de la composición, se encuentra terriblemente solo.

                         

Apenas tres años después, cuando se disponía a salir con sus familiares camino del exilio, el poeta Antonio Machado dejó acuñadas unas palabras cuya resignación no esquivaba la esperanza en una futura justicia poética: «Para los estrategas, para los políticos, para los historiadores, todo está claro: hemos perdido la guerra. Pero humanamente, no estoy tan seguro… Quizá la hemos ganado». En la mañana del 12 de octubre de 1936, Miguel de Unamuno se redimía ante la Historia al mismo tiempo que daba por finiquitada su propia biografía. Tras los sucesos del paraninfo —Franco, tras enterarse de lo ocurrido, dictaminaría que Millán-Astray había actuado correctamente—, se le despojó de su cargo de rector y se le condenó a un arresto domiciliario que le mantendría confinado en su vivienda de la calle Bordadores hasta el final de sus días. El mismo Unamuno que había sido presentado como uno de los adalides intelectuales del levantamiento pasó a convertirse en un despojo al que convenía evitar y cuya memoria debía relegarse forzosamente al ostracismo. Murió poco después, el 31 de diciembre de 1936, en medio de una gran nevada que convertía las calles de la ciudad en una alfombra blanca sobre la que se iban dibujando las huellas indelebles del oprobio. La casa donde exhaló su último suspiro aún existe. En su fachada se grabaron hace tiempo las últimas estrofas de la conmovedora oda que dedicó a su tierra adoptiva.

Del corazón en las honduras guardo
tu alma robusta; cuando yo me muera
guarda, dorada Salamanca mía,
tú mi recuerdo.

También acertó en eso. Cuando se cumplen ochenta años de su muerte, la figura de Miguel de Unamuno resulta imprescindible para comprender la literatura y el pensamiento en la España que atravesaba atónita la primera mitad del siglo XX. Su recuerdo jamás ha dejado de estar presente en el acontecer diario de la ciudad que baña el Tormes. El eco de aquel «Venceréis, pero no convenceréis» con que rubricó el último acto de su vida aún resuena de cuando en cuando, como resuenan los ecos de esas profecías que, por mucho tiempo que pase.

Fuente:

http://www.zendalibros.com/unamuno-ultimo-acto/

antonioguerrero | diciembre 28, 2016 a las 4:41 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-fL
Comentario      Ver todos los comentarios
Cancelar la suscripción para no recibir entradas de Athene Blog.
Modifica los ajustes de tu correo electrónico en Administrar suscripciones.

¿Tienes problemas haciendo clic? Copia y pega esta URL en tu navegador:
http://redfilosofia.es/atheneblog/2016/12/28/unamuno-ultimo-acto/



 [Comentar este tema

Diciembre 26, 2016, 04:21:29 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                                                           Cubanálisis El Think-Tank

                                                    ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS
                                                      Dr. Alberto Roteta Dorado, Fort Pierce, Estados Unidos

                                                                                          
                 
                             NO SOMOS EL CENTRO SINO UNA PEQUEÑA PARTE DE “NUESTRA AMÉRICA”

En los últimos meses nos hemos apartado demasiado del contexto latinoamericano. Tal vez la imposición de las ideas del llamado Socialismo del siglo XXI por parte de los mandatarios cubanos -primero Fidel Castro, quien gestó junto a Hugo Chávez el surgimiento de esta tendencia y su propagación por parte del continente, y más tarde Raúl Castro, al hacerse eco de las descabelladas ideas de su hermano-  influyó decisivamente en ese rechazo que se le hace a todo aquello que pueda aproximarse a las tendencias socialistas, las que, lamentablemente, adquirieron ciertos matices durante la primera década del  presente siglo. De esta forma, todo lo que procede de un grupo de países latinoamericanos resulta rechazado por los cubanos, que ya bastante tienen con su socialismo heredado desde los viejos tiempos de la Unión Soviética y sus aliados de la Europa oriental.
 
Por otra parte los cubanos han estado muy ensimismados en su pesar. En Cuba se sobrevive, se trabaja o se “inventa”, se intenta buscar lo mínimo para el sustento y la precaria alimentación, se ven las novelas, se trata de descansar, no sin antes pensar qué se podrá comer al siguiente día, y así se repite el interminable ciclo que no conduce a nada y que solo refuerza ese estado de aislamiento al que lamentablemente se ha llegado.
 
A esto se le añade la postura de los medios oficialistas que solo pueden mostrar una ínfima parte del acontecer internacional. Solo algunos puntos de Venezuela, la aliada en las andanzas comunistas de estos tiempos, siempre y cuando sean obviadas las masivas manifestaciones de protestas contra el régimen, la situación de los prisioneros políticos, las intervenciones de organismos internacionales como la OEA, la ONU y hasta la Santa Sede, la alarmante cifra de venezolanos que cada día emigran a otros países de la región para subsistir, la hambruna y carencia de medicamentos, y el estado deplorable de sus instalaciones de salud.
 
La imposibilidad de poder acceder a la información a través de Internet ha sido otro de los factores determinantes para reafirmar ese estado de aislamiento en que permanecen la mayoría de los cubanos de la isla.
 
Los del exilio, teniendo la posibilidad de poder llegar a todo lo que ocurre en el mundo al disponer de espacios en los medios radiales y televisivos que reflejan la realidad mundial de manera libre y no parcializada, así como la disposición a Internet y a la prensa escrita, han mantenido los cánones del aislamiento como algo inherente y demasiado arraigado a sus patrones, con muy pocas posibilidades de desprenderse de una vez y por siempre de ese estado de condicionamiento.
 
Demasiado odio, rencor, sentimientos vengativos, egoísmo, prepotencia, deseos de sobresalir, necesidad de protagonismo, y ese gran mal predicado por el dictador que se les ha muerto ya: el egocentrismo y las ideas megalomaníacas, rasgos comunes y definitorios de una cantidad considerable de aquellos que cruzando mares o atravesando las peligrosas selvas lograron salir de la gran prisión del Caribe.
 
No se trata de una crítica, espero no ser malinterpretado. No es una actitud ex profeso, sino una condición establecida a fuerza de un tenaz adoctrinamiento sostenido por décadas. Cuba, Cuba y solo Cuba, y en torno a ella el “enemigo brutal” del norte, y a nuestros pies los “países hermanos”.
 
Los delirios del que ya no está nos llevaron a admitir que somos el país más culto del mundo, que somos una potencia médica, que tenemos los mejores deportistas, los más grandes músicos y los más extraordinarios bailarines; hemos creado la cura para el cáncer, las más sofisticadas vacunas, la tasa de mortalidad infantil más baja de América -esto sí es cierto-, amén de los mejores tabacos, rones, playas y mulatas.
       
¿Cómo lo lograron? Mediante un reiterativo discurso, a través del efecto visual que se obtiene con sendas imágenes, con una educación mecanicista y doctrinal que solo predica los “grandes logros” de la revolución cubana, y por supuesto con la existencia de un cuerpo represivo para impedir cualquier elemento que se aparte de los patrones establecidos y considerados correctos para el régimen.
 
Lo que ocurre en Costa Rica, Panamá, Colombia, Argentina o Chile, no se difunde en la isla a pesar de ser países que contextualmente están en relación con Cuba, si es que continuamos admitiendo la idea de un latinoamericanismo defendido con razón y con conocimiento de causa por ilustres hombres como José Martí.
 
Recordemos que en su revista dedicada a niños y jóvenes de América, en su primer número, evoca la grandeza de hombres como Bolívar, Hidalgo y San Martín, con lo que pretendió llevar el mensaje del sentido del latinoamericanismo y la necesidad de la praxis continental desde etapas tempranas de la vida. No obstante, el régimen de La Habana solo permite la difusión de “las proezas” de Evo Morales, Rafael Correa y Nicolás Maduro, los pocos que quedan aferrados a la espectral sombra del socialismo de nuevo tipo propuesto por Chávez -en realidad no es una invención del líder venezolano, sino que tomó el término y las concepciones básicas a partir de los aportes del sociólogo y analista político alemán, residente en México, Heinz Dieterich Steffan (1943), conocido por sus posiciones de izquierda, quien revisó la teoría marxista con la perspectiva de presentarla actualizada al mundo de nuestros días- e impuesto en algunos países de la región.
 
Así las cosas -independientemente a todos estos aspectos comentados que considero son determinantes en relación con la actitud de cierta indiferencia respecto al acontecer mundial y específicamente de nuestra región-, en los últimos días hemos dado las espaldas a “Nuestra América” de manera particular por varios motivos. Primero la enérgica campaña electoral de Estados Unidos, con su alta dosis de sensacionalismo, con un desenfreno que llegaba a violentar las normas éticas de la política y de la justicia social. Luego el triunfo definitivo de Donald Trump, representante del Partido Republicano, con una oleada de especulaciones en torno a su política de gobierno, a sus pretensiones, a los posibles beneficios para unos y a las amenazas para otros, específicamente a las comunidades de emigrados. Y, finalmente, la muerte del dictador cubano Fidel Castro y el gran espectáculo conformado alrededor de su funeral, el luto impuesto en toda la isla a través de la represión, la histeria de unos, la alegría desmedida de otros, y por qué no, también el recogimiento sincero de los que de verdad le han admirado y seguido.
 
Estos acontecimientos han contribuido a que olvidáramos, exceptuando la dramática situación de Venezuela, ciertos sucesos de gran importancia dentro de la política latinoamericana.
 
El pasado 6 de noviembre tuvieron lugar las elecciones presidenciales de Nicaragua. Se ha dicho que el presidente Daniel Ortega llegó como “favorito” a la contienda electoral. Según sondeos previos, se logró estimar una intención de voto superior al 50 por ciento, lo que logró confirmarse cuando el mandatario de izquierda triunfó con un 72,1% de las boletas para sí; pero una cifra vista separada del contexto no da la medida de las observaciones que de manera previa al evento eleccionario se hicieron en el país centroamericano y que en este justo momento se ponen en duda.
 
Varios aspectos en torno a su reelección y a lo que han llamado una farsa electoral merecen ser comentados. Meses antes, en su discurso ante el Congreso del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), luego de haber sido designado candidato presidencial por séptima ocasión, de manera irrespetuosa atacó a observadores internacionales y diplomáticos, haciendo referencia a las misiones de observación electoral de la OEA, de la Unión Europea y el Centro Carter, que hasta ahora habían sido los observadores internacionales tradicionales de las elecciones del país. “Observadores sinvergüenzas. Aquí se acabó la observación, que vayan a observar a otros países”, afirmó el mandatario.
 
Finalmente, a pesar de estas contrariedades el gobierno de Nicaragua invitó a la secretaría general de la Organización de Estados Americanos a asistir a las elecciones con el fin de conocer las impresiones de las organizaciones y expertos invitados al evento electoral -algo que no fue precisamente una observación y supervisión del proceso-, lo que fue aceptado por el secretario general de la organización, Luis Almagro. Dicha invitación  se hizo días después de que la OEA y el gobierno que dirige Ortega conformaran una mesa de conversación e intercambio, luego de que la oposición denunciara al gobierno de impedirle la posibilidad de participar en las elecciones y de violar los derechos humanos.
 
Por otra parte, Daniel Ortega manipuló el poder judicial para acabar con la oposición y dejar al Partido Liberal Independiente (PLI)  prácticamente en la proscripción, y de igual forma expulsó a los opositores de la Asamblea Nacional. El pueblo nicaragüense lo repudió  con  una  abstención en el simulacro electoral del 6 de noviembre, algo jamás visto en la historia electoral de Nicaragua.
 
"Yo quiero un cambio, ni canal, ni farsa electoral, basta ya de violencia estatal”, gritaban en son de protesta los cientos de nicaragüenses que a solo un mes de la supuesta elección como presidente, en Managua, la capital del país, se pronunciaron contra el Gobierno de Daniel Ortega, en ocasión de la visita del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para conversar sobre las cuestionadas elecciones del 6 de noviembre, en las que fue reelegido.
 
La jornada de protestas abarcó todo el país, siendo dirigida por integrantes del Frente Amplio por la Democracia (FAD), del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), el Consejo de la Tierra, Lago y Soberanía y varios movimientos feministas. En varios puntos las marchas fueron reprimidas con gases y balas de goma que dejaron decenas de heridos y múltiples detenciones.
 
Las protestas no solo fueron dirigidas contra las últimas elecciones en las que se han cuestionado una serie de irregularidades,  principalmente en relación con la marginación  de la principal fuerza de oposición por maniobras de las autoridades judiciales y electorales; sino también contra la construcción del canal que uniría los océanos Pacífico y Atlántico, por los efectos nocivos para el medio ambiente y la expulsión de sus tierras de miles de campesinos y comunidades originarias.
 
Ortega, con 71 años, ocupó el cargo presidencial durante el periodo 1985-1990, y desde 2006 hasta el presente. Con esta reelección su mandato se prolongará hasta el 2021, con lo que logrará un total de veintiún años en el poder, algo que le convierte en el mandatario que más tiempo ha logrado estar como presidente en el país centroamericano, cinco años más que el dictador Somoza García quien estuvo dieciséis, y el latinoamericano de mayor trayectoria en sus funciones, solo superado por el dictador cubano Fidel Castro, quien se mantuvo por cuarenta y nueve años, entre 1959 y 2008, y el mexicano Porfirio Díaz, con treinta y cinco años, entre 1876 y 1911, reelecto en nueve ocasiones.
 
La comandante guerrillera Dora María Téllez, alarmada por la actitud asumida por algunos de los otrora enemigos de Ortega que ahora reaparecen como aliados, ha definido un nuevo término, el orteguismo. Según la exguerrillera, se caracteriza por su cohesión en torno a la corrupción y a los beneficios que se obtienen de ocupar espacios de poder. “Eso resulta atractivo a gente que lo único que quiere es un puesto, un cargo, un salario, prebendas, privilegios”.
 
El secretario General de la OEA, Luis Almagro, durante su reciente visita de solo un día a Nicaragua, afirmó que el país necesita realizar ajustes en el sistema político, para consolidar la democracia y superar su crisis institucional.
 
El Centro de Investigación de la Comunicación (CINCO), una ONG especializada en asuntos democráticos, acaba de revelar que la oposición afirma que el mandatario se reeligió en medio de una abstención de más de 70%, mientras que el Consejo Supremo Electoral, en manos del oficialismo, calcula que fue de 31%. La citada institución se refirió de igual modo al alto grado de abstenciones durante los pasados comicios, en contradicción con la imagen que ha intentado dar el oficialismo.
 
Recordemos que hace solo un año Daniel Ortega fue capaz de lanzar a sus tropas contra más de mil cubanos en la frontera Costa Rica-Nicaragua, acción que incluyó el cierre de la frontera, con lo que se originaba la primera crisis humanitaria del conflicto migratorio cubano en el continente.
 
                     

En Ecuador, país donde existe una comunidad de cubanos, están teniendo lugar una serie de acontecimientos que inciden directamente en la situación política y social no solo de la nación, sino de Latinoamérica.
 
En febrero tendrán lugar unas elecciones que lamentablemente pudieran prolongar por algún tiempo el correísmo y los métodos de la revolución ciudadana -siguiendo los preceptos chavistas con su revolución bolivariana-  a pesar de que el mandatario actual sale del poder. No obstante, pudiera haber una continuidad si triunfaran los representantes de Alianza País, el partido oficialista que de manera incondicional apoya Rafael Correa,  facilitando semanalmente la promoción de sus candidatos a través de sus sabatinas.
 
Actualmente Lenín Moreno, por Alianza País, ocupa el lugar preferencial, seguido por Guillermo Lasso, líder del Partido Creando Oportunidades (CREO), Paco Moncayo, en nombre del Acuerdo Nacional por el Cambio, partido de tendencia centroizquierdista, o de izquierda democrática, y Cynthia Viteri, candidata por el Partido Social Cristiano (PSC).
 
Recién comenzado el año, Rafael Correa destituyó al alto mando militar del país, en medio de una disputa surgida por presuntas irregularidades en la venta de unos terrenos de los militares al Ministerio del Ambiente. El gobierno de Correa emitió una orden para que se descontaran 41 millones de dólares de las contribuciones al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas y se devolviera de esta forma el dinero al Ministerio del Ambiente, lo que originó el malestar en la alta jerarquía militar.
 
El presidente respondió con una de las suyas y decidió remover a los consagrados comandantes militares de sus puestos. El 5 de febrero, BBC Mundo informaba que el presidente Correa nombró un nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, y a otros tres altos oficiales como comandantes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Fuerza Naval, lo que se ha considerado una incomprensión de las características de las Fuerzas Armadas por parte del gobierno.
 
El pasado septiembre, el dictador ecuatoriano acudió a una jueza para que los militares lo respeten, lo que reafirma las fricciones que se mantienen entre el mandatario y sus Fuerzas Armadas.
 
Como respuesta a la actitud del prepotente y egocéntrico presidente, varios militares jubilados se han agrupado en torno a una candidatura presidencial, con lo que esperan poder  recuperar el rol de la institución y  del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), entidad que el presidente se ha encargado de desacreditar a través de su habitual difamación.
 
Los excomandantes de la Marina, Aland Molestina y Livio Espinoza, crearon agrupaciones con el fin de aportar a la alternancia en la democracia. Cada grupo creado respalda a un candidato a la presidencia. Esta incursión en la política ecuatoriana ocurre en momentos en que el presidente Rafael Correa ha advertido que exuniformados de las altas jerarquías buscan “atacar” a su gobierno, a lo que ha respondido el exjefe de la Marina, Aland Molestina: “No somos desestabilizadores; el único desestabilizador es el presidente Correa. Yo lo emplazo a que en lugar de echar esta cortina de humo, que diga qué ha hecho por parar la corrupción”.
 
En el Círculo Militar, al norte de Guayaquil, la ciudad más populosa de Ecuador, y donde la oposición es muy fuerte, un grupo de militares en servicio pasivo exigió al presidente estabilidad en el mando de las Fuerzas Armadas, luego de que dispuso un cese parcial. En esta nueva reclamación han participado cerca de 50 exuniformados, entre oficiales y personal de tropa, los que rechazaron los cambios realizados, vía decretos ejecutivos, en tres de las cuatro comandancias de las Fuerzas Armadas en este territorio. El exjefe del comando conjunto de esa institución y exministro de Defensa se refirió al acto como algo irresponsable e ilegítimo.
 
El exjefe de la Marina, Aland Molestina, informó que quedaron en disponibilidad ocho oficiales, de ellos, seis almirantes de la Fuerza Naval y dos generales de la Fuerza Aérea de Ecuador (FAE), lo que según su opinión debilita a la consagrada institución, por cuanto se han sustituido por oficiales de menos experiencia. El mandatario dejó cesantes de sus funciones a comandantes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, de la Marina, y de la FAE. Con estas decisiones es la tercera vez en el año que Rafael Correa decreta cambios en la cúpula militar.
 
¿Por qué lo hace? Porque todo aquel que pretenda pronunciarse contra los cánones establecidos por el dictador inmediatamente resulta rechazado y llevado a la marginación y al ostracismo, independientemente de la trayectoria que tuvieran en la vida política y social del país. Su paranoia-al parecer un mal de todos los dictadores de la izquierda de nuevo tipo dispersa por Latinoamérica- lo ha llevado a ver de manera sobredimensionada enemigos, que los tiene, y posibles conspiraciones, que en realidad se hacen, por todas partes.
 
Sus exabruptos son constantes, lo hace en público, en medio de una intervención televisada, en entrevistas o en las redes sociales. La censura a los medios de prensa se ha convertido en algo común bajo su prolongado mandato; sus insultos a la prensa, a la que ataca de mercantilista y burguesa, solo ha logrado incrementar el rechazo que una gran parte de la población ecuatoriana muestra por aquel que les prometió mucho y les cumplió muy poco. 
 
Como denominador común, estos líderes socialistas tienen entre sus propósitos mantenerse indefinidamente en el poder, y para esto acuden a modificaciones constitucionales y manipulaciones de las masas poblacionales ignorantes, a las que han ayudado tras la apariencia de reformas con el objeto de ganar su aceptación.
 
Con su idea de la reelección indefinida desató la inconformidad generalizada, lo que unido al incremento de los impuestos de todo tipo, así como a los elevados índices de desempleo, de pobreza y de indigencia, ha sido determinante para la pérdida de la aceptación de su gestión presidencial.
 
Pero los cambios y destituciones no se limitan a la esfera militar, sino que abarca a su gabinete de trabajo. A solo unos meses de su salida del poder y previo a su viaje a La Habana por la muerte del dictador Fidel Castro, el presidente pidió la renuncia a todo su gabinete de ministros, lo que según la opinión de algunos se trataba de algo rutinario que el mandatario suele hacer al final del año; sin embargo muchos se inclinan por la idea de que dichos cambios forman parte de las acciones previas al proceso eleccionario.
 
Por otra parte, los movimientos de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador, Petroecuador, han provocado un verdadero escándalo de lo que se ha considerado el peor caso de corrupción en la última década. Durante más de seis meses han estado en la mira de la Fiscalía ante la gran corrupción de dicha instancia. Según los últimos informes hay 17 procesos penales abiertos, 80 personas investigadas y 23 procesadas, de las cuales 5 están con prisión preventiva. Las pesquisas están relacionadas con los delitos de enriquecimiento ilícito, lavado de activos, delincuencia organizada, peculado, cohecho y perjurio, toda vez que funcionarios y antiguos mandatarios de la empresa habrían recibido comisiones de contratistas que fueron a parar a sus empresas y cuentas bancarias en paraísos fiscales.
 
El vicepresidente de la República, Jorge Glas, ha sido cuestionado por su posible participación en el escándalo de Petroecuador, pero hasta el momento no se ha comprobado con firmeza ningún elemento que lo pueda vincular al desfalco. No obstante, ha sido convocado a la Asamblea Nacional en torno a la investigación que se sigue sobre la red de corrupción en la importante petrolera estatal, lo que no ha impedido el curso de su candidatura como vicepresidente junto a Lenín Moreno por el partido oficialista.
   
Muchos se han cuestionado cuánto se ha gastado en las sabatinas, -reuniones que tienen lugar los sábados y que cambian de sitio cada semana, lo que implica el movimiento de un número considerable de representantes partidistas y seguidores del presidente, fuerzas de seguridad y protección, alimentos, equipos de audio y televisión, y transporte para multitudes que de manera comprometida tienen que asistir-, cuánto costaron los gabinetes itinerantes, y los frecuentes viajes del presidente y sus comitivas, así como la cantidad de ministerios y secretarías desde el inicio del gobierno hasta el presente, cuántos funcionarios públicos antes y después.
 
Con un costo de 43,5 millones de dólares, el moderno edificio de UNASUR, situado en la Mitad del Mundo, cerca de Quito, es solo utilizado esporádicamente. La edificación tiene 19 533 metros cuadrados y cuenta con tres volados de 50, 38 y 8 metros. En su estructura predominó el uso de metal, hormigón armado y vidrio. En su construcción trabajaron un promedio de 1 200 obreros por día, mientras el país se mantiene inmerso en la pobreza.
 
El gran conflicto venezolano, por su importancia, merece ser tratado de manera independiente. De igual modo, las contrariedades entre el gobierno de Santos y las  FARC en Colombia, necesitan otro espacio. Bolivia prácticamente no cuenta para nada, por eso la dejamos para el final. La pérdida paulatina de la aceptación popular de su presidente Evo Morales, su discurso inconsistente, y su precaria preparación que le llevan a presentarse en público con pronunciada inhibición y pésima dicción, caracterizan el olvidado panorama del pobre país suramericano. Desde su soledad en los Andes el dirigente indígena se ha propuesto luchar solo contra la derecha tras el fracaso del modelo socialista reformado de Brasil y Argentina. Hace solo unos días admitió su aislamiento y el estar rodeado por los gobiernos de la derecha de la región.
 
Estos elementos son más que suficientes para mostrar un mínimo de interés por los grandes y graves conflictos de esta “Nuestra América”, que como diría José Martí, el “hombre continental”, es una sola, desde el Río Bravo del Norte o Grande hasta la Patagonia, y los cubanos, que no somos el centro del mundo, formamos parte de ella, no solo geográficamente, sino de su historia y de su política. 
 
Escrito para Cubanálisis.
Publicado originalmente en: http://www.cubanalisis.com/ART%C3%8DCULOS/ROTETA%20DELGADO%20NO%20SOMOS%20EL%20CENTRO%20SINO%20UNA%20PEQUE%C3%91A....htm


 [Comentar este tema

Diciembre 24, 2016, 12:32:39 am por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                           La Navidad, una festividad cristiana de carácter universal.
                                                              Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                               

Fort Pierce. Estados Unidos. Todas las naciones del mundo han tenido sus celebraciones o festividades a través del tiempo, algo que perdura en nuestros días como reflejo de aquellas fiestas que nuestros antecesores establecieron de manera muy sabia, por cuanto, tuvieron en cuenta ciertas condiciones astronómicas y astrológicas, así como los cambios sucesivos en las diversas estaciones anuales.

Los cambios de los cuerpos celestes que proporcionaron renovaciones y satisfacciones en los hombres de antaño, fueron motivo de celebraciones para los pueblos primitivos. Muchas de las fiestas están en relación con la aparición del sol en los distintos puntos cardinales de la esfera celeste. Otras festividades se establecieron para perpetuar la memoria de algunos de los héroes que sirvieron en la patria; pero las que han trascendido hasta nuestros días son las primeras. De esta forma, se celebraron fiestas por el advenimiento de las estaciones, se utilizaron símbolos relativos a sus características, aparecieron las formas de adoración, las cuales fueron desde la idolatría contemplativa hasta las danzas y los cantos. Así, las festividades más brillantes eran las relacionadas con la adoración al sol, sin restar protagonismo a las relacionadas con los solsticios y los equinoccios.

Durante el solsticio del verano se le daba al sol el nombre de Hércules, por considerar que en esta época se halla en todo su esplendor el gran astro. Se hacían grandes juegos y la alegría reinaba entre los hombres. En la primavera se celebraba su resurrección, el Dios viviente reinaba de nuevo después de haber pasado su etapa en el hemisferio meridional, considerado por los antiguos como su muerte y descenso a los infiernos.

En nuestros días, la célebre partitura de Igor Stravinsky: “La consagración de la primavera”, obra emblemática del pasado siglo veinte, compuesta por el músico ruso para un ballet que aborda el tema del sacrificio de una mujer, con objeto de alabar al Dios de la primavera, y de esta forma favoreciera a la legendaria tribu, constituye una muestra dentro del arte, de la asimilación de las tradiciones paganas antiguas. Los diferentes momentos de la danza – segmentos musicales para la partitura -, son sugerentes de un dominio de los temas de las culturas primitivas: “La adoración de la tierra”, , “Juego de las ciudades rivales”, “Cortejo del sabio”, “Danza de la tierra”, “El sacrificio”, “Evocación de los antepasados” y “Acción ritual de los antepasados”, entre otros, son momentos de la obra.

De igual forma,  durante el equinoccio de otoño, en el que el sol abandona nuestro hemisferio superior, el abatimiento, la desesperanza y la tristeza, reinaban entre los antiguos, a diferencia de las festividades dedicadas a la primavera y al verano. Este estado de recogimiento perduraba hasta el solsticio del invierno, etapa en la que se comenzaba a recuperar la naturaleza de su estado por el abandono del astro rey, lo que, sin duda, fue tenido en cuenta para establecer nuestro actual adviento, la temporada de cuatro semanas que preceden al nacimiento de nuestro señor, tiempo de reflexión y recogimiento espiritual como preparación para el advenimiento del redentor del mundo.  La palabra procede del latín adventus, que significa llegada.  Señala el comienzo del año eclesiástico y es una estación que debe caracterizarse por la solemnidad. Se dice que en el pasado se observaba con el mismo rigor que la Cuaresma. En algún momento tuvo una duración como esta; aunque finalmente quedó reducida a cuatro semanas que comienzan con la festividad de San Andrés, el 30 de noviembre, o su domingo más cercano.
La Iglesia católica, por ejemplo, prohibía la celebración del matrimonio durante el Adviento. Llegado el solsticio del invierno, actualmente el nacimiento de nuestro señor, o la Navidad, se comenzaba a cantar con alegría de nuevo, porque el sol nacería para el mundo, lo que se refleja en nuestros días con los cantos de navidad, los decorados, regalos y fiestas de esta época del año.

La Navidad cristiana, como otras festividades de esta religión, tiene su origen mucho antes del establecimiento del cristianismo. La fiesta pagana más estrechamente asociada con la nueva Navidad era el Saturnal romano, del 17 al 23 de diciembre, en honor de Saturno, Dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes. Al mismo tiempo, se celebraba en el norte de Europa una fiesta de invierno similar, conocida como Yule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor de los dioses para conseguir que el sol brillara con más fuerza.

La Iglesia Católica agregó con posterioridad, en la edad media, la idea del nacimiento y los villancicos a sus costumbresEn esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones.  En la Gran Bretaña, en 1552, los puritanos prohibieron la Navidad; aunque retornó a esta tierra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.

El mundo de la cristiandad celebra su navidad en el mes de diciembre. Se ha establecido el día 25 de dicho mes como el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, a pesar de no mencionarse fecha alguna en los evangelios sinópticos, que constituyen las fuentes más aceptadas y difundidas en el mundo.  Este día no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de san Juan Crisóstomo y San Gregorio de Nacianceno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad de Jesús.

Al parecer los cristianos primitivos tenían conocimiento preciso del significado de los acontecimientos astrológicos que habían guiado a través del tiempo a los hombres. De esta forma, el cristianismo no se aparta de las tradiciones, según las cuales, el nacimiento de los redentores estaba en relación con el solsticio del invierno. En esta fecha se celebraba también el nacimiento de Mithra entre los persas, de Baco entre los griegos, de Adonis entre los fenicios, el de Atis entre los frigios. También los antiguos mostraban en Menfis la imagen infantil del Dios-Día, sacándola del fondo del santuario, los romanos anunciaban en su calendario esta festividad con las palabras “natalis solis invicti”. Quince días antes del solsticio los antiguos celebraban una fiesta en honor de Neptuno, dios del mar, como hicieron los romanos con su Saturnal entre el 17 y el 23 de diciembre, o como hacen actualmente los mexicanos, con sus “posadas”, una celebración que dura nueve días y que preceden a la Nochebuena. Éstas empiezan el 16 de diciembre y conmemoran el viaje de María y José en su búsqueda de alojamiento antes del nacimiento de Jesús. El número nueve también alude a los nueve meses de embarazo de María. Parte esencial de la fiesta es pedir posada mediante unos cantos en los que unos asistentes solicitan el favor de ser recibidos y otros responden, primero negándose, y al final concediéndolo, con lo que todos estallan en júbilo por el feliz final de la travesía de los peregrinos.

                 

                      La representación del nacimiento ha sido un símbolo de la Cristiandad a través de los siglos. Su origen se
                  pierde en el tiempo, ya sea a través de la escultura o de la pintura hay centenares de obras, consideradas maestras.

De cualquier forma, la Navidad actual es un acontecimiento de carácter universal. Etapa de júbilo, de alegría, de proyectos, de emprender nuevas metas. Ese misterio que nos envuelve a todos, tiene su origen, en el efecto benéfico que nos ofrece el paso del sol después de haberse internado en el hemisferio meridional, hecho que es considerado como un verdadero nacimiento del Sol o un renacer de su esplendor.

Para los cristianos es el nacimiento de la encarnación del Verbo por obra del Espíritu Santo, para los budistas es el nacimiento de la encarnación de Vishnú o de uno de los grandes Budas, o de la Sabiduría Suprema, según otros. Para los hinduistas es el nacimiento de Krishna, a quien consideran un avatar de Vishnú. Esta analogía sugiere el sentido de la universalidad de un fenómeno, que indudablemente, va más allá de un nacimiento personal. No puede ser coincidencia que los redentores-instructores de la humanidad nacieran en el mismo día. No se trata de una réplica a través del tiempo de los ritos, mitos, festividades, etc.

El hecho que desencadena todos los mitos y leyendas es un acontecimiento astronómico: el solsticio del invierno. A partir de dicho suceso surgieron todos los posibles  nacimientos, que sabiamente, místicos e ilustrados a través del tiempo hicieron coincidir. No importa si se trata de Krishna o de Cristo, si está descrito en la Biblia o en el Kalevala, hay un hecho cierto que se esconde detrás de toda posible representación exotérica, en este caso, la expresión de la Divinidad entre los hombres, la manifestación cíclica de los grandes avatares de la Divinidad, el Verbo manifiesto y habitando entre nosotros, y esa manifestación es mucho más notoria en ese día y en esa época, no por simple tradición, ni por la alegría y el contagio de la festividad social o exotérica; sino por la idea de la expresión del Logos como realidad, lo que aún, sin ser comprendido, es percibido. El oficio de la misa de medianoche, conocida como misa del gallo, es una oportunidad inigualable para percibir la presencia o la expresión de la Divinidad entre los hombres.

No hay esfera del saber humano, ni campo del actuar del hombre, que escape a esta influencia. Los grandes artistas de todos los tiempos se han sentido inspirados por el efecto maravilloso de la Navidad-Solsticio. Misas, madrigales, motetes, antífonas y ante todo, los llamados villancicos han aparecido en dedicación a la magna festividad. Recordemos las “Estaciones”, de Vivaldi, el Concerto grosso nº 8 en sol menor, escrito para celebrar el día de Navidad, del italiano Arcangelo Corelli, en el campo de la música; las enormes pinturas de la edad media destinadas a resaltar los momentos principales en torno al nacimiento de Jesús, y más cercanamente el ballet “Cascanueces”, trata el tema de la etapa navideña y por lo tanto, nacimiento del redentor.

En Cuba, el genial músico barroco Esteban Salas compuso una misa de Navidad, en sol mayor a cuatro voces: tiple, alto, tenor y bajo, con violines, bajo y órgano, así como, más de cincuenta villancicos navideños, y el compositor Eduardo Sánchez de Fuentes compuso su oratorio en dos escenas: Navidad.

Postales, tarjetas, regalos, felicitaciones, adornos de los paseos y las grandes avenidas, guirnaldas, luces, trajes, representaciones escénicas de los niños y jóvenes de las comunidades cristianas, nacimientos y árboles de navidad en todas partes, desde las grandes catedrales hasta los hogares más humildes. Todos esperan al instructor, todos quieren venerar al redentor del mundo y cada cual lo hace como puede y como sabe hacerlo. 

                                   
                                 En las catacumbas de Priscillia puede apreciarse la imagen
                                primitiva de la virgen sedente que ofrece el niño a los magos.

Esperemos pues el advenimiento de nuestro señor, que cada 25 de diciembre podamos estar preparados para recibirle, libres de prejuicios, sin maldad, sin resentimientos, sin envidias ni traiciones, sin pecados ni ambiciones. Elevemos nuestros pensamientos hacia lo superior y abramos nuestros corazones con sinceridad. La presencia del Sol-Dios, del Dios-hombre, del Logos-avatar es una realidad innegable.

La Navidad no puede quedar en las superficialidades de grandes cenas y de pomposos regalos. Todo eso se desvanece y se disipa ante la excelsitud del magno misterio. Corresponde a los teólogos, a los padres que aún quedan con conocimientos profundos de estos temas, a los filósofos y antropólogos sociales, conducir a través del conocimiento, a aquellos que no son capaces de percibir que detrás del símbolo, del mito y de la leyenda, se esconde siempre una realidad.

“La paz de Dios, que trasciende toda comprensión, guarde vuestros corazones  y mentes en el conocimiento y en el amor de Dios, y de su Hijo Cristo, Nuestro Señor, y la Bendición de Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sea entre vosotros y permanezca con vosotros siempre”. Amén. 







 [Comentar este tema

Diciembre 17, 2016, 01:48:10 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.


                                                                        Tres filósofos contra la prisa y el ruido
                                                                                        Borja Hermoso


                                 
                                Desde la izquierda, César Rendueles, Manuel Cruz y Daniel Innerarity, en Burgos. F/ Wifredo Román

César Rendueles (Gerona, 1975). Sociólogo y doctor en Filosofía, enseña actualmente Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus ensayos recientes destacan Sociofobia. El cambio político en la era de la utopía digital (2013) y Capitalismo canalla. Una historia personal del capitalismo a través de la literatura (2015). Rendueles fue uno de los fundadores, en 2002, del movimiento social y cultural de izquierdas Ladinamo.

Daniel Innerarity (Bilbao, 1959). Catedrático de Filosofía Política y Social, investigador IKERBASQUE en la Universidad del País Vasco y director del Instituto de Gobernanza Democrática. Entre sus obras destacan La democracia del conocimiento (Premio Euskadi de Ensayo 2012), La sociedad invisible (Premio Espasa de Ensayo 2004) o La transformación de la política (Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Ensayo de 2003). Fue número 2 en las listas de la coalición navarra Geroa Bai en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

Manuel Cruz (Barcelona, 1951). Catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona e investigador en el Instituto de Filosofía del CSIC (Madrid). Algunos de sus principales ensayos son Las malas pasadas del pasado (Premio Anagrama de Ensayo 2005), Amo, luego existo (Premio Espasa de Ensayo 2010) y Ser sin tiempo, que acaba de publicar en Herder Editorial. Es diputado independiente por el PSC-PSOE en el Congreso.

Asumiendo la no existencia de piedras filosofales que resuelvan nuestros extravíos, se trataba en este caso –más que de dar aventuradas respuestas- de buscar las buenas preguntas. O al menos de desbrozar caminos. Así que César Rendueles, Manuel Cruz y Daniel Innerarity, tres de los nombres más activos e inquietos del pensamiento en español, aceptaron la invitación de EL PAÍS para hablar de todo y de nada. Esta conversación se desarrolló recientemente en Burgos, tras la intervención de los tres autores en el II Foro de la Cultura. Una de las conclusiones de la charla: todo va demasiado deprisa en nuestras sociedades de hoy.

Pregunta. Entonces… ¿cultura… o culturas?

Manuel Cruz. Yo estoy de acuerdo en lo de culturas, en plural. Y a veces la cultura no es que esté viciada por una lógica mercantil, sino que responde además a una lógica de subalternidad. Se habla siempre del creador, y la izquierda a lo más que llega es a reclamar que el máximo de gente tenga acceso a la obra de ese creador. Y ahí se entrecruzan los conceptos de obra de arte y de autoridad. Hay que revisar ese vínculo.

César Rendueles. Tendemos a hablar de la cultura en términos de prácticas profesionales, y despreciamos una riquísima cultura amateur, y esto tiene que ver con la precarización. O nos olvidamos de prácticas estéticas o artesanales no estrictamente culturales pero que rondan ese territorio, como pueden ser algunas manifestaciones deportivas. En los periódicos hay cosas que salen en las páginas de Cultura cuando deberían salir en las de Consumo, y en cambio algunas de Deportes podrían ir en Cultura.

Daniel Innerarity. La cultura ya no se puede entender como un mundo de espacios contenedores. Como pasa en la universidad, las mejores ideas suelen surgir entre chispazos, entre espacios que se están peleando y colaborando y una excesiva especialización trae cosas normalmente poco interesantes.

M. C. Suele darse una identificación entre cultura y saber… y eso nos lleva a las academias. O sea, el saber como aquello de lo que hay academia, y si no, no es saber. Y pienso si ahí no ha habido un retroceso en planteamientos que se llegaron a hacer pero que no han tenido más recorrido, pienso en aquello que Vázquez Montalbán defendía como subcultura.

P. Que un rapero improvise durante 24 horas rimando letras y poniéndoles música, para algunos es subcultura. Para otros es cultura con mayúsculas. Y por cierto: ¿no creen que esos mensajes improvisados –lo mismo que el replanteamiento crítico de ideas y situaciones mediante la filosofía- pueden estar interesando tanto a la gente más joven porque los dos se enfrentan a los mensajes estáticos, oficiales?

D. I. Hay un libro muy interesante de Von Kleist, aunque de título horrible, Sobre la formación de nuestro pensamiento a medida que se habla. Trata de que, en el fondo, no hay pensamiento allí donde no se da un cierto bricolaje personal. Vivimos en un mundo atravesado de discursos oficiales, prácticas institucionales y lugares comunes. En esos circuitos mecánicos hay que introducir elementos de reflexividad, y por lo tanto de apropiación. Pensar es tener un interruptor. E interrumpir.

P. Sí, pero para eso de pensar por uno mismo hace falta silencio y tiempo, justo lo que empieza a faltar. Más bien hay ruido y prisa.

C. R. Totalmente. Y enlazando con lo de antes: yo desconfío de la espontaneidad. Y creo que si alguna fuerza tienen la filosofía y el pensamiento racional es esa capacidad de someter esa espontaneidad. Y efectivamente, hay un ruido de fondo que nos inunda, es como una rueda de hámster…

P. ¿Se llama inercia?

C. R. Sí, la inercia simbólica y social que nos rodea.

M. C. A la gente le hace gracia que el filósofo piense de las cosas concretas… en el fondo espera que el filósofo vea en ellas más cosas de las que uno ve. Pero por otro lado creo que la gente necesita también esquemas teóricos, elementos que le organicen un poco el mundo.

D. I. Hacen falta mapas, referencias a la totalidad…

M. C. Sí, y otra cosa: el tiempo ha desaparecido. Ya no funcionamos con tiempo, sino con una sucesión de instantes de los que se espera la máxima intensidad.

D. I. Decía Wittgenstein que si los filósofos formáramos una secta y tuviéramos una expresión que nos develara como tales, una clave que marcara esa pertenencia, sería precisamente “tómate tu tiempo”…

C. R. Los espacios culturales privilegiados, al menos en las dos últimas décadas, han sido muy refractarios a los espacios de desconexión. A mí me alarma lo poco que se habla de las bibliotecas, unas instituciones milenarias que funcionan particularmente bien. Y resulta que lo único que dicen de ellas los programas culturales de los partidos políticos es que su problema es de conectividad. ¡Cuando justamente es al revés, son espacios de desconexión que funcionan muy bien! Y lo mismo está pasando en la Universidad, donde los espacios académicos que implican pausa y perspectiva son demonizados.

P. ¿Temen que el estudio de las humanidades acabe muriendo de muerte lenta al no ser vistas como saberes útiles?

D. I. Totalmente. En el mundo de la investigación filosófica, la rentabilidad que se nos exige es una rentabilidad pensada con criterios de las ciencias de la naturaleza.


C. R. Se está uniformizando muchísimo la producción científica, cada vez es más difícil desarrollar investigaciones un poco marginales o arriesgadas. Se busca el rendimiento inmediato. Todo esto es una catástrofe.

D. I. Vivimos en una sociedad que no está muy interesada en replantearse la cuestión de qué significa que algo sea útil. Es una cuestión que incomoda.

M. C. ¿Utilidad? Mira, es muy normal que cualquier persona de la calle te diga de los políticos: “¡Bah, es que no quieren otra cosa que el poder!”, como hablando de algo asqueroso. Pero ¿y si en vez de querer el poder quisieran acumular mucho dinero? ¿Es que eso sería mejor?

P. Ahí sale la figura del idiotes aristotélico… la abdicación de muchísima gente ante la política, ¿no?

C. R. Bueno, yo soy más optimista. Cada vez veo más gente consciente de llevar “vidas dañadas”, como decía Adorno. De haber vivido y seguir viviendo una mentira. Y lo veo también en la Universidad. Frente a una inercia heredada del pasado, cada vez veo más gente, sobre todo estudiantes, que hace grandes esfuerzos para vivir de otra manera.

P. En lo referente a cierta lógica de la volatilidad y la obsolescencia programada de las cosas, ¿hasta qué punto ha incidido en ello la apuesta furiosa por el avance tecnólogico/digital? ¿No desemboca eso a veces en la chuchería digital?

C. R. El solucionismo tecnológico es el síntoma de una aceleración consumista, de un consumismo llevado a ámbitos de nuestras vidas que de otra manera sería más difícil comercializar… como el ámbito de las emociones o el de la información. Así que, por ejemplo, sistemáticamente buscamos una especie de ídolo en las tecnologías digitales ¡como si fueran las únicas tecnologías que hay!

M. C. Ojalá que lo tecnológico fuera una chuchería, pero no lo es. Eso que llamamos el complejo científico-técnico no para de crecer.

P. “Un mundo de todos y de nadie”, escribió Daniel Innerarity…

D. I. Bueno, pero hay formas de desaceleración que son muy emancipadoras. Yo creo, por ejemplo, que no responder el correo electrónico o el tuit o el whatsapp de forma inmediata es una fuente de ganancia de racionalidad. Las cosas que se hacen inmediatamente se hacen mal. Evitar los automatismos y no estar sujetos a la lógica de lo inmediato es liberador.

C. R. Hay una larga tradición de reaccionarios de izquierda, como Benjamin o Pasolini, que fueron premonitorios, con una enorme capacidad para vislumbrar hacia dónde nos llevaba el desarrollismo brutal. Y creo que el pensamiento ecologista y eco-socialista sí que está planteando algunos desafíos políticos urgentes en esa dirección.

Fuente:

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/11/25/actualidad/1480078930_220108.html


antonioguerrero | diciembre 16, 2016 a las 7:17 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-fu


 [Comentar este tema

Diciembre 17, 2016, 01:31:13 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                       ¿Filosofía para las multitudes?. Quinta parte.
                                       En el Día Mundial de la Filosofía, el mensaje de paz y la contribución
                                          para la comprensión de los grandes problemas del mundo actual.
                                                         Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.    17-11-2016


                                 Escrito especialmente para http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp

                           

Fort Pierce. Estados Unidos. Si la filosofía ha sido algo inseparable de la condición humana, es justo que se le dedique no solo un día, sino que se puedan concretar los esfuerzos de los grandes pensadores y hombres de ciencia del presente con la intención de rendir homenaje a la madre de las ciencias, y al sustento de las religiones.

La idea de poder llevar la filosofía a todos, y de poner las nuevas tecnologías en función de realizar una labor promocional de las enseñanzas filosóficas, sin duda, es extraordinaria; sin embargo, al analizar detenidamente lo que esto implica nos enfrentamos a varios obstáculos.

Partiendo de que la filosofía jamás ha sido para las multitudes -lo que no significa que no pueda servir de ayuda a muchos, a quienes pretende llegar la UNESCO con sus mejores intenciones-, es que hemos de enfocar esta propuesta, algo que desde el punto de vista teórico merece la felicitación, pero en el orden práctico es una utopía.

¿Estarán las masas interesadas en analizar los amplios y profundos conceptos acerca del posible origen del universo y del hombre? ¿Qué es realmente lo que le interesa a grandes sectores poblacionales en el mundo, y más que su interés motivacional, qué es lo que de verdad necesitan?

Resulta absurdo ofrecer una charla sobre la expresión de la vida a través de la variabilidad de formas a quienes no pueden llegar a esas complejas y abstractas enseñanzas que constituyen, en gran medida, la razón de ser de la filosofía; pero no solo esto, sino que con frecuencia muchos de los posibles oyentes carecen de las condiciones materiales mínimas para su subsistencia, por lo que sus motivaciones y sus necesidades reales han de ser otras.

No obstante, entre las propuestas permanentes que justifican la dedicación de este día, está la idea de que la filosofía pueda ejercer su influencia promoviendo la paz mundial, algo que se debe hacer desde las elevadas concepciones de la filosofía, entre las que se encuentra la enseñanza de la existencia de algo mucho más allá de lo comprensible y concebible para el hombre; pero que subyace detrás de toda manifestación, lo que resulta ser el eje para la interiorización del sentido de unidad entre todos los hombres.

Este concepto debe conducirnos a una apreciación distinta en relación con nuestras actuales ideas sobre las diferencias que conducen a enfrentamientos entre etnias, religiones, clases sociales, sistemas políticos y todo aquello que nos divide.

En el contexto actual se mantienen grandes conflictos bélicos entre los que sobresale el caso de Siria, país que se encuentra en ruinas tras más de cinco años de combates y bombardeos, algo que no parece tener fin, y que según las predicciones de expertos, podría ser su fin, lo que debe evitarse a través de múltiples acciones, y donde el mensaje de paz y tolerancia que puede promover la filosofía es de vital importancia.

El marcado incremento mundial de actos terroristas desatados por grupos extremistas del Islam ha sido decisivo para crear un estado de amenaza a todos los países del orbe. Los grandes atentados que han tenido lugar en Europa, y el ataque desmedido a las Torres Gemelas, en Estados Unidos, constituyen verdaderos paradigmas. El efecto benéfico de un mensaje de alto contenido filosófico respecto a la tolerancia entre todos, debe llegar a los responsables de estos crímenes.

En Latinoamérica, donde no hay guerras en el sentido estricto del término; pero donde hay dictaduras, cuyos gobernantes pretenden mantenerse en el poder, aunque para ello tengan que acudir a sucias acciones que contradicen los principios elementales de la democracia, resulta de vital importancia que el mensaje de paz, de tolerancia y de mejor entendimiento respecto a los conflictos del mundo, pueda llegar, más que a las multitudes, a sus mandatarios, a los que administran el poder, a los que violentan las leyes de la libertad individual y del respeto a la vida.

El mensaje novedoso para este 17 de noviembre consiste en el uso de los medios modernos de la comunicación en función de difundir la filosofía, otra genial propuesta; aunque tan utópica como la idea de llevar la filosofía a todos.

                       
                                    Imagen del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.

¿Cómo hacer propuestas de contenidos filosóficos utilizando los avances tecnológicos actuales en pueblos que desconocen su existencia? Téngase en cuenta que las nuevas tecnologías de la comunicación no están al alcance de las mayorías. Algunas comunidades aún viven sin haber tenido contacto con la civilización. En ciertos países los medios de comunicación son controlados y manejados por las dictaduras totalitaristas, algo que resulta patente en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, y de manera particular en Ecuador, donde existe una marcada violación a la libertad de prensa, y Cuba, país en el que han de responder a las órdenes del sistema comunista que ha prevalecido por más de medio siglo, por solo citar los casos de Latinoamérica.

Las tecnologías de la comunicación puestas sabiamente en función de cultivar la inteligencia del hombre, son determinantes en el momento actual para poder difundir el recóndito conocimiento filosófico acumulado a través del tiempo; aun cuando nos encontremos con las limitaciones antes citadas.

El sabio cubano José Martí dijo: “Edúquese lo superior del hombre, para que pueda, con ojos de más luz, entrar en el consuelo, adelantar en el misterio, explorar en la excelsitud del orbe espiritual.” No obstante, estaba convencido de que: “todo es orden en las almas ya libres, cuya acción superior, e influjo directo, sienten confusamente en esta vida las almas irredentas”, a  las que hemos de estimular para que se esfuercen en su cultivo y puedan llegar algún día a abrazar el conocimiento filosófico, lo que les hará libres en espíritu.

De cualquier modo, hemos de reconocer las buenas intenciones de la UNESCO con sus propuestas; pero admitiendo su sentido poco práctico y alejado de la realidad de muchos.

Michel Onfray, uno de los filósofos más leídos actualmente en el mundo, acaba de afirmar en El Cultural que “devolver la filosofía a la calle no consiste en hacer la calle, como creen tantos filósofos jóvenes que lo que pretenden es hacer negocio con esta idea. La educación popular que yo defiendo propone lo contrario: no hay que rebajar la filosofía, ni a las personas -una terrible confusión izquierdista-, sino elevar a éstas a la altura de la filosofía. Hay que ir directamente al texto, dejarse de glosas y olvidarse de los libros que están más pendientes de los conceptos que del mundo en sí. Y hablar con simplicidad y claridad”, algo que se debe considerar para los programas de futuros días mundiales de la filosofía, los que deben ser más prácticos para poder llegar a muchos; a pesar de que la filosofía a través de la historia no ha sido para las multitudes.

Fuente: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp


 [Comentar este tema

Diciembre 17, 2016, 01:16:03 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                            Rafael Correa distinguido con la Orden Iberoamericana de Justicia.
                                                                    Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                     

Fort Pierce. Estados Unidos. El lunes 12 de noviembre en una ceremonia en el Salón Amarillo del Palacio de Gobierno, Rafael Correa, presidente de Ecuador, recibió  la Gran Cruz de la Orden Iberoamericana de la Justicia por parte de la Fundación Carlos III, lo que le convierte en el primer gobernante iberoamericano en tener dicho reconocimiento.
 
Arkel Benítez, secretario General de la Conferencia de Ministros de Justicia de los países iberoamericanos, expresó que para la organización es un honor reconocer los méritos de Correa en el campo judicial. De igual forma se refirió a la transformación de Ecuador en materia de seguridad y justicia, a su sistema  modernizado, a la rehabilitación penitenciaria,  la reducción de la tasa de homicidios y la priorización de la reinserción social de los privados de la libertad.

Si de justicia se trata, hemos de considerar que esta no puede quedar limitada a lo jurídico y a los planes de rehabilitación penitenciaria, sino que su concepción debe ser mucho más abarcadora e incluir la justicia social. Nos surge entonces la inquietud  respecto  a las recientes acciones de Rafael Correa contra sus propias Fuerzas Armadas y su gabinete de gobierno en contraposición a lo que entendemos por justicia.

El mandatario ha dispuesto un cese parcial que involucra a varios de los militares de más alto rango dentro de las Fuerzas Armadas,  lo que ha provocado una protesta generalizada en el Círculo Militar, al norte de Guayaquil, donde un grupo de militares en servicio pasivo exigió al presidente estabilidad en el mando de las Fuerzas Armadas.

Recientemente el mandatario dejó cesantes de sus funciones  a varios comandantes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, de la Marina, y de la Fuerza Aérea de Ecuador. Con estas decisiones es la tercera vez en el año que Rafael Correa decreta cambios en la cúpula militar por fricciones mantenidas contra su propio ejército durante todo su mandato.

Los injustos cambios y destituciones no se limitan a la esfera militar, sino que abarca su gabinete de trabajo. A solo unos meses de su salida del poder y previo a su viaje a La Habana por la muerte del dictador Fidel Castro, el presidente pidió la renuncia a todo su gabinete de ministros, hechos que al parecer no se han tenido en cuenta para otorgarle la Orden de Justicia.

Pero lo que resulta inadmisible es que Antonio Sánchez, vicepresidente de la Fundación Carlos III, declarara que Ecuador es uno de los países más avanzados de Latinoamérica, e insistiera en un sostenido crecimiento económico de la nación. "Desde España, podemos constatar que Ecuador se encuentra en un punto de inflexión para pasar de ser un país receptor de cooperación, a convertirse en un país transferente de conocimiento", expresó, lo que demuestra su desconocimiento  de la real situación social, económica y política de Ecuador.

Actualmente a los tradicionales indicadores para medir el desarrollo económico de las naciones, se agrega un nuevo concepto en correspondencia con los avances de estos tiempos. Se trata del IDSE (Índice de Desarrollo Socioeconómico), que mide el grado de desarrollo de sociedades y territorios considerando variables alternativas, como el número de usuarios de redes sociales, el bienestar ambiental, la felicidad, el costo de la vida, la exportación de productos de alta tecnología, entre otros aspectos.
 
En este sentido no es posible que naciones que tienen elevados índices de analfabetismo, a pesar de las cifras que han pretendido dar al mundo y contradicen la realidad, puedan mostrar altos niveles de usuarios en las redes. Por otra parte los conceptos de felicidad y bienestar ambiental son relativos y pueden verse desde ópticas diferentes en unas y otras naciones. Dentro del índice de desarrollo humano se incluye la alfabetización y el nivel de vida digno, aspectos que no se pueden tomar como referencia en países como Ecuador.

No es posible hablar de desarrollo económico de una nación que no puede garantizar el bienestar económico y social de sus habitantes al no ser capaz de haber generado una riqueza necesaria para estos fines.
 
De acuerdo a los datos de 2015 de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo e Indicadores de Pobreza y Desigualdad, la pobreza a nivel nacional se ubicó en 23,28%, cifra que es mayor según otras fuentes, llegando a ocupar la cifra de 39,33% en el área rural, y la pobreza extrema en 8,45%, ubicándose 17,03% en el área rural, siendo solo superado por Bolivia y Paraguay en Suramérica, y por algunos países centroamericanos como Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala en Latinoamérica, lo que unido al alto nivel de desempleo, a su elevada tasa de mortalidad infantil y a sus deficitarios sistemas educacional y de salud, contradicen las afirmaciones del vicepresidente de la Fundación Carlos III.
 
Dejando atrás las cifras, las que con frecuencia pueden ser manipuladas por el oficialismo, hemos de admitir que en Ecuador, y no me refiero a sus zonas intrincadas en las selvas de la Amazonía del oriente del país, las que he visitado y he podido comprobar su pobreza, sino a Quito, su capital, hay un marcado contraste que va desde la aparente riqueza de unos, hasta la más extrema pobreza de otros.
 
Los niños limpian zapatos en las plazas, venden flores en las calles, están expuestos a accidentes al permanecer gran parte del día abandonados en las avenidas mientras sus padres intentan vender frutos, flores y jugos para el sustento del día. También viajan de pueblo en pueblo acompañando a sus padres en las ferias, vendiendo hortalizas, frutas y huevos. En Babahoyo, capital de la provincia de Los Ríos, hay sectores de su población marginada que vive en chozas puestas directamente sobre las aguas de sus ríos.

Es cierto que han logrado disminuir el nivel de homicidios que hace solo unos años era alarmante y hoy su tasa se encuentra en 6.4, según datos del Ministerio del Interior, no obstante, los asaltos, robos, agresiones, maltrato infantil y a la mujer, y la drogadicción muestran elevados índices.
   
Al interrogar a un grupo de cubanos residentes en Ecuador, la mayoría muy al tanto del acontecer político del país, ninguno sabía acerca del acontecimiento. Tal vez el escándalo de corrupción de Petroecuador, la más importante petrolera del país, las protestas de las Fuerzas Armadas y la preparación de un fraude electoral para los comicios de febrero, ocupan la atención de todos.
   
De cualquier modo, conferir una distinción de esta naturaleza debe ser muy bien pensado. Por premios y condecoraciones no podemos guiarnos. Stalin, Honecker, Brézhnev,  Castro y Chávez fueron muy premiados y distinguidos, y muy pocos ponen en duda su condición de dictadores, así que una Orden de Justicia dada a un prepotente dictador que violenta los derechos mínimos de sus ciudadanos, burla las leyes de la justicia social, y mantiene a un país inmerso en la pobreza, no ha de asombrarnos.




 [Comentar este tema

Diciembre 17, 2016, 12:54:03 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.



                       Correa y Maduro en la celebración por el día de la Revolución Democrática y Cultural de Bolivia.
                                                                    Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.


                             

Fort Pierce. Estados Unidos. Perpetuarse en el poder aunque para lograrlo se tengan que violar las leyes constitucionales, los derechos de los hombres y hasta las leyes que rigen el mundo espiritual, es una de las características más significativas de los líderes del socialismo de nuevo tipo, conocido  como socialismo del siglo XXI, la diabólica tendencia que Hugo Chávez implantara en parte de la región latinoamericana en los primeros años del naciente siglo.

Las propias acciones truculentas del ya fallecido mandatario constituyen un ejemplo indiscutible en este sentido. Su traspaso del poder a Nicolás Maduro – con lo que prolongaría la existencia de su socialismo hasta llevar a la nación venezolana al abismo a partir del fracaso de su modelo económico y social- antes de su muerte, independientemente de los simulacros electorales realizados, es otro elemento que sustenta la idea de esas prolongaciones de un poderío interminable que solo conduce a las naciones perjudicadas a la quiebra.
 
Llevados por una fuerza arrolladora y un ímpetu que nunca he podido comprender, por cuanto, no todos los socialistas son iletrados como Morales y Maduro, algunos líderes de países como Argentina, Chile, Brasil, Ecuador y Bolivia le siguieron, y luego de algunos años en el poder algunos se vieron involucrados en ciertos hechos que determinaron su descrédito ante sus naciones y ante el mundo.

Ya todos conocéis los sonados casos de Argentina y Brasil, y aunque algunos han logrado salir adelante a pesar de las sospechas de fraudes electorales, desfalcos, malversaciones, violaciones de derechos humanos, entre otras acciones deshonestas incompatibles con los ideales de un presidente de un país, siguen siendo vulnerables mientras se mantengan en el poder.

Así las cosas y entre fracasos y más fracasos, la izquierda latinoamericana se pierde en las profundidades abismales de un incierto presente y un futuro que no se resistirá a la derrota definitiva.
 
¿Quiénes van quedando? Pues de manera aislada un Nicolás Maduro al borde de la derrota definitiva y de una insurrección popular, un Rafael Correa en medio de un delirio paranoide que le hace dejar cesantes a sus altos mandatarios de las Fuerzas Armadas, la Fuerza Aérea Ecuatoriana y la Marina, así como a todo su gabinete de trabajo, de manera particular Daniel Ortega con una modalidad que no puede enmarcarse precisamente en las desafortunadas claves del socialismo del siglo XXI, pero de cualquier modo es un régimen dictatorial, cuyo mandato presidencial lo aseguró a la fuerza de manipulaciones y fraudes, y sin la intervención de observadores internacionales, y un Evo Morales que  no cuenta para nada,  que admite su aislamiento en la región, que evade la  pérdida paulatina de su aceptación popular y su fracaso en el referendo, y desde su soledad en los Andes acaba de escribir en su cuenta de Twitter: “La Revolución Democrática y Cultural se hace con votos, no con balas; con conciencia política militante y sin ambiciones ni codicia”. De igual modo se ha propuesto luchar solo contra la derecha tras el fracaso del modelo socialista reformado de Brasil y Argentina.

                                     
                                       Evo Morales, pretende hacer “cambios” en las leyes, con lo que podría
                                        ser reelegido una vez más. Según sus conceptos, el como presidente,
                                               no debe estar sujeto a la ley.
(Foto tomada de Internet)

Justamente el próximo domingo 18 de diciembre, a solo unos días del solsticio de invierno y de la navidad cristiana, el mandatario indígena de Bolivia estará festejando el día de su primer triunfo electoral en el 2005, lo que el mandatario instituyó como el Día de la Revolución Democrática y Cultural.
 
El gobernante de la nación suramericana hizo el anuncio de la visita de Nicolás Maduro y Rafael Correa - de los pocos que van quedando- durante el discurso de inauguración del noveno congreso de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), que se está celebrando en el pueblo de Montero, en el departamento de Santa Cruz, al este del país.

Los actos se celebrarán en el pueblo de Ivirgarzama, en la zona cocalera del Chapare, a 248 kilómetros de Cochabamba,  donde están las bases sindicales del gobernante. Según Morales, la visita de los presidentes suramericanos,  aliados de su Gobierno, y de otros invitados fortalecerán al MAS, así como a sus proyectos políticos, sociales, económicos y culturales.

Para que no nos sorprenda si le vemos reelegido en 2019, en lo que sería su cuarto mandato, lo que desde el punto de vista legal es inadmisible, el congreso del partido oficialista debate a partir del jueves, en Montero, las posibilidades  de opciones que permitan una reforma legal para que el presidente sea habilitado una vez más como candidato, lo que demuestra la actitud de todos los presidentes de la izquierda latinoamericana que una vez en el poder no admiten la posibilidad de dejarlo, lo que le convierte en dictadores.

Evo Morales se cuestionó que “si vamos a estar toda la vida sometidos a la Ley, no vamos a hacer nada”, pero fue aún más lejos al afirmar que ni el como presidente, ni  Álvaro García Linera, actual vicepresidente,  pueden estar sometidos a la ley, y en su ignorancia ha propuesto cambiar la ley, cuyo cambio presupone una violación de las leyes constitucionales de la nación; pero ya se sabe que los comunistas lo justifican todo, y acuden a cualquier acción maquiavélica para lograr sus propósitos.

El limitado mandatario boliviano no es pues la excepción, y se une a la extensa lista de los aparentes defensores de los pobres de Latinoamérica, que en lo más profundo de su ser solo ambicionan posesionarse de los bienes de sus maltratados países, para esto ha convocado a Maduro y Correa, expertos en realizar cambios constitucionales, violentar leyes y cometer acciones de carácter fraudulento.
 
Recordemos que Rafael Correa cumplirá al finalizar su período actual, el próximo año, una década en su cargo, promoviendo su fracasada Revolución Ciudadana; Evo Morales, está cumpliendo sus diez años este 2016 con su humilde proyecto de Revolución Democrática y Cultural;  y Nicolás Maduro solo lleva cuatro años, pero heredó de su predecesor Chávez catorce duros años, los que sumados a los suyos son dieciocho años de chavismo y de Revolución Bolivariana. Todos sumados no logran alcanzar los casi cincuenta años del dictador Fidel Castro, quien ocupa el primer lugar en el continente americano, seguido por Daniel Ortega que acumulará veintiún años al terminar su próximo mandato. ¿Coincidencia? No creo en el azar. El Universo está sujeto a leyes, y los hombres hemos de regirnos por ellas. Burlar la ley solo conduce a la destrucción. Si no queremos que lo que queda de estos pueblos desaparezca, hemos de hacer algo urgente. Contribuir a la desaparición de la izquierda latinoamericana y de su absurdo del socialismo del siglo XXI es pues nuestro deber.
 
Publicado también en Cuba democracia y vida.



 [Comentar este tema

Diciembre 15, 2016, 09:02:07 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                                               Día Mundial de la Filosofía.
                                                                  ¿Filosofía para las multitudes? Cuarta parte.
                                                                           Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                             

Fort Pierce. Estados Unidos. No solo a través de la influencia de las ideas del Iluminismo  en la Revolución Francesa podemos ver el vínculo entre la filosofía y ciertos sucesos de naturaleza política y social. La llegada del siglo XX fue determinante para que tuvieran lugar grandes cambios que ejercerían su impronta en muchos aspectos de la vida. De manera general el arte, de modo particular la pintura, y la literatura, experimentaron cambios radicales en relación con las transformaciones del pensamiento en un siglo que se caracterizó por la dureza, la rapidez, los conflictos bélicos y el exterminio humano masivo.   

El abstraccionismo, el cubismo, el surrealismo, entre otras tendencias pictóricas reflejarían esa necesidad de evasión ante las difíciles circunstancias sociales. La primera guerra mundial se precipitaba con su nefasto ímpetu aplastador  por varios países; la instauración del comunismo en uno de los más extensos territorios del planeta bajo la apariencia de la defensa a los desposeídos se extendía como una amenaza a los principios mínimos de libertad y democracia; la desorientación y falta de visión futura respecto a las consecuencias de un nuevo conflicto bélico abarcador, entre otros aspectos, caracterizaron las primeras décadas del siglo XX.

La filosofía no permanecía ajena a la influencia de un contexto histórico desfavorable para la continuidad de aquellas concepciones abstractas, que hasta entonces habían sido su sello distintivo durante siglos, y que alcanzaría su clímax con la enseñanza de Pitágoras, Platón, Aristóteles, Orígenes, Saccas, Plotino, Santo Tomás, Bruno, los ya citados representantes del Iluminismo francés, y por supuesto con los alemanes Hegel, Fichte, Schelling, Kant, Krause y Feuerbach. 
 
Durante los años de aparente calma que pasaron entre las dos grandes guerras y más tarde, al concluir la segunda guerra mundial, se consolidó el Existencialismo, movimiento filosófico que reflejaba los estados anímicos de aquellos que se enajenaban tratando de subsistir ante  la adversidad circunstancial.
 
Luego de las experiencias de las  dos grandes guerras, en las que murieron miles de hombres y con las que se destruyeron valiosos tesoros de la humanidad, surgió la inquietud acerca del sentido de la vida y del por qué y para qué existe el ser, y si es que de veras tiene libertad, por cuanto, se ponía en duda la libertad como totalidad.
 
Ahora sucedía algo diferente. No se trataba de la influencia de un movimiento filosófico en la vida política de una nación, - como ocurrió con la Revolución de 1789 en Francia y su vínculo teórico con la Ilustración-;  sino la repercusión de los conflictos políticos y sociales del mundo en la filosofía y en el pensamiento general de los hombres.

La  filosofía existencialista, estemos o no de acuerdo con la esencia de sus principales postulados, sin duda, contribuyó a que el hombre ocupara un protagonismo, que en gran medida se dispersaba entre tanta especulación sobre aquello que a su alrededor  acontece. El Existencialismo centralizó su atención  en el análisis minucioso de la condición humana, en la libertad y en la responsabilidad individual, así como en las emociones y el significado general de la vida, desde una perspectiva de su rol en la sociedad, y no desde la idea de su papel en el mundo a la luz de los procesos de Cosmogénesis y Antropogénesis,  que han ocupado tanto la mente de los pensadores de todos los tiempos.

Fue Jean-Paul Sartre (1905 – 1980),  el primer filósofo prominente en adoptar el término para describir su propia filosofía. Sartre propone la idea de que: “Todos los existencialistas tienen en común la doctrina fundamental de que la existencia precede a la esencia”, lo que significa que la consideración más importante para el hombre es el hecho de ser un ser consciente que actúa de forma independiente y responsable: “la existencia”, en lugar de ser etiquetado con roles, estereotipos, definiciones u otras categorías preconcebidas que se ajustan al individuo, quien en realidad es la esencia. La vida real de la persona es lo que constituye lo que podría llamarse su “verdadera esencia” en lugar de estar allí atribuido a una esencia arbitraria que otros utilicen para definirla.

Los temas abordados por el  existencialismo contribuyeron a que el hombre se sintiera más identificado con dicho movimiento, por cuanto, se veía reflejado en la nueva forma de especulación que asumía un sentido  de carácter vivencial. La corriente filosófica del siglo XX, no solo discute, sino que propone soluciones a los problemas más propiamente inherentes a la condición humana, como el absurdo de vivir, la significancia e insignificancia del ser, el dilema en las guerras, el eterno tema del tiempo, la libertad, ya sea física o metafísica, la relación dios-hombre, el ateísmo, la naturaleza del hombre, la vida y la muerte.

El movimiento existencialista proclama la ausencia de una fuerza de carácter trascendental, lo que implica  que el individuo sea libre y, por ende, responsable de sus hechos, - libre albedrío humano- sin la presencia de una fuerza superior que pudiera determinarle en su actuar. Esto le confiere al hombre la posibilidad de crear una ética de responsabilidad individual, apartada de cualquier sistema de creencias externo a él. Esta articulación personal del ser es el único camino existente para superar, generalmente, a las religiones, que tratan del sufrimiento, la muerte y el fin del individuo.

Se ha dicho que el existencialismo surgió como una reacción frente a ciertas  tradiciones filosóficas como el racionalismo o el empirismo, que buscan descubrir un orden legítimo dentro de la estructura del mundo observable, en donde se pueda obtener el significado universal de las cosas. Sin embargo, y mucho más allá de esto, el existencialismo pretende  revelar lo que rodea a la humanidad, haciendo una descripción minuciosa del medio material y abstracto en el que se desenvuelve el individuo (existente), para que éste obtenga una comprensión propia y pueda dar sentido o encontrar una justificación para su existencia

                           
                                              Imagen del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.

Independientemente de los ataques provenientes con mayor intensidad de la religiosidad cristiana del siglo XX, y aun, cuando algunos han enunciado ciertas concepciones respecto al existencialismo, que lejos de aproximarlo al hombre de estos tiempos, lo pudiera distanciar, algo que se hace patente en la definición que hace el filósofo alemán Walter Arnold Kaufmann *(1921-1980), quien describió el existencialismo como "el rechazo a pertenecer a cualquier escuela de pensamiento, el repudiar la adecuación a cualquier cuerpo de creencias, y especialmente las sistemáticas, y una marcada insatisfacción hacia la filosofía tradicional, la cual tacha de superficial, académica y alejada de la vida", esta filosofía busca una justificación para la existencia humana, aunque no siempre dicha existencia resulte placentera y encuentre su realización a través de su expresión en el contexto del mundo y en las circunstancias en las que le correspondió existir.

Así las cosas, la filosofía no desaparece, la especulación filosófica ha estado presente desde que en el hombre despertó su capacidad creacional.  En estos tiempos de rapidez y dinamismo sin iguales, tal vez se nos presenta con nuevos matices, desde una perspectiva renovadora, menos cargada de las abstracciones tradicionales,  con un sentido más práctico de acuerdo a los requerimientos de un presente que necesita de la precisión y de la inmediatez del pensamiento; pero no desaparecerá, afirmarlo sería hacernos cómplices de una negación del devenir histórico, que como ley está presente por la eternidad, aunque a  veces nos parezca que se nos pierde y sus postulados se dispersan inmersos en una teoría ilimitada.
   
“Se busca hoy una filosofía clara, que concilie todas las fuerzas, que no tenga la soberbia de la infalibilidad, ni la pretensión de la supremacía”, dijo el cubano José Martí hace ya más de un siglo, sin embargo, su concepto parece adecuarse perfectamente a los requerimientos actuales. El hombre necesita, hoy como nunca, encausar su pensamiento desde una orientación de contenido filosófico. Los grandes problemas del mundo y los conflictos humanos lograrían comprenderse mejor y su solución se enfrentaría de una forma diferente.
 
¿Es que acaso entramos en una crisis de la filosofía como consecuencia de los grandes conflictos que en el orden político y social vive el mundo? La filosofía no está despareciendo, solo se nos muestra con una perspectiva diferente, acorde a la modernidad de estos tiempos. Para José Martí: “La filosofía no es precisamente una ciencia. Es una potencia, es una condición del ser humano, es una fuerza”, y como fuerza inherente a la condición humana hemos de defenderla.

“Alegra sentir y poder compartir con otros la necesidad de pensar – nos dice Marina Garcés Mascareñas, quien propone desarrollar alternativas para enfrentarnos a las crisis actuales -. Pensar no es elucubrar. Es confiar en que el pensamiento transforma la vida y que las palabras, bien empleadas, sirven para ello. Todas las escuelas de pensamiento, orientales y occidentales, se basan en esta confianza. Sin embargo, la academia actual, convertida en una fábrica de papers especializados y de patentes mercantilizables, ha renunciado a este vínculo. Por eso la filosofía se pone en fuga y busca otros lugares donde irrumpir con su deseo radical de verdad. Este deseo es nuestra necesidad de no dejarnos engañar por tanta mentira ni entristecer por tanto sufrimiento”.

La ensayista y profesora de Filosofía en la Universidad de Zaragoza, Marina Garcés Mascareñas (Barcelona, 1973), ha rechazado – y en esto estoy plenamente de acuerdo; aunque no con su postura anticapitalista de tendencia izquierdista- la idea tan reiterativa en nuestros días acerca de que  cada cual tiene su opinión, lo que ha definido como “uno de los dogmas más estúpidos de nuestro tiempo. Se transmite en las escuelas, en los medios, en los bares. Confunde libertad y arbitrariedad, y neutraliza la potencia de la palabra pública mediante la homologación de la opinión privada”.

Para su defensa se basa en la concepción de que el hecho de que todos quieran saber y tengan la libertad para hacerlo, no significa, ni creo que tampoco de derecho a que todas las opiniones tengan valor.  De ahí a la idea de que todos somos filósofos y que todos tenemos nuestra filosofía solo hay un pequeño paso, lo que también es un absurdo.   

En un artículo recién publicado en El País precisó además: “Poder pensar y poder decir significa, precisamente, poder someter nuestras opiniones al examen de una razón común, es decir, de una común capacidad de razonar acerca de ellas. Hoy, la filosofía pierde horas en las aulas, pierde peso en los currículos y resta puntos en los rankings de excelencia de las universidades. Al mismo tiempo, llena foros de debate, cursos en librerías, espacios en algunos medios, teatros e incluso series de televisión. Es una situación paradójica a la que debemos atender”.

*Walter Arnold Kaufmann (1921-1980) definió “Memorias del subsuelo”, de  Fíodor Dostoievski como “la mejor obertura para el existencialismo jamás escrita”, con lo que exalta a la trascendental figura de las letras rusas y lo propone como uno de los precursores del existencialismo.

                                     (Continuará)


 [Comentar este tema

Diciembre 15, 2016, 03:58:46 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                                                Día Mundial de la Filosofía.
                                                                     ¿Filosofía para las multitudes? Tercera parte.
                                                                              Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                                          

Fort Pierce. Estados Unidos. Michel Onfray, uno de los filósofos más leídos actualmente en el mundo, acaba de afirmar en El Cultural que “devolver la filosofía a la calle no consiste en hacer la calle, como creen tantos filósofos jóvenes que lo que pretenden es hacer negocio con esta idea. La educación popular que yo defiendo propone lo contrario: no hay que rebajar la filosofía, ni a las personas -una terrible confusión izquierdista-, sino elevar a éstas a la altura de la filosofía. Hay que ir directamente al texto, dejarse de glosas y olvidarse de los libros que están más pendientes de los conceptos que del mundo en sí. Y hablar con simplicidad y claridad”,* algo que se debe considerar para los programas de futuros días mundiales de la filosofía, los que deben ser más prácticos para poder llegar a muchos; aun cuando la filosofía a través de la historia no ha sido para las multitudes.

Cuando se le preguntó acerca de la separación entre filosofía y sociedad precisó: “Con Sócrates la filosofía es popular: se dirige a los que están en el Ágora. Los romanos se dirigen igualmente a los que están en el Foro. Es con el Cristianismo cuando la filosofía se convierte en un asunto de curas encerrados en sus gabinetes, de técnicos anclados a sus escritorios, de profesores intoxicados por sus bibliotecas. Yo los llamo “los buscadores de tres pies al gato”. Algunos filósofos del Renacimiento devolvieron a la filosofía ese carácter popular. En Francia escribieron en francés y no en latín: pienso en Montaigne, o en Descartes, un siglo después. Toda la filosofía francesa de la Ilustración es legible y popular. Se vuelve técnica de nuevo con el Idealismo alemán y la Fenomenología alemana. La French Theory  (Deleuze, Derrida, Foucault, Lacan, Althusser) fue el final de este fenómeno, una filosofía destinada a un puñado de discípulos fascinados por el lenguaje ilegible e incomprensible del gurú...”*

Poder compartir la idea de Onfray en un sentido absoluto, es un tanto complejo, por cuanto resulta difícil encontrar ese límite entre filosofía popular, si es que realmente hubo una filosofía popular, y la filosofía elitista, como comúnmente lo asimilamos. El hecho de que aparecieran textos en idiomas accesibles a grandes sectores poblacionales, no significa que todos pudieran llegar libremente a las enseñanzas contenidas en dichos textos. En el pasado, y aun en nuestros días, hay miles de hombres que no han recibido la preparación elemental que los capacite para leer y para poder interpretar las ideas generales que expusieron los grandes filósofos del Renacimiento y de la Ilustración francesa, de modo que las enseñanzas filosóficas propuestas por estos movimientos siguieron siendo tan herméticas como en los tiempos de Platón y más tarde en los de Plotino y Orígenes.

La capacidad para desentrañar el misterio detrás de cada frase es algo que se ha mantenido a través de los siglos como una posibilidad reservada a unos pocos, a aquellos que pueden acceder a lo que está más allá del pensamiento simple.
   
Sin duda, con la llegada de Sócrates la filosofía adquirió matices peculiares. Tal vez podamos hallar en su concepciones -no solo por el contenido propiamente dicho, esto es su lado esencial; sino también por su forma o modalidad utilizada para hacerse entender- por primera vez, ese intento de aproximación a las multitudes, para quienes predicaba abiertamente -exoterización del conocimiento filosófico-, aunque habría que cuestionarse también si esas multitudes que le seguían en plazas, parques y calles realmente comprendían su enseñanza, y sobre todas las cosas, el porqué de su enseñanza.
 
Su método, con el que pretendía llevar al hombre hacia una reflexión constante de todas sus inquietudes, constituye la clave que nos pudiera permitir intuir que no había tal sencillez en sus prédicas como para llegar a todos los que se acercaban en busca de respuestas, las que el maestro, al parecer no acostumbraba a dar, sino que las convertía en nuevas interrogantes que desencadenaban un debate o coloquio sobre determinados puntos de la vida, del porqué de nuestra la existencia, pero sobre todas las cosas: de nuestras conductas, motivos, acciones, causas y consecuencias, lo que determinó el sentido ético de su mensaje y el carácter antropológico de su enseñanza.

Con la aparición de Platón y de Aristóteles la filosofía vuelve a dar un viraje radical y un sentido más esotérico. Las abstracciones del creador de la teoría de las ideas resultan incomprensibles para las mayorías. La filosofía vuelve a lo académico y se encierra entre sólidos muros – si es que alguna vez  realmente llegó a salir de ellos -, la hipótesis acerca de que todas las cosas que han de expresarse materialmente en el mundo de las formas, es decir,  lo fenoménico, han de tener una gestación de manera ideal en aquella conciencia o mente divina más allá de toda posible comprensión,  resulta demasiado abstracta para poder ser asimilada  no solo para las mayorías iletradas, sino hasta para algunos hombres de ciencia, de leyes, literatos y maestros de nuestros días.

                 
                          “Existe algo, por tanto, existe algo eterno, porque nada se produce de la nada.
                               Toda obra que nos muestra los medios y un  fin revela un  artífice: por tanto
                                  este universo compuesto de medios cada uno de los cuales tiene su fin,
                                           revela un artífice potentísimo e inteligentísimo.”


Según Michel Onfray “toda la filosofía francesa de la Ilustración es legible y popular”; pero para quiénes es realmente legible y popular. Consultemos un fragmento de El espíritu de las leyes de uno de los grandes de la Ilustración Francesa, Montesquieu (1689-1755), uno de los precursores del liberalismo.
 
“Las leyes, en su significación más extensa, no son más que las relaciones naturales derivadas de la naturaleza de las cosas; y en este sentido, todos los seres tienen la divinidad tiene sus leyes, el mundo material tiene sus leyes, las inteligencias superiores al hombre tienen sus leyes, los animales tienen sus leyes, el hombre tiene sus leyes.

Los que han dicho que todo lo que vemos en el mundo lo ha producido una fatalidad ciega, han dicho un gran absurdo, porque, ¿hay mayor absurdo que una fatalidad ciega produciendo seres inteligentes?

Hay pues una razón primitiva; y las leyes son las relaciones que existen entre ellas mismas y los diferentes seres, y las que median entre los seres diversos. Dios tiene relación con el universo como creador y como conservador; las leyes según las cuales creó, son las mismas según las cuales conserva; obra según las reglas porque las conoce; las conoce porque él las hizo; las hizo porque están en relación con su sabiduría y su poder.

Como vemos que el mundo, formado por el movimiento de la materia y privado de la inteligencia, subsiste siempre, es forzoso que sus movimientos obedezcan a leyes invariables; y si pudiéramos imaginar otro mundo que éste, obedecería a reglas constantes o sería destruido.
 
Así la creación, aunque parezca ser un acto arbitrario, supone reglas tan inmutables como la fatalidad de los ateos. Sería absurdo decir que el creador podría gobernar el mundo sin aquellas reglas, puesto que el mundo sin ellas no subsistiría”. **

Los principios ilustrados fueron adoptados por las corrientes del liberalismo político. Conjuntamente con el respeto a los derechos fundamentales de las personas, la división o separación de poderes se convierte en elemento fundamental de lo que se dio en llamar Estado Liberal y que, a la vez, configura el elemento base del Constitucionalismo Moderno. En este sentido podemos asumir que realmente el Iluminismo ejerce una influencia en el pensamiento general del siglo XVIII, y de manera particular en el pensamiento político; pero esto no es suficiente para darnos la medida de una popularización de las enseñanzas de la Ilustración Francesa.
 
En la enseñanza de Montesquieu, - amén de sus profundos aportes en el terreno político y jurídico desde una perspectiva profundamente filosófica-  está presente la idea de un orden jerárquico del mundo y de leyes divinas en relación con la génesis del Universo y el proceso creativo del hombre, leyes inmutables que garantizan la continuidad del devenir evolutivo, lo que ha expresado el jurista y político partiendo de la premisa de la existencia de leyes terrenales expresadas en los hombres y otras criaturas,  por cuanto existen leyes espirituales, y si la divinidad está en ellos han de tener también sus leyes, coincidiendo con el pensamiento de otro de los grandes de la Ilustración Voltaire (1694-1778), quien se refirió a la existencia de una Realidad Absoluta que se nos muestra a través de su propia manifestación en la expresión material: “Existe algo, por tanto, existe algo eterno, porque nada se produce de la nada. Toda obra que nos muestra los medios y un  fin revela un  artífice: por tanto este universo compuesto de medios  cada uno de los cuales tiene su fin, revela un artífice potentísimo e inteligentísimo.” ***
                                                                                                                                   
En un sentido más práctico, más cercano al hombre promedio, Montesquieu  proclamó como primera ley del derecho natural no a la <guerra de todos contra todos>, sino la paz,  y  dio grandes aportes, en su tiempo, en el campo del derecho y de la política: “Para la sociedad salida del estado natural originario, el principio fundamental del derecho internacional era la ley de conformidad con la cual los pueblos deben vivir en paz y hacerse el mayor bien posible y el menor mal posible cuando la guerra era declarada,” *** lo que constituye un ejemplo de la aplicación de sus concepciones filosóficas al plano político y social.
 
La filosofía ha estado en relación con  sucesos políticos trascendentales de la historia, y la Revolución Francesa de 1789 -hecho considerado como punto referencial para cambios no solo en los aspectos de naturaleza social, sino en el pensamiento de los hombres-  estuvo precedida por la Ilustración Francesa o Iluminismo francés, cuyas ideas liberales dejaron su impronta e influyeron sobremanera en las propuestas de la Revolución Francesa. 

                                                      Continuará.

*http://www.elcultural.com/revista/letras/Michel-Onfray-Devolver-la-filosofia-a-la-calle-no-es-hacer-la calle/38749antonioguerrero

** el espíritu de las leyes - Biblioteca Digital bibliotecadigital.tamaulipas.gob.mx/archivos/descargas/31000000630.

*** Abbagnano, Nicolás, Historia de la filosofía, vol. 2, Barcelona, Hora, 1994, pp. 357-358.


 [Comentar este tema

Diciembre 15, 2016, 03:26:32 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.



                                                              Socialismo, el peor error de Fidel Castro
                              El recién fallecido líder será en un futuro recordado solamente como un terrible dictador

                                          Miércoles, diciembre 14, 2016 |  Alberto Roteta Dorado    |  9

                                   


FORT PIERCE, Estados Unidos.- La muerte del dictador cubano Fidel Castro ha sido el suceso más comentado de los últimos días. Por suerte para la humanidad del futuro, dentro de unos años solo será recordado como lo que fue, uno de los dictadores más malvados de la historia.

Cuando la idolatría desmedida sea vencida por un pensamiento renovador impregnado por los nuevos bríos de la libertad y la democracia, todos aquellos atributos a través de los cuales se le veneraba, como el del ser “invicto”, el “eterno comandante”, el “líder histórico”, el “gran estadista”, y hasta “el caballo”, quedarán sumidos en el total silencio que merecen.

Por estos días aparecen decenas de escritos, vídeos, fotos y comentarios que intentan mostrar los grandes errores cometidos por el delirante dictador durante medio siglo. Sin embargo, hay un hecho que en mi opinión resulta determinante para desencadenar la serie secuencial de crímenes, prohibiciones, violaciones de derechos y de leyes, y todas las conocidas acciones por las que debió ser sentenciado, y lamentablemente no lo fue.

El establecimiento de un estado socialista en la isla, tomando como referencia las “dictaduras del proletariado” impuestas en países como la URSS, Alemania, Polonia, Hungría y la antigua Checoslovaquia, entre otros, fue tal vez, el más grave de los errores del viejo comandante que ya no está entre nosotros.

No podemos demostrar categóricamente si Castro tenía previsto de manera premeditada que la revolución que el protagonizara tendría un sentido socialista, o si solo se trató de una hazaña para asumir el poder, y luego, ante determinadas circunstancias declararla socialista e imponer el comunismo como sistema imperante en toda la nación.

A solo dos años de haber asumido el control total de la isla, el 16 de abril de 1961, ante una multitudinaria concentración, en la esquina habanera de 23 y 12, en las cercanías del cementerio de Colón, Fidel Castro pronunciaba un extensísimo discurso, luego de los ataques que precedieron a la invasión de Playa Girón.

Es justamente aquí cuando el naciente líder se fue adueñando de la emoción y de los sentimientos de esa parte de su pueblo allí reunida para manipularles a través de exaltadas ofensas a los “imperialistas”, frases de desprecio hacia los clérigos y humillaciones a unos y elogios a otros: “El imperialismo proyecta el crimen, organiza el crimen, arma a los criminales, entrena a los criminales, paga a los criminales, vienen los criminales y asesinan a siete hijos de obreros, aterrizan tranquilamente en Estados Unidos, y, aun cuando el mundo entero sabía sus andanzas, declaran entonces que eran pilotos cubanos, (…) y después vienen los arzobispos, bendicen y santifican la mentira”.

Fue así creando las condiciones, de manera premeditada y con alevosía, para declarar abiertamente y sin consenso previo alguno,  el carácter socialista de la revolución. Recordemos que las masas humildes, para quien el líder dijo haber hecho la revolución, son manipulables. Lo han sido siempre a través de la historia. Los casos de Stalin y Hitler, quienes fueron venerados por las multitudes en su momento, son paradigmas en este sentido.

Fidel Castro fue penetrando en el pensamiento de sus seguidores valiéndose de su encendida palabra, de sus exagerados ademanes y de su imagen guerrillera, hasta tenerlos envueltos en una atmósfera hipnotizadora. En ese instante, de una manera sutil introdujo los conceptos de carácter marxista, combinándolos con los fuertes insultos al “imperialismo” a través de la emotiva retórica que lo caracterizó en los convulsos tiempos iniciales de la revolución.

Una vez en pleno clímax del kilométrico discurso y con los pobres y los humildes metidos en el bolsillo, expresó por vez primera la idea del socialismo en el proceso revolucionario cubano: “Compañeros obreros y campesinos, esta es la revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes.  Y por esta revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida”.

                                     

Pero el delirante comandante olvidó muy pronto la idea de la humildad, virtud que no cabía un ser egocéntrico, prepotente, autosuficiente, narcisista y megalomaníaco; y se fue apoderando de los bienes más preciados de la nación.

Así las cosas, quedaba declarado el sentido socialista de la revolución cubana, y por consiguiente la práctica inmediata del marxismo-leninismo, a solo dos años de haber asumido el poder y el mando absoluto del país.

Tal vez los agitados días de aquellos tiempos, entre nacionalizaciones, intervenciones,  levantamientos de los opositores, los fusilamientos masivos y el sonado ataque invasor por Playa Girón, contribuyeron a atenuar el protagonismo de este hecho que hoy solo se recuerda a través del documento que recoge sus palabras, aun cuando este es el acto que realmente determinó los infaustos designios del pueblo cubano.

No es justo atacar a Marx, a pesar de no compartir su pensamiento, por el hecho de que Fidel Castro utilizara a su conveniencia su doctrina social. Prefiero acudir a la enseñanza del apóstol y maestro cubano, quien con mucha delicadeza dijo que el hombre del mundo del trabajo —refiriéndose a Marx— anduvo de prisa y en la sombra.

Las concepciones del teórico alemán son bien fundamentadas, pero carecen de sentido práctico. De ahí que el socialismo será siempre una utopía. No obstante, todos los líderes con ansias de poner en práctica reformas que beneficien a los desposeídos se han inspirado en la doctrina de Marx, solo que al poco tiempo de su instauración en el poder comienzan a olvidar las promesas a los desposeídos, despreciados y marginados, para quienes hicieron promesas que luego no cumplieron jamás.

En cambio, comienzan a enriquecerse con aquello que el hombre ha entregado colectivamente al Estado. Según lo anticipó José Martí: “De ser siervo de sí mismo, pasaría el hombre a ser siervo del Estado (…) En ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo”.

Finalmente, entre gritos, aplausos y consignas, el histérico dictador, concluyó con varias exhortaciones y vivas, entre las que sobresalieron: “¡Viva la clase obrera! ¡Vivan los campesinos! ¡Vivan los humildes! ¡Viva la Revolución socialista!” , con lo que ratificaba los rasgos definitorios de lo que recién comenzaba en la Cuba de los sesenta, y que ha sido el peor de los errores de Fidel Castro.

Justamente por esto, aunque algunas fuentes lo desmienten, fue excomulgado por el Papa Juan XXIII  el 3 de enero de 1962, quien fundamentó su decisión basado en el decreto de Pío XII, de 1949, que establece la pena de excomunión para todo el que difundiera el comunismo, y Cuba fue expulsada de la OEA en 1962 mediante la Resolución VI, tras declarar que su adhesión al marxismo-leninismo es incompatible con el sistema interamericano, y sus relaciones con los gobiernos comunistas de Europa oriental irían en contra de la unidad y solidaridad continental.


 [Comentar este tema

Diciembre 15, 2016, 03:12:50 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.

                   
                                             Ecuador. Entre destituciones, reemplazos, corrupción y elecciones. 
                                                                     Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.

                                    Escrito para Cuba democracia y vida, página con sede en Estocolmo, Suecia.

                             

Fort Pierce. Estados Unidos. Al parecer estamos dando la espalda a “Nuestra América”. Tal vez la preocupación extrema de los cubanos por sus problemas, los que sin duda, le envuelven en un infinito círculo que al parecer jamás termina, resulta determinante para que solo prestemos atención a todo lo relacionado directamente con el tema de Cuba y sus múltiples conflictos políticos, sociales y económicos, o a aquellos que de manera indirecta inciden en la dramática situación de la isla.

En los últimos meses los medios de prensa que habitualmente son consultados por los cubanos se muestren saturados de noticias y comentarios que solo abordan el acontecer de Cuba, con excepción de ciertos asuntos de la política de Estados Unidos que de manera particular pudieran incidir en beneficio o detrimento de los cubanos, y como es lógico, de los escándalos políticos venezolanos con su desastre económico y las desatinadas decisiones de su presidente, dado los lazos establecidos entre ambas naciones y que nos dejara como herencia el que acaba de morir. 
 
La muerte del dictador cubano Fidel Castro y el gran espectáculo conformado alrededor de su funeral, el luto impuesto en toda la isla a través de la represión, la histeria de unos, la alegría desmedida de otros, y por qué no, también el recogimiento sincero de los que de verdad le han admirado y seguido, han estado ocupando el centro de todo el acontecer noticioso, lo que también ha contribuido a ese estado de enajenación que nos envuelve y nos limita a referirnos solo a Cuba.
 
Sin embargo, como cubanos no podemos apartarnos de nuestro contexto continental, algo que tuvimos arraigado, tal vez por la impronta de los grandes líderes y pensadores cubanos del pasado, entre los que sobresale José Martí con sus conceptos de una sola América, del Bravo a la Patagonia, como alusión a la América Latina, amén de sus conocidos ensayos – al menos conocidos para una exigua minoría que no se dejó penetrar por el engendro de la mediocridad y el facilismo del comunismo, ni se prestó a imitar el modelo del pretendido hombre nuevo de predicara el guerrillero argentino-  “Nuestra América” y “Madre América”, en los que logra desentrañar el misterio de la verdadera praxis latinoamericana desde su visión futurista y su convicción de la hermandad continental.
 
Así las cosas, han estado ocurriendo una serie de hechos en algunos países latinoamericanos, que pudieran resultar determinantes para los necesarios cambios que en el orden político pudieran variar el panorama de la región.
 
En Ecuador, país donde existe una comunidad de cubanos, ya sea por convenios con el gobierno como cooperantes, como país de paso en la espera para emprender un largo viaje hacia Estados Unidos, o porque determinaron establecerse e intentar subsistir allí, hasta tanto en Cuba ocurran cambios que les aseguren mejores condiciones de vida, están teniendo lugar una serie de acontecimientos que inciden directamente en la situación política y social de Latinoamérica.
 
Tratemos de resumir algunos de los más importantes hechos a través de ciertos puntos que considero son decisivos para el incierto futuro del país andino, que tiene a sus puertas unas elecciones que lamentablemente pudieran prolongar por algún tiempo el correísmo, a pesar de que el mandatario actual sale del poder.
 
¿De qué forma pudiera haber una continuidad? Pues a través del posible triunfo de los representantes de Alianza País, el partido oficialista que de manera incondicional apoya Rafael Correa,  facilitando semanalmente la promoción de sus candidatos a través de sus sabatinas. Actualmente Lenín Moreno, por Alianza País,  ocupa el lugar preferencial, seguido por Guillermo Lasso, líder del Partido Creando Oportunidades (CREO), Paco Moncayo, en nombre del Acuerdo Nacional por el Cambio, partido de tendencia centroizquierdista, o de izquierda democrática, y Cynthia Viteri,  candidata por el Partido Social Cristiano (PSC).

Su inconformidad con las Fuerzas Armadas de Ecuador y la renovación de su gabinete de trabajo. Recién comenzado el año, Rafael Correa destituyó al alto mando militar del país en medio de una disputa surgida por presuntas irregularidades en la venta de unos terrenos de los militares al Ministerio del Ambiente. El gobierno de Correa emitió una orden para que se descontaran 41 millones de dólares de las contribuciones al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas y se devolviera de esta forma el dinero al Ministerio del Ambiente, lo que originó el malestar en la alta jerarquía militar.
 
El presidente respondió con una de las suyas y decidió remover a los consagrados comandantes militares de sus puestos. El 5 de febrero, “BBC Mundo” informaba que el presidente Correa nombró un nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, y a otros tres altos oficiales como comandantes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Fuerza Naval, lo que se ha considerado una incomprensión de las características de las Fuerzas Armadas por parte del gobierno.

El pasado septiembre, el dictador ecuatoriano acudió a una jueza para que los militares lo respeten, lo que reafirma las fricciones que existen entre el mandatario y sus fuerzas armadas.
 
Como respuesta a la actitud del prepotente y egocéntrico presidente, varios militares jubilados se han agrupado en torno a una candidatura presidencial, con lo que esperan poder  recuperar el rol de las Fuerzas Armadas y del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), institución que el presidente se ha encargado de desacreditar a través de su habitual difamación.
 
Los excomandantes de la Marina, Aland Molestina y Livio Espinoza, crearon agrupaciones con el fin de aportar a la alternancia en la democracia. Cada grupo creado respalda a un candidato a la presidencia. Esta incursión en la política ecuatoriana ocurre en momentos en que el presidente Rafael Correa ha advertido que exuniformados de las altas jerarquías buscan “atacar” a su gobierno, a lo que ha respondido el exjefe de la Marina, Aland Molestina: “No somos desestabilizadores; el único desestabilizador es el presidente Correa. Yo lo emplazo a que en lugar de echar esta cortina de humo, que diga qué ha hecho por parar la corrupción”.

En el Círculo Militar, al norte Guayaquil, la ciudad más populosa de Ecuador, y donde la oposición es muy fuerte, un grupo de militares en servicio pasivo exigió al presidente estabilidad en el mando de las Fuerzas Armadas, luego de que el pasado viernes dispuso un cese parcial. En esta nueva reclamación han participado cerca de 50 exuniformados, entre oficiales y personal de tropa, los que rechazaron los cambios realizados, vía decretos ejecutivos, en tres de las cuatro comandancias de las Fuerzas Armadas en este territorio. El exjefe del comando conjunto de esa institución y exministro de Defensa se refirió al acto como algo irresponsable e ilegítimo.

El exjefe de la Marina, Aland Molestina informó que quedaron  en disponibilidad ocho oficiales, de ellos, seis almirantes de la Fuerza Naval y dos generales de la Fuerza Aérea de Ecuador (FAE), lo que según su opinión debilita a la consagrada institución, por cuanto se han sustituido por oficiales de menos experiencia.  El pasado viernes el mandatario dejó cesantes de sus funciones  a los comandantes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Oswaldo Zambrano; de la Marina, Fernando Noboa; y de la FAE, César Merizalde. Con estas decisiones es la tercera vez en el año que Rafael Correa decreta cambios en la cúpula militar

¿Por qué lo hace? Porque todo aquel que pretenda pronunciarse contra los cánones establecidos por el dictador inmediatamente resulta rechazado y llevado a la marginación y al ostracismo, independientemente de la trayectoria que tuvieran en la vida política y social del país. Su paranoia – al parecer un mal de todos los dictadores de la izquierda de nuevo tipo dispersada por Latinoamérica-  lo ha llevado a ver de manera sobredimensionada enemigos, que los tiene,  y posibles conspiraciones, que en realidad se hacen,  por todas partes. Sus exabruptos son constantes, lo hace en público, en medio de una intervención televisada, en entrevistas o en las redes sociales. La censura a los medios de prensa se ha convertido en algo común bajo su prolongado mandato; sus insultos a la prensa, a la que ataca de prensa mercantilista y burguesa, solo ha logrado incrementar el rechazo que una gran parte de la población ecuatoriana muestra por aquel que les prometió mucho y les cumplió muy poco.   
 
Con su idea de la reelección indefinida desató la inconformidad generalizada, lo que unido al incremento de los impuestos de todo tipo, así como a los elevados índices de desempleo, de pobreza y de indigencia, ha sido determinante para la pérdida de la aceptación de su gestión presidencial.
 
Pero los cambios y destituciones no se limitan a la esfera militar, sino que abarca su gabinete de trabajo. A solo unos meses de su salida del poder y previo a su viaje a La Habana por la muerte del dictador Fidel Castro, el presidente pidió la renuncia a todo su gabinete de ministros, lo que según la opinión de algunos, se trata de algo rutinario que el mandatario suele hacer al final del año; sin embargo muchos se inclinan por la idea de que dichos cambios forman parte de las acciones previas al proceso eleccionario.

                     
                                    Edificio de UNASUR, con un costo de 43,5 millones de dólares.

Con un costo de 43,5 millones de dólares, el moderno edificio de UNASUR, situado en la Mitad del Mundo, cerca de Quito, Ecuador, es solo utilizado esporádicamente. La edificación tiene 19 533 metros cuadrados y cuenta con tres volados de 50, 38 y 8 metros. En su estructura predominó el uso de metal, hormigón armado y vidrio. En su construcción trabajaron un promedio de 1 200 obreros por día, mientras el país mantiene altos índices de desempleo, pobreza, indigencia, y un sistema de salud deficiente.

Escándalo de Petroecuador. Los movimientos de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador, Petroecuador, han provocado un verdadero escándalo de lo que se ha  considerado  el peor caso de corrupción en la última década. Durante más de seis meses han estado en la mira de la Fiscalía ante la gran corrupción de dicha instancia. Según los últimos informes hay 17 procesos penales abiertos, 80 personas investigadas y 23 procesadas, de las cuales 5 están con prisión preventiva. Las pesquisas están relacionadas con los delitos de enriquecimiento ilícito, lavado de activos, delincuencia organizada, peculado, cohecho y perjurio, toda vez que funcionarios y antiguos mandatarios de la empresa habrían recibido comisiones de contratistas que fueron a parar a sus empresas y cuentas bancarias en paraísos fiscales.
 
El despilfarro de cifras millonarias. Muchos se han cuestionado cuánto se ha gastado en las sabatinas, - reuniones que tienen lugar los sábados y que cambian de sitio cada semana, lo que implica el movimiento de un número considerable de representantes partidistas y seguidores del presidente, fuerzas de seguridad y protección, alimentos, equipos de audio y televisión, transporte para multitudes que de manera comprometida tienen que asistir-,  cuánto costaron los gabinetes itinerantes, y los frecuentes viajes del presidente y sus comitivas, así como la cantidad de ministerios y secretarías desde al inicio del  gobierno hasta el presente, cuántos funcionarios públicos antes y después.

Ya es tarde para rectificar. Patricio Jijón Larco, exmilitante de la Izquierda Democrática, lamenta que el mandatario no tenga la disposición de acercarse a la realidad del país, que no es la misma que el difunde ante el mundo. "En democracia hay que aprender a rectificar", precisó Jijón, quien se ha referido a la violación de los principios democráticos, al enorme grado de corrupción durante el mandato de Correa, mal manejo de fiscalización por parte de la Asamblea, y está previendo un posible acto fraudulento durante las elecciones a celebrarse el 19 de febrero. 

Transcurren así estos últimos meses en Ecuador,  entre destituciones de altos mandatarios militares, reemplazos de ministros, escándalos de corrupción y unas próximas elecciones, que al parecer no van a cambiar mucho el estilo de la revolución ciudadana emprendida por Correa. 

Fuente: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=33765




 [Comentar este tema

Diciembre 13, 2016, 08:42:40 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

 
                                                                           Día Mundial de la Filosofía.
                                                             ¿Filosofía para las multitudes? Segunda parte.
                                                                        Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


         
    La filosofía: una contribución fundamental al bienestar humano, al análisis de la complejidad y al fomento de la paz.

Fort Pierce. Estados Unidos. Las concepciones respecto a la paz tendrían un sentido diferente si se vieran desde una visión fundamentada en las enseñanzas de la filosofía. El concepto filosófico acerca de algo mucho más allá de lo comprensible y concebible para el hombre; pero que constituye la fuente y origen de todo lo expresado a través de la materialidad de las formas,  debe conducirnos a una apreciación diferente en relación con nuestras actuales ideas sobre las diferencias entre los hombres. 

La existencia de tipos, subtipos, razas, subrazas, etnias, tipos de religión, sistemas filosóficos, corrientes de pensamiento, diferencias sociales, entre otras tantas cosas que nos conducen a la reafirmación de la separatividad entre humanos, llegara a asumirse de una forma completamente diferente a como lo estamos enfocando desde hace siglos, si se interiorizara -no como simple elemento conceptual teórico, sino como algo que pueda realmente vivenciarse-, ese capital y trascendente concepto que a través del tiempo se pierde en nuestros orígenes mismos.

Por supuesto me refiero a la existencia del Absoluto, concepto que  adquiere una extraordinaria dimensión desde la perspectiva del idealismo absoluto de Hegel (1770-1831), quien parte del concepto de que sólo el «Todo», o la totalidad, es decir, el Absoluto en sí, tiene sentido y que esta totalidad no es sino dialéctica, a saber, en cuanto se la concibe que es y no es al mismo tiempo, porque le es consustancial estar en devenir y existir como proceso, de modo que sólo es verdaderamente al final, o considerada como resultado. Estar en devenir resulta pues la manifestación, la expresión de todas las cosas en el existir desde la manifestación, lo que ha denominado el resultado, es esta la esencialidad de la idea de lo Absoluto en su filosofía, algo que resulta imprescindible para los conceptos en relación no solo con la igualdad entre los hombres; sino entre todas las criaturas vivientes.
 
En su Fenomenología del Espíritu expresó: “Lo verdadero es el todo. Pero el todo es solamente la esencia que se completa mediante su desarrollo. De lo absoluto hay que decir que es esencialmente resultado, que sólo al final es lo que es en verdad, y en ello estriba precisamente su naturaleza, que es la de ser real, sujeto o devenir de sí mismo”.

Así pues, lo Absoluto es el devenir de la idea y, es consecuencia, es resultado y final, es espíritu absoluto desarrollado a lo largo del tiempo: arte, religión y filosofía. Hegel parte de una primera intuición, la del espíritu. El espíritu está dotado de diferencias, o mejor dicho se diferencia en sí mismo. Se va desarrollando merced a una propia autoactividad en todas estas diferencias, y de esta manera produce toda la realidad. Solo al final de todo ese proceso llega a ser el espíritu absoluto. Pero este espíritu viene a ser una hipóstasis, como un individuo universal en quien está englobada toda la diferenciación de la realidad. Las diversas manifestaciones de este espíritu son los fenómenos, los que resultan ser diferentes en la apariencia, pero esencialmente son solo reflejos, propuestas de esa inconmensurable diferenciación de la Realidad Última o Primaria.

Existe por lo tanto un sentido unitario entre todas las almas, si se llegara a comprender el concepto de un Alma Universal, cuyas almas en el orden individual son tan solo proyecciones o reflejos de esa Superalma del Universo, algo que magistralmente quedó expresado por la mística rusa Helena Blavatsky (1831-1891), en su monumental obra Doctrina Secreta, en la que se refirió a:  “La identidad fundamental de todas las Almas con el Alma Suprema Universal, siendo esta última un aspecto de la Raíz Desconocida; y la peregrinación obligatoria para todas las Almas, destellos suyos, a través del Ciclo de Encarnación, o de Necesidad, conforme a la Ley Cíclica y Kármica, durante todo el término de aquél.”

Lo que amplía en el Proemio de la obra antes citada, insistiendo en esa idea de la identidad entre todas las criaturas, lo que intentamos buscar y que hemos de predicar a las multitudes si es que queremos contribuir a la paz mundial:

“En otras palabras: ningún Buddhi puramente espiritual (Alma Divina) puede tener una existencia consciente independiente, antes que la chispa que brotó de la Esencia pura formas elementales pertenecientes al mundo fenomenal de aquel Manvántara, y adquirido la individualidad, primeramente por impulso natural, y después por los esfuerzos propios conscientemente dirigidos y regulados por su Karma, ascendiendo así por todos los grados de inteligencia desde el Manas inferior hasta el superior; desde el mineral y la planta al Arcángel más sano (Dhyâni-Buddha). La Doctrina fundamental de la Filosofía Esotérica no admite en el hombre ni privilegios, ni dones especiales, salvo aquellos ganados por su propio Ego, por esfuerzo y mérito personales a través de una larga serie de metempsicosis y reencarnaciones. Por esto dicen los indos que el Universo es Brahman y Brahmâ; porque Brahman está en todos los átomos del Universo, siendo los seis principios de la naturaleza la expresión, o los aspectos diversamente diferenciados, del Séptimo y Uno, única Realidad en el  Universo, sea cósmico o microcósmico; y también porque las permutaciones psíquicas, espirituales y físicas del Sexto (Brahmâ, el vehículo de Brahman) en el plano de la manifestación y de la forma, se consideran por antífrasis metafísica, como ilusorias y mayávicas. Pues aunque la raíz de todos los átomos individualmente, y de todas las formas colectivamente, es este Séptimo Principio o la Realidad Una, sin embargo, en su apariencia manifestada, fenomenal y temporal, todo ello es tan sólo una ilusión pasajera de nuestros sentidos.”


                               
                                Para que la filosofía pueda lograr un lugar importante en la vida de los hombres
                                 debe tener un sentido más práctico; pero cómo podemos hacer de una abstracción
                                   algo práctico. Imagen del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.

Muchas abstracciones y demasiadas especulaciones, un conocimiento,  sin duda, superior y edificante; pero muy distante para poder ser asimilado por las mayorías, para quienes se pretende que la filosofía pueda llegar con su mensaje, y a través de ella  fomentar “una contribución fundamental al bienestar humano, al análisis de la complejidad y al fomento de la paz”, según ha previsto Irina Bokova, la directora general de la UNESCO, en esta ocasión. 

Por lo tanto, nos enfrentamos a una gran limitación, algo que ya precisé antes: para que la filosofía pueda lograr un lugar importante en la vida de los hombres debe tener un sentido más práctico; pero cómo podemos hacer de una abstracción algo práctico.

No veo otra salida que no sea la de dosificar el conocimiento, lo que no significa una simplificación o adulteración para poder llegar a todos. Es preferible reservar un conocimiento antes de presentarlo de una manera simplificada que pueda ser motivo de una interpretación inadecuada. No son los filósofos o maestros de estas materias los que han de descender a las masas, sino por el contrario, les corresponde a las masas intentar elevarse hasta alcanzar la posibilidad de comprender las abstracciones de la ancestral sabiduría de las edades, la que ha permanecido inaccesible a través de las edades para aquellos que no están preparados para recibirlo; aunque si nos corresponde motivarles, tratar de despertarles, enseñarles, como diría el sabio cubano José Martí: “Edúquese lo superior del hombre, para que pueda, con ojos de más luz, entrar en el consuelo, adelantar en el misterio, explorar en la excelsitud del orbe espiritual.” No obstante, estaba convencido de que: “todo es orden en las almas ya libres, cuya acción superior, e influjo directo, sienten confusamente en esta vida las almas irredentas”, a  las que hemos de estimular para que se esfuercen en su cultivo y puedan llegar algún día a abrazar el conocimiento filosófico, lo que les hará libres en espíritu.   





 [Comentar este tema

Diciembre 13, 2016, 07:46:31 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                                              Día Mundial de la Filosofía.
                                                                 ¿Filosofía para las multitudes? Primera parte.

                                                                         Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.


                                       
                                                                   ¿Filosofía para las multitudes?

Fort Pierce. Estados Unidos. La Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), estableció como Día Mundial de la Filosofía el tercer jueves de noviembre, lo que quedó oficializado en el 2005; aunque tiene sus precedentes desde el 2002.
 
De acuerdo con  la resolución 33C/45 de la Conferencia General de la UNESCO, “el Día Mundial de la Filosofía se estableció para destacar la importancia de esta disciplina, especialmente de cara a la gente joven, y también para subrayar que la filosofía es una disciplina que estimula el pensamiento crítico e independiente y es capaz de trabajar en aras de un mejor entendimiento del mundo, promoviendo la paz y la tolerancia”.

Este jueves 17 de noviembre, de acuerdo con las disposiciones de la UNESCO, celebraremos el Día Mundial de la Filosofía. En esta ocasión se pretende destacar el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación para llegar a audiencias en todo el mundo.

La filosofía como conocimiento de las causas. La filosofía ha estado presente desde que en el hombre se despertó su quinto principio, manas, la mente. Con este acontecimiento trascendental de la evolución hominal surgieron una serie de cuestionamientos que fueron conformando los primeros conceptos de naturaleza filosófica. La idea de la génesis del universo, de los movimientos de los astros, de la posibilidad de existencia de vida más allá de lo perceptible, el misterio de la pluralidad de expresión desde una abstracción absoluta más allá de lo manifestado, entre otros tantos enigmas, han estado presente en la mente humana desde sus primeros intentos por desentrañar los misterios que lo rodeaban.

José Martí (1853-1895), el  ejemplar pensador cubano del siglo diecinueve, destacado además en el terreno político y en la literatura, afirmó: “es indudable que existe en el hombre una tendencia natural a explicarse la causa de todo: el ejercicio de esa tendencia produce el conjunto de observaciones que forman la filosofía”*.  De esta forma nos introduce una definición aparentemente sencilla acerca de la filosofía, en la que resulta determinante su capacidad para precisar que se trata de un ejercicio de esa capacidad humana para intentar explicar todas las posibles causas de los fenómenos que en torno al hombre tienen lugar, a lo que llamó filosofía. De manera muy precisa declaró: “filosofía es el conocimiento de las causas”.

Es justamente, lo que según su definición, origina un grupo de observaciones que conducen de manera  inevitable al surgimiento de la  filosofía, de ahí que resulte inseparable del hombre; aunque muchos no lo perciban.  Recordemos que en los lejanos tiempos de la antigua Grecia los primeros filósofos, al menos de los que se tiene referencia, trataron de encontrar una respuesta sobre el origen de la existencia en diferentes aspectos de la naturaleza, algo que identifica a la llamada Escuela Jónica Antigua, de cuyas principales figuras se conoce poco y solo han logrado conservarse hasta nuestros días algunos fragmentos de sus escritos, muchas veces de segunda mano, esto es, a través de anotaciones de algunos de sus discípulos.
 
Es justo entonces, si la filosofía ha sido algo inseparable de la condición humana, que se le dedique no solo un día, sino que se puedan concretar los esfuerzos de muchos de los grandes pensadores y hombres de ciencia del presente en la intención de rendir homenaje a la madre de todas las ciencias, y al sustento de todas las religiones.
 
Detrás de cada comprobación científica, de cada confirmación histórica, de cada descubrimiento arqueológico, hay un pensamiento que sustenta toda  hipótesis  - como resultante de una necesidad de conocimiento de las causas de todo lo que observa el hombre-, justamente aquí  está la filosofía, cual continuidad de esa ancestral sabiduría subyacente en cada cuestionamiento humano encaminado a la búsqueda de la verdad.
 
Las religiones que han perdurado a través de los siglos están sustentadas en concepciones filosóficas. Más allá de la adoración hacia los salvadores-redentores de la humanidad – Krishna, Zoroastro, Buda, Cristo- , existe todo un conocimiento filosófico que pretende explicar las cíclicas apariciones terrenales de los Hombres-Dioses que traen un mensaje renovador al mundo, y que no son más que expresiones de Aquella Realidad Absoluta, Eterna e Ilimitada que subyace de manera oculta en el trasfondo de todo lo manifestado tras la apariencia de las formas.
 
Las intenciones de la UNESCO son las mejores, y resultan determinantes en este crucial momento, en el que la filosofía como disciplina está en peligro de desaparecer como parte de la enseñanza regular en algunos países, algo que ha motivado protestas entre los académicos y profesores y una campaña en las redes sociales como respuesta a esta controversial idea.
 
No obstante, los que hemos estado en contacto con la filosofía, ya sea porque nos sentimos atraídos por sus contenidos y envueltos en su magia cautivadora, o porque la estudiemos formalmente como disciplina, o  nos dediquemos a su divulgación o enseñanza, sabemos que nos encontramos con una limitación respecto a la idea de que la filosofía pueda ocupar un espacio en la vida del hombre.   

                                   
                                   La filosofía es una potencia, es una condición del ser humano, es una fuerza.
                                                   Imagen del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.

La filosofía puede ayudar a multitudes, aunque la filosofía no es precisamente para las multitudes. De acuerdo a las concepciones de José Martí, la filosofía “es una potencia, es una condición del ser humano, es una fuerza,”** algo que teóricamente constituye una realidad; pero en el sentido práctico es una utopía. Es imposible aspirar a que todos puedan comprender el verdadero sentido de un imperativo categórico, de la infinitud del universo, de las oscilaciones expresivas de los mundos en la materialidad o  la teorías de las hipóstasis de Plotino. No todos pueden llegar a esas complejas y abstractas enseñanzas que constituyen, en gran medida, la razón de ser de la filosofía.

Tampoco podemos pretender que todos los hombres lleguen a comprender el sentido de su existencia y el significado de su paso por el mundo. Algunos no han llegado a ese despertar necesario, que es una condición inherente a la humanidad; pero como bien lo expresó José Martí: “la filosofía es una potencia”, y como potencia puede expresarse en unos o quedarse de manera latente en otros.

Aquellos en los que su capacidad de llegar a formular conceptos en torno al conocimiento de las causas, aún está latente, no pueden llegar a interiorizar las abstracciones habituales del conocimiento filosófico. De ahí que resulte una limitación la pretensión de que la filosofía esté al alcance de todos.

Por otra parte “evangelizar” o “alfabetizar”, por decirlo de algún modo, con la intención de hacer de la filosofía algo popular sería no solo un fracaso; sino un absurdo. ¿Cómo llevar los profundos conceptos de Fenomenología del Espíritu a comunidades necesitadas de alimentos, agua, atención médica, medicinas, educación elemental y otras tantas necesidades vitales? Han de resolverse primero sus necesidades materiales para luego poder cultivar su inteligencia o educar lo superior del  hombre, como diría también José Martí. ¿Cómo hacer propuestas de contenidos filosóficos utilizando los avances tecnológicos de estos tiempos en pueblos que desconocen de la existencia de los avances de la comunicación actual?
 
Retomemos la enseñanza del autor de Versos Libres, alguien que al parecer se nos anticipó en el tiempo, y desde el siglo diecinueve nos hizo una propuesta que parece insertarse en nuestro contexto:  “Se busca hoy una filosofía clara, que concilie todas las fuerzas, que no tenga la soberbia de la infalibilidad, ni la pretensión de la supremacía. El hombre tiene una fuerza de conocer: la aplica observando: he aquí lo que se llama ciencia filosófica. Y no debiera llamarse así, porque ciencia es lo inmutable e innegable, y la ciencia filosófica es distinta en cada sistema. Observar con juicio desapasionado, y escribir las observaciones en lenguaje claro, son dos deberes difíciles de la potencia de filosofía”. ***
 
Para que la filosofía pueda lograr un lugar importante en la vida de los hombres debe tener un sentido más práctico; pero cómo podemos hacer de una abstracción algo práctico. En este sentido, la religión – más cercana a las masas- se las agenció a través de cultos y formas de adoración, y mediante la simplificación de sus enseñanzas, es decir, de la exoterización exagerada de sus misterios, para hacerse de un lugar entre las multitudes, lo que sin duda, le ha dado ese sentido más práctico que algunos pretenden que la filosofía pueda lograr; aunque para esto tuviera que prescindir de las grandezas de su sustento filosófico.

En nuestros días ningún clérigo – me limito al Cristianismo en su forma de Catolicismo- en su predicación se refiere a la doctrina del Logos o a intentar desentrañar el dogma de la inmaculada concepción, algo que ocupó el centro de la especulación durante siglos en el seno del Cristianismo. No es suficiente decir que el hombre debe ser bueno, que imitemos al redentor, o que la virgen era pura. La excesiva simplificación del conocimiento recóndito conduce inevitablemente a la muerte de las religiones.
 
Si no queremos que la filosofía se nos muera, hemos de dejarla para unos pocos, para una exigua minoría que sea capaz de desentrañar sus misterios con el esfuerzo del pensamiento y el cultivo del intelecto, lo que no necesariamente hemos de asociar con la idea de que no pueda resultar de utilidad para todos.

En el pasado a las escuelas de filosofía no acudían las multitudes. Pitágoras reservó el conocimiento más elevado solo para aquellos que podían aproximarse a la inmensidad de sus abstracciones, los que prometieron guardar el silencio de lo aprendido; no obstante en su escuela de Crotona enseñaba otras materias más sencillas encaminadas a cultivar al hombre promedio.
Se establecía así en el mundo occidental la diferencia entre las enseñanzas esotéricas, reservadas a unos pocos elegidos, y las exotéricas, accesibles a todos, lo que al parecer se mantuvo en la academia de Platón, en el liceo de Aristóteles y prevaleció durante los primeros siglos de la era cristiana en movimientos como el Neoplatonismo y los Gnósticos.   
   
La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, nos ofrece un mensaje que se aproxima a esa idea de hacer de la filosofía un instrumento de orden práctico que pueda ayudar a multitudes; aun cuando sabemos que no se trata de una ciencia para las multitudes: “en la celebración del Día Mundial de la Filosofía subyace la convicción de que la filosofía puede aportar una contribución fundamental al bienestar humano, el análisis de la complejidad y el fomento de la paz.”
                                     
                                                                (Continuará)

*  Martí, J. Obras Completas. T. 6. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pp.333.
** Martí, J. Obras Completas. T. 6. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pp.333.
*** Martí, J. Obras Completas. T. 6. Ed. Ciencias Sociales. La Habana, 1975. pp.332.
 


 [Comentar este tema

Diciembre 13, 2016, 02:42:05 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.

                                                                                  Nueva generación
                                                                                por antonioguerrero
                                                               ¿Qué piensan los nuevos filósofos españoles?


                                   
                                     Jorge Fernández Gonzalo, José Sánchez Tortosa, David Casacuberta, Eduardo Maura,
                                      Belén Altuna, Luis Sáez, Inmaculada Murcia, Joaquín Fortanet y Domingo Hernández

Las engañosas sombras de la caverna entenebrecen nuevamente la realidad. A lo largo de la historia, distintas escuelas de pensamiento abordaron las sucesivas crisis, pero nunca esa reflexión se impuso más necesaria. ¿Hacia dónde va el pensamiento nuevo español, hacia donde debe ir? ¿Ofrece alternativas, se atreve con los retos del presente? Nuestro crítico, el filósofo Jacobo Muñoz, señala el lugar de la filosofía española hoy y los nuevos y pujantes pensadores españoles -Jorge Fernández Gonzalo, José Sánchez Tortosa, Rocío Orsi, David Casacuberta, Eduardo Maura, Belén Altuna, Luis Sáez, Inmaculada Murcia, Joaquín Fortanet y Domingo Hernández, que apenas rondan los 40 años- disparan sus respuestas.

Jorge Fernández Gonzalo (Madrid, 1982) es doctor en Filología y especialista en las imbricaciones de Literatura y Filosofía. Se siente deudor de Foucault, Blanchot o Deleuze y, en España, de José Luis Pardo o Beatriz Preciado. En 2011 ha sido finalista del Anagrama de Ensayo con Filosofía zombie.

“La Filosofía debe abandonar la academia. Y dentro de unos años, la escuela. No se puede mantener una crítica y reflexión sobre el sistema si es el sistema quien gobierna las herramientas para la crítica. Ya cayeron todos los sistemas filosóficos y el único sistema estable en la actualidad es el capitalismo, tan capaz de adaptarse al cambio. La postmodernidad gobernará mientras no gobierne un sistema único, porque propone la desconexión de diferentes juegos de lenguaje, la caída de los grandes relatos, etc., aunque esos restos fragmentarios que componen nuestra realidad sean distintos a los de los años 70 y 80. Platón se quejó de la escritura tanto como hoy viejos (y nuevos) académicos se echan la mano a la cabeza por la rapidez de la información y la mala calidad de los textos que pasan por la red. Hay muros de Facebook que no tienen nada que envidiar de El Fedón o La República, y tweets que alcanzan en excepcionalidad y condensación a los aforismos de Nietzche y a los fragmentos de Benjamin. Internet es una máquina emocional, una complejidad en sí misma que debe ser pensada. Y eso es ya filosofar”.


José Sánchez Tortosa (Madrid, 1970) es profesor de Filosofía en el FUHEM. Discípulo de Heráclito, Aristóteles, Marx o Arendt, defiende hoy el magisterio de Gustavo Bueno, prueba, afirma, de un sistema filosófico que resiste la “aniquilación postmoderna”. Es autor de El profesor en la trinchera (La Esfera, 2008).

“El heroísmo de la filosofía, aunque resulte decepcionante para el idealismo y el voluntarismo, esos infantilismos del pensamiento, groseros y hegemónicos, radica exclusivamente en describir la realidad, en mostrar sus miserias, en analizar las causas que permitan entender la idiotez que nos rodea, que nos constituye, y en ocasiones también su belleza. Sin olvidar que los grandes discursos han sido sepultados mediáticamente por la hegemonía del relativismo postmoderno que neutraliza y anula la posibilidad misma de pensar al haber devastado las bases de la racionalidad finita sin la cual no hay manera de entender nada. Hoy hay que estudiar. Está muy bien tener cuenta en Facebook y Twitter, pero con eso no basta. Lo que pueden ofrecer las redes es poner en contacto a los sujetos y difundir referencias. El problema es que debido a la ausencia de un sistema de instrucción pública digno de tal nombre, la masa de la población condenada a la escuela pública está sin defensas intelectuales y a expensas del propagandista más hábil”.

David Casacuberta (Barcelona, 1967) es profesor de Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Barcelona. Tan interesado por la cognición hipertecnológica como por las nuevas formas de exclusión social. Y Wittgenstein es su profeta.

“El huracán postmoderno no resistió. Al final, sólo eran generalizaciones apresuradas acerca de cuestiones sobre las que cualquier pensador contemporáneo decente había llegado ya a conclusiones profundas y sugerentes. Y no paralizaron el proyecto de la modernidad, simplemente nos obligan a repensarlo. Con Owen Flanagan, pienso que la filosofía ha de regresar a the really hard problem: cómo volver a darle sentido filosófico a nuestra existencia y abordar la ‘espiritualidad' en un mundo material y sin diseño intrínseco. Respecto a los medios digitales, los filósofos tenemos mucho que decir. Yo en Twitter sigo a gente muy interesante que cuelgan referencias de filosofía y ciencias cognitivas casi cada día. Hace 10 años cuando lanzaba la idea de investigar sobre ello la respuesta era: ‘eso no es filosofía'. Pero sé que hay que compaginar esa búsqueda con el trabajo sistemático de siempre”.

Eduardo Maura (Valladolid, 1981) es doctor en Filosofía por la UCM. Resalta que los filósofos jóvenes españoles “beben de más fuentes y son más plurales que nunca”. Su última obra es Walter Benjamin. Crítica de la violencia (Biblioteca Nueva, 2010).
“La crisis se agudiza cuando las ideas se retrasan respecto de la sociedad, la cultura, la economía y la política que, en todo tiempo y lugar, las configuraron, y al revés, cuando la abrasiva civilización actual se vuelve incompatible con las ideas que la animaron en el pasado. La filosofía podría dotar de consistencia a los intentos de pensar hoy la totalidad social, pensar la relación entre la realidad y las configuraciones del mundo que los poderes realmente existentes construyen y difunden. Hoy la postmodernidad multiflexible y post-hedonista no sólo sigue viva, sino que crece sin mesura. Y es curioso lo de las redes, porque uno ya podía leer agudos diagnósticos filosóficos, menores de 140 caracteres, en los aforismos de Kraus o de Nietzsche”.

Belén Altuna (Zarautz, Guipúzcoa, 1969) es profesora de Filosofía de la Cultura en la UPV, y su revelación y encantamiento le llegaron leyendo a Lévinas. Ha publicado en 2011 Una historia moral del rostro (Pre-Textos).

“La filosofía tiene que... ¡hacerse oír! Entre tanto ruido y tanta charlotada, hacerse oír. Para pensar el mundo con honestidad, hasta el fondo, sin atajos ni trampas; aceptar la complejidad y afrontarla con coraje; convertir los prejuicios en juicios razonados; aprender y enseñar a ser más libres, más compasivos y más valientes. La filosofía ha sobrevivido y sobrevivirá a todo tipo de modas que anuncien su debilitamiento, derrumbe o defunción. La razón sigue siendo fuerte y sigue buscando una validez intersubjetiva universal; no podría ser de otra manera. ¿Se acabaron los grandes relatos, vivimos en una era postmetafísica? Tal vez para la mayoría de los filósofos sí, pero para el conjunto de la humanidad, lo dudo. ¿Pero de verdad ha habido en el pasado épocas mejores para la reflexión? ¿Cuándo, dónde, para quiénes? Gracias a Internet, la información es mucho más horizontal y disponible para todos”.

Luis Sáez (Macael, Almería, 1965) imparte Filosofía en la Universidad de Granada. Profesor invitado en Berlín, Francfourt o México, su último libro es Ser errático. Una ontología crítica de la sociedad (Trotta, 2009).

“El filósofo, si lo es de verdad, alcanza su dignidad si experimenta su trabajo como un modo de crear conceptos y de emitir juicios capaces de traducir este modo de ser crítico que habita, aunque sea potencialmente, en toda persona. Así, el mayor reto de la filosofía hoy consiste en vincularse con su tiempo, pensando el presente desde las experiencias del pasado y en vista a un porvenir diferente. Ofrecer resistencia a esta crisis de “espíritu”, sacando a la luz sus razones de fondo y mostrando cómo, bajo las apariencias, nos encontramos en un mundo enfermo... ésa es la tarea hoy más urgente de la filosofía. Sin semejante desmantelamiento de la fe en que nos encontramos en el mejor de los mundos posibles, no habrá para el futuro un amanecer y un despertar cualitativos, sino sólo una repetición de variantes que no cambian lo esencial bajo el imperio del progreso tecnológico”.

Joaquín Fortanet (Castellón, 1978), de la Universidad de Zaragoza, ha trabajado el hilo tendido entre Nietzsche y el pensamiento francés contemporáneo: “la oscuridad de Bataille, la inventiva de Deleuze, la ligereza de Rorty y la altura moral de Foucault”.

“Existen demasiadas voces que afirman con rotundidad los caminos a seguir, las maneras de ser, los modos de pensar, hasta tal punto que puede llegar a parecer que nuestra vida nos es ajena. Frente a toda esa legión de respuestas fáciles y caminos trillados con los cuales el poder nos dibuja el rostro, la tarea de la filosofía debería consistir en decir no. Intentar abrir el camino a diferentes modos de ser, de pensar, de sentir, en definitiva, de ser. Tanto Auschwitz como la derrota del sueño marxista vedaron los caminos de la filosofía. Por ello, en los 70, toda una serie de filósofos comenzó a poner en cuestión palabras como universalidad, verdad, sistemas, objetividad… Puede que este impulso se haya olvidado demasiado y de que estemos volviendo a los viejos recursos, a la viejas palabras gastadas”.

Inmaculada Murcia (Alcalá la Real, 1977) es profesora de Estética en la Universidad de Sevilla. Siente predilección por Ortega, Kant y Schiller y destaca que en la filosofía española conviven “inquietudes comunes y puntos de vista dispares”.

“Sólo formular determinadas preguntas puede traer consigo el derrumbe de las creencias enquistadas y nunca puestas en cuestión, que, precisamente por eso, nos hacen más fácil la vida. La filosofía es incómoda por naturaleza. Lo cierto es que los sistemas filosóficos se derrumbaron mucho antes de la llegada de la posmodernidad, pero eso no quiere decir que con ellos se desmoronase la filosofía. Incluso el que firma tantos certificados de defunción termina muriendo. Y ya hemos pasado hasta el velatorio. Pienso que las redes sociales deberían ser sometidas y desdramatizadas. No son sino un medio de comunicación como cualquiera. Y no son el mejor cauce para la filosofía (más allá de servir para poner a prueba el ingenio o practicar el aforismo), pero tampoco pienso que se pueda hacer hoy filosofía sin tenerlas en consideración”.

Domingo Hernández (Ciudad Rodrigo, 1970) es filósofo y profesor de Teoría de las Artes en la Universidad de Salamanca. Autor de La comedia de lo sublime (Quálea, 2009). No le gusta citar nombres propios: “Sucede como en el arte: mejor piezas concretas que artistas”. 

“Los filosofos estamos determinados a pensar nuestro tiempo, cuestionar sus insoportables bana- lidades y obviedades, encontrar sus grietas, poner en duda todo tipo de absolutos y sublimidades. Hoy, bastante tiempo después del final de la posmodernidad, cuando podemos dejar de tomarla en serio y observarla desde cierta distancia, he de decir que, sinceramente, yo cada vez le tengo más cariño. Es una época, un contexto, algo que sucedió… Y si, por ejemplo, Eco tenía razón, entonces volverá a aparecer, aunque lo llamemos de otra manera. Hoy, los filósofos no debemos olvidar pensar sobre la instantaneidad de la comunicación, o sobre la agresividad que en muchos casos encierra, o, incluso, decidir de una vez ir más allá, mucho más, de aquel ‘contra la comunicación' que examinaba Perniola”.
             
                                                                                   Nuevos filósofos
                                                                                     Jacobo Muñoz

                                                   
                                                          Pensar para sobrevivir en un mundo globalizado

Durante los años de la Transición los filósofos “jóvenes” más activos concentraron sus esfuerzos en la “normalización” de la filosofía española. O lo que es igual, en su puesta al día, percibida por ellos como un auténtico imperativo categórico profesional. Fueron los años de la introducción en España de los grandes paradigmas de la filosofía contemporánea tras decenios de rígido menú escolástico: el Análisis, el pensamiento negativo de inspiración nietzscheana, los diferentes marxismos, la hermeneútica y el posestructuralismo. Pero también fueron años de renovación de la filosofía académica que pasó a centrarse, en lo esencial, en la interpretación de los textos histórico-filosóficos valorados como “canónicos”.

Varias décadas después, y cumplido con éxito entonces difícilmente imaginable el proyecto renovador -o “modernizador”, como con tanto optimismo fue adjetivado- , el pensamiento que hoy despunta en España, que no necesita ya partir desde cero, tiene que hacer frente a retos muy distintos. Esto es, a los retos y patologías del presente, lo que explica que la “ontología del presente” -obviamente crítica- ocupe en los últimos tiempos buena parte del territorio. El catálogo temático abarcaría desde el descrédito de lo político a las más recientes teorías de la materia, pasando por el impacto de las nuevas tecnologías y, muy especialmente, de la biotecnología, por la desmoralización social y la (complementaria) estatización de la vida, por las nuevas formas de explotación, por el imponente proceso de banalización de los códigos culturales, por la creciente desintegración social, por los nuevos fundamentalismos, por la pérdida de vigencia de valores ayer indiscutidos y, en fin, y sin ánimo de agotar la lista, por los devastadores efectos de la actual crisis y de una globalización percibida por muchos como una amenaza.

Los filósofos hoy emergentes en nuestra sociedad cultural no parecen, por otra parte, sentirse tan condicionados como sus antecesores por las constricciones tanto sustantivas como metodológicas de los grandes paradigmas, lo que en ocasiones puede dar cierta impresión de eclecticismo. O de transversalidad, si se prefiere. Sea como fuere, los temas tienen hoy más capacidad definitoria que los paradigmas, salvo, tal vez, en el estrecho marco académico. Hijos ya emancipados de las sucesivas crisis de la filosofía durante el siglo XX, inseparables de sus crisis y revoluciones científicas y sociales, los nuevos filósofos a los que El Cultural interroga en las siguientes páginas parecen compartir, en cualquier caso, el interés por las “impurezas” de la razón, por su imbricación en la cultura y la sociedad, por sus nexos con el poder y por el carácter corpóreo, sensual y prácticamente comprometido de sus portadores. Como parecen también reclamarse todos ellos, con cuantas matizaciones tendrían que hacerse, de la idea de que la razón ha de entenderse como encarnada, mediada culturalmente y entretejida con las prácticas sociales y de que, consiguientemente, la circunstancialidad y variabilidad de las categorías, principios o procedimientos básicos obligan a la crítica de las formas dominantes de racionalidad a ser ejercida en conjunción con análisis sociales, culturales o históricos muy precisos.

Las coincidencias no deberían ocultar, por último, el pluralismo vigente en este grupo generacional. Por un lado están, en efecto, y por concretar un poco, los que ponen el énfasis en lo particular, lo variable y lo contingente y anteponen a lo universal, lo particular e irreductible, y a la identidad, la diferencia. Más cerca del ideal clásico de la universalidad están, por otro, los que buscan, a pesar de todo, estructuras formales con valor universal. Y prefieren recomponer un sentido a la Modernidad antes que seguir socavando sus cimientos. O dotarla, al menos, de una dimensión reflexiva y de un horizonte normativo eficaz. Algo que no pocos consideran particularmente urgente en un presente -ese presente que debe ser pensado- en el que nos estaría dando asistir, a lo que parece, al declive, en un escenario globalizado, de una noción de temporalidad marcad por las ideas de progreso, desarrollo y revolución, con la consiguiente tiranía de la inmediatez.

Ordenar con conceptos la realidad y enseñar a habérselas creativamente con ella en un marco global de complejidad ya casi inabarcable: esa es, o podría ser, una vez más, la tarea.

Fuente:
http://www.elcultural.com/revista/letras/Que-piensan-los-nuevos-filosofos-espanoles/29967

antonioguerrero | diciembre 6, 2016 a las 6:55 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-fj
Comentario      Ver todos los comentarios

                                                                                     





 [Comentar este tema

Diciembre 13, 2016, 02:15:30 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.


                                                                        Prohibido pensar en las aulas
                                                                             Lucía Hernández

Entre pesados libros de Anaya, interminables clases soñando con el bocadillo del recreo y exámenes con más trampas que la declaración de la renta de Jorge Mendes, ha nacido un nuevo tabú: el de pensar. A jugar con la pelota en el aula o copiarse de los deberes del compañero se suma, de esta forma, una nueva prohibición, que llega con la ley educativa que se cierne sobre las cabezas pensantes de esos adultos potenciales que algún día serán como usted y como yo.  Desde su atalaya de cartón, los políticos -da igual el partido- han acordado castigar, como se castigó a la Música y a la Plástica en su día, a la Filosofía, cuyo estatus han relegado en segundo de bachillerato a la categoría de materia optativa.

                         
                                              Plan de estudios de 2º de Bachillerato. Fuente: magnet

A través de esta decisión logran boicotear –ahora que está tan de moda- una disciplina con más de tres mil años de historia, capaz de desarmar día tras día la arrogancia humana, poniendo de relieve que verdaderamente no sabemos nada.

Sin embargo, estas medidas estatales no son más que el reflejo de lo que piensa la sociedad, que no concibe la Filosofía como algo útil o incluso divertido, sino como una asignatura de relleno a la sombra de otras más importantes como las Matemáticas o la Historia, olvidando su poder para incentivar la imaginación y el razonamiento en unos alumnos adiestrados, a partir de ahora, para aprender de carrerilla fórmulas y lecciones.

Mientras los ciudadanos tilden de frikis o de fumaos a quienes se atreven a leer a Kant o a Nietzsche e ignoren lo necesario que es en estos tiempos convulsos de selfis y pactos el pensamiento crítico, los que dicten las leyes tratarán a la Filosofía como a un cliente en lista de espera que, no obstante, continuará presente -dada su naturaleza inmortal e intrínseca al ser humano- hasta en los propios chavales; quienes, pese a todo, seguirán rehuyendo de los típicos diálogos que todo padre, en un intento por desarrollar la mayéutica socrática, se anima a mantener con su hijo y atendiendo, pendientes de los entresijos políticos que hace más de 2000 años preocuparon a Aristóteles, a diversos enfrentamientos entre errejonistas y pablistas, que se oponen como antaño lo hacían los empiristas y los racionalistas. Porque, no lo olvide, usted y yo somos contingentes, pero la Filosofía es necesaria.

Esta entrada fue originalmente publicada por Lucía Hernández en el blog El Monóculo  el día 11 de diciembre de 2016. Todas las imágenes pertenecen al mismo blog.

ref | diciembre 13, 2016 a las 4:25 pm | URL: http://wp.me/p5OYFZ-fx


 [Comentar este tema

Diciembre 13, 2016, 02:03:20 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas filosóficos.


                                                                          La filosofía no acepta rebajas
                                                                                por antonioguerrero
                                   Marina Garcés: “La filosofía no acepta rebajas: requiere de una humildad ambiciosa”


                 

Me complace presentarles esta entrevista realizada a la española Marina Garcés. Hoy justamente cuando la filosofía está siendo atacada por muchos que pretenden sacarla del contexto de los planes de estudio en muchas partes del mundo. Su firmeza desde una perspectiva renovadora, sin apatarse de los postulados y conceptos, que de manera casi esotérica se han logrado mantener a través de las edades, sin duda, constituye su mejor observación. "Creo que la filosofía puede ser más popular, que es otra cosa. La filosofía es radicalmente igualitaria: nace contra el monopolio del saber por parte de sacerdotes, legisladores o sabios. Nos viene a decir: todos deseamos igualmente saber y podemos hacerlo. Y eso implica que los saberes se diversifiquen y tengan que poderse poner en discusión", nos ha dicho, con verdadero concocimiento de causa y con firme convicción

Marina Garcés (Barcelona, 1973) tiene alma de guerrillera y formación de filósofa. Es una voz de referencia para entender la necesidad de la filosofía en los días de su ostracismo de las aulas. Galaxia Gutenberg ha publicado Fuera de clase, la reunión de dos años de artículos explosivos en el diario Ara, una fuente de pensamiento urgente para ubicarnos en un mundo que cuesta entender. Fuera de clase la inquietud y el malestar crecen, fuera de clase es donde la filosofía se hace carne ante la necesidad de preguntar radicales y de conocimientos capaces de superar “el dictado de la actualidad”.

La propuesta de Garcés, siempre estimulante y sin grasa retórica, para vivir con dignidad ante las dudas y los problemas es revolucionaria: confiemos en la fuerza transformadora del pensamiento. “Es una fuerza personal y colectiva, íntima y pública, singular y plural, irreductible y comunicable. Pero sobre todo es una fuerza igualitaria: todo el mundo es capaz de usarla”. Adelante, a pensar.

¿A la filosofía le falta calle?

Sí, a la filosofía le falta calle y a la vez la calle es la que está renovando hoy el interés por la filosofía. Cuando las leyes e instituciones educativas arrinconan su presencia en las aulas, desde lo social se despierta y se activan nuevas maneras de relacionarse con el pensamiento filosófico.

¿Y le sobra clase (académica)?

¡Ojalá le sobrara clase, en el doble sentido de altura de miras y de horas de clase! Creo en la filosofía dentro y fuera de clase, pero esto implica repensar la manera como se ha enseñado hasta hoy.

Propone abandonar la clase, ¿pero para qué?

No propongo abandonar la clase. En mi libro hay una propuesta de salir de clase con todo el arsenal de ideas, textos y referencias que han quedado capturadas por una aproximación meramente académica a ellas. Y de volver a clase con el compromiso adquirido de no quedarse ahí.

¿La filosofía debería ser más populista? ¿Necesita regenerarse?

No me gusta la palabra populismo, lo confunde todo y no de manera inocente. Creo que la filosofía puede ser más popular, que es otra cosa. La filosofía es radicalmente igualitaria: nace contra el monopolio del saber por parte de sacerdotes, legisladores o sabios. Nos viene a decir: todos deseamos igualmente saber y podemos hacerlo. Y eso implica que los saberes se diversifiquen y tengan que poderse poner en discusión.

¿Cómo hacer de la filosofía un recurso intelectual más accesible?

Hemos confundido accesibilidad y divulgación. La divulgación puede ser necesaria para determinados lenguajes científicos, muy especializados. Pero la filosofía no necesita ser divulgada, es decir, traducida a un lenguaje para no iniciados. Necesita ser compartida. Es decir, partir de la convicción de que los problemas que plantea son problemas comunes, abiertos a múltiples aproximaciones.

¿El aislamiento de la filosofía es su peor enemigo?

La mejor manera de neutralizar la potencia crítica e igualitaria de la filosofía es aislarla y convertirla en una exquisitez elitista o en un tecnicismo para especialistas que sólo hablan entre ellos. Hoy, esto está pasando bajo la nueva dictadura académica de tener que escribir solamente en revistas académicas y a poder ser en inglés.

¿Por qué creemos que podemos educarnos sin ella?

Porque estamos orientando la educación hacia el adiestramiento en determinadas competencias que hay que ejecutar con eficacia, pero sin interrogar acerca de sus condiciones, ni de su porqué. Gestionar información, usar las nuevas tecnologías independientemente del contenido, ejecutar proyectos porque sí… Desde esta concepción de la educación, tan procedimental, la filosofía, como actividad del pensamiento que abre problemas nuevos, se vuelve irrelevante.

¿Por qué no ha logrado ocupar un lugar de privilegio en la sociedad capitalista?

La sociedad capitalista se construye sobre un sentido único de lo que es el valor: el valor es el beneficio y el beneficio se entiende como aumento del capital, ya sea patrimonial, inversor, de una familia, de una empresa o de un país. No puede haber espacio, por tanto, para la disputa en torno a qué tiene valor y sentido, respecto a qué entendemos por riqueza o por cuál es la relación que podemos establecer con ella. Sólo hay una: la competencia. Aunque se plantee incluso hoy como una competencia colaborativa, sigue siendo competencia.

¿Por qué un país decide renunciar a sus estudios filosóficos? ¿Qué consecuencias puede acarrear?

Vivimos en un país de rebajas: rebajas salariales, rebajas en derechos sociales y políticos, rebajas en ambiciones culturales, rebajas en los imaginarios colectivos… La filosofía no acepta rebajas: requiere de una humildad ambiciosa, que es la de aceptar que no lo sabemos todo, pero que siempre podemos ir más allá. Es una actitud muy poco presente y cuando lo ha sido, rápidamente castigada, en la historia de este país.

Según la RAE, “filosofar” es “meditar” y “hacer soliloquio”. ¿La filosofía ha mirado los problemas desde la barrera?

La filosofía requiere de una distancia que no es neutral, sino crítica. Cambia el punto de vista normal, habitual, ya aceptado por el sentido común. Desencaja nuestra relación habitual con lo que somos, con lo que vemos, con las palabras que usamos. Pero esta distancia es la condición para un compromiso más veraz. El problema es cuando se convierte en un refugio o en una zona de confort. Entonces, aunque se usen términos o referencias filosóficas, ya no se está haciendo filosofía.

¿Necesita regenerarse? ¿La filosofía puede dejar de filosofar y pasar a la acción?

La filosofía es acción, porque es la confianza en que la palabra y el pensamiento, si son verdaderos, transforman la vida: la vida íntima y la vida colectiva y política. Toda filosofía que no aspire a esto es un simulacro.

¿Por qué piensa que la filosofía es una práctica de guerrilla? ¿Cuál es el marco de acción de la filosofía?

Hablo de filosofía de guerrilla porque entendiendo que la filosofía no tiene un lugar propio, sino que es la pregunta que aparece siempre allí donde no se la espera. Y que su práctica no se basa en la representación o en el reconocimiento sino en la liberación. Igual que las guerrillas liberan pueblos y territorios tomados, la práctica de la filosofía libera las palabras codificadas por el poder, ya sea político, económico, cultural o mediático.

¿La filosofía es un mecanismo contra el control?

Se puede usar la tradición filosófica como herramienta de control, crear ismos dogmáticos y autoridades incuestionables. Pero de nuevo, ya no estamos hablando entonces de filosofía. La filosofía no aspira al control sino a la crítica y a la transformación de nosotros mismos. Para ello es preciso el aprendizaje, la disciplina, la exigencia y el esfuerzo, pero no el control.

¿Cómo encontrar entonces palabras nuevas para un nuevo mundo?

El mundo no es nunca nuevo del todo, pero siempre se está transformando. Lo mismo ocurre con las palabras. Están en constante desplazamiento y la pregunta filosófica tiene que ver con la posibilidad de interrogarnos críticamente sobre esos cambios y tomar posición respecto a ellos: ¿dónde apuntan y a quién sirven? ¿Qué batallas esconden? ¿Cuáles son sus efectos de dominio y de liberación? Por eso la filosofía se hace poniendo el cuerpo y exponiendo la vida a los efectos de las palabras y de los usos que hacemos de ellas.
Fuente:

http://www.elespanol.com/cultura/libros/20161206/176233048_0.html


Perte Tordera


 [Comentar este tema

Diciembre 10, 2016, 12:18:05 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                                                   Este es el momento. Ahora o nunca.
                                                                      Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.

                    Publicado originalmente en: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=33709
                     
                     
                             Este es el momento, el líder se les ha ido para siempre.
                       Imagen, cortesía del  artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes.

Fort Pierce. Estados Unidos. Estamos en un momento crucial para el fortalecimiento de una oposición dividida, con muchos preceptos, plataformas, foros, reglamentos y estatutos; pero con escasas acciones concretas, con las excepciones de la labor mantenida de apoyo a desposeídos y marginados en el oriente del país por los miembros de UNPACU, y las manifestaciones pacíficas de las Damas de Blanco en la capital.

¿Por qué este momento es determinante en el fortalecimiento de la oposición?  Pues porque el líder no existe, y jamás ha existido una continuidad. Raúl Castro, no tuvo nunca aceptación popular. Solo se le vio como el hombre del ejército, cuyo puesto en este mando estuvo dado, más que por sus virtudes, por los lazos de hermandad con Fidel. Por otro lado siempre ha estado envuelto en el mito sobre su supuesta preferencia y orientación sexual, algo que se ha especulado y hasta sobredimensionado, más allá de cualquier posibilidad; pero esto, sin duda, le ha acompañado desde siempre y ha dañado su imagen en el contexto de una sociedad machista y homofóbica que recién comienza a aceptar nuevas pautas en este sentido.
 
De cualquier modo en torno a su figura se crea el chiste y el choteo a partir de una supuesta condición de homosexualidad  -equivalente a las bufonadas de Nicolás Maduro desde la perspectiva de su incultura y sus frases y términos inexistentes en el castellano-, lo que le desacredita en cualquier parte.
   
Si a esto se le añade la carencia del carisma que tuvo su hermano – nos guste o no, es una realidad, como también fueron carismáticos Napoleón, Hitler, Chávez y otros tantos líderes y mandatarios, aunque estemos en desacuerdo con sus acciones- pues no habrá dudas que la presencia de Raúl Castro es solo de carácter simbólico, y que la sombra del viejo comandante; aunque no existe ya, se le antepone.

Alfredo M. Cepero, Secretario General del Partido Nacionalista Democrático de Cuba, recientemente se ha referido a esta idea de la ausencia de líder: "Se les murió el ídolo, se les acaban los mecenas, sus políticas demagógicas han pasado de moda y el sujeto en el timón carece del carisma del muerto. Enfrentan a un pueblo que huele el cambio que le llega en el viento de los medios sociales y de las comunicaciones instantáneas".

Lo cierto es que no existe una figura paradigmática desde hace mucho tiempo, ni la habrá, por cuanto, aun cuando ya no está el llamado líder histórico, su impronta a través de su evocada presencia se mantendrá por un buen tiempo, como si se alimentara desde las astrales profundidades para mantenerse aferrado a una existencia que ya no le pertenece.

El no reconocimiento por parte de las multitudes de esa autoridad que se le ha otorgado al presidente cubano sin convocar a nadie, pudiera ser el punto que determine el éxito de la lucha por la conquista de la libertad. El pueblo dejará de obedecer de manera progresiva, no lo quieren y nunca confiaron en él.

Gene Sharp ha planteado algo verdaderamente genial respecto a la pérdida de la autoridad de los gobernantes. Según el académico político contemporáneo: “si no se le reconoce autoridad al gobernante, la obediencia será un acto consciente, en lugar de habitual”; lo que desarrolla desde la premisa de una obediencia ciega que hace actuar a las masas de manera mecánica solo cuando estas - en su condición de multitudes manipulables a través del engaño -creen incondicionalmente en su líder; pero cuando se ha perdido esa confianza y el mandatario deja de tener su sentido de autoridad, la obediencia deja de ser un acto mecánico, por cuanto, surge la interrogante de por qué voy a obedecer, algo que hace a la acción un acto de carácter consciente. En Cuba se ha llegado a este punto crucial y es el momento no solo de poder, sino de saber utilizarlo.

                   
                       El pueblo dejará de obedecer de manera progresiva, no lo quieren y nunca confiaron en él.
           (Imagen del  artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes, cortesía para la página Cuba, democracia y vida.org)

No obstante, es necesario que grandes sectores de la población cubana despierten, y sean capaces de unirse a ese llamado que los conducirá al triunfo definitivo de la democracia. La siguiente propuesta podría ser de utilidad:

Primer paso: autoreconocimiento de la condición de no simpatizante con el régimen. Es hora de dejar a un lado la idea de que salimos de Cuba por problemas económicos y veamos el verdadero origen de esos problemas. Es tiempo ya de tener un sentido de la percepción de nuestros males y sobre todas las cosas, de no sentir temor al reconocernos como desafectos a un sistema social que nos ha llevado a las profundidades de un abismo del cual no se podrá salir si no tienen lugar cambios radicales y no simples aparentes reformas.
 
Segundo paso: Salir del estado de inercia. Una vez reconocida y admitida nuestra condición, es necesario entrar en acción a través de una documentación adecuada de la realidad política y social del país. Esto resulta difícil dentro de la isla, por cuanto los medios de información están bajo el control absoluto del gobierno comunista y limita a aquellos que pretenden tener acceso a dicha información.

Prácticamente el acontecer cubano desde la óptica de los medios no oficialistas solo puede ser conocido  por los exiliados. Se sabe que la seguridad del estado bloquea las páginas y sitios que proporcionan una verdadera información, y en el orden práctico, la mayoría de los cubanos no tiene derecho a Internet.
 
De cualquier modo, si resulta de gran importancia apropiarse de una detallada información, y de ser posible, llegar a una profundización de muchos elementos en el orden teórico, a lo que en ocasiones no se le da la importancia que tiene; pero sin una base de tipo teórica nuestras futuras acciones pueden dispersarse. La desinformación contribuye a la división. La ignorancia nos conduce a ser manipulados.

Salir de la condición pasiva de la inercia no presupone la toma de las armas, sino un estado intermedio entre al autoreconocimiento y no cooperación, y que esencialmente incluye una buena dosis de información acerca de lo que vamos a hacer, del por qué y cómo lo vamos a hacer.
   
Tercer paso: no cooperar. Si no nos vamos a lanzar abiertamente a las calles en son de protesta, al menos no hacernos copartícipes de las acciones que organiza la dictadura como apoyo a la casusa de la revolución cubana. Esto significa no asistir a reuniones y guardias de los CDR, marchas y actos revolucionarios, no participar en las rendiciones de cuentas  del llamado gobierno.

En los tiempos iniciales siempre existirá el temor a ser señalado y que la dictadura pueda tomar acciones represivas contra su persona. No temáis, si usted no participa, no puede ser expulsado de su puesto de trabajo o estudio, ni perjudicará a otros miembros de su familia. Solo se necesita un mínimo de disposición y de firmeza.  Si en cada hogar cubano, al menos uno de sus miembros se une a la no cooperación con el régimen, sería el inicio de una verdadera resistencia pacífica. 

Cuarto paso: manifestarse abiertamente contra el  régimen. Pronunciarse en el orden individual, lo que presupone que todos sepan de su condición como desafecto al sistema; aunque aún no esté directamente involucrado en acciones organizadas por la disidencia, ni esté en la membresía de los grupos opositores del país.
 
Quinto paso: tomar decisiones de participar en manifestaciones, marchas, actos, tenidas y charlas organizados por los grupos de la oposición. Esta es una etapa de verdadera acción que requiere grandes esfuerzos y sacrificios, por cuanto, ya se han dado pasos determinantes en nuestras vidas que nos vinculan a los movimientos opositores, de los cuales, se supone que seamos miembros.

El exilio. Muchos podrán decir que desde el exilio todo es muy fácil y hasta injustamente surgen comentarios acerca del por qué nos fuimos y no nos quedamos a luchar en Cuba. En primer lugar, el hombre tiene un libre albedrío para tomar las decisiones que considere oportunas. Unos determinamos irnos y otros quedarnos. 

Recordemos que el exilio constituye una forma de lucha en su modalidad de  resistencia pacífica. Continuamos siendo perseguidos en el exilio, por cuanto, el gobierno cubano tiene a sus agentes encubiertos dispersos por el mundo, además que en el exilio somos siempre eso: unos exiliados.

Hemos de reconocer que desde el exilio no vamos solucionar los verdaderos problemas del país. Tal vez, la difusión de la realidad cubana para sensibilizar a multitudes con la causa sea el mayor aporte de los exiliados cubanos, lo que ya es un logro y una forma de practicar la lucha pacífica a través de la no violencia y la no cooperación; pero pretender un protagonismo mayor que el de los cubanos de la isla es un grave error, algo que lamentablemente se percibe.

Los que han permanecido por muchos años fuera de la isla, independientemente de las buenas intenciones que puedan tener, en realidad no saben la verdadera situación de los cubanos que se quedaron. La represión a través de la violencia se ha incrementado de manera notoria en los últimos meses, lo que frena la toma de decisiones de muchos que ya se han autoreconocido y han salido de la inercia.  No les corresponde a los exiliados dirigir; sino apoyar.

Esta especial circunstancia dentro del contexto histórico, político y social de Cuba deber ser utilizada. Este es el momento, el líder se les ha ido para siempre.

Fuente:  http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=33709


 [Comentar este tema

Diciembre 08, 2016, 01:41:42 pm por Dr. Alberto Roteta Dorado en Temas sociales y políticos.


                                                       "Castro, no todo seguirá igual tras tu partida".
                                                                Por el Dr. Alberto Roteta Dorado.

                       Publicado originalmente en: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=33622

                       
                 Imagen del artista español Jesús Antonio Lozano Fuentes, cortesía para la página Cuba, democracia y vida.org.

Fort Pierce. Estados Unidos. Uno de mis mejores alumnos, actualmente médico con algunos años de graduado, ha expresado su opinión sobre la muerte de Fidel Castro al publicar en su Facebook una nota aclaratoria, al parecer indignado por la decisión de algunos que han celebrado la muerte del viejo ex-mandatario cubano.

La nota, que comienza con este subtítulo: “No hay honor, en celebrar la muerte de quien en vida no pudo ser vencido”,  tiene dos puntos que llamaron mi atención, independientemente de estar en desacuerdo con su posición. Uno de ellos en relación con su idea acerca del “pedacito de tierra” – refiriéndose a Cuba-, de la que todos hablan y pocos conocen.

Como muy bien ha expresado el galeno, vivimos en un mundo bipolar, y en este sentido hay muchos que comentan de Cuba, para bien o para mal, defendiendo u oponiéndose a su sistema de gobierno, pronunciándose a favor o en contra del prototipo actual del cubano promedio, entre otras tantas cosas, que van desde el tabaco y el ron, las mulatas y los sones, hasta su preciada y enigmática capital detenida en el tiempo; pero si de polaridades se trata, otros apenas pueden decir nada sobre Cuba, excepto que es una isla del Caribe, algún referente sobre dos de sus figuras históricas: Fidel y el Che Guevara, o de su música contagiosa.

Lamentablemente, el dictador Fidel Castro, FUE capaz –y ahora siento una gran satisfacción al escribir FUE, en pasado, sabiendo que ya no está, aun cuando su oscura y tenebrosa figura nos siga molestando desde los desconocidos mundos del más allá, a los que se supone pueda llegar a pesar de su inigualable perversidad-, de sembrar sus propias ideas en las multitudes que le siguieron, entre ellas, la del delirio de grandeza devenido en egocentrismo.

No todos hablan de Cuba. Escuchamos lo que se dice de Cuba porque nos interesa saber lo que se dice de Cuba. Los espacios noticiosos del mundo con frecuencia están días sin hacer referencia a ningún tema cubano. No somos el centro del orbe, hemos tenido determinada misión y hemos jugado cierto papel en la historia continental, solo como parte integrante de un continente y del mundo; pero no más.

Es lógico que ante la muerte de un mandatario los medios de comunicación  enfoquen su atención hacia el país donde ejerció su mandato; aunque hemos de reconocer que no se trata de cualquier líder, sino de uno de los más grandes dictadores de la historia, del hombre que ocupa el primer lugar en América, si se considera los años que se mantuvo en el poder, del ser que llevó a la nación cubana a la condición de pobreza y atraso económico y tecnológico, y el que determinó su verdadero aislamiento del contexto universal.

Lo que muchos no conocen, y esto es lamentable, es que en ese “pedacito de tierra” cada día se comenten acciones terroríficas contra aquellos, cuyo único delito es no estar de acuerdo con el sistema social comunista que ha prevalecido por más de medio siglo, que son detenidos de manera arbitraria cientos de cubanos que marchan o que se expresan de manera pacífica contra el régimen dictatorial que impuso el hombre que se les acaba de morir, que todos y cada uno de los ciudadanos del país están bajo un estricto control por parte de agentes infiltrados, organizaciones políticas e instancias del gobierno, que el llamado comandante invicto, que por suerte ya no existe, proporcionó las luchas guerrilleras por gran parte de Latinoamérica con el fin de propagar el comunismo por el mundo, que murieron miles de jóvenes sin experiencia alguna en temas de táctica guerrera, los que fueron enviados a diversos países del continente africano por aquel que “en vida no pudo ser vencido”, acudiendo a las poéticas palabras de mi inteligente ex-alumno.

Serían interminables las razones por las que el viejo comandante, del que solo va quedando su espectral sombra, es tan odiado por multitudes que con satisfacción festejamos su muerte, quienes si hemos podido conocer de sus atroces crímenes, de su indiferencia ante los prisioneros que morían en condiciones infrahumanas en las cárceles, de los cientos de hombres que fueron fusilados sin juicio previo o sin fundamento demostrable de sus actos, de su prepotencia sin igual, de su arrogancia desmedida que lo llevaba a la irreverencia en los más importantes encuentros internacionales, de sus egocéntricos delirios de los que todos se reían, de sus incoherentes megalomanías que lo llevaron a proponerse ser el líder de uno de los países, según él,  más poderosos, más cultos, y de mejor sistema educacional y de salud del mundo, y de su irresponsabilidad que lo llevaría al borde de una hecatombe nuclear cuando la crisis de octubre o de los misiles.

El otro aspecto que se trata en el mensaje, me resulta aún menos comprensible, tratándose de un joven que se supone tenga percepciones e ideas renovadoras, y conceptos más dinámicos sobre el futuro de su patria. “Porque allá en aquel pedacito de tierra en el medio del mar (…) seguirá todo igual, porque los que tanto hacen por su pueblo, no pueden llamarse muertos”.

Desde su óptica todo seguirá siendo igual. Esta es la posición de aquellos que han estado sometidos a los efectos hipnotizantes de un adoctrinamiento mantenido. ¿Es que acaso vamos a negar el curso lógico de ese devenir histórico con su sentido dialéctico que tanto trataron de imponernos en nuestra “preciada educación” a través del marxismo-leninismo? Al menos apliquemos algo de lo que nos hicieron repetir a la fuerza y en cierta medida tiene su sentido lógico y su coherencia práctica en este aspecto.

No podemos permanecer en un estado de estaticismo. No todo va a continuar igual en la pequeña isla, por cuanto, si se prolongara por solo unos breves años esa monstruosa condición comunista, nuestro deterioro, no solo económico y político, sino ético, moral, filosófico y religioso sería irreversible, y entonces si seríamos el verdadero centro del mundo que tanto ambicionó aquel que ya no está. Nos convertiríamos en la primera nación del presente que se autodestruyó por la acción de un régimen dictatorial.

Por suerte, la mayoría de los cubanos de estos tiempos tienen una concepción, que si bien no siempre es del todo radical, al menos si de cierta liberalidad. La muerte del nonagenario comandante si traerá cambios para el bien de Cuba,  tal vez de forma lenta, como ha estado sucediendo hasta ahora. Se trata de la muerte de un hombre, lo que no significa el fin de un sistema que se aferra a sobrevivir anclado en un pasado que se resiste a la transformación.

No obstante, el estado de transición es casi una realidad a pesar de no ser conscientes de esto, aunque aún falte para que se concrete el final definitivo del régimen. Esto no significa que en Cuba “seguirá todo igual” tras la muerte del dictador.

Publicado originalmente en: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=33622



 [Comentar este tema


Páginas: [1] 2 3 ... 10

Acerca de mí

Dr. Alberto Roteta Dorado. Cienfuegos, Cuba. Graduado de doctor en medicina, especialista en Medicina General Integral y Pediatría por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara y de Máster en Ciencias, especialista de segundo grado en Endocrinología y de segundo grado en Medicina General Integral por la Universidad Médica de Cienfuegos. Ejerció su profesión de médico por más de veinticinco años en Cuba. Profesor auxiliar de Pediatría y Endocrinología, se dedicó al magisterio por más de veinte años. Ha realizado estudios de filosofía, teología, antropología y teosofía. Presidió en su ciudad natal la Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano” desde 1993 hasta su salida de Cuba en 2014. Actualmente presidente de honor de dicha institución. Dictó conferencias sobre temas martianos y filosóficos en diferentes instituciones cubanas como: Fundación Cultural “Oasis Teosófico-Martiano”, de Cienfuegos, “Memorial Presidente Salvador Allende”,  de La Habana, entre otras.  Tiene inéditos dos libros de ensayos sobre el sentido de la religiosidad y el pensamiento filosófico de José Martí. Colaborador de medios de prensa como Cubanet, Noticias de Cuba. Ha visitado varios países de América: Perú, Ecuador, Colombia, Costa Rica y Panamá. Radicado en Estados Unidos de Norteamérica.





****

 Mensajes: 259
 Temas en blog: 458

    

Categorias


Vistas

33895